Eugène Sevaistre, el fotógrafo de Gaudin en España

¿Qué sabemos de Louis Eugène Sevaistre?

Sabemos que fue un fotógrafo francés que realizó una serie estereoscópica de 400 fotografías sobre la España de 1857, y marchó después a Italia casi sin dejar rastro de la autoría de sus imágenes, que se editaron de forma anónima bajo la firma Gaudin Frères.

Retrato de Louis Eugène Sevaistre
Louis Eugène Sevaistre. “Mon portrait convalescent après 4 mois de maladie (fièvre typhoïde). Estereoscopia a la albúmina. Civico Archivio Fotografico, Milano. Ca. 1862

Sin embargo la obra de este fotógrafo está bastante bien documentada en Palermo, Sicilia, Nápoles … en 1858 se establece en Palermo, donde abre estudio, y según sus biógrafos italianos permanece al menos hasta 1880. A mediados de 1860 realiza allí un reportaje estereoscópico sobre las revueltas garibaldinas, sobre las que publica luego una serie titulada: La Revolution de Palermo: les barricades. Sigue a Garibaldi en febrero de 1861 hasta Nápoles, en su asedio al último reducto borbónico: Gaeta. Fruto de este trabajo es la serie que publica bajo el título: Bombardamento e presa de Gaeta.

Batalla de Gaeta (Italia). Estereoscopia de Sevaistre en 1861
Eugène Sevaistre. N. 19 Bombardamento e presa di Gaeta. Morti alla bateria Conga. Estereoscopia a la albúmina. Gaeta 1861

Trabajos ambos que se sitúan entre los primeros y más interesantes reportajes fotográficos de guerra desde los realizados en Crimea por Roger Fenton. Además Sevaistre realiza otras series con vistas monumentales de las principales ciudades italianas que publica también en los álbumes titulados: Sicilia, y Souvenirs Stereoscopiques d’Italie.

No obstante sus biógrafos italianos se lamentan de la escasa información que existe del personaje en el plano personal, del que no se conoce esposa, amante ni hijos, ni tampoco cartas o diarios. Tanta discreción en un fotógrafo que ejerció durante muchos años en su estudio de Palermo, publicando una gran cantidad de series estereoscópicas, resulta extraña, poco casual, e inevitablemente unida a su no menos enigmático abandono de su entorno familiar.

Sabemos qué aspecto tenía gracias a un retrato, encontrado entre sus estereoscopias, que se acompaña de una nota manuscrita que dice: “Mon portrait convalescent aprés 4 mois de maladie (fièvre typhoidea)”. Y podemos aportar interesantes datos sobre su origen: Louis Eugène es el hijo primogénito y único varón de los cinco hijos que tuvieron sus padres: Louis Philémon Eugène Sevaistre (1787-1865) y Victorine Adèle Dubard (1791-1862), casados en 1813. Los Sevaistre son originarios del pueblo de Elbeuf, a orillas del Sena, en la Normandía, al noroeste de París y cerca de Rouen. El pueblo fue conocido durante el siglo XIX por sus industrias textiles, concretamente de paño de lana, y los Sevaistre figuraron entre las familias más influyentes y poderosas, llegando algunos de sus miembros a ser diputados nacionales. Su padre Louis Philémon Eugène fue además aficionado a la poesía y la literatura llegando a publicar una obra de teatro y otras piezas menores. Con estos antecedentes resulta desconcertante que Louis Eugène Sevaistre, del que no ha aparecido aún en Francia el menor rastro de su dedicación a la fotografía, abandone los negocios familiares y se lance a realizar periplos fotográficos por España e Italia entre 1857 y 1860, cuando ya ha cumplidos los cuarenta años. Sin duda el personaje debía tener un conocimiento previo de la práctica de la fotografía, lo que no era extraño en las clases burguesas, y posiblemente un contrato con sus editores para la publicación de su producción … aún así se nos antoja sorprendente que lo abandonase todo para dedicarse en exclusiva a la fotografía, y se podría sospechar que su salida del país es consecuencia de algún problema personal o con la justicia.

Segovia en 1857, estereoscopia de Sevaistre, Colección Gaudin.
Louis Eugène Sevaistre. Segovie. 150 Cathedrale. Estereoscopia a la albúmina. 1857

Y … ¿cómo sabemos de su obra española?:

Los datos los aporta Juan Antonio Fernández Rivero en su libro “Tres dimensiones en la historia de la fotografía: la imagen estereoscópica”:

“En la colección fotográfica del Canadian Centre for Architecture (CCA), en Montreal, se conserva una interesante muestra de temprana fotografía realizada en España, firmada por diferentes autores… En este grupo se encuentra un álbum titulado: Souvenirs Stéréoscopique d’Espagne, atribuido a Eugène Sevaistre. Puestos en contacto con esta institución, me facilitaron amablemente una lista de las ciudades representadas en el álbum, tres muestras fotográficas que les pedí, y detalles acerca de la atribución de la autoría del álbum. El resultado fue el siguiente: el álbum lo atribuyen a Sevaistre porque poseen otro de idénticas características, color, encuadernación, aspecto de las fotografías, etcl, titulado: Souvenirs stéréoscopique d’Italie, que lleva el nombre de “Eug. Sevaistre” claramente impreso en la cubierta. En principio parece por tanto una atribución acertada. La sorpresa viene cuando examinamos tanto la lista de ciudades contenidas en el álbum como las tres imágenes solicitadas, (Sevilla, Málaga y Madrid), y resultan ser exactamente las mismas que figuran en la colección española de los hermanos Gaudin. … esta coincidencia no puede ser casual” pues se incluyen otras ciudades no habituales en los catálogos de los fotógrafos “como Fuenterrabía, Pasajes, Lezo, Rentería e Irún. Por otro lado las muestras de Sevilla y Málaga procedentes del fondo canadiense coinciden con sendas cartulinas de mi colección de Gaudin. Por tanto parece claro que Sevaistre vendió su trabajo, o parte de él, a Gaudin para su catálogo”.

Vista panorámica de la Barcelona de 1857 desde Montjuich. Fot. de Sevaistre. (Col. Fernández Rivero)
Louis Eugène Sevaistre. Barcelone prise de Mont Jouich. Estereoscopia a la albúmina. 1857.

“Para su periplo español el fotógrafo francés siguió al pie de la letra la ruta recomendada en las guías y libros de viajes de la época, la gran ruta francesa para llegar a Madrid: de Bayona a Irún, pasando por Burgos y Valladolid antes de llegar a la capital.” …Toledo. “… Luego pasó a Andalucía, donde lo más probable, a juzgar por los lugares fotografiados, es que se dirigiera hacia Cádiz, pero pasando por Córdoba y Sevilla, y desde allí, por mar, a Málaga. Desde esta ciudad haría una excursión a Granada y tras volver a Málaga, siguiera viaje por mar hacia Valencia y Barcelona.” “… un conjunto con el que se podía vender muy bien la España romántica y tópica.”

El catálogo de fotografías estereoscópicas de A. Gaudin et frère, titulado: Vues d’Espagne, se publicó en la revista La Lumiere (París 1858), en sus números del 24 de Abril y 1 de Mayo de 1858 con un total de 400 vistas. El historiador Carlos Sánchez hace un pormenorizado estudio de estas imágenes en la publicación “Una imagen de España. Fotógrafos estereoscopistas franceses (1856-1867).

“Sevaistre es pues uno de esos fotógrafos desconocidos, que trabajó anónimamente para una de las grandes editoriales fotográficas europeas, y que hemos tenido la fortuna de poder identificar”.

Entradas relacionadas:

 Bibliografía:

Fernández Rivero, Juan Antonio. “Tres dimensiones en la historia de la fotografía: La imagen estereoscópica” Málaga, Editorial Miramar, 2004

Bajamonte, Carmelo. et al. Palermo 1860. Stereoscopique di Eugène Sevaistre. Palermo: Kalós, 2006.
Becchia, Alain. La dreperie d’Elbeuf (des origines à 1870). Université de Rouen: Rouen, 2000.

Sánchez Gómez, Carlos. “Los editores Ferrier-Soulier y Gaudin“. En: “Una imagen de España. Fotógrafos estereoscopistas franceses [1856-1867]”. Madrid: Fundación Mapfre, 2011.

Fernández Rivero, Juan Antonio. Eugène Sevaistre y la colección española de los Gaudin. pág. 239 En: Diccionario de fotógrafos españoles. Madrid: La Fábrica, 2014

Actualización: En el  archivo “Lombardia Beni Culturali” hemos encontrado 344 fotografías de Sevaistre, que pueden ser visualizadas con todo detalle.

¡Gracias por leer esta entrada!
Si te ha gustado, difúndela.
Segovia, puente y arco sobre el río Clamores, alrededor de 1910

Autocromos, el pictoralismo en color.

D. Olivier. Tolede, l'Alcazar et la gorge du Tage. Autocromo. c.a. 1910
D. Olivier. Tolede, l’Alcazar et la gorge du Tage. Autocromo. c.a. 1910

¡Sí, ha leído bien! Se trata de una fotografía realizada en torno a 1910. Es fácil que una fotografía en color nos sugiera, casi automáticamente, una fecha no anterior al último tercio del siglo XX, sin embargo el primer procedimiento para aportar color a la fotografía, comercializado con éxito desde 1907, fué la placa autocroma inventada por los hermanos Lumière, que mantuvo su vigencia hasta los años 30 en que fue sustituido por la diapositiva Kodachrome.

Color en la fotografía… una aspiración sobre la que se estuvo trabajando ya desde sus inicios. Los primeros procedimientos fotográficos dieron como resultado imágenes monocromáticas, pero desde los primeros tiempos del invento se buscaron procedimientos que incorporasen el color al resultado final. De esta forma muy pronto se desarrollaron métodos para colorear manualmente los daguerrotipos, con tan buen resultado que aún hoy conservan un buen aspecto, y lo mismo se hizo con calotipos y albúminas.

Sin embargo y tras diferentes experiencias, no fue hasta ya entrado el siglo XX cuando se consiguió el primer procedimiento comercial de fotografía en color. El autocromo proporciona imágenes positivas en color sobre placas de cristal. El resultado es un auténtico puntillismo en fotografía, ya que el color se consigue a base de microscópicos puntos de colores elementales. Las fotografías adquieren unos delicados tonos pastel que les da un encanto especial.  Es, como decimos, el primer procedimiento de color auténtico que tuvo cierto alcance y fue ampliamente utilizado, muy especialmente por los aficionados.

Segovia, puente y arco sobre el río Clamores, alrededor de 1910
D. Olivier. Segovie, vieux pont sur le Clamores. c. a. 1910. Autocromo

Os mostramos algunas de estas bellas placas, únicas ya que al no existir un negativo previo no es posible multiplicar la imagen, además es necesario retroiluminarlas para apreciar correctamente sus tonalidades o bien proyectarlas, tal y como posteriormente haríamos con las diapositivas. Nada sabemos de su autor salvo su nombre D. Olivier, posiblemente un francés pionero del turismo que visitó nuestro país, indudablemente un buen fotógrafo del que tenemos una treintena de estas imágenes de algunas de las ciudades más fotografiadas de España, Ronda, Toledo, Sevilla, Granada … y Segovia.

Las fotografías:

La fotografía de Toledo es casi un tópico, una de sus panorámicas más repetidas, no por ello menos bella: el Alcázar sobre la ciudad rodeada por el Tajo, nuestro fotógrafo supo elegir bien su punto de vista.

La fotografía de Segovia, que el Sr. Olivier titula de su puño y letra: “Segovie, vieux pont sur le Clamores“, además del encanto del lugar tiene el interés de ser ya sólo una imagen en la fotografía, ya que tanto el puente como el arco o puerta monumental parecen haber desaparecido. Quizá algún segoviano pueda arrojar más luz sobre este viejo puente sobre el río Clamores.

Actualización 8/01/2014: Julian nos indica que lo que se ve en esta foto segoviana es “el arco de la Fuencisla y el puente de San Lázaro, sobre el río Eresma, bastantes metros después de la desembocadura del Clamores en éste”. Según podéis leer en su comentario a este post: “Los dos siguen ahí, en la carretera de Arévalo, junto a la alameda y santuario de la Virgen de la Fuencisla, patrona de Segovia, al pie del Alcázar.”

Bibliografía:

Mariola Gómez Laýnez. “De cuando el sol empezó a pintar con colores. La placa autocroma“. Singular. 2010; 16, pág.: 39-49.

Sobre como reconocer una placa autocroma: “Placas autocromas”

Muy recomendable la monografía: Gómez Laínez, Mariola y Lenaghan, Patrick. El color del sol : la placa autocroma en España = color from sunlight : the autochrom in Spain Madrid : Ediciones El Viso ; The Hispanic Society of América, 2009.

No puede hablarse de autocromos sin hacer alusión a la obra del filántropo Albert Kahn y su proyecto Archivos del Planeta, un vasto proyecto fotográfico para recoger documentación gráfica de más de 60 países y que abarca 22 años. Este fondo de 72.000 placas autocromas y 183.000 metros de película se exhiben en el museo que lleva su nombre en París, en el cual también hay preciosos documentos de la España de principios del siglo XX.

Os recomendamos también un álbum sobre autocromos en la página “Pictoralism: Photography as art”.

Y un curioso manual adornado de ilustraciones que también tenemos en la CFRivero: Pellerano, Luigi. L’Autocromista e la pratica elementare della fotografia a colori. Milano. Ulrico Hoepli, 1914

Gracias a Maurice Sherif hemos conocido esta bella y completa página sobre autocromos:  “1907-2007 Centenaire de la photographie en coleur, AutoChrome Lumière

Y un precioso artículo sobre los autocromos de la Sociedad Excursionista de Barcelona: “Autocromo (autochrome)

¡Que lo disfrutéis!

Alphonse de Launay, ¡todo un hallazgo!

Alphonse de Launay. [Segovia, panorámica]. Calotipo. 1854. (Col. Fernández Rivero)
Alphonse de Launay. [Segovia, panorámica]. Albúmina a partir de negativo de papel. 1854. (Col. Fernández Rivero)
El grupo de fotógrafos calotipistas, discípulos de Gustave Le Gray, de los que ya hemos traído a este blog dos notables ejemplos: E. K. Tenison y G. de Beaucorps, continua llamando nuestra atención, entre otros motivos por los viajes a España que realizaron algunos de ellos en fechas muy tempranas del desarrollo de la fotografía.

La panorámica de Segovia que vemos en esta imagen es un calotipo (positivado en papel albuminado) realizado por Alphonse de Launay (1827-1906), Delaunay001escrito a veces Delaunay(La Mancha – Normandía, 1827 – Paris? 1910), un notable personaje que abordó la fotografía con entusiasmo, pero que dedicó su vida a otras múltiples actividades, según nos informa su único y reciente biógrafo Alex Novak. En realidad hasta hace muy pocos años se le ha conocido casi únicamente como autor teatral, aunque también le vemos junto al gran retratista Étienne Carjat, quien a su vez era aficionado a las letras, como editores de la publicación “Le Boulevard”, incluso en alguna crónica se refieren a él como humorista.

Cabecera de la revista "Le Boulevard" (1861-1863) Paris.
Cabecera de la revista “Le Boulevard” (1861-1863) Paris.

Tras su aprendizaje del arte fotográfico realizó dos viajes a España, el primero en 1851 centrado en Sevilla, de esta visita nos dejó medio centenar de imágenes, muchas de ellas de carácter etnográfico. En el segundo, de paso hacia Argelia, realizó un circuito por diversas ciudades: Granada, Sevilla, Córdoba, Toledo, Madrid y algunas plazas de la meseta norte como Burgos, Valladolid y Segovia, de la que tomó 4 fotografías, una de ellas la que mostramos en esta página.

Estas valiosas fotografías han podido ser identificadas a partir de su venta en pública subasta por sus herederos en 2007, aunque a posteriori se han identificado también algunas estampas españolas, vendidas como anónimas en 1990. La aparición de este interesante material de una época tan temprana de la fotografía, ocasionó un auténtico revuelo entre coleccionistas, marchantes, museos, historiadores, y todo el mundillo que gira en torno a la fotografía histórica.

La colección española se compone de varios grupos: El más interesante de ellos de un tamaño notable (36,5×25) se compone de 50 imágenes. Hay también una colección de positivos realizados en 1888, muchos de los cuales repiten el motivo con las del primer lote y vuelven a mostrarnos las ciudades españolas que visitó De Launay, en total 59 fotografías. Y un último grupo de 67 fotografías entre las que se encuentran las realizadas en su primer viaje a Sevilla. (Piñar Samos, J.)

Esta imagen de la ciudad castellana, que muestra al fondo todo el recorrido visible de su acueducto romano, es un positivo impresionante, que fué muy posiblemente realizado en el estudio de Le Gray unos años después en 1860 y pertenece a un grupo de imágenes que constituyen lo mejor de su obra. Normalmente De Launay no firmaba sus originales pero sí indicaba un número de registro, en este caso el 10.