Pedro Nieto, fotógrafo en Madrid

Un único retrato ha llegado hasta nosotros del fotógrafo Pedro Nieto, establecido en Madrid al menos desde 1850 a 1856 en la calle Subida de Santa Cruz nº 1 cuarto tercero.

Pedro Nieto. Retrato iluminado de Gaspar Luis Marcos Prado Bacas. 1855. Madrid. Albúmina iluminada. (CFRivero)
Pedro Nieto. Retrato iluminado de Gaspar Luis Marcos Prado Bacas. 1855. Madrid. Papel a la sal iluminado. (CFRivero)

Son muy escasas las noticias que tenemos de Pedro Nieto, algunas referencias en la prensa madrileña de la época como las que facilita el Directori Clifford, ubicando su estudio desde 1850 en la calle Subida de Santa Cruz, 1, cuarto tercero, nombre que popularmente recibía la Calle Esparteros, que parte de la calle Mayor junto a la Puerta del Sol, estando el nº 1 en la esquina de esta calle. El estudio ocupaba, por tanto, un espacio en una de las nuevas Casas de Cordero construidas en 1845 tras la demolición del convento de San Felipe el Real, y en cuyo promotor, Santiago Alonso Cordero, se inspiró Benito Pérez Galdós para crear uno de los personajes de sus Episodios Nacionales(1) 

Anuncio en El Popular del 12/10/1850
Anuncio en El Popular del 12/10/1850

Una de las primeras noticias se publica en El Popular de 12 de octubre de 1850, p. 3

El joven retratista al daguerreotipo, don Pedro Nieto, ha expuesto al público en la Puerta del Sol nuevas muestras de sus retratos, que nos parecen muy superiores a lo que en este género se ha hecho por su perfecta semejanza, buen colorido y esmerada conclusión. Recordamos a nuestros lectores este artista aplicado que tan rápidos adelantos ha hecho en el poco tiempo que lleva establecido, en la inteligencia de que no les pesará verse retratados con economia y perfección. Dicho jóven tiene su estudio en la subida de Santa Cruz, núm. 1, cuarto tercero.”

Un texto que muy bien podría ser un “anuncio” insertado por el propio fotógrafo daguerrotipista, que no olvida destacar el “buen colorido” de sus retratos, obviamente coloreados a mano tras la ejecución fotográfica. Especifica muy bien su dirección y que “expone en la Puerta del Sol“. Exponer el trabajo fotográfico en otros lugares, distintos al propio estudio era una práctica muy habitual en estos primeros tiempos, preferentemente en escaparates de establecimientos dedicados a otras áreas, en calles comerciales muy concurridas. La razón hay que buscarla en la propia ubicación de los estudios, situados en los pisos más elevados de los inmuebles y normalmente sin un local correspondiente en la planta baja que pudiese contribuir a la difusión de sus trabajos.

Otra noticia nos la proporciona un año después El Clamor Público (Madrid): 3 de abril de 1851, p. 3

El Clamor Público, 3/04/1851
El Clamor Público, 3/04/1851

DAGUERREOTIPO.- En un periódico leemos las siguientes líneas: “Son notables los adelantos que de día en día van haciéndose en los retratos al daguerreotipo. Entre las muestras que están espuestas al público en la Puerta del Sol, las que más llaman la atención por su perfección, que compiten con la miniatura, son las de un nuevo retratista que tiene su estudio en la Subida de Santa Cruz, núm. 1, cuarto tercero.”

En este caso el periódico se hace eco del comentario de otra publicación, igualmente indicando que expone “en la Puerta del Sol”, pero que no se nos escape la frase “compiten con la miniatura”.

Una tercera aparece en La Época de 1856 en la que las alusiones a los más afamados fotógrafos de la Villa incluyen a Martínez de Hebert, Albiñana y Pedro Nieto.

Fragmento de la página 2 del periódico de Madrid: La Época del 30/5/1856
La Época (Madrid) 30/5/1856

Su fama parece confirmarse además por la cita de este fotógrafo que en 1853 hace el “Diccionario de materia mercantil…“,(2) en la entrada del término Daguerrotipo (dibujos y pinturas al):

… París, Londres y Nueva-York encierran, sin embargo, las notabilidades de la fotografía, y si bien la España posee un gran número de operadores, solo nos hallamos en el caso de citar como artistas que puedan rivalizar con ventaja con los del extranjero á los señores Nieto y Albinala [sic.] de Madrid, cuyos trabajos notables han figurado con gloria en diferentes exposiciones, y el crédito de que tan justamente gozan sus talleres les recompensan cada dia de los estudiosos esfuerzos que hacen por el interés de la fotografía.”

Además el fotohistoriador Jep Martí incluye otra mención a Pedro Nieto en la prensa de 1855, esta vez en relación con el fotógrafo Pedro Martínez de Hebert (4):

Los Sres. Albiñana y Nieto, conocidos y acreditados fotógrafos de esta capital, tienen un digno competidor en el señor Martínez, miniaturista de cámara de SS. MM. que se dedica ahora casi esclusivamente a la fotografia con un éxito admirable…” (La Época (Madrid), 21/6/1855, p. 4)

Pero hemos de añadir a estos datos los que nos aporta el propio retrato, que además de los relativos al personaje añaden el sello del fotógrafo:Establecimiento fotográfico de Pedro Nieto en Madrid Dirección impresa

Estamos ya en 1855 y Pedro Nieto ha trasladado su estudio al tercer piso, derecha, del número 12 de la Calle de Alcalá (antiguo nº 5 manzana 265), justo un año después de la demolición de la iglesia y el hospital del Buen Suceso, que inaugura las obras de remodelación de la Puerta del Sol. Las noticias sobre este primer tramo de la calle, hasta su confluencia con la calle Sevilla, manifiestan una gran actividad comercial, aunque posiblemente ocupase un edificio antiguo en la última casa de los impares, que fue sustituido por una nueva construcción en 1895, en cuyo bajo se instaló años más tarde la sombrerería “Franco y Romero“.

Es la misma ubicación en cuyos locales comerciales se solían exponer las

Anuncio del fotógrafo señor Pérez. El Popular (Madrid) 7/5/1850
Anuncio del fotógrafo señor Pérez. El Popular (Madrid) 7/5/1850

obras de otros fotógrafos, así lo acredita por ejemplo un interesante anuncio del 7/5/1850 en El Popular: Un fotógrafo “Señor Pérez” expone en la calle Alcalá, num 12.

Pero curiosamente hemos encontrado que el estudio del tercer piso no fue inaugurado por Pedro Nieto, sino que

Anuncio de los fotógrafos Gerothwold & Tanner en Madrid 1852
La Nación (Madrid) 23/1/1852, p. 4

anteriormente otros fotógrafos lo habían utilizado. Al menos desde enero de 1852 allí estaban los señores Gerothwohl y Tanner, personajes cuya presencia en España es aún desconocida y que no hemos encontrado referenciados por otros fotohistoriadores.

Sigismund, también llamado Joseph Gerothwohl (1808-1902), daguerrotipista alemán de Frankfurt, y Tanner(3), un fotógrafo calotipista, posiblemente alemán que había realizado un viaje a Inglaterra. Hay un curioso relato de la forma en que ambos se conocieron en el primitivo estudio de daguerrotipos de Gerothwohl (5), cuya lectura les recomendamos. Una vez asociados, recorrieron varias ciudades europeas, abriendo un estudio en París en la rue Louis le Grand 29 y participando en la Exposición Universal de 1855.  Es muy comentado su retrato del pintor Ingres, realizado en París (6). El caso es que su corta estancia en Madrid fue muy productiva, sus trabajos alcanzaron tal notoriedad que los fotógrafos fueron llamados a la Corte. El Heraldo (Madrid) del día 9 de Marzo de 1852, relata:

Artistas distinguidos.- Habiendo tenido ocasión S.M. La Reina Madre de ver varios de los muchos retratos hechos por los señores Gerothwohl y Tanner ha tenido la dignacion de llamar á estos artistas a su palacio, y espresarles con las palabras mas lisongeras su admiración hacia sus obras que consisten en aguarellas con base fotofráfica, y de las cuales les ha encargado diferentes. S. M. se ha dejado retratar y nosotros que hemos visto el retrato, no sabemos que admirar mas, si el grande parecido y la espresion agradable y animada de la fisonomia, o la gran delicadeza con que la obra esta acabada. No hay que perder de vista que S. M. no es profana en la materia pues reune á su aficion á pintar, un gran conocimiento en el arte. En prueba de consideracion distinguida, el señor Crothwohl fue invitado a asistir al último baile que dio esta augusta señora.

———————————————————–

Pero volvamos a la fotografía que abre nuestro artículo. Se trata de un retrato sobre papel que demuestra que en 1855 Pedro Nieto había adoptado las nuevas técnicas fotográficas reproduciendo imágenes sobre papel a la sal, que según la costumbre coloreaba, o “iluminaba” después. Si nos fijamos en el texto que sigue dice que el retratado fue “daguerotipado”[sic], ya que era costumbre durante estos tiempos de cambio de técnicas e inicios de la fotografía en papel denominar a esta técnica como “daguerrotipo en papel”. El tamaño es de unos 18 cm y tiene una interesante inscripción al dorso que reproducimos:

Dorso del retrato de Pedro Nieto_ Madrid 1855
Dorso del retrato de Pedro Nieto_ Madrid 1855

La transcripción merece ser tenida en cuenta:

        D. Gaspar Luis Marcos Prado Bacas, nacido en la parroquia d                        San Andres de Valladolid el 18 de julio de 1779 y daguerot                               pado en Madrid el 12 de mayo de 1855 a ruego y espensas____                          su hijo, y admirador de sus virtudes, Mariano Luis Prieto Ma

Edad, 76 años , menos 2 meses

                                       El marco es de palo santo macizo____ ______________  y costó cinco duros y medio, que,  _____________ ______________con los 22 del cuadro, son 27 ½

Murió en la de Santiago de Valladolid, el 16 de diciembre del 58, a los 79 años 7 meses y 4 días, y en la tumba conserva el amor de su esposa, 3 hijos y 7 nietos

No sabemos quien fue el señor del retrato, D. Gaspar, pero sí ha sido posible encontrar información sobre su hijo: Mariano Luis Prieto fue muy posiblemente el profesor de economía política del “Instituto español” que aparece en la Guía de forasteros en Madrid para el año 1840. Un abogado que deja numerosos rastros documentales en Madrid y al que encontramos de nuevo en 1867 publicando una carta en El Imparcial del 18 de noviembre.

De la biografía de Pedro Nieto apenas podemos añadir que su rastro documental deja de aparecer a partir de 1856. Tratándose de un “joven” fotógrafo, tal y como lo califican sus primeros anuncios, podríamos suponer que tuvo una vida corta, y a pesar de que el apellido Nieto es frecuente en el Madrid de mediados del XIX, tan sólo hemos encontrado, un “Pedro Nieto” fallecido el seis de octubre de 1892 en la parroquia de San Marcos.

Daguerrotipos, calotipos y miniaturas

La primera aplicación práctica de la técnica fotográfica: el retrato, entró en colisión con la pintura miniaturista que practicaba igualmente el retrato. La razón de ser de esta última era el inferior precio del pequeño formato, que lo hacía mucho más popular que los precios prohibitivos de los retratos en otros tamaños. Cuando irrumpen las técnicas fotográficas, primero el daguerrotipo y más tarde el calotipo, los fotógrafos se adaptan al gusto ya desarrollado por la clientela en relación con el aspecto que debía presentar un retrato, su formato era igualmente una miniatura pero había que atender al colorido. Y así se hizo, bien el propio fotógrafo o bien un artísta colaborador, aplicaban color al trabajo fotográfico. Los pintores miniaturistas (en gran parte) también se adaptan y muchos de ellos aprenden las técnicas fotográficas y las incorporan a sus establecimientos.

Retazos de esta práctica se reflejan en las notas y anuncios que en la prensa aparecen a lo largo de las décadas de 1840 y 1850 y que poco a poco va decayendo, en la medida en que la clientela se adapta al formato, aspecto y características que ofrecen las nuevas técnicas fotográficas.

Bibliografía y notas:

  1. Pérez Galdós, Benito. Episodios nacionales de la segunda serie, “7 de Julio“. Galdós nos presenta la figura de don Benigno Cordero, comerciante madrileño.
  2. Orior Ronquillo, José. (1853). Diccionario de materia mercantil, industrial y agrícola, que …, Barcelona, Imp. de D. Agustín Gaspar. Vol. 4 p: 365
  3. Tanner, aparece en algunos textos como E. Tanner. También hemos encontrado Johann Jakob Tanner, aunque creemos que este es un artista distinto.
  4. Jep Martí. “El miniaturista i fotògraf “Pedro Martínez de Hebert”. (2a. Part)”. Blog: L’Album de Jep, 2015.
  5. Burke, Keast & Burke, Walter. (1956). The Earliest Photographic Studio in Vienna., Australasian photo-review Retrieved febrero 15, 2020, from http://nla.gov.au/nla.obj-443159765
  6. Illustrated in London – Washington-New York 19992000, p. 462. Citado por: Wolohojian, S., [et al.] (2003). A private passion: 19th-century paintings and drawings from the Grenville L. Winthrop Collection, Harvard University. New York, N.Y: Metropolitan Museum of Art.

 

Retrato del pintor Ingres, por Gerothwohl et Tanner

Los juguetes del fotógrafo

Un tambor, una pelota, el caballito de madera, una carroza real o quizá una muñeca, incluso un barco o una escopeta. Son “juguetes sin juego”, recursos de atrezo en el estudio del fotógrafo del XIX, a los que dedicamos una mirada sobre las imágenes españolas de la Colección Fernández Rivero.

Un momento para la quietud con la ayuda de un juguete… – Niños quietecitos y atentos, que vais a salir en la foto.

Moliné y Albareda. Niño montado en un caballito de cartón. ca. Barcelona, 1865. Carte de visite en albúmina (CFRivero)
Moliné y Albareda. Niño montado en un caballito de cartón. ca. Barcelona, 1865. Carte de visite en albúmina (CFRivero)

El vistoso caballito de cartón no es solo parte del decorado, es un importante recurso de control psicológico. Quizá el caballito ha deslumbrado al pequeño cliente que consiente en dejar de moverse, quizá teme que el animal se mueva mientras lo monta, está bien sujeto y mira al fotógrafo con cierta inquietud. 

El recurso de “el pajarito” que va a salir tras la cámara en cualquier momento, quizá ayuda también a terminar de captar toda su atención.

“Ya está”, se ha portado tan bien que quizá le permitan pasear en éste después, o quizá tras la foto le cueste entender que aquel juguete magnífico debe quedarse “a dormir” en el estudio.

Camps y Cia. Retrato del niño Guillermo Rein Segura. Málaga 1895. Albúmina. (CFRivero)
Camps y Cía. Retrato del niño Guillermo Rein Segura (fragmento). Málaga 1895. Albúmina. (CFRivero)

Sorprende conocer la identidad de Guillermo Rein Segura en este trajecito que se nos antoja “de niña”. Miembro de una familia de la burguesía malagueña, su apellido de origen alemán está presente en la ciudad desde finales del S. XVIII. Hacia 1930 explotaba un negocio de vinos ubicado en la calle Salitre nº6.

Nal y Cia. Niña sentada con escopeta de juguete. Cádiz, h. 1865. Carte de visite en albúmina. (CFRivero)
Nal y Cía. Niña sentada con escopeta de juguete. Cádiz, h. 1865. Carte de visite en albúmina. (CFRivero)

Entre la fotografía anterior y la de la izquierda han pasado, no en balde unos treinta años, los recursos del decorado han ganado en la representación del entorno, pero los niños siguen necesitando algún objeto que añadir a su fantasía en ese momento no exento de tensión… ¡una escopeta!, ¿sería el regalo de un padre cazador?

¿Se han fijado? Los niños posan tan serios como los adultos reproduciendo sus poses.

Pero no dejen de fijarse en la abierta sonrisa de esta niña con muñeca del estudio de A. y E. F. Napoleón, la ilusión de tener junto a ella esta preciosa poupée, quizá una “Tete Jumeau”.

Una de las firmas mejor representadas en esta selección es la casa Napoleón de Barcelona, que demuestra una especial atención al retrato infantil exhibiendo una galería sorprendente de caballitos, cabritas disecadas, con y sin ruedas, triciclos y otros elementos curiosos, pelotas, carros y muñecas …

Y como es evidente la calidad de su producto fue también evolucionando y mejorando con el tiempo, aunque hay que decir que por la propia dificultad que entrañaba la realización de retratos infantiles, en ocasiones el fotógrafo optaba por la composición de la fotografía a base de recortar y pegar piezas de distintas tomas hasta configurar una imagen aceptable (1). Algunas de estas primeras imágenes del estudio parecen corroborarlo.

Alfonso Begué Gamero. Niño sobre caballito de cartón. Madrid h. 1860. Carte de visite en albúmina. (CFRivero)
Alfonso Begue Gamero. Niño sobre caballito de cartón. Madrid h. 1860. Carte de visite en albúmina. (CFRivero)

En este retrato del fotógrafo toledano Alfonso Begue, que ejerció en fechas muy tempranas en Madrid, descubrimos manuscrito al dorso el nombre del infante: “Julio Cuenca”.

José Teixidor. Retrato de un niño con caballito. Barcelona, h. 1870. Carte de visite en albúmina. (CFRivero)
José Teixidor Busquets. Niño con caballito. Barcelona, h. 1870. Carte de visite en albúmina. (CFRivero)

Además si se fijan, escondido detrás del caballo se adivina al familiar que cuida de que el pequeño jinete no pierda el equilibrio.

Ignacio Pascual. Niño sobre cabrita de juguete. Villafranca del Panadés h. 1870. Carte de visite en albúmina. (CFRivero)
Ignacio Pascual. Niño sobre cabrita de juguete. Villafranca del Panadés h. 1870. Carte de visite en albúmina. (CFRivero)

En esta otra, debida al fotógrafo José Teixidor Busquets de Barcelona, lacortina ignora las leyes de la física para aproximarse extrañamente al nene por detrás. Y es que un recurso bastante utilizado para sostener e inmobilizar al niño era esconder al adulto que le sujeta detrás de las cortinas, que en algunas fotografías parecen cobrar vida propia.

En la imagen de la izquierda tenemos otro ejemplo: la cortina que sin justificación aparente cae por detras del pequeño, se pliega de manera extraña ¡y un zapato que asoma al pie del cortinaje, tras la rueda izquierda!

La carte de visite del fotografico Sebastiá Vila, cuyo original conserva el papel de seda que proteje la fotografía, incluye varias direcciones, dos de ellas en Sevilla: calle Batehojas 2  y Catalanes 5. La tercera en Barcelona: Junqueras 1.

José García Ayola. Niño con ovejita. Granada h. 1870. Carte de visite en albúmina (CFRivero)
José García Ayola. Niño con ovejita. Granada h. 1870. Carte de visite en albúmina (CFRivero)

Ramón Gómez de la Serna se sintió inspirado por estos “Juguetes de las fotografías”:

Ese caballo de cartón, esa escopeta con cañones de hojalata, esa muñeca de china, hasta ese sonajero magnífico que, como tirso de la locura, tiene una cabeza de polichinela en la punta, son juguetes con los que sólo juega, mejor dicho, “emplea” el niño cuando va a retratarse. Pasado ese minuto que media entre la larga mirada del monstruo de un solo ojo y el “ya está” del fotógrafo, su domador, arranca al niño el juguete, el juguete que él creía suyo,

Anónimo. Niño y juguete. Carte de visite en albúmina, 1860/70. (CFRivero)
Anónimo. Niño y juguete. Carte de visite en albúmina, 1860/70. (CFRivero)

el juguete más suntuoso que ha conocido y que -y esto no es ponerse cursi, sino verdadero, dada la rotundidad de las estadísticas- será quizás el único que tenga, porque después de hacerse esa fotografía, y como

Autor desconocido. Niño con trompeta sobre caballito. h. 1870. Carte de visite en albúmina. (CFRivero)
Autor desconocido. Niño con trompeta sobre caballito. h. 1870. Carte de visite en albúmina. (CFRivero)

buscando ese lugar del cielo en que se les presentó el fotógrafo, huyan de sus casas hacia la nuestra y los padres suban de nuevo la escalera interminable como para encontrarles allí y llevarse la ampliación a tamaño del niño.

      ¡Pobres juguetes que no juegan,

        esos de las fotografías! ... (3)


Os gustarán también las fotografías de la exposición del Ayto. de Toledo: “Los Toledanos jugando como niños”

CITAS:

(1) Rafael Garófano. Fotógrafos y burgueses: el retrato en el Cádiz del siglo XIX”. Cádiz, 2001. P.: 236-237.

(2) Yáñez Polo, Miguel A. “Joseph Widen, daguerrotipista”. En: RV Historia de la filosofía española. Nº 2 Sevilla, 1990. (Citado por Garófano, 2001)

(3) Ramón Gómez de la Serna “Los juguetes de las fotografías”. En: Libro nuevo (miscelánea, 1920) Citado en: “El tiempo y los ritos: Sueños de plata” p: 24 Disponible en: https://museo-etnografico.com/pdf/etno_plata2011.pdf

Fotografía estereoscópica en Canarias, siglo XIX

La fotografía estereoscópica se difunde en las islas Canarias a finales de la década de 1850, no sólo por los fotógrafos y las noticias procedentes de la Península sino también a través de la importante colonia inglesa residente.

Autor desconocido. “Bananas. Orotava. 1856”. Estereoscopia en papel a la sal. (CFRivero)

Quizá la presencia en nuestra colección de una pequeña serie de fotografías estereoscópicas del archipiélago canario, bastante primitivas, y sus similitudes con algunas de las inventariadas por el Archivo de Fotografía Histórica de Canarias, nos llevaron a realizar una investigación que presentamos en las jornadas “Luces del Atlántico” en Las Palmas de Gran Canaria en 2018 y que se ha publicado recientemente:

Ver artículo completo: La fotografía estereoscópica en Canarias durante el siglo XIX. Cartas diferentes. Revista canaria de patrimonio documental, 2018 nº 14 p: 123-158. (1).

De esta publicación hacemos aquí un resumen y alguna aportación novedosa.

La estereoscopia más antigua que ha llegado a nuestras manos es la que encabeza este artículo, data de 1856, como reza en la inscripción que encontramos en el reverso de la tarjeta, una fecha que coincide con la llegada del astrónomo Piazzi Smyth y su esposa Jessica Duncan a las islas, en una expedición astronómica durante la que realizaron un gran número de fotografías estereoscópicas de Tenerife, de las cuales publicaron veinte con la crónica de la expedición en 1858 (2,3).

Pero no es hasta 1858 cuando encontramos en la prensa local alguna noticia sobre la materia, en un anuncio de un tal Federico Quiroga que ofrece un espectáculo de tipo cosmorama, y que al tiempo vende estereóscopos y vistas. También la prensa nos informa de la presencia de material estereoscópico entre las mercancías que entraban o salían de los principales puertos, lo que denota la presencia de una producción propia ya en 1859.

Este mismo año se abre al público el establecimiento fotográfico de Luis Marín del Corral que si bien no prolongó su existencia más allá de 1863, sí que incluyó repetidamente en sus anuncios alusiones a la estereoscopia, vendiendo ya una serie importante de vistas de Santa Cruz de Tenerife y sus alrededores.

Luis Marín del Corral (atribuida). Tenerife, Santa Cruz. El Salto del Negro en el Barranco de Santos. Núm 8. Estereoscopia en albúmina, ca. 1860. (CFRivero)

Aunque el nombre de su creador no figuró nunca en su producción estereoscópica, tenemos muy pocas dudas a la hora de identificarlas con una extensa serie (al menos 154) de las que hemos encontrado 17 cartulinas, en su mayor parte en la fototeca del FEDAC. Todas presentan una etiqueta de papel al dorso con una numeración y títulos impresos.

Manuel Sapera es otro de los fotógrafos que de forma intermitente aparecen por las islas y que también ofrece estereoscopias a sus clientes “… retratos, stereoscopos y vistas de varias provincias de la Península ...” desde el número 31 de la calle San José en Santa Cruz de Tenerife. Otros fotógrafos transeúntes como Corrales y Nal (también procedentes de Cádiz como Sapera), aparecen en la ciudad a finales de 1861, y según indican en sus anuncios en prensa “… con objeto de sacar varias vistas“, muy probablemente en formato estereoscópico, dadas las fechas.

El trabajo de los fotógrafos Rafael y Bartolomé Belza Monagas está muy bien documentado por Carlos Gaviño de Franchy, que sitúa su periodo de actividad entre 1864 y 1877 en el 21 de la calle del Sol de Santa Cruz de Tenerife. Y es una fotografía estereoscópica del puerto, tomada con motivo de la

Rafael Belza Monagas. Tenerife “Fot. 242 / Muelle de Sta. Cruz de Tenerife en el embarque del Príncipe D. Enrique de Borbón”. Estereoscopia en albúmina. 1865 (FEDAC)

marcha del infante don Enrique de Borbón, en 1865, la que constata el dominio y la práctica de esta técnica por parte de este estudio que no llegó a funcionar más allá de esta fecha. Otra estereoscopia con una vista muy similar tenemos en la CFRivero con la inscripción “The Mole at Santa Cruz Teneriffe”.

Rafael Belza Monagas? (atribuida). Isla de la Palma, finca de Don José María Fierro en Buenavista en B. Alta – 10 de Abril de 1864. Estereoscopia en Albúmina. (FEDAC)

Pero una de las colecciones depositadas en la FEDAC que más ha llamado nuestra atención son siete vistas de Santa Cruz de La Palma y alrededores (ref. 7568, 7579, 7581 a 7584 y 7585) cuyos textos manuscritos al dorso nos recuerdan mucho a la estereoscopia de Belza, todas ellas con detallados títulos manuscritos al dorso. Las escenas incluyen a veces los mismos personajes en diferentes paisajes, como si se tratara de un reportaje privado realizado por encargo, que bien pudieron haber hecho otros fotógrafos afincados por estas fechas en la isla, como Santos M. Pego o Juan González Méndez y Aurelio Carmona López, naturales de La Palma.

Autor desconocido. Escenas de la colonia británica en las islas hacia 1870. Estereoscopias en albúmina. (FEDAC 7632 y33)

Un importante número de las estereoscopias que hemos podido examinar, utilizan como soporte una llamativa cartulina de color amarillo, lo que puede llevar a conclusiones equívocas en torno a la coincidencia de sus productores. De un conjunto de más de cien estereoscopias de estas características con diversas grafías en sus dorsos, concluimos que fueron realizadas por diversos fotógrafos de la época. De ellas queremos destacar un interesante grupo centrado en reflejar la vida de los ingleses en las Islas, familias en el jardín, juego de críquet, casonas y palacetes de estilo inglés. (Ejemplos: Ref.: 7587 a 7595 o 7629 a 7635)

Sello del fotógrafo Juan González Méndez
Sello del fotógrafo Juan González Méndez

Otro fotógrafo del que hemos encontrado estereoscopias es Juan González Méndez (1824-1907), natural de La Palma y activo en esta localidad y en La Orotava. Abre su establecimiento en 1865, e identifica sus fotografías con el sello que aparece a la izquierda y con el

Juan González Méndez. Orotava. Parroquia [Iglesia de la Concepción]. Estereoscopia en albúmina. Ca. 1865 (FEDAC 7562)
texto impreso “Canaria / Tenerife”, al que suele adjuntar la descripción manuscrita de la vista. De él publicó Carlos Teixidor (4) una vista de Santa Cruz de la Palma desde la playa, y el Centro de la Fotografía de Tenerife conserva otra del Puerto de la Cruz desde el valle de la Orotava (ref. 0600063013).

Alberto Boisier y Romero. Cementerio de Las Palmas, templete central. Las Palmas de Gran Canaria. Estereoscopia en albúmina. Ca. 1875. (FEDAC 07627)

La FEDAC conserva también algunas estereoscopias de Alberto Boisier y Romero (ver: 07627, 07640, 07647 y 07665), un fotógrafo cuyo nombre aparece en las crónicas en la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria y del que apenas conocemos mas datos que la ubicación de su estudio en la calle Triana num. 74, como reza en el dorso de sus tarjetas. Activo entre 1870-1876 según Carlos Teixidor.

La decadencia del empleo de la estereoscopia se hace patente también en Canarias desde la década de los 70, al tiempo que su recuperación a finales de siglo por dos vías diferentes: las grandes ediciones procedentes de Norteamérica y la fotografía de aficionado que surge a raíz de las facilidades técnicas.

Hopp Ferenc. Jardin botánique, Orotava. Tenerife. Estereoscopia en gelatina de plata. Ca. 1900 (CFRivero)
Hopp Ferenc. Jardin botánique, Orotava. Tenerife. Estereoscopia en gelatina de plata. Ca. 1900 (CFRivero)

Ampliación del artículo publicado en “Cartas diferentes”:

Retrato de Hopp Ferenc. Wikidata

Ejemplo de fotografía no profesional es esta estereoscopia del húngaro Hopp Ferenc  (Fulnek (Eslovaquia) 1833 – Budapest 1919), que tenemos en la CFRivero, de cuyo autor la fototeca de la FEDAC tiene 9 ejemplares, si bien con un error en su nombre (Hopp Ferendz). Este personaje, a quien se debe en gran parte la promoción de la fotografía y otras muchas tecnologías en su país, viajero y coleccionista de arte, nos dejó un museo en la capital de Hungría. Realizó miles de fotografías a partir de 1890, también en formato estereoscópico, pero la destrucción causada por la segunda guerra mundial acabó casi con toda su producción, sólo se han conservado trescientas cincuenta en su país de origen que han sido objeto de varias exposiciones, y éstas, de las que podemos dar ahora noticia, que dan testimonio de su paso por la Isla de Tenerife.

De otros fotógrafos aficionados sólo consignamos aquí las importantes colecciones realizadas con materiales del sistema Verascope, que se conservan en el Archivo de Fotografía Histórica de Canarias: la de Tomás Gómez Bosch (500 imágenes) y la de Leopoldo Prieto.

Llama la atención la escasa representación que Canarias tiene en la gran colección de la Keystone View Company, con apenas una vista de la Catedral de Las Palmas de Gran Canaria y otras dos de “Carmacita and Chico…” en un mercado de Las Palmas de Gran Canaria.

Keyston View Company. 33375 Carmacita and Chico … at the Market. Las Palmas. Canary Islands. Ca. 1900. Estereoscopia en gelatina de plata. (CFRivero)

Mejor representado queda el archipiélago en la colección “Rellev” que José Codina Torrás publica entre las décadas de 1930 y 1940. Su serie 83: “Canarias (1ª serie)”, consta de quince vistas de las que nueve son de Santa Cruz de Tenerife, cuatro de La Laguna y dos de la Orotava.

José Codina Torrás ed. Col. nº 83 Canarias 1ª serie. Colección “Vistas Estereoscópicas de España. Estereoscopia en gelatina de plata. Década 1940 (CFRivero)

Esperamos que esta primera aportación despierte el interés de los investigadores por la faceta estereoscópica de las primeras fotografías de Canarias.

Notas:

(1) Juan Antonio Fernández Rivero y María Teresa García Ballesteros. La fotografía estereoscópica en Canarias durante el siglo XIX. Cartas diferentes. Revista canaria de patrimonio documental, 2018 nº 14 p: 123-158.

(2) Piazzi Smyth, Charles. Más cerca del cielo: Tenerife, las experiencias de un astrónomo. Santa Cruz de Tenerife: Idea, 2002 [versión en castellano del original publicado en Londres en 1858]

(3) Rachel Bullough. Cámaras, telescopios y mulas. Charles Piazzi Smyth camino al Teide. [en prensa] III Jornadas sobre Investigación en Historia de la Fotografía. Zaragoza: Fundación Fernando el Católico…

(4) Carlos Teixidor Cadenas. La fotografía en Canarias y Madeira. Madrid, 1999.

Sabina Muchart. [Málaga, pescadores botando una jábega]. H. 1900. Estereoscopia en albúmina. (CFRivero)

Acerca de Sabina Muchart

Tras el nombre del estudio fotográfico S. Muchart, que abrió al público en la Plaza de la Constitución de Málaga en 1887, descubrimos sorprendidos el nombre de una mujer: Sabina Muchart, quien inició su andadura en fuerte competencia con el estudio de Manuel Rey y mantuvo su vigencia durante cuarenta años.

Sabina Muchart. “Málaga – Una gran bebeora”. H. 1900. Tarjeta postal, ed: Álvarez Morales (CFRivero)

El descubrimiento de la identidad femenina de S. Muchart (1), cuando en 1994 dimos a conocer el nombre de Sabina Muchart Collboni como una mujer fotógrafa afincada en Málaga, ha tenido una notable repercusión mediática en los últimos años. Nuevos estudios documentales aportaron interesantes datos, especialmente en lo relacionado con su origen y la llegada a Málaga de ella y sus hermanos (2), y además en 2015 se dan a conocer unas fotografías que la relacionan con la guerra de África (3).

Ahora, en 2019, una invitación del Ateneo de Málaga a dar una conferencia sobre ella, en el marco de un ciclo sobre mujeres malagueñas, nos da la oportunidad de aportar nuevos datos y contribuir a descifrar la faceta profesional de un personaje tan discreto como es Sabina Muchart.

Los Muchart eran originarios del pueblo gerundense de Olot. Sabina nació en 1858 y ocupaba un lugar intermedio entre sus diez hermanos, algunos de ellos dedicados a actividades relacionadas con el ramo textil (2). Seguramente fueron motivos económicos los que empujaron a tres de los hermanos más mayores (Manuel, Esteban y Luis) a buscar otros horizontes instalándose en Málaga hacia 1871/72. Poco después Sabina se uniría a ellos según consta en el padrón de 1877, domiciliados en calle Granada 56, en el que declaran llevar cuatro años en la ciudad. Sabina, a sus 15 años, probablemente acudió a Málaga cuando sus hermanos ya se habían asentado y se dedicaban a la venta al por menor de tejidos, así lo atestiguan las guías locales (Muñiz, 1878), aunque muy pronto se trasladan a la calle Luis de Velázquez nº 1, (Guía de Muñoz Cerissola, 1879 y 1880). (2)

El comercio, llamado “Las Novedades” y a efectos mercantiles: “Muchart hermanos y Cía”, suponemos debió estar formado por los tres hermanos varones, dejando fuera a Sabina, que era muy joven y mujer. El negocio se amplía con una sucursal que abren en Córdoba, en la calle Librería

Anuncio en la guía de Muñoz Cerissola de 1881

16 con el mismo nombre “Las Novedades”, cuyos anuncios figuran ya en la prensa local desde octubre de 1880 (Diario de Córdoba, 17/10/1880 y en los años 1881 y 1882). Sin embargo las cosas se torcieron. En enero de 1882 Luis Muchart ha de comparecer ante el juzgado para practicar diligencias en relación con la demanda que ha presentado por estafa contra Antonio Carmona Fernández (Diario de Córdoba, 25/1/1882). En el mes de abril al comercio se le practica un embargo de diferentes piezas de tela para atender pagos pendientes de la Contribución Industrial (Diario de Córdoba, 5/4/1882), y finalmente en 1883 la firma se declara en quiebra (Diario de

Córdoba, 3/5/1883), un hecho que dificultaba la futura actividad comercial de los socios. En 1883 cierran el establecimiento de Málaga y continuan con el de Córdoba, para hacer la liquidación, un trámite que se alargó algunos años por lo que siguen apareciendo los anuncios de “Las Novedades” en Córdoba hasta el año 1887.

Sabina Muchart. Málaga, Plaza de la Constitución antes de la apertura de la calle Larios. 1889. Albúmina. (CFRivero)

Y es en este mismo año cuando aparece el estudio fotográfico de S. Muchart en la Plaza de la Constitución de Málaga. Pero ¿por qué un estudio de fotografía?. Y ¿por qué a nombre de S. Muchart?. En esta última cuestión tienen que ver los acontecimientos que acabamos de relatar y el hecho de que sobre Sabina Muchart no pesaba ningún impedimento legal para constituir un negocio. Otro de los hermanos, Francisco, ya andaba entre Málaga y Córdoba pero aún no había llegado a la mayoría de edad.

¿Qué relación habían establecido los Muchart con el medio fotográfico?. Aquí se suceden una serie de coincidencias que hemos documentado en la ciudad de Córdoba:

La clave pudo estar en Francisco. Por un lado sabemos que se aficionó a la pintura durante su estancia en Córdoba pues en 1889 presentó “Un cuadro de dibujo natural” (Diario de Córdoba, 6/6/1889) a la exposición de bellas artes organizada por el Ateneo cordobés. Y por otro tenemos una noticia que relaciona al pintor y fotógrafo Ventura Reyes Corradi, con los Muchart:

Obras de arte. En los escaparates de la casa de comercio del señor Muchart, calle de la Librería, hemos visto con gusto tres bellos paisages para abanico, pintados al óleo por nuestro estimado amigo señor Reyes Corradi. Uno representa la Catedral, Arrahola y Puente; otro la Puerta del Puente, y el otro un vistoso país. …”. (Diario de Córdoba, 1/12/1885)

Dorso de una carte de visite con los datos del estudio de Sabina Muchart en Málaga. H. 1890
Dorso de una carte de visite con los datos del estudio de Sabina Muchart en Málaga. H. 1890

Reyes Corradi fue profesor de la Escuela Provincial de Bellas Artes, en Córdoba, desde 1881 hasta su fallecimiento en 1901 (Malo y Martín, 2012) y fue también un hábil fotógrafo, de manera que bien pudo ser quien adiestrara a Francisco en ambas disciplinas y quizá también a Sabina e incluso a Manuel.

Todas estas circunstancias llevaron a la familia a considerar el estudio fotográfico como una buena opción y sin duda invirtieron algunos caudales salvados del desastre de la quiebra, situando el establecimiento en el lugar más privilegiado de la ciudad, y así el estudio S. Muchart abre sus puertas al público en 1887 (5) en la plaza de la Constitución nº 16-22, ya que hasta cuatro años después no se abriría en el urbanismo malagueño la que es desde entonces su principal arteria comercial: la Calle Larios.

Sabina Muchart. Málaga, Plaza de la Constitución. 1890/94. Gelatina de plata. En el último piso del edificio más alto se aprecia la terraza acristalada del estudio. (CFRivero)

Entre los años 1889 a 1892 el domicilio de los Muchart se sitúa en la calle Correo Viejo, 2-3º izqda., allí encontramos conviviendo en años sucesivos a Manuel y Sabina, ya que Esteban y Luis optan por buscar nuevas perespectivas a sus proyectos fuera de Málaga (6), constando en el padrón Manuel de profesión “fotógrafo” y Sabina sin datos profesionales. Pero en

Fragmento del Padrón de Málaga de 1882, calle Correo Viejo 2, Domicilio de la familia Muchart
Fragmento del Padrón de Málaga de 1882, calle Correo Viejo 2, Domicilio de la familia Muchart

1892 es Sabina quien aparece como cabeza de familia (en primer lugar y firmando el documento), aún sin indicar profesión, al tiempo que aumenta la familia con la presencia del hermano menor, Francisco. Estos datos parecen anunciar la enfermedad de Manuel, que efectivamente fallece en 1894 (2), lo que lleva a Sabina a asumir el liderazgo de la familia. Así este mismo año trasladan su residencia al piso situado bajo el estudio en la tercera planta del edificio que lo alberga en la Plaza de la Constitución, lo cual les da la posibilidad de colocar en la fachada un letrero con el nombre de “FOTOGRAFIA S. MUCHART”.(7)

Autor desconocido. Málaga, Plaza de la Constitución. H. 1905. Tarjeta postal editada por “Fin de siecle”.

El estudio detallado de los padrones desde esta fecha hasta su desaparición, nos revela primero que el estudio lo llevan conjuntamente Sabina y Francisco, a pesar de que repetidamente atribuyen a Sabina una dedicación a las tareas domésticas. Asímismo en las guías y anuarios comerciales de este periodo aparece reiteradamente la razón social S. Muchart en la Plaza de la Constitución 16-22 (que cambiará algo más tarde a 16), con tan sólo una excepción en la que aparece el nombre de “Francisco Muchart” y dos ocasiones en las que consta el nombre completo de Sabina.

Sin embargo está claro que Francisco, aquejado de “tuberculosis” no pudo mantener una actividad profesional a la altura de Sabina y que ella es el alma del estudio. Francisco fallece en 1910, por lo que Sabina queda sola hasta 1918, cuando regresa al domicilio familiar su hermano Esteban ya retirado, que permanece allí hasta su muerte en 1921(2).

Sabina tenía su principal competidor en el estudio de Manuel Rey, que estaba instalado desde 1884 en la calle Comedias 14-18,4º con un gran éxito de público. Pero en 1897 se abre en la Plaza de la Constitución 42,4º una sucursal a nombre de M. REY FOTOGRAFO. Y es que como ya escribí en 1994:

En toda la documentación que he podido examinar de este fogógrafo se nota un especial interés en aparecer como ‘M. Rey’. … Una explicación de este pequeño enigma podría venir dada por el hecho de que su hermana Matilde compartía el oficio con Manuel. … cuando M. Rey abre un nuevo estudio, en la plaza de la Constitución, parece que la encargada del mismo es Matilde. Efectivamente en el padrón de 1897 figura domiciliada en este lugar Matilde Rey Muro, junto a su madre Carolina, y en el de 1898 aparece ya viuda, y de profesión ‘S. S.’, junto a su hijo José Blanco Rey, de diecisiete años, y de profesión fotógrafo. … no debemos concluir nada de la profesión indicada para la madre. Era la costumbre de la época. No parecía normal que una mujer pudiera tener otra ocupación, y la misma indicación puso el funcionario de turno para la viuda de Lorichon y para la misma Sabina Muchart, de las que no puede dudarse de su oficio fotográfico.”(1)

Autor desconocido. Málaga, Plaza de la Constitución. H. 1905. Tarjeta postal editada por “Domingo del Río”.

Así pues tenemos en la plaza principal de la ciudad a dos mujeres fotógrafas hegemónicas, ocultas una y otra tras las iniciales de sus respectivos nombres M (Matilde Rey) y S (Sabina Muchart), pero sin duda bien conocidas en Málaga.

Por su estudio vemos pasar todo tipo de gentes y también personajes de la burguesía malagueña, por ejemplo miembros de la familia Orueta, aunque curiosamente hemos comprobado una mayor presencia de mujeres e incluso muchas fotografías infantiles, en comparación con las de otros estudios de la época. Sus fotografías están fijadas a cartulinas con muy diferentes diseños, que van cambiando con los años y en los que Sabina pone siempre especial cuidado, sin perder nunca su vigencia y adquiridas a los mejores proveedores, como alguna litografiada por B. Wachtl de Viena. Esta fuerte competencia hizo sin duda que Sabina extendiera su oficio fotográfico a otras facetas diferentes del retrato, y es gracias a estos trabajos que hoy podemos contemplar un interesantísimo legado, muy superior al que nos dejó su competidor.

Es el caso de la colección de fotografías estereoscópicas de Sabina Muchart, de las cuales no conocemos más que seis, que sin embargo reflejan una sensibilidad y profesionalidad excepcionales

Sabina Muchart. [Málaga, pescadores sacando el copo]. H. 1900. Estereoscopia en albúmina. (CFRivero)
Sabina Muchart. [Málaga, pescadores sacando el copo]. H. 1900. Estereoscopia en albúmina. (CFRivero)

Sabina Muchart. [Málaga, pescadores botando una jábega]. H. 1900. Estereoscopia en albúmina. (CFRivero)
Sabina Muchart. [Málaga, pescadores botando una jábega]. H. 1900. Estereoscopia en albúmina. (CFRivero)

Sabina Muchart. [Ronda, reata de mulas frente a la ciudad]. Estereoscopia en albúmina. (CFRivero)
Sabina Muchart. [Ronda, reata de mulas frente a la ciudad]. Estereoscopia en albúmina. (CFRivero)

Esta última estereoscopia de Ronda, curiosamente forma parte de la colección española que editó hacia 1905 la firma americana Underwood & Underwood, que necesariamente debió comprársela a Sabina.

Sabina Muchart. Picturesque Andalusia - a bit of the old town of Ronde, Spain. Ed. Underwood & Underwood. Estereoscopia en gelatina de plata. (CFRivero)

Una controvertida cuestión sobre la que queremos ofrecer nuestro punto de

La Guerra de África. Fuerte de Rostrogordo (Copia de una fotografía remitida por S. Muchart, de Málaga). Grabado aparecido en "La Ilustración artística" el 11/12/1893.
“La Guerra de África. Fuerte de Rostrogordo (Copia de una fotografía remitida por S. Muchart, de Málaga)”. Grabado aparecido en “La Ilustración artística” el 11/12/1893.

vista es la consideración de Sabina Muchart como “reportera de guerra”. Esta hipótesis fue expuesta por nuestro colega y amigo Antonio Jesús González en 2015 (3), basándose en un grabado aparecido en 1893 en la revista bacelonesa “La Ilustración artística” (11 diciembre 1893 p: 795). El grabado representa el fuerte melillense de Rostrogordo con militares posando al frente y se encuadra en un reportaje de la revista sobre la II Guerra de África. Al pie de la misma figura el siguiente texto: “La guerra de África. Fuerte de Rostrogordo (copia de una fotografía remitida por S. Muchart, de Málaga)”.

Sabina Muchart (fot.) La guerra de África - Jefes de la ambulancia enviada a Melilla por la Cruz Roja de Madrid (De fotografía de S. Muchart de Málaga). Grabado publicado en "La Ilustración artística" 11/12/1893.
Sabina Muchart (fot.) La guerra de África – Jefes de la ambulancia enviada a Melilla por la Cruz Roja de Madrid (De fotografía de S. Muchart de Málaga). Grabado publicado en “La Ilustración artística” 11/12/1893

En 2016 el periodista Eduardo del Campo publica en el diario “El Mundo”(4) un reportaje titulado “La primera fotógrafa de guerra de la historia es española“, donde añade como prueba de ello otro grabado publicado en el mismo número de “La Ilustración artística” que el anterior (p: 799). Es el retrato de un grupo de militares sanitarios en cuyo pie se lee: “La guerra de África. Jefes de la ambulancia enviada a Melilla por la Cruz Roja de Madrid (De fotografía de S. Muchart, de Málaga).

Sabina Muchart. [Retrato de dos jóvenes con paraguas]. Detalle ampliado del fondo del estudio. Carte de visite en albúmina. H. 1903. (CFRivero)
Sabina Muchart. [Retrato de dos jóvenes con paraguas]. Detalle ampliado del fondo del estudio. Albúmina. H. 1903. (CFRivero)

Sin embargo hemos podido constatar que esta fotografía no se realizó en tierras africanas sino en el estudio malagueño de la fotógrafa, ya que hemos comprobado la coincidencia del fondo utilizado con otras fotografías realizadas en su estudio, como la que incluimos aquí. Tengamos también en cuenta que Málaga era la puerta de entrada y salida de cualquier movimiento de la península hacia Melilla.

Queda pues una única muestra, ya que no se ha encontrado ningún otro grabado o fotografía de aquel supuesto reportaje realizado por Muchart, que además, y a diferencia de la leyenda que aparece en el grupo sanitario: “… de fotografía de S. Muchart”, la revista identifica su origen como: “… de una fotografía remitida por S. Muchart”, por lo que en nuestra opinión se trata de una fotografía adquirida en Málaga por el estudio, a algún reportero procedente de Melilla, para enviarla a la revista con la que colaboraba y que demandaba este tipo de ilustraciones.

Estos dos grabados son los que han dado pie a considerar a Sabina Muchart no sólo como la primera reportera de guerra de España sino de todo el mundo. Descartado el retrato de estudio, el grabado de Rostrogordo no nos parece suficiente para hacer tal afirmación. La presencia de una mujer fotógrafa en un cuartel estimamos que hubiera causado tal impacto que habría dejado sin duda algunos comentarios periodísticos en la prensa del momento. Creemos pues poco probable que Sabina Muchart hubiese ejercido como reportera de guerra, ni siquiera estos documentos pueden probar que se desplazó, no ya a los escenarios del enfrentamiento, sino tan siquiera a la ciudad de Melilla. Por lo que sería necesario contar con alguna otra prueba que pudiese corroborar esta hipótesis.           

De su actividad en la fotografía de paisajes, urbanos o rurales, tenemos también muestras muy interesantes gracias a su colaboración con el editor malagueño de tarjetas postales “Rafael Álvarez Morales”(8). Hacia 1901 publica una serie en la que colaboran los mejores fotógrafos de Málaga como Miguel Osuna y otros, además del propio editor. En la colección encontramos 36 tarjetas (de un total de unas 90) en las que consta como fotógrafa Muchart.

Sabina Muchart. Málaga, en la Pescadería. Tarjeta postal ed. R. Álvarez Morales. H. 1901. (CFRivero)
Sabina Muchart. Málaga, en la Pescadería. Tarjeta postal ed. R. Álvarez Morales. H. 1901. (CFRivero)

Sabina Muchart. Málaga, muelle de Guadiaro. Tarjeta postal  ed. R. Álvarez Morales. H. 1901. (CFRivero)
Sabina Muchart. Málaga, muelle de Guadiaro. Tarjeta postal ed. R. Álvarez Morales. H. 1901. (CFRivero)

Junto a las vistas encontramos también la recreación teatralizada de personajes típicos de la ciudad, como el cenachero o las flamencas, algunas de las cuales sirvieron como reclamo en la publicidad de los vinos de Málaga.

Prueba de su trabajo de campo son fotografías como la del Torcal, o las que

Sabina Muchart. Málaga - Antequera - El Torcal. Tarjeta postal ed. R. Álvarez Morales. H. 1901. (CFRivero)
Sabina Muchart. Málaga – Antequera – El Torcal. Tarjeta postal ed. R. Álvarez Morales. H. 1901. (CFRivero)

realizó de la fragata alemana Gneisenau, de la que entre las tarjetas postales encontramos una interesante secuencia temporal, ya que tenemos una imagen del día anterior al naufragio, otra del día de la catástrofe y una tercera del día posterior al suceso.

  • Sabina Muchart. Malaga, naufragio de la Fragata de guerra alemana "Gneisenau" (16 Diciembre 1900). Tarjeta postal. R. Álvarez Morales ed. (CFRivero)
Sabina Muchart fot. [Málaga, calle Molina Larios, Plaza de la Constitución y Cortina del Muelle con el Puerto. Grabados. La Ilustración, octubre 1889
Sabina Muchart fot. [Málaga, calle Molina Larios, Plaza de la Constitución y Cortina del Muelle con el Puerto]. Grabados. La Ilustración, octubre 1889

De su colaboración en las revistas ilustradas de la época, nos han llegado también imágenes de la ciudad de Málaga, en concreto siete aparecidas en La Ilustración en octubre de 1889.(9)

Reproducciones de óleos del pintor Antonio de la Torre en “La Ilustración” (Barcelona) del 19/04/1991. Retratos de actrices de la época en la revista Nuevo Mundo (Madrid, 16 de abril de 1902)

Sabina Muchart. Toros en Málaga, Manolete en su primer toro. La fiesta nacional, 1908
Sabina Muchart. Toros en Málaga, Manolete en su primer toro. La fiesta nacional, 1908

También escenas taurinas, auténticas instantáneas tomadas en la plaza de toros de Málaga.

Igualmente tenemos en la CFRivero algunas fotografías de imágenes religiosas y algunas otras, como las de San Ciriaco y Santa Paula de la Catedral de Málaga, pueden verse en otras fototecas.

Su trayectoria profesional se extiende a lo largo de cuarenta años, ya que su actividad comenzó, como hemos visto, hacia 1886/87 y su muerte acaeció en 1929. Aunque no conocemos con exactitud cuando cierra su estudio (en nuestra colección figura una pieza fechada en 1926), es muy posible que permaneciera abierto hasta alguna fecha cercana a su muerte. En los anuarios Bailly-Bailliere figura hasta 1935, pero obviamente se trata de un error, ya que en el “Anuario general de Málaga” de 1930 su local aparece “en obras” y el tercer piso lo ocupa ya el laboratorio de D. Estéban Pérez Bryan.

Sabina Muchart. Retrato de "Victoria". Málaga 1926. Tarjeta postal en gelatina de plata. (CFRivero)
Sabina Muchart. Retrato de “Victoria”. Málaga 1926. Tarjeta postal en gelatina de plata. (CFRivero)

El conjunto de su obra sitúa a Sabina como uno de los grandes fotógrafos malagueños del siglo XIX y principios del XX. Su gabinete representó como ninguno el gran estudio de salón del cambio de siglo, un modelo que desaparecería hacia los años veinte y que en Málaga tuvo como sus mejores representantes, además de Muchart, a Manuel Rey o a Wandre en sus primeros momentos. Todos ellos se dedicaban especialmente al retrato aunque acometían también otro tipo de trabajos, pero en el caso de Muchart la variedad y calidad de sus fotografías fuera del estudio son los que acabaron por situarla entre los mejores representantes del arte fotográfico de toda la historia malagueña.

Ya en 1994 afirmé que Muchart fue probablemente la fotógrafa más destacada de España (hablamos desde los inicios de la fotografía hasta la guerra), y hoy no puedo más que reafirmarme en esta opinión. En aquellos tiempos resultaba muy difícil para una mujer sobresalir en cualquier actividad, pero ella supo hacerlo en su profesión de manera que su trabajo resalta en el conjunto de la fotografía y no sólo entre las mujeres fotógrafas, pero no cabe duda que llevó siempre una vida discreta y poco reconocida. Hoy, gracias al movimiento reivindicativo de las mujeres, su figura ha sido rescatada del olvido y en años recientes su nombre aparece con mucha frecuencia en los medios como una de las más destacadas mujeres fotógrafas de nuestra historia.

Notas y Bibliografía
(1) Juan Antonio Fernández Rivero Historia de la fotografía en Málaga durante el siglo XIX. Universidad de Málaga-Editorial Miramar, Málaga, 1994. ISBN 978-84-604-9835-3 (p:110, 163)
 
(2) María de los Santos García Felguera. De Olot a Málaga. La fotógrafa Sabina Muchart Collboni. Girona, 2004
 
(3) Antonio Jesús González Pérez. Fotógrafo de guerra: La fotografía de guerra en España (1859-1939). Córdoba, Diputación provincial, 2015. ISBN 978 84 8154 390 2.
 
(4) Eduardo del Campo. “La primera fotógrafa de guerra de la historia es española“. Diario “El Mundo”, 30/8/2016
 
(5) Las primeras noticias sobre el estudio fotográfico de S. Muchart proceden por un lado del Anuario del comercio, de la industria, de la magistratura y de la administración. 1887, página 1.295. Estos anuarios de envergadura nacional se preparaban con mucho tiempo de antelación por lo que es muy posible que su actividad comenzara ya en 1886. Y por otro de la primera guía local en la que hemos encontrado el estudio es en el “Almanaque Guía de Las Noticias para 1888”, publicado en Málaga en 1887.
 
(6) La región exrtremeña (Badajoz). 1893-05-26. “Forasteros que han llegado: D. Esteban Muchart.” / Diario de Tenerife. 1895-04-25. “El vapor Conde Wifredo embarcó ayer para Cádiz los siguientes pasajeros: … D. Esteban Muchart…” / Mensajero Leonés. 1905-12-21. Viajeros llegados hoy: Esteban Muchart… / Diario de Burgos, 14-11-1907 “Viajeros llegados hoy: Esteban Muchart…
 
Manuel Torres Molina (Granada). Málaga, farmacia de la Plaza de la Constitución destruida por los rojos. Gelatina de plata. H. 1940. (Biblioteca Nacional de España)(7) El edificio de cuatro plantas, estaba rematado por una terraza acristalada, muy probablemente construida por los Muchart, ya que no tenemos noticia de que hubiese allí ningún estudio fotográfico con anterioridad. La fotografía de la izq. nos lo muestra tras el incendio que sufrió en el curso de la Guerra Civil. Actualmente lo reemplaza un nuevo edificio de cinco plantas, similar en su aspecto y rematado igualmente por una terraza acristalada. (Fot. BNE)
 
(8) Fernández Rivero, Juan Antonio; García Ballesteros, María Teresa. Desde Málaga, Recuerdos…II: Las tarjetas postales ilustradas de Málaga (1896-1940). Ediciones del Genal, Málaga, 2016. ISBN 978-84-16871-04-9. (p: 21)
 
(9) Al pié de estos grabados figura como autor “J. Muchart”, error cometido por la revista al interpretar la S del logotipo de S. Muchart como una “J”.
Autor desconocido. Familia burguesa en el jardín (Francia?), destacada la imagen de la filigrana del papel que puede observarse al trasluz. h 1855. Estereoscopia en papel a la sal procedente de negativo de papel. (CFRivero)

El papel en los inicios de la fotografía

Que fotografía analógica y papel caminaron inseparablemente unidos en sus ciento cincuenta años de recorrido,  es una realidad que no necesita mayor aclaración, sin embargo ¿cómo fue la adaptación de este material, soporte básico de las principales técnicas fotográficas antiguas?

Autor desconocido. Familia burguesa en el jardín (Francia?), destacada la imagen de la filigrana del papel que puede observarse al trasluz. h 1855. Estereoscopia en papel a la sal procedente de negativo de papel. (CFRivero)
Autor desconocido. Familia burguesa en el jardín (Francia?), destacada la imagen de la filigrana del papel que puede observarse al trasluz. h 1855. Estereoscopia en papel a la sal procedente de negativo de papel. (CFRivero)

A este tema hemos dedicado un reciente artículo del que aquí os dejamos un resumen y que está disponible, en versión completa, en este enlace:

Juan Antonio Fernández Rivero. El Papel en los inicios de la fotografía. XIII Congreso Internacional de Historia del Papel. 2019. p: 137-151

Fue Henry Fox Talbot el primero en utilizar papel como soporte de la imagen fotográfica, en contraposición al procedimiento del daguerrotipo cuya imagen se fijaba sobre una superficie metálica. Pero la gran diferencia de su método y su gran aportación lo constituía la capacidad de reproducir infinitamente las imágenes obtenidas por el método de negativo (imagen captada), positivo (imagen reproducida), ambas sobre papel.

Estamos hablando del papel como soporte primario de la emulsión sobre la cual se impresionará la imagen, casi podríamos decir que es lo que comúnmente, y por extensión, llamamos “fotografía” una vez procesada y estabilizada.

El papel usado como negativo había de impregnarse por completo de los líquidos necesarios para la toma de la fotografia, un procedimiento que se hacía por inmersión. Los positivos en cambio podrían ser emulsionados por inmersión o bien impermeabilizándolos con una capa de albúmina, que una vez seca recibía la siguiente capa de sales de plata sensibles a la acción de la luz. El procedimiento fue aportado por Louis-Desiré Blanquart-Evrard, y acababa confiriendo mayor calidad a la copia final y proporcionaba una mayor finura de detalles, lo que le convirtió en el sistema más empleado durante el siglo XIX.

Pero… ¿qué papel utilizó Talbot?, ¿Qué tipo de papel utilizaron aquellos primeros fotógrafos?. Lógicamente papel de escritorio, el mejor que tuviesen a su alcance, el que ofreciese una superficie más uniforme, exento de impurezas, resistente a los procesos de humidificación, evitando las marcas de agua en lo posible, … (concretamente el de Watman‘s Turkey Mill, fabricado por los molinos de Hollingseorth, en Maidstone, Kent, y el de Turner’s Chafford), aunque a menudo el propio Talbot se quejaba de sus imperfecciones, como las diferencias de espesor, un gran inconveniente sobre todo en el caso de su utilización como negativo ya que todo defecto se transferiría a la imagen positiva, incluso la filigrana, como puede verse en el ejemplo de la estereoscopia que encabeza este artículo.

Louis de Clercq. Sevilla, Catedral y Giralda desde la Plaza del Triunfo. Negativo de papel encerado. 1860 (Cfrivero)
Louis de Clercq. Sevilla, Catedral y Giralda desde la Plaza del Triunfo. Negativo de papel encerado. 1860 (Cfrivero)

Pero ya en la década de 1850 el panorama comenzó a cambiar. Sigamos el debate que se dió en la Société Heliographique (precedente de la Société Française de Photographie) en París: Sesión del 21 de marzo de 1851 – Informe de la comisión sobre fabricación de papeles fotográficos franceses, constituída por nombres tan relevantes como Gustave Le Gray, Henri Victor Regnault, Gaudin, Jules-Claude Ziegler o Hippolyte Bayard.

Bayard: anuncia que la comisión se ha reunido una sola vez y que por tanto los trabajos no estan terminados y serán presentados próximamente a la Sociedad.

Ziegler informa no obstante que sería deseable que la Sociedad encargara a la papelera Canson una partida de papel destinado a la fotografía. En sesiones sucesivas…

– Auguste Mestral informa que el papel “Petit Canson” es el mejor, Le Gray dice que él emplea el papel de Angoulème con exito, mientras que

Regnault informa que la casa Canson le ha enviado muestras, caras en opinión de Le Gray, a lo que Mestral responde que el papel Lacroix es mas barato.(1)

El tema surge reiteradamente en diferentes foros y va teniendo eco entre los fabricantes de papel aunque con cierta lentitud.

Anuncio aparecido en la prensa inglesa de la marca francesa de papel Marion. h. 1858.
Anuncio aparecido en la prensa inglesa de la marca francesa de papel Marion. h. 1858.

La firma Marion, dedicada a papelería de lujo, fundada en París por Claude Mames Auguste Marion, abrió una sucursal en Londres, y hacia 1855 se especializó en papeles para fotografia, fabricando incluso sus propios materiales, tanto para negativos, como para positivos, cartulinas para los formatos de retratos, etc. llegando a ser considerada como una de las principales suministradoras de material fotográfico (incluyendo cámaras y toda clase de aparatos) de toda Europa. La casa Marion contribuyó a difundir el procedimiento del papel encerado de Le Gray desde su publicación hasta principios de la década de 1860, de hecho era uno de los escasos comercios que vendía un papel previamente encerado, incluso también yodado (añadiendo yoduro de plata, necesario para la formación de la imagen), con la fórmula del propio Le Gray ligeramente modificada.

Portada del manual de fotografía de Barreswil y Davanne. Traducción al castellano. Madrid, 1864. (CFRivero)
Portada del manual de fotografía de Barreswil y Davanne. Traducción al castellano. Madrid, 1864. (CFRivero)

Los manuales de fotografía están igualmente plagados de comentarios y consejos sobre el uso del papel y los resultados  que pueden obtenerse según las marcas entre las que aparece con frecuencia Canson Frères. Por ejemplo los papeles ingleses encolados con gelatina presentaban una mayor sensibilidad a la luz mientras que los franceses que usaban normalmente el almidón como aglutinante eran más recomendables como soportes para la albúmina.

Finalmente la fabricación de papel albuminado quedó hasta bien entrado el siglo XX en manos de solo dos compañías: Por un lado Blanchet Frères et Kléber, que produjeron la marca Rives cerca de Grenoble, y por otro Steinbach & Co. cuyo molino Malmédy (Bélgica) produjo el papel marca Saxe. El papel “‘Rives” fue el más utilizado por presentar una superficie más lisa, aunque éste último presentaba una mayor resistencia y era el preferido para impresiones más grandes. Ambos papeles estaban hechos a máquina y preparados con una mezcla de almidón y resina de jabón. Cuando se impone la técnica de papel albuminado para los positivos comienzan a surgir fabricantes, el pionero en Alemania fue el Instituto de Fotografía de Eduard Liesegang, en Elberfeld, que comenzó la producción ya en 1854. En pocos años había 24 empresas de producción de papel albuminado en el país y aunque también en otros países surgió esta industria (Inglaterra, Francia, Austria y EE.UU), fue en la región de Dresde donde la concentración de fabricantes de papel fotográfico dió lugar en 1874, mediante la fusión de siete firmas, a la gran compañía Die Vereinigten Fabrike Photographische Papiere AG que monopolizó el mercado y mantuvo la fabricación hasta 1930.

Autor desconocido. Iglesia de Santa María la Blanca en Villalcázar de Sirga (Palencia). h. 1890. Gelatina de plata sobre papel. (CFRivero)
Autor desconocido. Iglesia de Santa María la Blanca en Villalcázar de Sirga (Palencia). h. 1890. Gelatina de plata sobre papel. En la parte superior se aprecia la filigrana de la marca Rives (CFRivero)

Todo el debate que tuvo lugar en Europa sobre el papel fotográfico se reflejó en España a través de los manuales traducidos o de las revistas especializadas ya desde la década de 1850, sin que tengamos noticia de la fabricación de papel fotográfico en el territorio español, como afirmaba en 1882 uno de los escasos manuales de fotografía españoles, el publicado por Enrique Picatoste: “papel para emplearlo en el procedimiento a la albúmina que los fotógrafos españoles traen del extranjero,
empleando especialmente el de Angouleme“.

Nos ha parecido muy curiosa la fotografía que incluimos de Santa María la Blanca de Villalcázar de Sirga, una imagen positivada con la técnica que a finales del siglo XIX desbancó a la albúmina, la gelatina de plata. Sin embargo, a pesar de haber sido realizada en torno a 1890 puede comprobarse que el fotógrafo no pudo sino utilizar un papel con filigrana para el positivo. Creemos que no debe existir una fotografía tan antigua de este magnífico ejemplo del románico en el Camino de Santiago, y sospechamos que su autor fue un fotógrafo no profesional con evidentes dificultades para encontrar materiales adecuados para practicar la fotografía.

(1) Las referencias exactas de los datos aportados por este artículo pueden verse en el artículo publicado.

José Codina ed. Pueblos típicos de España - 2ª Serie - Nº 13 Barco de Ávila, mercado. Ca. 1835. Estereoscopia en gelatina de plata. (CFRivero)

José Codina y la Colección “Rellev”

La edición de colecciones de fotografía estereoscópica tuvo una cierta vigencia en la primera mitad del siglo XX, prueba de ello es la editada por José Codina Torrás (Barcelona 1900? – Barcelona 1960?) desde el nombre comercial de “Estereoscopia RELLEV”.

Colección de vistas estereoscópicas Rellev, Col. Canarias, editadas hacia 1935
José Codina Torrás ed. Canarias 1ª serie. Colección de Vistas estereoscópicas de España num. 83. Estereoscopias en gelatina de plata. Ca. 1935 (CFRivero)

ARTÍCULO COMPLETO EN INGLÉS: Spanish Stereoscopic Commercial Photography in the 20th Century: “El Turismo Práctico” and “Rellev”.

ARTÍCULO COMPLETO EN CASTELLANO: Estereoscopia RELLEV, ediciones de José Codina.

Retrato anónimo de José Codina Torrás en una fiesta del barrio de Gracia en Barcelona. 1957. Arxiu del distrito de Gracia.
Retrato anónimo de José Codina Torrás en una fiesta del barrio de Gracia en Barcelona. 1957. Arxiu del distrito de Gracia.

Fue muy gratificante encontrar el rostro de José Codina en el Arxiu del barrio de Gracia, todo lo que pudiésemos decir de un personaje con palabras no deja de estar huérfano si no vemos su semblante, la mirada que dirige a la cámara expresea su inteligencia, su simpatía y su actitud vital… todo ello queda confirmado por su trayectoria profesional como editor y como fotógrafo.

El proyecto que emprende en 1929 editando vistas estereoscópicas, comienza con las fotografías que él mismo realiza de las exposiciones “Iberoamericana de Sevilla” e “Internacional de Barcelona“, con un éxito de ventas que le lleva a continuar y así va ampliando su colección de “Vistas estereoscópicas de España” durante toda la década de 1930, llegando hasa las 175 colecciones

José Codina Torrás. Última página de su folleto publicitario sobre productos de la "Estereoscopia Rellev". Ca. 1941. (CFRivero)
José Codina Torrás. Última página de su folleto publicitario sobre productos de la “Estereoscopia Rellev”. Ca. 1941. (CFRivero)

de 15 cartulinas cada una, en 1941.

Es un buen momento ya que en estos años la colección que editara desde la década de 1920 Alberto Martín con el nombre de “El turismo práctico” ha desaparecido del mercado. El formato adoptado fue el tamaño mayor 6×13 del estándar Verascope de Jules Richard, y aunque comenzó editando también sobre vidrio, pronto se limitó al soporte papel+gelatina de plata, ampliando en 1935 con otras series de vistas monoscópicas para proyectar en película de 35 mm, para lo cual ofertaba así mismo el aparato proyector.

José Codina ed. Barcelona, detalle Puerto y torre Jaime I. Ca. 1835. Estereoscopia en gelatina de plata. (CFRivero)
José Codina ed. Barcelona, detalle Puerto y torre Jaime I. Ca. 1835. Estereoscopia en gelatina de plata. (CFRivero)

José Codina Torrás. Estereóscopo de sobremesa marca Rellev. H. 1935. (CFRivero)
José Codina Torrás. Estereóscopo de sobremesa marca Rellev. H. 1935. (CFRivero)

De su biografía podemos decir que probablemente nació en Barcelona en torno a 1900 y que su domicilio profesional fue pasando por diversas localizaciones en el barrio de Gracia, primero se instaló en el Paseo San Juan 165, 1º, después en la calle Córcega nº 437 principal 2ª y a partir de 1936 en Provenza 323 principal 2. Y aunque no sabemos nada más las fotografías del personaje de los años 1957 y 1960 le relacionan con el Barrio de Gracia y con la organización ciudadana de sus festejos.

José Codina ed. Pueblos típicos de España - 2ª Serie - Nº 13 Barco de Ávila, mercado. Ca. 1935. Estereoscopia en gelatina de plata. (CFRivero)
José Codina ed. Pueblos típicos de España – 2ª Serie – Nº 13 Barco de Ávila, mercado. Ca. 1935. Estereoscopia en gelatina de plata. (CFRivero)

El catálogo en el que aparecían la mayor parte de las ciudades de España, tenía una mayor presencia de paisajes catalanes, una circunstancia que Codina trataba de compensar según aumentaba la colección. Pero no sólo ciudades, su atención se dirigía hacia emblemáticos parajes naturales o monumentales como la Ciudad Encantada de Cuenca o las series dedicadas a castillos o monasterios.

José Codina Torrás. Visor estereoscópico plegable y estuche para estereoscopias. 1930. (CFRivero)
José Codina Torrás. Estereóscopo plegable y estuche para estereoscopias marca Rellev. 1930. (CFRivero)

Hemos encontrado un registro de patente de un “Estereóscopo plegable” solicitado por José Codina en diciembre de 1929, quizá el que se corresponda con esta imagen: un estuche de madera que se convierte en visor estereoscópico y sirve también para guardar las vistas estereoscópicas.

Joan Nonell fot., José Codina ed. Granada, S. I. Barrio Albaicín, patio. Ca. 1935. Estereoscopia en gelatina de plata. (CFRivero)
Joan Nonell fot., José Codina ed. Granada, S. I. Barrio Albaicín, patio. Ca. 1935. Estereoscopia en gelatina de plata. (CFRivero)

Pese a que la autoría de las fotografías en el mundo editorial suele quedar con frecuencia en el anonimato, en el caso de las publicaciones Rellev el nombre de algunos fotógrafos aparecen en sus primeras series, no en el resto: además de él mismo que firma las primeras series de Barcelona, Montserrat, Gerona, Costa Brava, Madrid, Aranjuez o Toledo, encontramos también los nombres de Joan Nonell, fotógrafo profesional, en las fotografías de Ávila, Granada, Burgos, Mallorca, Tarragona… pero sus otros dos colaboradores J. M. Deulofeu o el Dr. Sambola son fotógrafos amateurs ya que el primero puede ser el escritor José María Deulofeu y el segundo fue un notable médico psiquiatra.

El interés de esta colección nos ha llevado a componer un artículo en el que también incluimos la serie de Alberto Martín “El Turismo Práctico”. Puede verse a texto completo en:

RIVERO, Juan A. F.; BALLESTEROS, Maria Teresa García. Spanish Stereoscopic Commercial Photography in the 20th Century: “El Turismo Práctico” and “Rellev”. International Journal on Stereo & Immersive Media, [S.l.], v. 2, n. 2, p. 4-27, june 2019. ISSN 2184-1241. Available at: <http://revistas.ulusofona.pt/index.php/stereo/article/view/6815>. Date accessed: 07 july 2019.