J. Laurent et Cie. Málaga, el puerto. Ca. 1880. Albúmina

Exposición: Málaga desde sus atalayas: 1854 – 1925

J. Laurent et Cie. Málaga, el puerto. Ca. 1880. Albúmina
J. Laurent et Cie. Málaga, el puerto. Ca. 1880. Albúmina

            Sala de exposiciones “Photoespacio” en La Térmica. Avenida de los Guindos, 48. 29004 Málaga – del 15 de diciembre de 2017 al 1 de abril de 2018 martes a domingo, de 11.00 a 14.00 h. y de 17.00 a 21.00 h.

Entrevista sobre la exposición                          Visita rápida

A partir de nuestros fondos hemos preparado una exposición de fotografías originales realizadas entre los años 1854 a 1925, de panorámicas de Málaga. En conjunto, se muestran un total de 46 fotografías que proponen un recorrido histórico sobre la fisonomía de la ciudad y que están tomadas desde las diferentes atalayas malagueñas: Gibralfaro, la Alcazaba, la torre de la Catedral, el monte Calvario, los edificios frente al puerto… elegidas por fotógrafos como: Charles Clifford, José Martínez Sánchez, J. Laurent, Luis Masson, Joaquín Oses, etc. Algunas de estas panorámicas están compuestas de varias imágenes concatenadas, y se nos presentan en diferentes formatos y técnicas. La exposición pretende recorrer con el visitante los puntos de vista elegidos por estos fotógrafos y simultáneamente hacer un viaje en el tiempo reflejado en los cambios urbanísticos que han ido configurando la Málaga que hoy conocemos.

Photoglobe Zurich “Málaga, Plaza de toros y Malagueta” Ca. 1905. Procedimiento fotocromo
Photoglobe Zurich. “Málaga, Plaza de toros y Malagueta”. Ca. 1905. Procedimiento fotocromo

Los antecedentes en el tiempo en cuanto a la realización de panorámicas son numerosos, existen notables ejemplos realizados mediante la primitiva técnica del daguerrotipo, como la debida a Choiselat en 1845 sobre la rada de Tolón, compuesta de cinco placas sucesivas. Y desde luego en España contamos con magníficas panorámicas realizadas ya en los primeros tiempos de la fotografía por Louis de Clercq, Luis Masson o Jean Laurent, con positivos en albúmina.

En el caso de Málaga estamos en una ciudad que al estar rodeada de elevaciones excepto por el oeste, ofrece al fotógrafo múltiples posibilidades de realizar este tipo de fotografías, la primera de las cuales es sin duda Gibralfaro. Así se refleja en la cantidad y calidad de estos panoramas que prestan especial atención a su puerto y discurren hacia el interior para perderse en los barrios de la zona norte.

Colección Malagueña Málaga y su Puerto desde Gibralfaro Ca. 1900. Tarjeta postal en 2 partes. Impresión fotomecánica
Colección Malagueña. Málaga y su Puerto desde Gibralfaro. Ca. 1900. Tarjeta postal en dos partes. Impresión fotomecánica

Las torres de la Alcazaba, o algunos enclaves de la Coracha en su parte inferior, proporcionaron panoramas más cercanos de la zona portuaria y la primera línea de la ciudad ante el mar, y en el periodo entre siglos nos muestran el paisaje cambiante del muelle y del nuevo parque en crecimiento. Aunque la atalaya preferida por los fotógrafos para captar la fachada marítima malagueña por excelencia, fue sin duda la Farola: a veces desde su base, pero sobre todo desde su balcón más elevado, el fotógrafo solía hacer una primera fotografía del muelle de Levante y a partir de aquí, tras el puerto, discurrían la Alcazaba y la Aduana, la Catedral y la fina línea de la ciudad hacia occidente, perdiéndose entre las chimeneas que recorrían la bahía entre el Guadalmedina y el Guadalhorce.

José García Ayola. Málaga desde la Farola Ca. 1880. Albúmina
José García Ayola. Málaga desde la Farola. Ca. 1880. Albúmina

La vida de una ciudad marítima gira en gran parte en torno a su puerto, y esta necesidad de reflejar su parte más vital hizo que numerosos fotógrafos utilizasen los últimos pisos de los edificios próximos al Cuartel de la Parra, junto al muelle, como nueva atalaya desde la que mirar hacia el oeste y recorrer con la cámara desde el muelle, la “Cortina del Muelle”, la Aduana, el paseo y la Farola hasta el mar.

Autor desconocido Málaga, la Cortina del Muelle y el Puerto desde alguna azotea próxima al Cuartel de la Parra Ca. 1880. Albúmina
Autor desconocido. [Málaga, la Cortina del Muelle y el Puerto desde alguna azotea próxima al Cuartel de la Parra]. Ca. 1880. Albúmina

Y ¿por qué no desde el mar?, alguna fotografía tenemos desde esta perspectiva aunque no son muy frecuentes, sobre todo en los primeros tiempos de la fotografía, en los que la necesidad de un tiempo de exposición relativamente largo, hacía imposible realizar fotografías desde una embarcación, un punto de vista siempre ondulante.

Ya en el interior de las intrincadas calles y las escasas plazas de esta Málaga de la segunda mitad del siglo XIX y principios del XX, las torres de las iglesias y de la Catedral se ofrecen como atalayas destacadas para fotografíar la sucesión de tejados y edificios en una u otra dirección.

Grafos Málaga, vista panorámica de la población [tomada desde la torre de la Catedral] 1922/23. Tarjeta postal en 2 partes. Impresión fotomecánica
Grafos. Málaga, vista panorámica de la población [tomada desde la torre de la Catedral]. 1922/23. Tarjeta postal en 2 partes. Impresión fotomecánica
Sin embargo los fotógrafos también se desplazan a las elevaciones del noroeste, en las inmediaciones del Convento de la Trinidad o del Arroyo de los Ángeles para captar la imagen de la ciudad tras el río al pie de Gibralfaro, con las torres de sus iglesias, San Juan, los Mártires… la Catedral y la Farola destacadas en el horizonte. El círculo se cierra en el norte con el Monte Calvario, desde allí la panorámica parte de un primer plano de la espadaña de la iglesia de la Victoria y la calle Cristo de la Epidemia para recortar la ciudad y su Catedral sobre el mar y la sierra de Mijas, destacando la explanada del Ejido al oeste y los hornos de sus tejares perfectamente definidos.

Desde las largas exposiciones requeridas por las placas negativas al colodión húmedo, con las que trabajaban aquellos fotógrafos dignos de protagonizar una novela épica, a las instantáneas que nos devuelven los imaginativos fotógrafos del siglo XX, hemos querido reunir en esta muestra lo mejor de estas imágenes “panorámicas”, en una sola toma a veces pero en muchos casos compuestas por dos, tres y hasta cinco imágenes concatenadas en las que el expectador pueda girar con el fotógrafo. Y ese es nuestro deseo: ¡disfrute de las vistas!

Cartel exposición Málaga desde sus Atalayas, 1854-1925

————————————–

Como complemento a la exposición se edita un catálogo que incluye todas las imágenes expuestas, con amplios comentarios sobre las obras y los fotógrafos:

Málaga desde sus atalayas 1854-1925. Málaga, Diputación, 2017. ISBN 978-84-7785-992-5

Noticias en la prensa:

Diputación de Málaga: Noticias  Paseo en imágenes

Diario Sur: “Las primeras fotos de Málaga descubren la revolución urbana de la ciudad en el siglo XIX”. Francisco Griñán

Europa Press: “Photoespacio de La Térmica acoge una exposición inédita con las primeras fotografías panorámicas de Málaga”.

Fachada principal del palacio de la Exposición Vinícola, próximo al Palacio de Indo en Madrid. (Bodegas Toro Albalá. Aguilar de la Frontera, Córdoba)

La Exposición vinícola de 1877 en Madrid: Laurent, Debas y Esperon

No buscábamos fotografías del XIX sino vinos genuinos de la tierra cordobesa cuando en el Museo del Vino de la bodega Toro Albalá de Aguilar de la Frontera, descubrimos en una vitrina un libro de gran formato titulado:

Portada del "Album fotográfico de la Exposición Nacional Vinícola Madrid 1877"
Portada del “Album fotográfico de la Exposición Nacional Vinícola Madrid 1877”

Álbum Fotográfico de las instalaciones de la Exposición Nacional Vinícola verificada en Madrid en año de 1877 – Fotógrafos – J. Laurent y Cia / Fernando Debás / A. Esperon / Lit. de Ginés Ruiz. Espíritu Santo, 18

Los nombres de estos tres fotógrafos junto con la fecha de la publicación, llamaron nuestra atención, sobre todo por tratarse de un trabajo del que no teníamos ninguna referencia anterior… y porque, a poco que investigamos, tan sólo encontramos dos ejemplares más de este álbum: uno de ellos en la Biblioteca del Palacio Real de Madrid y otro en la Biblioteca Baker de la Harvard Business School de Boston.

Fachada principal del palacio de la Exposición Vinícola, próximo al Palacio de Indo en Madrid. (Bodegas Toro Albalá. Aguilar de la Frontera, Córdoba)
Fachada principal del palacio de la Exposición Vinícola, próximo al Palacio de Indo en Madrid. (Bodegas Toro Albalá. Aguilar de la Frontera, Córdoba)

Siempre son interesantes las noticias de los trabajos realizados por los fotógrafos del XIX en este capítulo que hoy encuadraríamos en la fotografía industrial o de reportaje, no son fáciles de documentar. Así que abordamos la preparación de un artículo (1), gracias a la generosidad de los propietarios de la Bodega, profundizando en las circunstancias que rodearon la ejecución de este trabajo, que al mismo tiempo nos permitiera revisar las fotografías decimonónicas en las que se han reflejado las “Exposiciones” de todo tipo que se dieron también en España bajo la influencia de la Exposición Universal de Londres de 1851, (una cuestión interesante que dejaremos aquí para otro día).

Pero la sorpresa fue realmente descubrir el contenido del álbum, una colección de láminas fotográficas similares a la que aquí adjuntamos:

Muestra de una de las reproducciones de los bocetos que ilustran el "Álbum fotográfico de la Exposición Vinícola...". (Bodegas Toro Albalá)
Muestra de una de las reproducciones de los bocetos que ilustran el “Álbum fotográfico de la Exposición Vinícola…”. (Bodegas Toro Albalá)

La exposición impulsada por el Ministro de Fomento del gobierno de Cánovas del Catillo: Francisco Queipo de Llano, quiso aprovechar el buen momento comercial de los vinos españoles en Europa, que en gran parte, todo hay que decirlo, se vió propiciado por la plaga de filoxera que había arruinado las vides de allende los Pirineos. El edificio que la albergó, situado en una extensa finca entre las calles Jenner, Fortuny, Cisne y Castellana, quedó pequeño ante la gran participación de cosecheros, que superó la cifra de 7200 expositores. Aunque algunos bodegueros prepararon su panel de manera colectiva, los 3500 metros quedaron sumamente pequeños, como refleja la única fotografía real del interior de la exposición:

J. Laurent; Debás y Esperon. Madrid, Exposición Vinícola, interior. 1877. Albúmina (Bodega Toro Albalá. Aguilar de la Frontera (Córdoba))
J. Laurent; Fernando Debás y A. Esperon. Madrid, Exposición Vinícola, panel de D. Antonio Castell de Pons. 1877. Albúmina (Bodega Toro Albalá. Aguilar de la Frontera (Córdoba))

Abigarradas, curiosas e imaginativas composiciones, como se ve elaboradas totalmente con hileras de botellas configurando auténticos retablos a la mayor gloria de Baco, que sin embargo, y con las técnicas fotográficas disponibles en aquellos momentos resultaban dificilmente reproducibles por falta de perspectiva. Estas estrecheces se comentaron en la prensa de la época:

“… algunos centenares más de botellas, y el público que hoy desfila por algunas salas con trabajo, sin poder apreciar por falta de distancia el efecto de algunas instalaciones muy curiosas, tendría que limitarse a contemplar la Exposición desde la puerta”

Sin embargo el proyecto para el que se unieron los tres compatriotas franceses se llevó a cabo, con fotografías, sí. Algunas del natural, que ya hemos visto, y el resto tomadas sobre los croquis de cada expositor, realizados en acuarela.

Como consecuencia, las imágenes más difundidas de la exposición fueron los grabados realizados a partir de dibujos y no de fotografías, publicados por el semanario “La Ilustración”. El álbum que confeccionaron nuestros fotógrafos, aún con estas limitaciones, si nos aporta el catálogo completo de todas las instalaciones presentes en la Exposición y queda como precedente y experiencia para los posteriores reportajes de otros eventos que vendrían después: Las exposiciones de Minas (1883), de Filipinas (1885) y la Universal de Barcelona (1888).

J. Laurent, Debás y Esperon. Orla de los personajes organizadores de la Exposición Vinícola de 1877. Albúmina (Bodega Toro Albalá)
J. Laurent, Debás y Esperon. Orla de los personajes organizadores de la Exposición Vinícola de 1877. Albúmina (Bodega Toro Albalá)

Todos los detalles los tenéis en nuestra publicación:

(1) Juan Antonio Fernández Rivero y María Teresa García Ballesteros. “El álbum de la Exposición Vinícola de 1877: Laurent, Debás y Esperon. En: Hernández Latas, José Antonio. I Jornadas sobre Investigación en Historia de la Fotografía. 1839-1939: Un siglo de fotografía. Zaragoza, Institución Fernando el Católico, 2017. Pág.: 361-371.

CCComoGuardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

José Martínez Sánchez/Jean Laurent. Málaga, edificio de la Aduana (detalle). 1867. Albúmina sobre papel.

La CFRivero en el Museo de Málaga – MMA

El MMA en la Aduana, es ya una realidad. Y la ciudad sabe que lo es gracias al empeño de muchos malagueños que durante años hemos reclamado este museo y este edificio para visualizar el arte y la historia que tenemos detrás. El museo abre por fin sus puertas y la Colección Fernández Rivero tendrá allí una pequeña muestra.

José Martínez Sánchez/Jean Laurent. Málaga, edificio de la Aduana (detalle). 1867. Albúmina sobre papel.
José Martínez Sánchez/Jean Laurent. Málaga, edificio de la Aduana – Sede del MMA – (detalle de una panorámica). 1867. Albúmina sobre papel.

El devenir de los acontecimientos que han rodeado la creación del nuevo MMA, es también un hecho insólito y en cierto modo paradójico, en una ciudad que ha heredado una leyenda negra en relación con la cultura, y que ha cambiado hasta el punto de reclamar en la calle “la Aduana para Málaga”, para su MUSEO. A día de hoy, le recibe acompañada de otra veintena de museos abiertos al público, con temáticas que cubren, además de las manifestaciones artísticas más clásicas en todas las facetas de las artes plasticas, otros aspectos más originales: museo taurino, del vidrio, de objetos religiosos, automóvil y moda, aeronáutico, costumbres populares, museo del mar, científicos… junto a ellos varios dedicados a determinados creadores sobre todo a la obra de nuestro inmenso Picasso.

¿Queda algún aspecto de las manifestaciones de nuestra cultura que no esté representado en ellos? Pues extrañamente sí.

Y es precisamente aquella que está más presente en nuestro día a día.

Autor desconocido. Málaga, muelle viejo. 1857-1860. Albúmina sobre papel.
Autor desconocido. Málaga, muelle viejo. 1857-1860. Albúmina sobre papel.

La que nos muestra cómo fuimos ayer, o el siglo pasado…

La que nos asoma cómo por una ventana a los instantes que ya no volverán.

La que sirve de testigo de los hechos que ya han acontecido y

guarda para nosotros la realidad de nuestra historia reciente o lejana.

Luis Leon Masson. Panorámica de Málaga desde la Alcazaba (detalle). 1858-1862. Albúmina sobre papel.
Luis Leon Masson. Panorámica de Málaga desde la Alcazaba (detalle). 1858-1862. Albúmina sobre papel.

La que se ha convertido en una de las expresiones artísticas más creativas.

Si…, la FOTOGRAFÍA.

José Spreáfico/Ernest Lamy. Málaga, fuente de la Alameda. 1863. Albúmina sobre papel.
José Spreáfico/Ernest Lamy. Málaga, fuente de la Alameda. 1863. Albúmina sobre papel.

Sin embargo la Fotografía está presente en el Museo de Málaga que ha tenido una sensibilidad especial para contar con ella, ha detectado esta ausencia y

Museo de Málaga. Panel que integra un documental con fotografías históricas de la ciudad.
Museo de Málaga. Panel que integra un documental con fotografías históricas de la ciudad.

ha querido incluir una pequeña muestra de la historia fotográfica de la ciudad con algunas de las fotografías de la CFRivero.

J. David. Obreros de la Ferrería de Heredia. Málaga, 1887. Albúmina sobre papel.
J. David. Obreros de la Ferrería de Heredia. Málaga, 1887. Albúmina sobre papel.
Panel titulado
Panel titulado “El triunfo de la fotografía” en el Museo de Málaga.

Algunas de ellas las encontraréis ilustrando la localización original de alguna pieza, y otras en los documentales que narran las historias de la Academia de Bellas Artes y de la Generación del 27.

Autor desconocido. Niños en la playa de la Malagueta. Málaga, 1890-1900. Gelatina de plata sobre vidrio.
Autor desconocido. Niños en la playa de la Malagueta. Málaga, 1890-1900. Gelatina de plata sobre vidrio.

Pero hay además otro documental, con guión e imágenes de la CFRivero que cuenta brevemente la historia fotográfica en Málaga en una colección de sus piezas más representativas, de las que incluimos aquí unas cuantas, y que el Museo ha situado, por su coincidencia en el tiempo, en la sección de pintura del siglo XIX.

Autor desconocido. Fuenteolletas. Málaga, 1900-1905. Gelatina de plata sobre vidrio.
Autor desconocido. Fuenteolletas. Málaga, 1900-1905. Gelatina de plata sobre virio.
Créditos del documental sobre la fotografía en Málaga durante el siglo XIX y principios del XX.
Créditos del documental sobre la fotografía en Málaga durante el siglo XIX y principios del XX.

Junto a Muñoz Degrain, José Nogales, Enrique Simonet o Sorolla, podremos encontrar alguna obra Jean Laurent, José Spreáfico o Luis Leon Masson, e integrar en nuestro subconsciente la imagen de la ciudad del XIX/XX cuyos contemporáneos crearon el germen de este museo.

Documental sobre la llegada de la fotografía a Málaga. Museo de Málaga. 2016.
Documental sobre la llegada de la fotografía a Málaga. Museo de Málaga. 2016.

¡Salud, Museo de Málaga!

boton-comentarios_1

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Jean Laurent y Cia. [Colegio de Guardias Jóvenes] Formación en columna. Valdemoro (Madrid), 1878. Albúmina (Col. Fernández Rivero)

La Compañía de Guardias Jóvenes vista por Laurent en 1878

La fotografía del siglo XIX discurre sobre todo entre el retrato y las vistas urbanas o monumentales, más extraño es encontrar algún trabajo de cualquiera de aquellos fotógrafos realizado “por encargo”. Y este es el ejemplo que mostramos a continuación, un precioso álbum realizado por la Casa Laurent (J. Laurent y Cía.) para la Compañía de Guardias Jóvenes en 1878.

Jean Laurent y Cia. [Colegio de Guardias Jóvenes] Clase de instrucción primaria. Valdemoro (Madrid), 1878. Albúmina (Col. Fernández Rivero)
Jean Laurent y Cía. [Colegio de Guardias Jóvenes] Clase de instrucción primaria. Valdemoro (Madrid), 1878. Albúmina (Col. Fernández Rivero)
El conjunto de seis cuidadas fotografías aparece en un álbum encuadernado en tela roja con el título en letras doradas: “España. Compañía de Guardias Jóvenes. Vistas fotográficas 1878”, e incluye una página con la dedicatoria: “A S. M. el

Álbum fotográfico de la Compañía de Guardias Jóvenes, 1878. Portada y dedicatoria
Álbum fotográfico de la Compañía de Guardias Jóvenes, 1878. Portada y dedicatoria

Rey Don Francisco de Asís la Compañía de Guardias Jóvenes 1878″. Además de los créditos impresos del fotógrafo, todas ellas están tituladas a mano en tinta negra. En la parte superior se indica: “Cuerpo de la Guardia Civil” “Escuela de Guardias Jóvenes”. Y a pié de foto los títulos descriptivos de cada escena.

Esta Compañía estaba formada por los alumnos del Colegio de Guardias Jóvenes Duque de Ahumada (Polillas), institución que nació como internado con la finalidad de socorrer a los huérfanos de la propia Guardia Civil (creada en 1844) y prepararlos para un posible futuro como guardias. Tras su inicial ubicación en Madrid -Cuartel de San Martín- se trasladó después a Pinto, para acabar definitivamente instalado en 1856 en Valdemoro, en la antigua Real Fábrica de Paños y Tapices del Reino, denominada “Los Longistas”, un edificio que se acondicionó con los requerimientos propios de un internado del siglo XIX.

El trabajo de Laurent está fechado en 1878, un momento justamente anterior a la obligada ampliación que tuvo lugar en 1879, debido al aumento del número de alumnos que hasta esas fechas estaban organizados en una única “compañía”. Dos de las imágenes presentan a los educadores y a los internos uniformados y en formación en el exterior, son las tituladas: “Formación para esgrima de bayoneta” y “Formación en columna”.

Jean Laurent y Cia. [Colegio de Guardias Jóvenes] Formación en columna (detalle). Valdemoro (Madrid), 1878. Albúmina (Col. Fernández Rivero)
Jean Laurent y Cía. [Colegio de Guardias Jóvenes] Formación en columna (detalle). Valdemoro (Madrid), 1878. Albúmina (Col. Fernández Rivero)
Es interesante observar en el detalle de esta última imagen los tricornios de los guardias y las gorras rígidas o quepis de los chavales, los miembros de la banda de música con sus instrumentos, el capellán con su sobrero de teja, y el mulero tocado con un sombrero castellano, observando con curiosidad la pose para la fotografía, tras la tapia del recinto junto a su carro de dos mulas.

Las cuatro fotografías restantes muestran las instalaciones de la escuela: “Clase de instrucción primaria”, “Comedor”, “Sala de aseo” y “Dormitorio”.

La pulcritud y el orden reinan en estas cuatro estancias, de las que mostramos aquí el aula y la sala de aseo, sin embargo dentro de la modestia que se supone en esta institución, llama la atención el esmero con el que está acondicionado, los detalles de un cierto confort y el cuidado en los elementos decorativos, como los estores que cuelgan ante las ventanas, las bonitas lámparas de ambas estancias o el mapa y las múltiples láminas que llenan las paredes de la clase de primaria.

Jean Laurent y Cia. [Colegio de Guardias Jóvenes] Sala de aseo. Valdemoro (Madrid), 1878. Albúmina (Col. Fernández Rivero)
Jean Laurent y Cía. [Colegio de Guardias Jóvenes] Sala de aseo. Valdemoro (Madrid), 1878. Albúmina (Col. Fernández Rivero)
La sala de aseo no se queda atrás: ¿Se ha fijado en estos sofisticados lavabos colectivos? una instalación que por su singularidad mereció la inscripción que se aprecia en el extremo del primero y que reza: “Se construyó siendo Director Gral. el Excmo. Sr. D. Fernando Cotoner Marqués de la Cénia”.

Leer estas fotografías nos plantea algunos interrogantes: en primer lugar ¿por qué la Compañía de Guardias Jóvenes le dedica a Francisco de Asís este álbum?. Las crónicas nos hablan de la relación que el Colegio estableció con la monarquía a base de formar en la vecina estación de Aranjuez cada vez que los reyes pasaban por allí, hasta el punto de que el 10 de junio de 1864 el rey consorte, Francisco de Asis, revistó la compañia con el príncipe [Alfonso XII] de la mano. Desde este día, la Reina nombro protector de la Compañía a S. A. R. el Príncipe Alfonso.(1)

¿Podría ser esta “protección especial” el origen de la prosperidad de este internado?, ¿Por qué el álbum no se dedica al príncipe Alfonso?, ¿Por qué se hacen estas fotografías en esa fecha de 1878, cuando se está gestando la futura ampliación que ya hemos visto fué aprobada al año siguiente?

Por último hemos de felicitarnos por la conservación íntegra de este álbum que ha llegado tal cual se creó hasta nosotros.

Otros ejemplares del álbum:

La Biblioteca Nacional de España posee un álbum muy similar, las fotografías y la encuadernación son las mismas, la diferencia es la ausencia de dedicatoria y títulos en las fotografías, además el título del álbum está en francés: “Espagne: Compagnie de jeunes gardes: Vues photographiques 1878“.

La Real Biblioteca tiene también un ejemplar, encuadernado en tela verde, que suponemos igual al nuestro, aunque no hemos podido comprobarlo.

Bibliografía:

(1) La Compañía de Guardias Jóvenes (Fundamentos de su creación). Benemérita al día. 2014; noviembre.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Lisboa con la estereoscopia

LISBOA acoge la conferencia internacional “Stereo and Immesive Media“, del 28 al 30 de Junio de 2018. Como en su edición de 2015 la CFRivero estará presente, esta vez con una aportación sobre las colecciones “El Turispo Práctico” y RELLEV.

J. Roquer. Lisboa, Una calle. Ca. 1900. Estereoscopia en Gelatina argéntica
J. Roquer. Lisboa, Una calle. Ca. 1900. Estereoscopia en gelatina argéntica

En palabras de sus organizadores: Una reunión en torno a la estereoscopia y otros entornos inmersivos que desde el siglo XIX han proporcionado un campo ampliado a los medios fotográficos …. Una oportunidad para investigar sus raíces históricas y también los retos de hoy día ante la cultura visual.

La CFRivero ha tenido siempre una especial relación con la estereoscopia y nos ha entusiasmado la idea de participar, en su edición de 2018 presentaremos una nueva investigación que más adelante desarrollaremos en el blog cuando se publique:

LA INDUSTRIA ESTEREOSCÓPICA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XX: EL TURISMO PRÁCTICO Y RELLEV

En 2015 presentamos un trabajo sobre Estereoscopistas británicos en España: Frank M. Good, a los que dedicamos un artículo en este blog. En otra sesión dedicada al coleccionismo de estereoscopias, Juan Antonio F. Rivero ha sido invitado a debatir sobre el coleccionismo de estereoscopias en una mesa redonda junto a Alexandre Ramires, António Pedro Vicente y Ana David. Os invito a repasar su cuidada programación de 2015.

Jean Laurent. Claustro del Monasterio de los Jerónimos de Belén. Lisboa (Portugal). Stereoscopia en albúmina, Ca. 1870
Jean Laurent. Claustro del Monasterio de los Jerónimos de Belén. Lisboa (Portugal). Estereoscopia en albúmina, 1869

Como saludo a los amigos portugueses queremos mostrar algunas de las estereoscopias de Lisboa de la CFRivero: Las más clásicas quizá son las de Jean Laurent, fotógrafo francés y madrileño de adopción, que viajó a Portugal en 1869 con todo su despliegue técnico. Fruto de este viaje son más de 200 imágenes diferentes, la mayor parte en ambos formatos: monoscópico y estereoscópico. Tenemos incluso la fecha en que se realizó, según desvela Borges de Araújo (1), esta fotografía del monasterio de Belén, entre los días 8 o 9 de Marzo.

Ferrier pere & fils et Soulier. Ensemble du Monastere. Batalha. Vues du portugal. Estereoscopia en albúmina. Ca. 1860 - Edición de León et Levy hacia 1870)
Ferrier pere & fils et Soulier. Ensemble du Monastere. Batalha. Vues du portugal. Estereoscopia en albúmina. Ca. 1860 – Edición de León et Levy hacia 1870

Sin embargo otros antes que él utilizaron la estereoscopia para difundir el maravilloso patrimonio arquitectónico portugués, como por ejemplo el estudio de los Ferrier, cuyo catálogo sería después difundido durante años por sus sucesores León et Levy.

J. Roquer. Lisboa, Plaza de Don Pedro IV o El Rossio. Hacia 1900
J. Roquer. Plaza de D. Pedro. Estereoscopia en gelatina argéntica. Hacia 1900

Más desconocida es una pequeña colección de vistas estereoscópicas que muchos años después, alrededor de 1900, realizara un fotógrafo catalán: J. Roquer, que tuvo su estudio en Barcelona en las calles Petritxol, 6 y Plaza del Pino, 2.

J. Roquer. Lisboa [Escaleras del Barrio Alto]. Estereoscopia en gelatina argéntica. Hacia 1900
J. Roquer. Lisboa [Escaleras del Barrio Alto]. Estereoscopia en gelatina argéntica. Hacia 1900
A pesar de ser un fotógrafo profesional, las características de esta edición parecen indicarnos que se trata más bien de un recuerdo de viaje que de un proyecto comercial, ya que las fotografías están numeradas y tituladas a mano, y junto a las vistas de Lisboa figuran también las de otras ciudades andaluzas que parecen formar parte de un periplo turístico.

J. Roquer. Lisboa, estación de ferrocarril. Estereoscopia en gelatina argéntica. Hacia 1900
J. Roquer. Lisboa, estación de ferrocarril. Estereoscopia en gelatina argéntica. Hacia 1900

Felicidades a los organizadores de Stereo and Immersive Media, por este proyecto sobre el fenómeno estereoscópico, cuya primera aplicación corrió unida a la fotografía, que quedó después casi aparcado de la memoria colectiva, y que se ha revelado como un integrante esencial de múltiples aplicaciones tecnológicas.

Bibliografía

N. Borges de Araújo. A singular viagem do fotógrafo Jean Laurent a Portugal, em 1869. CEM Cultura, Espaço and Memoria, 2010; 1: 87-107

 

Un botón de la “Casa Laurent”

Efectivamente, la imagen que está usted viendo corresponde a un botón decorado con una cámara fotográfica, con su objetivo, rodeada de rayos de sol y de la inscripción “FOTOGRAFÍA DE J. LAURENT“.Botón de los uniformes de los empleados del fotógrafo Jean Laurent. Madrid 1860-80

El mensaje que nos transmite esta fotografía es muy claro: podemos afirmar que se trata de uno de los botones de la indumentaria que vestían algunos de los empleados de este estudio fotográfico, el más famoso estudio madrileño durante la segunda mitad del siglo XIX, que durante unos 40 años radicó en el número 39 de la Carrera de San Jerónimo.

Imaginamos que este botón perteneció al uniforme de un conserje o recepcionista, un elegante personaje acorde con la decoración exterior del estudio que facilitara el acceso al establecimiento fotográfico. Ya que al tratarse de un botón de cierta envergadura, 29 mm de diámetro y forma semiesférica, estaba necesitado Dorso del botón de la casa Laurent de una prenda de cierta contundencia que lo sostuviera, con seguridad junto con otros compañeros idénticos, quizá una librea, una casaca o un gran chaquetón … Aunque también podría tratarse de la chaqueta del “botones”. En cualquier caso una prenda que posiblemente los empleados dedicados a tareas técnicas habrían sustituido por una bata o guardapolvos, más prácticos a la hora de manipular productos químicos o de proceder directamente a la realización del retrato.

Si nos fijamos en el anverso, se descubre una inscripción: * TW&W * PARIS que revela la marca del fabricante:  TRELON WELDON & WEILL Paris-France, uno de los más conocidos boutonniers que desde 1814 estaba spécialisé dans le bouton en métal en la fábrica que fundó M. Trelón empleando a jóvenes delincuentes como aprendices,Logotipo del fabricante del botón de Laurent y que pasado el tiempo realizó toda clase de brillantes botones tan necesarios en uniformes militares o civiles, presentes en todos los estamentos de funcionarios y también del mundo del comercio o de la fotografía, como estamos viendo … a poco que usted busque en Internet comprobará cómo los coleccionistas de botones le ilustrarán sobre este infinito mundo, botones con soles, lunas, escudos, animales, letras, armas … pero no nos vayamos por las ramas.

Obviamente el Sr. Laurent no escatimaba esfuerzos para dotar de los detalles más distinguidos a su negocio, y parece que no encontró en Madrid ningún artesano que reprodujese a su satisfacción la cámara resplandeciente, por lo que recurrió al más acreditado fabricante parisino.

Desde luego un botón tiene mucha más información de lo que pudiese parecer a primera vista, y seguramente esta razón nos pasó por la cabeza cuando lo encontramos, en Francia, hace ya más de diez años.

Entre las miles de fotografías de la Casa, no se conoce ninguna en la que se pueda observar algún detalle de las instalaciones del estudio de Laurent ni de sus operarios, aparte del carro-taller que hemos visto reproducido en múltiples publicaciones. En cuanto al aspecto de la fachada de su establecimiento en la Carrera de San Jerónimo nº 39, junto al periódico “La Discusión” y cerca de Las Cortes, se conoce una única fotografía, anónima, en la que se aprecia el edificio y el cartel “Fotografía 39” que colocó en la galería acristalada que ocupaba la última planta(1). Nada sabemos de su interior salvo los decorados que sirven de complemento y fondo a sus retratos.

En cuanto al personal, nuestro amigo Carlos Teixidor, conservador en el Instituto del Patrimonio Cultural de España que custodia los negativos del fotógrafo, nos ha mostrado alguna fotografía en la que aparecen empleados en exteriores, pero siempre sin uniforme.

El legado de Jean Laurent es inmenso, miles de fotografías y de negativos de un catálogo impresionante. Al resto de su entorno ahora podemos añadir este pequeño/gran botón.

(1) Fotografía publicada en: Gutiérrez Martínez, Ana: “J. Laurent, creador, innovador y maestro de la fotografía“, en VV.AA.: Jean Laurent en el Museo Municipal de Madrid. Retratos, Museo Municipal de Madrid, Madrid, 2005, Tomo I, p. 38.

¡Gracias por leer esta entrada!

Agradeceremos tus comentarios.

“Obras públicas de España”, dos nuevos álbumes

¡Aparecen nuevos álbumes con fotografías de Laurent y Martínez Sánchez sobre las obras públicas del reinado de Isabel II! La documentación de las obras públicas fué uno de los primeros motivos de los reportajes fotográficos. Hemos comentado en este blog el caso de las fotografías del Canal de Suez en 1860 realizadas por Hippolyte Arnoux, o el de José Spreáfico y su trabajo sobre el ferrocarril de Málaga a Córdoba entre 1865/67.

Jean Laurent/José Martinez Sánchez. Obras del Canal del Henares (Madrid). Albúmina. 1866/67. (Col. Fernández Rivero)
Jean Laurent/José Martínez Sánchez. Obras del Canal del Henares-trinchera-detalle- (Guadalajara). Albúmina. 1866/67. (Col. Fernández Rivero)

Pero sin duda para los historiadores de la fotografía, el más amplio y espectacular repertorio de estos primeros años de rodaje del arte fotográfico, en torno a las obras públicas, sea la colección titulada “Obras públicas de España”, realizada para mostrar las grandes inversiones que contribuyeron a modernizar el país en los inicios de la segunda mitad del siglo XIX. El esfuerzo, centrado sobre todo en tres áreas: trazado de carreteras y sus correspondientes puentes, la señalización de costas y la construcción de líneas de ferrocarril, fué de tal envergadura que desde las esferas gubernamentales, y gracias a la orientación del ingeniero Lucio del Valle, se concibió la idea de enviar a la Exposición Universal que se preparaba en París para 1867, una serie de fotografías que mostraran en Europa la carrera por la modernización que había iniciado España.

Mérida y su puente romano. Fotografía en albúmina de Jean Laurent en 1966/67. (CFRivero))
Jean Laurent. Puente sobre el Guadiana en Mérida (detalle). Albúmina. 1866/67 (Col. Fernández Rivero)

El encargo recayó en los fotógrafos Jean Laurent y José Martínez Sánchez, que se repartieron la geografía hispana, el primero al oeste y el segundo al este. Realizaron un trabajo difícil, recorriendo el país incluso en invierno, y tan concienzudamente que incluyeron tomas incluso de puentes de tiempos más remotos (como este de Mérida que construyeron los romanos). Abstract: The most comprehensive and spectacular repertoire of the early years of photographic art, around public works, was the collection “Public Works of Spain” performed to show the large investments that helped modernize the country at the beginning of the second half nineteenth century. The effort, conducted primarily in three areas: layout of roads and associated bridges, signaling coasts and the railroad, was so great that from the government, thanks to the guidance of engineer Lucio del Valle, conceived the idea to send to the Universal Exposition in Paris, at 1867, a series of photographs to show in Europe the modernization initiated in Spain. The photographers Jean Laurent and Jose Martinez Sanchez were commissioned for the project, and Hispanic geography is divided, the first and the second west to east. Did a great job, they are touring around all the country, working even in winter.

Un detalle de la fotografía realizada por Jean Lauernt en 1866/67 del Faro del Cabo Mayor, en Santander. Albúmina
Jean Laurent. Santander, faro del cabo Mayor (detalle). Albúmina, 1866/67. (CFRivero)

La acogida que tuvo en París este grupo de fotografías, encuadernadas en cinco álbumes, fué muy notable, hasta el punto de conseguir el Gran Premio del Jurado a la Dirección de Obras Públicas, que al final quedó suprimido al ser declarados fuera de concurso los gobiernos. Recientemente hemos incorporado a la CFRivero dos de estos álbumes: 

  • Obras Públicas de España. Tomo 1º. Puentes – contiene 73 fotografías.
  • Obras Públicas de España. Tomo 3º. Faros, Puertos y Canales – contiene 40 fotografías

Ambos con un índice que identifica cada una de las vistas.

Jean Laurent. Detalle de unas canteras en Zamora en 1866/67. Fotografía en albúmina. (Col. Fernández Rivero)
Jean Laurent. Canteras en Zamora (detalle). 1866/67. Albúmina (Col. Fernández Rivero)

Se desconoce exactamente el número de copias que se realizaron de este trabajo, aunque sí sabemos que Laurent las incluyó en su catálogo y las comercializó, incorporando la parte realizada por José Martínez Sánchez. A partír de 1870 las comercializó en tres álbumes dedicado el I a Carreteras, el II al Ferrocarril y el III a Puertos, Faros y Canales. De todo este material han aparecido algunas copias, en la mayor parte de los casos con grupos diferentes de imágenes.

Puente del Arenal o de Isabel II en Bilbao. Fotografía de José Martínez Sánchez en 1866/67. (Col. Fernández Rivero)
José Martínez Sánchez. Bilbao, Puente del Arenal (detalle). Albúmina. 1866/67. (CFRivero)

Pueden verse en Internet con todas sus fotografías:

Algunas administraciones han editado reproducciones de estos álbumes:

Este tipo de fotografías que podríamos llamar “de campo” obligaba a los fotógrafos a realizar un gran esfuerzo técnico y también logístico, al tener que transportar un equipo muy pesado y bastante frágil, en la mayor parte de los casos por caminos tortuosos, luchando al mismo tiempo con las inclemencias del tiempo. Solo los más avezados profesionales se atrevieron con este tipo de proyectos: Clifford, Laurent, Martínez Sánchez, Spreáfico, Atkinson … y nos dejaron estas vistas de crudos paisajes y esfuerzo que contrastan con las cuidadas fotografías urbanas y la esquisita indumentaria de los retratados.

———————

ACTUALIZACIÓN:

Nuestro amigo el historiador de la fotografía José Félix Martos Causapé nos envía esta nota aclaratoria sobre la localización de la fotografía que ilustra esta entrada: “Obras del Canal del Henares. Trinchera, detalle”.

El Canal del Henares, concebido para regadío, discurre a lo largo de 39 kilómetros por la margen derecha del río Henares y sólo en su tramo final abandona la provincia de Guadalajara y penetra en la de Madrid por Meco. (Catálogo de treinta canales españoles anteriores a 1900, de José Antonio Fernández Ordóñez (coord.). Colegio de Ingenieros de Caminos , Canales y Puertos. MOPU, 1986). El proyecto definitivamente aprobado en enero de 1863 situaba la toma de aguas en el término de Humanes, pasado un kilómetro de la confluencia del río Sorbe con el Henares, y en la falda del cerro conocido como Muela de Alarilla. La serie de catorce vistas de la construcción del Canal del Henares (con probable autoría de José Martínez Sánchez ) están numeradas siguiendo el orden de localizaciones desde el azud de derivación en Humanes (números 204-207. Cat. Laurent.) hasta la salida del túnel de tres kilómetros de longitud en el término de Mohernando (nº 217), a unos seis kilómetros de distancia de la presa.
Por lo cual, tanto la fotografía de la Trinchera, como las demás de la serie están dentro de la provincia de Guadalajara, y no de la de Madrid.

Bibliografía recomendada:

(1) Domeño Martínez de Morentin, Asunción; Fotografía y obra pública: Workshop Internacional “Estudios interdisciplinares en la historia de la obra pública” (1º. 2013) Díaz Aguayo, César. La Fotografía de obras públias en el periodo isabelino. Revista de obras públicas. 2001, nº 3414, p: 51-58 Díaz Aguayo, César. Lucio del Valle, Laurent y los álbumes de Obras Públicas de la Exposición Universal de 1867. En: VV. AA., Un fotógrafo francés en la España del siglo XIX: J. Laurent: Un photographe français dans l’Espagne du XIXème siècle, Madrid, Ministerio de Educación y Cultura, Caja de Madrid, 1996. ISBN 84-922135-0-7

José Félix Martos Causapé y José Antonio Ruiz Rojo.“La Casa Laurent y Guadalajara. Fotografías, 1862-1902”.