Estereoscopias tissues con “sorpresa”

Las estereoscopias tissues con sorpresa, o “surprise“, son una interesante sofisticación de un producto, la fotografía estereoscópica, que aún hoy no deja de sorprendernos.

Lèon Bloch. Lac de Como Villa Trubetzkoy (Italia). [Copia pirata]. Estereoscopia en albúmina, tissue. CFRivero
Lèon Bloch (1). Lac de Como, Villa Trubetzkoy (Italia). [Copia pirata]. Estereoscopia en albúmina tissue. CFRivero

La experiencia de mirar una fotografía estereoscópica no deja nunca de ser una sorpresa, además de un proceso narrativo que pasa por varias etapas:

Primero se contempla la fotografía monoscópica, algo que hacemos continuamente desde la invención de la fotografía hasta nuestro siglo XXI, mirando una imagen sobre un plano único de una forma que hemos dado en identificar con la “fotografía”, pero que difícilmente se corresponde con la realidad tridimensional si no es por la multitud de convencionalismos mediante los que traducimos esa imagen plana a una real y tridimensional que no existe más que en nuestra imaginación.

Autor desconocido. [Cruzando el arroyo]. Estereoscopia en albúmina tissue. CFRivero
Autor desconocido. [Cruzando el arroyo]. Estereoscopia en albúmina tissue. CFRivero

En segundo lugar se observa la FOTOGRAFÍA en toda su capacidad tridimensional, a través de un visor estereoscópico (o también

Estereoscopo tipo Holmes con una tissue retroiluminada
Estereoscopo tipo Holmes con una tissue retroiluminada

educando la forma de mirar un par estereoscópico prescindiendo del aparato). Y es aquí cuando se produce la sorpresa de vernos transportados al interior de la imagen, la mirada se demora en todos y cada uno de los diferentes planos y áreas espaciales, multiplicando nuestra percepción de detalles y texturas que habían pasado casi desapercibidas en la versión monoscópica.

Y si además de estereoscópica, nuestra fotografía ha sido trabajada como tissue, entonces podemos disfrutar de una tercera y diferente visión al retroiluminar esta imagen translúcida y descubrir un panorama de color y/o la versión nocturna de nuestro paisaje. (2)

DX (Duriaux). [Actriz en una representación]. Estereoscopia en albúmina tissue. CFRivero
DX (Duriaux). [Actriz en una representación]. Estereoscopia en albúmina tissue. CFRivero

Estereoscopias tissues

Para comprender qué es exactamente una estereoscopia tissue no hemos encontrado explicación más detallista que la redactada por el más querido de los conservadores de la fotografía en España: Ángel Fuentes de Cia (4): “Una de las más bellas especialidades de los pares estereoscópicos a la albúmina fueron los tissues … En 1853, J. L. Tardieu utilizó copias positivadas en papeles muy finos para iluminarlas manualmente por el dorso y, tras montarlas entre dos láminas de vidrio, exhibirlas mediante luz transmitida; el resultado plástico de esta propuesta era exquisito. La aplicación práctica a la estereoscopia requirió ciertas mejoras comerciales; el soporte secundario formado por dos láminas de cartón, donde habían sido troqueladas las ventanas, recibía el par de tissues a la albúmina y otro par de papeles blancos translúcidos (utilizados tanto para compensar la falta de estabilidad dimensional provocada por la finura de los tissues cuanto para recibir la estructura de color, bien mediante la aplicación de anilinas, acuarelas o bien mediante tiras de celofán); tras estas operaciones, ambas láminas de cartón eran adheridas con pastas vegetales.

Autor desconocido. [Fiesta de carnaval. Francia]. Estereoscopia en albúmina tissue. CFRivero
Autor desconocido. [Fiesta de carnaval. Francia]. Estereoscopia en albúmina tissue. CFRivero – La útima imagen muestra el reverso de la tissue, para que se aprecie el trabajo de perforación y coloreado de los globos en la parte superior.

Este tipo de pares estereoscópicos ofrecían dos visiones diferentes, según fueran examinados mediante luz reflejada (monocroma) o luz transmitida (pleno color). Para incrementar su espectacularidad en los puntos correspondientes a las luces más altas (llamas, reflejos) se procedía, frecuentemente, a practicar perforaciones en los tissues, ejercicio que ha limitado el número de registros superviviente al incrementar los deterioros de carácter mecánico”.

Photographie G.A.F. [Florent Grau]. Paris   219 Salle de Billard (Château de St. Cloud).  Estereoscopia en albúmina tissue. CFRivero
Photographie G.A.F. [Florent Grau] (7). Paris, Salle de Billard (Château de St. Cloud). Estereoscopia en albúmina tissue. CFRivero. Obsérvese el dorso con las zonas coloreadas y las perforaciones de las lámparas.

El origen de estas composiciones hay que buscarlo en los ingenios precursores de la fotografía y el cine que como describe Rafael Garófano (sobre el ejemplo de Cádiz)(3),  recorrieron los pueblos y ciudades de Europa, mostrando al público diferentes variantes de dibujos iluminados primero, y después de fotografías, que tuvieron su máxima expresión en el exitoso Diorama de Daguerre que presentaba decorados transformables en las versiones día/noche.

BK (Adolph Block). Paris, Gare d'Orleans. Estereoscopia en albúmina tipo tissue surprise. (CFRivero)
BK (Adolph Block). Paris, Gare d’Orleans. Estereoscopia en albúmina tipo tissue surprise. (CFRivero)

Sobre las diferentes formas de denominar las también llamadas french tissues, el Thesaurus for Graphic Materials de la Library of Congress, admite el término Tissue stereographs, y las define como: Estereografías de impresión fotográfica en papel delgado translúcido montado entre placas de vidrio o en tarjetas recortadas a modo de marco; destinadas a ser vistas como transparencias. Muchas de ellas fabricadas en Francia, a menudo en color.

Tissue stereographs es también el término admitido por el Art & Architecture Thesaurus del Getty Research Institute. Quizá podríamos establecer “estereoscopias tissues” como su denominación en castellano.

Estereoscopia tissue con sorpresa

Autor desconocido. [París] 4 Aoùt 1861 à la place du Trône. Estereoscopia en albúmina tipo tissue surprise. (CFRivero)
Autor desconocido. [París] 4 Août 1861 à la place du Trône. Estereoscopia en albúmina tipo tissue surprise. (CFRivero)

Pero hay más: si la que observamos es una estereoscopia tissue con sorpresa, (o simplemente surprise), entonces la retroiluminación nos descubrirá nuevos elementos en la imagen que no es posible observar en la fotografía iluminada directamente.

Como en esta imagen de la plaza de Nation en París (Place du Trône en aquellos años) prácticamente vacía, y que sin embargo al ser iluminada con luz transmitida se convierte en la fiesta del Emperador el 4 de Agosto de 1861, con los fuegos artificiales del famoso pirotécnico  Dèsirè Ruggieri, colmada de espectadores perfectamente dibujados.

Autor desconocido. París, viaducto Nogent-sur-marne. Esteresocopia en albúmina tissue (CFRivero)
Autor desconocido. París, viaducto Nogent-sur-Marne. Esteresocopia en albúmina tissue (CFRivero)

En esta otra el viaducto de Nogent-sur-Marne en París, con luz transmitida muestra un tren circulando sobre él, que no se ve en la version “día”. Y en la vista del puente rústico del Bois de Vincennes, vemos un globo cruzar el cielo nocturno, que no aparecía en su versión diurna.

BK (Adolphe Block). Le pont rustique Bois de Vincennes prés Paris. Estereoscopia en albúmina tipo tissue surprise. CFRivero
BK (Adolphe Block). Le pont rustique Bois de Vincennes prés Paris. Estereoscopia en albúmina tipo tissue surprise. CFRivero

También la silueta de un tren que de pronto aparece en la Gare d’Orleans que habíamos visto en principio completamente vacía, está llamada a “sorprender”, como hemos visto más arriba.

La vistosidad de estas creaciones las hizo objeto de exhibición en espectáculos callejeros y ferias, junto a los polioramas, cosmoramas o neoramas, a través de los cuales la estereoscopia llegó al gran público, algunos de los cuales describimos en el capítulo de “La estereoscopia en España” del libro “Tres dimensiones en la Historia de la Fotografía”(5).

Autor desconocido. Budapest desde el Danubio. Estereoscopia en albúmina tipo tissue surprise. CFRivero
Autor desconocido. [Budapest desde el Danubio]. Estereoscopia en albúmina tipo tissue surprise. CFRivero

Aunque en realidad su creación, como las de las simples estereoscopias, estaba mas orientada a la observación individual, que en el caso de las tissues era posible gracias al estereóscopo de Brewster, con las mejoras

Estereoscopo de Brewster con la fotografía retroiluminada
Estereoscopo de Brewster con la fotografía retroiluminada

introducidas por Duboscq que “sustituyó el fondo opaco por una pantalla de papel o de vidrio translúcido, que permitía así la visión directa de las pruebas transparentes al enfocar el aparato hacia una fuente de luz. Al mismo tiempo abrió una puertecita en la parte superior (…) que llevaba adherido un espejito, de manera que al abrirla inundaba de luz reflejada el interior, permitiendo el examen de las fotogafías”, haciéndolo por tanto apropiado para visionar estereoscopias transparentes y de doble efecto.(5)

BK (Adolph Block). Estanq aux carpes, Chateau de Fontainebleau (Francia). Estereoscopia en albúmina tipo tissue surprise. (CFRivero)
BK (Adolph Block). Estanq aux carpes, Chateau de Fontainebleau [Francia]. Estereoscopia en albúmina tipo tissue surprise. (CFRivero) CORREGIR

Incendios, fuegos artificiales, elementos móviles que recorren la escena, trenes, patinadores… fueron los preferidos por los ilustradores para hacer que la primitiva fotografía estereoscópica potenciase su capacidad narrativa, contando una historia en dos tiempos.

Según Douglas Klahr (2013) “la fotografía estereoscópica [parece estar] en una zona intermedia y transicional entre la experiencia estática de ver una fotografía no estereoscópica y la experiencia fugaz de ver una película”. Para él “las estereoscopias tissues, realizadas con precisión, tenían dos capacidades que ningún otro medio estereoscópico poseía: la capacidad de cambiar de blanco y negro a color y la capacidad de simular el proceso de iluminar un espacio o edificio. Estas dos propiedades no solo crean un nuevo nivel de posibilidades narrativas, sino que también imbuyen a la fotografía estereoscópica con una temporalidad fluida que desafía, y de hecho supera, la del cine.”

Autor desconocido. Patinadores en el lago helado. Estereoscopia en albúmina tipo tissue surprise. (CFRivero)
Autor desconocido. [Patinadores en un lago helado]. Estereoscopia en albúmina tipo tissue surprise. (CFRivero)

Nada haría sospechar al observador de esta vista que al retroiluminarla se convertiría en una pista plagada de patinadores nocturnos.

Cierto es que la mayor o menor delicadeza del artesano a la hora de colorear las tissues, hace que exista una gran diferencia de calidades entre ellas, abundando en exceso las fabricadas con escaso cuidado. Sin embargo entre las tissues surprises encontramos sobre todo trabajos realizados con gran pericia y pulcritud, resultando en muchos casos en verdaderas miniaturas pictóricas de gran calidad.

Dos de los principales fabricantes/editores de tissues fueron Adolphe Block (B. K.) y Florent Grau (G. A. F.) (7), que aparecen bien identificados en sus productos, pero en general no es fácil identificar la autoría de la gran mayoría de las tissues existentes. Ello obedece a dos razones, en primer lugar porque en la época de su mayor difusión, entre 1855 y 1865, la norma era no firmar estas producciones, y en segundo lugar porque abundan mucho las ediciones piratas, a veces incluso con imágenes copiadas de otros editores, pero comercializadas de forma anónima.

BK [Adolph Block]. Le lac et pont des Îles, Bois de Boulogne, Paris.  Estereoscopia en albúmina tipo tissue surprise. (CFRivero)
BK [Adolph Block]. Le lac et pont des Îles, Bois de Boulogne, Paris. Estereoscopia en albúmina tipo tissue surprise. (CFRivero)

Todo ello a causa del alto precio que alcanzaron. Alexis Gaudin incluye en La Lumiere del 24 de abril de 1858, la publicidad de vistas estereoscópicas, con los precios para la docena: Effect de jour et de nuit [surprise] 36 francs. Un coste que triplicaba los 10 o 12 francos que costaban las estereoscopias normales, muy elevado sin duda teniendo en cuenta que el salario medio en el París de la época podía ser de 3,85 francos/día.(6)

Autor desconocido. Char Embourbé, Versailles [estanque de Apolo]. Estereoscopia en albúmina tipo tissue surprise. CFRivero
Autor desconocido. Char Embourbé, Versailles [Estanque de Apolo]. Estereoscopia en albúmina tipo tissue surprise. CFRivero

Este elevado precio trajo como consecuencia que los ejemplares de calidad, bien trabajados, circularan muy poco. Ello unido a la fragilidad de los materiales necesarios para conseguir la transparencia de estas imágenes, un papel albuminado muy delgado, los papeles de seda añadidos, el necesario troquelado del marco… son la causa de que muy pocas de ellas se hayan conservado hasta hoy.

¿Ha observado que en los dos últimos ejemplos, alguno de los elementos “sorpresa” (la barca, los cisnes, la luna), sólo están incluidos en uno de los pares estereoscópicos?. Es una lógica economía de medios, ya que en este caso es suficiente para conseguir el efecto deseado.

Aquí os dejamos esta muestra de las mas llamativas que tenemos en la colección, a partir de aquí nuestro consejo es que las contemple en su pantalla en el tamaño aproximado de una estereoscopia (9×18), que relaje la vista y disfrute de todas las virtudes, la primera su tridimensionalidad, de estas creaciones en los dos formatos que contiene cada una.

Bibliografía y notas

(1) Lèon Bloch, sin duda un apasionado de la fotografía estereoscópica, residió en la segunda mitad del XIX en Ginebra donde fue conocido como fabricante de termómetros de precisión para uso sanitario. Pero su aportación a la ciencia incluye publicaciones sobre, por ejemplo, la conductibilidad comunicada al aire por la oxidación del fósforo

Lèon Bloch. Camara secreta y binoculares de escritorio "Le Sherlock Holmes".
Lèon Bloch. Camara secreta y binoculares de escritorio “Le Sherlock Holmes”.

Construyó cámaras fotográficas tan curiosas como la llamada “Le Sherlock Holmes”, disimulada en un supuesto libro, también estereoscópicas y además editó una colección de vistas estereoscópicas de Suiza y norte de Italia.

(2) Es un proceso que ha sido definido por diversos autores que se han acercado a la fotografía estereoscópica y a sus formatos tissues. Imprescindibles los trabajos de:

Simonova-Boulat, E., & Andrew W. (2003). Conservation issues of paper stereo transparencies.

Klahr, Douglas. 2013. The Radically Subversive Narrative of Stereoscopic Photography. Kunsttexte.de Bild/Wissen/Technik, Die Grenzen der Narration im Bild issue: 1–14.

(3) Ver por ejemplo: Garófano Sánchez, Rafael (2007). Los espectáculos visuales del siglo XIX: el pre-cine en Cádiz. Cádiz, Quorum editores.

(4) Fuentes de Cia, Ángel. (1999). Notas sobre la fotografía estereoscópica. En: Los Hermanos Faci. Fotografías. Varios autores. Diputación Provincial de Zaragoza.

(5) Fernández Rivero, Juan Antonio. (2004). Tres dimensiones en la historia de la fotografía: la imagen estereoscópica. Málaga, Editorial Miramar. p: 31-34 y 112-115

(6) La Lumière, 24 de avril 1858. p: 68. Citado por Simonova-Boulat, E., & Andrew W. (2003).

(7) Florent Grau, activo en París entre 1855 y 1864. Fotógrafo de estudio y editor de fotografías estereoscópicas. Editó unas 400 en formato tissue con sello seco: “G.A.F.” Consultar el trabajo de los grandes pioneros de la investigación en fotografía estereoscópica:  Treadwell, T. K., & Darrah, W. C. (1994). Stereographers of the world. Columbus, Ohio: National Stereoscopic Association. 

Recopilación bibliográfica sobre fotografía estereoscópica del proyecto “Stereoscopic Media”. Miriam Ross and Leon Gurevitch. Victoria University of Wellington, New Zealand

José Spreáfico. Cacería en el Monte Hacho de Álora con Francisco Romero Robledo. Álora (Málaga). 1870. Estereoscopia en Albúmina (CFRivero)

Un reportaje de caza con José Spreáfico en 1870

Un reportaje de caza en 1870 es sin duda una nueva sorpresa debida, cómo no, al fotógrafo José Spreáfico. Es una colección realmente insólita que fue posible por la confluencia de diversos personajes dispuestos sobre todo a pasárselo bien.

José Spreáfico. Francisco Romero Robledo cazando en el Monte Hacho en Álora. Álora (Málaga). 1870. Estereoscopia en Albúmina (CFRivero)
José Spreáfico. Francisco Romero Robledo cazando en el Monte Hacho en Álora. Álora (Málaga). 1870. Estereoscopia en Albúmina (CFRivero)

En la única fotografía de este reportaje compuesto por 11 estereoscopias, en la que se avista una población, reconocimos enseguida la fisonomía de la localidad de Álora, un pueblo de la provincia de Málaga bien encaramado en las montañas que rodean el Valle del Guadalhorce, confirmada además por una anotación manuscrita al dorso de otra de las cartulinas: “Álora, Dic/1/70”, así pues teníamos dos datos clave, el lugar y la fecha.

José Spreáfico. Reportaje de caza en el Monte Hacho en Álora. Álora (Málaga). 1870. Estereoscopia en Albúmina (CFRivero)
José Spreáfico. Reportaje de caza en el Monte Hacho en Álora. Álora (Málaga). 1870. Estereoscopia en Albúmina (CFRivero)

Pero… ¿Quién podría ser su autor? 1870 era aún una fecha en la que tomar una fotografía fuera del estudio no era un asunto fácil, cuanto mas si el exterior del que se trata es un agreste terreno montañoso.
¿Cuál de los profesionales que trabajaban en aquellos años en Málaga podría haberse comprometido a semejante aventura?:
Sin duda un fotógrafo avezado ya en la fotografía de reportaje en exteriores,  conocedor del terreno y a su vez bien conocido de los paisanos del lugar… y evidentemente un fiel practicante de la fotografía estereoscópica.

José Spreáfico. Reportaje de amigos en el Monte Hacho en Álora (detalle). Álora (Málaga). 1870. Estereoscopia en Albúmina (CFRivero)
José Spreáfico. Reportaje de amigos en el Monte Hacho en Álora (detalle). Álora (Málaga). 1870. Estereoscopia en Albúmina (CFRivero)

Lo cierto es que todos estos requisitos, las características de la cartulina del soporte y su similitud con otras de comprobada autoría concurrian en el fotógrafo José Spreáfico (Oggiono (Italia) 1831- Málaga 1878), además de que en estas tomas encontramos una gran similitud con las del grupo del ferrocarril Córdoba-Málaga realizado por autor. Todo ello nos llevó a atribuirle con certeza este trabajo, contando además con la circunstancia de la relación tan cercana de Spreáfico con la villa de Álora, ligada a su reportaje de la línea férrea y otras fotografías de estos parajes que ya habíamos estudiado. (1)

José Spreáfico. Reportaje de caza en el Monte Hacho en Álora, detalle. Álora (Málaga). 1870. Estereoscopia en Albúmina (CFRivero)
José Spreáfico. Reportaje de caza en el Monte Hacho en Álora, detalle. Álora (Málaga). 1870. Estereoscopia en Albúmina (CFRivero)

Nuestra investigación para determinar el lugar exacto en el que se realizaron las fotografías nos llevó a contactar con nuestro amigo Alejandro Rosas Fernández, un privilegio de historiador para todo el Valle del Guadalhorce, quien buscó el asesoramiento de vecinos de Álora que vieron en las fotografías los perfiles accidentados del Monte Hacho situado al oeste de la villa. Con él fuimos a reconocer el terreno en una mañana fresquita y comprobamos la curiosa relación que tenían las rocas fracturadas y las concavidades que la metereología había formado en aquellos terrenos sedimentarios, con algunas de las extrañas posturas de los protagonistas de la excursión decimonónica, que parecían estar hundidos o semienterrados en plena roca…

José Spreáfico. Una broma en el Monte Hacho de Álora. Álora (Málaga). 1870. Estereoscopia en Albúmina (CFRivero)
José Spreáfico. Una broma en el Monte Hacho de Álora. Álora (Málaga). 1870. Estereoscopia en Albúmina (CFRivero)

Si se observa el detalle de esta fotografía, claramente uno de los “cazadores” está siendo introducido en una gran oquedad del terreno, como las que efectivamente comprobamos que existían en las estribaciones del Hacho.
Estos amigos hacen bromas, componen escenas un tanto cómicas y procuran que el fotógrafo capte este momento de diversión.
Realmente no conocemos otra colección de estereoscopias en el XIX español que refleje así una actividad lúdica en un entorno privado como una cacería. De ahí la extrañeza con la que examinamos por primera vez este grupo de once cartulinas cuando llegaron a la CFRivero.

José Spreáfico. Cacería en el Monte Hacho de Álora con Francisco Romero Robledo. Álora (Málaga). 1870. Estereoscopia en Albúmina (CFRivero)
José Spreáfico. Cacería en el Monte Hacho de Álora con Francisco Romero Robledo. Álora (Málaga). 1870. Estereoscopia en Albúmina (CFRivero)

Leopoldo Rovira. Retrato de Francisco Romero Robledo (Galería de los Representantes de la Nación). 1869. Albúmina. (CFRivero)
Leopoldo Rovira. Retrato de Francisco Romero Robledo (Galería de los Representantes de la Nación). 1869. Albúmina. (CFRivero)

Así que la siguiente incógnita a desvelar era, lógicamente, ¿Quiénes son los protagonistas de esta historia?: Pueden identificarse en el grupo, por su indumentaria y actitudes dos personajes principales y otras cinco personas, pertrechados de escopetas o bastones y acompañados de sus perros… y fue también Alejandro Rosas quien identificó la fisonomía de uno de ellos, el parecido y la edad del personaje que tiene la mano en la cadera coinciden con el político Francisco Romero Robledo, natural de Antequera, que por sus aficiones y apostura era apodado “El Pollo de Antequera”. No hemos encontrado mejor retrato de su personalidad que el que hace José Ayala Pérez (2) dedicada a este “político de la Restauración”, que tuvo una gran significación popular en su tiempo por su carácter, su elocuencia y su actitud caciquil.

José Spreáfico. Bromas de cazadores en el Monte Hacho de Álora. Álora (Málaga). 1870. Estereoscopia en Albúmina (CFRivero)
José Spreáfico. Bromas de cazadores en el Monte Hacho de Álora. Álora (Málaga). 1870. Estereoscopia en Albúmina (CFRivero)

Realmente cuadra el personaje con la situación festiva entre amigos y con el privilegio de contar con un gran fotógrafo, para tomar estas originales imágenes.

Al fotógrafo José Spreáfico hemos dedicado en este blog varios artículos y publicado alguno más extenso sobre su obra, casi según hemos ido descubriendo nuevas aportaciones, pero seguramente que ésta no será nuestra última mirada a este sorprendente fotógrafo.

(1) Juan Antonio Fernández Rivero. “La obra fotográfica de José Spreáfico”. Actas de Imatge i recerca, 12es Jornades. Girona, 2012.

(2) José Ayala Pérez. Un político de la Restauración Romero Robledo. 1971

Autor desconocido. San José (Costa Rica) Fábrica Nacional de Licores, fachada principal. Mitad de un par estereoscópico en albúmina

La Fábrica Nacional de Licores en Costa Rica 1860

La fachada y el interior de la Fábrica Nacional de Licores en San José (Costa Rica), en dos inéditas estereoscopias, tomadas alrededor de 1860. Hoy día Centro Nacional de la Cultura de este país.

Autor desconocido. San José (Costa Rica) Fábrica Nacional de Licores, fachada e interior. Dos fotografías estereoscópicas, c.a. 1860. Albúmina
Autor desconocido. San José (Costa Rica) Fábrica Nacional de Licores, fachada e interior. Dos fotografías estereoscópicas, c.a. 1860. Albúmina

La fotografía estereoscópica es una caja de sorpresas por motivos bastante lógicos: son fotografías muy tempranas y en un formato bastante económico, lo cual daba lugar a que las tomas se realizaran con mayor profusión y libertad que aquellas de gran formato que daban lugar al llamado formato “álbum”.

Así, tras seguir la pista de estas dos imágenes estereoscópicas, de las cuales reproducimos un sólo par de cada una de ellas, ayudados por la anotación manuscrita que indica: “Interior de la fábrica de licores”, hemos podido identificar la fachada del que, como decimos, es actualmente el Centro Nacional de la Cultura de Costa Rica, en su capital San José. Una suerte que el edificio esté vivo aún, transformado pero completamente reconocible.

Nos ha sorprendido comprobar cómo una reciente exposición fotográfica sobre el edificio no cuenta con fotografías del mismo tan antiguas como éstas que adquirimos en la feria de Bievres hace algunos años, un buen motivo para compartirlas desde nuestro blog. La antigüedad de estas imágenes es evidente, ya que no se aprecia ninguna ordenación urbanística en una zona que posteriormente se va organizando poco a poco.

Autor desconocido. San José (Costa Rica) Fábrica Nacional de Licores, fachada principal. Mitad de un par estereoscópico en albúmina
Autor desconocido. San José (Costa Rica) Fábrica Nacional de Licores, fachada principal. Mitad de un par estereoscópico en albúmina

El edificio se inaugura en 1856 destinado a “centralizar y nacionalizar la destilación de licores en Costa Rica, y se escoge para ello el lado este de la ciudad [de San José], a unos doscientos metros de la entonces laguna de San José, ahora Parque Morazán. Según la visión de la época, la edificación quedaba “alejada” del perímetro urbano lo cual ofrecía condiciones de seguridad… El funcionamiento de la fábrica se mantuvo en el mismo sitio hasta el año 1981

Autor desconocido. San José (Costa Rica) Fábrica Nacional de Licores, interior. Uno de los pares de una estereoscopia, c.a. 1860. Albúmina
Autor desconocido. San José (Costa Rica) Fábrica Nacional de Licores, interior. Uno de los pares de una estereoscopia, c.a. 1860. Albúmina

El área total destinada a la Fábrica de Licores fue de aproximadamente 14.000 metros cuadrados, de los cuales 11.000 estuvieron ocupados por edificaciones y 2.900 por caminos y jardines.  Arquitectónicamente los edificios guardaron una fuerte influencia del estilo colonial“. Son datos que proporciona la página del Ministerio de Cultura y Juventud de Costa Rica en su historia del edificio.

282. Frank Good. Tarragona, tumba de Escipión. Estereoscopia en albúmina. 1869

Estereoscopistas ingleses en España: Frank M. Good

Fue Frank Good, el único editor/fotógrafo inglés que realizó una colección de cierta importancia de vistas estereoscópicas españolas durante estas primeras décadas de la historia de la fotografía. Este hecho bien merece una visita:

Frank M. Good. Sevilla, la Catedral desde el Alcázar. Albúmina, 1870/75
Frank M. Good. Sevilla, la Catedral desde el Alcázar. Albúmina, 1869

Contrariamente a lo sucedido con los estereoscopistas franceses, que realizaron diversos reportajes sobre España ya en las fechas iniciales de la comercialización masiva de cartulinas estereoscópicas, los grandes fotógrafos y editores ingleses apenas presentaron vistas españolas. SABER MAS: Fernández-Rivero, Juan-Antonio. British stereo photographers in Spain: Frank M. Good. International of Film Journal and Media Arts. 2016; 1(2): 76-88.

Versión en español

Quizá cabe suponer con cierta lógica que este hecho se debió precisamente a la rápida penetración que tuvieron las estereoscopias realizadas por los franceses, inundando precozmente los posibles mercados. Cierto que según todos los indicios el fotógrafo inglés, afincado en Madrid, Charles Clifford realizó hacia 1857 las fotografías estereoscópicas de la colección de Ferrier, pero al ser un editor francés, este grupo de estereoscopias se encuadra en las colecciones francesas, no conociéndose por otro lado producción estereoscópica editada por el mismo Clifford.

No obstante, y al margen de la producción estereoscópica, las principales empresas fotográficas inglesas, Francis Frith y George Washington Wilson, no quisieron prescindir de incluir en sus catálogos colecciones españolas. La casa Frith envió en 1863 a España al fotógrafo Robert Peter Napper del que conocemos una interesante producción realizada en Andalucía (1). Sabemos además que algunos años después ampliaron su catálogo, aunque desconocemos la identidad del fotógrafo que las realizó. Por su parte George W. Wilson recurrió al fotógrafo, afincado en Gibraltar, James H. Mann (2), que desde esta plaza realizó un recorrido hasta Granada viajando por el interior, por lo que su serie original es, como en el caso de Napper, limitada, incluyendo además de la “Roca” ciudades como Algeciras, San Roque, Gaucín, Ronda, Álora, Málaga, Vélez Málaga y Granada. En total alrededor del centenar de imágenes. En esta ocasión sí que se incluyen algunas estereoscópicas, hasta 26 figuran en un catálogo de Wilson fechado a finales de siglo con vistas del sur de España. De estas imágenes apenas si se conocen ejemplares comercializados en la época, pero podemos identificarlas gracias a las placas que se conservan en la Universidad de Aberdeen que pueden ser consultadas públicamente.

Algunos años después, en 1888, bajo la firma escocesa J. Valentine & Co. aparece otro grupo de fotografías de Málaga y Granada, sin versiones estereoscópicas. Por último debemos citar también las pequeñas colecciones estereoscópicas editadas por algunos fotógrafos establecidos en Gibraltar, como el propio Mann, o Dautez, en las que a menudo se ven playas españolas.

Frank M. Good "View on the South Side of the Court of Alcazar". Cartulina estereoscópica en albúmina. 1870/75
Frank M. Good “View on the South Side of the Court of Alcazar”. Cartulina estereoscópica en albúmina. 1869

Tras este somero repaso de las firmas fotográficas inglesas en las que se encuentran vistas españolas, únicamente nos queda examinar atentamente la producción del fotógrafo Frank Good, el único editor/fotógrafo inglés que realizó una colección de cierta importancia de vistas estereoscópicas españolas durante estas primeras décadas de la historia de la fotografía.

Frank Mason Good (1839-1928), nació en Reino Unido, en Deal, condado de Kent (al sureste de Londres). Su padre, químico, se trasladó a Londres hacia 1840, dónde abrió un negocio de fabricación de productos químicos fotográficos. El caso es que en 1857 le encontramos, con tan solo 18 años acompañando al fotógrafo Francis Frith en su viaje a Egipto, como ayudante. La relación con el maestro tuvo que ser bastante cercana ya que algo más tarde el propio Frith le financiaría sus primeros viajes y le publicaría sus primeras fotografías. Así durante las décadas de 1860 y 1870 Good recorrió Grecia, Tierra Santa y próximo Oriente, para establecerse finalmente como editor fotográfico en el 47 The Minories en Londres, aunque nunca llegaría a consolidar una gran empresa al estilo de Frith o Wilson, sí colaboró con otros editores como León & Levy y B. W. Kilburn. Su pertenencia a la “Photographic Society” está documentada desde 1864 y fue sin duda un miembro activo ya que participó como juez en su concurso anual en 1880. Murió, olvidado, a los 90 años en Phoenix Green, Hants.

Frank M. Good. Valencia- Apostles's door of Cathedral / Tarragona- The Cathedral. Cartulinas estereoscópicas. Albúmina. Ca. 1873
Frank M. Good. Valencia- Apostles’s door of Cathedral / Tarragona- The Cathedral. Cartulinas estereoscópicas. Albúmina. 1869

Como muchos fotógrafos de la época, Good trabajó paralelamente los formatos “álbum” y estereoscópico, con la peculiaridad de que éste último lo comercializó en el tamaño estándar y en el llamado “Imperial” (unos 3 cms. más alto). Su producción estereoscópica, al no existir un catálogo completo que la describa (tan sólo uno de Tierra Santa), sólo se conoce parcialmente, sobre todo gracias a las investigaciones de Treadwell, que publicó en 1998 una de sus famosas “View List Series”(3) en la que ofrece una relación de los títulos de sus estereoscopias con su número de serie y los datos de las cartulinas que tenía en su colección, con un total 343 imágenes, de las cuales él completó casi hasta el 80% de los títulos, porcentaje que baja al 63% para la parte española.

Frank M. Good y las vistas de España:

En la relación que establece Treadwell de todas sus estereoscopias, hay un grupo de vistas españolas, la primera de las cuales es la nº 232, una extraña fotografía de un nogal titulada: “Spanish Chestnuts”, las demás aparecen todas numeradas a partir de la 245, siendo las inmediatamente anteriores francesas, correspondientes a las ciudades de Bayona y Biarritz que sin embargo el fotógrafo incluyó en la “colección española”. Como quiera que la última vista española que conocemos es la número 340, de Sevilla, tenemos entonces un total de 96 vistas españolas o 97 si contamos la del castaño. A partir de esta lista hemos realizado un trabajo de búsqueda y recuperación de estas imágenes, al igual que venimos haciendo desde el año 2000 con todos los estereoscopistas que trabajaron en España. Parte de este trabajo quedó reflejado en nuestra publicación sobre la fotografía estereoscópica (4), pero después hemos seguido ampliándola, a veces en colaboración con otros colegas (5).

Todo ello ha contribuido a configurar el catálogo incompleto que publicamos con todas las imágenes de que disponemos, un total de 97 imágenes, captadas en 1869. Disponible en:

VISTAS ESTEREOSCÓPICAS DE ESPAÑA DE FRANK M. GOOD (Haga click aquí)

Logo con el que Frank M. Good identificaba sus estereoscopias españolas
Logo con el que Frank M. Good identificaba sus estereoscopias españolas

Si describimos esta colección tratando al mismo tiempo de dibujar en el mapa el itinerario que pudo seguir Frank Good en su viaje, realmente nos resulta extraño, ya que difiere de los seguidos por el resto de los fotógrafos que nos visitaron en aquellos años. Puede decirse que entró por el País Vasco y lógicamente su primera vista -la 245- es de San Sebastián, sin embargo la 246 es una anodina vista con una acequia que él titula: “Moorish Aqueduct”, sin más indicación de lugar. Continúa por Zaragoza hacia Barcelona y recorre después las ciudades levantinas de Barcelona, Tarragona y Valencia, para pasar después a las ciudades andaluzas de Sevilla y Córdoba. Las vistas numeradas que hemos identificado son las siguientes: 248 al 252 son de Zaragoza, faltándonos las imágenes de la 247 y 253. 254 al 265 vistas de Barcelona. Sin datos nos queda la nº 266. De la 267 a 270 son vistas de Valencia, 271 al 283 de Tarragona 284 al 311 corresponden a Córdoba. Sin datos tenemos la nº 312. De la 313 a la 340 son vistas de Sevilla (28 en total). En resumen cerca del centenar de vistas de las que más de la mitad son de Córdoba y Sevilla, y que extrañamente no incluye ciudades tan importantes como Madrid, Toledo o Granada.

Dorsos de las cartulinas estereoscópicas editadas por Frank M. Good.
Dorsos de las cartulinas estereoscópicas editadas por Frank M. Good.

Estas cartulinas, de un llamativo color amarillo, muy bien confeccionadas y con todos sus datos en una etiqueta pegada al dorso, contienen también un curioso logotipo adaptando el conocido lema sevillano “No&DO”, de la misma forma que ya hiciera en sus colecciones de Tierra Santa, con enseñas locales. La colección se comercializó en dos formatos, el estándar y el “imperial”, ya mencionado antes, con la salvedad de que son las únicas vistas españolas que conocemos en este formato. Hemos identificado también una edición con cartulina de color verde claro sin la etiqueta mencionada pero con los datos y numeración impresos al dorso, además de una edición de estas mismas vistas en vidrio positivo para linterna mágica, editado por “Woodbury Lantern Slides”, con el nombre de “F. M. Good” y una numeración manuscrita que no se corresponde con su serie en papel. Por último hemos podido identificar también copias en formato “álbum” de estas mismas vistas, fotografías en las que no consta información alguna de su autor, pero que al ser comparadas con las estereoscopias, muestran una total coincidencia. En nuestra colección, varias de formato álbum con vistas de Barcelona, Valencia y Sevilla. Son, en general, fotografías de muy cuidadas composiciones que eligen los principales monumentos de las ciudades visitadas, entre las que destacan aquellas en las que aparecen algunos personajes para vitalizar la fotografía y algunas otras en las que se muestran escenas de mercados en funcionamiento o gentes del lugar en sus faenas cotidianas.

Antes de despedir a Frank M Good, vamos a considerar una hipótesis que nos parece interesante en relación con la colaboración que mantuvo con su maestro Francis Frith. Como ya hemos indicado el primer grupo de fotografías españolas de la casa Frith, debidas a Napper, era solamente de Andalucía, realizadas en los años 1862-63. Napper fallecería en 1864, no sin antes haber tenido problemas con Frith. Unos años más tarde, durante los primeros de la década de 1870, Frith envía a España a otro fotógrafo para completar su colección española. En esta segunda aportación las ciudades visitadas son mucho más numerosas, abarcando gran parte de España. Dada la coincidencia de estas fechas con la de la visita de Frank M. Good a nuestro país, no queremos dejar de aventurar la posibilidad de que fuese Good la persona que Frith envió para realizar esta segunda parte española. En el caso de que esta hipótesis fuera cierta nos atrevemos a aventurar que Good habría hecho este trabajo en un viaje diferente al realizado para las fotografías de su propia colección, pues los formatos no coinciden (no hay estereoscópicas en la colección de Frith) y las ciudades visitadas tampoco son las mismas. Quizás Good aprovechó la ida o la vuelta de alguno de sus viajes a Oriente para pasar por España, unos viajes que Treadwell sitúa en 1871-72 el primero y en 1875 el segundo.

Bibliografía:

  1. Napper i Frith. Un viatge fotogràfic per la Ibèria del segle XIX. Giralt, Nuria i Almirall, Mireia (Coord). Barcelona, Museu Nacional d’Art de Catalunya, 2007
  2. Rafael Garófano Sánchez. Gibraltar, Sur de España y Marruecos en la fotografía victoriana de G. W. Wilson. Diputación Provincial de Cádiz, Fundación Provincial de Cultura, 2005.
  3. Treadwell, T. K. “The stereoviews of Frank M. Good”. Franklin N. C., EE.UU, The Institute for Photographic Research, 1998
  4. Fernández Rivero, Juan antonio. Tres dimensiones en la Historia de la Fotografía. La imagen estereoscópica. Editorial Miramar, Málaga, 2004
  5. Una imagen de España: fotógrafos estereoscopistas franceses [1856-1867], [exposición], [comisarios, Javier Piñar Samos, Carlos Sánchez Gómez]. Fundación Mapfre, Madrid, 2011.
  6. Fernández-Rivero, Juan-Antonio. British stereo photographers in Spain: Frank M. Good. International of Film Journal and Media Arts. 2016;1(2):2016.       Versión en Español: Estereoscopistas británicos en España: Frank M. Good.

Post relacionados:

Sala de la Calcografía Nacional en Madrid con la exposición Recuperadas más de mil fotografías de la década 1860/70
John Hollingworth Mann. [Templo del Cementerio Inglés de Málaga]. Albúmina, ca. 1868 James H. Mann y el Cementerio Inglés de Málaga
Valentine, James (1815-1879) Aberdeen. Alameda de Málaga. Albúmina. 1880 Valentine, creando belleza
Robert P. Napper. Zaragoza desde el Noroeste, el puente de piedra y la Seo. [Frith's Series] Albúmina. c. 1863 Robert P. Napper, España en la Frith’s Series

¡Gracias por leer esta entrada!

Si te ha gustado… ¡difúndela!

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

20 años de investigación fotohistórica en la CFRivero

Encontraréis aquí acceso  a algunos capítulos de nuestras publicaciones sobre historia de la fotografía. A estas alturas de nuestra experiencia como coleccionistas de fotografía antigua, creemos que esta actividad conlleva un contínuo e imprescindible trabajo de investigación. Es un aprendizaje en el que, en gran parte, son las propias fotografías las que hablan por sí mismas y en el que, como en un puzle inmenso, las piezas, grandes o pequeñas, van encajando en la historia de este arte, del que aún queda mucho por descubrir. Así que en estos días en que se cumplen 20 años desde la aparición de nuestros primeros libros sobre historia de la fotografía, queremos celebrarlo con quienes nos miran y nos leen asiduamente, con quienes nos buscan … y nos encuentran, o simplemente con quienes dan con nosotros por casualidad y disfrutan de nuestras imágenes. Queremos compartir con vosotros, aunque sea parcialmente, aquellas monografías que se editaron únicamente “en papel”. Junto a sus portadas os dejamos el enlace a alguno de sus capítulos que hemos reproducido digitalmente. Historia fotografia MalagaFernández Rivero, Juan Antonio. Historia de la fotografía en Málaga durante el siglo XIX. Málaga, Universidad de Málaga-Ed. Miramar, 1994 Disponible a texto completo:

Este trabajo fue una de las primeras fotohistorias locales que se publicaron en España, tras los trabajos generalistas de Lee Fontanella, Publio López Mondéjar, Marie Loup Sougez y otros. Ese mismo año se publica también: Desde Málaga recuerdos

Disponible a texto completo:

En los años siguientes el propio estudio de la colección fotográfica nos descubre la laguna que existe en el conocimiento de la fotografía estereoscópica, y es así como surge una obra de investigación que ahora cumple 10 años, durante los cuales se ha convertido en todo un referente para la fotohistoria española, dando lugar al mismo tiempo a una fuerte y merecida revalorización de la fotografía estereoscópica en España y al reconocimiento del importante lugar que ha ocupado en la formación de su historia iconográfica. Tres dimensiones Fernández Rivero, Juan Antonio. Tres dimensiones en la historia de la   fotografía. La imagen estereoscópica. Málaga, Ed. Miramar, 2004. Una   completa historia de la fotografía estereoscópica desde sus inicios en 1838 hasta las primeras décadas del siglo XX. Explicaciones técnicas y capítulos dedicados a Inglaterra, Francia, Estados Unidos y España. Se completa con un índice onomástico. Disponible a texto completo:

Por último advertir al lector que tenga siempre en cuenta la fecha de los textos que reproducimos y considere que el tiempo también ha pasado por ellos y por tanto alguno de sus datos puede tener una versión actual más completa o exacta. Otras publicaciones de la CFRivero pueden verse en el repositorio E-Lis

¡Gracias por leer esta entrada!

Si te ha gustado… ¡difúndela!

Eugène Sevaistre, el fotógrafo de Gaudin en España

¿Qué sabemos de Louis Eugène Sevaistre?

Sabemos que fue un fotógrafo francés que realizó una serie estereoscópica de 400 fotografías sobre la España de 1857, y marchó después a Italia casi sin dejar rastro de la autoría de sus imágenes, que se editaron de forma anónima bajo la firma Gaudin Frères.

Retrato de Louis Eugène Sevaistre
Louis Eugène Sevaistre. “Mon portrait convalescent après 4 mois de maladie (fièvre typhoïde). Estereoscopia a la albúmina. Civico Archivio Fotografico, Milano. Ca. 1862

Sin embargo la obra de este fotógrafo está bastante bien documentada en Palermo, Sicilia, Nápoles … en 1858 se establece en Palermo, donde abre estudio, y según sus biógrafos italianos permanece al menos hasta 1880. A mediados de 1860 realiza allí un reportaje estereoscópico sobre las revueltas garibaldinas, sobre las que publica luego una serie titulada: La Revolution de Palermo: les barricades. Sigue a Garibaldi en febrero de 1861 hasta Nápoles, en su asedio al último reducto borbónico: Gaeta. Fruto de este trabajo es la serie que publica bajo el título: Bombardamento e presa de Gaeta.

Batalla de Gaeta (Italia). Estereoscopia de Sevaistre en 1861
Eugène Sevaistre. N. 19 Bombardamento e presa di Gaeta. Morti alla bateria Conga. Estereoscopia a la albúmina. Gaeta 1861

Trabajos ambos que se sitúan entre los primeros y más interesantes reportajes fotográficos de guerra desde los realizados en Crimea por Roger Fenton. Además Sevaistre realiza otras series con vistas monumentales de las principales ciudades italianas que publica también en los álbumes titulados: Sicilia, y Souvenirs Stereoscopiques d’Italie.

No obstante sus biógrafos italianos se lamentan de la escasa información que existe del personaje en el plano personal, del que no se conoce esposa, amante ni hijos, ni tampoco cartas o diarios. Tanta discreción en un fotógrafo que ejerció durante muchos años en su estudio de Palermo, publicando una gran cantidad de series estereoscópicas, resulta extraña, poco casual, e inevitablemente unida a su no menos enigmático abandono de su entorno familiar.

Sabemos qué aspecto tenía gracias a un retrato, encontrado entre sus estereoscopias, que se acompaña de una nota manuscrita que dice: “Mon portrait convalescent aprés 4 mois de maladie (fièvre typhoidea)”. Y podemos aportar interesantes datos sobre su origen: Louis Eugène es el hijo primogénito y único varón de los cinco hijos que tuvieron sus padres: Louis Philémon Eugène Sevaistre (1787-1865) y Victorine Adèle Dubard (1791-1862), casados en 1813. Los Sevaistre son originarios del pueblo de Elbeuf, a orillas del Sena, en la Normandía, al noroeste de París y cerca de Rouen. El pueblo fue conocido durante el siglo XIX por sus industrias textiles, concretamente de paño de lana, y los Sevaistre figuraron entre las familias más influyentes y poderosas, llegando algunos de sus miembros a ser diputados nacionales. Su padre Louis Philémon Eugène fue además aficionado a la poesía y la literatura llegando a publicar una obra de teatro y otras piezas menores. Con estos antecedentes resulta desconcertante que Louis Eugène Sevaistre, del que no ha aparecido aún en Francia el menor rastro de su dedicación a la fotografía, abandone los negocios familiares y se lance a realizar periplos fotográficos por España e Italia entre 1857 y 1860, cuando ya ha cumplidos los cuarenta años. Sin duda el personaje debía tener un conocimiento previo de la práctica de la fotografía, lo que no era extraño en las clases burguesas, y posiblemente un contrato con sus editores para la publicación de su producción … aún así se nos antoja sorprendente que lo abandonase todo para dedicarse en exclusiva a la fotografía, y se podría sospechar que su salida del país es consecuencia de algún problema personal o con la justicia.

Segovia en 1857, estereoscopia de Sevaistre, Colección Gaudin.
Louis Eugène Sevaistre. Segovie. 150 Cathedrale. Estereoscopia a la albúmina. 1857

Y … ¿cómo sabemos de su obra española?:

Los datos los aporta Juan Antonio Fernández Rivero en su libro “Tres dimensiones en la historia de la fotografía: la imagen estereoscópica”:

“En la colección fotográfica del Canadian Centre for Architecture (CCA), en Montreal, se conserva una interesante muestra de temprana fotografía realizada en España, firmada por diferentes autores… En este grupo se encuentra un álbum titulado: Souvenirs Stéréoscopique d’Espagne, atribuido a Eugène Sevaistre. Puestos en contacto con esta institución, me facilitaron amablemente una lista de las ciudades representadas en el álbum, tres muestras fotográficas que les pedí, y detalles acerca de la atribución de la autoría del álbum. El resultado fue el siguiente: el álbum lo atribuyen a Sevaistre porque poseen otro de idénticas características, color, encuadernación, aspecto de las fotografías, etcl, titulado: Souvenirs stéréoscopique d’Italie, que lleva el nombre de “Eug. Sevaistre” claramente impreso en la cubierta. En principio parece por tanto una atribución acertada. La sorpresa viene cuando examinamos tanto la lista de ciudades contenidas en el álbum como las tres imágenes solicitadas, (Sevilla, Málaga y Madrid), y resultan ser exactamente las mismas que figuran en la colección española de los hermanos Gaudin. … esta coincidencia no puede ser casual” pues se incluyen otras ciudades no habituales en los catálogos de los fotógrafos “como Fuenterrabía, Pasajes, Lezo, Rentería e Irún. Por otro lado las muestras de Sevilla y Málaga procedentes del fondo canadiense coinciden con sendas cartulinas de mi colección de Gaudin. Por tanto parece claro que Sevaistre vendió su trabajo, o parte de él, a Gaudin para su catálogo”.

Vista panorámica de la Barcelona de 1857 desde Montjuich. Fot. de Sevaistre. (Col. Fernández Rivero)
Louis Eugène Sevaistre. Barcelone prise de Mont Jouich. Estereoscopia a la albúmina. 1857.

“Para su periplo español el fotógrafo francés siguió al pie de la letra la ruta recomendada en las guías y libros de viajes de la época, la gran ruta francesa para llegar a Madrid: de Bayona a Irún, pasando por Burgos y Valladolid antes de llegar a la capital.” …Toledo. “… Luego pasó a Andalucía, donde lo más probable, a juzgar por los lugares fotografiados, es que se dirigiera hacia Cádiz, pero pasando por Córdoba y Sevilla, y desde allí, por mar, a Málaga. Desde esta ciudad haría una excursión a Granada y tras volver a Málaga, siguiera viaje por mar hacia Valencia y Barcelona.” “… un conjunto con el que se podía vender muy bien la España romántica y tópica.”

El catálogo de fotografías estereoscópicas de A. Gaudin et frère, titulado: Vues d’Espagne, se publicó en la revista La Lumiere (París 1858), en sus números del 24 de Abril y 1 de Mayo de 1858 con un total de 400 vistas. El historiador Carlos Sánchez hace un pormenorizado estudio de estas imágenes en la publicación “Una imagen de España. Fotógrafos estereoscopistas franceses (1856-1867).

“Sevaistre es pues uno de esos fotógrafos desconocidos, que trabajó anónimamente para una de las grandes editoriales fotográficas europeas, y que hemos tenido la fortuna de poder identificar”.

Entradas relacionadas:

 Bibliografía:

Fernández Rivero, Juan Antonio. “Tres dimensiones en la historia de la fotografía: La imagen estereoscópica” Málaga, Editorial Miramar, 2004

Bajamonte, Carmelo. et al. Palermo 1860. Stereoscopique di Eugène Sevaistre. Palermo: Kalós, 2006.
Becchia, Alain. La dreperie d’Elbeuf (des origines à 1870). Université de Rouen: Rouen, 2000.

Sánchez Gómez, Carlos. “Los editores Ferrier-Soulier y Gaudin“. En: “Una imagen de España. Fotógrafos estereoscopistas franceses [1856-1867]”. Madrid: Fundación Mapfre, 2011.

Fernández Rivero, Juan Antonio. Eugène Sevaistre y la colección española de los Gaudin. pág. 239 En: Diccionario de fotógrafos españoles. Madrid: La Fábrica, 2014

Actualización: En el  archivo “Lombardia Beni Culturali” hemos encontrado 344 fotografías de Sevaistre, que pueden ser visualizadas con todo detalle.

¡Gracias por leer esta entrada!
Si te ha gustado, difúndela.

Las fotografías españolas de Herbert Ponting

Herber George Ponting. Plaza San Fernando a typical square in old Seville and the Giralda Tower. Estereoscopia, gelatinobromuro. 1907 (Col. Fernández Rivero)
Herber George Ponting. Plaza San Fernando a typical square in old Seville and the Giralda Tower. Estereoscopia, gelatinobromuro. 1907 (Col. Fernández Rivero)

Una imagen tomada en la Andalucía de principios del Siglo XX, la plaza de San Fernando en Sevilla, con un primer plano de los naturales del lugar y la Giralda al fondo. Mágnífica para reflejar la elegancia de la ciudad, su tipismo y su más famoso monumento. Una fotografía muy profesional destinada a mostrar España fuera de nuestras fronteras.

Pero… ¿Quien es su autor? – Quizá esta otra imagen del hielo polar le resulte familiar.

Herbert George Ponting. Gruta de hielo, Antartida, 1911
Herbert George Ponting. Gruta de hielo, Antartida, 1911

Incluso es posible que le suene el nombre de su intrépido autor: Herbert George Ponting (Salisbury, Wiltshire UK 1870 – Londres 1935), que tomó esta increible imagen durante la expedición a la Antártida en 1910 acompañando al malogrado “Capitán Scott“.

Una vez más encontramos entre los fotógrafos un personaje ciertamente “aventurero”, que abandona un burocrático empleo en Inglaterra para trasladarse a las minas californianas, y que tras alguna experiencia como agricultor se inicia con éxito en la fotografía, aprendida casualmente a través de un fotógrafo local. A partir de 1900 su actividad fotográfica le lleva a cubrir la guerra ruso-japonesa (1904-05) y a viajar por diversos paises asiáticos: Birmania, Corea, China y más tarde Japón y la India. Su trabajo se publica en las mejores revistas ilustradas del momento y es llamado para formar parte de la expedición del Terra Nova al Ártico, en la cual no sólo trabajó la fotografía sino que hizo también tomas cinematográficas.

La imagen de Europa también forma parte de los fondos de este autor, encabezados por la turística Suiza, Francia, Rusia, Portugal… y España.

Las fotografías estereoscópicas que Herbert G. Pontin tomó en España, se publicaron como parte de diversas colecciones y por distintos editores norteamericanos que adquirieron sus imágenes pero que, como era habitual en el momento, no consignaban el nombre del fotógrafo.

¿Cuales son entonces las fotografías españolas de Herber Ponting?

Para responder esta pregunta es necesario recurrir a los archivos y los fondos de instituciones que custodian y difunden, afortunadamente, fondos fotográficos. En este caso el Smithsonian Institution, que permite buscar entre sus colecciones (Collections Search Center). En esta institución se conservan al menos 350 imágenes diferentes de diversas ciudades españolas: Barcelona (13), Madrid (90), Toledo (10), Cartagena (12), Sevilla (80), Alcalá de Guadaira (11), Córdoba (17), Granada (52), Málaga (9), Ronda (10), Algeciras (2), Jerez de la Frontera (8), Gibraltar (6) y Cádiz (14). Unas 440 placas de gelatina de plata sobre cristal en  positivo, es decir copias por contacto de sus correspondientes negativos, pares estereoscópicos aún sin intercambiar. El material del que posteriormente se impresionarían los pares estereoscópicos destinados a su difusión.

La venta de imágenes estereoscópicas se mantuvo con gran éxito en Estados Unidos bastantes años después de su declive en Europa. La mayor parte de los editores estuvieron en activo hasta bien pasada la primera década del siglo XX, incluso algunas compañías como Keystone editaron con éxito colecciones sobre la primera guerra mundial… Los fondos de nuestro fotógrafo figuran en los archivos del Smithsonian bajo el nombre del gran editor Underwood & Underwood.

Sin embargo las colecciones que editó Underwood & Underwood sobre España no contienen imágenes tomadas por Herbert Ponting. Los positivos que hemos podido identificar con las fotografías españolas de este autor, pertenecen algunos a la editorial H. C. White que desde 1899 lanzó su producción de vistas estereoscópicas de gran calidad bajo el lema “The Perfect Stereographs”. Y otros a la firma J. J. Killelea & Co, que pudo haber tenido alguna relación con la anterior. En conjunto no hemos encontrado más allá de 20 estereoscopias, lo que nos hace sospechar que gran parte de esta gran colección sea desconocida, y por otro lado difícil de identificar, dada la escasa calidad de las muestras que el Smithsonian proporciona a través de su web.

Una gran parte de las fotografías que tomó Ponting en nuestro país son de carácter taurino, corridas de toros en las que procuró captar cada uno de los momentos de la lidia, en las plazas de Sevilla, Madrid y Barcelona. Otro grupo importante está dedicado a la boda de Alfonso XIII y el desfile de la comitiva real por las calles de Madrid. Y cómo no, la Alhambra, Sevilla y en menor medida Córdoba, aunque en conjunto es en Andalucía donde se centró de forma notable su trabajo.

Aquí os dejamos algunos enlaces a sus títulos de Málaga

Herber George Ponting. In one of the great Bodegas in Malaga, Spain. Estereoscopia, gelatinobromuro. 1907 (Col. Fernández Rivero)