Los juguetes del fotógrafo

Un tambor, una pelota, el caballito de madera, una carroza real o quizá una muñeca, incluso un barco o una escopeta. Son “juguetes sin juego”, recursos de atrezo en el estudio del fotógrafo del XIX, a los que dedicamos una mirada sobre las imágenes españolas de la Colección Fernández Rivero.

Un momento para la quietud con la ayuda de un juguete… – Niños quietecitos y atentos, que vais a salir en la foto.

Moliné y Albareda. Niño montado en un caballito de cartón. ca. Barcelona, 1865. Carte de visite en albúmina (CFRivero)
Moliné y Albareda. Niño montado en un caballito de cartón. ca. Barcelona, 1865. Carte de visite en albúmina (CFRivero)

El vistoso caballito de cartón no es solo parte del decorado, es un importante recurso de control psicológico. Quizá el caballito ha deslumbrado al pequeño cliente que consiente en dejar de moverse, quizá teme que el animal se mueva mientras lo monta, está bien sujeto y mira al fotógrafo con cierta inquietud. 

El recurso de “el pajarito” que va a salir tras la cámara en cualquier momento, quizá ayuda también a terminar de captar toda su atención.

“Ya está”, se ha portado tan bien que quizá le permitan pasear en éste después, o quizá tras la foto le cueste entender que aquel juguete magnífico debe quedarse “a dormir” en el estudio.

Camps y Cia. Retrato del niño Guillermo Rein Segura. Málaga 1895. Albúmina. (CFRivero)
Camps y Cía. Retrato del niño Guillermo Rein Segura (fragmento). Málaga 1895. Albúmina. (CFRivero)

Sorprende conocer la identidad de Guillermo Rein Segura en este trajecito que se nos antoja “de niña”. Miembro de una familia de la burguesía malagueña, su apellido de origen alemán está presente en la ciudad desde finales del S. XVIII. Hacia 1930 explotaba un negocio de vinos ubicado en la calle Salitre nº6.

Nal y Cia. Niña sentada con escopeta de juguete. Cádiz, h. 1865. Carte de visite en albúmina. (CFRivero)
Nal y Cía. Niña sentada con escopeta de juguete. Cádiz, h. 1865. Carte de visite en albúmina. (CFRivero)

Entre la fotografía anterior y la de la izquierda han pasado, no en balde unos treinta años, los recursos del decorado han ganado en la representación del entorno, pero los niños siguen necesitando algún objeto que añadir a su fantasía en ese momento no exento de tensión… ¡una escopeta!, ¿sería el regalo de un padre cazador?

¿Se han fijado? Los niños posan tan serios como los adultos reproduciendo sus poses.

Pero no dejen de fijarse en la abierta sonrisa de esta niña con muñeca del estudio de A. y E. F. Napoleón, la ilusión de tener junto a ella esta preciosa poupée, quizá una “Tete Jumeau”.

Una de las firmas mejor representadas en esta selección es la casa Napoleón de Barcelona, que demuestra una especial atención al retrato infantil exhibiendo una galería sorprendente de caballitos, cabritas disecadas, con y sin ruedas, triciclos y otros elementos curiosos, pelotas, carros y muñecas …

Y como es evidente la calidad de su producto fue también evolucionando y mejorando con el tiempo, aunque hay que decir que por la propia dificultad que entrañaba la realización de retratos infantiles, en ocasiones el fotógrafo optaba por la composición de la fotografía a base de recortar y pegar piezas de distintas tomas hasta configurar una imagen aceptable (1). Algunas de estas primeras imágenes del estudio parecen corroborarlo.

Alfonso Begué Gamero. Niño sobre caballito de cartón. Madrid h. 1860. Carte de visite en albúmina. (CFRivero)
Alfonso Begue Gamero. Niño sobre caballito de cartón. Madrid h. 1860. Carte de visite en albúmina. (CFRivero)

En este retrato del fotógrafo toledano Alfonso Begue, que ejerció en fechas muy tempranas en Madrid, descubrimos manuscrito al dorso el nombre del infante: “Julio Cuenca”.

José Teixidor. Retrato de un niño con caballito. Barcelona, h. 1870. Carte de visite en albúmina. (CFRivero)
José Teixidor Busquets. Niño con caballito. Barcelona, h. 1870. Carte de visite en albúmina. (CFRivero)

Además si se fijan, escondido detrás del caballo se adivina al familiar que cuida de que el pequeño jinete no pierda el equilibrio.

Ignacio Pascual. Niño sobre cabrita de juguete. Villafranca del Panadés h. 1870. Carte de visite en albúmina. (CFRivero)
Ignacio Pascual. Niño sobre cabrita de juguete. Villafranca del Panadés h. 1870. Carte de visite en albúmina. (CFRivero)

En esta otra, debida al fotógrafo José Teixidor Busquets de Barcelona, lacortina ignora las leyes de la física para aproximarse extrañamente al nene por detrás. Y es que un recurso bastante utilizado para sostener e inmobilizar al niño era esconder al adulto que le sujeta detrás de las cortinas, que en algunas fotografías parecen cobrar vida propia.

En la imagen de la izquierda tenemos otro ejemplo: la cortina que sin justificación aparente cae por detras del pequeño, se pliega de manera extraña ¡y un zapato que asoma al pie del cortinaje, tras la rueda izquierda!

La carte de visite del fotografico Sebastiá Vila, cuyo original conserva el papel de seda que proteje la fotografía, incluye varias direcciones, dos de ellas en Sevilla: calle Batehojas 2  y Catalanes 5. La tercera en Barcelona: Junqueras 1.

José García Ayola. Niño con ovejita. Granada h. 1870. Carte de visite en albúmina (CFRivero)
José García Ayola. Niño con ovejita. Granada h. 1870. Carte de visite en albúmina (CFRivero)

Ramón Gómez de la Serna se sintió inspirado por estos “Juguetes de las fotografías”:

Ese caballo de cartón, esa escopeta con cañones de hojalata, esa muñeca de china, hasta ese sonajero magnífico que, como tirso de la locura, tiene una cabeza de polichinela en la punta, son juguetes con los que sólo juega, mejor dicho, “emplea” el niño cuando va a retratarse. Pasado ese minuto que media entre la larga mirada del monstruo de un solo ojo y el “ya está” del fotógrafo, su domador, arranca al niño el juguete, el juguete que él creía suyo,

Anónimo. Niño y juguete. Carte de visite en albúmina, 1860/70. (CFRivero)
Anónimo. Niño y juguete. Carte de visite en albúmina, 1860/70. (CFRivero)

el juguete más suntuoso que ha conocido y que -y esto no es ponerse cursi, sino verdadero, dada la rotundidad de las estadísticas- será quizás el único que tenga, porque después de hacerse esa fotografía, y como

Autor desconocido. Niño con trompeta sobre caballito. h. 1870. Carte de visite en albúmina. (CFRivero)
Autor desconocido. Niño con trompeta sobre caballito. h. 1870. Carte de visite en albúmina. (CFRivero)

buscando ese lugar del cielo en que se les presentó el fotógrafo, huyan de sus casas hacia la nuestra y los padres suban de nuevo la escalera interminable como para encontrarles allí y llevarse la ampliación a tamaño del niño.

      ¡Pobres juguetes que no juegan,

        esos de las fotografías! ... (3)


Os gustarán también las fotografías de la exposición del Ayto. de Toledo: “Los Toledanos jugando como niños”

CITAS:

(1) Rafael Garófano. Fotógrafos y burgueses: el retrato en el Cádiz del siglo XIX”. Cádiz, 2001. P.: 236-237.

(2) Yáñez Polo, Miguel A. “Joseph Widen, daguerrotipista”. En: RV Historia de la filosofía española. Nº 2 Sevilla, 1990. (Citado por Garófano, 2001)

(3) Ramón Gómez de la Serna “Los juguetes de las fotografías”. En: Libro nuevo (miscelánea, 1920) Citado en: “El tiempo y los ritos: Sueños de plata” p: 24 Disponible en: https://museo-etnografico.com/pdf/etno_plata2011.pdf

Larauza. Retrato de una joven. Bruselas, 1859-1865. Albúmina iluminada.

Los Larauza, París, Bruselas, Barcelona…

Henos aquí ante un notable retrato, toda la fuerza expresiva de la fotografía reforzada con unas pinceladas profesionales, un discreto toque de color en el tocado sobre el dramático vestido negro. La joven dama mantiene una carta en la mano y su triste mirada traspasa el objetivo de la cámara con enigmático mensaje. Su autor firma únicamente como LARAUZA

Adolphe Guillaume Larauza. Retrato de una joven. Bruselas, 1859-1865. Albúmina iluminada.
Adolphe Guillaume Larauza. Retrato de mujer con carta. Bruselas, 1859-1862. Papel a la sal iluminado.

Abstract:

The surname Larauza is shared by two photographers: Adolphe Guillaume (Paris 1813) and Gustave Larauza (Paris 1835). The first was a traveling daguerreotype photographer who ended up in Belgium, while Guillaume, after working a few years in Holland ended up establishing his studio in Barcelona.

Adolphe-Guillaume Larauza, nacido en París en 1813, ha cumplido ya 40 años cuando aparece por primera vez como fotógrafo en 1853, establecido en Gante (Bélgica) en la rue des Annonciades 10, donde se anuncia como: A. Larauza, artista de París, se suministran lecciones y cámaras fotográficas(1).

Adolphe-Guillaume Larauza. Autorretrato acompañado de su patente, 1855. Ilustración del Office for industrial Property, Brussels (1)
Adolphe-Guillaume Larauza. Autorretrato acompañado de su patente, 1855. Ilustración de la Oficina de la Propiedad Industrial de Bruselas (1)

En los años sucesivos trabaja entre esta ciudad y Bruselas, realizando daguerrotipos, pero también retratos sobre papel  o cristal, según sus anuncios, en los que no aparece ninguna dirección, lo cual confirma su caracter de fotógrafo ambulante en estos años.

Adolphe Guillaume Larauza. Etiqueta identificativa de daguerrotipos. Bélgica 1850s.
Adolphe Guillaume Larauza. Etiqueta identificativa de daguerrotipos. Bélgica 1850s.

De este periodo hemos encontrado dos daguerrotipos, uno de ellos fechado en París en 1857 y subastado en Drouot, y el segundo, publicado en Daguerreobase, realizado en Bélgica. En 1855 aparece en Bruselas en la rue d’Assaut 4, y en Julio de este año presenta su patente de un “photographic multiplier”, una cámara con un objetivo deslizante, que permitía obtener múltiples fotografías en una sola placa. En la ilustración que podemos ver, de la Oficina de patentes, aparece en sus manos, aunque no se aprecia muy bien.

Este mismo domicilio lo vuelve a utilizar en 1859, pero en 1857 aparece de nuevo en Gante, en la Rue de Courtrai 16b.

Adolphe Guillaume Larauza. Dorso de la fotografía "mujer con carta". Bruselas 1859-1865
Adolphe Guillaume Larauza. Dorso de la fotografía “mujer con carta”. Bruselas 1859-1865

Nuestro retrato pertenece al periodo en el que se instala en Bruselas en Montagne aux Herbes Potagères 41, a escasos metros de su anterior estudio, un local en el que permaneció durante un largo periodo, ya que lo ocupó desde octubre de 1859 al menos hasta 1868, y en el que en 1869 está registrado como fotógrafo su hijo Adolphe Larauza (París 1-7-1841). El Directory of photographers in Belgium…” dice exactamente:

Opposite the Rue Fossé aux Loups. Arrived at this address on 6-10-1859. Patent of 15-12-1865 for “photographic portraits, statuette genre” [the apparatus was a rotating wooden cylinder]. …

Como vemos A. Larauza presentó en 1865 una segunda patente, parece que el artificio consistía en un cilindro rotatorio, construido en madera para realizar foto-esculturas. Posiblemente una variante del invento de François Willeme. El invento quedó descrito en el British Journal of Photography. 1867, Octubre 11, p:488.

Como tantos otros colegas se esfuerza, en estos primeros años de la fotografía, en sustituir el retrato pictórico artesanal por un producto que no difiera demasiado de aquél, pero jugando con la ventaja del trabajo realizado por la cámara. El retrato de esta señora es un buen ejemplo, ya que dibuja con los pinceles sobre la imagen fotográfica, y la presenta en un marco ovalado de dimensiones considerables: 22 x 27 cm. ¿Quién podría decir si se trata de una pintura o de una fotografía?, el efecto supera las expectativas del cliente, y sobre todo porque el parecido es ¡sorprendente! ;).

El caso es que después de algunos años, según sigue informando el Directory…, padre e hijo abandonan definitivamente Bruselas en alguna fecha de 1868, después de haber explorado posibles destinos y simultaneado más de un establecimiento, ya que “Larauza, pére et fils”, aparecen instalados en París ya en 1865, en la rue du Faubourg Saint Martin 89, y además mantienen una sucursal en el nº 50 del boulevard de Strasbourg, Passage du Desir.(2). Sin duda no les fué mal en este nuevo destino, ya que en 1870 padre e hijo continuan trabajando en el mismo estudio. (3).

————————————

Gustave Larauza (París 1835 – Barcelona?)

Gustave Larauza. Retrato de un cazador. Barcelona, 1865/1877. Carte de visite en albúmina.
Gustave Larauza. Retrato de un cazador. Barcelona, 1865/1877. Carte de visite en albúmina.

No es el apellido Larauza muy común, ni siquiera en Francia de donde es originario, sin embargo además de Adolphe Guillaume Larauza y su hijo Adolphe, conocemos este otro fotógrafo del mismo nombre, que se inició en el oficio en París, según él mismo indicaba en sus fotografías, trabajando como operario en los estudios de los míticos: Nadar, Disderi y Ken. Sin embargo no hemos podido establecer ninguna relación familiar entre ellos.

Según el directorio holandés RKD, Gustave Larauza nació en París el 13/02/1835, y trabajó el daguerrotipo en Holanda durante algunos años: en 1856 lo sitúa en Róterdam asociado al fotógrafo Petrus Johannes Cornelisse y posiblemente independizado ya en 1857, aunque en 1858 lo identifican en Zierikzee, municipio de Schouwen-Duiveland, provincia de Zelanda.

Anuncio del fotógrafo Gustave Larauza. Diario "La Corona" de Barcelona 11/10/1864
Anuncio del fotógrafo Gustave Larauza. Diario “La Corona” de Barcelona 11/10/1864

Pero no es hasta 1864 (11 de octubre) cuando se documenta un primer anuncio en el periódico “La Corona” que le sitúa en Barcelona, nuestro hallazgo confirma la fecha apuntada en su día por Lee Fontanella. Sin embargo Jep Martí adelanta incluso a dos o tres años antes su presencia en la ciudad condal, “a la sombra del conde de Vernay” en cuyo estudio se establece cuando el conde se retira(4).

Gustave Larauza. Retrato de joven disfrazada. Barcelona 1865/1877. Carte de visite en albúmina.
Gustave Larauza. Retrato de joven disfrazada en una reproducción de un retrato en formato cabinet. Barcelona 1865/1877. Carte de visite en albúmina.

En los años siguientes se afianza su presencia en la capital catalana, Ricard Marco(5) ha seguido su rastro en Barcelona:

Gustau Larauza es un dels fotografs que normalment se citen als manuals d’historia de la fotografia. La seva producció en retrats sembla que va ser prou extensa. Al periode compres entre els anys 1867 i 1872 tingue el seu taller de fotografia als num. 36 38 de la Rambla del Centre (sobre el café Cuyas …)“.

Vemos pues definitivamente a nuestro fotógrafo en este estudio de la Rambla del Centro, que según informa Jep Martí: perteneció desde 1877 a Miquel Matorrodona… (discípulo suyo) (6) y más tarde, entre 1890 y 1911, a Miguel Masfarré. Su sucesor conservó comercialmente el nombre de “Fotografía Larauza” junto a un logotipo con dos emes entrelazadas, bajo las cuales aparece la palabra: ‘Sucesor’”, un dato muy revelador, ya que nos habla directamente del prestigio que consiguió el estudio durante los años en que ejerció Gustave Larauza.

Curiosamente en una fotografía fechada antes de 1915 aún puede observarse su anuncio publicitario “G. LARAUZA FOTOGRAFO” sobre el edificio en el que estaba su establecimiento.

Gustavo Larauza. Tres dorsos diferentes impresos en sus cartes de visite. Barcelona 1865/1877
Gustavo Larauza. Tres dorsos diferentes impresos en sus cartes de visite. Barcelona 1865/1877

Gustave Larauza. Retrato de una joven. Barcelona 1864/1877. Cabinet en albúmina.
Gustave Larauza. Retrato de una joven. Barcelona 1864/1877. Cabinet en albúmina.

Cerramos esta historia de los Larauza con otra dama de austero negro roto de encajes y flores blancas, un retrato que a pesar de la belleza de la joven choca por la forzada pose con las manos recogidas sobre un pedestal, con un injustificado retoque entre la falda y el mueble… y sobre todo por la seriedad de su expresión carente de espontaneidad, que podría justificarse quizá porque hacerse un retrato era un acto demasiado serio como para sonreir, o por la intención de ofrecer la imagen de una mujer seria y discreta en aquella fotografía tan importante…

Bibliografía y notas:

(1) Steven F. Joseph, Tristan Schwilden et Marie Christine Claes. Directory of photographers in Belgium (1839-1905). Museum voor fotografie, Antwerp, 1997

(2) François Boisjoly. Répertoire des photographes parisiens du XIX siècle. Paris: Les editions de l’amateur, 2009.

(3) Voignier, J. M. Répertoire des photographes de France au dix-neuvième siècle. Chevilly-Larue: Le pont de pierre, 1993.

(4) Jep Martí. Una targeta de visita (carte de visite) del “conde de Vernay”. L’Album de Jep, 2013.

(5) Ricard Marco. Els retratistes del segle XIX a Barcelona : Noves dades per a la història de la fotografia. Quaderns del Museu Frederic Marès. Expositions. 2003; 8 p: 149-171 (p:160)

(6) Fototertúlia 8/9/2014 a càrrec de Miquel Playà. Fotoconnexiò.

Rodríguez Molina, Mª José; Sanchís Alfonso, José Ramón. Directorio de fotógrafos en España (1851-1936) : (elaborado con la información que proporcionan los anuarios y guías comerciales). Valencia : Archivo General y Fotográfico de la Diputación de Valencia ,
2013.boton-comentarios_1

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Fotografía de Morera y Garrorena. Retrato de caballero. Papel a la sal iluminado. Zaragoza, 1857/59

El estudio Morera y Garrorena, el origen de dos fotógrafos

El “Gabinete general de fotografía de Morera y Garrorena” fundado en Zaragoza en 1857, está en el origen profesional de dos fotógrafos que siguieron después caminos bien distintos: Emilio Morera y Ángel Garrorena Bernabé.

Fotografía de Morera y Garrorena. Retrato de caballero. Papel a la sal iluminado. Zaragoza, 1857/59
Morera y Garrorena. Retrato de caballero. Papel a la sal iluminado. Zaragoza, 1857/59

The photo studio “Morera and Garrorena” founded in Zaragoza in 1857, was the first establishment of two photographers who followed after very different destinations: Emilio Morera and Angel Garrorena Bernabe.

“Morera y Garrorena” es uno de los estudios pioneros de Zaragoza, pero apenas sabíamos algo más allá del nombre del establecimiento y la fecha de su apertura, así que este calotipo coloreado nos ha parecido un buen motivo para seguir la pista a estos nombres y su devenir fotográfico:

Morera y Garrorena. Dorso de la fotografía anterior. Zaragoza, 1857/1859
Morera y Garrorena. Dorso de la fotografía anterior. Zaragoza, 1857/1859

El reverso de la pieza nos proporciona mucha información: ambos abrieron un estudio en la calle del Coso nº 130 “última habitación“, en el que ofrecían, además de “Retratos, en días serenos como en nublados. Sin Retocar, Estereoscópicos, Coloridos. Sobre Papel, Cristal o Placa“, retratos de “Grupos, Copias y Vistas” entre las que se incluían vistas panorámicas y estereoscópicas de Zaragoza.

Sin embargo su andadura en esta ciudad fué corta y hubo de disolverse a lo largo de 1860, ya que este mismo año hay noticias del establecimiento de Emilo Morera en Barcelona, anunciándose como fotógrafo y pintor:

Emilio Morera. Retrato de joven señora. Carte de visite en albúmina. Barcelona, Ca. 1865.
Emilio Morera. Retrato de joven señora. Carte de visite en albúmina. Barcelona, Ca. 1865.

“Se hacen fotografías coloridas al óleo con una preparación especial que conserva los retratos como el lienzo. Se hacen de varios tamaños garantizando la exactitud de la fotografía con todos su detalles; con fondos de jardín, paisage, marina ú otro capricho del retratado”(2)

Se conoce el emplazamiento de su estudio en la Plaza Real, núm. 7 y también desde 1865 en la calle Escudillers nº 10, así como las críticas positivas a su trabajo publicadas en la prensa:

Emilio Morera. Reproducción del óleo "Vapor Confederado Alabama". Carte de visite en albúmina. Barcelona, Ca. 1865
Emilio Morera. Reproducción del óleo “Vapor Confederado Alabama”. Carte de visite en albúmina. Barcelona, Ca. 1865

“... el inmejorable colorido con que en algunos [retratos] […] ha dado pruebas el Sr. Morera de ser tan buen pintor como hábil fotógrafo“(2).

No obstante en la década de 1870 puede que cerrara su estudio ya que trabaja como pintor para el fotógrafo Carreras, un gabinete situado en el nº 2 de la Plaza del Teatro. O bien que lo simultanease con este trabajo, aunque ya en esta década podemos suponer su desaparición ya que el establecimiento de la calle Escudillers 10 aparece a nombre de Eulalia Morera, muy posiblemente la mujer de Emilio Morera, según los datos ofrecidos por Nuria Fernández Rius.

Sea como fuere, hemos encontrado también una carte de visite fechada el 19 de Agosto de 1870, de su estudio en c/ Escudillers, con la frase: “Especialidad en retratos al óleo sobre fotografías y tarjetas de visita (inalterables) a 8 rs. las primeras“.

Garrorena y González. Retrato de hombre joven. Carte de visite en albúmina. Barcelona, 1861/62.
Garrorena y González. Retrato de hombre joven. Carte de visite en albúmina. Barcelona, Ca. 1860.

Por su parte Ángel Garrorena Bernabé, según indica el Directorio de Fotógrafos en España (1851-1936): “tuvo estudios fotográficos abiertos en Barcelona, Plaza de la Barceloneta; en Valencia en la calle Pelota nº 6 entre 1861 y
1862, en Madrid en la calle Lope de Vega nº 23 entre 1864 y 1867, y finalmente marchó a Badajoz donde estuvo activo al menos desde finales de los sesenta hasta 1899”. Aunque como demuestra esta carte de visite, podemos precisar que en Barcelona el estudio estaba a nombre de Garrorena y González, al menos durante algún tiempo, y situado en la Plaza de la Fuente, 36, en la Barceloneta.

Y es en Badajoz donde tuvo sus mayores éxitos, a pesar de que su llegada acaeció en un momento muy dificil en el que la ciudad se estaba recuperando de las sucesivas epidemias de cólera que habían asolado aquellas tierras ya históricamente deprimidas que tardarían décadas en alcanzar los niveles de otras regiones españolas. La historiadora Matilde Muro(3) atribuye incluso el afianzamiento de los estudios fotográficos de la década de los 60 a la alta mortandad y la necesidad que vino a cubrir la fotografía en cuanto medio para salvaguardar la memoria, más asequible económicamente que los retratos en miniatura anteriores.

Ángel Garrorena e hijos. Retrato de un bebé. Albúmina, Badajoz, Ca. 1880
Ángel Garrorena e hijos. Retrato de un bebé. Albúmina, Badajoz, Ca. 1880

Ángel Garrorena tuvo además entre su desdendencia notables fotógrafos, como Fernando Garrorena Muría (1868-1924), considerado el más importante de los fotógrafos pacenses en el periodo entre siglos. También científicos y pintores… (4) gracias a las noticias sobre estos personajes hemos constatado su origen zaragozano y el nombre de su mujer: Josefa Muría, natural de Benifayet (Zaragoza).

Ángel Garrorena Bernabé. Retrato de señora. Carte de visite en albúmina. Badajóz, 1868.
Ángel Garrorena Bernabé. Retrato de señora. Carte de visite en albúmina. Badajóz, 1868.

Tuvo estudio en la calle de los Padres, 26 ya en 1868, después en calle Mesones nº 37, calle Gobernador nº 30 y calle San Juan nº 4. En la década de los 80 compaginó su actividad en la capital con un estudio en Almendralejo (Badajoz), en la calle Esparrilla 20. Bien en solitario o con su hijo y más tarde en la década de 1880 con el nombre de “Angel Garrorena e hijos”: Agustín y Fernando.

… Y hasta aquí esta pequeña pieza, una más en el puzle de la historia de la fotografía.

Notas y bibliografía:

(1) Francisco Alonso Martínez. Daguerrotipistas, calotipistas y su imagen de la España del siglo XIX. Curbet Comunicació Gràfica, 2002.

(2) Núria Fernández Rius “Pau Audouard, fotògraf retratista de Barcelona: De la reputació a l’oblit (1856-1918)” (Anuncio de El Lloyd Español , 23 de desembre de 1865, p. 2. y 18 d’abril, p. 2.)

(3) Matilde Muro Castillo. La fotografía en Extremadura. Tránsito del XIX al XX.

(4) Vaquero Martínez, José. 2001. “El éter en la física española del primer tercio del siglo XX: El caso de Pedro Carrasco Garrorena (1883-1966). Universidad de Extremadura, Departamento de Física

Mª José Rodríguez Molina y José Ramón Sanchís Alfonso. Directorio de Fotógrafos en España (1851-1936). Valencia: Archivo General y Fotográfico de la Diputación de Valencia, 2013.