Portada del libro: "Descubriendo a Luis Masson".

Descubriendo a Luis Masson, fotógrafo en la España del XIX

Tras un largo y apasionante proceso de descubrimiento, tenemos el placer de presentaros nuestro último libro, centrado en la figura de Luis Leon Masson. Os lo mostramos con la satisfacción de haber rescatado de un inmerecido olvido a uno de los grandes en los primeros años de la fotografía en España. … Además una EXPOSICIÓN en el CAF y en el Museo Lázaro Galdiano

Portada del libro: "Descubriendo a Luis Masson".
Portada del libro: “Descubriendo a Luis Masson”.
Lee Fontanella: Habéis escrito un libro necesario y francamente excelente. Enhorabuena. Ademas, MUY bien escrito. Tan fácil de leer, tan claro. Gracias Rafael Garófano: “Una aportación imprescindible a la historia de la fotografía española. Felicitaciones

Estamos ante un caso realmente parádojico: ¿Cómo es posible que un fotógrafo que trabajó en los inicios de la fotografía en España, cuya producción estimamos en unas 800 obras, haya permanecido prácticamente oculto hasta hoy? Sabemos que desarrolló su colección entre 1858 y 1880, principalmente en Sevilla, y que aun manteniendo un estudio tradicional, apoyado por su esposa Lorenza Simonin, realizó un amplísimo catálogo de fotografía topográfica sobre todo sevillana, pero también con un notable grupo dedicado a las principales capitales andaluzas: Granada, Córdoba, Cádiz y Málaga, además de otras localidades como Gibraltar, Jerez o Alcalá de Guadaíra.

Luis Masson. Sevilla, panorámica del Palacio de San Telmo desde el Guadalquivir. Albúmina, Ca. 1860
Luis Masson. Sevilla, panorámica del Palacio de San Telmo desde el Guadalquivir. Albúmina, Ca. 1860

Abstract:

Luis Leon Masson is a really paradoxical case: How is it possible that a photographer, at the beginning of photography in Spain, whose production we estimate in some 800 works, has remained practically hidden until today? We know that he worked between 1858 and 1880, mainly in Seville, and that while maintaining a traditional studio, supported by his wife Lorenza Simonin, he made a very extensive catalog of topographic photography, especially in Seville, but also with a notable group dedicated to the main Andalusian capitals, Madrid and some of northern Spain.

Luis Masson. Málaga, entrada del Cementerio Inglés. Albúmina, ca. 1860. (CFRivero)
Luis Masson. Málaga, entrada del Cementerio Inglés. Albúmina, ca. 1860. (CFRivero)

También, aunque en menor medida, extendió su actividad a otras ciudades españolas: Toledo, Madrid, Salamanca, Valladolid, Ávila, Burgos y alguna del País Vasco, que tuvieron la suerte de recibir su visita en unas fechas tan tempranas para la fotografía.

Luis Masson. Santa Catalina, óleo de Murillo. Albúmina, ca. 1862 (CFRivero)
Luis Masson. Santa Catalina, óleo de Murillo. Albúmina, ca. 1862 (CFRivero)

Este fotógrafo, nacido en la ciudad francesa de Tours en 1825, trabajó asimismo en la reproducción de pinturas de Murillo, en unos momentos en los que la fotografía se había revelado como un medio de difusión extraordinario para las obras de arte, contribuyendo al reconocimiento de este pintor tan genuino de la escuela sevillana.

Sellos secos utilizados por Luis Leon Masson
Sellos secos utilizados por Luis Leon Masson

De su personal visión de la monumentalidad y el arte que se escondía en las ciudades españolas, hemos logrado reunir en el libro un inventario de 511 fotografías, recopiladas entre las que nosotros mismos hemos rescatado, las depositadas en reconocidos archivos fotográficos de Estados Unidos, Reino Unido y Francia, además de los españoles, y con la valiosa aportación de algunos coleccionistas a los que agradecemos su colaboración.

Luis Masson. Sevilla, Alcázar, patio de las Doncellas. Albúmina, ca. 1860 (CFRivero)
Luis Masson. Sevilla, Alcázar, patio de las Doncellas. Albúmina, ca. 1860 (CFRivero)

Te invitamos a descubrir con nosotros la obra de este pionero del arte fotográfico, el personaje, su familia y su entorno, la Sevilla de los Montpensier y la Andalucía de 1860.

Luis Masson. Sevilla, veleros en el Guadalquivir y Torre del Oro. Albúmina, ca. 1860. (CFRivero)
Luis Masson. Sevilla, veleros en el Guadalquivir y Torre del Oro. Albúmina, ca. 1860. (CFRivero)

El rastro de este fotógrafo discreto en su vida personal, acompañado siempre por su esposa, sospechamos incluso en sus desplazamientos profesionales, se pierde a intervalos, hacia 1870 y definitivamente desde 1881.

Luis Masson. Córdoba, torre de la Mezquita. Albúmina, ca. 1860. (CFRivero)
Luis Masson. Córdoba, torre de la Mezquita. Albúmina, ca. 1860. (CFRivero)
Luis Masson. Sevilla, panorámica desde la Torre del Oro. Albúmina, ca. 1860 (CFRivero)
Luis Masson. Sevilla, panorámica desde la Torre del Oro. Albúmina, ca. 1860 (CFRivero)

El joven que llega a Sevilla, apenas con 33 años, que recorre Andalucía y se instala por un tiempo en la calle Alcalá de Madrid, regresa por último a la capital andaluza ya en la madurez de los 50 años, en una estancia corta de apenas un par de años, tras los cuales, la ausencia de pistas sobre su paradero, sólo nos permite sospechar que regresara a Francia.

Luis Masson. Salamanca, Casa de las Conchas. Albúmina, ca. 1870 (CFRivero)
Luis Masson. Salamanca, Casa de las Conchas. Albúmina, ca. 1870 (CFRivero)

Os dejamos con la contraportada de nuestro libro para la que hemos elegido esta imagen, procedente de una fotografía estereoscópica, que nos ha inducido a una fundamentada sospecha:

¿No será este personaje que nos observa desde uno de los tejados del Alcázar sevillano… el propio Luis Masson?

Contraportada del libro: Descubriendo a Luis Masson: Sevilla, panorámica desde el Alcázar.
Contraportada del libro: Descubriendo a Luis Masson: Sevilla, panorámica desde el Alcázar.

En las 245 páginas de nuestro libro encontrareis más de 150 ilustraciones, además de la reproducción de las 511 imágenes del inventario con todas las que hemos hallado en nuestra búsqueda a lo largo de los últimos venticinco años.

DIARIO DE SEVILLA: Artículo de José María Rondón el 1 de Mayo 2018 “Luis Masson, el primero de los fotógrafos”


Exposición en el Centro Andaluz de la Fotografía, Enero a Marzo de 2018

Presentación de la Exposición.

Pincha en la imagen para ver el vídeo

 


En el siguiente enlace podéis ver algunas páginas de esta monografía:

Indice, presentación de Rafael Doctor (Director del Centro Andaluz de la Fotografía), Introducción y una de las páginas del Inventario de la Obra de Luis Masson

Con el título “Luis Masson, uno de los grandes en los inicios de la fotografía en España”, hemos presentado una ponencia en las II Jornadas sobre Investigación en Historia de la Fotografía, el 25 de octubre de 2017. Incluiremos aquí el enlace en el momento en el que se produzca su publicación.

(1) Juan Antonio Fernández Rivero y María Teresa García Ballesteros. “Descubriendo a Luis Masson”. Málaga: Ediciones del Genal, 2017. ISBN 978-84-17186-10-4

Para pedidos dirigirse directamente a la web de la librería/editorial: www.libreriaproteo.com

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Estereoscopistas ingleses en España: Frank M. Good

Fue Frank Good, el único editor/fotógrafo inglés que realizó una colección de cierta importancia de vistas estereoscópicas españolas durante estas primeras décadas de la historia de la fotografía. Este hecho bien merece una visita:

Frank M. Good. Sevilla, la Catedral desde el Alcázar. Albúmina, 1870/75
Frank M. Good. Sevilla, la Catedral desde el Alcázar. Albúmina en formato “álbum”, 1870/75
Contrariamente a lo sucedido con los estereoscopistas franceses, que realizaron diversos reportajes sobre España ya en las fechas iniciales de la comercialización masiva de cartulinas estereoscópicas, los grandes fotógrafos y editores ingleses apenas presentaron vistas españolas. SABER MAS: Fernández-Rivero, Juan-Antonio. British stereo photographers in Spain: Frank M. Good. International of Film Journal and Media Arts. 2016; 1(2): 76-88.

Versión en español

Quizá cabe suponer con cierta lógica que este hecho se debió precisamente a la rápida penetración que tuvieron las estereoscopias realizadas por los franceses, inundando precozmente los posibles mercados. Cierto que según todos los indicios el fotógrafo inglés, afincado en Madrid, Charles Clifford realizó hacia 1857 las fotografías estereoscópicas de la colección de Ferrier, pero al ser este editor francés, este grupo de estereoscopias se encuadra en las colecciones francesas, no conociéndose por otro lado producción estereoscópica editada por el mismo Clifford.

No obstante, y al margen de la producción estereoscópica, las principales empresas fotográficas inglesas, Francis Frith y George Washington Wilson, no quisieron prescindir de incluir en sus catálogos colecciones españolas. La casa Frith envió en 1863 a España al fotógrafo Robert Peter Napper del que conocemos una interesante producción realizada en Andalucía (1). Sabemos además que algunos años después ampliaron su catálogo, aunque desconocemos la identidad del fotógrafo que las realizó. Por su parte George W. Wilson recurrió al fotógrafo, afincado en Gibraltar, James H. Mann (2), que desde esta plaza realizó un recorrido hasta Granada viajando por el interior, por lo que su serie original es, como en el caso de Napper, limitada, incluyendo además de la “Roca” ciudades como Algeciras, San Roque, Gaucín, Ronda, Álora, Málaga, Vélez Málaga y Granada. En total alrededor del centenar de imágenes. En esta ocasión sí que se incluyen algunas estereoscópicas, hasta 26 figuran en un catálogo de Wilson fechado a finales de siglo con vistas del sur de España. De estas imágenes apenas si se conocen ejemplares comercializados en la época, pero podemos identificarlas gracias a las placas que se conservan en la Universidad de Aberdeen que pueden ser consultadas públicamente.

Algunos años después, en 1888, bajo la firma escocesa J. Valentine & Co. aparece otro grupo de fotografías de Málaga y Granada, sin versiones estereoscópicas. Por último debemos citar también las pequeñas colecciones estereoscópicas editadas por algunos fotógrafos establecidos en Gibraltar, como el propio Mann, o Dautez, en las que a menudo se ven playas españolas.

Frank M. Good
Frank M. Good “View on the South Side of the Court of Alcazar”. Cartulina estereoscópica en albúmina. 1870/75

Tras este somero repaso de las firmas fotográficas inglesas en las que se encuentran vistas españolas, únicamente nos queda examinar atentamente la producción del fotógrafo Frank Good, el único editor/fotógrafo inglés que realizó una colección de cierta importancia de vistas estereoscópicas españolas durante estas primeras décadas de la historia de la fotografía.

Frank Mason Good (1839-1928), nació en Reino Unido, en Deal, condado de Kent (al sureste de Londres). Su padre, químico, se trasladó a Londres hacia 1840, dónde abrió un negocio de fabricación de productos químicos fotográficos. El caso es que en 1857 le encontramos, con tan solo 18 años acompañando al fotógrafo Francis Frith en su viaje a Egipto, como ayudante. La relación con el maestro tuvo que ser bastante cercana ya que algo más tarde el propio Frith le financiaría sus primeros viajes y le publicaría sus primeras fotografías. Así durante las décadas de 1860 y 1870 Good recorrió Grecia, Tierra Santa y próximo Oriente, para establecerse finalmente como editor fotográfico en el 47 The Minories en Londres, aunque nunca llegaría a consolidar una gran empresa al estilo de Frith o Wilson, sí colaboró con otros editores como León & Levy y B. W. Kilburn. Su pertenencia a la “Photographic Society” está documentada desde 1864 y fue sin duda un miembro activo ya que participó como juez en su concurso anual en 1880. Murió, olvidado, a los 90 años en Phoenix Green, Hants.

Frank M. Good. Valencia- Apostles's door of Cathedral / Tarragona- The Cathedral. Cartulinas estereoscópicas. Albúmina. Ca. 1873
Frank M. Good. Valencia- Apostles’s door of Cathedral. Cartulina estereoscópica tamaño estándar / Tarragona- The Cathedral. Cartulina estereoscópica tamaño “imperial”. Albúmina. Ca. 1873

Como muchos fotógrafos de la época, Good trabajó paralelamente los formatos “álbum” y estereoscópico, con la peculiaridad de que éste último lo comercializó en el tamaño estándar y en el llamado “Imperial” (unos 3 cms. más alto). Su producción estereoscópica, al no existir un catálogo completo que la describa (tan sólo uno de Tierra Santa), sólo se conoce parcialmente, sobre todo gracias a las investigaciones de Treadwell, que publicó en 1998 una de sus famosas “View List Series”(3) en la que ofrece una relación de sus estereoscopias con su número de serie y los datos de las cartulinas que tenía en su colección, con un total 343 imágenes, de las cuales él completó casi hasta el 80% de los títulos, porcentaje que baja al 63% para la parte española.

Frank M. Good y las vistas de España:

En la relación que establece Treadwell de todas sus estereoscopias, hay un grupo de vistas españolas, la primera de las cuales es la nº 232, una extraña fotografía de un nogal titulada: “Spanish Chestnuts”, las demás aparecen todas numeradas a partir de la 245, siendo las inmediatamente anteriores francesas, correspondientes a las ciudades de Bayona y Biarritz que sin embargo el fotógrafo incluyó en la “colección española”. Como quiera que la última vista española que conocemos es la número 340, de Sevilla, tenemos entonces un total de 96 vistas españolas o 97 si contamos la del nogal. A partir de esta lista hemos realizado un trabajo de búsqueda y recuperación de estas imágenes, al igual que venimos haciendo desde el año 2000 con todos los estereoscopistas que trabajaron en España. Parte de este trabajo quedó reflejado en nuestra publicación sobre la fotografía estereoscópica (4), pero después hemos seguido ampliándola, a veces en colaboración con otros colegas (5). Así podemos añadir ahora algunas estereoscopias más a la lista confeccionada por Treadwell para Good, con la información de nuestra propia colección y la que hemos podido recopilar en Internet, todo lo cual se muestra en la relación que acompaña a esta publicación, en el que se enumeran 86 títulos de un total de 97 imágenes, captadas durante la primera mitad de la década de 1870:

Relación de VISTAS ESTEREOSCÓPICAS DE FRANK M. GOOD (Haga click aquí)

Logo con el que Frank M. Good identificaba sus estereoscopias españolas
Logo con el que Frank M. Good identificaba sus estereoscopias españolas

Si describimos esta colección tratando al mismo tiempo de dibujar en el mapa el itinerario que pudo seguir Frank Good en su viaje, realmente nos resulta extraño, ya que difiere de los seguidos por el resto de los fotógrafos que nos visitaron en aquellos años. Puede decirse que entró por el País Vasco y lógicamente su primera vista -la 245- es de San Sebastián, sin embargo la 246 es una anodina vista con una acequia que él titula: “Moorish Aqueduct”, sin más indicación de lugar. Continúa por Zaragoza hacia Barcelona y recorre después las ciudades levantinas de Barcelona, Tarragona y Valencia, para pasar después a las ciudades andaluzas de Sevilla y Córdoba. Las vistas numeradas que hemos identificado son las siguientes: 248 al 252 son de Zaragoza, faltándonos datos de la 247 y 253. 254 al 265 vistas de Barcelona. Sin datos nos queda la nº 266. De la 267 a 270 son vistas de Valencia, 271 al 283 de Tarragona 284 al 311 corresponden a Córdoba. Sin datos tenemos la nº 312, 313 al 340 son vistas de Sevilla (28 en total). En resumen cerca del centenar de vistas de las que más de la mitad son de Córdoba y Sevilla, y que extrañamente no incluye ciudades tan importantes como Madrid, Toledo o Granada.

Dorsos de las cartulinas estereoscópicas editadas por Frank M. Good.
Dorsos de las cartulinas estereoscópicas editadas por Frank M. Good.

Estas cartulinas, de un llamativo color amarillo, muy bien confeccionadas y con todos sus datos en una etiqueta pegada al dorso, contienen también un curioso logotipo adaptando el conocido lema sevillano “No&DO”, de la misma forma que ya hiciera en sus colecciones de Tierra Santa, con enseñas locales. La colección se comercializó en dos formatos, el estándar y el “imperial”, ya mencionado antes, con la salvedad de que son las únicas vistas españolas que conocemos en este formato. Hemos identificado también una edición con cartulina de color verde claro sin la etiqueta mencionada pero con los datos y numeración impresos al dorso, además de una edición de estas mismas vistas en vidrio positivo para linterna mágica, editado por “Woodbury Lantern Slides”, con el nombre de “F. M. Good” y una numeración manuscrita que no se corresponde con su serie en papel. Por último hemos podido identificar también copias en formato “álbum” de estas mismas vistas, fotografías en las que no consta información alguna de su autor, pero que al ser comparadas con las estereoscopias, muestran una total coincidencia. En nuestra colección tenemos un total de unas 45 piezas, entre ellas varias en formato álbum con vistas de Barcelona, Valencia y Sevilla. Son, en general, fotografías de muy cuidadas composiciones que eligen los principales monumentos de las ciudades visitadas, entre las que destacan aquellas en las que aparecen algunos personajes para vitalizar la fotografía y algunas otras en las que se muestran escenas de mercados en funcionamiento o gentes del lugar en sus faenas cotidianas.

Antes de despedir a Frank M Good, vamos a considerar una hipótesis que nos parece interesante en relación con la colaboración que mantuvo con su maestro Francis Frith. Como ya hemos indicado el primer grupo de fotografías españolas de la casa Frith, debidas a Napper, era solamente de Andalucía, realizadas en los años 1862-63. Napper fallecería en 1864, no sin antes haber tenido problemas con Frith. Unos años más tarde, durante los primeros de la década de 1870, Frith envía a España a otro fotógrafo para completar su colección española. En esta segunda aportación las ciudades visitadas son mucho más numerosas, abarcando gran parte de España. Dada la coincidencia de estas fechas con la de la visita de Frank M. Good a nuestro país, no queremos dejar de aventurar la posibilidad de que fuese Good la persona que Frith envió para realizar esta segunda parte española. En el caso de que esta hipótesis fuera cierta nos atrevemos a aventurar que Good habría hecho este trabajo en un viaje diferente al realizado para las fotografías de su propia colección, pues los formatos no coinciden (no hay estereoscópicas en la colección de Frith) y las ciudades visitadas tampoco son las mismas. Quizás Good aprovechó la ida o la vuelta de alguno de sus viajes a Oriente para pasar por España, unos viajes que Treadwell sitúa en 1871-72 el primero y en 1875 el segundo.

Bibliografía:

  1. Napper i Frith. Un viatge fotogràfic per la Ibèria del segle XIX. Giralt, Nuria i Almirall, Mireia (Coord). Barcelona, Museu Nacional d’Art de Catalunya, 2007
  2. Rafael Garófano Sánchez. Gibraltar, Sur de España y Marruecos en la fotografía victoriana de G. W. Wilson. Diputación Provincial de Cádiz, Fundación Provincial de Cultura, 2005.
  3. Treadwell, T. K. “The stereoviews of Frank M. Good”. Franklin N. C., EE.UU, The Institute for Photographic Research, 1998
  4. Fernández Rivero, Juan antonio. Tres dimensiones en la Historia de la Fotografía. La imagen estereoscópica. Editorial Miramar, Málaga, 2004
  5. Una imagen de España: fotógrafos estereoscopistas franceses [1856-1867], [exposición], [comisarios, Javier Piñar Samos, Carlos Sánchez Gómez]. Fundación Mapfre, Madrid, 2011.
  6. Fernández-Rivero, Juan-Antonio. British stereo photographers in Spain: Frank M. Good. International of Film Journal and Media Arts. 2016;1(2):2016.       Versión en Español: Estereoscopistas británicos en España: Frank M. Good.

Post relacionados:

Sala de la Calcografía Nacional en Madrid con la exposición Recuperadas más de mil fotografías de la década 1860/70
John Hollingworth Mann. [Templo del Cementerio Inglés de Málaga]. Albúmina, ca. 1868 John H. Mann y el Cementerio Inglés de Málaga
Valentine, James (1815-1879) Aberdeen. Alameda de Málaga. Albúmina. 1880 Valentine, creando belleza
Robert P. Napper. Zaragoza desde el Noroeste, el puente de piedra y la Seo. [Frith's Series] Albúmina. c. 1863 Robert P. Napper, España en la Frith’s Series

¡Gracias por leer esta entrada!

Si te ha gustado… ¡difúndela!

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Éxito de la Conferencia en el Ateneo

Juan Antonio Fernández Rivero en la conferencia "Las primeras fotografías realizadas en Málaga...", Ateneo. 26/6/2013 (Foto: Darío Fernández)
Juan Antonio Fernández Rivero en la conferencia “Las primeras fotografías realizadas en Málaga…”, Ateneo. 26/6/2013 (Foto: Darío Fernández)

Con gran éxito se celebró la conferencia sobre “Las primeras fotografías realizadas en Málaga, periodo isabelino 1850-1868. La primera de un ciclo de tres que planificamos en torno a “Málaga y su patrimonio fotográfico (siglo XIX)”.

En esta página iremos colocando algunos testimonios de este evento que encontró tan estupenda acogida entre los malagueños.

  • Fragmentos en vídeo (proximamente)
Aspecto del salón del Ateneo durante la conferencia (Fot. Darío Fernández)
Aspecto del salón del Ateneo durante la conferencia (Fot. Darío Fernández)
  • Texto de la Introducción:

Sólo la fotografía alumbra de verdad el pasado. La fotografía establece una frontera visual equivalente a la frontera sonora de las grabaciones más antiguas, (…) Más allá de los primeros daguerrotipos, están las presencias de la pintura, de la escultura o el dibujo, pero por muy naturalistas que sean sabemos que carecen de ese grado de realidad inmediata y tajante que sólo da la fotografía.”                        Antonio Muñoz Molina. Espectros fotográficos. Babelia, El País 4/5/2023

La fotografía inicia su andadura oficial en 1839. Durante los siguientes dos o tres años su uso apenas va algo más allá de la realización de experimentos científicos, casi todos ellos centrados en la captación de objetos inanimados  y paisajes estáticos debido a los altos tiempos de exposición requeridos. Cuando éstos se reducen lo suficiente como para poder realizar retratos, la fotografía adquiere una nueva dimensión, una dimensión comercial que ayudará significativamente a su definitivo desarrollo.

Son muy pocas las piezas fotográficas, ya sean daguerrotipos o calotipos de la década de 1840 que han llegado hasta nosotros. La década siguiente seguirá aún dominada básicamente por estas dos técnicas, aunque ya durante su segunda mitad hagan su aparición el colodión y la albúmina. Las piezas que tenemos de este periodo son más abundantes, aunque todavía estamos en un momento primario de la fotografía. Durante la década de 1860 la copia en papel albuminado, procedente de negativo de cristal al colodión, es la reina absoluta de la fotografía, como lo sería durante todo el resto del siglo. La cantidad de fotografías de este periodo que nos han llegado hasta hoy es ya de cierta envergadura, la mayoría retratos, pero también muchos paisajes. Es sobre todo una fotografía muy comercial.

Estas tres décadas coinciden no con exactitud pero sí en bastante medida con el reinado de Isabel II. Su reinado puede ser criticado en muchos aspectos pero es innegable que coincidió con grandes avances tecnológicos, como el ferrocarril, y con la realización de notables obras públicas en infraestructuras y por supuesto con el nacimiento y desarrollo de la fotografía en España, por este motivo hemos escogido este periodo para nuestra primera cita del ciclo.

Durante este primer periodo los estudios fotográficos de retratos se distribuyeron por las ciudades españolas en función de su riqueza y número de habitantes. Pero en lo que respecta a la producción de vistas de las ciudades y sus monumentos casi en su totalidad estuvo a cargo de fotógrafos extranjeros, pues su mercado natural no era España, sino las grandes ciudades europeas. Esto trajo como consecuencia que algunos lugares, como Granada y Sevilla, que respondían mejor al estereotipo esperado por el público europeo, fueran fotografiados hasta la saciedad, mientras que otros en cambio no vieron sus primeras fotografías hasta las décadas de 1870 y 1880. Afortunadamente la situación estratégica de Málaga, con puerto de mar, y la cercanía a Granada y Gibraltar, posibilitó que fuera una de las ciudades regularmente visitada por los fotógrafos extranjeros.

Estereoscopo de Wheatstone expuesto en el Ateneo (Fot. Darío Fernández)
Estereoscopo de Wheatstone expuesto en el Ateneo (Fot. Darío Fernández)

Los registros fotográficos de Málaga en estas tres décadas son los que centrarán nuestra atención en el día de hoy. Se trata de un patrimonio fotográfico del que apenas existen muestras en los archivos públicos de nuestra ciudad y por tanto resulta bastante desconocido para el público malagueño. Sin embargo en la CFRivero hemos ido rescatando estas fotografías hasta conseguir más de mil piezas, por lo que qeremos dar a conocer esta parte valiosa de nuestro patrimonio cultural, que forma parte de la identidad de una ciudad y por la cual los ciudadanos manifiestan constantemente su interés.

Sólo desde el conocimiento y del estudio de nuestro patrimonio fotográfico puede llegar el empeño en su preservación y conservación.

Juan Antonio Fernández Rivero. 2013

Las primeras fotografías tomadas en Málaga

Ernest Lamy. Málaga, catedral y muelle. Mitad de un par estereoscópico. Albúmina. 1863 (Col. Fernández Rivero)
Ernest Lamy. Málaga, catedral y muelle. Mitad de un par estereoscópico. Albúmina. 1863 (Col. Fernández Rivero)

Conferencia en el Ateneo el 24 de Junio de 2013

20:30 h.

Ciclo:          “Málaga y su patrimonio fotográfico (siglo XIX)”

Título 1ª:   “Las primeras fotografías realizadas en Málaga – (periodo isabelino: 1850-1868)”

Ponente:                  Juan Antonio Fernández Rivero

Presenta:                 Fernando Arcas Cubero. Profesor Titular de

                                     Historia Contemporánea de la Universidad de Málaga

Organiza:                 Vocalía de Historia, Memoria y Patrimonio

Os invitamos a asistir a la conferencia que tenemos programada en El Ateneo de Málaga (Plaza de la Constitución), el lunes 24 de Junio de 2013 a las 8:30 de la tarde.

Se proyectarán y se comentarán las primeras fotografías conocidas tomadas en Málaga, entre cuyos autores figuran: Gairoard, Lorichon, Ferrier-Soulier, Masson, Sevaistre, De Clercq, Clifford, Lamy y Andrieu, que tomaron daguerrotipos, fotografías estereoscópicas y positivos a la albúmina, tanto procedentes de cristal al colodión como de negativos de papel.

El día de la conferencia se expondrá un aparato estereoscópico de espejos (modelo de Charles Wheatstone) con una vista de Málaga para ser observada en tres dimensiones.

___________________________

Dos fotografías como ejemplo

La imagen que hemos colocado en la parte superior es la mitad de un par estereoscópico de Ernest Lamy, un fotógrafo francés que visitó la ciudad en 1863. Nos parece una impresionante vista del puerto ocupando la actual Plaza de La Marina, con la Cortina del Muelle y la Catedral al fondo.

Louis Leon Masson. [Málaga, convento de La Victoria] Detalle. Albúmina, 1858/62 (Col. Fernández Rivero)
Louis Leon Masson. [Málaga, convento de La Victoria] Detalle. Albúmina, 1858/62 (Col. Fernández Rivero)
Esta segunda fotografía se debe a L. L. Masson que tiene en su haber una gran colección de fotografías andaluzas y también de otros puntos de España. Su trabajo se desarrolla entre finales de la década de 1850 y los comienzos de la siguiente. No se conoce ningún catálogo de su obra que carece además de numeración u otro dato que pueda ayudar a calcular el número exacto de las vistas que tomó de cada lugar. De Málaga en concreto conocemos alrededor de 25 imágenes en diferentes formatos.

La vista que os mostramos es interesante, por lo poco usual. Se trata de un detalle que muestra el Convento de La Victoria y su entorno inmediato, tomada aproximadamente en lo que hoy día es la calle Tejeros.

Artículos relacionados en el Blog:

Masson: “La primera fotografía de Jesús del Gran Poder (Sevilla 1857-59)

Lamy: “Ernest Lamy en España 1863”

John H. Mann y el Cementerio Inglés de Málaga -1868

John Hollingworth Mann. [Templo del Cementerio Inglés de Málaga]. Albúmina, ca. 1868
John Hollingworth Mann. [Templo del Cementerio Inglés de Málaga]. Albúmina, ca. 1868 (Col. Fernández Rivero)
El fotógrafo inglés John Hollingworth Mann, se afincó en Gibraltar en 1864. Su actividad ha sido bien investigada por el historiador Rafael Garófano Sánchez, a quien cabe atribuir la identificación de gran parte de la obra de este autor, publicada en la colección del editor escocés George Washington Wilson, una de las industrias fotográficas mas potentes en la Europa de la época, que puede ser consultada en el catálogo de la Universidad de Aberdeen.

Mann, además de atender su establecimiento de retratos en el peñón, realizó interesantes viajes fotográficos en torno a su centro de operaciones y nos legó una serie de imágenes de Andalucía y norte de Marruecos que son, por la fecha en que se realizaron, las primeras conocidas de numerosos pueblos y lugares, en gran parte porque no sólo se interesó por la monumentalidad y las grandes ciudades, sino que su cámara enfocó con generosidad pueblos y paisajes rurales. En conjunto son 305 fotografías. Las andaluzas recogen su viaje de Gibraltar a Granada, en una ruta que se introduce a través de la Serranía de Ronda hacia el interior, con un itinerario de vuelta que pasaba por Alhama y Vélez hasta Málaga, donde embarcó de regreso a Gibraltar.

En la Colección Fernández Rivero se encuentran mas de 50 de estas imágenes, sobre todo de Gibraltar, de Marruecos y algunas andaluzas, tres de las cuales son de Málaga.

Hemos elegido para presentar el trabajo de este fotógrafo la imagen del templete construido en el Cementerio Inglés de Málaga fundado en 1831. (Ver mapa) En la fachada del edificio neoclásico, dedicado parcialmente a vivienda, sus moradores descansan al sol del atardecer. El título original de la fotografía es Residence of custodian in English Cementery Malagay su nº en el catálogo de la colección Wilson el 60.164.

Sin duda John H. Mann, por afinidad con sus compatriotas, sintió la curiosidad de visitar el que fué el primer cementerio no católico en España y que su fundador, el consul inglés William Mark había convertído en un precioso jardín que todavía se conserva .

Saber Más:

La España romántica en versión estereoscópica

Diversas vistas españolas de estereoscopistas de las décadas 1850 y 1860. De izquierda a derecha y de arriba abajo: Adolfo, Dubois, F. Good, Lamy, Gaudin, Furne&Tournier, Marinier, Spreafico, Marinier, Jouvin, Masson y Ferrier. Col. Fernández Rivero.

            1. Adolfo. Patio de los Leones – Alhambra. Granada. 2. Dubois. Interior de la Mezquita de Córdoba. 3. Frank M. Good. Zaragoza. 4. Ernest Lamy. Madrid. Fachada del Congreso. 5. Gaudin. Palacio de Aranjuez. 6. Furne&Tournier Catedral de Málaga desde el puerto. 7. H. Plaut. Madrid. Fuente de La Cibeles. 8. José Spreafico. Puente del ferrocarril Málaga-Córdoba. 9. Jules Marinier. Panorámica de Madrid. 10. Jouvin. Palma de Mallorca.  11. Masson. Córdoba. 12. Ferrier. Segovia, Acueducto romano.  Estereoscopias. Albúmina. h. 1857/1867.  (Col. Fernández Rivero)

El año 2008, el Patronato de la Alhambra celebró un Coloquio titulado

Viaje imaginario y registro monumental en la fotografía del siglo XIX

 Una de las ponencias presentadas fue:

Juan Antonio Fernández Rivero. “La España romántica en versión estereoscópica”. Texto completo con ilustraciones. pdf.

El planteamiento era el siguiente:

La historia de cómo España, para los europeos, paso de ser un país ignoto, con un pasado tenebroso y un presente falto de interés, a  convertirse en foco de interés cultural creciente, incluso en un icono indiscutible del romanticismo, … pasa forzosamente por la versión literaria que difundieron en sus textos los viajeros y por las imágenes creadas por los grandes dibujantes que visitaron el país, como David Roberts ó John Frederick Lewis, multiplicadas en innumerables grabados. 

La fotografía irrumpe en el artesanal medio en el que hasta entonces se han difundido las imágenes y los dibujantes viajeros son sustituidos inmediatamente por los fotógrafos, pertrechados de sus cámaras de grandes placas de cristal… y también de formato estereoscópico. Sobre este trabajo de campo se desarrolla toda una industria fotográfica, en la que destaca el alcance de la estereoscopia que edita masivas series asequibles para el gran público.

Desde los centros neurálgicos de esta naciente actividad, como Londres o París, los editores envían una serie de auténticos fotógrafos pioneros que recorren los lugares más atractivos. Y es así como la primera imagen real de España traspasa nuestras fronteras.

Los nombres de Carpentier, Gaudin, Soulier, Lamy y Andrieu, entre otros, apenas mencionados en la literatura historiográfica española, son sin embargo los autores de un importantísimo conjunto de imágenes españolas de las décadas de 1850 y 1860.

——————-

Abstract

After the discoveries and experiences of Charles Wheatstone and David Brewster, the stereoscopic photography turns into a great industry from the second half of the decade of 1850. The photography in general and the stereoscopic especially had great influence in the iconographic world of his time and therefore also in the image or graphic representation of the romantic Spain. During the first decade of the photographic-stereoscopic industry many French editors and photographers came to Spain to make collections of view for marketing in Europe. These collections remain virtually unknown to the history of photography Spanish. Three of their best representatives were Gaudin, Lamy and Andrieu. His photographs had great influence on the romantic image of Spain, focusing its interests in the Andalusian cities with more vestiges Arabs as Seville and Granada.

____________

La constatación del escaso número de imágenes que hasta aquellas fechas podían conocerse de este interesante grupo, condujo a la realización de un trabajo de investigación que años después dió como fruto el conocimiento del extenso fondo de los más destacados estereoscopistas de este periodo.

En la actualidad la CFRivero dispone de 1500 cartulinas estereoscópicas con vistas españolas de esta época.

Los siguientes post se centran en el resultado de esta investigación:

Enrique Fazio, primer reportero gráfico español

Enrique Fazio. Tetuán, Puerta de la Reina (Bab Okla). Albúmina. Mitad de un par estereoscópico. 1860Enrique Fazio. Tetuán, Puerta de la Reina. Albúmina. Mitad de un par estereoscópico. 1860 (Col. Fernández Rivero)

La primera constatación histórica de la presencia de un fotógrafo en un conflicto bélico, como corresponsal gráfico la encontramos en la guerra de Crimea, en 1854-55. En los sucesivos conflictos armados de importancia que se dan a partir de esta fecha, 1859 y 1860, con la reunificación de Italia y otros episodios en el imperio británico, estará presente la fotografía.

En España el primer fotógrafo corresponsal de guerra será el malagueño Enrique Fazio, que embarca hacia la llamada “Guerra de África” en 1859 de la mano del escritor Pedro Antonio de Alarcón, el principal ”testigo” literario de esta guerra, que daría origen a una sucesión de intervenciones y conflictos de España en el norte de África que acabarían teniendo una influencia decisiva en nuestra historia.

The first time that there is historical steadfastness of the presence of a photographer in a warlike conflict, as graphic correspondent is in the war of Crimea, in 1854-55. In the successive conflicts armed with importance that happen from this date, 1859 and 1860, with the reunification of Italy and other episodes in the British empire, the photo will be present. In Spain the first corresponding war photographer will be the person from Malaga Enrique Fazio, who embarks towards the called “War of Africa” in 1859 of the hand of writer Pedro Antonio de Alarcón, the main literary “witness” of this war, that would give birth to a succession of interventions and conflicts of Spain in the north of Africa that would end up by having a decisive influence in the history of Spain.

La investigación sobre este episodio se inicia al comprobar la coincidencia de uno de los grabados que acompaña al texto de Pedro Antonio de Alarcón en su relato “Diario de un testigo de la Guerra de África” (pág. 23), con una de las fotografías de Enrique Facio*, que se encuentran en la Biblioteca del Palacio Real en Madrid. En concreto el que reproduce el campamento español en el Serrallo, próximo a Ceuta. Esta imagen es la portada del trabajo que se presentó como ponencia en las XII Jornadas de Historia de Ceuta en 2009.

Puedes consultar el artículo completo:

Enrique Fazio. Tetuán, casa del judío Ersini en la que murió el General Ríos. Albúmina. Par estereoscópico, 1860

Enrique Fazio. Tetuán, casa de Abdalkrim Ersini en la que murió el General Ríos. Albúmina. Par estereoscópico, 1860 (Col. Fernández Rivero)

La Guerra de África convulsionó el mundo mediático de la época y algunos diarios quisieron incorporar por primera vez el testimonio veraz de la fotografía a sus noticias. Es en este contexto en el que se incorpora el joven fotógrafo Enrique Fazio, que nos deja una serie de imágenes muy poco divulgadas, retratos y grupos de militares, campamentos y vistas de la ciudad de Tetuán tras la ocupación española y de los únicos habitantes que quedaron en ella: los judíos.

Es interesante el testimonio que sobre la presencia del fotógrafo nos deja Pedro Antonio de Alarcón en “Historia de un testigo de la Guerra de África”:

“Ocurrióme, pues, en aquel momento, fijar de una vez en la mente de mis lectores una idea verdadera  y  exacta de lo que es un ejército en campaña, y haciendo alto allí mismo, mandé fimcionar a la máquina fotográfica que me sigue en todas estas excursiones, y allá te remito algunas vistas de este pintoresco panorama “.

Las fotografías:

Reproducimos dos de las fotografías estereoscópicas que Enrique Fazio hizo en Tetuán. En ambas puede observarse el sello en seco con el nombre del autor y de la ciudad.

La primera nos ofrece la imagen de la “Puerta de la Reina” (Bab Okla), con algunos militares españoles apostados junto a ella. (Ver mapa) Desconocemos la actual ubicación de este lugar en la ciudad.

La segunda, es un par estereoscópico completo, muestra el patio interior y algunas dependencias de una vivienda de la ciudad situada junto al baño público de Sidi al-Mandari (Ver mapa). El propio Fazio la titula “Habitación en la que murió el General Ríos”. La casa pertenecía a Abdalkrim  Ersini y en ella falleció el general Diego de los Rios, natural de Antequera, en el mes de agosto de 1860 a causa del cólera, como tantos otros soldados que participaron en esta espedición.

Ambas, junto con las 7 estereoscopias que se encuentran en la CFRivero de este autor en Tetuán, son la constatación de la actividad comercial de Fazio practicó en esta ciudad en en el corto periodo que duró la ocupación española.

* Temas relacionados: “Tomado de fotografía”. Grabados al descubierto