Alfredo Esperon. Nuestra Señora de la Poveda. Villa del Prado (Madrid), 1882. Cabinet en albúmina (CFRivero)

Alfredo Esperon (1843-1900) fotógrafo: de Madrid a Caracas

Alfredo Esperon no es un fotógrafo más en el puzle incompleto de la fotografía española: Etienne-Alfred Esperon y Tisne, de origen francés como tantos otros colegas que trabajaron en España, es un personaje inquieto y emprendedor que ejerce de retratista primero en Valencia, en Madrid desde 1868 a 1894, y hasta 1900 entre Bogotá y Caracas.

Alfredo Esperon. Nuestra Señora de la Poveda. Villa del Prado (Madrid), 1882. Cabinet en albúmina (CFRivero)
Alfredo Esperon. Nuestra Señora de la Poveda. Villa del Prado (Madrid), 1882. Cabinet en albúmina (CFRivero)
Biografía                                  Versión para imprimir

Nacido en Guchen el 10 de septiembre de 1843 (1) pequeño pueblecito en los Pirineos centrales franceses, a apenas 20 km de la frontera española, hijo de Pierre Esperon (1800-1875), sastre, y Marie Tisne (1809-1874) (2). Sabemos que abandona su pueblo natal en 1858 y lo encontramos por primera vez como fotógrafo en Madrid en 1868, en el piso 4º izquierda del número 13 de la Puerta del Sol, donde hasta entonces había estado establecido el fotógrafo

Jean Laurent. Nº 41. Madrid, Puerta del Sol. Detalle. 1865-72. Albúmina
Jean Laurent. Nº 41. Madrid, Puerta del Sol. Detalle. 1865-72. Albúmina

portugués José María Cordeiro. Sin embargo en el padrón de esa fecha declara llevar ya diez años en la ciudad, aunque probablemente se refiriera a su estancia en España, puesto que en los años anteriores se localiza en Valencia como veremos.

En el padrón de 1868 figuran además su esposa Eduvigis Gil y Cuéllar, natural de Villarejo de Salbanés (Madrid), los hijos de ambos, Armand y Luis de 5 y 2 años respectivamente, y los hermanos de Alfred: Eugenio (nacido en 1839) y Benjamín (nacido en 1849). Además Pedro Gil, cuñado de Alfredo, como aprendiz fotógrafo. En esta primera época trabaja en sociedad, como: “A. Esperon y hermano”, sin que podamos precisar a qué hermano se refiere, aunque en cualquier caso debieron independizarse muy pronto porque en el padrón de 1872 ya no aparecen en su domicilio.

El examen de los padrones nos muestra también cómo en años sucesivos va creciendo la familia y a los dos primeros se van uniendo cinco hijos más. Pero a pesar de que su vida gira fundamentalmente en torno a su domicilio de la capital de España, los lugares de nacimiento de su descendencia nos descubren la gran movilidad de este fotógrafo: en primer lugar su hijo mayor Armand nació en París en 1863, y dos años después Luis, nace en Sabadell. Arturo, Gustavo y Rosario nacen en Madrid, respectivamente en 1869, 1872 y 1874, pero Julio nace en Valencia en 1875, y por último Enrique, en Madrid en 1877. En 1880 Esperón queda viudo, al tiempo que su hijo mayor Armand, aparece ya como fotógrafo y su cuñado deja de convivir con la familia.

Alfredo Esperon. Dorso de una carte de visite. Madrid, ca 1870
Alfredo Esperon. Dorso de una carte de visite. Madrid, ca 1870

Alfredo formaba parte de una familia de varios hermanos, dándose la circunstancia de que su hermana mayor Jeanne-Catherine, (o quizás Jeanne-Louise Catherine) nacida en 1828, se había casado con el fotógrafo italiano Antonio Ludovisi y el matrimonio se había establecido en Valencia en 1863 (1) en un estudio que curiosamente publicitaban como “Ludovisi y su señora, Fotógrafos romanos”. En este estudio está documentada la presencia de los hermanos Benjamín (1865 a 1867) – que terminaría trabajando en Alcázar de San Juan – y Eugenio (1874 y 1875) y también a partir de 1875, cuando muere Antonio Ludovisi, de Alfredo, quien llegaría a abrir un estudio en la calle Barcas, 17-2º (1). Con estos datos es difícil cuadrar las idas y venidas de los hermanos Esperón, pero es fácil sospechar que de alguna manera fueron protegidos en sus primeros momentos por su hermana mayor, casada con el prestigioso fotógrafo Ludovisi y regentando el más afamado estudio de valenciano del momento, en el que aprenderían la profesión, para luego ir poco a poco estableciéndose por su cuenta. De su actividad en Valencia nos informa ya José Ramón Cancer pero vamos a centrarnos en su etapa madrileña en la que desarrolló gran parte de su vida profesional.

Alfredo Esperon y hermano. Cauce del Turia en Valencia. Madrid, ca. 1865. Carte de visite en Albúmina (CFRivero)
Alfredo Esperon y hermano. Cauce del Turia en Valencia. Madrid, ca. 1865. Carte de visite en Albúmina (CFRivero). Se trata de la parte derecha de una panorámica en dos partes, tomadas cada una de ellas en formato estereoscópico  (11)
Obra fotográfica

Alfredo Esperón habría tenido por tanto buenos maestros que le iniciaran en las artes fotográficas y en la iluminación de las fotografías, logrando así encontrar un hueco en la siempre difícil plaza de Madrid, repleta de grandes profesionales, donde no obstante llegó a ostentar el título de “Fotógrafo de la Real Casa”, y aunque no alcanzó nunca la notoriedad de los Debas, sabemos que ejerció de fotógrafo retratista además de practicar el reportaje fotográfico: se conocen algunos ejemplos de sus reportajes de la familia real en sus desplazamientos, como la fotografía del Rey Alfonso XII de cacería acompañado de su madre, Isabel II, y el resto de la Familia Real, titulada “Grupo de cazadores durante una jornada cinegética en los bosques de San Ildefonso en Segovia, en 1875 (3). También acompañando al Rey en su desplazamiento a Málaga y Granada con motivo del terremoto de 1885. Esta actividad siguió practicándola cuando emigró a América.

Un anuncio aparecido en La Época el 1/10/1876, nos informa de la calidad de  los efectos conseguidos en la coloración de sus fotografías: “Un nuevo adelanto en la fotografía y uno de los que más la hermosean, se debe al acreditado fotógrafo señor Esperon. Puerta del Sol, 13, que consiste en haber conseguido un colorido imitación carnes, que da una dulzura y una fineza de lo más agradable a la vista, teniendo la condición de ser inalterable.”

En 1877 publica el “Álbum fotográfico de las instalaciones de la Exposición Nacional Vinícola celebrada en Madrid, en colaboración con sus compatriotas Jean Laurent y Fernando Debas. (12)

J. Laurent, Debás y Esperon. Orla de los personajes organizadores de la Exposición Vinícola de 1877. Albúmina (Bodega Toro Albalá)
J. Laurent, Debas y Esperon. Orla de los personajes organizadores de la Exposición Vinícola de 1877. Albúmina (Bodega Toro Albalá)

Durante la década de los ochenta es cuando alcanza su plenitud, recogiendo la prensa de vez en cuando noticias sobre él, como la realización, junto a su segunda esposa: Luisa Faure, del reportaje sobre los terremotos ocurridos en Granada y Málaga en 1885:

Mr. y madame A. Esperón, fotógrafos, partieron ayer en el tren real, con objeto de sacar copias gratuitamente, de los pueblos más castigados por los terremotos en las provincias de Granada y Málaga, cuyas fotografías exhibirán después por medio de un microscopio gigante en uno de los teatros de esta capital. / Los productos de la función en que se exhiban las citadas fotografías serán a beneficio de las víctimas de aquellas provincias” (La Discusion: 10-1-1885)

Con la regia comitiva ha llegado a Madrid, procedente de los pueblos de Andalucía, el fotógrafo de la real casa, Sr. Esperón, el cual fue a dichos puntos, como ya dijimos, para sacar vistas de los efectos causados por los terremotos. / Se han sacado sesenta fotografías diferentes de los desastres, tanto en los edificios, como en los campos; los cuales se exhibirán al público muy en breve en uno de los teatros principales de esta corte por medio de la linterna mágica, destinándose el producto de la función a socorrer a los pueblos castigados por los terremotos. / A juzgar por lo que hemos oído, el espectáculo promete ser notable.” (La Correspondencia, 26-1-1885)

En los primeros días de la próxima semana tendrá lugar en uno de los principales teatros de esta corte, la magnífica esposición de vistas tomadas de los terremotos de Andalucía por el Sr. Esperón, fotógrafo de SS. MM. A pesar de los muchos gastos originados, una parte de los productos se destina a beneficio de las víctimas de dichos terremotos”. (La Correspondencia, 4-3-1885)

El reportaje, realizado en pleno invierno recorriendo caminos difíciles y a veces destruidos, hasta el punto de que algunas de las visitas reales hubieron de ser suspendidas por lo intransitable del recorrido y la dureza del clima, fue sin duda una empresa épica que no arredró a los Esperon. Fruto de este trabajo es el álbum producido por el propio fotógrafo con cincuenta y una fotografías:

El conocido fotógrafo D. Alfredo Esperón, que ha recorrido los pueblos derruidos por los terremotos, ha presentado a S. M. un magnífico álbum con gran número de vistas” (La Época: 21-3-1885).

Conocemos al menos tres ejemplares de este álbum (4), dos de ellos en la Biblioteca del Palacio Real en Madrid y otro en Archivo Municipal del Ayuntamiento de Granada, éste último accesible en Internet permite visualizar todas las fotografías. En la primera de ellas la comitiva real, con el joven Alfonso XII en el centro, posa rodeada de los vecinos de Alhama de Granada.

Las noticias de su actividad se suceden como por ejemplo en 1888 sobre la disposición de Esperon a realizar gratuitamente fotografías de grupos de niños que asistieron a un festival en el hipódromo (La Iberia 31/3/1888). Curiosa es también otra noticia en la que se ve implicado nuestro fotógrafo, nada menos que en el famosísimo crimen de la calle Fuencarral. Según relata el periódico La Iberia (29-7-1888) uno de los dos acusados, José Vázquez-Varela Borcino, apodado “El pollo Varela”, hijo de la asesinada, se hizo una fotografía con otra persona en la pradera de San Isidro el día 15 de mayo con motivo de las fiestas y esta fotografía podría convertirse en una prueba de interés para el juicio. La policía en sus indagaciones logra averiguar que el fotógrafo fue Emilio Ruiz, que había tenido un establecimiento en el solar número 6 de la Concepción Jerónima y que había estado trabajando como fotógrafo en la pradera durante las fiestas. La policía averigua también que dicho fotógrafo es, o ha sido, discípulo de Esperon por lo que se desplaza a su estudio personal del Juzgado para interrogarlo. Finalmente Esperon confirma lo aseverado por el fotógrafo en el sentido de que de esa clase de retratos no se conservan los clichés por tratarse del sistema de ferrotipia.

Alfredo Esperon. Retrato de señora. Madrid, ca. 1875. Carte de visite en albúmina (CFRivero)
Alfredo Esperon. Retrato de señora. Madrid, ca. 1875. Carte de visite en albúmina (CFRivero)

Con el tiempo Alfredo Esperon llegó a tener varios estudios fotográficos simultaneados con el de Puerta del Sol, uno en la calle Fuencarral 121, de Madrid, otro en Valencia (Calle de las Barcas  17) como ya se ha mencionado, también en Córdoba junto a Palomares, y sucursales en Bogotá, Caracas y quizá México.

Por el establecimiento de Córdoba sabemos que sus hijos colaboraban para lograr tejer y mantener una amplia red de sucursales bajo la denominación de “Hijos de A. Esperon”, pues tal fué el nombre del establecimiento después de algunos años en los que se iniciara como “Fotografía Madrileña”. Su asociación con el fotógrafo cordobés Antonio Palomares, se mantuvo al menos hasta 1895, mencionándose incluso en la prensa en alguna ocasión a Luis Esperon. Tras esta unión Palomares se independiza dando luego lugar a una saga de fotógrafos que se mantendría durante muchos años, según ha investigado el fotohistoriador cordobés Antonio Jesús González (5). Prueba de ello son las cartulinas que se conservan con trabajos de este estudio en las que figuran tanto la expresión: “Esperon y Palomares”, como: “Hijos de Esperon y Palomares”.

Antonio Palomares. Retrato de Conchita de la Bastida. Córdoba, 1899. Cabinet en albúmina. (CFRivero)
Antonio Palomares. Retrato de Conchita de la Bastida. Córdoba, 1899. Cabinet en albúmina. (CFRivero)

Pero quizá impulsado por la alta densidad de fotógrafos en las ciudades españolas y por el elevado número de su descendencia, Alfredo Esperon, que ya demostró su espíritu inquieto y su afición a los viajes, cruza el Atlántico y trata de buscar un establecimiento rentable en alguna de las capitales de la América hispano-hablante. La última noticia de Alfredo en Madrid consta en el Anuario de 1894, pero teniendo en cuenta que esta publicación contiene datos del año anterior, pudo haberse marchado ya en 1893. Este mismo año el historiador Eduardo Serrano (6) lo sitúa en Bogotá y lo califica como “uno de los más destacados fotógrafos profesionales de fines del siglo XIX en Colombia”, su estancia parece bien documentada al menos para los años 1895, en el que fotografía al equilibrista Harry Warner cruzando el río Bogotá sobre un cable (7) y 1896. A ello contribuyó el luctuoso suceso del suicidio del poeta José Asunción Silva, el 24 de mayo de 1896, y sucedió que fue Esperon quien “se introduce en la habitación del poeta y con el fogonazo de la cámara congela para siempre su apacible rostro muerto. Capta así uno de los iconos de la cultura literaria colombiana, una fotografía que ha ilustrado e inspirado las sucesivas miradas que se han dado sobre el personaje, interesante como representante de la tendencia romántica y también por su relación con las conspiraciones políticas del momento. Esta imagen, ha sido calificada como “una de las obras maestras del género funerario: el fotógrafo se ha acercado a la cabecera de la cama y ha tomado la foto de la cabeza del poeta de modo que ésta aparezca por encima de la línea del horizonte; su barba y sus cabellos negros contrastan con la blancura de las sábanas y enmarcan con nitidez su rostro; y por último, el apoyo que le presta la almohada y sus ojos cerrados desmienten el fin violento que se ha dado”. La imagen dio lugar a múltiples comentarios e interpretaciones “Como si se tratara de un ritual incesante, en la fotografía de Esperón el suicidio de Silva parece no tener fin. Ante ella se inclinaron durante años los privilegiados amigos del poeta y aun otros que no lo conocieron, y de ella se sirvieron para volver una y otra vez sobre los minuciosos detalles del suicidio”. Fue publicada por primera vez en 1917 en la revista “Bogotá Cómico” (8).

Ese mismo año (1896) lo encontramos en Caracas (9), donde aparecen reproducidas fotografías suyas en “El Cojo Ilustrado”, es allí donde se casa por tercera vez en la Catedral de Caracas el 1 de mayo de 1897 con Amelia Sánchez, después de enviudar de Luisa Faure, su segunda esposa. Su estudio fue uno de los más afamados del momento, muy alabado por la prensa en la que se muestra como un retratista que ilumina tanto al óleo como a la acuarela. Hay noticias de un reportaje realizado en la región andina al sur del país. Lucas Manzano dijo de él: puede decirse que el primer fotógrafo a la moderna que llegó a esta ciudad fue Esperón. […] provisto de nuevos aparatos, aunque hacía las impresiones al sol, se estableció en lugar contiguo al edificio del Concejo Municipal. A su establecimiento concurrieron el presidente general Antonio Guzmán Blanco y los hombres de su plana mayor, entre quienes se contaban en las exhibiciones estupendamente fotografiados el general Joaquín Crespo, que fue su mejor cliente…”. Falleció en Caracas en 1900 a los 57 años.(10)

El hecho de que en sus cartulinas mantuviese al dorso el anagrama con el domicilio de Puerta del Sol, simultáneamente con sus sucesivos emplazamientos en América, podría hacernos suponer que sus hijos continuaron con el estudio de Madrid. Por otro lado el apellido Esperon aparece ligado a la actividad fotográfica en España y América en retazos esporádicos a lo largo del siglo XX: Alonso Robisco publica varios retratos de una familia emigrante de Llanes, realizados en 1910 en su estudio de México, localizado en Avda. San Francisco 66, indicando que también abrió estudio en la calle Platero de esta ciudad. La Biblioteca Nacional de España cuenta con alguna carte de visite de “F. Esperon” datada en México en 1912.

Hemos encontrado el españolizado apellido Esperón en las primeras décadas del siglo XX y en fechas más cercanas y desde al menos 1959 hasta la décadas de 1970, existieron al menos dos casas editoras de tarjetas postales radicadas en Madrid, con los nombres de “Aurora Esperón” y “P. Esperón”. Existió también una editorial de tarjetas postales con caricaturas, tipos, souvenirs turísticos, bordadas, imágenes religiosas …, activa en los años veinte y treinta, que se llamaba: “Ed. postales Esperón”, “P. Esperón”, o también: “Postales Aurora Esperón”, y otra a partir de los años 70/80 con fotos de toda España, llamada: “A. Esperón”. De todas ellas no podemos precisar su relación con nuestro fotógrafo o su familia.

Bibliografía

(1) Cancer Matinero, José Ramón. Retratistas fotógrafos en Valencia (1840-1900). Valencia: 2006

(2) García Felguera, María de los Santos. 2008. Investigación sobre una fotógrafa que trabajó en España en el siglo XIX, la señora Ludovisi. En: 10ª Jornades Antoni Varés (Girona, 11-14 novembre 2008), Disponible en: http://www.girona.cat/sgdap/docs/ew3duqpgarciafelguera.pdf

(3) López Mondéjar, Publio. Historia de la fotografía en España. Barcelona, Lunwerg Editores, 200. (Pág. 59)

(4) Esperón, Alfredo. Album fotográfico de los terremotos de Málaga y Granada / dedicado a S.M. el Rey Don Alfonso XII, por D. Alfredo Esperón, fotógrafo de la Real Casa (S. XIX), 1885.

González Cristobal, Margarita; Ruiz Gómez, Leticia. La fotografía en las colecciones reales. Madrid: Patrimonio Nacional, Fundación “La Caixa”, 1999 (Catálogo de la exposición)

(5) González, Antonio Jesús. Galería de Fotógrafos cordobeses. La saga de los Palomares. News de Córdoba, mayo 2013, AFOCO. Disponible en: http://www.afoco.com/ficheros/70

(7) Posada Tamayo, Simón. “Harry Warner, el equilibrista que ‘caminó’ sobre Bogotá” Disponible en : http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-12305453

(6) Serrano, Eduardo. Historia de la fotografía en Colombia. 2ª ed. Museo de Arte Moderno de Bogotá, 1983, citado por: José Eduardo Jaramillo Zuluaga. Las leyendas de Silva: orígenes de la vida intelectual pública en Colombia.

(8) Jaramillo Zuluaga, José Eduardo. Las Leyendas de Silva: Orígenes de la vida intelectual pública en Colombia. Revista Santander, Universidad Industrial de Santander, Bogotá, núm. 1, 2006. Disponible en: http://www.uis.edu.co/webUIS/es/mediosComunicacion/revistaSantander/revista1/leyendasAsuncionSilva.pdf

Santos Molano, Enrique. El Corazon del poeta: los sucesos reveladores de la vida y la verdad inesperada de la muerte de José Asuncion Silva. Nuevo Rumbo Editores, 1992,

(9) Muchas noticias de su etapa en Venezuela se pueden leer en: Wikihistoria del Arte Venezolano: “Esperón, Alfredo” Disponible en: http://vereda.ula.ve/wiki_artevenezolano/index.php/Esper%C3%B3n,_Alfredo)

(10) Manzano, Lucas. “Retratarse en grupo era pavoroso”, en “Élite, Caracas, 25-3-1961, págs. 12-15, citado en Wikihistoria de Arte Venezolano:Esperón, A. fotógrafo de la Real Cámara. “Vista de los terremotos de Andalucía en 1884”. 1885. Disponible en: http://www.granada.org/inet/wfot_arc.nsf/fe6c09aac9c1233fc12574c2002a0c0d/d7ac719a45d9dc68c1256ad80034e3ce!OpenDocument

(11) Conocemos la primera parte de la panorámica, así como una versión estereoscópica de la misma, en piezas firmadas por Fárvaro Hermanos, pero esta firma pirateaba los trabajos de muchos colegas, como por ejemplo a Jouliá, Laurent o Lamy, por lo que nos inclinamos a atribuir la autoría de esta fotografía a los hermanos Esperon (Ver: Pedro Cabezos Bernal. Imágenes estereoscópicas aplicadas a la representación arquitectónica. Valencia, 2014. Tesis doctoral)

(12)

Juan Antonio Fernández Rivero y María Teresa García Ballesteros. “El álbum de la Exposición Vinícola de 1877: Laurent, Debás y Esperon. En: Hernández Latas, José Antonio. I Jornadas sobre Investigación en Historia de la Fotografía. 1839-1939: Un siglo de fotografía. Zaragoza, Institución Fernando el Católico, 2017. Pág.: 361-371.

 

Fachada principal del palacio de la Exposición Vinícola, próximo al Palacio de Indo en Madrid. (Bodegas Toro Albalá. Aguilar de la Frontera, Córdoba)

La Exposición vinícola de 1877 en Madrid: Laurent, Debas y Esperon

No buscábamos fotografías del XIX sino vinos genuinos de la tierra cordobesa cuando en el Museo del Vino de la bodega Toro Albalá de Aguilar de la Frontera, descubrimos en una vitrina un libro de gran formato titulado:

Portada del "Album fotográfico de la Exposición Nacional Vinícola Madrid 1877"
Portada del “Album fotográfico de la Exposición Nacional Vinícola Madrid 1877”

Álbum Fotográfico de las instalaciones de la Exposición Nacional Vinícola verificada en Madrid en año de 1877 – Fotógrafos – J. Laurent y Cia / Fernando Debás / A. Esperon / Lit. de Ginés Ruiz. Espíritu Santo, 18

Los nombres de estos tres fotógrafos junto con la fecha de la publicación, llamaron nuestra atención, sobre todo por tratarse de un trabajo del que no teníamos ninguna referencia anterior… y porque, a poco que investigamos, tan sólo encontramos dos ejemplares más de este álbum: uno de ellos en la Biblioteca del Palacio Real de Madrid y otro en la Biblioteca Baker de la Harvard Business School de Boston.

Fachada principal del palacio de la Exposición Vinícola, próximo al Palacio de Indo en Madrid. (Bodegas Toro Albalá. Aguilar de la Frontera, Córdoba)
Fachada principal del palacio de la Exposición Vinícola, próximo al Palacio de Indo en Madrid. (Bodegas Toro Albalá. Aguilar de la Frontera, Córdoba)

Siempre son interesantes las noticias de los trabajos realizados por los fotógrafos del XIX en este capítulo que hoy encuadraríamos en la fotografía industrial o de reportaje, no son fáciles de documentar. Así que abordamos la preparación de un artículo (1), gracias a la generosidad de los propietarios de la Bodega, profundizando en las circunstancias que rodearon la ejecución de este trabajo, que al mismo tiempo nos permitiera revisar las fotografías decimonónicas en las que se han reflejado las “Exposiciones” de todo tipo que se dieron también en España bajo la influencia de la Exposición Universal de Londres de 1851, (una cuestión interesante que dejaremos aquí para otro día).

Pero la sorpresa fue realmente descubrir el contenido del álbum, una colección de láminas fotográficas similares a la que aquí adjuntamos:

Muestra de una de las reproducciones de los bocetos que ilustran el "Álbum fotográfico de la Exposición Vinícola...". (Bodegas Toro Albalá)
Muestra de una de las reproducciones de los bocetos que ilustran el “Álbum fotográfico de la Exposición Vinícola…”. (Bodegas Toro Albalá)

La exposición impulsada por el Ministro de Fomento del gobierno de Cánovas del Catillo: Francisco Queipo de Llano, quiso aprovechar el buen momento comercial de los vinos españoles en Europa, que en gran parte, todo hay que decirlo, se vió propiciado por la plaga de filoxera que había arruinado las vides de allende los Pirineos. El edificio que la albergó, situado en una extensa finca entre las calles Jenner, Fortuny, Cisne y Castellana, quedó pequeño ante la gran participación de cosecheros, que superó la cifra de 7200 expositores. Aunque algunos bodegueros prepararon su panel de manera colectiva, los 3500 metros quedaron sumamente pequeños, como refleja la única fotografía real del interior de la exposición:

J. Laurent; Debás y Esperon. Madrid, Exposición Vinícola, interior. 1877. Albúmina (Bodega Toro Albalá. Aguilar de la Frontera (Córdoba))
J. Laurent; Fernando Debás y A. Esperon. Madrid, Exposición Vinícola, panel de D. Antonio Castell de Pons. 1877. Albúmina (Bodega Toro Albalá. Aguilar de la Frontera (Córdoba))

Abigarradas, curiosas e imaginativas composiciones, como se ve elaboradas totalmente con hileras de botellas configurando auténticos retablos a la mayor gloria de Baco, que sin embargo, y con las técnicas fotográficas disponibles en aquellos momentos resultaban dificilmente reproducibles por falta de perspectiva. Estas estrecheces se comentaron en la prensa de la época:

“… algunos centenares más de botellas, y el público que hoy desfila por algunas salas con trabajo, sin poder apreciar por falta de distancia el efecto de algunas instalaciones muy curiosas, tendría que limitarse a contemplar la Exposición desde la puerta”

Sin embargo el proyecto para el que se unieron los tres compatriotas franceses se llevó a cabo, con fotografías, sí. Algunas del natural, que ya hemos visto, y el resto tomadas sobre los croquis de cada expositor, realizados en acuarela.

Como consecuencia, las imágenes más difundidas de la exposición fueron los grabados realizados a partir de dibujos y no de fotografías, publicados por el semanario “La Ilustración”. El álbum que confeccionaron nuestros fotógrafos, aún con estas limitaciones, si nos aporta el catálogo completo de todas las instalaciones presentes en la Exposición y queda como precedente y experiencia para los posteriores reportajes de otros eventos que vendrían después: Las exposiciones de Minas (1883), de Filipinas (1885) y la Universal de Barcelona (1888).

J. Laurent, Debás y Esperon. Orla de los personajes organizadores de la Exposición Vinícola de 1877. Albúmina (Bodega Toro Albalá)
J. Laurent, Debás y Esperon. Orla de los personajes organizadores de la Exposición Vinícola de 1877. Albúmina (Bodega Toro Albalá)

Todos los detalles los tenéis en nuestra publicación:

(1) Juan Antonio Fernández Rivero y María Teresa García Ballesteros. “El álbum de la Exposición Vinícola de 1877: Laurent, Debás y Esperon. En: Hernández Latas, José Antonio. I Jornadas sobre Investigación en Historia de la Fotografía. 1839-1939: Un siglo de fotografía. Zaragoza, Institución Fernando el Católico, 2017. Pág.: 361-371.

CCComoGuardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Jean Laurent. Madrid, la Puerta del Sol avec le Ministere. 1864-70. Cabinet en Albúmina

La Puerta del Sol de Madrid vista por Jean Laurent

El fotógrafo Jean Laurent y el siglo XIX español, forman una pareja omnipresente cuando hablamos de fotografía. Sus imágenes de la Puerta del Sol madrileña admiten quizá una nueva revisión más detallada que ensayamos en esta página, destacando los establecimientos de fotografía que allí se situaban.

Jean Laurent. Madrid, la Puerta del Sol avec le Ministere. 1865-70. Cabinet en Albúmina
Jean Laurent. Nº 40.- Madrid, la Puerta del Sol avec le Ministere. 1865-70. Cabinet en Albúmina. (CFRivero)

The photographer Jean Laurent and the nineteenth century Spanish, form an omnipresent pair when we talk about photography. His images of Madrid’s Puerta del Sol perhaps admit a new, more detailed review that we rehearsed on this page, highlighting the photography establishments that stood there.

No es hasta su tercer Catálogo, que el fotógrafo publica en 1872(1), cuando la fotografía topográfica cobra importancia en la producción de Laurent, en concreto la capital, Madrid, está representada con 96 fotografías descritas en las páginas 123 a 126, entre ellas las de la Puerta del Sol:

Fragmento del Catálogo de J. Laurent de 1872
Fragmento del Catálogo de J. Laurent de 1872

Esta primera fotografía que mostramos es la versión en formato “Cabinet” de la descrita en el catálogo con el nº 40, una escena tomada desde el este, con exposición larga en la que predomina el edificio del Ministerio de la Gobernación.

La fotografía se realiza una vez terminada la gran obra que remodeló la Plaza y que concluyó en 1863, un nuevo diseño que amplió notablemente el recinto y renovó las edificaciones que lo circundan, además de adornarla con una modernísima fuente. Podríamos fechar la fotografía en algún momento de 1865, ya que la torre del reloj de Gobernación parece inacabada, y sabemos que fue en este año cuando se construyó.

Jean Laurent. Nº 40 Madrid, Puerta del sol, detalle que muestra la fachada de la Litografía Escarpizo. 1865-70. Albúmina
Jean Laurent. Nº 40 Madrid, Puerta del sol, detalle que muestra la fachada de la Litografía Escarpizo. 1865-70. Albúmina

El detalle de la fotografía nos permite contemplar la fachada de la Litografía Escarpizo en la planta baja del edificio que hace esquina con la calle Mayor.

Jean Laurent. Nº 41[a] Madrid, vista general de la Puerta del Sol. 1886-1870. Albúmina (CFRivero)
Jean Laurent. Nº 41[a] Madrid, vista general de la Puerta del Sol. 1886-1870. Albúmina (CFRivero)
La fotografía número 41 recoge la plaza desde el oeste en toda su amplitud, situado el fotógrafo en algún lugar de los edificios existentes entre las calles Mayor y Arenal. Las primeras versiones nos muestran una plaza aparentemente vacía, fruto de la lenta velocidad de obturación que la primitiva técnica fotográfica imponía.

Jean Laurent. Nº 41[a]. Madrid, Puerta del Sol. Detalle. 1865-72. Albúmina
Jean Laurent. Nº 41[a]. Madrid, Puerta del Sol. Detalle. 1865-72. Albúmina
Esta amplia y moderna plaza constituía sin duda un espacio privilegiado para situar en sus últimas alturas los estudios fotográficos más acreditados, y así podemos comprobar cómo en el edificio que hace esquina con la calle de La Montera (el tercero por la izquierda), se ubicó el establecimiento de Alonso Martínez, que ocupó este domicilio entre 1862 y 1868(2). Su nombre aparece en la parte izquierda del ático y también en la fachada a la plaza: “Fotografía de Alonso Martínez y Hermano”. Es fácil distinguir la parte de la cubierta transparente que correspondía a la galería acristalada.

Jean Laurent. Nº 41[b], Madrid, vista general de la Puerta del Sol. 1868-70. Albúmina (CFRivero)
Jean Laurent. Nº 41[b], Madrid, vista general de la Puerta del Sol. 1868-70. Albúmina (CFRivero)
La costumbre de la casa Laurent de renovar periódicamente algunas placas, quizás las más llamativas o comerciales, o que hubieran experimentado cambios significativos, nos permite contemplar la evolución de la plaza y de sus inquilinos. En el caso de las vistas de la Puerta del Sol las renovaciones fueron abundantes, dada la importancia del lugar. Frente a las más antiguas, cuya larga exposición eliminaba todos los sujetos en movimiento y por tanto no permitía una visión veraz de la escena, sin embargo las tomas posteriores van descubriendo la frenética actividad que siempre tuvo la plaza y que sí podemos apreciar al realizarse las fotografías con una velocidad de obturación que permitía captar una verdadera instantánea.

Jean Laurent. Nº 41. Madrid, Puerta del Sol. Detalle. 1868-72. Albúmina
Jean Laurent. Nº 41. Madrid, Puerta del Sol. Detalle. 1868-72. Albúmina

El detalle nos permite identificar a otro fotógrafo que se instaló en el ático del edificio que se encuentra entre las calles de la Montera y del Carmen, justo en el edificio contiguo en el que se instalara Alonso Martínez. Se trata de “A. Esperón Fotógrafo de la Real Casa”, según reza el cartel de gran tamaño que puede leerse en la fachada. Este detalle nos permite fechar esta imagen por encima de 1868, ya que éste es el año en que Etienne-Alfred Esperon y Tisne se instaló en la Puerta del Sol de Madrid, en el estudio anteriormente ocupado por el portugués José María Cordeiro.

Las tres imágenes que siguen de esta Puerta del Sol viva, plena de transeúntes y tranvías de mulas, se captaron sucesivamente en un corto intervalo temporal, sin embargo en las dos últimas el cable de telégrafos que recorre la escena se puede apreciar con toda claridad poniendo de manifiesto el avance de los tiempos.

Jean Laurent. Nº 41[c], Madrid, vista general de la Puerta del Sol. 1866-70. Albúmina (CFRivero)
Jean Laurent. Nº 41[c], Madrid, vista general de la Puerta del Sol. 1866-70. Albúmina (CFRivero)
Jean Laurent. Nº 41Bis, Madrid, vista general de la Puerta del Sol. 1879. Albúmina (CFRivero)
Jean Laurent. Nº 41Bis, Madrid, vista general de la Puerta del Sol. 1879-. Albúmina (CFRivero)

Jean Laurent. Nº 41[d], Madrid, vista general de la Puerta del Sol. 1866-70. Albúmina (CFRivero)
Jean Laurent. Nº 41[d], Madrid, vista general de la Puerta del Sol. 1879-. Albúmina (CFRivero)
El estudio fotográfico de la última planta del edificio situado entre la Calle de Alcalá y de la Montera, está ahora ocupado por Alviach, según puede leerse con claridad en su anuncio: “Reproducciones y pintura – N. 14 – Gran Fotografía de M. Alviach”. Un fotógrafo que lo ocupó a partir de 1879 según los datos recogidos en el Directorio de Fotógrafos de España(2).

Jean Laurent. Nº 41[d], Madrid, Vista general de la Puerta del Sol. Detalle. 1866-72. Albúmina
Jean Laurent. Nº 41[d], Madrid, Vista general de la Puerta del Sol. Detalle. 1866-72. Albúmina
Jean Laurent. Nº 41[d], Madrid, Vista general de la Puerta del Sol. Detalle. 1866-72. Albúmina
Jean Laurent. Nº 41[d], Madrid, Vista general de la Puerta del Sol. Detalle. 1866-72. Albúmina
Y ahí continúa el estudio de A. Esperon, en el ático del número 13, según vemos en la ampliación de más calidad que hemos logrado de esta última fotografía de la Plaza.

Jean Laurent. Nº 42, Madrid, la Puerta del Sol. Ca. 1864. Albúmina (CFRivero)
Jean Laurent. Nº 42, Madrid, la Puerta del Sol. Ca. 1864. Albúmina (CFRivero)

La fotografía número 42 del Catálogo de Laurent, recoge la plaza también desde el oeste, pero en este caso encuadrando los edificios del fondo, los situados entre la calle de Alcalá y la Carrera de San Jerónimo, precedidos de la fuente.

Las dos versiones que ofrecemos se corresponden con las vistas más primitivas que vimos al principio del artículo, las realizadas con una larga exposición. Incluso hay un detalle muy interesante que nos permitiría datarlas en fechas anteriores a las versiones que ofrecemos de la número 41:

Jean Laurent. Nº 42, Madrid. La Puerta del Sol, vue prise vers la rue d'Alcala. Detalle. Ca. 1864. Albúmina (CFRivero)
Jean Laurent. Nº 42, Madrid. La Puerta del Sol, vue prise vers la rue d’Alcala. Detalle. Ca. 1864. Albúmina (CFRivero)

Y es la localización del estudio del fotógrafo Alonso Martínez, no en el ático que ocupó posteriormente y que vimos en el primer detalle ampliado de esta página, sino en el último piso. Un local con menos luz y que abandonó en cuanto tuvo la oportunidad de subir a la parte superior del edificio.

Jean Laurent. Nº 42, Madrid, la Puerta del Sol. 1866-70. Cabinet en albúmina (CFRivero)
Jean Laurent. Nº 42, Madrid, la Puerta del Sol. 1866-70. Cabinet en albúmina (CFRivero)
Jean Laurent. Nº 42, Madrid, la Puerta del Sol. 1866-70. Carte de visite en albúmina (CFRivero)
Jean Laurent. Nº 42, Madrid, la Puerta del Sol. 1866-70. Carte de visite en albúmina (CFRivero)

Bibliografía

(1) Jean Laurent. Oeuvres d’art en photographie. L’Espagne et le Portugal au point de vue Artístique, Monumental et Pittoresque. Publié par J. Laurent. Paris, A. Chaix et ciel, 1872.

(2) Rodríguez Molina, Mª José; Sanchís Alfonso, José Ramón. Directorio de fotógrafos en España (1851-1936) : (elaborado con la información que proporcionan los anuarios y guías comerciales). Valencia : Archivo General y Fotográfico de la Diputación de Valencia, 2013.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Charles Clifford. Palacio de La Granja de San Ildefonso (Segovia), fachada posterior. Ca. 1853. Papel a la sal. (Col. Familia Fierros)

Nuevas fotografías de Charles Clifford

Cierto, aunque cada vez es más difícil, aún aparecen nuevas fotografías del maestro Clifford de vez en cuando, como este rincón de Granada a orillas del Darro, bajo la Alhambra, un molino pintoresco en la cuesta que hoy llaman “de los Chinos”.

Charles Clifford. Granada, Cuesta del Rey Chico. 1858-62. Albúmina (Col. particular)
Charles Clifford. [Granada, Cuesta del Rey Chico]. 1858-62. Albúmina (Col. particular)
Autor desconocido. Retrato del pintor Dionisio Fierros. Madrid, ca 1861. Albúmina en formato
Autor desconocido . Retrato del pintor Dionisio Fierros. Madrid, ca 1861. Albúmina en formato “carte de visite” (Col. descendientes del pintor Fierros)

Esta fotografía forma parte del conjunto de unas setenta que en su día pertenecieran al pintor asturiano Dionisio Fierros, de quien se conoce su amistad con Clifford(1), y que está siendo estudiado por uno de sus descendientes: el arquitecto y fotógrafo malagueño Pablo F. Díaz-Fierros. De su investigación sobre este interesante conjunto tendremos noticias en un futuro, pero hasta entonces y gracias a su generosidad, disfrutemos aquí de algunas primicias.

La pertenencia a un artista confiere al conjunto de una cierta personalidad, así no es casualidad que algunas de ellas, como el precioso paraje granadino, muestren paisajes inspiradores para la obra de un pintor romántico en la segunda mitad del XIX, y otras sean reproducciones de cuadros del pintor. La colaboración Clifford/Fierros tiene pues una doble faceta, en ocasiones la fotografía servía de modelo para la composición pictórica y en otras el fotógrafo simplemente levanta acta fotográfica del trabajo pictórico.

Jarandilla de la Vera en 1858
Clifford, Charles. Jarandilla de la Vera. Albúmina. 1858

Un ejemplo del primer caso puede ser el cuadro de Fierros titulado “La Picota“, que reproduce exactamente la misma escena tomada por Clifford en su fotografía de Jarandilla de la Vera, como única diferencia el rostro oculto de la mujer sojuzgada que en la versión pictórica se descubre, mirando casi al espectador.

Por otro lado el cuadro de Fierros titulado “La Muñeira” fue reproducido fotográficamente por Clifford en el momento en el que la obra se mostraba en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1860 en Madrid, en ella puede verse en la esquina inferior izquierda, el número que le correspondía en aquella muestra. La fotografía está depositada en la Biblioteca Nacional.

Reynoso (Sevilla). Reproducción del óleo de Dionisio Fierros titulado
Reynoso (Sevilla). Reproducción del óleo de Dionisio Fierros titulado “La Muñeira”. Sevilla ca. 1860. Albúmina

La reproducción que aquí incluimos se debe al fotógrafo sevillano Reynoso que fotografió el cuadro en el Palacio de San Telmo, ya que fue adquirido por el Duque de Montpensier en la misma Exposición. Posteriormente esta fotografía fue incluida entre las integrantes de los álbumes fotográficos que Antonio de Orleans, un gran amante de este nuevo arte, confeccionaba para regalar a sus amistades.

Es curioso que algunas de las nuevas fotografías encontradas son versiones diferentes de otras tomadas por Clifford ya conocidas, como ésta de la madrileña Fuente de Neptuno captada en invierno, mientras que la versión que conocemos, y que se encuentra en la Royal Collection Trust, nos muestra un paisaje estival. Incluso algunas de las fotografías han podido ser identificadas como “segundas tomas”, es decir: realizadas en momentos muy próximos al de la fotografía que fue finalmente la elegida para su publicación, y que mantienen por tanto entre ellas muy leves diferencias.

Charles Clifford. Madrid, Fuente de Neptuno. 1860-62 (Col. Familia Fierros)
Charles Clifford. Madrid, Fuente de Neptuno. 1860-62 (Col. descendientes del pintor Fierros)

Y si bien es bastante conocido el conjunto de imágenes tomadas por Clifford en el Palacio de la Granja de San Ildefonso (Segovia), no habíamos podido contemplar hasta ahora esta otra fotografía de la fachada posterior del edificio, desde los jardines.

Charles Clifford. Palacio de La Granja de San Ildefonso (Segovia), fachada posterior. Ca. 1853. Papel a la sal. (Col. Familia Fierros)
Charles Clifford. Palacio de La Granja de San Ildefonso (Segovia), fachada posterior. Ca. 1853. Papel a la sal. (Col. descendientes del pintor Fierros)

Esta colección es en sí misma un conjunto bastante uniforme en su factura, y aunque no todas las fotografías tienen el sello seco o la firma de Clifford, cabe sospechar que todas ellas son debidas a este fotógrafo, ya que responden a sus características de tamaño y calidades técnicas y ninguna de las no firmadas ha podido ser atribuida a ningún otro autor.

Charles Clifford (at.). Madrid, inauguración de la primera fuente del Canal de Isabel II en la calle de San Bernardo. 24/6/1858. Albúmina. (Col. descendientes del pintor Fierros)
Charles Clifford (at.). Madrid, inauguración de la primera fuente del Canal de Isabel II en la calle de San Bernardo. 24/6/1858. Albúmina. (Col. descendientes del pintor Fierros)

De ella forma también parte esta otra fotografía de la inauguración de la primera fuente del Canal de Isabel II , en la calle de San Bernardo el 24 de Junio de 1858, que no tenía hasta ahora un autor reconocido, y así consta en la copia que custodia el “Archivo del Canal de Isabel II”(2), sin embargo su pertenencia a este conjunto avala su incorporación a la obra de Clifford.

Por último ha sido también un descubrimiento encontrar aquí esta panorámica de la ciudad francesa de Pau desde la orilla del Gave, que podríamos quizá atribuir igualmente a Charles Clifford.

Charles Clifford. Panorámica de Pau. 1859-1860. Albúmina. (Col. Familia Fierros)
Charles Clifford? Panorámica de Pau. 1859-1860. Albúmina. (Col. descendientes del pintor Fierros)

Si bien no estaba documentado hasta ahora ningún viaje del fotógrafo a estas regiones pirenaicas, recientemente el fotohistoriador José Antonio Hernández Latas ha registrado dos estancias de Clifford en el Balneario de Panticosa(3), en los años 1859 y 1860, en esta última ocasión durante todo un mes. El Balneario se encuentra en el mismo meridiano que la ciudad francesa, al otro lado de los Pirineos a una distancia de 82 Km, lo cual hace plausible que el fotógrafo realizara esta interesante excursión, no solo atraído por la ciudad señorial sino también por el activo grupo fotográfico afincado alli desde hacía algunos años, la llamada “Escuela de Pau” de la que formaban parte algunos compatriotas suyos, como Farnham Maxwell-Lyte y John Stewart.  Puede que obtuviera así esta fotografía de la mejor vista de Pau y su impresionante Chateau, captada prácticamente desde el mismo lugar que ya en 1855 lo hicieran Heilmann y Maxwell-Lyte.

Bibliografía

(1) Dionisio Fierros : íntimo y mundano : 1827-1894 / comisaria Rosa María García Quirós ; textos José Manuel López Vázquez, Rosa María García Quirós. Caixavigo e Ourense, 2000. Pág: 111.

(2) Reproducida en el libro de Publio López Mondejar “Madrid, laberinto de Memorias. Barcelona: Lunwerg, 1999. p: 38
(3) José Antonio Hernández Latas. “Fotógrafos y viajeros en torno al Balneario de Panticosa (Huesca): de Charles Clifford (1859) a Lucas Cepero (1915)”. Argensola. 2015;125:89-131
– Fontanella, Lee. Clifford en España: Un fotógrafo en la corte de Isabel II. Madrid: El Viso, 1999.
boton-comentarios_1Valido la inscripción de este blog al servicio Paperblog bajo el seudónimo cfrivero ».

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Fernando Debas. Infantas María de las Mercedes y María Teresa, hermanas de Alfonso XIII (Detalle). Madrid, ca. 1887.

Los Hermanos Debas en el Madrid de fin de siglo

Nos han llamado la atención estos dos fotógrafos, a los que todo el mundillo fotohistórico llama “Los Hermanos Debas”, grandes desconocidos sin embargo, pero que fueron el mejor ejemplo de aquellos grandes estudios fotográficos que tuvieron su momento de esplendor en el último cuarto del XIX, y que Publio López Mondéjar describe perfectamente como: “los grandes fotógrafos áulicos de su tiempo, y los más activos cronistas de la vida social de aquella aristocracia ociosa y mostrenca -el Madrid “de la cuna y la elegancia” …“.

Fernando Debas. Infantas María de las Mercedes y María Teresa, hermanas de Alfonso XIII (Detalle). Madrid, ca. 1887.
Fernando Debas. Infantas María de las Mercedes y María Teresa, hermanas de Alfonso XIII (Detalle). Madrid, ca. 1887. Cabinet en albúmina.

icono-pdf

                                                       iconopresentacionDescargar presentación                 Descargar artículo completo

Resumen

Los hermanos Fernando y Edgardo Debas llegan a Madrid en 1872, procedentes de Francia, y enseguida se convierten en los principales fotógrafos de corte de Alfonso XII, por encima de Laurent, que entonces se encontraba en pleno apogeo de su actividad.

Juan Antonio Fernández Rivero en la presentación de este trabajo sobre los Hermanos Debas. Jornadas Imatge i Recerca, Girona, nov. 2016
Juan Antonio Fernández Rivero en la presentación de este trabajo sobre los Hermanos Debas. Jornadas Imatge i Recerca, Girona, nov. 2016

En el artículo se desvelan las claves de esta situación así como los detalles de sus actividades previas en Francia, las circunstancias de su llegada a Madrid, las desavenencias entre los hermanos, que no llegaron prácticamente a ejercer juntos más que durante un breve periodo de tiempo. Aunque los dos tuvieran relaciones con la Corte, sería finalmente Fernando el que acaparó las mayores atenciones de la Casa Real, dilatándose su actividad hasta 1902, en que se retira.

Abstract

The brothers Fernando and Edgardo Debas arrived in Madrid in 1872, coming from France, and soon became the main court photographers of Alfonso XII, above Laurent, who was then in full swing of his activity. The article reveals the keys to this situation as well as the details of his previous activities in France, the circumstances of his arrival in Madrid, the disagreements between the brothers, who practically did not practice together more than for a short period of time . Although both had relations with the Court, it would finally be Fernando who captured the greatest attention of the Royal House, dilating his activity until 1902, when he retired.

Cómo citar este artículo: Fernández Rivero, Juan Antonio; García Ballesteros, María Teresa. Los Hermanos Debas: Fotógrafos de corte en las monarquías alfonsinas. Jornades Imatge i Recerca, Girona, 2016.
  1. Un estudio para dos
  2. Pedro Edgardo Debas y Dujat
  3. Fernando Debas y Dujat
  4. Conclusiones y Bibliografía
Ambos hermanos Fernando Juan Bautista Debas y Dujant (31-8-1842/22-6-1914) y Pedro Edgardo (23-5-1845/28-12-1891), destacan en la nutrida relación de los fotógrafos que trabajaron en aquel Madrid de fin de siglo. Omnipresentes en la prensa contemporánea, no sólo por su actividad profesional sino también por el relieve social que ambos alcanzaron en la corte y entre la alta burguesía. El rastro de su actividad profesional es nítido, no es difícil encontrar el testimonio de sus retratos en cualquier colección institucional o particular y sus imágenes en Internet. Fotógrafos dedicados sobre todo al retrato personal en sus estudios, no realizaron muchos trabajos en exteriores, como no fuera al servicio de la monarquía o la nobleza, por lo que la fisonomía de los monarcas y sus familias, junto con los más altos personajes de la corte y el gobierno están en la galería de imágenes de los Debas, damas, caballeros e infantes de buen porte y mejor atrezo desfilaron por sus gabinetes y aún hoy nos observan desde sus pulcras ventanas.

Se iniciaron en la fotografía en Moulins, su ciudad natal en la región de Auvernia, en el centro de Francia. Con este apellido figura en el repertorio de Voignier (1993) un establecimiento fotográfico en la ciudad de Moulins en 1864, aunque con el único dato del apellido solo podemos elucubrar si quizá el estudio estuviese regentado por el padre de nuestros fotógrafos, quien los iniciaría en la profesión. El mismo repertorio los cita también establecidos profesionalmente desde 1865 en Angoulème (9 rue del’Arsenal), esta vez asociadas dos personas con apellido Debas, por lo que pensamos que debe tratarse de los dos hermanos.

Fernando permaneció allí hasta 1868, primero junto al fotógrafo Chanony y luego con Maury, quien finalmente se quedó con el estudio. Edgardo por su parte marchó a París, donde muy joven, en 1866 con apenas 21 años, llegaría a ser responsable de los talleres fotográficos de Le Monde Illustré. Cuando en 1870 París es sitiada por las tropas alemanas, el joven Edgardo se alista voluntario en el ejército,

licenciándose luego con un historial heroico(1). Mientras tanto su hermano Fernando abre estudios sucesivamente en Cognac (1869) y Libourne (1870) (Voignier 1993).

Notas:                                                                                               boton-comentarios_1

(1) La Ilustración Española y Americana, 8-1-1892, págs. 4 y 5.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Jean Laurent. Valladolid, casa donde vivió Cervantes. Albúmina, ca. 1870

Nuestro pequeño homenaje a Cervantes

También desde la fotografía se puede rendir un tributo a Cervantes en este 400 aniversario de su muerte, he aquí el nuestro con algunos registros fotográficos del siglo XIX que le recuerdan:

Jean Laurent. Valladolid, casa donde vivió Cervantes. Albúmina, ca. 1870
Jean Laurent. Valladolid, casa en la que vivió Cervantes. Albúmina, ca. 1868-70

El primero de ellos es esta imagen de la “casa en la que vivió Cervantes” en Valladolid. Cuánto dista esta imagen debida a Laurent, de la remozada fachada que podemos ver en nuestros días, aunque seguramente está más próxima a la realidad cervantina. La identificación de la casa se debió a las investigaciones de Santa María de Hita que concluyó en 1862 la localización exacta del inmueble. Pocos años después en 1866 el Ayuntamiento colocó una placa en la fachada que puede verse a la derecha de la imagen.

Ferrier Soulier. Madrid, monumento a Cervantes frente a las Cortes. Albúmina, 1857
Ferrier Soulier. Madrid, monumento a Cervantes frente a las Cortes. Mitad de un par estereoscópico. Albúmina sobre vidrio, 1857

 

Ernest Lamy. Madrid, monumento a Cervantes frente a las Cortes. Mitad de un par estereoscópico. Albúmina. 1863
Ernest Lamy. Madrid, monumento a Cervantes frente a las Cortes. Mitad de un par estereoscópico. Albúmina. 1863

Mostramos también estas dos fotografías de la estatua de Don Miguel de Cervantes Saavedra ante el edificio del Congreso de los Diputados, una obra del escultor Antonio Solá, que ocupa este lugar desde 1835. Las imágenes muestran cómo en el curso de seis años cambia de aspecto, sustituyendo la reducida protección que le rodeaba por un entorno ajardinado, más amplio y amable.

Pero quizá la más curiosa sea ésta otra imagen estereoscópica en la que se recrea el personaje de El Quijote:

William Lake Price.
William Lake Price. Don Quijote de la Mancha en su gabinete. Albúmina estereoscópica iluminada. Albúmina. h. 1855/57

La recreación que hace el pintor y fotógrafo W. Lake Price de la figura del Quijote es bien conocida, figura en los catálogos de museos como el Metropolitan o el Victoria & Albert, éste último incluso posee dos fotografías diferentes de esta misma escena. Sin embargo queremos traer aquí la versión estereoscópica e iluminada que también editó su autor y que es mucho menos conocida, aunque hay que destacar también la decoración que enmarca la escena fotográfica, con motivos quijotescos.

La recreación de escenas de la vida real, o representaciones literarias, fué una tendencia que se manifestó ya en los primeros años de la fotografía, sobre todo en formatos estereoscópicos, a veces con intención sarírica o humorística, o simplemente con una finalidad narrativa.

Francisco Vargas-Machuca Monzón, alias Mr. Clonwek. Buenos Aires 1878. Ilustración

Desvelada la identidad del daguerrotipista Clonwek

¡Que gran sorpresa nos ha proporcionado la investigación sobre Clonwek!, ¿Quiere conocer con nosotros quien se escondía tras este “artista alemán” que aparece en Madrid en 1849, y que se anuncia “acompañado del mejor fotógrafo de esta corte”?
doi: 10.6084/m9.figshare.3080395

Clonwek. Retrato de una señora con abanico. Madrid. Daguerrotipo iluminado. Ca 1850.
Clonwek. Retrato de una señora con abanico. Madrid, 1857. Daguerrotipo iluminado. Ca 1850.

A partir de la adquisición de este daguerrotipo, única obra conocida de Clonwek, hemos querido conocer mejor a este fotógrafo, un personaje novelesco que,

Retrato de Francisco Vargas Machuca. Litografía anónima. Lit. Martínez y C.ª. Madrid. 1851. Biblioteca Nacional de España.
Retrato de Francisco Vargas Machuca. Lit. Martínez y C.ª. Madrid. 1851. Biblioteca Nacional de España.

consciente de la singularidad de sus vivencias, nos las revela en un fidedigno relato autobiográfico que hemos descubierto(6) en el que nos muestra la auténtica personalidad de este pionero de la fotografía, que no fué otro que el más conocido como escritor Francisco Vargas-Machuca (España h. 1827-Buenos Aires 188-).

Aprendiz de joyero, dibujante, soldado en las guerras carlistas desde los 13 años, literato, periodista, funcionario ocasional, y sobre todo activista político de tendencia liberal, su vida está llena de episodios rocambolescos y huídas, tan pronto lo encontramos dirigiendo uno o dos periódicos en Madrid como capitaneando a las masas en una barricada. Él mismo reconoce que la política marcó su vida y que en los peores momentos fué la fotografía su tabla de salvación:

“… yo por gusto, sin pensar utilizarlo jamás, aprendí el Daguerrotipo y después la fotografía, y esto, en todas las vicisitudes de mi borrascosa vida, á causa de la política, que ha sido mi elemento, me ha salvado, como el náufrago que se salva en una tabla, y jamás le he visto la cara á la miseria.

Este arte lo aprendió en Cartagena en la década de 1840(1), una vez cesado de su carrera militar debido a sus heridas de guerra. Tras sus primeras experiencias como periodista en la ciudad, se trasladó a Madrid donde ejerció como escritor y publicista, pero a poco su participación en las revueltas liberales de 1848 le aconsejan desaparecer. Y es aquí cuando por primera vez aparece Mr. Clonwek:

Con mi aparato Daguerreotípico, pues, fui a establecerme en aquella ciudad [Albacete], ocultándome bajo el nombre supuesto de Mr. Clovvek [sic] Retratista Aleman. Dos años desempeñé a las mil maravillas mi doble papel de retratista y Aleman, sin que nadie sospechase ni por un momento que bajo aquel modesto hábito se ocultaba el director de los periódicos La Luna y El Centinela.

Así pues hemos de situar a nuestro fotógrafo por primera vez en Albacete en 1848

Anuncio de 1849 en el Diario Oficial de Avisos de Madrid
Anuncio de 1849 en el Diario Oficial de Avisos de Madrid

con un nombre que él dice alemán, pero que no se corresponde en realidad con ningún apellido real en ésta ni en ninguna otra lengua. El 25 de febrero de 1849 encontramos un primer anuncio en el Diario Oficial de Avisos de Madrid publicitándose como retratista en calle de la Victoria nº 2, cuarto segundo dcha. Un anuncio que se repite en otros periódicos, como El Observador. Además aprovecha sus relaciones con sus colegas del periodismo para que de vez en cuando aparezcan elogios al trabajo de su gabinete. o anuncia que sus retratos son de mayor tamaño que el conocido “hasta ahora” ya que ha recibido una nueva máquina de París.

Curiosamente se anuncia al principio “acompañado del mejor fotógrafo español”, dando incluso la razón de que este acompañante estaba anteriormente instalado en la calle Espoz y Mina 5, “Clonweck y compañía”, pero ya a finales de año su acompañante desaparece, y en febrero de 1850 abre un nuevo estudio en la calle Caballero de Gracia 12, cuarto tercero.

Este rastro de su quehacer fotográfico en la prensa madrileña es el único dato que hasta ahora han podido reflejar los fotohistoriadores, un rastro difícil de seguir ya que su extraño nombre hace que los tipógrafos cometan errores: Clonwetn, Clonweky, Clouvretu… el daguerrotipista desaparece con su último anuncio en abril de 1850. Abandonó entonces la fotografía para dedicarse a escribir, entre otras cosas ya que de esta fecha datan sus semblanzas de los Srs. Diputados … pero en 1853 son descubiertas sus actividades revolucionarias en la preparación de lo que un año más tarde constituiría “La Vicalvarada“. Y de nuevo …

me transformé por segunda vez en el Retratista al Daguerreotipo, J. Clonwek, artista Alemán. … me establecí … en Guadalajara … de allí pasé a Albacete, Granada y Loja, donde residía su familia y donde realizó un retrato al General Narváez. De Loja pasé a Málaga,

Permita el lector aquí un paréntesis que ilustre su paso por esta ciudad que visitó en octubre de 1854 con gran despliegue de medios. Su anuncio en “El Avisador Malagueño” era de un tamaño inusitadamente grande y colocó muestras de su trabajo en varios comercios de las calles Granada y Especerías. Se decía

Anuncio de Mr. Clonwek en Málaga. El Avisador Malagueño. 18 de Octubre de 1854
Uno de los anuncios de Mr. Clonwek en Málaga. El Avisador Malagueño. 18 de Octubre de 1854

socio de las Academias de Artes de París y Bélgica y venía “… en compañía del mejor fotógrafo español…” … se estableció en la calle de San Juan de los Reyes 9 (entre Nueva y Larios) y su oferta era completísima: retratos coloridos por nuevos métodos que daban la perfecta entonación de carnes, trajes y adornos, gran surtido de marcos, medallas, estuches de tafilete… todo para colocar mejor los retratos. Los precios variaban, según los tamaños, entre 30 y 60 reales -caros, teniendo en cuenta que el Conde de Lipa los tenía a 19 rs. los más pequeños- pero hacía también grupos, en cuyo caso, dependiendo del número de personas, podía llegarse hasta los 160 rs. Por si todo esto fuera poco también daba clases, en doce lecciones, y proporcionaba máquinas y materiales”. Estuvo aproximadamente un mes.(4)

… de Málaga a Córdoba en 1854. Donde el artista Clonwek se une de nuevo al estallido revolucionario, a causa de lo cual “… dió fin la segunda jornada del artista Mr. Clonwek … recogió … sus bártulos de hacer retratos y entró en Madrid, sin la máscara de artista, a ocupar su puesto en la brecha, como escritor público y a defender con la pluma al Gobierno de la revolución.” En este caso desde el periódico “Fray Tinieblas”.

Cansado de los problemas que le ocasionaba esta publicación, continuamente denunciada, comienza a gestionar una compañía de seguros agrarios, La Iberia, pero de nuevo en la Contrarevolución de 1856 le vemos comandando a los revolucionarios en “una barricada que levantamos en la plaza de Santo Domingo … la Dirección de la Sociedad La Iberia, servía también como de Cantón a retaguardia …“. Derrotados los revolucionarios y desmantelada su sociedad, Francisco nos cuenta cómo de nuevo tuvo que ocultarse …

“… volví a mi tercera jornada de retratista bajo el conocido pseudónimo de Mr.

Etiqueta del daguerrotipo que publicamos más arriba
Etiqueta al dorso del daguerrotipo que publicamos más arriba

Clonwek artista alemán, para reposar tranquilo, viajando por los pueblos, … como para reponer un poco mi bolsillo ya exhausto…

Según comprobamos por la prensa, también ejerce de fotógrafo en Madrid, al menos desde el 29 de mayo de 1857, este día La Iberia alaba sus trabajos con gran profusión de detalles. En su biografia indica que regresó a Madrid en 1859 iniciando de nuevo sus trabajos periodísticos y literarios,

Clonwek. 24/06/1860 Diario Oficial de Avisos de Madrid
Anuncio de Mr. Clonwek. 24/06/1860 Diario Oficial de Avisos de Madrid

pero la prensa le revela aún como  fotógrafo establecido esta vez en la calle Toledo 4, cuarto segundo, dato que confirma el Anuario general del Comercio… de Martí en los años 1861 y 63(2). En esta ocasión ofrece no sólo daguerrotipos sino fotografías sobre papel, cristal y placa … tamaño de tarjeta, es ya un fotógrafo de la carte de visite. En su último anuncio de 1 de Julio de 1860 informa que lleva ya establecido en la capital tres años.

Es en 1864 cuando inicia una actividad comercial y financiera con una empresa denominada “Centro Industrial y Mercantil” situada en la c/Arenal 18, con bastante éxito inicial, ya que llegó a promocionar negocios inmobiliarios, un establecimiento calco-fotográfico en la calle del Conde Duque 8, un taller de coches mecánicos … pero también con algunos fracasos como la quiebra de un negocio de cría de gusano de seda en Aranjuez. Pero al ser descubierta su participación en las intrigas de Prim para revelarse contra el gobierno, se ve obligado a huir de Madrid en 1866 bajo un nuevo nombre, esta vez utilizando el apellido materno, y es aquí donde nace el fotógrafo Francisco Monzón, un español casado y con dos hijos (Rosario y Salomón) que aparece en Bayona y después en París.

Me decidí a ser fotógrafo: estudié en uno de los mejores talleres de Paris el arte, que era muy distinto del Daguerreotipo que yo sabía; y provisto de máquinas y demás, me fuí a vivir a Tolosa … estableciéndome en la calle de las Leyes número 5“.

Una realidad que nos confirma el directorio Voignier(3): “MONZON. ph. Toulouse (Haute Garonne), rue des Lois 5; vers 1867“. A lo largo de toda su vida y en sus diferentes actividades Francisco Vargas-Machuca demostró siempre habilidad, arrojo y audacia, no exento de una gran inteligencia y cierta formación. Sus habilidades sociales le permitieron relacionarse con la alta sociedad cuando le fue necesario, hasta el punto de ser recibido por la reina Isabel II en varias ocasiones. Esta actitud personal se refleja también en su actividad fotográfica, demostrando ser un auténtico publicista: el tamaño y contenido de sus anuncios es mayor que el de sus competidores, presume de su pertenencia a Academias de arte (París y Bélgica), también sus productos son más caros ya que ofrece la mas alta calidad tanto en el trabajo como en los soportes, afirmando en ocasiones poseer algún exclusivo método o invención. Cuando llega a una ciudad coloca muestras de sus trabajos en los escaparates de los establecimientos más céntricos, reparte folletos …

No deja de intrigarnos el acompañante que trabaja con él, este “mejor fotógrafo español”, que aparece o desaparece de sus anuncios según la ocasión y que nos hace sospechar que a veces pudo ser real y otras un ardid que le permitía adoptar el rol de fotógrafo alemán, posiblemente disfrazado e incluso quizás imitando el acento, o el de español, según conviniera en cada plaza que visitaba o en cada momento, sobre todo cuando trabajaba en Madrid, una ciudad en la que Francisco Vargas Machuca era bien conocido.

Su estancia en Toulouse fué corta pues decide emigrar a Argentina el mismo año de 1867, desembarcando en Buenos Aires donde se dedica también a escribir y publicar bajo el pseudónimo de “El Moro Muza”, y donde solo descubre su identidad pasados más de diez años en que confiesa publicamente ser Francisco Vargas-Machuca Monzón, biografíado por el escritor Ventura Linch.(6)

Portada del libro de Ventura Lynch "El proscrito ó biografía de El Moro Muza"
Portada del libro de Ventura Lynch “El proscrito ó biografía de El Moro Muza”
Texto final del relato "El proscrito..."
Texto final del relato “El proscrito…” (6)

Pero sigamos al fotógrafo Francisco Monzón que abre un establecimiento fotográfico en la capital titulado “Fotografía Universal, Francisco Monzón y Señora”, del cual hemos encontrado un primer anuncio en 1870 que aparece durante todo el mes de enero en el periódico La Nación. El fotohistoriador Norberto Pablo Cirio (7) documenta su publicidad en 1873 en La Igualdad, donde indica que es su esposa quien hace los retratos a las señoras. Este mismo autor nos descubre probablemente su último aviso en prensa el 10 de Febrero de 1882.

Francisco Vargas-Machuca Monzón, alias Mr. Clonwek. Buenos Aires 1878. Ilustración
Francisco Vargas-Machuca Monzón, alias Mr. Clonwek. Buenos Aires 1878. Ilustración que figura en el libro “El proscrito”

Alejandra Niedermaier dice: “en el diario ‘La Pampa’ en el año 1874 hallamos el primer aviso, en todos la activa participación de la señora resulta un solido argumento publicitario. Este mismo aviso también lo encontramos en 1877 en periódicos de Chivilcoy y Mercedes, invitando así a retratarse durante un posible paseo por la capital“(5)

En 1877 se anuncia el el periódico “El Nacional” en la dirección c/ Artes, 224 y no deja de ofrecer las últimas innovaciones como cuando oferta un nuevo procedimiento que hace a las “fotografías permanentes e inalterables” según un método de su invención: “sistema Monzón”. No se pierdan este otro que hemos encontrado en “La Nación” este mismo año.

Francisco Monzón. Dorso de una carte de visite. Buenos Aires, 1870-82 (Col. Daniel Sale)
Francisco Monzón. Dorso de una carte de visite. Buenos Aires, 1870-82 (Col. Daniel Sale)

Pero no fué este su único estudio, ya que Andrea Cuarterolo lo sitúa simultáneamente en el nº 148 de la misma calle Artes, un dato que confirmamos por estár impreso en un reverso de sus cartes de visite que reproducimos gracias a la cortesia del coleccionista Daniel Sale. Desconocemos la fecha en que termina su actividad o qué fue de su vida desde estos años, pero sí podemos indicar que en 1885 el gabinete fotográfico de la calle Artes 224 pertenece ya al fotógrafo G. Cappelli. Sabemos también que su hijo Salomón Monzón dió continuidad a la “Fotografía Universal” aquí pueden ver el reverso de una tarjeta que así lo acredita.

Estamos pues ante un fotógrafo de larga trayectoria profesional (cerca de cuarenta años) que es uno de los primeros daguerrotipistas profesionales españoles conocidos, y además de los pocos de los que se conserva alguna obra de esos primeros momentos. El retrato que presentamos es de gran calidad, fuerza expresiva y elegante composición. Ojalá apareciera más obra suya para poder evaluarlo mejor pero de cualquier manera estamos convencidos de que jugó un importante papel en la divulgación del daguerrotipo en España durante aquellos años claves que van desde finales de la década de 1840 hasta mediados de la siguiente, pues él afirma su presencia, desde su aprendizaje en Cartagena entre 1843-46, al menos en las ciudades de Guadalajara, Albacete, Madrid, Toledo, Granada, Loja, Málaga y Córdoba.

——————————-

De su producción como escritor, remitimos a la completa bibliografía que puede encontrarse en WorldCat.

Bibliografía:

(1) Bernad y Fontana aparecen en Murcia en 1845

(2) Rodríguez Molina, Mª José; Sanchís Alfonso, José Ramón. Directorio de fotógrafos en España (1851-1936) : (elaborado con la información que proporcionan los anuarios y guías comerciales). Valencia : Archivo General y Fotográfico de la Diputación de Valencia , 2013. 2 (vol.) ISBN (o.c.) 978-84-7795-673-0

(3) J.-M. Voignier. Répertoire des photographes de France au dix-neuvième siècle. Le pont de pierre, 1993. pág: 186.

(4) Juan Antonio Fernández Rivero. “Historia de la fotografía en Málaga durante el siglo XIX“. Málaga: Miramar – Universidad, 1994.

(5) Alejandra Niedermaier. “La mujer y la fotografía: un juego de espejos constitutivos de identidad y de historia“. En: Arte y crisis en Iberoamérica, segundas jornadas de historia del Arte. Ril Editores, 2004. p: 338

(6) Francisco Vargas Machuca, Ventura Lynch. “El proscrito, Ó, Biografía De “el Moro Muza”: Con su Retrato… – Primary Source Edition”. Facsimil de la edición: Buenos Aires, Imprenta Americana, 1878.

(7) Norberto Pablo Cirio. Tinta negra en el gris del ayer: los afroporteños a través de sus periódicos.

(8) Juan Gómez. “La fotografía en la Argentina: su historia y evolución en el siglo XIX, 1840-99. Abadía Editora, 1986. Pags.: 87 y 96.