Autor desconocido. "Madrid, Palacio. Sortie de la Reine avez l'Emperatice". 23 de octubre de 1863. Estereoscopia en albúmina. (CFRivero)

El fugaz viaje de la Emperatriz Eugenia a Madrid en 1863

Con el hallazgo de las únicas fotografías del raudo viaje de la Emperatriz Eugenia de Montijo a Madrid en Octubre de 1863, revisamos este poco conocido evento y la iconografía del personaje.

Autor desconocido. "Madrid, Palacio. Sortie de la Reine avec l'Imperatrice". 23 de octubre de 1863. Estereoscopia en albúmina. (CFRivero)
Autor desconocido. “Madrid, Palacio. Sortie de la Reine avec l’Imperatrice“. 23 de octubre de 1863. Estereoscopia en albúmina. (CFRivero)

Se trata de un grupo de cinco estereoscopias de Madrid con una des-

Dorso manuscrito de la fotografía superior: "Madrid Nº 5 | Palacio | Sortie de la Reine avec l'Imperatrice | xxx/63" [Firma desconocida]
Dorso manuscrito de la fotografía superior: “Madrid Nº 5 | Palacio | Sortie de la Reine avec l’Imperatrice | xxx/63″ [Firma desconocida]
cripción manuscrita en el dorso, de las cuales la primera que mostramos nos da la clave del momento históri-co con la nota que indica:Madrid, Palacio. Sortie de la Reine avec l’Emperatrice”.

A somewhat diffuse image is today the only visual vestige that left the presence of the mythical Eugenia de Montijo in Madrid, this was in October 1863. Once again stereoscopy is able to approach the “snapshot” in these early years of the Photography.

La relación de María Eugenia de Guzmán Palafox Portocarrero y Kirkpatrick con Málaga es quizá una circustancia algo desconocida pero que nos acerca, como malagueños, al personaje. El caso es que su madre Emmanuela, era hija de William Kirpatrick, un comerciante de vinos escocés que vivía en esta ciudad y cuya cuñada, casada con el Conde de Lesseps residía en París, lugar en el que esta señora conoció al futuro padre de la emperatriz, que sería más tarde Conde de Montijo. 

Tras su boda con Napoleón III, Eugenia realizó su primer viaje a España en el mes de octubre de 1863 bajo el nombre de Condesa de Pierrefonds con la

Disdéri. Emperatriz Eugenia de Montijo. París c.a. 1860. Carte de visite en albúmina (CFRivero)
Disdéri. Retrato de la Emperatriz Eugenia de Montijo. París c.a. 1860. Carte de visite en albúmina (CFRivero)

intención de mantener su carácter privado, pero la invitación de Isabel II a visitar Madrid lo convierte, a partir de su llegada a Valencia, en un viaje oficial con todas sus consecuencias.

Partiendo de San Sebastian, hasta donde la acompañó el Emperador, navegó en el el yate l’Aigle haciendo escala en Lisboa el día 7, el día 9 está en Sevilla, alojada en el Hotel Londres y el 10 sale hacia el Coto de Doñana en el vapor mercante “San Telmo”, invitada a un lanceo de jabalíes por el Duque de Villafranca (1). En este punto de su viaje pudo haber coincidido con los Duques de Montpensier que en esas fechas estaban en su residencia de Sanlúcar de Barrameda. Ante la imposibilidad de pasar la barra del Guadalquivir debido a un temporal, opta por tomar el ferrocarril rumbo a Cádiz desde el Puerto de Santa María.

Disdéri. Composición con los rostros de la "Famille Imperiale" de Napoleón III. Carte de visite en albúmina (CFRivero)
Disdéri. Composición con los rostros de la “Famille Imperiale” de Napoleón III. Carte de visite en albúmina (CFRivero)

Prosigue su viaje con la visita en Tarifa de la torre de su glorioso antepasado Guzmán el Bueno el día 15 (2), pero abandona el proyecto inicial de visitar Málaga y Granada para dirigirse a Valencia, donde se hace público su periplo y es recibida oficialmente el sábado 17, anunciándose ya su próxima escala en Madrid hasta donde viaja en un tren que partió a las 8 de la mañana del 18 de octubre, y llegó a la capital a las 22:30.

Autor desconocido. "Madrid, Palacio. Vista general”. 1863. Estereoscopia en albúmina. (CFRivero)
Autor desconocido. “Madrid, Palacio. Vista general”. 1863. Estereoscopia en albúmina. (CFRivero)

La prensa madrileña relata la estancia de la Emperatriz en la Corte, ironizando sobre la velocidad con la que cubrió un apretado programa en tan solo cuatro días:

Llegó el domingo, recibió el lunes, bailó el martes, visitó Carabanchel el mismo día [palacio de su madre], el Escorial el miércoles, y a Toledo el jueves. Almorzó en Aranjuez el viernes, y volvió a Valencia para regresar a Francia.” El Clamor Público, 25/10/1863.

Autor desconocido. “Madrid, Prado. Fontaine & Musée” [Una de las 4 fuentecillas]. 1863. Estereoscopia en albúmina. (CFRivero)
Autor desconocido. “Madrid, Prado. Fontaine & Musée” [Una de las 4 fuentecillas]. 1863. Estereoscopia en albúmina. (CFRivero)
Dada la personalidad e influencia en la corte parisina de la emperatriz Eugenia de Montijo, se habló mucho en su momento sobre el posible carácter político de su visita a España en octubre de 1863, sobre todo en relación con la ocupación del trono mexicano. Incluso se habló también de una entrevista con los Montpensier sobre la boda de su hija Mª Isabel con su primo Luis Felipe, Conde de París. Pero la realidad es que el viaje tuvo en gran parte un perfil estrictamente personal y parece que bastante improvisado.

Disdéri. Retratos del Duque y la Duquesa de Alba. Paris, c.a. 1860. Cartes de visite en albúmina (CFRivero)
Disdéri. Retratos del Duque y la Duquesa de Alba (hermana de Eugenia). Paris, c.a. 1860. Cartes de visite en albúmina (CFRivero)
Disdéri. Retrato de Napoleon III sentado. París. 1860/65. Carte de visite en albúmina (CFRivero)
Disdéri. Retrato de Napoleon III sentado. París. 1860/65. Carte de visite en albúmina (CFRivero)

Repasando la biografía de esta mujer, educada en un ambiente aristocrático que no le impidió sin embargo gobernar su destino, se nos presenta como un personaje osado y capaz que supo afrontar con realismo la cara y la cruz de su vida.

Las fotografías

En nuestra colección tenemos un total de cinco imágenes de un conjunto que debió integrar originalmente al menos 18 estereoscopias, numeradas, tituladas y firmadas al dorso HB con idéntica grafía:

Nº 1 Madrid | Prado – Fontaine & Musée

Nº 5 Madrid | Palacio | Sortie de la Reine avec l’Impèratrice | Nov[?]/63

11 Madrid | Chambre du députés

16 Madrid | Prado. Fontaine du | Neptune

18 Madrid | Palacio | Vista general. [El Palacio de Oriente desde el suroeste]

Gracias a nuestro amigo de Toledo Olvidado, Emilio Butragueño hemos sabido que la nº 15 Tolède | Vue de l’Alcazar | prise de la Tour de la Catedrale [firmada] HB – ha sido adquirida por un coleccionista de la ciudad.

No podemos por menos que preguntarnos acerca de la identidad del fotógrafo, francés dado que escribe en este idioma. Y dado que el fotógrafo francés Ernest Lamy estuvo en 1863 en España hemos comparado sus estereoscopias madrileñas con éstas sin que haya ninguna coincidencia más allá de los motivos elegidos, ya que ambos fotógrafiaron el Prado, el Palacio en lontananza o la

Autor desconocido. Madrid, Chambre du députés. 1863. Detalle de una mitad de un par estereoscópico en albúmina (CFRivero)
Autor desconocido. Madrid, Chambre du députés. 1863. Detalle de una mitad de un par estereoscópico en albúmina (CFRivero)

fachada del edificio del Congreso que Lamy fotografió a principios del año con sus antiguos leones pétreos, sin embago en esta colección han desaparecido y se ha colocado un doble dosel sobre la escalinata, dosel que, curiosamente, cuatro o cinco años después en la fotografía que toma Jean Jules Andrieu (1868) vuelve a estar presente e igualmente sin los actuales leones de bronce que ya habían sido fundidos (Ponciano Ponzano 1866) pero que no se ubicaron en la portada del edificio hasta 1872.

Nuestro fotógrafo no debía formar parte de la comitiva real ya que que sólo contiene una imagen relativa a la visita de Eugenia de Montijo, esta salida de la comitiva del Palacio Real, tomada además en la distancia, lo que evidencia que no tuvo la posibilidad de posicionarse mejor para captar con más detalle el desfile. Por otro lado el aspecto del conjunto no puede por menos que hacernos atribuir el trabajo a un profesional que en cualquier caso no las editó posteriormente, quién sabe si formaba parte de un proyecto más amplio de reportaje sobre España que no llegó a buen término, como sin duda debió existir alguno.

Una imagen un tanto difusa es hoy el único vestigio visual que dejó la presencia de la mítica Eugenia de Montijo en Madrid, fué en octubre de 1863. Una vez más la estereoscopia es capaz de acercarse a la “instantánea” en estos primeros años de la fotografía.

(1) Visita a Sevilla de la Emperatriz Eugenia de Montijo octubre 1863. Blog: Crónicas Sevillanas, 14/10/2014

(2) Carlos Núñez Jiménez. “Visita regia a Tarifa”. Aljaranda 1998

 

El Conserje del Museo del Prado

Laurent, Jean. Ramón Collado y Ortiz con su familia. Madrid, 1858. Albúmina (Col. Fernández Rivero)
Laurent, Jean. Ramón Collado y Ortiz con su familia. Madrid, 1858. Albúmina (Col. Fernández Rivero)

Este retrato de un grupo familiar está pegado sobre una cartulina de mayor tamaño y al pié puede leerse en letras de imprenta a la izq. : J. Laurent Fotógrafo de S.M., y a la derecha: Madrid, Car. S Gerónimo 39.

La fotografía está dedicada por el varón protagonista  a un amigo con la siguiente inscripción de cuidada caligrafía en tinta negra:

Detalle de la fotografía e J. Laurent de la familia del Conserje del Museo del Prado
Detalle de la fotografía e J. Laurent de la familia del Conserje del Museo del Prado

Al Sr. D. Bernardino Montañés. su affmo amigo” [firmado:] Ramón Collado y Ortiz

A lápiz figuran algunas anotaciones, debajo de la señora sentada: Dña. Petronila; bajo la joven vestida de negro: Manuela, y bajo la joven de la derecha: Carmen, fallecida en 1877.

Junto a la firma: Conserje del Museo de pinturas de Madrid. 1858

Así que estamos ante un retrato, realizado por encargo o por amistad, por Jean Laurent, en una fecha muy temprana en la actividad del fotógrafo (que había abierto su estudio apenas dos años antes) al Conserje del Museo del Prado, – llamado Museo de Pinturas y Esculturas y Museo Nacional de Pinturas y Esculturas hasta bien entrado el siglo XX.

Nada hemos podido conocer sobre este señor padre de familia, pero sí otros muchos datos interesantes sobre la figura del “Conserje del Prado”. Un cargo que no tiene mucho que ver con el sentido que tiene actualmente el término “conserje”. El  Conserje era un cargo dependiente de la administración real, fijo y con funciones propiamente museográficas:  era el responsable del edificio y de la buena conservación de las obras allí alojadas, tanto es así que tenía su vivienda en el propio Museo*, por lo cual debemos situar la fotografía en una de las dependencias del edificio. El cargo había estado ocupado por hombres tan notables como Luis Eusebi, a quien se le debe el primer catálogo del museo, y la plaza era codiciada por personas tan cualificadas como Manuel Nápoli, restaurador con larga experiencia en museos italianos.

La persona a la que está dedicada la fotografía nos habla también de las relaciones personales de este conserje, amigo de Bernardino Montañés, joven pintor alumno de la Escuela de Pintura de Madrid, amigo también de Federico Madrazo y galardonado en las Expoxiciones Nacionales de Bellas Artes de 1862 y 1864.

La relación de Juan Laurent con el Museo del Prado fué una constante a lo largo de toda su vida profesional. Sabemos del interés del fotógrafo por realizar copias de las obras de arte del Prado ya en fechas muy tempranas, y de hecho en su primer catálogo editado en 1861, aunque dedicado principalmente a los retratos, incluye una parte que titula: “El Real Museo de Madrid en la mano. Álbum artístico. Colección de algunos cuadros del Museo de Pinturas”, aunque existen dudas sobre la autoría de estas fotografías que posiblemente fueron realizadas por Benito Soriano.

Como sucedió en la mayor parte de los grandes museos europeos, la  fotografía establece con ellos una relación precoz, aunque al principio esporádica, ya que no es hasta 1864 cuando el director del museo Federico Madrazo, le escribe al Ministro de Fomento para aconsejar la realización sistemática de fotografías de las obras del Prado, indicando además que éstas podían ser vendidas en el propio Museo por el conserje y el portero. Y es a partir de estas fechas cuando se consolida la colaboración entre Laurent y la institución con un saldo de más de seiscientas placas que se conservan en la Fototeca del Instituto del Patrimonio Cultural de España.

De ser cierta la fecha que aparece en la fotografía (a lápiz): 1858, (dato que por otro lado fué escrito al menos 19 años después), podría ser un indicio de una relación del fotógrafo Jean Laurent con El Prado muy anterior a las que se han indicado hasta ahora por los investigadores.

——————-

* Es muy conocida la anécdota contada por el fallecido actor Tony Leblanc, cuando aseguraba que había nacido en el Museo del Prado, ya que era hijo del Conserje que vivía en el propio edificio.

Bibliografía:

Ruiz de Lacanal Ruiz-Mateos, Mª Dolores. El conservador de museos en la primera mitad del siglo xx: conservadores de monumentos, jefes y directores, anticuarios y arqueólogos. Boletín ANABAD, 2/1995

Pérez Gallardo, Helena. La democracia del arte: el Museo del Prado, objetivo de la fotografía. En: El grafoscopio : Un siglo de miradas al Museo del Prado (1819-1920). José Manuel Matilla y Javier Portús (dir.). Madrid : Museo Nacional del Prado, 2004