Gustave Doré. Madrid, Fuente de la Cibeles. Grabado. / Jean Laurent. Madrid, Fuente de la Cibeles. Ca. 1870. Albúmina sobre papel. (CFRivero)

Doré y el uso de la fotografía en su obra l’Espagne

Autor desconocido, Mauzaisse ?. Salón de Embajadores en el Alcázar de Sevilla. Ca. 1865. Albúmina / Gustave Doré. Grabado. 1874
Autor desconocido, Mauzaisse ?. Salón de Embajadores en el Alcázar de Sevilla. Ca. 1865. Albúmina / Gustave Doré. Grabado. 1874

L’Espagne es el título del relato del viaje por España que realizaron en 1862 Gustave Doré y su amigo Charles Davillier. Por supuesto que el resultado fue un libro genialmente ilustrado en el que Doré, tras las maravillosas imágenes de ambiente cargadas de personajes, hubo de incluir los monumentales decorados que el público europeo identificaba con España. Y es aquí donde entra en juego la fotografía y encontramos que en contra de su costumbre, Doré recurre a las imágenes fotográficas que en aquellos años pudo consultar o adquirir. La identificación de estas fotografías y sus correspondientes versiones en los dibujos de Doré es la aventura que os proponemos.

Abstract:

L’Espagne (in english: Spain) is the title of the account of the journey through Spain that Gustave Doré and his friend Charles Davillier made in 1862. Of course, the result was a brilliantly illustrated book in which Doré, after the wonderful images of the environment loaded with characters, had to include the monumental sets that the European public identified with Spain. And it is here that photography comes into play and we find that, contrary to his custom, Doré resorts to photographic images that in those years he was able to consult or acquire. Identifying these photographs and their corresponding versions in Doré’s drawings is the adventure we propose.

 

Esta investigación ha dado lugar a un artículo que puede leerse en:

La fotografía en la obra de Gustave Doré durante su viaje a España. Fotocinema, 2020, nº 21 p: 289-318. DOI https://doi.org/10.24310/Fotocinema.2020.vi21.10010

Antecedentes:

Incluímos también en este post la presentación utilizada en el Curso de Verano de la Universidad de Almería: “Andalucía en la historia fotográfica del XIX“, en la que se aprecia con todo detalle la relación entre grabados y fotografía:

Fue la exposición “Gustave Doré, viajero por Andalucía” en colaboración con el Museo Carmen Thyssen Málaga, el detonante de esta investigación de la que publicamos algunos indicios en “La España romántica en versión estereoscópica”, en 2008.

Grabado de Doré de Málaga y fotografía de Spreafico de la misma imagen
José Spreafico “Málaga, Puerto y Catedral”. Albúmina, 1862. Gustave Doré. Málaga, el puerto y la catedral. 1864

También en este blog publicamos un pequeño post que titulamos “Tomado de fotografía”, grabados al descubierto. En el que hacíamos un pequeño avance con el ejemplo del grabado de Doré del puerto y la catedral de Málaga.

Segovia "La Catedral" Grabado de Doré y fotografía de Gaudín. 1857
Gustave Doré. Segovia, la Catedral. Grabado de la p. 635 de L’Espagne. A. Gaudin et frères. Segovia, Cathedrale. Estereoscopia en albúmina. 1857.
Doré y sus técnicas de trabajo:

Tras los primeros hallazgos de las coincidencias entre los grabados y fotografías coetáneas de aquellos paisajes y monumentos españoles, vino la curiosidad por conocer si entre sus técnicas habituales de dibujo se incluía el uso de fotografías, o en qué otras obras se habían utilizado como inspiración de los grabados… Nada de esto puede deducirse del estudio de su biografía ni de la descripción de sus trabajos que hacen los especialistas, más bien al contrario Gustave Doré es un dibujante imaginativo que transforma una realidad que queda grabada en su mente, sin ni siquiera tomar apuntes del natural. En cierta ocasión, en un paseo por Londres para preparar un trabajo sobre la ciudad, su acompañante Blanchar Jerrold le presiona para que dibuje sobre la marcha, Doré le responde con una frase que se haría famosa: “Tengo la cabeza llena de colodión”*.

Gustave Doré. Toledo, Puerta de Bisagra. Grabado. / Ernest Lamy, id. Estereoscopia en albúmina. 1863
Gustave Doré. Toledo, Puerta de Bisagra. Grabado. / Ernest Lamy, id. Estereoscopia en albúmina. 1863

Así, su obra L’Espagne se nos revela como una obra ciertamente atípica en la trayectoria de Doré, a quien imaginamos inducido por su editor, Hachette, a ilustrar también con vistas topográficas que potenciaran la identificación del país entre los lectores. 

Alejandro Massari?. Sevilla, Hospital de la Caridad. 1860. Albúmina / Gustave Doré. id. Grabado
Alejandro Massari?. Sevilla, Hospital de la Caridad. 1860. Albúmina / Gustave Doré. id. Grabado
Investigación sistemática:

La búsqueda sistemática de fotografías contemporáneas a la realización de los grabados nos ha descubierto hasta ahora treinta y ocho casos de coincidencias, que quedan gráficamente explicadas en el Cuadro 1 del artículo que referenciamos más arriba:

Fernández Rivero, Juan Antonio: Cuadro 1 (primeras líneas) del artículo La fotografía en la obra de Gustave Doré durante su viaje a España. Fotocinema, 2020, nº 21 p: 289-318. DOI https://doi.org/10.24310/Fotocinema.2020.vi21.10010
Reproducción parcial del Cuadro 1
Último descubrimiento:

Autor desconocido, Mauzaisse ?. Salón de Embajadores en el Alcázar de Sevilla. Ca. 1865. Albúmina / Gustave Doré. Grabado. 1874A ellas hay que sumar el último descubrimiento que llegó tras la publicación del trabajo, pero que ahora podemos incluir en este post: Se trata del grabado del Salón de Embajadores del Alcázar de Sevilla que encabeza estas líneas y que reproduce exactamente la fotografía que le acompaña cuyo autor podría ser Mauzaisse.

Conclusión:

La genialidad de Gustave Doré y la calidad de su obra  son hechos indiscutibles, el uso de la fotografía para la realización de grabados y pinturas fue una práctica común desde los primeros momentos de la existencia de este arte, una cuestión que no desdice en absoluto el trabajo del artista. Pero sí es necesario establecer hechos como el estudiado que ponen de relieve cuestiones tan interesantes como la circulación de los productos fotográficos en las capitales españolas, o en París… los autores artífices de aquellas fotografías, la identificación que ambos, fotógrafo y dibujante, hicieron de los lugares más emblemáticos de la España romántica…

Gustave Doré. Sevilla, Catedral, Puerta del Perdón / Ernest Lamy. Id. 1863. Albúmina
Gustave Doré. Sevilla, Catedral, Puerta del Perdón / Ernest Lamy. Id. 1863. Albúmina

Aún quedan algunos grabados susceptibles de una procedencia fotográfica, que también quedan indicados en otro de los cuadros del artículo, en espera quizá de alguna otra investigación.

Jean Laurent. Madrid, Palacio de Oriente. 1879, albúmina / Gustave Doré, id. Grabado.
Jean Laurent. Madrid, Palacio de Oriente. 1879, albúmina / Gustave Doré, id. Grabado.

En la cabecera: La Fuente de Cibeles en Madrid, grabado de Doré y fotografía de Jean Laurent en 1870.

* Doré intenta así explicar que su cabeza es como una cámara fotográfica al “colodión”, que es la técnica imperante en aquellos momentos.

Rafael Garzón Rodríguez. Nº 387 Granada. Danza de Jitanos por el Capitán Juan Amaya. Albúmina, ca. 1890

El secreto de los Garzón

¿Se imaginan la sorpresa de encontrar detrás de un muro una colección de placas fotográficas de cristal realizadas alrededor de 1900? Pues así sucedió no ha mucho tiempo en Córdoba, cuando Daniel Garzón, descendiente de la familia del fotógrafo Rafael Garzón, remodelando el antiguo estudio familiar, encontró un auténtico tesoro de imágenes que hoy se hallan en el Archivo Municipal de la ciudad.

Portada del Catálogo de la exposición
Portada del Catálogo de la exposición “Los Garzón, Kalifas de la fotografía cordobesa”. Córdoba, Ayuntamiento, 2017

Can you imagine the surprise of finding behind a wall a collection of glass photographic plates made around 1900? As it happened, there was not much time in Cordova, when Daniel Garzón, a descendant of the photographer Rafael Garzón’s family, remodeling the old family studio, found a real treasure trove of images that are now in the Municipal Archive of the city.

A raíz de este hallazgo, la directora del Archivo Ana Verdú, ha organizado en el precioso patio de su sede, una exposición que ha comisariado el fotoperiodista Antonio Jesús González, cuyo trabajo de investigación acerca de la vida y obra de “los Garzón” se nos revela en el catálogo(1) de la misma, junto con una magnífica selección de la obra de estos fotógrafos, una auténtica saga familiar que trabajó en Granada, Córdoba y Sevilla entre 1880 y 1945.

En el inmueble situado en la esquina de la calle Corregidor Luis de la Cerda con la plaza que va a la Puerta del Puente, se encuentra la casa/estudio de Rafael Garzón Herranz, decorada con reproducciones de las columnas de la Mezquita y otros detalles arquitectónicos, que permitían recrear un ambiente morisco, muy del gusto de los turistas, que ataviados con disfraces posaban para el fotógrafo, llevándose un peculiar recuerdo de su visita. Y es entre estas paredes donde casualmente han aparecido una serie de cajas de madera, construidas para contener los negativos de cristal, en buen estado de conservación.

¿No se preguntan ustedes qué causas moverían a los Garzón a emparedar esta selección de sus mejores obras? La fotografía analógica es un material fragil, más como en este caso tratándose de negativos de gelatinobromuro sobre cristal, pero proteger este material de forma tan drástica conlleva la decisión de no volver a utilizarlo, lo que nos lleva a suponer que fuese éste un acto realizado al final de su vida profesional, cuando el estudio se ve obligado a cerrar tras la guerra civil.

Rafael Garzón Rodríguez. Nº 387 Granada. Danza de Jitanos por el Capitán Juan Amaya. Albúmina, ca. 1890
Rafael Garzón Rodríguez. Nº 387 Granada. Danza de Jitanos por el Capitán Juan Amaya. Albúmina, ca. 1890

Cuenta Antonio Jesús González, que Rafael Garzón aprendió fotografía con Juan Mon en Madrid y José García Ayola en Granada, y que al morir el fotógrafo parisino Carlos Mauzaisse, emparentado con la familia, se hizo cargo de su estudio en Granada, con tan solo 22 años. A partir de aquí su mejor baza fotográfica son los retratos a los turistas que visitan la Alhambra, y junto a ellos aquellos productos que pueden interesarles como los retratos de personajes típicos, sin que por ello descuiden la fotografía monumental y topográfica de un alto nivel, que captan no sólo en su ciudad sino también en otras ciudades andaluzas (Málaga, Cádiz, Algeciras, además de Toledo o Tánger), extendiendo su negocio ya entrado el siglo XX a Sevilla y Córdoba.

Rafael Garzón. Nº 119 Granada vista general de la Alhambra, Albaicín y murallas que lo rodean. Albúmina. Ca. 1890
Rafael Garzón. Nº 119 Granada vista general de la Alhambra, Albaicín y murallas que lo rodean. Albúmina. Ca. 1890

Entre las imágenes que la CFRivero conserva de estos fotógrafos, nos han llamado la atención esta poco usual vista de Granada desde el noroeste, en la que se muestra aún como una ciudad medieval tras sus murallas.

Y esta otra vista de Ronda, que guarda cierta similitud con la anterior en la intención del fotógrafo de captar la ciudad en su conjunto, extramuros.

Rafael Garzón. Nº 1461 Ronda, castillos árabes y romanos y vista de la ciudad. Albúmina. Ca 1895
Rafael Garzón. Nº 1461 Ronda, castillos árabes y romanos y vista de la ciudad. Albúmina. Ca 1895

Rafael Garzón. Nº 514 Cordoba, laberinto de columnas en la Mezquita. Albúmina. Ca 1895
Rafael Garzón. Nº 514 Cordoba, laberinto de columnas en la Mezquita. Albúmina. Ca 1895

Su establecimiento de Córdoba data de 1910, regentado por el segundo Garzón de la saga, el joven Rafael Garzón Herranz, sin embargo ya contaba en su catálogo con fotografías de esta ciudad realizadas en años anteriores, como en esta impecable imagen de la Mezquita en la que firma el fotógrafo: “Garzón fotógrafo Granada”.

Rafael Garzón. Nº 1201 Costumbres Sevillanas. Intarior de un corral. Albúmina. 1898
Rafael Garzón. Nº 1201 Costumbres Sevillanas. Interior de un corral. Albúmina. 1898

Su interés por la fotografía costumbrista le llevaba a colarse en el interior de los patios de vecinos y a captar imágenes como esta en la que podemos apreciar la vida cotidiana de los vecinos, el trabajo del zapatero con sus útiles expuestos en la mesa de trabajo, el pequeño aprendiz, el lavadero al fondo… y curiosamente ¡la señora del zapatero leyendo el periódico!

Son escasísimos las colecciones fotográficas, de un mismo autor que han llegado hasta nosotros, pero afortunadamente una suerte de coincidencias han hecho posible que este magnífico conjunto del trabajo de Rafael Garzón, el custodiado por Rafael Garzón Valdearenas y el legado de su familia cordobesa en el Archivo Municipal de Córdoba, haya llegado a nuestros días.

Bibliografía:

(1) Los Garzón, kalifas de la fotografía cordobesa. Coord. Ana Verdú Peral y Antonio Jesús González. Córdoba, Ayuntamiento, 2017. Disponible en Internet.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar