J. Laurent et Cie. Málaga, el puerto. Ca. 1880. Albúmina

Exposición: Málaga desde sus atalayas: 1854 – 1925

J. Laurent et Cie. Málaga, el puerto. Ca. 1880. Albúmina
J. Laurent et Cie. Málaga, el puerto. Ca. 1880. Albúmina

            Sala de exposiciones “Photoespacio” en La Térmica. Avenida de los Guindos, 48. 29004 Málaga – del 15 de diciembre de 2017 al 1 de abril de 2018 martes a domingo, de 11.00 a 14.00 h. y de 17.00 a 21.00 h.

Entrevista sobre la exposición                          Visita rápida

A partir de nuestros fondos hemos preparado una exposición de fotografías originales realizadas entre los años 1854 a 1925, de panorámicas de Málaga. En conjunto, se muestran un total de 46 fotografías que proponen un recorrido histórico sobre la fisonomía de la ciudad y que están tomadas desde las diferentes atalayas malagueñas: Gibralfaro, la Alcazaba, la torre de la Catedral, el monte Calvario, los edificios frente al puerto… elegidas por fotógrafos como: Charles Clifford, José Martínez Sánchez, J. Laurent, Luis Masson, Joaquín Oses, etc. Algunas de estas panorámicas están compuestas de varias imágenes concatenadas, y se nos presentan en diferentes formatos y técnicas. La exposición pretende recorrer con el visitante los puntos de vista elegidos por estos fotógrafos y simultáneamente hacer un viaje en el tiempo reflejado en los cambios urbanísticos que han ido configurando la Málaga que hoy conocemos.

Photoglobe Zurich “Málaga, Plaza de toros y Malagueta” Ca. 1905. Procedimiento fotocromo
Photoglobe Zurich. “Málaga, Plaza de toros y Malagueta”. Ca. 1905. Procedimiento fotocromo

Los antecedentes en el tiempo en cuanto a la realización de panorámicas son numerosos, existen notables ejemplos realizados mediante la primitiva técnica del daguerrotipo, como la debida a Choiselat en 1845 sobre la rada de Tolón, compuesta de cinco placas sucesivas. Y desde luego en España contamos con magníficas panorámicas realizadas ya en los primeros tiempos de la fotografía por Louis de Clercq, Luis Masson o Jean Laurent, con positivos en albúmina.

En el caso de Málaga estamos en una ciudad que al estar rodeada de elevaciones excepto por el oeste, ofrece al fotógrafo múltiples posibilidades de realizar este tipo de fotografías, la primera de las cuales es sin duda Gibralfaro. Así se refleja en la cantidad y calidad de estos panoramas que prestan especial atención a su puerto y discurren hacia el interior para perderse en los barrios de la zona norte.

Colección Malagueña Málaga y su Puerto desde Gibralfaro Ca. 1900. Tarjeta postal en 2 partes. Impresión fotomecánica
Colección Malagueña. Málaga y su Puerto desde Gibralfaro. Ca. 1900. Tarjeta postal en dos partes. Impresión fotomecánica

Las torres de la Alcazaba, o algunos enclaves de la Coracha en su parte inferior, proporcionaron panoramas más cercanos de la zona portuaria y la primera línea de la ciudad ante el mar, y en el periodo entre siglos nos muestran el paisaje cambiante del muelle y del nuevo parque en crecimiento. Aunque la atalaya preferida por los fotógrafos para captar la fachada marítima malagueña por excelencia, fue sin duda la Farola: a veces desde su base, pero sobre todo desde su balcón más elevado, el fotógrafo solía hacer una primera fotografía del muelle de Levante y a partir de aquí, tras el puerto, discurrían la Alcazaba y la Aduana, la Catedral y la fina línea de la ciudad hacia occidente, perdiéndose entre las chimeneas que recorrían la bahía entre el Guadalmedina y el Guadalhorce.

José García Ayola. Málaga desde la Farola Ca. 1880. Albúmina
José García Ayola. Málaga desde la Farola. Ca. 1880. Albúmina

La vida de una ciudad marítima gira en gran parte en torno a su puerto, y esta necesidad de reflejar su parte más vital hizo que numerosos fotógrafos utilizasen los últimos pisos de los edificios próximos al Cuartel de la Parra, junto al muelle, como nueva atalaya desde la que mirar hacia el oeste y recorrer con la cámara desde el muelle, la “Cortina del Muelle”, la Aduana, el paseo y la Farola hasta el mar.

Autor desconocido Málaga, la Cortina del Muelle y el Puerto desde alguna azotea próxima al Cuartel de la Parra Ca. 1880. Albúmina
Autor desconocido. [Málaga, la Cortina del Muelle y el Puerto desde alguna azotea próxima al Cuartel de la Parra]. Ca. 1880. Albúmina

Y ¿por qué no desde el mar?, alguna fotografía tenemos desde esta perspectiva aunque no son muy frecuentes, sobre todo en los primeros tiempos de la fotografía, en los que la necesidad de un tiempo de exposición relativamente largo, hacía imposible realizar fotografías desde una embarcación, un punto de vista siempre ondulante.

Ya en el interior de las intrincadas calles y las escasas plazas de esta Málaga de la segunda mitad del siglo XIX y principios del XX, las torres de las iglesias y de la Catedral se ofrecen como atalayas destacadas para fotografíar la sucesión de tejados y edificios en una u otra dirección.

Grafos Málaga, vista panorámica de la población [tomada desde la torre de la Catedral] 1922/23. Tarjeta postal en 2 partes. Impresión fotomecánica
Grafos. Málaga, vista panorámica de la población [tomada desde la torre de la Catedral]. 1922/23. Tarjeta postal en 2 partes. Impresión fotomecánica
Sin embargo los fotógrafos también se desplazan a las elevaciones del noroeste, en las inmediaciones del Convento de la Trinidad o del Arroyo de los Ángeles para captar la imagen de la ciudad tras el río al pie de Gibralfaro, con las torres de sus iglesias, San Juan, los Mártires… la Catedral y la Farola destacadas en el horizonte. El círculo se cierra en el norte con el Monte Calvario, desde allí la panorámica parte de un primer plano de la espadaña de la iglesia de la Victoria y la calle Cristo de la Epidemia para recortar la ciudad y su Catedral sobre el mar y la sierra de Mijas, destacando la explanada del Ejido al oeste y los hornos de sus tejares perfectamente definidos.

Desde las largas exposiciones requeridas por las placas negativas al colodión húmedo, con las que trabajaban aquellos fotógrafos dignos de protagonizar una novela épica, a las instantáneas que nos devuelven los imaginativos fotógrafos del siglo XX, hemos querido reunir en esta muestra lo mejor de estas imágenes “panorámicas”, en una sola toma a veces pero en muchos casos compuestas por dos, tres y hasta cinco imágenes concatenadas en las que el expectador pueda girar con el fotógrafo. Y ese es nuestro deseo: ¡disfrute de las vistas!

Cartel exposición Málaga desde sus Atalayas, 1854-1925

————————————–

Como complemento a la exposición se edita un catálogo que incluye todas las imágenes expuestas, con amplios comentarios sobre las obras y los fotógrafos:

Málaga desde sus atalayas 1854-1925. Málaga, Diputación, 2017. ISBN 978-84-7785-992-5

Noticias en la prensa:

Diputación de Málaga: Noticias  Paseo en imágenes

Diario Sur: “Las primeras fotos de Málaga descubren la revolución urbana de la ciudad en el siglo XIX”. Francisco Griñán

Europa Press: “Photoespacio de La Térmica acoge una exposición inédita con las primeras fotografías panorámicas de Málaga”.

Rafael Garzón Rodríguez. Nº 387 Granada. Danza de Jitanos por el Capitán Juan Amaya. Albúmina, ca. 1890

El secreto de los Garzón

¿Se imaginan la sorpresa de encontrar detrás de un muro una colección de placas fotográficas de cristal realizadas alrededor de 1900? Pues así sucedió no ha mucho tiempo en Córdoba, cuando Daniel Garzón, descendiente de la familia del fotógrafo Rafael Garzón, remodelando el antiguo estudio familiar, encontró un auténtico tesoro de imágenes que hoy se hallan en el Archivo Municipal de la ciudad.

Portada del Catálogo de la exposición
Portada del Catálogo de la exposición “Los Garzón, Kalifas de la fotografía cordobesa”. Córdoba, Ayuntamiento, 2017

Can you imagine the surprise of finding behind a wall a collection of glass photographic plates made around 1900? As it happened, there was not much time in Cordova, when Daniel Garzón, a descendant of the photographer Rafael Garzón’s family, remodeling the old family studio, found a real treasure trove of images that are now in the Municipal Archive of the city.

A raíz de este hallazgo, la directora del Archivo Ana Verdú, ha organizado en el precioso patio de su sede, una exposición que ha comisariado el fotoperiodista Antonio Jesús González, cuyo trabajo de investigación acerca de la vida y obra de “los Garzón” se nos revela en el catálogo(1) de la misma, junto con una magnífica selección de la obra de estos fotógrafos, una auténtica saga familiar que trabajó en Granada, Córdoba y Sevilla entre 1880 y 1945.

En el inmueble situado en la esquina de la calle Corregidor Luis de la Cerda con la plaza que va a la Puerta del Puente, se encuentra la casa/estudio de Rafael Garzón Herranz, decorada con reproducciones de las columnas de la Mezquita y otros detalles arquitectónicos, que permitían recrear un ambiente morisco, muy del gusto de los turistas, que ataviados con disfraces posaban para el fotógrafo, llevándose un peculiar recuerdo de su visita. Y es entre estas paredes donde casualmente han aparecido una serie de cajas de madera, construidas para contener los negativos de cristal, en buen estado de conservación.

¿No se preguntan ustedes qué causas moverían a los Garzón a emparedar esta selección de sus mejores obras? La fotografía analógica es un material fragil, más como en este caso tratándose de negativos de gelatinobromuro sobre cristal, pero proteger este material de forma tan drástica conlleva la decisión de no volver a utilizarlo, lo que nos lleva a suponer que fuese éste un acto realizado al final de su vida profesional, cuando el estudio se ve obligado a cerrar tras la guerra civil.

Rafael Garzón Rodríguez. Nº 387 Granada. Danza de Jitanos por el Capitán Juan Amaya. Albúmina, ca. 1890
Rafael Garzón Rodríguez. Nº 387 Granada. Danza de Jitanos por el Capitán Juan Amaya. Albúmina, ca. 1890

Cuenta Antonio Jesús González, que Rafael Garzón aprendió fotografía con Juan Mon en Madrid y José García Ayola en Granada, y que al morir el fotógrafo parisino Carlos Mauzaisse, emparentado con la familia, se hizo cargo de su estudio en Granada, con tan solo 22 años. A partir de aquí su mejor baza fotográfica son los retratos a los turistas que visitan la Alhambra, y junto a ellos aquellos productos que pueden interesarles como los retratos de personajes típicos, sin que por ello descuiden la fotografía monumental y topográfica de un alto nivel, que captan no sólo en su ciudad sino también en otras ciudades andaluzas (Málaga, Cádiz, Algeciras, además de Toledo o Tánger), extendiendo su negocio ya entrado el siglo XX a Sevilla y Córdoba.

Rafael Garzón. Nº 119 Granada vista general de la Alhambra, Albaicín y murallas que lo rodean. Albúmina. Ca. 1890
Rafael Garzón. Nº 119 Granada vista general de la Alhambra, Albaicín y murallas que lo rodean. Albúmina. Ca. 1890

Entre las imágenes que la CFRivero conserva de estos fotógrafos, nos han llamado la atención esta poco usual vista de Granada desde el noroeste, en la que se muestra aún como una ciudad medieval tras sus murallas.

Y esta otra vista de Ronda, que guarda cierta similitud con la anterior en la intención del fotógrafo de captar la ciudad en su conjunto, extramuros.

Rafael Garzón. Nº 1461 Ronda, castillos árabes y romanos y vista de la ciudad. Albúmina. Ca 1895
Rafael Garzón. Nº 1461 Ronda, castillos árabes y romanos y vista de la ciudad. Albúmina. Ca 1895
Rafael Garzón. Nº 514 Cordoba, laberinto de columnas en la Mezquita. Albúmina. Ca 1895
Rafael Garzón. Nº 514 Cordoba, laberinto de columnas en la Mezquita. Albúmina. Ca 1895

Su establecimiento de Córdoba data de 1910, regentado por el segundo Garzón de la saga, el joven Rafael Garzón Herranz, sin embargo ya contaba en su catálogo con fotografías de esta ciudad realizadas en años anteriores, como en esta impecable imagen de la Mezquita en la que firma el fotógrafo: “Garzón fotógrafo Granada”.

Rafael Garzón. Nº 1201 Costumbres Sevillanas. Intarior de un corral. Albúmina. 1898
Rafael Garzón. Nº 1201 Costumbres Sevillanas. Interior de un corral. Albúmina. 1898

Su interés por la fotografía costumbrista le llevaba a colarse en el interior de los patios de vecinos y a captar imágenes como esta en la que podemos apreciar la vida cotidiana de los vecinos, el trabajo del zapatero con sus útiles expuestos en la mesa de trabajo, el pequeño aprendiz, el lavadero al fondo… y curiosamente ¡la señora del zapatero leyendo el periódico!

Son escasísimos las colecciones fotográficas, de un mismo autor que han llegado hasta nosotros, pero afortunadamente una suerte de coincidencias han hecho posible que este magnífico conjunto del trabajo de Rafael Garzón, el custodiado por Rafael Garzón Valdearenas y el legado de su familia cordobesa en el Archivo Municipal de Córdoba, haya llegado a nuestros días.

Bibliografía:

(1) Los Garzón, kalifas de la fotografía cordobesa. Coord. Ana Verdú Peral y Antonio Jesús González. Córdoba, Ayuntamiento, 2017. Disponible en Internet.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Fernando Debas. Infantas María de las Mercedes y María Teresa, hermanas de Alfonso XIII (Detalle). Madrid, ca. 1887.

Los Hermanos Debas en el Madrid de fin de siglo

Nos han llamado la atención estos dos fotógrafos, a los que todo el mundillo fotohistórico llama “Los Hermanos Debas”, grandes desconocidos sin embargo, pero que fueron el mejor ejemplo de aquellos grandes estudios fotográficos que tuvieron su momento de esplendor en el último cuarto del XIX, y que Publio López Mondéjar describe perfectamente como: “los grandes fotógrafos áulicos de su tiempo, y los más activos cronistas de la vida social de aquella aristocracia ociosa y mostrenca -el Madrid “de la cuna y la elegancia” …“.

Fernando Debas. Infantas María de las Mercedes y María Teresa, hermanas de Alfonso XIII (Detalle). Madrid, ca. 1887.
Fernando Debas. Infantas María de las Mercedes y María Teresa, hermanas de Alfonso XIII (Detalle). Madrid, ca. 1887. Cabinet en albúmina.

icono-pdf

                                                       iconopresentacionDescargar presentación                 Descargar artículo completo

Resumen

Los hermanos Fernando y Edgardo Debas llegan a Madrid en 1872, procedentes de Francia, y enseguida se convierten en los principales fotógrafos de corte de Alfonso XII, por encima de Laurent, que entonces se encontraba en pleno apogeo de su actividad.

Juan Antonio Fernández Rivero en la presentación de este trabajo sobre los Hermanos Debas. Jornadas Imatge i Recerca, Girona, nov. 2016
Juan Antonio Fernández Rivero en la presentación de este trabajo sobre los Hermanos Debas. Jornadas Imatge i Recerca, Girona, nov. 2016

En el artículo se desvelan las claves de esta situación así como los detalles de sus actividades previas en Francia, las circunstancias de su llegada a Madrid, las desavenencias entre los hermanos, que no llegaron prácticamente a ejercer juntos más que durante un breve periodo de tiempo. Aunque los dos tuvieran relaciones con la Corte, sería finalmente Fernando el que acaparó las mayores atenciones de la Casa Real, dilatándose su actividad hasta 1902, en que se retira.

Abstract

The brothers Fernando and Edgardo Debas arrived in Madrid in 1872, coming from France, and soon became the main court photographers of Alfonso XII, above Laurent, who was then in full swing of his activity. The article reveals the keys to this situation as well as the details of his previous activities in France, the circumstances of his arrival in Madrid, the disagreements between the brothers, who practically did not practice together more than for a short period of time . Although both had relations with the Court, it would finally be Fernando who captured the greatest attention of the Royal House, dilating his activity until 1902, when he retired.

Cómo citar este artículo: Fernández Rivero, Juan Antonio; García Ballesteros, María Teresa. Los Hermanos Debas: Fotógrafos de corte en las monarquías alfonsinas. Jornades Imatge i Recerca, Girona, 2016.
  1. Un estudio para dos
  2. Pedro Edgardo Debas y Dujat
  3. Fernando Debas y Dujat
  4. Conclusiones y Bibliografía
Ambos hermanos Fernando Juan Bautista Debas y Dujant (31-8-1842/22-6-1914) y Pedro Edgardo (23-5-1845/28-12-1891), destacan en la nutrida relación de los fotógrafos que trabajaron en aquel Madrid de fin de siglo. Omnipresentes en la prensa contemporánea, no sólo por su actividad profesional sino también por el relieve social que ambos alcanzaron en la corte y entre la alta burguesía. El rastro de su actividad profesional es nítido, no es difícil encontrar el testimonio de sus retratos en cualquier colección institucional o particular y sus imágenes en Internet. Fotógrafos dedicados sobre todo al retrato personal en sus estudios, no realizaron muchos trabajos en exteriores, como no fuera al servicio de la monarquía o la nobleza, por lo que la fisonomía de los monarcas y sus familias, junto con los más altos personajes de la corte y el gobierno están en la galería de imágenes de los Debas, damas, caballeros e infantes de buen porte y mejor atrezo desfilaron por sus gabinetes y aún hoy nos observan desde sus pulcras ventanas.

Se iniciaron en la fotografía en Moulins, su ciudad natal en la región de Auvernia, en el centro de Francia. Con este apellido figura en el repertorio de Voignier (1993) un establecimiento fotográfico en la ciudad de Moulins en 1864, aunque con el único dato del apellido solo podemos elucubrar si quizá el estudio estuviese regentado por el padre de nuestros fotógrafos, quien los iniciaría en la profesión. El mismo repertorio los cita también establecidos profesionalmente desde 1865 en Angoulème (9 rue del’Arsenal), esta vez asociadas dos personas con apellido Debas, por lo que pensamos que debe tratarse de los dos hermanos.

Fernando permaneció allí hasta 1868, primero junto al fotógrafo Chanony y luego con Maury, quien finalmente se quedó con el estudio. Edgardo por su parte marchó a París, donde muy joven, en 1866 con apenas 21 años, llegaría a ser responsable de los talleres fotográficos de Le Monde Illustré. Cuando en 1870 París es sitiada por las tropas alemanas, el joven Edgardo se alista voluntario en el ejército,

licenciándose luego con un historial heroico(1). Mientras tanto su hermano Fernando abre estudios sucesivamente en Cognac (1869) y Libourne (1870) (Voignier 1993).

Notas:                                                                                               boton-comentarios_1

(1) La Ilustración Española y Americana, 8-1-1892, págs. 4 y 5.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Jean Laurent. Isabel II de España. Madrid, ca. 1865. Carte de visite en albúmina

El amante fotógrafo de Isabel II

Charles Clifford. Isabel II de España. Carte de visite en albúmina. Hacia 1860
Charles Clifford. Isabel II de España. Carte de visite en albúmina. Hacia 1860El hallazgo de un nuevo personaje en la  corte de Isabel II, fotógrafo experimentado, nos confirma cómo la práctica de la fotografía no profesional, debió constituir una afición introducida y practicada entre la alta sociedad de la segunda mitad del siglo XIX.

Los primeros retratos de Isabel II, reina de España, nacida en 1830, son retratos pictóricos. Isabel niña y adolescente, pero ya en la década de 1850 la fotografía entra en Palacio de la mano de José Albiñana, practicante del daguerrotipo, del que el investigador César Díaz Aguado ha descubierto recientemente un retrato de la Reina en esta técnica.

Tras él los sucesivos retratos de Isabel están firmados por un amplio número de fotógrafos, los que pasaron por la corte, los más afamados de la capital, además de los que la fotografiaron en sus viajes y en su destierro.

Dorsos de las Cartes de Visite de Clifford, la auténtica y la falsificada. Madrid, Ca. 1855
Dorsos de dos retratos de Isabel II en Cartes de Visite de Clifford, la primera auténtica y la segunda falsificada. Madrid, Ca. 1860

Es Isabel II la primera monarca española que encontramos representada en la fotografía. La historia situó su reinado en el momento en el que el nuevo arte se extiende por todo el mundo y la realeza aprende a utilizar el nuevo medio, que se suma al tradicional y exclusivo retrato pictórico.

Retrato de Isabel II realizado por Charles Clifford, copia falsificada
Charles Clifford. Isabel II. Carte de visite en copia falsificada. Ca. 1860. Albúmina
Pedro Martínez de Hebert. Isabel II disfrazada de Judith. Madrid, Ca. 1860. Carte de visite en albúmina.
Pedro Martínez de Hebert. Isabel II disfrazada de Esther. Madrid, Ca. 1860. Carte de visite en albúmina.

Sus retratos han sido muy bien estudiados por Leticia Ruiz Gómez y Reyes Utrera Gómez, que nos revelan la larga serie de fotógrafos que captaron su imagen, casi siempre en retratos oficiales, pero también con motivo de sus viajes oficiales o de algún otro evento: Ángel Alonso Martínez, Heribert Mariezcurrena, Charles Clifford, Jean Laurent, Pedro Martínez de Hebert,

Pedro Martínez de Hebert. Isabel II reina de España. Madrid, Ca. 1860. Carte de visite en albúmina.
Pedro Martínez de Hebert. Isabel II reina de España. Madrid, Ca. 1860. Carte de visite en albúmina.
Franck. Isabel II reina de España.
Franck. Isabel II reina de España. Madrid, ca. 1865. Carte de visite en albúmina

Frank, Napoleón, Gumersindo Ortiz (Sevilla), L. Mouton (Madrid 1868) o Fernando Debas en Madrid; Antonio Cosmes y José Martínez Sánchez en Valencia, Antonio Barcia en Bilbao y Gonzalo Langa. A ellos hay que sumar también los realizados por el Infante Don Sebastián Gabriel, un buen aficionado al nuevo arte.

Los retratos reales en el pequeño formato de carte de visite, tenían sin duda una favorable acogida entre el público, por lo que fueron en algunos casos objeto de copia por parte de otros fotógrafos desaprensivos que comercializaron tarjetas falsas de inferior calidad, como la de una fotografía de Clifford que incluimos en estas líneas.

En sus años de destierro Isabel II pasó por algunos de los más prestigiosos estudios europeos como el de Disdéri, Alphonse J. Liebert, en París, Lucien Walery, P. Morgan, o Lacombe y Lacroix en Ginebra. También se conserva en el archivo del Palacio Real un retrato de Franz Hanfstaengl 1872 (Munich) iluminado por Fernando Debas. De sus últimos días en el Palacio de Castilla, nos dejó testimonio Marius Mayroud, que captó incluso la imagen de la Reina ya fallecida.

LE JEUNE Augustin Aimé Joseph. Isabel II y Alfonso XII. París Ca. 1870. Carte de Visite en albúmina
LE JEUNE Augustin Aimé Joseph. Isabel II y Alfonso XII. París Ca. 1870. Carte de visite en albúmina

Uno de sus últimos retratos en España es el realizado por Alfredo Esperon 1884 en Riofrío, durante una jornada de caza.

Sin embargo, entre todas las fotografías existentes en el archivo de Palacio, hay dos, una de un grupo en una cacería, y un primer plano, firmados por :

ORIMAR BRIDGE

Un personaje desconocido del que la investigadora Reyes Utrera dice:

“... de este enigmático fotógrafo, del que no aparece en la documentación del AGP ni rastro de su actividad de fotógrafo, conservamos el plano fotográfico más cercano del rostro de Isabel II, que había sido tomado hasta ahora, con afectuosa dedicatoria.”
La pregunta obligada está servida: ¿Quien es este fotógrafo del que nada sabemos?
Anónimo. Isabel II de España. Cádiz, Ca. 1860. Carte de visite en albúmina
Anónimo. Reproducción de un grabado de Isabel II de España. Cádiz, Ca. 1860. Carte de visite en albúmina

Un caso extraño, pues aunque los fotógrafos en Madrid en estos años eran muy numerosos, no eran tantos como para que desconozcamos incluso su nombre. … Podría ser un personaje de la Corte, no muy interesado en dar a conocer sus prácticas fotográficas…

El nombre es curioso… y por su estructura podría tratarse de un juego de palabras … ¿quizá un nombre al revés?…  Orimar..ramirO

¿Y si el apellido fuese el equivalente en inglés de la palabra española puente?: RAMIRO PUENTE

Kaulak. José Ramiro de la Puente y González Nandín. (Conservatorio Superior de Música de Madrid)
Kaulak. José Ramiro de la Puente y González Nandín. (Conservatorio Superior de Música de Madrid)

A partir de aquí es fácil seguir la pista y encontrar noticias de nuestro fotógrafo desconocido, que  no es otro que José Ramiro de la Puente y González Nandín, Marqués de Alta Villa, (título concedido por el gobierno italiano) uno de los últimos amantes de la Reina, que la acompañó en su exilio parisino, un personaje sevillano que tuvo muchas facetas: abogado, empresario e investigador en minería … académico de bellas artes de San Fernando, deportista interesado en la esgrima(1), la caza, el tiro, el juego de pelota…, periodista colaborador de varios

Jean Laurent. Isabel II de España. Madrid, ca. 1865. Carte de visite en albúmina
Jean Laurent. Isabel II de España. Madrid, ca. 1865. Carte de visite en albúmina

periódicos como El Heraldo o La Ilustración Española y Americana y fundador de su propio periódico en 1894 “El cardo”, sus intereses alcanzaban muy distintas artes como la esgrima o la interpretación musical en la que ejerció como profesor y cantante  lírico…, además como musicólogo publicó un método completo de canto. Fué también profesor de música de cámara del Real Conservatorio de Madrid.

Disderi. Isabel II de España. París, ca. 1865. Carte de visite en albúmina.
Eugène Disdéri. Isabel II de España. París, ca. 1865. Carte de visite en albúmina.

Su buena vida estuvo sin duda plagada de jugosos acontecimientos, la crónica de Charles Maurece de Vaux le describe como “uno de los tipos más distinguidos de la colonia española que vive en París”, alabando su buena disposición en el ejercicio de la esgrima, además de otras virtudes. Nos ha llamado la atención el episodio en el que, a través de su periódico, reta a un duelo al  senador de Illinois William E. Mason que acepta el desafío a través del médico George Powell of La Crosse (2)

Nada hemos encontrado de su afición a la fotografía, salvo las dos piezas del Palacio Real, y las subastadas en 2015, de las que no podemos concretar mas que se trataba de un retrato de Isabel II. Aunque la práctica fotográfica se encuadra con facilidad en un personaje tan polifacético y capaz como Ramiro Puente, las pruebas encontradas en la colección real, no son obra de un simple aficionado, quedan en ellas patentes el dominio de la técnica y del arte fotográficos, aunque el hecho de no haber encontrado más fotografías de nuestro personaje, puede llevarnos a deducir que sus trabajos de ámbito privado, simplemente no estén firmados y que sólo utilizó el pseudónimo de Orimar Bridge para firmar las fotografías realizadas en la Corte.

Neurdein. Isabel II de España. París, ca. 1865. Carte de visite en albúmina.
Neurdein. Isabel II de España. París, ca. 1865. Carte de visite en albúmina.

Bibliografía

Ruiz Gómez, Leticia. Isabel II frante al espejo: Retratos fotográficos. En: Pérez Garzón, Juan Sisinio. Isabel II. Los espejos de la reina. Madrid: Marcial Pons, 2004

Utrera Gómez, Reyes. Isabel II y la fotografía : imágenes de una vida [en línea], Estudios de Historia de España 15 (2013) .

Morales Villar, María del Coral. El Marqués de Alta-Villa (1845-1909) y su método completo de canto (1905): La escuela lírica francesa en España. Música Oral del Sur. 2013;10:46-76. 

Wikiwand: Marquís d’Alta-Villa

(1) Charles-Maurice de Vaux, Aurélien Scholl. “Le marquís d’Alta-Villa de la Puente”. En: Les hommes d’épée. En línea

(2)”2009 Centenaire de la mort du marquis d’Alta-Villa” En línea.

Respuesta aceptación de la participación en el duelo del Dr. George Powell. Publicada por The New York Times

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Jean Laurent y Cia. [Colegio de Guardias Jóvenes] Formación en columna. Valdemoro (Madrid), 1878. Albúmina (Col. Fernández Rivero)

La Compañía de Guardias Jóvenes vista por Laurent en 1878

La fotografía del siglo XIX discurre sobre todo entre el retrato y las vistas urbanas o monumentales, más extraño es encontrar algún trabajo de cualquiera de aquellos fotógrafos realizado “por encargo”. Y este es el ejemplo que mostramos a continuación, un precioso álbum realizado por la Casa Laurent (J. Laurent y Cía.) para la Compañía de Guardias Jóvenes en 1878.

Jean Laurent y Cia. [Colegio de Guardias Jóvenes] Clase de instrucción primaria. Valdemoro (Madrid), 1878. Albúmina (Col. Fernández Rivero)
Jean Laurent y Cía. [Colegio de Guardias Jóvenes] Clase de instrucción primaria. Valdemoro (Madrid), 1878. Albúmina (Col. Fernández Rivero)
El conjunto de seis cuidadas fotografías aparece en un álbum encuadernado en tela roja con el título en letras doradas: “España. Compañía de Guardias Jóvenes. Vistas fotográficas 1878”, e incluye una página con la dedicatoria: “A S. M. el

Álbum fotográfico de la Compañía de Guardias Jóvenes, 1878. Portada y dedicatoria
Álbum fotográfico de la Compañía de Guardias Jóvenes, 1878. Portada y dedicatoria

Rey Don Francisco de Asís la Compañía de Guardias Jóvenes 1878″. Además de los créditos impresos del fotógrafo, todas ellas están tituladas a mano en tinta negra. En la parte superior se indica: “Cuerpo de la Guardia Civil” “Escuela de Guardias Jóvenes”. Y a pié de foto los títulos descriptivos de cada escena.

Esta Compañía estaba formada por los alumnos del Colegio de Guardias Jóvenes Duque de Ahumada (Polillas), institución que nació como internado con la finalidad de socorrer a los huérfanos de la propia Guardia Civil (creada en 1844) y prepararlos para un posible futuro como guardias. Tras su inicial ubicación en Madrid -Cuartel de San Martín- se trasladó después a Pinto, para acabar definitivamente instalado en 1856 en Valdemoro, en la antigua Real Fábrica de Paños y Tapices del Reino, denominada “Los Longistas”, un edificio que se acondicionó con los requerimientos propios de un internado del siglo XIX.

El trabajo de Laurent está fechado en 1878, un momento justamente anterior a la obligada ampliación que tuvo lugar en 1879, debido al aumento del número de alumnos que hasta esas fechas estaban organizados en una única “compañía”. Dos de las imágenes presentan a los educadores y a los internos uniformados y en formación en el exterior, son las tituladas: “Formación para esgrima de bayoneta” y “Formación en columna”.

Jean Laurent y Cia. [Colegio de Guardias Jóvenes] Formación en columna (detalle). Valdemoro (Madrid), 1878. Albúmina (Col. Fernández Rivero)
Jean Laurent y Cía. [Colegio de Guardias Jóvenes] Formación en columna (detalle). Valdemoro (Madrid), 1878. Albúmina (Col. Fernández Rivero)
Es interesante observar en el detalle de esta última imagen los tricornios de los guardias y las gorras rígidas o quepis de los chavales, los miembros de la banda de música con sus instrumentos, el capellán con su sobrero de teja, y el mulero tocado con un sombrero castellano, observando con curiosidad la pose para la fotografía, tras la tapia del recinto junto a su carro de dos mulas.

Las cuatro fotografías restantes muestran las instalaciones de la escuela: “Clase de instrucción primaria”, “Comedor”, “Sala de aseo” y “Dormitorio”.

La pulcritud y el orden reinan en estas cuatro estancias, de las que mostramos aquí el aula y la sala de aseo, sin embargo dentro de la modestia que se supone en esta institución, llama la atención el esmero con el que está acondicionado, los detalles de un cierto confort y el cuidado en los elementos decorativos, como los estores que cuelgan ante las ventanas, las bonitas lámparas de ambas estancias o el mapa y las múltiples láminas que llenan las paredes de la clase de primaria.

Jean Laurent y Cia. [Colegio de Guardias Jóvenes] Sala de aseo. Valdemoro (Madrid), 1878. Albúmina (Col. Fernández Rivero)
Jean Laurent y Cía. [Colegio de Guardias Jóvenes] Sala de aseo. Valdemoro (Madrid), 1878. Albúmina (Col. Fernández Rivero)
La sala de aseo no se queda atrás: ¿Se ha fijado en estos sofisticados lavabos colectivos? una instalación que por su singularidad mereció la inscripción que se aprecia en el extremo del primero y que reza: “Se construyó siendo Director Gral. el Excmo. Sr. D. Fernando Cotoner Marqués de la Cénia”.

Leer estas fotografías nos plantea algunos interrogantes: en primer lugar ¿por qué la Compañía de Guardias Jóvenes le dedica a Francisco de Asís este álbum?. Las crónicas nos hablan de la relación que el Colegio estableció con la monarquía a base de formar en la vecina estación de Aranjuez cada vez que los reyes pasaban por allí, hasta el punto de que el 10 de junio de 1864 el rey consorte, Francisco de Asis, revistó la compañia con el príncipe [Alfonso XII] de la mano. Desde este día, la Reina nombro protector de la Compañía a S. A. R. el Príncipe Alfonso.(1)

¿Podría ser esta “protección especial” el origen de la prosperidad de este internado?, ¿Por qué el álbum no se dedica al príncipe Alfonso?, ¿Por qué se hacen estas fotografías en esa fecha de 1878, cuando se está gestando la futura ampliación que ya hemos visto fué aprobada al año siguiente?

Por último hemos de felicitarnos por la conservación íntegra de este álbum que ha llegado tal cual se creó hasta nosotros.

Otros ejemplares del álbum:

La Biblioteca Nacional de España posee un álbum muy similar, las fotografías y la encuadernación son las mismas, la diferencia es la ausencia de dedicatoria y títulos en las fotografías, además el título del álbum está en francés: “Espagne: Compagnie de jeunes gardes: Vues photographiques 1878“.

La Real Biblioteca tiene también un ejemplar, encuadernado en tela verde, que suponemos igual al nuestro, aunque no hemos podido comprobarlo.

Bibliografía:

(1) La Compañía de Guardias Jóvenes (Fundamentos de su creación). Benemérita al día. 2014; noviembre.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

José Pavón y Gómez. Jesús con la cruz a cuestas. Sevilla, ca. 1870. Albúmina

Pasión en Sevilla, escenificaciones de Semana Santa en el XIX

El fotógrafo sevillano José Pavón y Gómez editó, hacia 1870, una serie de cartes de visite con escenas teatralizadas de la Pasión de Jesús. ¿Estamos ante las fotografías de una representación viviente de la Pasión de Cristo, escenificada en Sevilla?

José Pavón y Gómez. Prendimiento de Jesús. Sevilla, ca. 1870. Albúmina
José Pavón y Gómez. [Prendimiento de Jesús]. Sevilla, ca. 1870. Albúmina
Se trata de un grupo de nueve fotografías, todas en el formato de carte de visite en las que los actores posan representando las diferentes secuencias de la historia bíblica. Sí, hay que observar que los personajes están realmente “posando” y aclarar que alrededor de 1870, la técnica fotográfica no permitía fotografiar con éxito personajes en movimiento, así que no se trata de la captación de diversos momentos de una representación, sino de composiciones escénicas de un momento reconocible de la sagrada escritura en las que los personajes (todos) miran a la cámara: en la primera imagen que mostramos se identifica el momento en que Judas se acerca a Jesús para señalarle con su beso, los soldados con cuerdas en la mano, están prestos para prenderle y Pedro echa mano de la espada en defensa del Maestro.

José Pavón y Gómez. Oración en el Huerto de los Olivos. Sevilla, ca. 1870. Albúmina
José Pavón y Gómez. [Oración en el Huerto de los Olivos]. Sevilla, ca. 1870. Albúmina
En esta otra los apóstoles duermen mientras Jesús ora en el Huerto de los Olivos…

Pero volvamos al fotógrafo: José Pavón Gómez ya fué estudiado por el insigne fotohistoriador de Sevilla: Miguel Ángel Yáñez Polo, que lo incluye en su estudio sobre la fotografía en Sevilla(1), y nos dice que este alumno de Jules Beauchy abrió su primer gabinete en 1866 en la calle Murillo 6 y que fué siempre un fotógrafo retratista muy ligado al éxito de la fotografía en tarjeta. También nos informa de que el uno de junio de 1870 se trasladó a la calle Ángel (luego Rioja) donde permaneció hasta 1879.

Y éste es el dato que nos permite datar estas fotografías: unas con la dirección antigua y otras con la nueva, nos indican que se realizaron en un momento cercano a la transición entre ambas localizaciones, aprovechando el fotógrafo las cartulinas que le habían quedado con la dirección de calle Murillo.

Dorsos de las cartes de visite de José Pavón y Gómez. Sevilla, ca. 1870
Dorsos de las cartes de visite de José Pavón y Gómez. Sevilla, ca. 1870

José Pavón y Gómez. Jesús ante los Sumos Sacerdotes. Sevilla, ca. 1870. Albúmina
José Pavón y Gómez. [Jesús ante los Sumos Sacerdotes]. Sevilla, ca. 1870. Albúmina
José Pavón y Gómez. Jesús ante Caifás. Sevilla, ca. 1870. Albúmina
José Pavón y Gómez. [Jesús ante Caifás]. Sevilla, ca. 1870. Albúmina
Estas direcciones de sus estudios coinciden con los datos que proporciona el Directorio de fotógrafos en España(2), aunque nosotros hemos encontrado además un dorso que le sitúa en C/ O’donnell 22, en el que sería seguramente su último estudio y en el que aparece con la inscripción: Real privilegio por S. M. Fotografía Española José Pavon y Gomez. Ya en 1879 nuestro fotógrafo se asocia con Juan Rodríguez en la calle Rioja 11. En realidad no se movió nunca del mismo entorno, ya que todas estas calles están muy próximas unas a otras, en el entorno de la plaza de la Magdalena.

La representación de la Pasión con personajes del pueblo, o Pasión viviente, es una tradición en numerosas localidades españolas, entre ellas algunos pueblos de Andalucía: Iznájar, Riogordo, Cuevas del Campo… sin embargo no hemos identificado ninguna referencia a estas escenificaciones ni en Sevilla ni en los pueblos de su provincia… Cabría preguntarse entonces si estas fotografías ¿reflejan quizá una obra teatral?, ¿son actores o gentes del pueblo?, una duda razonable si observamos los elaborados disfraces y caracterizaciones que muestran los personajes …

Sin embargo sí creemos poder afirmar que las imágenes se captaron en Sevilla, además de por la firma del fotógrafo, porque tenemos un retrato en carte de visite del Jesús, carismático protagonista de la serie, realizado en las mismas fechas también por José Pavón y Gómez.

José Pavón y Gómez. Jesús con la cruz a cuestas. Sevilla, ca. 1870. Albúmina
José Pavón y Gómez. [Jesús con la cruz a cuestas]. Sevilla, ca. 1870. Albúmina
Aunque el interes por las escenas teatrales o de género, representando aspectos de la vida cotidiana con matices cómicos o dramáticos, fue una tendencia que se plasmó en la fotografía ya desde sus inicios, sobre todo en la fotografía estereoscópica, esta pequeña colección es una interesantísima y pionera experiencia fotográfica, ya que no tenemos noticia de otras fotografías anteriores que representen la Pasión de Jesús en España.

Nuestro amigo Lee Fontanella nos comenta que estas fotografías le recuerdan las realizadas por  Holland Day en EEUU y Laporta en Alcoy. Aunque ambos casos son posteriores y en ambas experiencias son los propios fotógrafos quienes posaron como el personaje Jesús Cristo de manera individual, y no componiendo una escena.  (Actualizado 23/3/2016)

Hay que valorar la iniciativa de este modesto fotógrafo que logró mantenerse durante muchos años en el competitivo ambiente sevillano, y no descartar la posibilidad de que él mismo produjese la realización de estas escenas, con toda la planificación de vestuarios, actores, escenarios, etc. con una clara intención comercial dirigida hacia un público devoto que hoy como ayer vive con intensidad su Semana de Pasión.

Bibliografía:

(1) Yáñez Polo, Miguel Ángel. Historia General de la Fotografía en Sevilla. Sevilla, Sociedad de Historia de la Fotografía, 1997

(2) RODRÍGUEZ MOLINA, Mª José; SANCHIS ALFONSO, José Ramón. Directorio de fotógrafos en España (1851-1936) : (elaborado con la información que proporcionan los anuarios y guías comerciales). Valencia : Archivo General y Fotográfico de la Diputación de Valencia , 2013. 2 (vol.) ISBN (o.c.) 978-84-7795-673-0

Entradas relacionadas:

La primera fotografía de Jesús del Gran poder, Sevilla 1857-1859 Paso de Jesús del Gran poder en la puerta de la Iglesia de San Lorenzo en Sevilla, 1857 Película de 1930 de Málaga, Sevilla y Toledo Paso de Semana Santa de "La Pollinica" por la Alameda. Málaga h. 1930
Las cigarreras Sevillanas de Beauchy Cigarreras de la fábrica de tabacos en Sevilla hacia 1890. Fotografía de Emilio Beauchy Estereoscopistas ingleses en España: Frank M. Good Frank M. Good. Sevilla, la Catedral desde el Alcázar. Albúmina, 1870/75

 

Francisco Vargas-Machuca Monzón, alias Mr. Clonwek. Buenos Aires 1878. Ilustración

Desvelada la identidad del daguerrotipista Clonwek

¡Que gran sorpresa nos ha proporcionado la investigación sobre Clonwek!, ¿Quiere conocer con nosotros quien se escondía tras este “artista alemán” que aparece en Madrid en 1849, y que se anuncia “acompañado del mejor fotógrafo de esta corte”?
doi: 10.6084/m9.figshare.3080395

Clonwek. Retrato de una señora con abanico. Madrid. Daguerrotipo iluminado. Ca 1850.
Clonwek. Retrato de una señora con abanico. Madrid, 1857. Daguerrotipo iluminado. Ca 1850.

A partir de la adquisición de este daguerrotipo, única obra conocida de Clonwek, hemos querido conocer mejor a este fotógrafo, un personaje novelesco que,

Retrato de Francisco Vargas Machuca. Litografía anónima. Lit. Martínez y C.ª. Madrid. 1851. Biblioteca Nacional de España.
Retrato de Francisco Vargas Machuca. Lit. Martínez y C.ª. Madrid. 1851. Biblioteca Nacional de España.

consciente de la singularidad de sus vivencias, nos las revela en un fidedigno relato autobiográfico que hemos descubierto(6) en el que nos muestra la auténtica personalidad de este pionero de la fotografía, que no fué otro que el más conocido como escritor Francisco Vargas-Machuca (España h. 1827-Buenos Aires 188-).

Aprendiz de joyero, dibujante, soldado en las guerras carlistas desde los 13 años, literato, periodista, funcionario ocasional, y sobre todo activista político de tendencia liberal, su vida está llena de episodios rocambolescos y huídas, tan pronto lo encontramos dirigiendo uno o dos periódicos en Madrid como capitaneando a las masas en una barricada. Él mismo reconoce que la política marcó su vida y que en los peores momentos fué la fotografía su tabla de salvación:

“… yo por gusto, sin pensar utilizarlo jamás, aprendí el Daguerrotipo y después la fotografía, y esto, en todas las vicisitudes de mi borrascosa vida, á causa de la política, que ha sido mi elemento, me ha salvado, como el náufrago que se salva en una tabla, y jamás le he visto la cara á la miseria.

Este arte lo aprendió en Cartagena en la década de 1840(1), una vez cesado de su carrera militar debido a sus heridas de guerra. Tras sus primeras experiencias como periodista en la ciudad, se trasladó a Madrid donde ejerció como escritor y publicista, pero a poco su participación en las revueltas liberales de 1848 le aconsejan desaparecer. Y es aquí cuando por primera vez aparece Mr. Clonwek:

Con mi aparato Daguerreotípico, pues, fui a establecerme en aquella ciudad [Albacete], ocultándome bajo el nombre supuesto de Mr. Clovvek [sic] Retratista Aleman. Dos años desempeñé a las mil maravillas mi doble papel de retratista y Aleman, sin que nadie sospechase ni por un momento que bajo aquel modesto hábito se ocultaba el director de los periódicos La Luna y El Centinela.

Así pues hemos de situar a nuestro fotógrafo por primera vez en Albacete en 1848

Anuncio de 1849 en el Diario Oficial de Avisos de Madrid
Anuncio de 1849 en el Diario Oficial de Avisos de Madrid

con un nombre que él dice alemán, pero que no se corresponde en realidad con ningún apellido real en ésta ni en ninguna otra lengua. El 25 de febrero de 1849 encontramos un primer anuncio en el Diario Oficial de Avisos de Madrid publicitándose como retratista en calle de la Victoria nº 2, cuarto segundo dcha. Un anuncio que se repite en otros periódicos, como El Observador. Además aprovecha sus relaciones con sus colegas del periodismo para que de vez en cuando aparezcan elogios al trabajo de su gabinete. o anuncia que sus retratos son de mayor tamaño que el conocido “hasta ahora” ya que ha recibido una nueva máquina de París.

Curiosamente se anuncia al principio “acompañado del mejor fotógrafo español”, dando incluso la razón de que este acompañante estaba anteriormente instalado en la calle Espoz y Mina 5, “Clonweck y compañía”, pero ya a finales de año su acompañante desaparece, y en febrero de 1850 abre un nuevo estudio en la calle Caballero de Gracia 12, cuarto tercero.

Este rastro de su quehacer fotográfico en la prensa madrileña es el único dato que hasta ahora han podido reflejar los fotohistoriadores, un rastro difícil de seguir ya que su extraño nombre hace que los tipógrafos cometan errores: Clonwetn, Clonweky, Clouvretu… el daguerrotipista desaparece con su último anuncio en abril de 1850. Abandonó entonces la fotografía para dedicarse a escribir, entre otras cosas ya que de esta fecha datan sus semblanzas de los Srs. Diputados … pero en 1853 son descubiertas sus actividades revolucionarias en la preparación de lo que un año más tarde constituiría “La Vicalvarada“. Y de nuevo …

me transformé por segunda vez en el Retratista al Daguerreotipo, J. Clonwek, artista Alemán. … me establecí … en Guadalajara … de allí pasé a Albacete, Granada y Loja, donde residía su familia y donde realizó un retrato al General Narváez. De Loja pasé a Málaga,

Permita el lector aquí un paréntesis que ilustre su paso por esta ciudad que visitó en octubre de 1854 con gran despliegue de medios. Su anuncio en “El Avisador Malagueño” era de un tamaño inusitadamente grande y colocó muestras de su trabajo en varios comercios de las calles Granada y Especerías. Se decía

Anuncio de Mr. Clonwek en Málaga. El Avisador Malagueño. 18 de Octubre de 1854
Uno de los anuncios de Mr. Clonwek en Málaga. El Avisador Malagueño. 18 de Octubre de 1854

socio de las Academias de Artes de París y Bélgica y venía “… en compañía del mejor fotógrafo español…” … se estableció en la calle de San Juan de los Reyes 9 (entre Nueva y Larios) y su oferta era completísima: retratos coloridos por nuevos métodos que daban la perfecta entonación de carnes, trajes y adornos, gran surtido de marcos, medallas, estuches de tafilete… todo para colocar mejor los retratos. Los precios variaban, según los tamaños, entre 30 y 60 reales -caros, teniendo en cuenta que el Conde de Lipa los tenía a 19 rs. los más pequeños- pero hacía también grupos, en cuyo caso, dependiendo del número de personas, podía llegarse hasta los 160 rs. Por si todo esto fuera poco también daba clases, en doce lecciones, y proporcionaba máquinas y materiales”. Estuvo aproximadamente un mes.(4)

… de Málaga a Córdoba en 1854. Donde el artista Clonwek se une de nuevo al estallido revolucionario, a causa de lo cual “… dió fin la segunda jornada del artista Mr. Clonwek … recogió … sus bártulos de hacer retratos y entró en Madrid, sin la máscara de artista, a ocupar su puesto en la brecha, como escritor público y a defender con la pluma al Gobierno de la revolución.” En este caso desde el periódico “Fray Tinieblas”.

Cansado de los problemas que le ocasionaba esta publicación, continuamente denunciada, comienza a gestionar una compañía de seguros agrarios, La Iberia, pero de nuevo en la Contrarevolución de 1856 le vemos comandando a los revolucionarios en “una barricada que levantamos en la plaza de Santo Domingo … la Dirección de la Sociedad La Iberia, servía también como de Cantón a retaguardia …“. Derrotados los revolucionarios y desmantelada su sociedad, Francisco nos cuenta cómo de nuevo tuvo que ocultarse …

“… volví a mi tercera jornada de retratista bajo el conocido pseudónimo de Mr.

Etiqueta del daguerrotipo que publicamos más arriba
Etiqueta al dorso del daguerrotipo que publicamos más arriba

Clonwek artista alemán, para reposar tranquilo, viajando por los pueblos, … como para reponer un poco mi bolsillo ya exhausto…

Según comprobamos por la prensa, también ejerce de fotógrafo en Madrid, al menos desde el 29 de mayo de 1857, este día La Iberia alaba sus trabajos con gran profusión de detalles. En su biografia indica que regresó a Madrid en 1859 iniciando de nuevo sus trabajos periodísticos y literarios,

Clonwek. 24/06/1860 Diario Oficial de Avisos de Madrid
Anuncio de Mr. Clonwek. 24/06/1860 Diario Oficial de Avisos de Madrid

pero la prensa le revela aún como  fotógrafo establecido esta vez en la calle Toledo 4, cuarto segundo, dato que confirma el Anuario general del Comercio… de Martí en los años 1861 y 63(2). En esta ocasión ofrece no sólo daguerrotipos sino fotografías sobre papel, cristal y placa … tamaño de tarjeta, es ya un fotógrafo de la carte de visite. En su último anuncio de 1 de Julio de 1860 informa que lleva ya establecido en la capital tres años.

Es en 1864 cuando inicia una actividad comercial y financiera con una empresa denominada “Centro Industrial y Mercantil” situada en la c/Arenal 18, con bastante éxito inicial, ya que llegó a promocionar negocios inmobiliarios, un establecimiento calco-fotográfico en la calle del Conde Duque 8, un taller de coches mecánicos … pero también con algunos fracasos como la quiebra de un negocio de cría de gusano de seda en Aranjuez. Pero al ser descubierta su participación en las intrigas de Prim para revelarse contra el gobierno, se ve obligado a huir de Madrid en 1866 bajo un nuevo nombre, esta vez utilizando el apellido materno, y es aquí donde nace el fotógrafo Francisco Monzón, un español casado y con dos hijos (Rosario y Salomón) que aparece en Bayona y después en París.

Me decidí a ser fotógrafo: estudié en uno de los mejores talleres de Paris el arte, que era muy distinto del Daguerreotipo que yo sabía; y provisto de máquinas y demás, me fuí a vivir a Tolosa … estableciéndome en la calle de las Leyes número 5“.

Una realidad que nos confirma el directorio Voignier(3): “MONZON. ph. Toulouse (Haute Garonne), rue des Lois 5; vers 1867“. A lo largo de toda su vida y en sus diferentes actividades Francisco Vargas-Machuca demostró siempre habilidad, arrojo y audacia, no exento de una gran inteligencia y cierta formación. Sus habilidades sociales le permitieron relacionarse con la alta sociedad cuando le fue necesario, hasta el punto de ser recibido por la reina Isabel II en varias ocasiones. Esta actitud personal se refleja también en su actividad fotográfica, demostrando ser un auténtico publicista: el tamaño y contenido de sus anuncios es mayor que el de sus competidores, presume de su pertenencia a Academias de arte (París y Bélgica), también sus productos son más caros ya que ofrece la mas alta calidad tanto en el trabajo como en los soportes, afirmando en ocasiones poseer algún exclusivo método o invención. Cuando llega a una ciudad coloca muestras de sus trabajos en los escaparates de los establecimientos más céntricos, reparte folletos …

No deja de intrigarnos el acompañante que trabaja con él, este “mejor fotógrafo español”, que aparece o desaparece de sus anuncios según la ocasión y que nos hace sospechar que a veces pudo ser real y otras un ardid que le permitía adoptar el rol de fotógrafo alemán, posiblemente disfrazado e incluso quizás imitando el acento, o el de español, según conviniera en cada plaza que visitaba o en cada momento, sobre todo cuando trabajaba en Madrid, una ciudad en la que Francisco Vargas Machuca era bien conocido.

Su estancia en Toulouse fué corta pues decide emigrar a Argentina el mismo año de 1867, desembarcando en Buenos Aires donde se dedica también a escribir y publicar bajo el pseudónimo de “El Moro Muza”, y donde solo descubre su identidad pasados más de diez años en que confiesa publicamente ser Francisco Vargas-Machuca Monzón, biografíado por el escritor Ventura Linch.(6)

Portada del libro de Ventura Lynch "El proscrito ó biografía de El Moro Muza"
Portada del libro de Ventura Lynch “El proscrito ó biografía de El Moro Muza”
Texto final del relato "El proscrito..."
Texto final del relato “El proscrito…” (6)

Pero sigamos al fotógrafo Francisco Monzón que abre un establecimiento fotográfico en la capital titulado “Fotografía Universal, Francisco Monzón y Señora”, del cual hemos encontrado un primer anuncio en 1870 que aparece durante todo el mes de enero en el periódico La Nación. El fotohistoriador Norberto Pablo Cirio (7) documenta su publicidad en 1873 en La Igualdad, donde indica que es su esposa quien hace los retratos a las señoras. Este mismo autor nos descubre probablemente su último aviso en prensa el 10 de Febrero de 1882.

Francisco Vargas-Machuca Monzón, alias Mr. Clonwek. Buenos Aires 1878. Ilustración
Francisco Vargas-Machuca Monzón, alias Mr. Clonwek. Buenos Aires 1878. Ilustración que figura en el libro “El proscrito”

Alejandra Niedermaier dice: “en el diario ‘La Pampa’ en el año 1874 hallamos el primer aviso, en todos la activa participación de la señora resulta un solido argumento publicitario. Este mismo aviso también lo encontramos en 1877 en periódicos de Chivilcoy y Mercedes, invitando así a retratarse durante un posible paseo por la capital“(5)

En 1877 se anuncia el el periódico “El Nacional” en la dirección c/ Artes, 224 y no deja de ofrecer las últimas innovaciones como cuando oferta un nuevo procedimiento que hace a las “fotografías permanentes e inalterables” según un método de su invención: “sistema Monzón”. No se pierdan este otro que hemos encontrado en “La Nación” este mismo año.

Francisco Monzón. Dorso de una carte de visite. Buenos Aires, 1870-82 (Col. Daniel Sale)
Francisco Monzón. Dorso de una carte de visite. Buenos Aires, 1870-82 (Col. Daniel Sale)

Pero no fué este su único estudio, ya que Andrea Cuarterolo lo sitúa simultáneamente en el nº 148 de la misma calle Artes, un dato que confirmamos por estár impreso en un reverso de sus cartes de visite que reproducimos gracias a la cortesia del coleccionista Daniel Sale. Desconocemos la fecha en que termina su actividad o qué fue de su vida desde estos años, pero sí podemos indicar que en 1885 el gabinete fotográfico de la calle Artes 224 pertenece ya al fotógrafo G. Cappelli. Sabemos también que su hijo Salomón Monzón dió continuidad a la “Fotografía Universal” aquí pueden ver el reverso de una tarjeta que así lo acredita.

Estamos pues ante un fotógrafo de larga trayectoria profesional (cerca de cuarenta años) que es uno de los primeros daguerrotipistas profesionales españoles conocidos, y además de los pocos de los que se conserva alguna obra de esos primeros momentos. El retrato que presentamos es de gran calidad, fuerza expresiva y elegante composición. Ojalá apareciera más obra suya para poder evaluarlo mejor pero de cualquier manera estamos convencidos de que jugó un importante papel en la divulgación del daguerrotipo en España durante aquellos años claves que van desde finales de la década de 1840 hasta mediados de la siguiente, pues él afirma su presencia, desde su aprendizaje en Cartagena entre 1843-46, al menos en las ciudades de Guadalajara, Albacete, Madrid, Toledo, Granada, Loja, Málaga y Córdoba.

——————————-

De su producción como escritor, remitimos a la completa bibliografía que puede encontrarse en WorldCat.

Bibliografía:

(1) Bernad y Fontana aparecen en Murcia en 1845

(2) Rodríguez Molina, Mª José; Sanchís Alfonso, José Ramón. Directorio de fotógrafos en España (1851-1936) : (elaborado con la información que proporcionan los anuarios y guías comerciales). Valencia : Archivo General y Fotográfico de la Diputación de Valencia , 2013. 2 (vol.) ISBN (o.c.) 978-84-7795-673-0

(3) J.-M. Voignier. Répertoire des photographes de France au dix-neuvième siècle. Le pont de pierre, 1993. pág: 186.

(4) Juan Antonio Fernández Rivero. “Historia de la fotografía en Málaga durante el siglo XIX“. Málaga: Miramar – Universidad, 1994.

(5) Alejandra Niedermaier. “La mujer y la fotografía: un juego de espejos constitutivos de identidad y de historia“. En: Arte y crisis en Iberoamérica, segundas jornadas de historia del Arte. Ril Editores, 2004. p: 338

(6) Francisco Vargas Machuca, Ventura Lynch. “El proscrito, Ó, Biografía De “el Moro Muza”: Con su Retrato… – Primary Source Edition”. Facsimil de la edición: Buenos Aires, Imprenta Americana, 1878.

(7) Norberto Pablo Cirio. Tinta negra en el gris del ayer: los afroporteños a través de sus periódicos.

(8) Juan Gómez. “La fotografía en la Argentina: su historia y evolución en el siglo XIX, 1840-99. Abadía Editora, 1986. Pags.: 87 y 96.