Francisco Vargas-Machuca Monzón, alias Mr. Clonwek. Buenos Aires 1878. Ilustración

Desvelada la identidad del daguerrotipista Clonwek

¡Que gran sorpresa nos ha proporcionado la investigación sobre Clonwek!, ¿Quiere conocer con nosotros quien se escondía tras este “artista alemán” que aparece en Madrid en 1849, y que se anuncia “acompañado del mejor fotógrafo de esta corte”?
doi: 10.6084/m9.figshare.3080395

Clonwek. Retrato de una señora con abanico. Madrid. Daguerrotipo iluminado. Ca 1850.
Clonwek. Retrato de una señora con abanico. Madrid, 1857. Daguerrotipo iluminado. Ca 1850.

A partir de la adquisición de este daguerrotipo, única obra conocida de Clonwek, hemos querido conocer mejor a este fotógrafo, un personaje novelesco que,

Retrato de Francisco Vargas Machuca. Litografía anónima. Lit. Martínez y C.ª. Madrid. 1851. Biblioteca Nacional de España.
Retrato de Francisco Vargas Machuca. Lit. Martínez y C.ª. Madrid. 1851. Biblioteca Nacional de España.

consciente de la singularidad de sus vivencias, nos las revela en un fidedigno relato autobiográfico que hemos descubierto(6) en el que nos muestra la auténtica personalidad de este pionero de la fotografía, que no fué otro que el más conocido como escritor Francisco Vargas-Machuca (España h. 1827-Buenos Aires 188-).

Aprendiz de joyero, dibujante, soldado en las guerras carlistas desde los 13 años, literato, periodista, funcionario ocasional, y sobre todo activista político de tendencia liberal, su vida está llena de episodios rocambolescos y huídas, tan pronto lo encontramos dirigiendo uno o dos periódicos en Madrid como capitaneando a las masas en una barricada. Él mismo reconoce que la política marcó su vida y que en los peores momentos fué la fotografía su tabla de salvación:

“… yo por gusto, sin pensar utilizarlo jamás, aprendí el Daguerrotipo y después la fotografía, y esto, en todas las vicisitudes de mi borrascosa vida, á causa de la política, que ha sido mi elemento, me ha salvado, como el náufrago que se salva en una tabla, y jamás le he visto la cara á la miseria.

Este arte lo aprendió en Cartagena en la década de 1840(1), una vez cesado de su carrera militar debido a sus heridas de guerra. Tras sus primeras experiencias como periodista en la ciudad, se trasladó a Madrid donde ejerció como escritor y publicista, pero a poco su participación en las revueltas liberales de 1848 le aconsejan desaparecer. Y es aquí cuando por primera vez aparece Mr. Clonwek:

Con mi aparato Daguerreotípico, pues, fui a establecerme en aquella ciudad [Albacete], ocultándome bajo el nombre supuesto de Mr. Clovvek [sic] Retratista Aleman. Dos años desempeñé a las mil maravillas mi doble papel de retratista y Aleman, sin que nadie sospechase ni por un momento que bajo aquel modesto hábito se ocultaba el director de los periódicos La Luna y El Centinela.

Así pues hemos de situar a nuestro fotógrafo por primera vez en Albacete en 1848

Anuncio de 1849 en el Diario Oficial de Avisos de Madrid
Anuncio de 1849 en el Diario Oficial de Avisos de Madrid

con un nombre que él dice alemán, pero que no se corresponde en realidad con ningún apellido real en ésta ni en ninguna otra lengua. El 25 de febrero de 1849 encontramos un primer anuncio en el Diario Oficial de Avisos de Madrid publicitándose como retratista en calle de la Victoria nº 2, cuarto segundo dcha. Un anuncio que se repite en otros periódicos, como El Observador. Además aprovecha sus relaciones con sus colegas del periodismo para que de vez en cuando aparezcan elogios al trabajo de su gabinete. o anuncia que sus retratos son de mayor tamaño que el conocido “hasta ahora” ya que ha recibido una nueva máquina de París.

Curiosamente se anuncia al principio “acompañado del mejor fotógrafo español”, dando incluso la razón de que este acompañante estaba anteriormente instalado en la calle Espoz y Mina 5, “Clonweck y compañía”, pero ya a finales de año su acompañante desaparece, y en febrero de 1850 abre un nuevo estudio en la calle Caballero de Gracia 12, cuarto tercero.

Este rastro de su quehacer fotográfico en la prensa madrileña es el único dato que hasta ahora han podido reflejar los fotohistoriadores, un rastro difícil de seguir ya que su extraño nombre hace que los tipógrafos cometan errores: Clonwetn, Clonweky, Clouvretu… el daguerrotipista desaparece con su último anuncio en abril de 1850. Abandonó entonces la fotografía para dedicarse a escribir, entre otras cosas ya que de esta fecha datan sus semblanzas de los Srs. Diputados … pero en 1853 son descubiertas sus actividades revolucionarias en la preparación de lo que un año más tarde constituiría “La Vicalvarada“. Y de nuevo …

me transformé por segunda vez en el Retratista al Daguerreotipo, J. Clonwek, artista Alemán. … me establecí … en Guadalajara … de allí pasé a Albacete, Granada y Loja, donde residía su familia y donde realizó un retrato al General Narváez. De Loja pasé a Málaga,

Permita el lector aquí un paréntesis que ilustre su paso por esta ciudad que visitó en octubre de 1854 con gran despliegue de medios. Su anuncio en “El Avisador Malagueño” era de un tamaño inusitadamente grande y colocó muestras de su trabajo en varios comercios de las calles Granada y Especerías. Se decía

Anuncio de Mr. Clonwek en Málaga. El Avisador Malagueño. 18 de Octubre de 1854
Uno de los anuncios de Mr. Clonwek en Málaga. El Avisador Malagueño. 18 de Octubre de 1854

socio de las Academias de Artes de París y Bélgica y venía “… en compañía del mejor fotógrafo español…” … se estableció en la calle de San Juan de los Reyes 9 (entre Nueva y Larios) y su oferta era completísima: retratos coloridos por nuevos métodos que daban la perfecta entonación de carnes, trajes y adornos, gran surtido de marcos, medallas, estuches de tafilete… todo para colocar mejor los retratos. Los precios variaban, según los tamaños, entre 30 y 60 reales -caros, teniendo en cuenta que el Conde de Lipa los tenía a 19 rs. los más pequeños- pero hacía también grupos, en cuyo caso, dependiendo del número de personas, podía llegarse hasta los 160 rs. Por si todo esto fuera poco también daba clases, en doce lecciones, y proporcionaba máquinas y materiales”. Estuvo aproximadamente un mes.(4)

… de Málaga a Córdoba en 1854. Donde el artista Clonwek se une de nuevo al estallido revolucionario, a causa de lo cual “… dió fin la segunda jornada del artista Mr. Clonwek … recogió … sus bártulos de hacer retratos y entró en Madrid, sin la máscara de artista, a ocupar su puesto en la brecha, como escritor público y a defender con la pluma al Gobierno de la revolución.” En este caso desde el periódico “Fray Tinieblas”.

Cansado de los problemas que le ocasionaba esta publicación, continuamente denunciada, comienza a gestionar una compañía de seguros agrarios, La Iberia, pero de nuevo en la Contrarevolución de 1856 le vemos comandando a los revolucionarios en “una barricada que levantamos en la plaza de Santo Domingo … la Dirección de la Sociedad La Iberia, servía también como de Cantón a retaguardia …“. Derrotados los revolucionarios y desmantelada su sociedad, Francisco nos cuenta cómo de nuevo tuvo que ocultarse …

“… volví a mi tercera jornada de retratista bajo el conocido pseudónimo de Mr.

Etiqueta del daguerrotipo que publicamos más arriba
Etiqueta al dorso del daguerrotipo que publicamos más arriba

Clonwek artista alemán, para reposar tranquilo, viajando por los pueblos, … como para reponer un poco mi bolsillo ya exhausto…

Según comprobamos por la prensa, también ejerce de fotógrafo en Madrid, al menos desde el 29 de mayo de 1857, este día La Iberia alaba sus trabajos con gran profusión de detalles. En su biografia indica que regresó a Madrid en 1859 iniciando de nuevo sus trabajos periodísticos y literarios,

Clonwek. 24/06/1860 Diario Oficial de Avisos de Madrid
Anuncio de Mr. Clonwek. 24/06/1860 Diario Oficial de Avisos de Madrid

pero la prensa le revela aún como  fotógrafo establecido esta vez en la calle Toledo 4, cuarto segundo, dato que confirma el Anuario general del Comercio… de Martí en los años 1861 y 63(2). En esta ocasión ofrece no sólo daguerrotipos sino fotografías sobre papel, cristal y placa … tamaño de tarjeta, es ya un fotógrafo de la carte de visite. En su último anuncio de 1 de Julio de 1860 informa que lleva ya establecido en la capital tres años.

Es en 1864 cuando inicia una actividad comercial y financiera con una empresa denominada “Centro Industrial y Mercantil” situada en la c/Arenal 18, con bastante éxito inicial, ya que llegó a promocionar negocios inmobiliarios, un establecimiento calco-fotográfico en la calle del Conde Duque 8, un taller de coches mecánicos … pero también con algunos fracasos como la quiebra de un negocio de cría de gusano de seda en Aranjuez. Pero al ser descubierta su participación en las intrigas de Prim para revelarse contra el gobierno, se ve obligado a huir de Madrid en 1866 bajo un nuevo nombre, esta vez utilizando el apellido materno, y es aquí donde nace el fotógrafo Francisco Monzón, un español casado y con dos hijos (Rosario y Salomón) que aparece en Bayona y después en París.

Me decidí a ser fotógrafo: estudié en uno de los mejores talleres de Paris el arte, que era muy distinto del Daguerreotipo que yo sabía; y provisto de máquinas y demás, me fuí a vivir a Tolosa … estableciéndome en la calle de las Leyes número 5“.

Una realidad que nos confirma el directorio Voignier(3): “MONZON. ph. Toulouse (Haute Garonne), rue des Lois 5; vers 1867“. A lo largo de toda su vida y en sus diferentes actividades Francisco Vargas-Machuca demostró siempre habilidad, arrojo y audacia, no exento de una gran inteligencia y cierta formación. Sus habilidades sociales le permitieron relacionarse con la alta sociedad cuando le fue necesario, hasta el punto de ser recibido por la reina Isabel II en varias ocasiones. Esta actitud personal se refleja también en su actividad fotográfica, demostrando ser un auténtico publicista: el tamaño y contenido de sus anuncios es mayor que el de sus competidores, presume de su pertenencia a Academias de arte (París y Bélgica), también sus productos son más caros ya que ofrece la mas alta calidad tanto en el trabajo como en los soportes, afirmando en ocasiones poseer algún exclusivo método o invención. Cuando llega a una ciudad coloca muestras de sus trabajos en los escaparates de los establecimientos más céntricos, reparte folletos …

No deja de intrigarnos el acompañante que trabaja con él, este “mejor fotógrafo español”, que aparece o desaparece de sus anuncios según la ocasión y que nos hace sospechar que a veces pudo ser real y otras un ardid que le permitía adoptar el rol de fotógrafo alemán, posiblemente disfrazado e incluso quizás imitando el acento, o el de español, según conviniera en cada plaza que visitaba o en cada momento, sobre todo cuando trabajaba en Madrid, una ciudad en la que Francisco Vargas Machuca era bien conocido.

Su estancia en Toulouse fué corta pues decide emigrar a Argentina el mismo año de 1867, desembarcando en Buenos Aires donde se dedica también a escribir y publicar bajo el pseudónimo de “El Moro Muza”, y donde solo descubre su identidad pasados más de diez años en que confiesa publicamente ser Francisco Vargas-Machuca Monzón, biografíado por el escritor Ventura Linch.(6)

Portada del libro de Ventura Lynch "El proscrito ó biografía de El Moro Muza"
Portada del libro de Ventura Lynch “El proscrito ó biografía de El Moro Muza”
Texto final del relato "El proscrito..."
Texto final del relato “El proscrito…” (6)

Pero sigamos al fotógrafo Francisco Monzón que abre un establecimiento fotográfico en la capital titulado “Fotografía Universal, Francisco Monzón y Señora”, del cual hemos encontrado un primer anuncio en 1870 que aparece durante todo el mes de enero en el periódico La Nación. El fotohistoriador Norberto Pablo Cirio (7) documenta su publicidad en 1873 en La Igualdad, donde indica que es su esposa quien hace los retratos a las señoras. Este mismo autor nos descubre probablemente su último aviso en prensa el 10 de Febrero de 1882.

Francisco Vargas-Machuca Monzón, alias Mr. Clonwek. Buenos Aires 1878. Ilustración
Francisco Vargas-Machuca Monzón, alias Mr. Clonwek. Buenos Aires 1878. Ilustración que figura en el libro “El proscrito”

Alejandra Niedermaier dice: “en el diario ‘La Pampa’ en el año 1874 hallamos el primer aviso, en todos la activa participación de la señora resulta un solido argumento publicitario. Este mismo aviso también lo encontramos en 1877 en periódicos de Chivilcoy y Mercedes, invitando así a retratarse durante un posible paseo por la capital“(5)

En 1877 se anuncia el el periódico “El Nacional” en la dirección c/ Artes, 224 y no deja de ofrecer las últimas innovaciones como cuando oferta un nuevo procedimiento que hace a las “fotografías permanentes e inalterables” según un método de su invención: “sistema Monzón”. No se pierdan este otro que hemos encontrado en “La Nación” este mismo año.

Francisco Monzón. Dorso de una carte de visite. Buenos Aires, 1870-82 (Col. Daniel Sale)
Francisco Monzón. Dorso de una carte de visite. Buenos Aires, 1870-82 (Col. Daniel Sale)

Pero no fué este su único estudio, ya que Andrea Cuarterolo lo sitúa simultáneamente en el nº 148 de la misma calle Artes, un dato que confirmamos por estár impreso en un reverso de sus cartes de visite que reproducimos gracias a la cortesia del coleccionista Daniel Sale. Desconocemos la fecha en que termina su actividad o qué fue de su vida desde estos años, pero sí podemos indicar que en 1885 el gabinete fotográfico de la calle Artes 224 pertenece ya al fotógrafo G. Cappelli. Sabemos también que su hijo Salomón Monzón dió continuidad a la “Fotografía Universal” aquí pueden ver el reverso de una tarjeta que así lo acredita.

Estamos pues ante un fotógrafo de larga trayectoria profesional (cerca de cuarenta años) que es uno de los primeros daguerrotipistas profesionales españoles conocidos, y además de los pocos de los que se conserva alguna obra de esos primeros momentos. El retrato que presentamos es de gran calidad, fuerza expresiva y elegante composición. Ojalá apareciera más obra suya para poder evaluarlo mejor pero de cualquier manera estamos convencidos de que jugó un importante papel en la divulgación del daguerrotipo en España durante aquellos años claves que van desde finales de la década de 1840 hasta mediados de la siguiente, pues él afirma su presencia, desde su aprendizaje en Cartagena entre 1843-46, al menos en las ciudades de Guadalajara, Albacete, Madrid, Toledo, Granada, Loja, Málaga y Córdoba.

——————————-

De su producción como escritor, remitimos a la completa bibliografía que puede encontrarse en WorldCat.

Bibliografía:

(1) Bernad y Fontana aparecen en Murcia en 1845

(2) Rodríguez Molina, Mª José; Sanchís Alfonso, José Ramón. Directorio de fotógrafos en España (1851-1936) : (elaborado con la información que proporcionan los anuarios y guías comerciales). Valencia : Archivo General y Fotográfico de la Diputación de Valencia , 2013. 2 (vol.) ISBN (o.c.) 978-84-7795-673-0

(3) J.-M. Voignier. Répertoire des photographes de France au dix-neuvième siècle. Le pont de pierre, 1993. pág: 186.

(4) Juan Antonio Fernández Rivero. “Historia de la fotografía en Málaga durante el siglo XIX“. Málaga: Miramar – Universidad, 1994.

(5) Alejandra Niedermaier. “La mujer y la fotografía: un juego de espejos constitutivos de identidad y de historia“. En: Arte y crisis en Iberoamérica, segundas jornadas de historia del Arte. Ril Editores, 2004. p: 338

(6) Francisco Vargas Machuca, Ventura Lynch. “El proscrito, Ó, Biografía De “el Moro Muza”: Con su Retrato… – Primary Source Edition”. Facsimil de la edición: Buenos Aires, Imprenta Americana, 1878.

(7) Norberto Pablo Cirio. Tinta negra en el gris del ayer: los afroporteños a través de sus periódicos.

(8) Juan Gómez. “La fotografía en la Argentina: su historia y evolución en el siglo XIX, 1840-99. Abadía Editora, 1986. Pags.: 87 y 96.

Tras los pasos de Lorichon

Fué Enrique Lorichón uno de esos fotógrafos inquietos que lejos de permanecer en una única ciudad viajaba continuamente propagando el nuevo arte, como hicieran también el Conde de Lipa o Gairoard. De hecho se van encontrando pistas de sus visitas en Barcelona, Sevilla, Murcia, Santander… y sobre todo en Málaga, ciudad con la que establece una relación especial.

Daguerrotipo coloreado de Dorotea Sholtz de Málaga, n 1857, realizado por E. Lorichon
Lorichon, E. Retrato de Dorotea Sholtz von Hermensdorf Caravaca, de Málaga, 1857. Daguerrotipo coloreado. (CFRivero)

Recientemente el Arxiu Fotogràfic de Barcelona, ha publicado un libro sobre los inicios de la fotografía en Barcelona, que aporta nuevos datos de la trayectoria de este personaje (1). Este pionero de la fotografía en España, miniaturista y litógrafo en origen … (“artista” en algunos documentos), se localiza en aquella ciudad a partir de 1834 ejerciendo con éxito su profesión de retratista entre la burguesía catalana. Sabemos también que realizaba copias litográficas de diversos autores para la enciclopédica obra de Parcerisa Recuerdos y bellezas de España. Pero a partir de 1848 lo encontramos ejerciendo como fogógrafo daguerrotipista, ya que tal y como sucedió con tantos otros miniaturistas, pasó de forma natural de los pinceles a la cámara daguerrotípica, eso sí, aprovechando sus dotes artísticas para “iluminar” el aspecto monócromo de la placa plateada.

En la Historia de la fotografía en Málaga durante el siglo XIX, que publicamos en 1994, ya contábamos que Enrique Lorichon, nacido en Belabre (Francia) hacia 1800 y que en 1827 se encontraba en Bruselas donde nació su hijo Eugenio, aparece en Málaga el 9 de marzo de 1853, anunciando en un periódico local su oferta de “Retratos fotográficos a 20 rs. y más según sus tamaños, por Mr. E. Lorichon, calle S. Juan de Dios, nº 14.” Se trata de retratos en daguerrotipo ya que (a pesar de que el Conde de Lipa ya realizó fotografía en papel con anterioridad en esta ciudad) el uso del papel por parte de este fotógrafo en Málaga no lo tenemos documentado hasta febrero de 1854 cuando para anunciar en el periódico que se traslada a un nuevo estudio en la Plazuela de los Moros nº 22, indica además que “realiza daguerrotipos sobre papel por un método sólo conocido por él“.

Sus anuncios siguen apareciendo ininterrumpidamente hasta 1860, ¡unos años en los que también está comprobada su presencia en otras ciudades españolas!. Sin embargo todo se aclara cuando al examinar los padrones descubrimos que “E. Lorichon” son en realidad dos personas, padre e hijo: Enrique Lorichon y Jompy y Eugenio Lorichon Morelle, de unos 60 años el primero, viudo, y de unos 30 el segundo. En su primera visita a Málaga establecieron su estudio en una de las fondas de la calle San Juan de Dios. Pero en la ciudad sólo hay otro fotógrafo, el Conde de Lipa, y el mercado crece por días, así que el hijo se hace cargo del negocio en la ciudad y el padre sigue viajando. Entretanto el joven Eugenio Lorichon conoce a la malagueña Joaquina Mayor Baro con quien contrae matrimonio – una fecha que hoy ya podemos aportar – el 23 de Septiembre de 1855, que coincide con una de las visitas de Enrique, y que se anuncia de nuevo en “El Avisador”:  “E. Lorichon … de vuelta de su viage de Francia …”.

Mostramos aquí una imagen de la inscripción civil de su matrimonio, en el que se anota “Poz” como lugar de nacimiento de Enrique Lorichón (quizá el topónimo de un lugar de menor importancia próximo a Belabre). También es interesante hacer constar que en la inscripción correspondiente en los archivos diocesanos que indica que el matrimonio se celebró en la Parroquia de Santiago, se cometió el error de nombrar como contrayente a “Enrique Lorichon” y que sólo fué diez años después cuando se corrigió el error, tachando el nombre y poniendo Eugenio en su lugar, mediante la correspondiente diligencia.

Inscripción del matrimonio civil de Eugenio Lorichon y Joaquina Mayor
Inscripción del matrimonio civil de Eugenio Lorichon y Joaquina Mayor

Así que al aumentar el número de miembros de la familia, trasladan su estudio y residencia a la calle Boquete del Muelle. Enrique Lorichón viaja continuamente pero regresa repetidamente a Málaga cargado de novedades. En 1857 se produce en la ciudad la revolución del estereóscopo, por Mr. Georges, a la que Lorichon responde rápidamente y amplia su repertorio a fotografías en “… papel, marfil, hule, lienzo, cristal, plancha metálica, y estereóscopo”. En 1858, y con motivo de una de estas visitas, los Lorichon vuelven a crecer y sitúan su estudio en una nueva localización: Calderería 5, se anuncian juntos padre e hijo como los Sres. E. E. Lorichon, e introducen la novedad de un nuevo y perfeccionado aparato estereoscópico.

Este último anuncio contiene también una interesante observación: “Los retratos sobre lienzo y hule tienen la ventaja de no reflestar como los semejantes hechos sobre plancha metálica, de estar en su ser y no ser de derecha a izquierda y de poderlos mandar en una carta, sin tener alteración alguna”. Es curioso que atribuye a las fotografías sobre lienzo y hule todas las ventajas que en realidad deberían tener también las de papel, pero sin incluirlas, lo que delata el escaso desarrollo aún de la fotografía en papel, al menos en Málaga.

Pero sorprendentemente el 14 de septiembre de 1859 muere de “tisis” (como concretan García Felguera y Martí) Eugenio Lorichon. Sabemos por los padrones de la presencia en Málaga de su padre en estas fechas anteriores al triste acontecimiento y después hasta ya bien entrado 1860, más tarde viaja a Murcia y en 1861 se le identifica en Santander, en ambas ciudades asociado con Planchard. Su fallecimiento se produce en esta última ciudad el 28 de julio de 1862(2).

La viuda de Eugenio, Joaquina Mayor Baro, continua explotando el establecimiento fotográfico unos años más, convirtiéndose de esta forma en una de las primeras fotógrafas andaluzas. Comienza anunciándose a partir de agosto de 1860 como Joaquina Mayor de Lorichon y más tarde indicando sólo el domicilio.

Dos inscripciones de imprenta en los dorsos de las "cartes de visite" de la Viuda de Lorichon
Inscripciones de imprenta en los dorsos de las “cartes de visite” de la Viuda de Lorichon. (CFRivero)

En esta situación permanece hasta finales de 1864. En enero de 1865 traspasa el estudio al fotógrafo francés Edmundo Mulchor que al año siguiente lo traspasa a su vez al malagueño Joaquín Sánchez.

La ilustración:

En la Colección Fernández Rivero tenemos un daguerrotipo firmado por E. Lorichón, datado en 1857, un retrato de la señorita malagueña Dorotea Sholtz von Hermensdorf Caravaca (1836-1906), hija del alemán D. Christian Sholtz von Hermensdorf fundador de las “Bodegas Sholtz”, que fue una de las mas importantes en la producción del famoso vino dulce de Málaga.

También hemos podido revisar al menos dos daguerrotipos firmados por E. Lorichon realizados en Málaga, ambos retratos coloreados de dos caballeros, uno de ellos es una pequeña placa de unos cinco por ocho centímetros bastante deteriorado. El otro está bien conservado y retrata a un militar en 1856.

En Daguerrobase pueden verse cinco daguerrotipos debidos a Lorichón y realizados en Barcelona

Bibliografía:

(1) García Felguera, María de los Santos y Martí Baiget, Jep. “Barcelona i la daguerrotípia”. En: El Daguerreotip. L’inici de la fotografia. Barcelona : Ajuntament de Barcelona – Arxiu Fotografic de Barcelona, 2014.

(2) Dato investigado por María de los Santos García Felguera y publicado por José Antonio Torcida: “Julio Planchard Thenille, daguerrotipista y fotógrafo ambulante” en: Fotografía antigua de Cantabria, 2017.

Torcida, José Antonio. “El daguerrotipo. El inicio de la fotografía, y Enrique Lorichon”, en: Fotografía antigua de Cantabria. 2014.

Fernández Rivero, Juan Antonio. Historia de la fotografía en Málaga durante el siglo XIX. Málaga : Universidad – Editorial Miramar, 1994.

Riego, Bernardo. Cien Años de Fotografía en Cantabria. Lumberg, 1987.

Post relacionados:

Hallado un daguerrotipo de Gairoard

20 años de investigación fotohistórica en la CFRivero

¡Gracias por leer esta entrada!

Si te ha gustado… ¡difúndela!

20 años de investigación fotohistórica en la CFRivero

Encontraréis aquí acceso  a algunos capítulos de nuestras publicaciones sobre historia de la fotografía. A estas alturas de nuestra experiencia como coleccionistas de fotografía antigua, creemos que esta actividad conlleva un contínuo e imprescindible trabajo de investigación. Es un aprendizaje en el que, en gran parte, son las propias fotografías las que hablan por sí mismas y en el que, como en un puzle inmenso, las piezas, grandes o pequeñas, van encajando en la historia de este arte, del que aún queda mucho por descubrir. Así que en estos días en que se cumplen 20 años desde la aparición de nuestros primeros libros sobre historia de la fotografía, queremos celebrarlo con quienes nos miran y nos leen asiduamente, con quienes nos buscan … y nos encuentran, o simplemente con quienes dan con nosotros por casualidad y disfrutan de nuestras imágenes. Queremos compartir con vosotros, aunque sea parcialmente, aquellas monografías que se editaron únicamente “en papel”. Junto a sus portadas os dejamos el enlace a alguno de sus capítulos que hemos reproducido digitalmente. Historia fotografia MalagaFernández Rivero, Juan Antonio. Historia de la fotografía en Málaga durante el siglo XIX. Málaga, Universidad de Málaga-Ed. Miramar, 1994 Disponible a texto completo:

Este trabajo fue una de las primeras fotohistorias locales que se publicaron en España, tras los trabajos generalistas de Lee Fontanella, Publio López Mondéjar, Marie Loup Sougez y otros. Ese mismo año se publica también: Desde Málaga recuerdos

Disponible a texto completo:

En los años siguientes el propio estudio de la colección fotográfica nos descubre la laguna que existe en el conocimiento de la fotografía estereoscópica, y es así como surge una obra de investigación que ahora cumple 10 años, durante los cuales se ha convertido en todo un referente para la fotohistoria española, dando lugar al mismo tiempo a una fuerte y merecida revalorización de la fotografía estereoscópica en España y al reconocimiento del importante lugar que ha ocupado en la formación de su historia iconográfica. Tres dimensiones Fernández Rivero, Juan Antonio. Tres dimensiones en la historia de la   fotografía. La imagen estereoscópica. Málaga, Ed. Miramar, 2004. Una   completa historia de la fotografía estereoscópica desde sus inicios en 1838 hasta las primeras décadas del siglo XX. Explicaciones técnicas y capítulos dedicados a Inglaterra, Francia, Estados Unidos y España. Se completa con un índice onomástico. Disponible a texto completo:

Por último advertir al lector que tenga siempre en cuenta la fecha de los textos que reproducimos y considere que el tiempo también ha pasado por ellos y por tanto alguno de sus datos puede tener una versión actual más completa o exacta. Otras publicaciones de la CFRivero pueden verse en el repositorio E-Lis

¡Gracias por leer esta entrada!

Si te ha gustado… ¡difúndela!