Cementerio inglés de Málaga. Fotografía de Bernardo Caro

Bernardo Caro, el fotógrafo que (no) acompañó a Bécquer

A la biografía del discreto fotógrafo Bernardo Caro, del que ya conocíamos su filiación malagueña(1), unimos aquí su relación con la figura de Gustavo Adolfo Bécquer, quien proyectó su colaboración en la obra Historia de los Templos de España. Con este dato, tan sólo apuntado en los textos becquerianos, y otros sobre su trayectoria y obra fotográfica, venimos a completar la figura de este fotógrafo. Además añadimos la noticia de la estancia en Málaga de Jules Ainaud.

Bernardo Caro. [Málaga, Cementerio inglés, portada]. Ca. 1857. Estereoscopia en albúmina (CFRivero)
Bernardo Caro. [Málaga, Cementerio inglés, entrada]. Ca. 1857. Estereoscopia en albúmina (CFRivero)

Abstract

The Malaga photographer Bernardo Caro is one of the first to operate in the city, his stereoscopic photographs are dated around 1856 and he remained active until approximately 1878. In 1857 he made contact with the poet Gustavo Adolfo Bécquer, the best representative of Spanish romanticism. and accompanies him to Toledo in order to take photographs for his work History of the Temples of Spain, although this project did not prosper. Back in Malaga he opened his photographic studio to take portraits and views. During the investigation we also discovered that Jules Ainaud was in Malaga approximately between 1864 and 1867, being a tenant of Bernardo Caro in 1866.

Datos biográficos:

Bernardo Caro y Vera (Málaga 182? – Málaga 188?), tuvo como primer oficio el de carpintero, como lo era su padre, Antonio, y su primera vivienda conocida en la calle de Parras, en el barrio del Molinillo, tras su matrimonio

1848 - Fallecimiento Primera Esposa de Bernardo Caro - 377-504
Registro de defunción de Ana Montoya. Málaga 1848.

con Ana Montoya, una malagueña mucho mayor que él, de la que enviudó en 1848.  Su nuevo enlace con Mª Dolores Muñoz, una joven de diecinueve años, celebrado en 1853 nos aporta nuevas noticias, como su cambio de domicilio a la calle “Molinillo del Aceyte” no muy lejos del anterior, y confirma que sigue ejerciendo la profesión de carpintero.(2)

Registro del matrimonio entre Bernardo Caro y Mª Dolores Muñoz. Málaga 1853. Archivo Municipal
Indice de Bautizos de la parroquia madrileña de San Martín en 1856
Indice de Bautizos de la parroquia madrileña de San Martín en 1856

La pareja, con su primera hija Dolores, se traslada a Madrid, donde se instalaron en la calle Silva nº 44 a lo largo del año 1855, ya que en los primeros días de 1856 nace en la capital su segundo hijo Enrique, que es bautizado en la parroquia de San Martín. Podemos suponer que las habiliades artísticas de Bernardo le proporcionaron de alguna forma la oportunidad de aprender las técnicas fotográficas y algún contacto útil para intentar establecerse en Madrid, muy posiblemente fuese colaborador en el mundo editorial, ya que no se le conoce estudio… pero su nombre sólo sale a la luz con motivo de su acuerdo con Bécquer como veremos.

Su regreso a Málaga debió producirse antes de finalizar la década, abriendo un estudio fotográfico en la calle Horno nº 4-2º. En la “Historia de la fotografía en Málaga…” ya indicábamos que en junio de 1860 publica un anuncio en El Avisador buscando inquilino para su estudio por tener que ausentarse, pero ese mismo año, en octubre, se encuentra ya de vuelta. Tenemos constancia además de que en 1864 continúa como fotógrafo en la calle Horno nº 4, un enclave próximo a la Plaza de la Constitución, aunque de manera intermitente, porque en 1866 dos jóvenes fotógrafos se reparten el uso de este mismo local: uno de ellos es Salvador Merino Granados, malagueño de 27 años que ya al año siguiente se ha trasladado a la calle Torrijos 49 (actual Carretería). El otro resulta ser Julián Ainau (Jules Ainaud), un francés que había llegado a Málaga en 1864 y se había casado con la malagueña Ana Sánchez… A esta noticia dedicamos una nota al final del artículo.

Su regreso definitivo a Málaga se produce en 1868, reabriendo su estudio en la dirección anterior, según consta en un anuncio aparecido en El Correo de Andalucía (Málaga 21 de Agosto):

   RETRATOS FOTOGRÁFICOS | El fotógrafo B. CARO, que hace cuatro | años vivió en la calle del Horno, número 4, | acaba de regresar á esta, y abre su gabinete | en la misma casa. Los precios serán muy arre- | glados, y el trabajo se hará con el esmero y | perfección que conoce su numerosa clientela.

Padrón Municipal de Málaga 1870. Calle del Horno nº 4. Bernardo Caro y familia.
Padrón Municipal de Málaga 1870. Calle del Horno nº 4. Bernardo Caro y familia.

El padrón de 1870 proporciona interesantes datos sobre la familia, que continúa en el mismo domicilio, pero informa que Bernardo Caro es viudo y tiene dos hijas más, Ana María de 9 años y Mª de la Fuensanta de 3, nacida en Vélez-Málaga, ciudad originaria de la familia materna. Reside con ellos además una criada. Es curioso que en este registro consta como profesión de Bernardo la de ebanista, pero si examinamos el padrón del año siguiente, 1871 la profesión indicada es la de fotógrafo.

Podemos suponer que Bernardo Caro se va haciendo un hueco entre los estudios malagueños del momento, este mismo año de 1871 se traslada

La Tribuna (Málaga) 21-4-1871. Anuncio del estudio de Bernardo Caro.
La Tribuna (Málaga) 21-4-1871. Anuncio del estudio de Bernardo Caro.

a la calle Comedias nº 36, y anuncia la apertura de su nuevo estudio en la Plaza del Teatro 36, (en realidad el mismo lugar, ya que en el anuncio utiliza el nombre antiguo de esta calle) en el periódico La Tribuna, haciendo constar que además de los retratos “se sacan vistas y reproducciones de todo tipo”. Una actividad que confirma la nota aparecida ese mismo año en la “Gacetilla” de El Avisador Malagueño, en la que se informa que:

Nota sobre una fotografía de Bernardo Caro en El Avisador Malagueño_7/07/1871
El Avisador Malagueño, 7/07/1871

El conocido fotógrafo D. Bernardo Caro obtuvo una vista fotográfica de la tienda de la Municipalidad en la pasada feria, la que ha regalado al Ayuntamiento.

Puede que estos años fuesen los mejores de su vida profesional de la que conocemos algunos retratos en formato carte de visite, con una preciosa decoración en el dorso, impresas en la acreditada litografía malagueña de Fausto Muñoz, que reproducen una vista del puerto de Málaga la cual nos recuerda el grabado que Doré hizo de la misma perspectiva.

Bernardo Caro. Retrato de una joven sentada con su hijo en brazos. Málaga, ca. 1871. Carte de visite en albúmina (CFRivero)
Bernardo Caro. [Retrato de una joven sentada con su hijo en brazos]. Málaga, ca. 1871. Carte de visite en albúmina (CFRivero)

Para el año 1878 nuestro fotógrafo ha trasladado su vivienda al Pasaje de Álvarez (hoy “de Chinitas”) nº 14 bajo, en el mismo centro de la ciudad, dice tener 56 años, y declara en el padrón que de profesión es “fotógrafo, ebanista y pintor sin taller”. Y aunque esta última expresión “pintor sin taller” era una frase hecha, podemos deducir que en estas fechas había cerrado ya su estudio. Y ya en el aspecto familiar, y aunque no hemos encontrado datos de un tercer matrimonio, el funcionario que elaboró el padrón hizo constar en la columna de “Observaciones”: Viudo tres veces.

Colaboración con Bécquer:

Nota aparecida en La Época (Madrid) el 14_8_1857.
Nota aparecida en La Época (Madrid) el 14_8_1857.

El ambicioso proyecto que abordó un jovencísimo Gustavo Adolfo Becquer de escribir la HISTORIA DE LOS TEMPLOS DE ESPAÑA, fue acompañado por la aparición de notas publicitarias en la prensa, y no sólo en Madrid. El texto que reproducimos, que es continuación de sus primeros avisos aparecidos el mes anterior, pretende mantener el interés del público e incentivar las suscripciones y se repite en varios periodicos de la capital y en algunos de provincias (3):

    – Uno de estos días han salido para Toledo con objeto de sacar las vistas de aquella santa iglesia catedral primada de las Españas, los Sres. D. Gustavo Adolfo Becquer, uno de los directores de la historia de los templos de España, don Bernardo Caro, fotógrafo de la misma, y el dibujante señor Núñez de Castro.

Portada de la obra Historia de los Templos de España.
Portada de la obra Historia de los Templos de España.

Es el único documento que da a conocer la intención de Bécquer de contar con la fotografía en su proyecto, ningún otro dato justifica la elección para esta tarea de Bernardo Caro, que curiosamente vivía a tan sólo cinco minutos de la oficina editorial de la publicación en la calle Torija nº 14. Sin embago, las láminas que acompañan esta obra, de la cual sólo llegó a imprimirse el primer tomo dedicado a los templos de Toledo, están firmadas sobre todo por el dibujante contratado y algún otro artista, “copias del natural” se afirma al pie de las litografías, y en ningún otro lugar vuelve a aparecer el nombre de Bernardo Caro ni se hace alusión a su aportación a la publicación. Igualmente sucede en las notas de prensa que van anunciando la aparición de las sucesivas entregas que compondrían el tomo, en las que se hace constar que la lámina que las acompaña ha sido ejecutada “por el apreciable artista D. Ildefonso Núñez de Castro“.

De lo cual podemos deducir que no se obtuvo el fruto esperado de su trabajo y su participación se interrumpió ya en sus primeros momentos.(4)

Las estereoscopias de Bernardo Caro:

Bernardo Caro. [Málaga, Cementerio inglés, portada]. Ca. 1857. Uno de los pares estereoscópicos en albúmina. Y fotografía actual de la misma imagen (CFRivero)
Bernardo Caro. [Málaga, Cementerio inglés, portada]. Ca. 1857. Uno de los pares estereoscópicos en albúmina. Abajo fotografía actual de la misma entrada (CFRivero)

La estereoscopia con la que abrimos este artículo es la fachada exterior y puerta de entrada del Cementerio Inglés de Málaga, situado en la actual avenida de Príes nº 1. Hemos datado esta fotografía en torno a 1857, una fecha anterior a la toma de esta misma imagen por Luis Leon Masson, que lo hizo en torno a 1860. Pero dado que ese año coincide con el de su viaje a Toledo en compañía de Bécquer, podría ser incluso algo anterior, aunque no mucho más porque la caseta que se halla junto a la puerta se construyó en 1856. Puede que el fotógrafo hiciese algún viaje a su ciudad en aquellos años, pero sin duda la estereoscopia es muy temprana.

La cartulina que soporta la estereoscopia tiene inscripciones en vertical a ambos lados, la de la izquierda: B CARO PHOT. y a la derecha: PUBº. F. de MOYA – MALAGA.

Es decir la edición y venta de la estereoscopia corría a cargo del librero de la ciudad Francisco de Moya cuyo establecimiento en Puerta del Mar databa de 1849. Un profesional que sabía bien a qué tipo de público iba dirigida esta primerísima imagen estereoscópica: los “viajeros” extranjeros que con frecuencia aparecían por la librería, y en atención a ellos los textos estaban redactados en inglés.

Hemos incluido una imagen actual de este mismo lugar para que el lector compruebe cómo, sorprendentemente, ha sido respetado por el paso del tiempo.

A continuación os mostramos otra estereoscopia que nos plantea más dudas que certezas. Se trata de una vista con un canal y un bello puentecillo en una ciudad desconocida, pues no hay ningún texto impreso ni manuscrito que lo explique, pero que en principio no nos parece española, sino más bien de alguna ciudad centroeuropea que Bernardo Caro muy probablemente nunca visitó.

Bernardo Caro. Puente colgante en un lugar desconocido. Ca. 1857. Estereoscopia en albúmina. (CFRivero)
Bernardo Caro. [Puente colgante y canal en un lugar desconocido]. Ca. 1857. Estereoscopia en albúmina. (CFRivero)

Tan sólo conocemos estas dos piezas estereoscópicas de Bernardo Caro, pero son ejemplares que se cuentan entre los primeros realizados en España, el primero de ellos con la novedad, poco vista en nuestro país, de llevar incorporados los datos del editor y del fotógrafo, que sin embargo desaparece en la segunda, en la que presumiblemente la librería de Moya no deseaba participar.

Jules Ainaud y su estancia en Málaga entre 1864 y 1868

Un pequeño capítulo de esta historia merece estar dedicado al descubrimiento que ha surgido de esta investigación: el fotógrafo “Julián Ainau” que ocupó el local de Bernardo Caro en la Calle Horno nº 4-2º en 1866, es en realidad Jules Ainaud Escande (Lunel, Francia 1837 – Barcelona 1900), casado con Ana Sánchez Gálvez, natural de Nerja (Málaga), el fotógrafo cuyo episodio más conocido es su trabajo para Jean Laurent (5). Su mejor biógrafo Jep Martí lo sitúa en Cardona en abril de 1863 y en Alicante un año después. Y es aquí cuando podemos incorporar un eslabón más en su biografía: su estancia en Málaga, que debió estar entre 1864 y 1968, el tiempo necesario para conocer a Ana, casarse e intentar establecerse como fotógrafo.

  1. Lee Fontanella lo menciona en su Historia de la Fotografía en España. Madrid, El Viso, 1981; y Juan Antonio Fernández Rivero aporta los primeros datos en su Historia de la fotografía en Málaga durante el siglo XIX. Málaga, Universidad de Málaga-Editorial Miramar, 1994. ISBN 978-84-604-9835-3.
  2. Debemos los datos hallados en el Archivo Municipal de Málaga así como los anuncios de La Tribuna y del Avisador Malagueño que reproducimos, a la generosa aportación de Manuel Abela, amigo y gran investigador de la historia de la ciudad.
  3. En Madrid: La Época 14/8/1857 nº 2.574, p. 3. La España 14/8/1857 nº 2.556, p. 4. La Discusión 16/8/1857 nº 450, p. 3. Barcelona: La Corona 17/8/1857, p. 2. Lugo: La Aurora del Miño 18/07/1857. Diario de Córdoba 12/08/1857. Diario de Palma 22/08/1857.
  4. Un caso similar al sucedido con el fotógrafo Enrique Fazio, contratado por Pedro Antonio de Alarcón en 1859. Ver: Juan Antonio Fernández Rivero. La fotografía militar en la Guerra de África: Enrique Facio. En: Ceuta y la Guerra de África de 1859-1860. XII Jornadas de Historia de Ceuta. Ceuta, Instituto de Estudios Ceutíes, 2011. pdf 15 MB
  5. Jep Martí Baiget. (2010). Jules Ainaud (Lunel, França 1837 – Barcelona 1900) Mol mes que un fotograf al servei de J. Laurent. Jornades Imatge i Recerca. Girona. Ajuntament de Girona.

John Hollingworth Mann. [Templo del Cementerio Inglés de Málaga]. Albúmina, ca. 1868

James H. Mann y el Cementerio Inglés de Málaga -1868

John Hollingworth Mann. [Templo del Cementerio Inglés de Málaga]. Albúmina, ca. 1868
James Hollingworth Mann. [Templo del Cementerio Inglés de Málaga]. Albúmina, ca. 1868 (Col. Fernández Rivero)
El fotógrafo inglés James Hollingworth Mann, se afincó en Gibraltar en 1864. Su actividad ha sido bien investigada por el historiador Rafael Garófano Sánchez, a quien cabe atribuir la identificación de gran parte de la obra de este autor, publicada en la colección del editor escocés George Washington Wilson, una de las industrias fotográficas mas potentes en la Europa de la época, que puede ser consultada en el catálogo de la Universidad de Aberdeen.

Mann, además de atender su establecimiento de retratos en el peñón, realizó interesantes viajes fotográficos en torno a su centro de operaciones y nos legó una serie de imágenes de Andalucía y norte de Marruecos que son, por la fecha en que se realizaron, las primeras conocidas de numerosos pueblos y lugares, en gran parte porque no sólo se interesó por la monumentalidad y las grandes ciudades, sino que su cámara enfocó con generosidad pueblos y paisajes rurales. En conjunto son 305 fotografías. Las andaluzas recogen su viaje de Gibraltar a Granada, en una ruta que se introduce a través de la Serranía de Ronda hacia el interior, con un itinerario de vuelta que pasaba por Alhama y Vélez hasta Málaga, donde embarcó de regreso a Gibraltar.

En la Colección Fernández Rivero se encuentran mas de 50 de estas imágenes, sobre todo de Gibraltar, de Marruecos y algunas andaluzas, tres de las cuales son de Málaga.

Hemos elegido para presentar el trabajo de este fotógrafo la imagen del templete construido en el Cementerio Inglés de Málaga fundado en 1831. (Ver mapa) En la fachada del edificio neoclásico, dedicado parcialmente a vivienda, sus moradores descansan al sol del atardecer. El título original de la fotografía es Residence of custodian in English Cementery Malagay su nº en el catálogo de la colección Wilson el 60.164.

Sin duda James H. Mann, por afinidad con sus compatriotas, sintió la curiosidad de visitar el que fué el primer cementerio no católico en España y que su fundador, el consul inglés William Mark había convertído en un precioso jardín que todavía se conserva .

Saber Más: