Gustave Doré. Madrid, Fuente de la Cibeles. Grabado. / Jean Laurent. Madrid, Fuente de la Cibeles. Ca. 1870. Albúmina sobre papel. (CFRivero)

Doré y el uso de la fotografía en su obra l’Espagne

Autor desconocido, Mauzaisse ?. Salón de Embajadores en el Alcázar de Sevilla. Ca. 1865. Albúmina / Gustave Doré. Grabado. 1874
Autor desconocido, Mauzaisse ?. Salón de Embajadores en el Alcázar de Sevilla. Ca. 1865. Albúmina / Gustave Doré. Grabado. 1874

L’Espagne es el título del relato del viaje por España que realizaron en 1862 Gustave Doré y su amigo Charles Davillier. Por supuesto que el resultado fue un libro genialmente ilustrado en el que Doré, tras las maravillosas imágenes de ambiente cargadas de personajes, hubo de incluir los monumentales decorados que el público europeo identificaba con España. Y es aquí donde entra en juego la fotografía y encontramos que en contra de su costumbre, Doré recurre a las imágenes fotográficas que en aquellos años pudo consultar o adquirir. La identificación de estas fotografías y sus correspondientes versiones en los dibujos de Doré es la aventura que os proponemos.

Abstract:

L’Espagne (in english: Spain) is the title of the account of the journey through Spain that Gustave Doré and his friend Charles Davillier made in 1862. Of course, the result was a brilliantly illustrated book in which Doré, after the wonderful images of the environment loaded with characters, had to include the monumental sets that the European public identified with Spain. And it is here that photography comes into play and we find that, contrary to his custom, Doré resorts to photographic images that in those years he was able to consult or acquire. Identifying these photographs and their corresponding versions in Doré’s drawings is the adventure we propose.

Esta investigación ha dado lugar a un artículo que puede leerse en:

La fotografía en la obra de Gustave Doré durante su viaje a España. Fotocinema, 2020, nº 21 p: 289-318. DOI https://doi.org/10.24310/Fotocinema.2020.vi21.10010

Antecedentes:

Incluímos también en este post la presentación utilizada en el Curso de Verano de la Universidad de Almería: “Andalucía en la historia fotográfica del XIX“, en la que se aprecia con todo detalle la relación entre grabados y fotografía:

Fue la exposición “Gustave Doré, viajero por Andalucía” en colaboración con el Museo Carmen Thyssen Málaga, el detonante de esta investigación de la que publicamos algunos indicios en “La España romántica en versión estereoscópica”, en 2008.

Grabado de Doré de Málaga y fotografía de Spreafico de la misma imagen
José Spreafico “Málaga, Puerto y Catedral”. Albúmina, 1862. Gustave Doré. Málaga, el puerto y la catedral. 1864

También en este blog publicamos un pequeño post que titulamos “Tomado de fotografía”, grabados al descubierto. En el que hacíamos un pequeño avance con el ejemplo del grabado de Doré del puerto y la catedral de Málaga.

Segovia "La Catedral" Grabado de Doré y fotografía de Gaudín. 1857
Gustave Doré. Segovia, la Catedral. Grabado de la p. 635 de L’Espagne. A. Gaudin et frères. Segovia, Cathedrale. Estereoscopia en albúmina. 1857.
Doré y sus técnicas de trabajo:

Tras los primeros hallazgos de las coincidencias entre los grabados y fotografías coetáneas de aquellos paisajes y monumentos españoles, vino la curiosidad por conocer si entre sus técnicas habituales de dibujo se incluía el uso de fotografías, o en qué otras obras se habían utilizado como inspiración de los grabados… Nada de esto puede deducirse del estudio de su biografía ni de la descripción de sus trabajos que hacen los especialistas, más bien al contrario Gustave Doré es un dibujante imaginativo que transforma una realidad que queda grabada en su mente, sin ni siquiera tomar apuntes del natural. En cierta ocasión, en un paseo por Londres para preparar un trabajo sobre la ciudad, su acompañante Blanchar Jerrold le presiona para que dibuje sobre la marcha, Doré le responde con una frase que se haría famosa: “Tengo la cabeza llena de colodión”*.

Gustave Doré. Toledo, Puerta de Bisagra. Grabado. / Ernest Lamy, id. Estereoscopia en albúmina. 1863
Gustave Doré. Toledo, Puerta de Bisagra. Grabado. / Ernest Lamy, id. Estereoscopia en albúmina. 1863

Así, su obra L’Espagne se nos revela como una obra ciertamente atípica en la trayectoria de Doré, a quien imaginamos inducido por su editor, Hachette, a ilustrar también con vistas topográficas que potenciaran la identificación del país entre los lectores. 

Alejandro Massari?. Sevilla, Hospital de la Caridad. 1860. Albúmina / Gustave Doré. id. Grabado
Alejandro Massari?. Sevilla, Hospital de la Caridad. 1860. Albúmina / Gustave Doré. id. Grabado
Investigación sistemática:

La búsqueda sistemática de fotografías contemporáneas a la realización de los grabados nos ha descubierto hasta ahora treinta y ocho casos de coincidencias, que quedan gráficamente explicadas en el Cuadro 1 del artículo que referenciamos más arriba:

Fernández Rivero, Juan Antonio: Cuadro 1 (primeras líneas) del artículo La fotografía en la obra de Gustave Doré durante su viaje a España. Fotocinema, 2020, nº 21 p: 289-318. DOI https://doi.org/10.24310/Fotocinema.2020.vi21.10010
Reproducción parcial del Cuadro 1
Último descubrimiento:

Autor desconocido, Mauzaisse ?. Salón de Embajadores en el Alcázar de Sevilla. Ca. 1865. Albúmina / Gustave Doré. Grabado. 1874A ellas hay que sumar el último descubrimiento que llegó tras la publicación del trabajo, pero que ahora podemos incluir en este post: Se trata del grabado del Salón de Embajadores del Alcázar de Sevilla que encabeza estas líneas y que reproduce exactamente la fotografía que le acompaña cuyo autor podría ser Mauzaisse.

Conclusión:

La genialidad de Gustave Doré y la calidad de su obra  son hechos indiscutibles, el uso de la fotografía para la realización de grabados y pinturas fue una práctica común desde los primeros momentos de la existencia de este arte, una cuestión que no desdice en absoluto el trabajo del artista. Pero sí es necesario establecer hechos como el estudiado que ponen de relieve cuestiones tan interesantes como la circulación de los productos fotográficos en las capitales españolas, o en París… los autores artífices de aquellas fotografías, la identificación que ambos, fotógrafo y dibujante, hicieron de los lugares más emblemáticos de la España romántica…

Gustave Doré. Sevilla, Catedral, Puerta del Perdón / Ernest Lamy. Id. 1863. Albúmina
Gustave Doré. Sevilla, Catedral, Puerta del Perdón / Ernest Lamy. Id. 1863. Albúmina

Aún quedan algunos grabados susceptibles de una procedencia fotográfica, que también quedan indicados en otro de los cuadros del artículo, en espera quizá de alguna otra investigación.

Jean Laurent. Madrid, Palacio de Oriente. 1879, albúmina / Gustave Doré, id. Grabado.
Jean Laurent. Madrid, Palacio de Oriente. 1879, albúmina / Gustave Doré, id. Grabado.

En la cabecera: La Fuente de Cibeles en Madrid, grabado de Doré y fotografía de Jean Laurent en 1870.

* Doré intenta así explicar que su cabeza es como una cámara fotográfica al “colodión”, que es la técnica imperante en aquellos momentos.

Jean Laurent. Valladolid, casa donde vivió Cervantes. Albúmina, ca. 1870

Nuestro pequeño homenaje a Cervantes

También desde la fotografía se puede rendir un tributo a Cervantes en este 400 aniversario de su muerte, he aquí el nuestro con algunos registros fotográficos del siglo XIX que le recuerdan:

Jean Laurent. Valladolid, casa donde vivió Cervantes. Albúmina, ca. 1870
Jean Laurent. Valladolid, casa en la que vivió Cervantes. Albúmina, ca. 1868-70

El primero de ellos es esta imagen de la “casa en la que vivió Cervantes” en Valladolid. Cuánto dista esta imagen debida a Laurent, de la remozada fachada que podemos ver en nuestros días, aunque seguramente está más próxima a la realidad cervantina. La identificación de la casa se debió a las investigaciones de Santa María de Hita que concluyó en 1862 la localización exacta del inmueble. Pocos años después en 1866 el Ayuntamiento colocó una placa en la fachada que puede verse a la derecha de la imagen. La BNE tiene otra de 1860 en la que se puede ver su entorno.

Ferrier Soulier. Madrid, monumento a Cervantes frente a las Cortes. Albúmina, 1857
Ferrier Soulier. Madrid, monumento a Cervantes frente a las Cortes. Mitad de un par estereoscópico. Albúmina sobre vidrio, 1857

 

Ernest Lamy. Madrid, monumento a Cervantes frente a las Cortes. Mitad de un par estereoscópico. Albúmina. 1863
Ernest Lamy. Madrid, monumento a Cervantes frente a las Cortes. Mitad de un par estereoscópico. Albúmina. 1863

Mostramos también estas dos fotografías de la estatua de Don Miguel de Cervantes Saavedra ante el edificio del Congreso de los Diputados, una obra del escultor Antonio Solá, que ocupa este lugar desde 1835. Las imágenes muestran cómo en el curso de seis años cambia de aspecto, sustituyendo la reducida protección que le rodeaba por un entorno ajardinado, más amplio y amable.

Pero quizá la más curiosa sea ésta otra imagen estereoscópica en la que se recrea el personaje de El Quijote:

William Lake Price.
William Lake Price. Don Quijote de la Mancha en su gabinete. Albúmina estereoscópica iluminada. Albúmina. h. 1855/57

La recreación que hace el pintor y fotógrafo W. Lake Price de la figura del Quijote es bien conocida, figura en los catálogos de museos como el Metropolitan o el Victoria & Albert, éste último incluso posee dos fotografías diferentes de esta misma escena. Sin embargo queremos traer aquí la versión estereoscópica e iluminada que también editó su autor y que es mucho menos conocida, aunque hay que destacar también la decoración que enmarca la escena fotográfica, con motivos quijotescos.

La recreación de escenas de la vida real, o representaciones literarias, fué una tendencia que se manifestó ya en los primeros años de la fotografía, sobre todo en formatos estereoscópicos, a veces con intención sarírica o humorística, o simplemente con una finalidad narrativa.

Las primeras fotografías tomadas en Málaga

Ernest Lamy. Málaga, catedral y muelle. Mitad de un par estereoscópico. Albúmina. 1863 (Col. Fernández Rivero)
Ernest Lamy. Málaga, catedral y muelle. Mitad de un par estereoscópico. Albúmina. 1863 (Col. Fernández Rivero)

Conferencia en el Ateneo el 24 de Junio de 2013

20:30 h.

Ciclo:          “Málaga y su patrimonio fotográfico (siglo XIX)”

Título 1ª:   “Las primeras fotografías realizadas en Málaga – (periodo isabelino: 1850-1868)”

Ponente:                  Juan Antonio Fernández Rivero

Presenta:                 Fernando Arcas Cubero. Profesor Titular de

                                     Historia Contemporánea de la Universidad de Málaga

Organiza:                 Vocalía de Historia, Memoria y Patrimonio

Os invitamos a asistir a la conferencia que tenemos programada en El Ateneo de Málaga (Plaza de la Constitución), el lunes 24 de Junio de 2013 a las 8:30 de la tarde.

Se proyectarán y se comentarán las primeras fotografías conocidas tomadas en Málaga, entre cuyos autores figuran: Gairoard, Lorichon, Ferrier-Soulier, Masson, Sevaistre, De Clercq, Clifford, Lamy y Andrieu, que tomaron daguerrotipos, fotografías estereoscópicas y positivos a la albúmina, tanto procedentes de cristal al colodión como de negativos de papel.

El día de la conferencia se expondrá un aparato estereoscópico de espejos (modelo de Charles Wheatstone) con una vista de Málaga para ser observada en tres dimensiones.

___________________________

Dos fotografías como ejemplo

La imagen que hemos colocado en la parte superior es la mitad de un par estereoscópico de Ernest Lamy, un fotógrafo francés que visitó la ciudad en 1863. Nos parece una impresionante vista del puerto ocupando la actual Plaza de La Marina, con la Cortina del Muelle y la Catedral al fondo.

Louis Leon Masson. [Málaga, convento de La Victoria] Detalle. Albúmina, 1858/62 (Col. Fernández Rivero)
Louis Leon Masson. [Málaga, convento de La Victoria] Detalle. Albúmina, 1858/62 (Col. Fernández Rivero)
Esta segunda fotografía se debe a L. L. Masson que tiene en su haber una gran colección de fotografías andaluzas y también de otros puntos de España. Su trabajo se desarrolla entre finales de la década de 1850 y los comienzos de la siguiente. No se conoce ningún catálogo de su obra que carece además de numeración u otro dato que pueda ayudar a calcular el número exacto de las vistas que tomó de cada lugar. De Málaga en concreto conocemos alrededor de 25 imágenes en diferentes formatos.

La vista que os mostramos es interesante, por lo poco usual. Se trata de un detalle que muestra el Convento de La Victoria y su entorno inmediato, tomada aproximadamente en lo que hoy día es la calle Tejeros.

Artículos relacionados en el Blog:

Masson: “La primera fotografía de Jesús del Gran Poder (Sevilla 1857-59)

Lamy: “Ernest Lamy en España 1863”

Selección de estereoscopias de ciudades españolas. Varios autores. h. 1860

La España romántica en versión estereoscópica

Diversas vistas españolas de estereoscopistas de las décadas 1850 y 1860. De izquierda a derecha y de arriba abajo: Adolfo, Dubois, F. Good, Lamy, Gaudin, Furne&Tournier, Marinier, Spreafico, Marinier, Jouvin, Masson y Ferrier. Col. Fernández Rivero.

            1. Adolfo. Patio de los Leones – Alhambra. Granada. 2. Dubois. Interior de la Mezquita de Córdoba. 3. Frank M. Good. Zaragoza. 4. Ernest Lamy. Madrid. Fachada del Congreso. 5. Gaudin. Palacio de Aranjuez. 6. Furne&Tournier Catedral de Málaga desde el puerto. 7. H. Plaut. Madrid. Fuente de La Cibeles. 8. José Spreafico. Puente del ferrocarril Málaga-Córdoba. 9. Jules Marinier. Panorámica de Madrid. 10. Jouvin. Palma de Mallorca.  11. Masson. Córdoba. 12. Ferrier. Segovia, Acueducto romano.  Estereoscopias. Albúmina. h. 1857/1867.  (Col. Fernández Rivero)

El año 2008, el Patronato de la Alhambra celebró un Coloquio titulado

Viaje imaginario y registro monumental en la fotografía del siglo XIX

 Una de las ponencias presentadas fue:

Juan Antonio Fernández Rivero. “La España romántica en versión estereoscópica”. Texto completo con ilustraciones. pdf.

El planteamiento era el siguiente:

La historia de cómo España, para los europeos, paso de ser un país ignoto, con un pasado tenebroso y un presente falto de interés, a  convertirse en foco de interés cultural creciente, incluso en un icono indiscutible del romanticismo, … pasa forzosamente por la versión literaria que difundieron en sus textos los viajeros y por las imágenes creadas por los grandes dibujantes que visitaron el país, como David Roberts ó John Frederick Lewis, multiplicadas en innumerables grabados. 

La fotografía irrumpe en el artesanal medio en el que hasta entonces se han difundido las imágenes y los dibujantes viajeros son sustituidos inmediatamente por los fotógrafos, pertrechados de sus cámaras de grandes placas de cristal… y también de formato estereoscópico. Sobre este trabajo de campo se desarrolla toda una industria fotográfica, en la que destaca el alcance de la estereoscopia que edita masivas series asequibles para el gran público.

Desde los centros neurálgicos de esta naciente actividad, como Londres o París, los editores envían una serie de auténticos fotógrafos pioneros que recorren los lugares más atractivos. Y es así como la primera imagen real de España traspasa nuestras fronteras.

Los nombres de Carpentier, Gaudin, Soulier, Lamy y Andrieu, entre otros, apenas mencionados en la literatura historiográfica española, son sin embargo los autores de un importantísimo conjunto de imágenes españolas de las décadas de 1850 y 1860.

——————-

Abstract

After the discoveries and experiences of Charles Wheatstone and David Brewster, the stereoscopic photography turns into a great industry from the second half of the decade of 1850. The photography in general and the stereoscopic especially had great influence in the iconographic world of his time and therefore also in the image or graphic representation of the romantic Spain. During the first decade of the photographic-stereoscopic industry many French editors and photographers came to Spain to make collections of view for marketing in Europe. These collections remain virtually unknown to the history of photography Spanish. Three of their best representatives were Gaudin, Lamy and Andrieu. His photographs had great influence on the romantic image of Spain, focusing its interests in the Andalusian cities with more vestiges Arabs as Seville and Granada.

____________

La constatación del escaso número de imágenes que hasta aquellas fechas podían conocerse de este interesante grupo, condujo a la realización de un trabajo de investigación que años después dió como fruto el conocimiento del extenso fondo de los más destacados estereoscopistas de este periodo.

En la actualidad la CFRivero dispone de 1500 cartulinas estereoscópicas con vistas españolas de esta época.

Los siguientes post se centran en el resultado de esta investigación:

Ernest Lamy_Málaga_Fuente la Alameda_Albúmina_estereoscópica_1863

Ernest Lamy en España, 1863

“A las 9 de la mañana del día 23 de mayo de 1863, Ernest Lamy estampa su firma en el libro de visitas de la Alhambra. Tiene 35 años y es ya un experimentado fotógrafo que ha decidido introducirse en el negocio de la edición de cartulinas estereoscópicas.”

Ernest Lamy_Málaga_Fuente la Alameda_Albúmina_estereoscópica_1863
Ernest Lamy. Málaga, Fuente de la Alameda. Albúmina. Estereoscópica, 1863                          (Colección Fernández Rivero de Fotografía Antigua)

Con esta frase comienza el relato sobre el viaje de este fotógrafo francés que nos visitó en el remoto 1863 y dejó fiel testimonio de ello en su colección de vistas estereoscómicas de la España de mediados del siglo XIX. Según nuestra propia investigación:

“La primera noticia que encontramos sobre este fotógrafo, aparece en los anuarios de comienzos de la década de 1860 en asociación con Lacroix [Elie], como estereoscopistas domiciliados en rue Meslay 40 de París. Pero esta asociación debió ser breve pues enseguida aparece con estudio propio, primero en 24 rue d’Enghien, luego en 44 rue de Clichy (hasta 1875) y por último en 38 rue de Turbigo. Durante la década de los sesenta es un profesional respetado en París, varias veces mencionado en La Lumiere como buen retratista. Aunque su actividad más importante se centró en la edición de vistas estereoscópicas, de las que llegó a editar alrededor de un millar.” … Saber más

¿Cual fué su recorrido por España y cuantas fotografías realizó?:  “Casi por azar y de forma inesperada logramos un ejemplar de su catálogo de vistas españolas. Una sola hoja impresa por ambas caras, fechada el uno de enero de 1864, que relaciona sucintamente los 114 títulos de su colección española (de los cuales la CFRivero ha reunido 100), divididas en las ciudades visitadas: Madrid, Aranjuez, Toledo, Córdoba, Sevilla, Granada, Málaga, Alicante, Valencia y Barcelona.

Una selección bastante ajustada en la que se echan de menos ciudades tan históricas o incluso si se nos permite el término, turísticas, como Burgos, Segovia o El Escorial. Pero Lamy parece tener claras sus prioridades, y quizás también sus posibilidades, y opta por sobreponderar la cuota andaluza. El orden de su catálogo y numeración parece darnos también el de su periplo. Probablemente entró, como casi todos, por el paso vasco de los Pirineos, pero no se detiene hasta Madrid, capital del reino y visita por tanto obligada. De sus posibles alrededores cercanos e históricos (Segovia, La Granja, El Escorial, Aranjuez) solo visita el último, porque al fin y al cabo está en el paso hacia Toledo, ciudad imposible de excluir en una mínima representación española. Continuando hacia el sur, visita las tres grandes ciudades de pasado árabe: Córdoba, Sevilla y Granada. Deja de lado Cádiz, que queda fuera del circuito, y sin embargo también se detuvo en Málaga y Alicante …”

Puedes consultar el artículo completo:

La fotografía estereoscópica que ilustra esta nota, muestra la “Fuente de Génova“, la única fuente renacentista de Málaga, en la plaza que abría la ciudad al puerto, en lo que actualmente es la Plaza de la Marina. (Ver mapa)

La investigación:

Para quienes no conozcan la historiografía sobre los pioneros de la fotografía en España, hay que señalar que lo más interesante de este trabajo ha sido la localización e identificación de esta colección, a partir de escasas referencias y con el único dato identificativo de su firma JA en las cartulinas. Gracias a estas estereoscopias ha sido posible aportar los datos reflejados en el artículo, que forma parte del catálogo de la exposición “Una imagen de España. Fotógrafos estereoscopistas franceses (1856-1867)“, junto a las colecciones de otros estereoscopistas franceses contemporáneos de nuestro autor, y que en conjunto han supuesto el descubrimiento de más de mil imágenes.

Entradas relacionadas

¡Gracias por leer esta entrada!

Si te ha gustado… ¡difúndela!

Grabado de Doré de Málaga y fotografía de Spreafico de la misma imagen

“Tomado de fotografía”. Grabados al descubierto

Grabado de Doré de Málaga y fotografía de Spreafico de la misma imagen

La primera de las técnicas utilizadas para reproducir por medios impresos una imagen fue el grabado.

Bien en imágenes grabadas directamente o reproduciendo otras que originalmente estaban realizadas por otros medios: dibujo, óleo … el grabado fué ganando en perfección y conquistando su propio terreno, ya que sus posibilidades de multiplicación le conferían una gran capacidad de difusión.

Pero ¿que pasa cuando aparece la fotografía?. Ya hemos comentado la evolución de los diferentes métodos para la reproducción fotomecánica de la imagen fotográfica, y la larga espera de casi 4o años hasta la incorporación de la fototipia. Mientras tanto, la edición debía incorporar la fotografía al material impreso… y lo hizo, lógicamente utilizando el grabado también para traducir las fotografías.

Son muchos los casos en que un grabado nos hace sospechar sobre su origen fotográfico, el encuadre, la perspectiva, el detalle a veces… y en algunas ocasiones junto a la firma del autor del grabado, aparece la nota: “Realizado a partir de fotografía”, aunque rara vez se incluyó también el nombre del artista fotógrafo. Lo habitual es la ausencia de datos sobre  el origen de la imagen y su artífice. Como sucedió también en los casos en que la fotografía sirvió de modelo a la pintura, se obvia informar de la identidad de su autor, por considerarla un mero auxilio a la realización de la obra por el artista grabador que firma como el único creador de la imagen impresa. Hasta el punto que de la mayor parte de estos grabados no se han conservado las fotografías de las que proceden, que muy posiblemente fueron desechadas una vez cumplida su función.

Afortunadamente no sucedió esto en todos los casos, y una preciosa muestra de ello son las imágenes que aquí comentamos: Grabado y fotografía de una misma escena en el puerto de Málaga.

EL GRABADO:

Forma parte de la serie creada por Gustave Doré para la publicación Voyage en Espagne, que apareció en la revista Le Tour du Monde, editada en París entre los años 1862-1873. El relato recoge los textos del varón Charles Davillier que viajó con Doré por todas las regiones españolas. El grabado que comentamos está titulado Málaga: La cathedrale et le port.- Dessin de Gustave Doré, y aparece en la página 273 del vol. correspondiente al 2º semestre de 1865. Este relato se publicó de nuevo en formato libro con el título L’Espagne. París, 1874, y es uno de los más significativos reflejos de la imagen romántica de España que los libros de viajes proyectaban en Europa sobre nuestro país.

LA FOTOGRAFÍA:

Pertenece a la colección de vistas malagueñas del fotógrafo local José Spreafico, de origen italiano pero activo en Málaga desde principios de la década de 1860 hasta al menos 1877. Aunque de esta misma imagen existen copias en otros formatos (tamaño álbum y estereoscópico) la que aquí ofrecemos está realizada en el formato carte de visite, tan de moda en aquellos años. Spreafico intercambió con el fotógrafo estereoscopista parisino Ernest Lamy algunas placas durante la visita de éste a Málaga en 1863, entre las cuales también se incluyó la vista del puerto. De esta forma la imagen circuló por Europa incorporada a la colección española que Lamy editó en París, en formato estereoscópico, a principios de 1864.

La coincidencia entre ambas es prácticamente total, las líneas que componen el paisaje urbano, sus detalles y proporciones. El espectador solo aprecia la diferencia en el primer plano, en el que Doré (como era habitual) incluye algunos elementos y personajes imaginarios para dar mayor fuerza a la imagen.

Nunca sabremos si la fotografía llegó hasta las manos de Doré en Málaga durante su viaje o si la adquirió en París a su regreso. En cualquier caso aquí queda este doble testimonio, un paisaje insólito para muchos malagueños del siglo XXI.