Seducidos por “El Retiro de Churriana”

Cuántos y cuántos fotógrafos se han visto tentados de captar con su cámara algún retazo de la belleza que encierra el Jardín del Retiro de Churriana: nuestra visita en 1986.

Juan Miguel Alba. Málaga, El Retiro, Puerta principal. 1886.
Fig. 1: Juan Miguel Alba. Málaga, El Retiro, verja de la Puerta principal. 1986.

Entradas anteriores sobre El Retiro:

Queremos cerrar nuestra serie de cuatro capítulos dedicados al Retiro de Churriana con las fotografías, tomadas en la primavera de 1986, por los fotógrafos Juan Miguel Alba y Juan Antonio Fernández Rivero. Junto con otros amigos tuvimos la oportunidad de visitarlo cámara en ristre, bastaba con pedir permiso a sus propietarios, la familia Arcos, quienes, respetuosos con la Ley, lo otorgaban sin problemas. El impacto, la sorpresa y las múltiples sensaciones que aquél maravilloso rincón de Málaga nos produjo, queden aquí reflejados en estas imágenes realizadas desde la “fotografía creativa”, con el agradecimiento a Juan Miguel por su colaboración.

Abstract

Last chapter dedicated to the photographs of the historic El Retiro de Churriana garden, taken this time in the spring of 1986, by Juan Miguel Alba and Juan Antonio Fernández Rivero. We hope that the impact, surprise and multiple sensations that this wonderful corner of Malaga produced for us are reflected in these images.

Fig. 2: Juan Antonio Fernández Rivero. Fachada de la Casa-Palacio. Málaga, El Retiro. 1986. CFRivero.
Fig. 2: Juan Antonio Fernández Rivero. Fachada de la Casa-Palacio. Málaga, El Retiro. 1986. (CFRivero).

Abrimos este artículo por la puerta principal, una aportación al jardín realizada ya en el siglo XX. Tanto la verja como las elegantes columnas fueron compradas por el Conde de Bailén al Marqués de Larios en los años cuarenta, cuando éste derribó su casa en la Plaza de la Marina de Málaga después de que fuese incendiada en 1936. Esta verja extraordinaria, tiene unos 10 metros de longitud y se dividía en tres tramos con dos pares de columnas intermedios.(1)

En el Jardín Patio:

La presencia en El Retiro de un gran número de estatuas mitológicas responde al espíritu y procedencia italiana de la noble familia que lo adquirió a la muerte de su fundador Fray Alonso de Santo Tomás, como vimos en el Capítulo I. La mayor parte ubicadas en esta parte del jardín situado frente a la Casa-Palacio que forma un rectángulo dividido en parterres geométricos, cuyo centro está ocupado por la “Fuente de la Sirena” o de Génova, que Rosario Camacho(2) describe así: “En ella se abrazan y tritón y una nereida sobre un tronco de delfines, dentro de una taza polilobulada que coronan faunos, amorcillos y pequeños tritones cabalgando sobre delfines en alegre y jocosa actitud, completando el efecto los chorros de agua.

Fig. 3: Juan Antonio Fernández Rivero. Málaga, el Retiro, Fuente de la Sirena enel Jardín Patio. 1986 (CFRivero)
Fig. 3: Juan Antonio Fernández Rivero. Málaga, El Retiro, Fuente de la Sirena en el Jardín Patio. 1986 (CFRivero)
Fig. 4: Juan Antonio Fernández Rivero. Málaga, el Retiro, Fuente de la Sirena enel Jardín Patio. 1986 (CFRivero)
Fig. 4: Juan Antonio Fernández Rivero. Málaga, El Retiro, Fuente de la Sirena en el Jardín Patio. 1986 (CFRivero)

La fuente está a su vez rodeada de un estanque de igual forma adornado con amorcillos con serpientes o delfines, un tritoncito con pato y un faunillo con dragón”, así como otras figuras más pequeñas.

Fig. 5: Juan Antonio Fernández Rivero. Málaga, el Retiro, Fuente de la Sirena enel Jardín Patio. 1986 (CFRivero)
Fig. 5: Juan Antonio Fernández Rivero. Málaga, El Retiro, Fuente de la Sirena en el Jardín Patio. 1986 (CFRivero)

En las siguientes fotografías veremos algunos de los mármoles adquiridos por del Conde de Buenavista, traídos de Génova como el resto de las estatuas y fuentes que decoran la Hacienda, pero no sólo las figuras sino también los pedestales que las sostenían, así como las piezas que formaban las diversas fuentes, llegaron al puerto de Málaga entre 1692-1697. En un inventario realizado en 1722(3) se hablaba de: Diez y ocho cabezas de dicha piedra de mármol y de diferentes figuras de hombres y mujeres, […] Ocho medio cuerpos, figuras de emperadores […]. Otras cuatro figuras de muchachos […] con animales

Juan Antonio Fernández Rivero. Málaga, el Retiro, estatua de Júpiter en el Jardín Cortesano. 1986 (CFRivero)
Fig. 6: Juan Antonio Fernández Rivero. Málaga, El Retiro, estatua de Júpiter en el Jardín Patio. 1986 (CFRivero)

Una descripción un tanto burda pero que refleja la existencia de una gran cantidad de estas piezas marmóreas. Una de ellas representa al dios Júpiter (Fig. 5), y otras dos al dios del vino, Baco, que coronado de uvas ocupa una de las esquinas del rectángulo.

Juan Antonio Fernández Rivero. Málaga, El Retiro, estatua de Baco. 1986. (CFRivero)
Fig. 7: Juan Antonio Fernández Rivero. Málaga, El Retiro, estatua de Baco. 1986. (CFRivero)
Fig. 8: Juan Miguel Alba. Málaga, El Retiro, estatua de Baco en el Jardín Patio. 1886.
Fig. 8: Juan Miguel Alba. Málaga, El Retiro, estatua de Baco en el Jardín Patio. 1886.
Fig. 9: Juan Antonio Fernández Rivero. Málaga, el Retiro, estatua de Baco en el Jardín Patio. 1986 (CFRivero)
Fig. 9: Juan Antonio Fernández Rivero. Málaga, El Retiro, estatua de Baco en el Jardín Patio. 1986 (CFRivero)

También la estatua de Atlas llamó nuestra atención, muy bien situada al fondo de esta zona, próxima al mirador de la vega del Guadalhorce, portando “el mundo” a sus espaldas ante un paisaje abierto.

Fig. 10: Juan Antonio Fernández Rivero. Málaga, el Retiro, estatua de Atlas en el Jardín Patio. 1986 (CFRivero)
Fig. 10: Juan Antonio Fernández Rivero. Málaga, El Retiro, estatua de Atlas en el Jardín Patio. 1986 (CFRivero)

Al dios de la guerra, Marte, le hallamos casi perdido tras las grandes hojas de las marquesas, una escultura a la que José Miguel Morales Folguera(4) atribuye “una gran belleza y perfección”.

Fig. 11: Juan Antonio Fernández Rivero. Málaga, el Retiro, estatua de Marte tras las "marquesas" en el Jardín Patio. 1986 (CFRivero)
Fig. 11: Juan Antonio Fernández Rivero. Málaga, El Retiro, estatua de Marte tras las “marquesas” en el Jardín Patio. 1986 (CFRivero)

Estas imágenes de la mitología pagana alternan a veces con grandes cráteras de terracota que por su perfección deben ser atribuidas al escultor y ceramista Juan Cháez, y que se incorporaron al jardín ya avanzado el siglo XVIII.

Juan Antonio Fernández Rivero. Vaso de terracota con adorno de viña. Málaga, El Retiro. 1986. CFRivero.
Fig. 12: Juan Antonio Fernández Rivero. Vaso de terracota con adorno de viña. Málaga, El Retiro. 1986. CFRivero.
Fig. 13: Juan Antonio Fernández Rivero. Busto de un Sátiro. Málaga, El Retiro. 1986. CFRivero.
Fig. 13: Juan Antonio Fernández Rivero. Busto de un Sátiro. Málaga, El Retiro. 1986. CFRivero.

En torno a la fuente se situó una serie de preciosos bustos, personajes mitológicos como Mercurio o Diana, pero no por casualidad incluimos aquí estas dos fotografías de los más impresionantes, como este sátiro, según Morales Folguera la mejor escultura de El Retiro y una obra de gran maestría en la que su autor ha conseguido una gran expresividad y un gran barroquismo, gracias a los contrastes de luces y sombras... acentuadas por las manchas que el paso del tiempo y la humedad acumularon sobre sus formas.

Otro de ellos representa al polichinela perfectamente caracterizado y tocado con un gorro frigio, un personaje de la Comedia del Arte y del teatro.

Fig. 14: Juan Antonio Fernández Rivero. Busto de un Polichinela. Málaga, El Retiro. 1986. CFRivero.
Fig. 14: Juan Antonio Fernández Rivero. Busto de un Polichinela. Málaga, El Retiro. 1986. CFRivero.

Se cierra esta parte del jardín con la “Fuente del Delfín“, descrita así en 1722(2): Otra fuente… se compone su pilón de tres piezas por ser par arrimada a la pared, las dos a regla y la que hace frente en porción de círculo, todas con sus molduras y una figura con su pescado entre los pies para echar el agua. Esta fuente se hallaba originalmente en el “Salón del Baño”, ya que según la descripción de 1814 … una hermosa fuente con niño montado sobre un delfín, que le abre la boca, y por ella arroja dos caños, uno de agua fria y otro caliente, que caen en una concha de piedra que hace de baño […] la hizo Cristobal Martín ...(3)

Fig. 15: Juan Antonio Fernández Rivero. Málaga, el Retiro, Fuente del Delfín. 1986 (CFRivero)
Fig. 15: Juan Antonio Fernández Rivero. Málaga, El Retiro, Fuente del Delfín. 1986 (CFRivero)
Fig. 16: Juan Antonio Fernández Rivero. Málaga, el Retiro, estatua de Hebe junto a la Ría. 1986 (CFRivero)
Fig. 16: Juan Antonio Fernández Rivero. Málaga, El Retiro, estatua de Hebe junto a la Ría. 1986 (CFRivero)

Si el paseo se prolonga en línea recta y tras atravesar el Jardín de los Tilos se llega a la Ría, un inmenso estanque sobre el que vierte una gran boca de agua, y sobre ella la que es sin duda la más elegante y graciosa figura del Jardín, como una  pequeña ninfa nos sorprende Hebe, la diosa de la juventud.

En 1996 esta grácil figura estaba resguardada en uno de los edificios construidos por sus nuevos propietarios desde 1988: la empresa alemana Biotech.

Fig. 17: Juan Antonio Fernández Rivero. Málaga, el Retiro, estatua de Hebe en la Ría. 1986 (CFRivero)
Fig. 17: Juan Antonio Fernández Rivero. Málaga, El Retiro, estatua de Hebe en la Ría. 1986 (CFRivero)

El Jardín cortesano:

Al fondo del Jardín Patio a la izquierda, se abre el llamado Jardín Cortesano, en un desnivel que se salva en dos tramos de escalinatas y terrazas combinadas con fuentes y juegos de agua. Todo el espacio está enmarcado por cipreses que acotan este espacio de jardín dieciochesco, arropado por la frondosidad de los centenarios almeces y nogales que lo rodean. 

Fig. 18: Juan Miguel Alba. Málaga, El Retiro, perpectiva del Jardín Cortesano desde arriba. 1986.
Fig. 18: Juan Miguel Alba. Málaga, El Retiro, perpectiva del Jardín Cortesano desde arriba. 1986.

Quizá la perspectiva desde su parte superior (fig. 18) nos da una ordenada idea del conjunto, detrás de la cámara queda la Fuente del León en el primer nivel de sus tres terrazas.

Fig. 19: Juan Antonio Fernández Rivero. Málaga, el Retiro, Jardín Cortesano, perspectiva norte. 1986 (CFRivero)
Fig. 19: Juan Antonio Fernández Rivero. Málaga, El Retiro, Jardín Cortesano, perspectiva norte. 1986 (CFRivero)

Desde el otro extremo (fig. 19) se percibe mejor la intención inmersiva del diseño de este espacio, aún cuando la explosión primaveral en aquel mes de marzo no había encontrado su momento.

Fig. 20: Juan Miguel Alba. Málaga, El Retiro, escalera en el Jardín Cortesano. 1986.
Fig. 20: Juan Miguel Alba. Málaga, El Retiro, escalera en el Jardín Cortesano. 1986.

Aquí como en otros lugares del Jardín aparece el tapizado de conchas marinas de muchos de sus elementos arquitectónicos, una tradición que se inicia ya en la primera creación del Jardín Huerto.

Fig. 21: Juan Antonio Fernandez Rivero. Málaga, El Retiro, escultura alegórica del río de Juan Cháez en el Jardín Cortesano. 1986. (CFRivero)
Fig. 21: Juan Antonio Fernandez Rivero. Málaga, El Retiro, escultura alegórica del río de Juan Cháez en el Jardín Cortesano. 1986. (CFRivero)

En el descenso, el agua acompaña al visitante a ambos lados del recorrido, una gran cascada en la parte central que se inicia en la Fuente del León y en el segundo tramo se duplica, brotando el agua de sendos cántaros custodiados por las alegóricas figuras de los ríos Guadalhorce y Guadalmedina.

Fig. 22: Juan Miguel Alba. Málaga, El Retiro, escultura de El Pastor de Juan Cháez en el Jardín Cortesano desde arriba. 1986.
Fig. 22: Juan Miguel Alba. Málaga, El Retiro, escultura de El Pastor de Juan Cháez en el Jardín Cortesano desde arriba. 1986.
Fig. 23: Juan Antonio Fernandez Rivero. Málaga, El Retiro, escultura del Pastor de Juan Cháez en el Jardín Cortesano. 1986. (CFRivero)
Fig. 23: Juan Antonio Fernandez Rivero. Málaga, El Retiro, escultura del Pastor de Juan Cháez en el Jardín Cortesano. 1986. (CFRivero)

El entorno es realmente bucólico y la escultura de terracota, nuevamente de Cháez, de un pastor flautista con su perro, que parecen surgir espontáneamente del paisaje, nos transportan definitivamente a la Arcadia feliz que siempre estuvo en los sueños de los artífices del Jardín.

El Jardín Huerto:

La parte más arcaica del Jardín, la que diseñó su fundador, mitad huerto utilitario, mitad paseo recoleto, cruza sus caminos en la Fuente de la Batalla, discreta y andaluza, un octógono vidriado de azulejos, reflejo de cielo y agua:

Fig. 24: Juan Antonio Fernandez Rivero. Málaga, El Retiro. Fuente de Batallas en el Jardín Huerto. 1986. (CFRivero)
Fig. 24: Juan Antonio Fernandez Rivero. Málaga, El Retiro. Fuente de Batallas en el Jardín Huerto. 1986. (CFRivero)
Fig. 25: Juan Antonio Fernandez Rivero. Málaga, El Retiro. Bolardo tallado. 1986. (CFRivero)
Fig. 25: Juan Antonio Fernandez Rivero. Málaga, El Retiro. Bolardo tallado. 1986. (CFRivero)
Fig. 26: Juan Miguel Alba. Málaga, El Retiro. Detalle decorativo en la fachada del invernadero. 1986.
Fig. 26: Juan Miguel Alba. Málaga, El Retiro. Detalle decorativo en la fachada del invernadero. 1986.

Grutas y arcos tapizadas de conchas marinas (corrucos), estanques y rías se mezclan con otros pequeños detalles que podrían pasar desapercibidos, entre geranios, rosales o hierbabuena, como este bolardo qu es más bien una pequeña joya, o este otro detalle en la fachada del invernadero, unas puertecillas cerradas a los curiosos…

Quizá nuestra primera visita no fue un recorrido consciente del valor de este enclave y sus tesoros, pero sí una vivencia muy intensa que quedó grabada en nuestra memoria.

Han pasado algunos años, pero si tenemos la suerte de volver habremos de revivir aquellos momentos y desde luego disfrutar cada una de sus maravillas. Mientras tanto permitid que nos colemos en el Blog con algún derecho… ya vamos siendo algo “antiguos”.

Fig. 27: Juan Miguel Alba. Málaga, El Retiro. Javier Casquero, Teresa G. Ballesteros, Juan Antonio F. Rivero, Paco Ramos y Juan Miguel Alba. 1986.
Fig. 27: Juan Miguel Alba. Málaga, El Retiro. Javier Casquero, Teresa G. Ballesteros, Juan Antonio F. Rivero, Paco Ramos y Juan Miguel Alba. 1986

Bibliografía:

  1. Noticia aportada por Santiago Arcos von Haartman, conde de Bailén.
  2. Rosario Camacho Martínez. (2002). El Jardín barroco en Málaga. “El Retiro”, de Churriana. Isla de Arriarán, nº 19 p: 99-128. ISSN 1133-6293
  3. Documento de tasación realizado en 1722. Citado por José Miguel Morales Folguera, 1996. Pag. 36.
  4. José Miguel Morales Folguera. (1996). Los jardines históricos de El Retiro. Málaga: Benedito.
  5. A.M.S.: Descripción de la casa de campo del “Retiro” del Conde de Villalcázar. Málaga. Imp. Luis Carreras 1814. (Citado por José Miguel Morales Folguera, 1996)
  6. Chueca Goitia, F. y Temboury Álvarez, J.: “José Martín de Aldehuela y sus obras en Málaga. Palacios y jardines”. Arte Español, 1947, pág.: 7-19.

Charles Monney, un fotógrafo singular

Conocido por su amplio reportaje sobre el Sitio de Bilbao en 1874, su huella ha sido identificada por numerosos fotohistoriadores en Murcia, Málaga, Córdoba, Granada, Sevilla, Madrid o Bilbao. Reunir sus registros y aportar nuevos datos sobre su versatilidad fotográfica y su faceta estereoscópica es nuestro objetivo.

Charles Monney. Retrato de señora joven. Málaga. Ca. 1865. Carte de visite en albúmina. (CFRivero)
Charles Monney. Retrato de señora joven. Málaga. Ca. 1865. Carte de visite en albúmina. (CFRivero)
Abstract:                                                               Descargar PDF

Gathering all this news about Charles Monney (París 1830-Madrid 1875) and delving into the details of his professional life have made us consider his contribution to Spanish photography in its first decades. A photographer whose beginnings are linked to the legendary group of passer-by pioneers, somewhat later but who reminds us of photographers like Lorichon or the Count of Lipa, among others. Monney also surprises us for its associative strategy with photographers already settled in very different locations, providing a diverse offer that seems to adapt to each need, whether it be with “large and stereoscopic views”, “types”, enlargements, mosaics, or selling plates to his colleagues. In short, a “modus operandi” that has not facilitated the discovery of his work, which fortunately was registered in the Bilbao albums, testimony to his professional mastery.

Datos biográficos:

Es César Estornes(1) quien aporta los datos de su recorrido vital precisando que Charles Monney Millet nació en París en 1830, hijo de Charles Monney y Jeanne Millet, que estaba casado con Jeanne Aurín Tou, nacida el 11 de mayo de 1844 en Nantes, con quien tuvo un hijo, Luciano Casto Monney Aurín, que nació en Bilbao el 4 de marzo de 1874. Y tras seguir someramente su recorrido por España, indica su domicilio en Bilbao en el padrón de 1875, en la calle Correo 15-4 derecha, “dos buhardillas como estudio fotográfico”. Finalmente localiza las noticias de la muerte de Monney en Madrid “a las cinco de la tarde del 12 de abril de 1875, tenía cuarenta y cinco años cuando un aneurisma de aorta abdominal acaba con su vida. Fue enterrado en el cementerio General del Norte”.

Su recorrido por Andalucía:

Los primeros años de la presencia de Charles Monney en España están aún algo confusos, es Lee Fontanella quien da la primera noticia localizándolo en Murcia, en la calle Garnica 12(2). Suponemos que de allí debió pasar a Málaga en 1863, ya que aparece en el “Calendario Ilustrado de Málaga para 1864”, su estancia se documenta también con la carte de visite que ilustra el inicio de este artículo y cuyo dorso incluimos más abajo. El sello indica el nombre del estudio “Fotografía Parisiense”, calle del Cister nº 4(3).

Charles Monney. dorso de una Carte de visite de su estudio "fotografía Parisiense" en Málaga y en Murcia. Ca. 1865 (CFRivero)
Charles Monney, dorso de una Carte de visite de su estudio “Fotografía Parisiense” en Málaga. Ca. 1865 (CFRivero)

La curiosidad nos llevó a desprender cuidadosa- mente esta etiqueta para descubrir bajo ella, tras el nombre del fotógrafo, el texto: “Pintor fotógrafo | calle Garnica Nº 5 | Murcia”. Aunque para esta  localización no tenemos una datación concreta, por lo que suponemos que llegó a Murcia y desde allí pasó a Andalucía durante la primera mitad de la década de 1860.

Durante estos años Monney recorrió las principales capitales andaluzas (Sevilla, Granada, Córdoba, Málaga y también Gibraltar), muy posiblemente embarcado en un proyecto de vistas y retratos costumbristas de Andalucía, del que nos informa Yáñez Polo con motivo de la publicación de un anuncio de Julio Beauchy Peron, en julio de 1867 en El Porvenir de Sevilla (4): “Fotografía y Leptografía Francesa. | Sierpes nº 102 | […] Vistas instantáneas, tipos y costumbres andaluzas, colección Monney“.  Y aunque, como vemos es el propio Beauchy quien comercializa la “colección Monney”, la estancia de nuestro fotógrafo en Sevilla queda ratificada por su aparición en El Indicador de 1867(5) con estudio en el número 60 de la calle Sierpes, sustituyendo a María Velázquez y José Pelli (establecidos allí en 1866). No conocemos ninguna fotografía de esta colección de vistas y tipos andaluces, por lo que deducimos que o bien no tuvo gran éxito, o pudo quedar diluida entre la producción de Beauchy, padre o hijo.

Pero es de suponer que nuestro fotógrafo llevaba en la región el tiempo suficiente para haber avanzado este trabajo, de hecho está documentado su paso por Córdoba en 1865, asociado a otro fotógrafo francés, Eduardo Jolivot “con estudio en la plaza de las Doblas nº 10″(6,7).

Diario de Córdoba de 30 de mayo de 1865: Gabinete fotográfico. Los Sres. Carlos Money y Edouardo Jolivot tienen el honor de ofrecer su gabinete, calle de las Doblas núm. 10. Horas de trabao, desde las once de la mañana hasta las cinco de la tarde.
Diario de Córdoba de 30 de mayo de 1865

Sabemos también de su estancia en Granada donde Monney continúa haciendo alarde de su habilidad para asociarse con fotógrafos locales, franceses como él, que le precedieron en la aventura española. Así le encontramos colaborando con el fotógrafo Charles Mauzaisse Weelher, con quien presenta en 1866 una solicitud de patente para impresión sobre papel de porcelana que no llegó a progresar(8).

Ilustración 4- Jean Laurent. Carro-laboratorio del fotógrafo en el patio del Palacio de Valladolid (detalle). Ca. 1875. Albúmina sobre papel. (CFRivero)
Ilustración 4- Jean Laurent. Carro-laboratorio del fotógrafo en el patio del Palacio de Valladolid (detalle). Ca. 1875. Albúmina sobre papel. (CFRivero)

Imaginamos a Charles Monney viajando primero por Andalucía y después por otras regiones de España, para realizar las fotografías que más tarde veremos publicitadas en sus anuncios, tomas en gran formato y en estereoscopia, como harían también otros fotógrafos del momento, por ejemplo Luis Masson… y teniendo necesidad por tanto de trasladarse continuamente con todo un pesado y complicado equipo de cristales, líquidos, bateas y otros elementos, además de necesitar un espacio oscuro en el que manipular las placas. Como solución práctica a este problema es conocido el uso de un carro diseñado al efecto que utilizaron así mismo otros fotógrafos, sin duda el más conocido es “el

E. Joulia. Valencia, detalle del carro-laboratorio del fotógrafo ante la plaza de toros. Ca. 1865. Carte de visite en albúmina. (CFRivero)
E. Joulia. Valencia, detalle del carro-laboratorio del fotógrafo ante la plaza de toros. Ca. 1865. Carte de visite en albúmina. (CFRivero)

carrito de Laurent”, que aparece en alguna de sus fotografías. O el de Jouliá (Valencia) del que inluimos también una imagen. Y ha sido muy ilustrador descubrir, gracias al aviso de  Carlos Teixidor, que Carlos Monney también utilizaba un carro-laboratorio fotográfico de campaña, el cual se ha identificado en una fotografía que está en la Fototeca del Instituto del Patrimonio Cultural de España, (ref.: SB-0059), muy parecido al de Laurent. Es un dato muy significativo que descubre la envergadura de su trabajo de fotografía en exteriores, vistas y paisajes, y el hecho de que estos materiales no hayan salido a la luz, nos hace sospechar la pérdida de la mayor parte de este trabajo.

Etapa madrileña:
Charles Monney Millet. [Retrato de hombre con barba]. Madrid, ca. 1870. Carte de visite en albúmina. (CFRivero)
Charles Monney Millet. [Retrato de hombre con barba]. Madrid, ca. 1870. Carte de visite en albúmina. (CFRivero)

Sin embargo su búsqueda de mejores oportunidades le lleva a Madrid, donde gracias al Directori Clifford encontramos una nota de prensa de 1868 presentando una fotografía iluminada tomada en El Escorial a toda una compañía militar. El texto reza así:

Nota sobre una obra de Carlos Monney en La Correspondencia de España el 23 de junio de 1868
Nota sobre una obra de Carlos Monney en La Correspondencia de España el 23 de junio de 1868

En la direccion de Carabineros hay colocado un cuadro que ha de regalarse mañana al general Zapatero con motivo de ser sus dias, como muestra de gratitud de la compañía de jóvenes establecida en el Escorial. El autor del pensamiento es el jefe de dicha compañía don Constantino Altabas, que con tanto acierto la dirije la educacion de aquellos niños que son ya un modelo de instrucción en la táctica militar. El cuadro representa toda la compañía formada en batalla con arma terciada. La vista fué tomada por el fotógrafo Sr. Monney é iluminada al oleo por el pintor escenógrafo Sr. Laveroz, [ …] presentando en los últimos términos la casa cuartel y una vista general del sitio de San Lorenzo con su magnifico monasterio.

Noticia sobre Charles Monney aparecida en La Discusión (Madrid). 31 de marzo de 1869
La Discusión (Madrid). 31 de marzo de 1869 (Directori Clifford)

La estancia de Monney en la zona norte de la capital, está también corroborada por otra curiosa noticia que el periódico La Discusión publica el 31 de marzo de 1869 y que titula: “Resurrección | Mr. Monney, fotógrafo, acusado por algunos periódicos de haberse arrojado de una ventana á la calle, quedando muerto en el acto, está bueno y sano, come y bebe mejor que nunca, y se halla en Pozuelo dirigiendo su taller de ampliaciones de fotografías, a la disposición de todo el que quiera utilizar sus conocimientos.”

Facetas fotográficas:

El texto además incluye la interesante información sobre una de las especializades fotográficas que Monney trabajaba: la de la ampliación, una faceta que escasamente hemos encontrado publicitada entre los fotógrafos del momento. Tal parece que Monney trataba de encontrar alternativas profesionales al retrato de estudio, como la realización de retratos en exteriores o, como en el caso de la siguiente fotografía, la realización de composiciones:

Carlos Monney Millet. Los Diputados republicanos de las Constituyentes de 1869. Madrid. Montaje fotográfico en albúmina sobre papel. (CFRivero)
Carlos Monney Millet. Los Diputados republicanos de las Constituyentes de 1869. Madrid. Montaje fotográfico en albúmina sobre papel. (CFRivero)

En este mosaico fotográfico que compuso a modo de “orla”, aparecen los Diputados que en mayo de 1869 votaron como forma de gobierno para España la República Democrática Federal. El contexto histórico son las Cortes Constituyentes elegidas tras “La Gloriosa” una revolución que llevó al exilio a Isabel II y proclamó como forma de gobierno la monarquía constitucional por 214 votos frente a 71 republicanos, para terminar instaurando brevemente en el trono de España a Amadeo de Saboya.

Al pie consta una inscripción avisando de que: “Es propiedad de Julio Rubau Donadeu y Carlos Monney, que perseguirán ante la Ley á los que lo reproduzcan. Depósito, Abada, 25m 2º, Madrid“. La fotografía de 13,3 x 9,9 cm, se encuentra también entre los fondos fotográficos del Museo de Madrid, y fue comentada en 1986 por G. Merck Luengo(2) y publicada por Publio López Mondejar en “Las Fuentes de la Memoria” de 1989.

Charles Monney. Dorso de la foto-mosaico de los Diputados republicanos de 1869, en el que constan todos sus nombres. Ejemplar de la CFRivero
Charles Monney. Dorso de la foto-mosaico de los Diputados republicanos de 1869, ejemplar de la CFRivero

El propio Museo de Madrid describe así los datos que se hallan al dorso: “LOS DIPUTADOS REPUBLICANOS DE LAS CONSTITUYENTES DE 1869” (y números explicativos). I.N.: 23476 Setenta y dos retratos en óvalos enmarcados por las columnas de Hércules con la inscripción “PLUS ULTRA” y otras leyendas.” Y describe los tres pequeños retratos que encontramos bajo las columnas y en el centro de la parte inferior de la fotografía que corresponden al al fotógrafo Carlos Monney Millet con el nº 73, al litógrafo Julio Rubau Donadeu nº 75 y José Rubau Donadeu nº 74 como “autor del programa” (ambos hermanos cofundadores de la Primera Internacional) . Retratos de Carlos Monney y los dos hermanos Rubau, fragmento del foto-mosaico de los diputados constituyentes que votaron la república en 1869 (CFRivero)  

Ampliamos aquí estos tres retratos procedentes del ejemplar de nuestra colección, ya que en el de Madrid está precisamente borrado el del propio Monney (a la izquierda).

La Igualdad (Madrid.) 12/2/1870. Carta de Charles Monney ofreciendo "el retrato del Constituyente Rafael Guillen, muerto en Cádiz por las fuerzas del Gobierno, a beneficio de su huérfano.
La Igualdad (Madrid.) 12/2/1870Carta de Charles Monney ofreciendo “el retrato del Constituyente Rafael Guillén, muerto en Cádiz por las fuerzas del Gobierno, a beneficio de su huérfano.

Los sucesivos registros que nos proporciona la prensa de Madrid continúan refrendando su vinculación con la minoría republicana, así en febrero de 1870 se publica en “La Igualdad” su ofrecimiento del retrato del “Constituyente” Rafael Guillén, muerto en Cádiz por las fuerzas del Gobierno, a beneficio de su huérfano”. Ofrece también el retrato ampliado, “así como lo he hecho para todos los diputados de la minoría cuando tuve el gusto de retratarles.” – En alusión a los incluidos en el retrato mosaico que hemos visto más arriba.

Es en este mismo aviso donde incluye por vez primera la dirección de su nuevo estudio en Madrid, por tanto desde principios de 1870 se encuentra Carlos Monney nada menos que en la calle Arenal 1 y 3, es decir en la misma Puerta del Sol ya que el edificio hace esquina con la Plaza, y en algunas de sus cartulinas utiliza la dirección de “Puerta del Sol, 8“, advirtiendo que la entrada ha de hacerse por la calle Arenal. El local había estado ocupado desde el año 1864 por el fotógrafo Cárlos Domínguez(6), que liquida sus pertenencias en mayo de 1969.

Al día siguiente en el mismo períodico el partido Republicano

Anuncios del fotógrafo Charles Monney en La Discusión (Madrid) 24/5/1871 a 7/2/1872
Anuncios del fotógrafo Charles Monney en La Discusión (Madrid) 24/5/1871 a 7/2/1872
Anuncio del fotógrafo Charles Monney en La Correspondencia de España (Madrid) el  9-4-1871
Anuncio del fotógrafo Charles Monney en La Correspondencia de España (Madrid) el 9-4-1871

agradece el gesto a Monney y aconseja a sus seguidores la adquisición del retrato (La Igualdad, 13/2/1870). A partir de aquí los anuncios de Carlos Monney en la prensa madrileña aparecen con bastante frecuencia, a veces dos o tres cada mes, en el mismo domicilio de la calle Arenal, hasta julio de 1872. En algunos ofrece “Retratos de tamaño natural de busto en negro a 3 duros, y pintados al óleo a 6 duros”. “Targetas americanas, primera prueba, 10 rs. Copias, 4 rs”.(9)

Fotografía estereoscópica:

La fotografía estereoscópica es otra de las múltiples habilidades fotográficas que nos va mostrando Charles Monney, y aunque no debió practicarla con mucha asiduidad sí tenemos un anuncio de abril de 1871 en el que además de su repertorio habitual hace un “AVISO A LOS EDITORES, LIBREROS fotógrafos, etc. Vistas de toda España, grandes y en estereóscopo”. Y es que la estereoscopia no ha sido documentada hasta ahora como una de sus producciones. Hay que ser muy cauteloso no obstante con la interpretación de este párrafo, porque muchos estudios de la época vendían en sus establecimientos vistas de otros fotógrafos, pero aquí Monney no dirige su oferta al público sino a los profesionales, de manera que cuesta pensar que esos trabajos no fueran de su propia cosecha y cabría suponer que el objeto en venta eran las placas negativas, un producto a desarrollar por otros fotógrafos en la elaboración de positivos y en su comercialización (una sospecha que también tenemos en relación con Beauchy y la colección de vistas y tipos “de Monney”). En cuanto a que las vistas son “de toda España”, hay que señalar que desconocemos muchos de los lugares fotografiados por Monney, y que las noticias de algunos de los lugares por él visitados proceden de detalles circunstanciales y muy puntuales (por ejemplo en Granada y Málaga), por lo que no debemos descartar que su recorrido fuera en realidad mucho más amplio, sin que por el momento hayamos encontrado registros que lo documenten. Sea como fuere sí podemos informar que disponemos al menos de dos piezas estereoscópicas debidas a Charles Monney:

Charles Monney Millet. Gibraltar, Catedral anglicana Santísima Trinidad. Ca. 1865. Estereoscopia en albúmina sobre papel (CFRivero)
Charles Monney Millet. Gibraltar, Catedral anglicana Santísima Trinidad. Ca. 1865. Estereoscopia en albúmina sobre papel (CFRivero)

Estas tarjetas presentan la peculiaridad de no estar montadas sobre cartulinas estándares (17×8/9 cms.) sino sobre las mismas cartulinas que Monney empleaba para sus retratos en formato cabinet, o “tarjeta americana”, como se llamaron

Detalle de una estereoscopia de C. Monney para mostrar como bajo la albúmina se esconde el nombre y logotipo del fotógrafo
Detalle de una estereoscopia de C. Monney

en un primer momento. Las recortaba por los lados mayores componiendo un rectángulo de 163×82 mm., pero al pegar encima el par estereoscópico, de 7 cm de ancho cada una de las piezas, quedaba oculto su nombre y logotipo impresos en el margen izquierdo, como puede observarse en la imagen de la derecha, lo que no debía importarle gran cosa, de hecho muchos fotógrafos de la época ni siquiera incluían su nombre en las cartulinas estereoscópicas.

Charles Monney Millet. Burgos, Puerta de Santa María. Ca. 1865. Estereoscopia en albúmina sobre papel. (CFRivero)
Charles Monney Millet. Burgos, Puerta de Santa María. Ca. 1865. Estereoscopia en albúmina sobre papel. (CFRivero)

Estas dos estereoscopias conocidas de Monney, muestran la catedral anglicana de Gibraltar de la Santísima Trinidad y la Puerta de Santa María de Burgos, pero lo más importante para nosotros es cuánto nos recuerdan dos vistas casi idénticas del catálogo de Luis Leon Masson.

Luis Leon Masson. Burgos, Puerta de Santa María. Estereoscopia en albúmina sobre papel. Ca. 1865 (CFRivero)
Luis Leon Masson. Burgos, Puerta de Santa María. Estereoscopia en albúmina sobre papel. Ca. 1865 (CFRivero)
Detalles de las dos estereoscopias precedentes

Efectivamente al compararlas con las imágenes debidas a aquel fotógrafo, contemporáneo de Monney, publicadas en la monografía que le dedicamos(13), comprobamos que existe allí una fotografía de Gibraltar (G-9) de la misma iglesia y una estereoscópica de Burgos (BU-12) que es casi idéntica a la de Monney. Es necesario sin embargo comparar estas dos últimas y examinarlas con detalle para concluir que no se trata de la misma placa sino de otra realizada durante la misma sesión, lo que podemos apreciar porque en una de ellas se ve la sombra de un paseante. Esta manera de proceder ya la observamos en Masson en relación con las estereoscopias que vendió a la casa francesa Furne&Tournier, a quienes proporcionó una colección andaluza muy semejante a la realizada para él mismo, pero compuesta por placas diferentes fruto de una segunda toma. No tenemos otra prueba documental de la relación de Monney con Masson salvo su coincidencia en Sevilla y Madrid en los mismos periodos temporales, pero estos detalles que describimos dejan poco margen a la duda, y ya hemos visto la afición de Monney a asociarse con otros fotógrados, especialmente de su misma nacionalidad.

El retrato de León Gambetta en Madrid:

Muy interesante es también el anuncio aparecido en La Discusión del 24 de mayo de 1871 en el que informa que ha realizado en su estudio el retrato del adalid del movimiento republicano León Gambetta. Esta visita a la capital de republicano francés se hizo de absoluto incógnito, no hay rastro en la prensa madrileña del hecho, pero hemos encontrado notas en la prensa de provincias que lo corroboran(14). Es lógico suponer que para hacer posible este retrato entraran en juego sus conexiones políticas con el sector republicano, que con toda seguridad arropó a Gambetta durante su estancia en España. El interés que despertó en aquellos años este personaje, constituyó un fuerte reclamo propagandístico para su establecimiento, y Monney continuó repitiendo este anuncio hasta febrero de 1872.(9)

Anuncio de C. Monney en El Imparcial (Madrid) 9 y 14 de julio de 1872
Anuncio de C. Monney en El Imparcial (Madrid) 9 y 14 de julio de 1872 [citado por Asunción Domeño]

En Julio de 1872 nuestro fotógrafo cambia el domicilio de su estudio y se anuncia en la Carrera de San Jerónimo nº 8 – 4º piso, una dirección que desde 1863 a 1869 fue la sede del fotógrafo N. Toledo Miranzo.(15) Esta mudanza acontece justo unos días antes del atentado de la calle Arenal contra Amadeo de

Saboya, narrado por Benito Pérez Galdós en “Amadeo”, cuyos responsables fueron identificados como republicanos. Allí permanecerá escasamente unos meses, en los que parece estar dedicado a buscar nuevos horizontes, quizá porque el revolucionario ambiente de Madrid no le era ya muy propicio y porque su afección a la causa republicana era demasiado manifiesta. El caso es que Bernardo Riego aportó en 1986 una información en la que Charles Monney aparece asociado con el fotógrafo francés Leandro Desages, afincado en Pamplona en la calle Becedo nº 11(14). La fotografía que aporta José Antonio Torcida muestra que tanto uno como otro aparecen en la indicación de autoría al pie de la cartulina, Monney con su dirección de la Carrera de San Gerónimo 8 en Madrid.

El estudio de Bilbao:

Quizá pamplona fuese una de las ciudades exploradas por Monney para un traslado inmediato, el caso es que en Diciembre de 1872 ya no está en la capital, según se desprende de una providencia que publica un juzgado,

Nota de El Correo vascongado (Bilbao). 15 de Junio de 1873, anunciando la exposición de fotografías ampliadas debidas a Carlos Monney Millet
El Correo Vascongado. 15 de Junio de 1873

llamándole a declarar, por encontrarse en paradero desconocido, por una denuncia de estafa que interpuso tiempo atrás contra el fotógrafo de Jaén, Manuel Pez Ruiz.(15) Y no es hasta junio de 1873 cuando volvemos a tener noticias de su paradero gracias a la publicación de una nota de prensa sobre una exposición que organiza en Bilbao: “… retratos fotográficos del artista D. Carlos Monney. … imitan el estilo y colorido de Rembrent … de tamaño natural …”. Cinco días más tarde advierte también en la prensa que su estancia no será muy larga y apresura a su posible clientela para que realice sus retratos.(16)

Carlos Monney Millet. Retrato de dos niños. Bilbao, ca. 1873. Carte de visite en albúmina. (CFRivero)
Charles Monney Millet. Retrato de dos niños. Bilbao, ca. 1873. Carte de visite en albúmina. (CFRivero)

Sin embargo, el aviso en cuestión, no era más que una estrategia comercial, pues Monney termina abriendo su estudio en Bilbao, y aunque no sabemos exactamente en qué momento de 1873, ese mismo año se establece en la calle Correo nº 15. Hemos encontrado algunas cartes de visite y cabinets de esta época, con y sin dirección en su membrete. De su actividad profesional en la capital vizcaína sabemos que “en junio de 1873 reclama 790 reales judicialmente por unos retratos y en abril de 1875 un vecino de Deusto le debe 1.200 reales de vellón de varios retratos”, y dado que viaja a Madrid en este mismo año, otorga un poder judicial a su esposa Juana Aurín para que pleitee en su nombre(1). Y entre las fotografías que describimos a continuación hay un mosaico compuesto para la Guardia Foral de Vizcaya en 1873.

Las fotografías del Sitio de Bilbao:

Pero la obra fotográfica de mayor valor que Charles Monney Millet

Charles Monney Millet. Bilbao, retrato de Eugène Blot des Lyones. Ca. 1875. Carte de visite en albúmina (CFRivero)
Charles Monney Millet. Bilbao, retrato de Eugène Blot des Lyones. Ca. 1875. Carte de visite en albúmina (CFRivero)

nos ha legado es el reportaje del “Sitio de Bilbao” perpetrado por las tropas carlistas de febrero a Mayo de 1874(17), en la tercera Guerra Carlista. Fruto de este trabajo son tres álbumes identificados hasta ahora: El primero es un álbum con 94 fotografías se custodia en el Archivo Histórico de la Diputación Foral de Vizcaia, y puede consultarse en línea. De ellas no todas son exteriores o retratan las escenas de la resistencia de la ciudad frente a los carlistas, hay también algunos retratos de estudio.

Otro de los álbumes compuesto con las fotografías del “sitio”, junto con el que recoge las fotografías de la visita de Alfonso XII a Bilbao, fue regalado al rey por la viuda de Monney, Juana Aurín, y entregado en una audiencia en Palacio el día 17 de mayo de 1876. Ambos se conservan en el Archivo General de Palacio.

Nota de La Correspondencia de España (Madrid) del 24-5-1876 informando de la recepción por S. Majestad de Juana Aurín
La Correspondencia de España (Madrid) 24-5-1876 (Directori Clifford)

Y un tercer álbum con la siguiente descripción en su catálogo de venta: “1874. Charles Monney. Álbum fotográfico del Sitio de Bilbao. 49 fotografías en papel albuminado de 27 × 18 cm, pies de foto manuscritos. Encuadernadas en un álbum en gran folio, apaisado, con la lomera de piel, nervios, muy rozado. Presentado en una caja. Este álbum es uno de lo primeros ejemplos del uso de la fotografía en la documentación bélica que se hicieron en España”, ha sido adquirido recientemente por el Instituto del Patrimonio Cultural de España, y está disponible en la sede de su Fototeca.

Estas fotografías junto con el trabajo de Enrique Fazio en la Guerra de África en 1859-60(18), son las dos referencias más citadas por todos los autores que se han acercado a la fotografía relacionada con campañas bélicas en España, pero no ha sido objeto aún del trabajo pormenorizado que merece.

El estudio de Juana Aurín:

En la primavera de 1875 Carlos Monney viaja a Madrid, sin duda a cerrar los negocios que dejara abiertos a su marcha, pero fallece inesperadamente.

Charles Monney Millet. Retrato de dos hermanos y reverso. Cabinet en albúmina. Bilbao, ca. 1875. (CFRivero)
Charles Monney Millet. Retrato de dos hermanos y reverso. Cabinet en albúmina. Bilbao, ca. 1875. (CFRivero)

Este retrato de “dos hermanos” corresponde a su último periodo en Bilbao y es curioso el sello que Monney imprime en estas cuidadas cartulinas, titulando “Fotografía de la Real Casa de Monney”. Con toda seguridad una “categoría” alcanzada después de documentar, pudiera ser que de manera oficial, el recorrido de Alfonso XII en su visita a Bilbao con el que conformaría, como ya hemos señalado, el álbum que su viuda entrega al propio rey.

El Noticiero Bilbaino del 16 de Julio de 1881
El Noticiero Bilbaino del 16 de Julio de 1881

Juana Aurín continuó con el negocio bastantes años, César Estornes(1) nos informa también de que en 1884 Juana Aurín continuaba viviendo en Bilbao en la calle Correo 15 y mantenía el gabinete fotográfico con la ayuda de Fernando Echebarría (Palencia 1823-?). Remite a un anuncio del Noticiero Bilbaíno del 16 de Julio de 1881: “Fotografía Monney. Correo. 15. Se hacen fotografías todos los días de 9 a 5, aún cuando esté el cielo nublado | -Se trabaja con la mayor perfección, sometiendo la primera prueba á la aprobación del interesado.” El anuncio se repite hasta el 4 de noviembre de 1881 en que nos sorprende la siguiente noticia: “Ayer mañana, estando trabajando, murió repentinamente D. Eugenio Juliá, oficial de la fotografía de la Sra. viuda de Monney, calle del Correo, núm. 15. era muy inteligente en su arte y había contribuido mucho al merecido crédito do que goza la citada fotografia”.

El suceso parece abrir una brecha en la actividad del estudio que no vuelve a anunciarse en la prensa hasta cuatro años después en 1885:

Anuncio de Fotografía de Monney (su viuda) en El Noticiero Bilbaino de 18 de abril de 1885
El Noticiero Bilbaíno de 18 de abril de 1885

El anuncio de su reapertura nos informa de que además de retratos el estudio sigue ofertando: “Grandes vistas de los mejores puntos de la capital y toda la colección de cuando el Sitio de Bilbao”. Solo en agosto de 1886 el estudio pasa a otro fotógrafo Jorge Richou(1), con el título de “Fotografía Moderna“.


Reunir todas estas noticias sobre Charles Monney y profundizar en los detalles de su vida profesional nos han hecho considerar su aportación a la fotografía española en sus primeras décadas. Un fotógrafo cuyos comienzos están ligados al legendario grupo de los pioneros transeúntes, algo más tardío pero que nos recuerda a fotógrafos como Lorichon o el Conde de Lipa, entre otros. Monney nos sorprende también por su estrategia asociativa con fotógrafos ya asentados en muy diferentes localizaciones, aportando una variopinta oferta que parece adaptarse a cada necesidad, ya fuera con “vistas grandes y estereoscópicas”, “tipos”, ampliaciones, mosaicos, o vendiendo placas a sus colegas. En definitiva un modus operandi que no ha facilitado el hallazgo de su obra, que afortunadamente sí quedó registrada en los álbumes de Bilbao, testimonio de su maestría profesional. 

Bibliografía y notas:
  1. César Estornes Ibargüen. (2018). Fotógrafos del siglo XIX que pasaron por Bilbao, segunda parte. En: El Blog de César Estornes de Historia y Deportes.
  2. Lee Fontanella. (1881). Historia de la Fotografía en España. Madrid: El Viso. – Otros autores lo nombran situándolo en el nº 5 de la misma calle: G. Merck Luengo. (1986). Historia de la fotografía murciana. En: Sociedad de historia de la fotografía española., Yáñez, P. M. A., Ortiz, L. L., & Holgado, B. J. M. Historia de la fotografía española 1839-1986: Actas del I Congreso de historia de la fotografía española, Sevilla, Mayo 1986. Sevilla: Sociedad de historia de la fotografía española. (p: 282).- Díaz Burgos, J.M. y Tejeda Martín, I. (2001). 1863-1940. Fotografía en la Región de Murcia. La imagen rescatada. Murcia, Murcia Cultural.
  3. Fernández Rivero, Juan Antonio. (1994). Historia de la fotografía en Málaga durante el siglo XIX. Málaga, Universidad de Málaga-Ed. Miramar.
  4. Miguel Ángel Yáñez Polo. (1997). Historia General de la Fotografía en Sevilla. Sevilla: Monardes. p: 135
  5. Rodríguez Molina, Mª José; Sanchís Alfonso, José Ramón. Directorio de fotógrafos en España (1851-1936) : (elaborado con la información que proporcionan los anuarios y guías comerciales). Valencia : Archivo General y Fotográfico de la Diputación de Valencia , 2013. 2 (vol.) ISBN (o.c.) 978-84-7795-673-0
  6. Este fotógrafo regresó a Francia instalándose en Nevers desde la década de 1870, en la rue de L’Eveché 7 y en la avenue de la Gare 16 en la década siguiente): Voignier, J.-M. (1993). Répertoire des photographes de France au dix-neuvième siècle. Chevilly-Larue: Le Pont de Pierre.
  7. Antonio Jesús González Pérez. (2007). La Mezquita de plata. Diputación de Córdoba. p: 134-135.
  8. Delfín Rodríguez Ruiz y Helena Pérez Gallardo. (2015). Mirar la Arquitectura. Madrid: Ministerio de Cultura. P: 201
  9. La Igualdad (Madrid) 30-3-1870La Correspondencia de España 1-4-1870
  10. La Discusión (Madrid. 1856). 7/2/1872
  11. La Correspondencia de España, 1869 enero 18 p: 4 Anuncio de la liquidación de los efectos de la fotografía “Toledo Miranzo Hermanos”.
  12. Fernández Rivero, Juan Antonio; García Ballesteros, María Teresa. Descubriendo a Luis Masson: Fotógrafo en la España del XIX. Málaga, Ediciones del Genal, 2017. ISBN 978-84-17186-10-4
  13. La Iberia (Madrid. 1868). 15/3/1871, página 3 .- Diario de Córdoba de comercio, industria, administración, noticias y avisos, 1871 marzo 18 p: 2. En El Norte de Castilla de hoy encontramos la siguiente noticia. “Antes de anoche pernoctó en Burgos y ayer pasó por esta ciudad el ministro francés Mr. Gambetta, que lleva a Madrid y cerca de nuestro Gobierno una misión muy importante, según hemos oído a una persona que nos merece entero crédito.” La fecha de mayo de 1871 cuadra con estas noticias.
  14. Bernardo Riego y Ángel de la Hoz. (1987). Cien años de fotografía en Cantabria. Madrid: Lunwerg. – José Antonio Torcida (2014). Un nuevo dato sobre los fotógrafos Leandro Desages y Carlos Monney. Blog: Fotografía antigua de Cantábria.
  15. Asunción Domeño Martínez. (2017) A través de la cámara oscura. Técnicas fotográficas en el entorno del Carlismo. Pamplona, Gobierno de Navarra. Este pleito pone de manifiesto otra de sus relaciones con fotógrafos locales, en este caso de Jaén.
  16. El Correo Vascongado de 20 de junio de 1873
  17. Quien escribe en primer lugar sobre este conjunto es Enrique Sáenz de Sampedro. (1986). “Sobre el reportaje fotográfico de la III guerra Carlista (1870-1876)”. En: Yáñez (op. cit). Después hay que mencionar a Julio Montero Díaz y Javier Ortiz Echagüe. (2012). Fotografía e ilustración gráfica en la guerra carlista de 1872-1876. Goya 339. Y: Asunción Domeño (2017) (op. cit).
  18. Juan AntonioFernández-Rivero. (2011) . La fotografía militar en la guerra de África: Enrique Facio. En: Ceuta y la guerra de África de 1859-1860: XII Jornadas de Historia de Ceuta. Instituto de Estudios Ceutíes (Ceuta, Spain), pp. 459-492.
  19. Gracias a nuestro amigo José Mora Fernández hemos conocido el Calendario Ilustrado de Málaga para 1864 en el que aparece el fotógrafo Monney.
Sabina Muchart. [Málaga, pescadores botando una jábega]. H. 1900. Estereoscopia en albúmina. (CFRivero)

Acerca de Sabina Muchart

Tras el nombre del estudio fotográfico S. Muchart, que abrió al público en la Plaza de la Constitución de Málaga en 1887, descubrimos sorprendidos el nombre de una mujer: Sabina Muchart, quien inició su andadura en fuerte competencia con el estudio de Manuel Rey y mantuvo su vigencia durante cuarenta años.

Sabina Muchart. “Málaga – Una gran bebeora”. H. 1900. Tarjeta postal, ed: Álvarez Morales (CFRivero)

El descubrimiento de la identidad femenina de S. Muchart (1), cuando en 1994 dimos a conocer el nombre de Sabina Muchart Collboni como una mujer fotógrafa afincada en Málaga, ha tenido una notable repercusión mediática en los últimos años. Nuevos estudios documentales aportaron interesantes datos, especialmente en lo relacionado con su origen y la llegada a Málaga de ella y sus hermanos (2), y además en 2015 se dan a conocer unas fotografías que la relacionan con la guerra de África (3).

Ahora, en 2019, una invitación del Ateneo de Málaga a dar una conferencia sobre ella, en el marco de un ciclo sobre mujeres malagueñas, nos da la oportunidad de aportar nuevos datos y contribuir a descifrar la faceta profesional de un personaje tan discreto como es Sabina Muchart.

Los Muchart eran originarios del pueblo gerundense de Olot. Sabina nació en 1858 y ocupaba un lugar intermedio entre sus diez hermanos, algunos de ellos dedicados a actividades relacionadas con el ramo textil (2). Seguramente fueron motivos económicos los que empujaron a tres de los hermanos más mayores (Manuel, Esteban y Luis) a buscar otros horizontes instalándose en Málaga hacia 1871/72. Poco después Sabina se uniría a ellos según consta en el padrón de 1877, domiciliados en calle Granada 56, en el que declaran llevar cuatro años en la ciudad. Sabina, a sus 15 años, probablemente acudió a Málaga cuando sus hermanos ya se habían asentado y se dedicaban a la venta al por menor de tejidos, así lo atestiguan las guías locales (Muñiz, 1878), aunque muy pronto se trasladan a la calle Luis de Velázquez nº 1, (Guía de Muñoz Cerissola, 1879 y 1880). (2)

El comercio, llamado “Las Novedades” y a efectos mercantiles: “Muchart hermanos y Cía”, suponemos debió estar formado por los tres hermanos varones, dejando fuera a Sabina, que era muy joven y mujer. El negocio se amplía con una sucursal que abren en Córdoba, en la calle Librería

Anuncio en la guía de Muñoz Cerissola de 1881

16 con el mismo nombre “Las Novedades”, cuyos anuncios figuran ya en la prensa local desde octubre de 1880 (Diario de Córdoba, 17/10/1880 y en los años 1881 y 1882). Sin embargo las cosas se torcieron. En enero de 1882 Luis Muchart ha de comparecer ante el juzgado para practicar diligencias en relación con la demanda que ha presentado por estafa contra Antonio Carmona Fernández (Diario de Córdoba, 25/1/1882). En el mes de abril al comercio se le practica un embargo de diferentes piezas de tela para atender pagos pendientes de la Contribución Industrial (Diario de Córdoba, 5/4/1882), y finalmente en 1883 la firma se declara en quiebra (Diario de

Córdoba, 3/5/1883), un hecho que dificultaba la futura actividad comercial de los socios. En 1883 cierran el establecimiento de Málaga y continuan con el de Córdoba, para hacer la liquidación, un trámite que se alargó algunos años por lo que siguen apareciendo los anuncios de “Las Novedades” en Córdoba hasta el año 1887.

Sabina Muchart. Málaga, Plaza de la Constitución antes de la apertura de la calle Larios. 1889. Albúmina. (CFRivero)

Y es en este mismo año cuando aparece el estudio fotográfico de S. Muchart en la Plaza de la Constitución de Málaga. Pero ¿por qué un estudio de fotografía?. Y ¿por qué a nombre de S. Muchart?. En esta última cuestión tienen que ver los acontecimientos que acabamos de relatar y el hecho de que sobre Sabina Muchart no pesaba ningún impedimento legal para constituir un negocio. Otro de los hermanos, Francisco, ya andaba entre Málaga y Córdoba pero aún no había llegado a la mayoría de edad.

¿Qué relación habían establecido los Muchart con el medio fotográfico?. Aquí se suceden una serie de coincidencias que hemos documentado en la ciudad de Córdoba:

La clave pudo estar en Francisco. Por un lado sabemos que se aficionó a la pintura durante su estancia en Córdoba pues en 1889 presentó “Un cuadro de dibujo natural” (Diario de Córdoba, 6/6/1889) a la exposición de bellas artes organizada por el Ateneo cordobés. Y por otro tenemos una noticia que relaciona al pintor y fotógrafo Ventura Reyes Corradi, con los Muchart:

Obras de arte. En los escaparates de la casa de comercio del señor Muchart, calle de la Librería, hemos visto con gusto tres bellos paisages para abanico, pintados al óleo por nuestro estimado amigo señor Reyes Corradi. Uno representa la Catedral, Arrahola y Puente; otro la Puerta del Puente, y el otro un vistoso país. …”. (Diario de Córdoba, 1/12/1885)

Dorso de una carte de visite con los datos del estudio de Sabina Muchart en Málaga. H. 1890
Dorso de una carte de visite con los datos del estudio de Sabina Muchart en Málaga. H. 1890

Reyes Corradi fue profesor de la Escuela Provincial de Bellas Artes, en Córdoba, desde 1881 hasta su fallecimiento en 1901 (Malo y Martín, 2012) y fue también un hábil fotógrafo, de manera que bien pudo ser quien adiestrara a Francisco en ambas disciplinas y quizá también a Sabina e incluso a Manuel.

Todas estas circunstancias llevaron a la familia a considerar el estudio fotográfico como una buena opción y sin duda invirtieron algunos caudales salvados del desastre de la quiebra, situando el establecimiento en el lugar más privilegiado de la ciudad, y así el estudio S. Muchart abre sus puertas al público en 1887 (5) en la plaza de la Constitución nº 16-22, ya que hasta cuatro años después no se abriría en el urbanismo malagueño la que es desde entonces su principal arteria comercial: la Calle Larios.

Sabina Muchart. Málaga, Plaza de la Constitución. 1890/94. Gelatina de plata. En el último piso del edificio más alto se aprecia la terraza acristalada del estudio. (CFRivero)

Entre los años 1889 a 1892 el domicilio de los Muchart se sitúa en la calle Correo Viejo, 2-3º izqda., allí encontramos conviviendo en años sucesivos a Manuel y Sabina, ya que Esteban y Luis optan por buscar nuevas perespectivas a sus proyectos fuera de Málaga (6), constando en el padrón Manuel de profesión “fotógrafo” y Sabina sin datos profesionales. Pero en

Fragmento del Padrón de Málaga de 1882, calle Correo Viejo 2, Domicilio de la familia Muchart
Fragmento del Padrón de Málaga de 1882, calle Correo Viejo 2, Domicilio de la familia Muchart

1892 es Sabina quien aparece como cabeza de familia (en primer lugar y firmando el documento), aún sin indicar profesión, al tiempo que aumenta la familia con la presencia del hermano menor, Francisco. Estos datos parecen anunciar la enfermedad de Manuel, que efectivamente fallece en 1894 (2), lo que lleva a Sabina a asumir el liderazgo de la familia. Así este mismo año trasladan su residencia al piso situado bajo el estudio en la tercera planta del edificio que lo alberga en la Plaza de la Constitución, lo cual les da la posibilidad de colocar en la fachada un letrero con el nombre de “FOTOGRAFIA S. MUCHART”.(7)

Autor desconocido. Málaga, Plaza de la Constitución. H. 1905. Tarjeta postal editada por “Fin de siecle”.

El estudio detallado de los padrones desde esta fecha hasta su desaparición, nos revela primero que el estudio lo llevan conjuntamente Sabina y Francisco, a pesar de que repetidamente atribuyen a Sabina una dedicación a las tareas domésticas. Asímismo en las guías y anuarios comerciales de este periodo aparece reiteradamente la razón social S. Muchart en la Plaza de la Constitución 16-22 (que cambiará algo más tarde a 16), con tan sólo una excepción en la que aparece el nombre de “Francisco Muchart” y dos ocasiones en las que consta el nombre completo de Sabina.

Sin embargo está claro que Francisco, aquejado de “tuberculosis” no pudo mantener una actividad profesional a la altura de Sabina y que ella es el alma del estudio. Francisco fallece en 1910, por lo que Sabina queda sola hasta 1918, cuando regresa al domicilio familiar su hermano Esteban ya retirado, que permanece allí hasta su muerte en 1921(2).

Sabina tenía su principal competidor en el estudio de Manuel Rey, que estaba instalado desde 1884 en la calle Comedias 14-18,4º con un gran éxito de público. Pero en 1897 se abre en la Plaza de la Constitución 42,4º una sucursal a nombre de M. REY FOTOGRAFO. Y es que como ya escribí en 1994:

En toda la documentación que he podido examinar de este fogógrafo se nota un especial interés en aparecer como ‘M. Rey’. … Una explicación de este pequeño enigma podría venir dada por el hecho de que su hermana Matilde compartía el oficio con Manuel. … cuando M. Rey abre un nuevo estudio, en la plaza de la Constitución, parece que la encargada del mismo es Matilde. Efectivamente en el padrón de 1897 figura domiciliada en este lugar Matilde Rey Muro, junto a su madre Carolina, y en el de 1898 aparece ya viuda, y de profesión ‘S. S.’, junto a su hijo José Blanco Rey, de diecisiete años, y de profesión fotógrafo. … no debemos concluir nada de la profesión indicada para la madre. Era la costumbre de la época. No parecía normal que una mujer pudiera tener otra ocupación, y la misma indicación puso el funcionario de turno para la viuda de Lorichon y para la misma Sabina Muchart, de las que no puede dudarse de su oficio fotográfico.”(1)

Autor desconocido. Málaga, Plaza de la Constitución. H. 1905. Tarjeta postal editada por “Domingo del Río”.

Así pues tenemos en la plaza principal de la ciudad a dos mujeres fotógrafas hegemónicas, ocultas una y otra tras las iniciales de sus respectivos nombres M (Matilde Rey) y S (Sabina Muchart), pero sin duda bien conocidas en Málaga.

Por su estudio vemos pasar todo tipo de gentes y también personajes de la burguesía malagueña, por ejemplo miembros de la familia Orueta, aunque curiosamente hemos comprobado una mayor presencia de mujeres e incluso muchas fotografías infantiles, en comparación con las de otros estudios de la época. Sus fotografías están fijadas a cartulinas con muy diferentes diseños, que van cambiando con los años y en los que Sabina pone siempre especial cuidado, sin perder nunca su vigencia y adquiridas a los mejores proveedores, como alguna litografiada por B. Wachtl de Viena. Esta fuerte competencia hizo sin duda que Sabina extendiera su oficio fotográfico a otras facetas diferentes del retrato, y es gracias a estos trabajos que hoy podemos contemplar un interesantísimo legado, muy superior al que nos dejó su competidor.

Es el caso de la colección de fotografías estereoscópicas de Sabina Muchart, de las cuales no conocemos más que seis, que sin embargo reflejan una sensibilidad y profesionalidad excepcionales

Sabina Muchart. [Málaga, pescadores sacando el copo]. H. 1900. Estereoscopia en albúmina. (CFRivero)
Sabina Muchart. [Málaga, pescadores sacando el copo]. H. 1900. Estereoscopia en albúmina. (CFRivero)

Sabina Muchart. [Málaga, pescadores botando una jábega]. H. 1900. Estereoscopia en albúmina. (CFRivero)
Sabina Muchart. [Málaga, pescadores botando una jábega]. H. 1900. Estereoscopia en albúmina. (CFRivero)

Sabina Muchart. [Ronda, reata de mulas frente a la ciudad]. Estereoscopia en albúmina. (CFRivero)
Sabina Muchart. [Ronda, reata de mulas frente a la ciudad]. Estereoscopia en albúmina. (CFRivero)

Esta última estereoscopia de Ronda, curiosamente forma parte de la colección española que editó hacia 1905 la firma americana Underwood & Underwood, que necesariamente debió comprársela a Sabina.

Sabina Muchart. Picturesque Andalusia - a bit of the old town of Ronde, Spain. Ed. Underwood & Underwood. Estereoscopia en gelatina de plata. (CFRivero)

Una controvertida cuestión sobre la que queremos ofrecer nuestro punto de

La Guerra de África. Fuerte de Rostrogordo (Copia de una fotografía remitida por S. Muchart, de Málaga). Grabado aparecido en "La Ilustración artística" el 11/12/1893.
“La Guerra de África. Fuerte de Rostrogordo (Copia de una fotografía remitida por S. Muchart, de Málaga)”. Grabado aparecido en “La Ilustración artística” el 11/12/1893.

vista es la consideración de Sabina Muchart como “reportera de guerra”. Esta hipótesis fue expuesta por nuestro colega y amigo Antonio Jesús González en 2015 (3), basándose en un grabado aparecido en 1893 en la revista bacelonesa “La Ilustración artística” (11 diciembre 1893 p: 795). El grabado representa el fuerte melillense de Rostrogordo con militares posando al frente y se encuadra en un reportaje de la revista sobre la II Guerra de África. Al pie de la misma figura el siguiente texto: “La guerra de África. Fuerte de Rostrogordo (copia de una fotografía remitida por S. Muchart, de Málaga)”.

Sabina Muchart (fot.) La guerra de África - Jefes de la ambulancia enviada a Melilla por la Cruz Roja de Madrid (De fotografía de S. Muchart de Málaga). Grabado publicado en "La Ilustración artística" 11/12/1893.
Sabina Muchart (fot.) La guerra de África – Jefes de la ambulancia enviada a Melilla por la Cruz Roja de Madrid (De fotografía de S. Muchart de Málaga). Grabado publicado en “La Ilustración artística” 11/12/1893

En 2016 el periodista Eduardo del Campo publica en el diario “El Mundo”(4) un reportaje titulado “La primera fotógrafa de guerra de la historia es española“, donde añade como prueba de ello otro grabado publicado en el mismo número de “La Ilustración artística” que el anterior (p: 799). Es el retrato de un grupo de militares sanitarios en cuyo pie se lee: “La guerra de África. Jefes de la ambulancia enviada a Melilla por la Cruz Roja de Madrid (De fotografía de S. Muchart, de Málaga).

Sabina Muchart. [Retrato de dos jóvenes con paraguas]. Detalle ampliado del fondo del estudio. Carte de visite en albúmina. H. 1903. (CFRivero)
Sabina Muchart. [Retrato de dos jóvenes con paraguas]. Detalle ampliado del fondo del estudio. Albúmina. H. 1903. (CFRivero)

Sin embargo hemos podido constatar que esta fotografía no se realizó en tierras africanas sino en el estudio malagueño de la fotógrafa, ya que hemos comprobado la coincidencia del fondo utilizado con otras fotografías realizadas en su estudio, como la que incluimos aquí. Tengamos también en cuenta que Málaga era la puerta de entrada y salida de cualquier movimiento de la península hacia Melilla.

Queda pues una única muestra, ya que no se ha encontrado ningún otro grabado o fotografía de aquel supuesto reportaje realizado por Muchart, que además, y a diferencia de la leyenda que aparece en el grupo sanitario: “… de fotografía de S. Muchart”, la revista identifica su origen como: “… de una fotografía remitida por S. Muchart”, por lo que en nuestra opinión se trata de una fotografía adquirida en Málaga por el estudio, a algún reportero procedente de Melilla, para enviarla a la revista con la que colaboraba y que demandaba este tipo de ilustraciones.

Estos dos grabados son los que han dado pie a considerar a Sabina Muchart no sólo como la primera reportera de guerra de España sino de todo el mundo. Descartado el retrato de estudio, el grabado de Rostrogordo no nos parece suficiente para hacer tal afirmación. La presencia de una mujer fotógrafa en un cuartel estimamos que hubiera causado tal impacto que habría dejado sin duda algunos comentarios periodísticos en la prensa del momento. Creemos pues poco probable que Sabina Muchart hubiese ejercido como reportera de guerra, ni siquiera estos documentos pueden probar que se desplazó, no ya a los escenarios del enfrentamiento, sino tan siquiera a la ciudad de Melilla. Por lo que sería necesario contar con alguna otra prueba que pudiese corroborar esta hipótesis.           

De su actividad en la fotografía de paisajes, urbanos o rurales, tenemos también muestras muy interesantes gracias a su colaboración con el editor malagueño de tarjetas postales “Rafael Álvarez Morales”(8). Hacia 1901 publica una serie en la que colaboran los mejores fotógrafos de Málaga como Miguel Osuna y otros, además del propio editor. En la colección encontramos 36 tarjetas (de un total de unas 90) en las que consta como fotógrafa Muchart.

Sabina Muchart. Málaga, en la Pescadería. Tarjeta postal ed. R. Álvarez Morales. H. 1901. (CFRivero)
Sabina Muchart. Málaga, en la Pescadería. Tarjeta postal ed. R. Álvarez Morales. H. 1901. (CFRivero)

Sabina Muchart. Málaga, muelle de Guadiaro. Tarjeta postal  ed. R. Álvarez Morales. H. 1901. (CFRivero)
Sabina Muchart. Málaga, muelle de Guadiaro. Tarjeta postal ed. R. Álvarez Morales. H. 1901. (CFRivero)

Junto a las vistas encontramos también la recreación teatralizada de personajes típicos de la ciudad, como el cenachero o las flamencas, algunas de las cuales sirvieron como reclamo en la publicidad de los vinos de Málaga.

Prueba de su trabajo de campo son fotografías como la del Torcal, o las que

Sabina Muchart. Málaga - Antequera - El Torcal. Tarjeta postal ed. R. Álvarez Morales. H. 1901. (CFRivero)
Sabina Muchart. Málaga – Antequera – El Torcal. Tarjeta postal ed. R. Álvarez Morales. H. 1901. (CFRivero)

realizó de la fragata alemana Gneisenau, de la que entre las tarjetas postales encontramos una interesante secuencia temporal, ya que tenemos una imagen del día anterior al naufragio, otra del día de la catástrofe y una tercera del día posterior al suceso.

  • Sabina Muchart. Malaga, naufragio de la Fragata de guerra alemana "Gneisenau" (16 Diciembre 1900). Tarjeta postal. R. Álvarez Morales ed. (CFRivero)
Sabina Muchart fot. [Málaga, calle Molina Larios, Plaza de la Constitución y Cortina del Muelle con el Puerto. Grabados. La Ilustración, octubre 1889
Sabina Muchart fot. [Málaga, calle Molina Larios, Plaza de la Constitución y Cortina del Muelle con el Puerto]. Grabados. La Ilustración, octubre 1889

De su colaboración en las revistas ilustradas de la época, nos han llegado también imágenes de la ciudad de Málaga, en concreto siete aparecidas en La Ilustración en octubre de 1889.(9)

Reproducciones de óleos del pintor Antonio de la Torre en “La Ilustración” (Barcelona) del 19/04/1991. Retratos de actrices de la época en la revista Nuevo Mundo (Madrid, 16 de abril de 1902)

Sabina Muchart. Toros en Málaga, Manolete en su primer toro. La fiesta nacional, 1908
Sabina Muchart. Toros en Málaga, Manolete en su primer toro. La fiesta nacional, 1908

También escenas taurinas, auténticas instantáneas tomadas en la plaza de toros de Málaga.

Igualmente tenemos en la CFRivero algunas fotografías de imágenes religiosas y algunas otras, como las de San Ciriaco y Santa Paula de la Catedral de Málaga, pueden verse en otras fototecas.

Su trayectoria profesional se extiende a lo largo de cuarenta años, ya que su actividad comenzó, como hemos visto, hacia 1886/87 y su muerte acaeció en 1929. Aunque no conocemos con exactitud cuando cierra su estudio (en nuestra colección figura una pieza fechada en 1926), es muy posible que permaneciera abierto hasta alguna fecha cercana a su muerte. En los anuarios Bailly-Bailliere figura hasta 1935, pero obviamente se trata de un error, ya que en el “Anuario general de Málaga” de 1930 su local aparece “en obras” y el tercer piso lo ocupa ya el laboratorio de D. Estéban Pérez Bryan.

Sabina Muchart. Retrato de "Victoria". Málaga 1926. Tarjeta postal en gelatina de plata. (CFRivero)
Sabina Muchart. Retrato de “Victoria”. Málaga 1926. Tarjeta postal en gelatina de plata. (CFRivero)

El conjunto de su obra sitúa a Sabina como uno de los grandes fotógrafos malagueños del siglo XIX y principios del XX. Su gabinete representó como ninguno el gran estudio de salón del cambio de siglo, un modelo que desaparecería hacia los años veinte y que en Málaga tuvo como sus mejores representantes, además de Muchart, a Manuel Rey o a Wandre en sus primeros momentos. Todos ellos se dedicaban especialmente al retrato aunque acometían también otro tipo de trabajos, pero en el caso de Muchart la variedad y calidad de sus fotografías fuera del estudio son los que acabaron por situarla entre los mejores representantes del arte fotográfico de toda la historia malagueña.

Ya en 1994 afirmé que Muchart fue probablemente la fotógrafa más destacada de España (hablamos desde los inicios de la fotografía hasta la guerra), y hoy no puedo más que reafirmarme en esta opinión. En aquellos tiempos resultaba muy difícil para una mujer sobresalir en cualquier actividad, pero ella supo hacerlo en su profesión de manera que su trabajo resalta en el conjunto de la fotografía y no sólo entre las mujeres fotógrafas, pero no cabe duda que llevó siempre una vida discreta y poco reconocida. Hoy, gracias al movimiento reivindicativo de las mujeres, su figura ha sido rescatada del olvido y en años recientes su nombre aparece con mucha frecuencia en los medios como una de las más destacadas mujeres fotógrafas de nuestra historia.

Notas y Bibliografía
(1) Juan Antonio Fernández Rivero Historia de la fotografía en Málaga durante el siglo XIX. Universidad de Málaga-Editorial Miramar, Málaga, 1994. ISBN 978-84-604-9835-3 (p:110, 163)
 
(2) María de los Santos García Felguera. De Olot a Málaga. La fotógrafa Sabina Muchart Collboni. Girona, 2004
 
(3) Antonio Jesús González Pérez. Fotógrafo de guerra: La fotografía de guerra en España (1859-1939). Córdoba, Diputación provincial, 2015. ISBN 978 84 8154 390 2.
 
(4) Eduardo del Campo. “La primera fotógrafa de guerra de la historia es española“. Diario “El Mundo”, 30/8/2016
 
(5) Las primeras noticias sobre el estudio fotográfico de S. Muchart proceden por un lado del Anuario del comercio, de la industria, de la magistratura y de la administración. 1887, página 1.295. Estos anuarios de envergadura nacional se preparaban con mucho tiempo de antelación por lo que es muy posible que su actividad comenzara ya en 1886. Y por otro de la primera guía local en la que hemos encontrado el estudio es en el “Almanaque Guía de Las Noticias para 1888”, publicado en Málaga en 1887.
 
(6) La región exrtremeña (Badajoz). 1893-05-26. “Forasteros que han llegado: D. Esteban Muchart.” / Diario de Tenerife. 1895-04-25. “El vapor Conde Wifredo embarcó ayer para Cádiz los siguientes pasajeros: … D. Esteban Muchart…” / Mensajero Leonés. 1905-12-21. Viajeros llegados hoy: Esteban Muchart… / Diario de Burgos, 14-11-1907 “Viajeros llegados hoy: Esteban Muchart…
 
Manuel Torres Molina (Granada). Málaga, farmacia de la Plaza de la Constitución destruida por los rojos. Gelatina de plata. H. 1940. (Biblioteca Nacional de España)(7) El edificio de cuatro plantas, estaba rematado por una terraza acristalada, muy probablemente construida por los Muchart, ya que no tenemos noticia de que hubiese allí ningún estudio fotográfico con anterioridad. La fotografía de la izq. nos lo muestra tras el incendio que sufrió en el curso de la Guerra Civil. Actualmente lo reemplaza un nuevo edificio de cinco plantas, similar en su aspecto y rematado igualmente por una terraza acristalada. (Fot. BNE)
 
(8) Fernández Rivero, Juan Antonio; García Ballesteros, María Teresa. Desde Málaga, Recuerdos…II: Las tarjetas postales ilustradas de Málaga (1896-1940). Ediciones del Genal, Málaga, 2016. ISBN 978-84-16871-04-9. (p: 21)
 
(9) Al pié de estos grabados figura como autor “J. Muchart”, error cometido por la revista al interpretar la S del logotipo de S. Muchart como una “J”.
José Spreáfico. Cacería en el Monte Hacho de Álora con Francisco Romero Robledo. Álora (Málaga). 1870. Estereoscopia en Albúmina (CFRivero)

Un reportaje de caza con José Spreáfico en 1870

Un reportaje de caza en 1870 es sin duda una nueva sorpresa debida, cómo no, al fotógrafo José Spreáfico. Es una colección realmente insólita que fue posible por la confluencia de diversos personajes dispuestos sobre todo a pasárselo bien.

José Spreáfico. Francisco Romero Robledo cazando en el Monte Hacho en Álora. Álora (Málaga). 1870. Estereoscopia en Albúmina (CFRivero)
José Spreáfico. Francisco Romero Robledo cazando en el Monte Hacho en Álora. Álora (Málaga). 1870. Estereoscopia en Albúmina (CFRivero)

En la única fotografía de este reportaje compuesto por 11 estereoscopias, en la que se avista una población, reconocimos enseguida la fisonomía de la localidad de Álora, un pueblo de la provincia de Málaga bien encaramado en las montañas que rodean el Valle del Guadalhorce, confirmada además por una anotación manuscrita al dorso de otra de las cartulinas: “Álora, Dic/1/70”, así pues teníamos dos datos clave, el lugar y la fecha.

José Spreáfico. Reportaje de caza en el Monte Hacho en Álora. Álora (Málaga). 1870. Estereoscopia en Albúmina (CFRivero)
José Spreáfico. Reportaje de caza en el Monte Hacho en Álora. Álora (Málaga). 1870. Estereoscopia en Albúmina (CFRivero)

Pero… ¿Quién podría ser su autor? 1870 era aún una fecha en la que tomar una fotografía fuera del estudio no era un asunto fácil, cuanto mas si el exterior del que se trata es un agreste terreno montañoso.
¿Cuál de los profesionales que trabajaban en aquellos años en Málaga podría haberse comprometido a semejante aventura?:
Sin duda un fotógrafo avezado ya en la fotografía de reportaje en exteriores,  conocedor del terreno y a su vez bien conocido de los paisanos del lugar… y evidentemente un fiel practicante de la fotografía estereoscópica.

José Spreáfico. Reportaje de amigos en el Monte Hacho en Álora (detalle). Álora (Málaga). 1870. Estereoscopia en Albúmina (CFRivero)
José Spreáfico. Reportaje de amigos en el Monte Hacho en Álora (detalle). Álora (Málaga). 1870. Estereoscopia en Albúmina (CFRivero)

Lo cierto es que todos estos requisitos, las características de la cartulina del soporte y su similitud con otras de comprobada autoría concurrian en el fotógrafo José Spreáfico (Oggiono (Italia) 1831- Málaga 1878), además de que en estas tomas encontramos una gran similitud con las del grupo del ferrocarril Córdoba-Málaga realizado por autor. Todo ello nos llevó a atribuirle con certeza este trabajo, contando además con la circunstancia de la relación tan cercana de Spreáfico con la villa de Álora, ligada a su reportaje de la línea férrea y otras fotografías de estos parajes que ya habíamos estudiado. (1)

José Spreáfico. Reportaje de caza en el Monte Hacho en Álora, detalle. Álora (Málaga). 1870. Estereoscopia en Albúmina (CFRivero)
José Spreáfico. Reportaje de caza en el Monte Hacho en Álora, detalle. Álora (Málaga). 1870. Estereoscopia en Albúmina (CFRivero)

Nuestra investigación para determinar el lugar exacto en el que se realizaron las fotografías nos llevó a contactar con nuestro amigo Alejandro Rosas Fernández, un privilegio de historiador para todo el Valle del Guadalhorce, quien buscó el asesoramiento de vecinos de Álora que vieron en las fotografías los perfiles accidentados del Monte Hacho situado al oeste de la villa. Con él fuimos a reconocer el terreno en una mañana fresquita y comprobamos la curiosa relación que tenían las rocas fracturadas y las concavidades que la metereología había formado en aquellos terrenos sedimentarios, con algunas de las extrañas posturas de los protagonistas de la excursión decimonónica, que parecían estar hundidos o semienterrados en plena roca…

José Spreáfico. Una broma en el Monte Hacho de Álora. Álora (Málaga). 1870. Estereoscopia en Albúmina (CFRivero)
José Spreáfico. Una broma en el Monte Hacho de Álora. Álora (Málaga). 1870. Estereoscopia en Albúmina (CFRivero)

Si se observa el detalle de esta fotografía, claramente uno de los “cazadores” está siendo introducido en una gran oquedad del terreno, como las que efectivamente comprobamos que existían en las estribaciones del Hacho.
Estos amigos hacen bromas, componen escenas un tanto cómicas y procuran que el fotógrafo capte este momento de diversión.
Realmente no conocemos otra colección de estereoscopias en el XIX español que refleje así una actividad lúdica en un entorno privado como una cacería. De ahí la extrañeza con la que examinamos por primera vez este grupo de once cartulinas cuando llegaron a la CFRivero.

José Spreáfico. Cacería en el Monte Hacho de Álora con Francisco Romero Robledo. Álora (Málaga). 1870. Estereoscopia en Albúmina (CFRivero)
José Spreáfico. Cacería en el Monte Hacho de Álora con Francisco Romero Robledo. Álora (Málaga). 1870. Estereoscopia en Albúmina (CFRivero)

Leopoldo Rovira. Retrato de Francisco Romero Robledo (Galería de los Representantes de la Nación). 1869. Albúmina. (CFRivero)
Leopoldo Rovira. Retrato de Francisco Romero Robledo (Galería de los Representantes de la Nación). 1869. Albúmina. (CFRivero)

Así que la siguiente incógnita a desvelar era, lógicamente, ¿Quiénes son los protagonistas de esta historia?: Pueden identificarse en el grupo, por su indumentaria y actitudes dos personajes principales y otras cinco personas, pertrechados de escopetas o bastones y acompañados de sus perros… y fue también Alejandro Rosas quien identificó la fisonomía de uno de ellos, el parecido y la edad del personaje que tiene la mano en la cadera coinciden con el político Francisco Romero Robledo, natural de Antequera, que por sus aficiones y apostura era apodado “El Pollo de Antequera”. No hemos encontrado mejor retrato de su personalidad que el que hace José Ayala Pérez (2) dedicada a este “político de la Restauración”, que tuvo una gran significación popular en su tiempo por su carácter, su elocuencia y su actitud caciquil.

José Spreáfico. Bromas de cazadores en el Monte Hacho de Álora. Álora (Málaga). 1870. Estereoscopia en Albúmina (CFRivero)
José Spreáfico. Bromas de cazadores en el Monte Hacho de Álora. Álora (Málaga). 1870. Estereoscopia en Albúmina (CFRivero)

Realmente cuadra el personaje con la situación festiva entre amigos y con el privilegio de contar con un gran fotógrafo, para tomar estas originales imágenes.

Al fotógrafo José Spreáfico hemos dedicado en este blog varios artículos y publicado alguno más extenso sobre su obra, casi según hemos ido descubriendo nuevas aportaciones, pero seguramente que ésta no será nuestra última mirada a este sorprendente fotógrafo.

(1) Juan Antonio Fernández Rivero. “La obra fotográfica de José Spreáfico”. Actas de Imatge i recerca, 12es Jornades. Girona, 2012.

(2) José Ayala Pérez. Un político de la Restauración Romero Robledo. 1971

J. Laurent et Cie. Málaga, el puerto. Ca. 1880. Albúmina

Exposición: Málaga desde sus atalayas: 1854 – 1925

J. Laurent et Cie. Málaga, el puerto. Ca. 1880. Albúmina
J. Laurent et Cie. Málaga, el puerto. Ca. 1880. Albúmina

            Sala de exposiciones “Photoespacio” en La Térmica. Avenida de los Guindos, 48. 29004 Málaga – del 15 de diciembre de 2017 al 1 de abril de 2018 martes a domingo, de 11.00 a 14.00 h. y de 17.00 a 21.00 h.

Entrevista sobre la exposición                          Visita rápida

A partir de nuestros fondos hemos preparado una exposición de fotografías originales realizadas entre los años 1854 a 1925, de panorámicas de Málaga. En conjunto, se muestran un total de 46 fotografías que proponen un recorrido histórico sobre la fisonomía de la ciudad y que están tomadas desde las diferentes atalayas malagueñas: Gibralfaro, la Alcazaba, la torre de la Catedral, el monte Calvario, los edificios frente al puerto… elegidas por fotógrafos como: Charles Clifford, José Martínez Sánchez, J. Laurent, Luis Masson, Joaquín Oses, etc. Algunas de estas panorámicas están compuestas de varias imágenes concatenadas, y se nos presentan en diferentes formatos y técnicas. La exposición pretende recorrer con el visitante los puntos de vista elegidos por estos fotógrafos y simultáneamente hacer un viaje en el tiempo reflejado en los cambios urbanísticos que han ido configurando la Málaga que hoy conocemos.

Photoglobe Zurich “Málaga, Plaza de toros y Malagueta” Ca. 1905. Procedimiento fotocromo
Photoglobe Zurich. “Málaga, Plaza de toros y Malagueta”. Ca. 1905. Procedimiento fotocromo

Los antecedentes en el tiempo en cuanto a la realización de panorámicas son numerosos, existen notables ejemplos realizados mediante la primitiva técnica del daguerrotipo, como la debida a Choiselat en 1845 sobre la rada de Tolón, compuesta de cinco placas sucesivas. Y desde luego en España contamos con magníficas panorámicas realizadas ya en los primeros tiempos de la fotografía por Louis de Clercq, Luis Masson o Jean Laurent, con positivos en albúmina.

En el caso de Málaga estamos en una ciudad que al estar rodeada de elevaciones excepto por el oeste, ofrece al fotógrafo múltiples posibilidades de realizar este tipo de fotografías, la primera de las cuales es sin duda Gibralfaro. Así se refleja en la cantidad y calidad de estos panoramas que prestan especial atención a su puerto y discurren hacia el interior para perderse en los barrios de la zona norte.

Colección Malagueña Málaga y su Puerto desde Gibralfaro Ca. 1900. Tarjeta postal en 2 partes. Impresión fotomecánica
Colección Malagueña. Málaga y su Puerto desde Gibralfaro. Ca. 1900. Tarjeta postal en dos partes. Impresión fotomecánica

Las torres de la Alcazaba, o algunos enclaves de la Coracha en su parte inferior, proporcionaron panoramas más cercanos de la zona portuaria y la primera línea de la ciudad ante el mar, y en el periodo entre siglos nos muestran el paisaje cambiante del muelle y del nuevo parque en crecimiento. Aunque la atalaya preferida por los fotógrafos para captar la fachada marítima malagueña por excelencia, fue sin duda la Farola: a veces desde su base, pero sobre todo desde su balcón más elevado, el fotógrafo solía hacer una primera fotografía del muelle de Levante y a partir de aquí, tras el puerto, discurrían la Alcazaba y la Aduana, la Catedral y la fina línea de la ciudad hacia occidente, perdiéndose entre las chimeneas que recorrían la bahía entre el Guadalmedina y el Guadalhorce.

José García Ayola. Málaga desde la Farola Ca. 1880. Albúmina
José García Ayola. Málaga desde la Farola. Ca. 1880. Albúmina

La vida de una ciudad marítima gira en gran parte en torno a su puerto, y esta necesidad de reflejar su parte más vital hizo que numerosos fotógrafos utilizasen los últimos pisos de los edificios próximos al Cuartel de la Parra, junto al muelle, como nueva atalaya desde la que mirar hacia el oeste y recorrer con la cámara desde el muelle, la “Cortina del Muelle”, la Aduana, el paseo y la Farola hasta el mar.

Autor desconocido Málaga, la Cortina del Muelle y el Puerto desde alguna azotea próxima al Cuartel de la Parra Ca. 1880. Albúmina
Autor desconocido. [Málaga, la Cortina del Muelle y el Puerto desde alguna azotea próxima al Cuartel de la Parra]. Ca. 1880. Albúmina

Y ¿por qué no desde el mar?, alguna fotografía tenemos desde esta perspectiva aunque no son muy frecuentes, sobre todo en los primeros tiempos de la fotografía, en los que la necesidad de un tiempo de exposición relativamente largo, hacía imposible realizar fotografías desde una embarcación, un punto de vista siempre ondulante.

Ya en el interior de las intrincadas calles y las escasas plazas de esta Málaga de la segunda mitad del siglo XIX y principios del XX, las torres de las iglesias y de la Catedral se ofrecen como atalayas destacadas para fotografíar la sucesión de tejados y edificios en una u otra dirección.

Grafos Málaga, vista panorámica de la población [tomada desde la torre de la Catedral] 1922/23. Tarjeta postal en 2 partes. Impresión fotomecánica
Grafos. Málaga, vista panorámica de la población [tomada desde la torre de la Catedral]. 1922/23. Tarjeta postal en 2 partes. Impresión fotomecánica
Sin embargo los fotógrafos también se desplazan a las elevaciones del noroeste, en las inmediaciones del Convento de la Trinidad o del Arroyo de los Ángeles para captar la imagen de la ciudad tras el río al pie de Gibralfaro, con las torres de sus iglesias, San Juan, los Mártires… la Catedral y la Farola destacadas en el horizonte. El círculo se cierra en el norte con el Monte Calvario, desde allí la panorámica parte de un primer plano de la espadaña de la iglesia de la Victoria y la calle Cristo de la Epidemia para recortar la ciudad y su Catedral sobre el mar y la sierra de Mijas, destacando la explanada del Ejido al oeste y los hornos de sus tejares perfectamente definidos.

Desde las largas exposiciones requeridas por las placas negativas al colodión húmedo, con las que trabajaban aquellos fotógrafos dignos de protagonizar una novela épica, a las instantáneas que nos devuelven los imaginativos fotógrafos del siglo XX, hemos querido reunir en esta muestra lo mejor de estas imágenes “panorámicas”, en una sola toma a veces pero en muchos casos compuestas por dos, tres y hasta cinco imágenes concatenadas en las que el expectador pueda girar con el fotógrafo. Y ese es nuestro deseo: ¡disfrute de las vistas!

Cartel exposición Málaga desde sus Atalayas, 1854-1925

————————————–

Como complemento a la exposición se edita un catálogo que incluye todas las imágenes expuestas, con amplios comentarios sobre las obras y los fotógrafos:

Málaga desde sus atalayas 1854-1925. Málaga, Diputación, 2017. ISBN 978-84-7785-992-5

Noticias en la prensa:

Diputación de Málaga: Noticias  Paseo en imágenes

Diario Sur: “Las primeras fotos de Málaga descubren la revolución urbana de la ciudad en el siglo XIX”. Francisco Griñán

Europa Press: “Photoespacio de La Térmica acoge una exposición inédita con las primeras fotografías panorámicas de Málaga”.

Ferrier-Soulier. 7084 Vue a Malaga (Espagne). Málaga, 1863. Estereoscopia en albúmina.

Málaga en las estereoscopias de Ferrier

1857 es el año en el que se edita una de las primeras series estereoscópicas de localidades españolas, publicada en París por Claude Marie Ferrier, en ella aparecen: Madrid, Segovia, Toledo, Cuenca, Córdoba, Sevilla, Granada, Ronda y Málaga, ciudad a la que hoy vamos a dedicar este espacio.

Ferrier-Soulier. 7084 Vue a Malaga (Espagne) [Batería de San Rafael]. Málaga, 1863. Estereoscopia en colodión sobre vidrio.
Ferrier-Soulier. 7084 Vue a Malaga (Espagne) [Batería de San Rafael]. Málaga, 1863. Estereoscopia en colodión sobre vidrio.
A partir del trabajo del fotohistoriador Rafael Garófano(1) nos iniciamos en el conocimiento de este ingente y singular fóndo que fue generando la empresa que unos años después, en 1864, Ferrier junto a su hijo continua junto a Soulier (Ferrier père fils et Soulier), incorporan nuevas vistas de España añadiendo: Pamplona, Olite, Zaragoza, Montserrat, Barcelona, Sagunto, Valencia, Alicante, Cartagena, Cádiz, Aranjuez, La Granja, El Escorial y Burgos (serie 7000).(2)

Pero vamos a centrarnos aquí en las fotografías dedicadas a esta ciudad del sur de Europa, que muchos europeos verían por primera vez en estas estereoscopias sobre vidrio, que en francés el editor tituló y numeró así, bajo el apartado genérico de Malaga:

  • 6500   Panorama de Málaga
  • 6501   Vue du port de Málaga
  • 6502   Chantiers de Málaga
  • 6503   Vue panoramique des faubourgs
  • 7081   Panorama de Malaga pris du château
  • 7082   Panorama de Malaga pris de Saint-Christophe
  • 7083   Fontaine du Salon de Bilbao
  • 7084   Vue à Malaga (6)

Como quiera que los fondos de esta casa pasaron a la firma Levy, continuadores de la empresa, hoy día muchos de sus negativos se conservan en esta colección que guarda la Agence Roger Viollet en París.

Ferrier-Soulier. 6500 Panorama de Malaga. 1857. Colodión sobre vidrio en formato estereoscópico
Ferrier-Soulier. 6500 Panorama de Malaga. 1857. Colodión sobre vidrio en formato estereoscópico

Esta primera fotografía, la 6500, muestra la ciudad desde El Castillo de Gibralfaro, una atalaya ideal desde la que el fotógrafo eligió la vertiente marítima en la que están presentes tanto el mayor edificio de la ciudad: su catedral y el palacio de la Aduana junto al puerto.

Jean Laurent/Ferrier. Malaga, vue du port. 1857. Albúmina en formato estereoscópico
Jean Laurent/Ferrier. Malaga, vue du port. 1857. Albúmina en formato estereoscópico

La 6501 está tomada desde el piso superior de La Farola (faro de la ciudad), mostrando el muelle principal con las barcas un tanto movidas, la Catedral y parte del edificio de la Aduana que se ve a la derecha de la imagen.

La estereoscopia 6502, titulada “Chantiers de Málaga” (Astilleros de Málaga)

Ferrier-Soulier. 6502 Chantiers de Malaga. 1857. Colodión sobre vidrio.
Ferrier-Soulier. 6502 Chantiers de Malaga. 1857. Colodión sobre vidrio.

muestra una escena de la playa de Pescadería (hoy Muelle de Heredia) en la que se podrían estar construyendo grandes barcazas de pesca.

Ferrier-Soulier. 6503 Malaga, vue panoramique des faubourgs. 1857. Colodión sobre vidrio.
Ferrier-Soulier. 6503 Malaga, vue panoramique des faubourgs (detalle). 1857. Colodión sobre vidrio.

La estereoscopia 6503 muestra la zona norte de Málaga, en la que destaca el Convento de la Victoria, sede de la Patrona de la ciudad, a la derecha, y a la izquierda una de las escasas imágenes del desaparecido Circo y Plaza de Toros de la Victoria, separados ambos por la calle Cristo de la Epidemia.

La pregunta que muchas veces queda sin responder cuando estudiamos estas fotografías decimonónicas de grandes editores, es ¿cual sería la identidad del fotógrafo que realizó la toma?. En este caso sabemos que Clifford realizó algunas de ellas (existe carta en la que afirma tener que ir a Segovia a realizar fotografías estereoscópicas para Ferrier), aunque el asunto requiere más investigación. Por otro lado sabemos también que las fotografías 6501, 6502 y 6503 (así como de otras ciudades) aparecen en el catálogo del fotógrafo Jean Laurent de 1863 con los mismos títulos en español, una coincidencia que identificamos en 2001 (3).

El segundo grupo, como hemos señalado realizado en 1864, repite en su número 7081-Panorama de Malaga pris du château, una imagen prácticamente igual a la primera de la serie, la 6500, con pequeñas diferencias que nos indican que se trata de una placa distinta.

Pero la 7082 – Panorama de Malaga pris de Saint-Christophe, es decir: … tomada desde el Cerro de San Cristóbal, tiene el doble interés de mostrar un primer plano de chumberas y pitas, especies exóticas en el ámbito europeo, enmarcando la ciudad al pie de la colina fortificada de Gibralfaro.

Ferrier-Soulier. 7082 Panorama de Malaga pris de Saint-Christophe. Colodión sobre vidrio en formato estereoscópico
Ferrier-Soulier. 7082 Panorama de Malaga pris de Saint-Christophe. Colodión sobre vidrio en formato estereoscópico

Siguiendo el orden de presentación del catálogo nos encontramos con la nº 7083

Ferrier-Soulier. 7083 Malaga. Fontaine du Salon de Bilbao. 1863. Colodión sobre vidrio
Ferrier-Soulier. 7083 Malaga. Fontaine du Salon de Bilbao. 1863. Colodión sobre vidrio

 – Fontaine du Salon de Bilbao, es una imagen muy poco vista, lo que resulta extraño al tratarse de la hermosa Fuente de Génova en el principio de la Alameda, con la Casa de los Larios a la derecha.

La 7084 y el “Cañón Tigre”

Pero volvamos sobre la primera imagen que abre este artículo. Se trata de la última estereoscopia de la serie en Málaga y su título “Vue a Malaga” no aporta ninguna información sobre la imagen que presenta, y es curioso porque existe toda una historia oculta entre estos cañones situados en algún lugar de las playas malagueñas:

El primer plano de la fotografía se sitúa en la “Batería de San Rafael” que junto con las de San José, San Nicolás y San Felipe, defendían el puerto. Unas defensas puestas en cuestión en un informe que realizó el Mariscal de Campo José Herrera García en 1857, en el que avisa

… sobre la prosperidad de Málaga y su desprotección ante cualquier ataque por su indefensión por tierra, pues de los antiguos muros de la ciudad sólo quedaban los de la Alcazaba y Gibralfaro y era evidente la escasez y mala disposición de las baterías que defendían el puerto, en concreto las de San Rafael. San José, San Nicolás y San Felipe y los fuertes de San Carlos y Santa Catalina“(4)

De hecho, si observamos la panorámica 6500 tomada desde Gibralfaro en 1857, se observa la ausencia de artillería en esta  Batería de San Rafael.  Esta fortificación, como se ve en la estereoscopia, estaba situada en la misma playa,

Ferrier-Soulier. Vue a Málaga. [Detalle de uno de los cañones situados en la Batería de San José en Málaga], 1863. Colodión sobre vidrio en formato estereoscópico.
Ferrier-Soulier. Vue a Málaga. [Detalle de uno de los cañones situados en la Batería de San José en Málaga], 1863. Colodión sobre vidrio en formato estereoscópico.

junto a la desembocadura del río Guadalmedina, el río de la ciudad, y nos permite observar al fondo, la batería de San José protegiendo el puerto, así como el tejado del “tinglado” que protegía las mercancías en la explanada portuaria, y al pié del monte de Gibralfaro con su castillo y su coracha, la Aduana, hoy Museo de Málaga .

Si nos fijamos en el detalle de los cañones, el que queda más a la vista del espectador y algo más atrás aquel sobre el que se apoya el segundo personaje, son dos piezas exactas al famoso cañón Tigre que se conserva en Tenerife, y si bien este modelo fue fundido en el siglo XVIII está soportado por una cureña de hierro colado en la que se aprecia la inscripción “SEVILLA 1860″(5). Podríamos pues deducir que a raíz del informe de 1857 se decidió enviar a Málaga nuevo material defensivo y que estamos ante uno de los productos de la Real Fábrica de Artillería de Sevilla.

Bibliografía:

  1. Garófano Sánchez, Rafael. Andaluces y Marroquíes en la colección fotográfica de Lévy (1888-1889). Cádiz : Diputación, 2002
  2. Sánchez Gómez, Carlos. Los editores Ferrier-Soulier y Gaudin. En: Una imagen de España: fotógrafos estereoscopistas franceses [1856-1867]. Madrid, Fundación MAPFRE. Instituto de Cultura. 2011.  Y Fernández-Rivero, Juan-Antonio . [Reseñas biográficas de la casa Ferrier-Soulier, Gaudin-Frères, Ernest Lamy y Jean Andrieu]., 2011 En: Una Imagen de España. Fotógrafos estereoscopistas franceses [1856-1867]. Fundación MAPFRE. Instituto de Cultura, pp. 104-105.
  3. Fernández Rivero, Juan Antonio.Tres dimensiones en la historia de la fotografía: La imagen estereoscópica. Málaga: Editorial Miramar, 2004. Pag.: 131-132
  4. Citado por: Antonio Gil Albarracín. Destrucción y reconstrucción del dispositivo defensivo en el litoral andaluz durante la primera mitad del siglo XIX. Ponencia en las VI Jornadas AFORCA.
  5. Calvo, Juan L. Montajes en el material de antecarga. pág. 64. Blog: Catalogación de Armas.
  6. Publicada en: Garófano Sánchez, Rafael (Op. cit) p: 25.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Fotografía de José Spreáfico de la construcción de la línea de ferrocarril Córdoba-Málaga en 1863

José Spreáfico, fotógrafo.

Fotografía de José Spreáfico de la construcción de la línea de ferrocarril Córdoba-Málaga en 1863
José Spreáfico [Construcción de un viaducto en Los Gaitanes (Málaga) de la línea del ferrocarril Málaga-Córdoba]. Albúmina. 1863 (Col. Fernández Rivero)

En 1872 León Vidal, gran fotoquímico y editor francés, publica un artículo en la revista Le Moniteur de la photographie, con el título “La photographie en Espagne”(1), en el que relata su viaje a nuestro país y los contactos que hizo con los fotógrafos de las ciudades que visitó. Concluye diciendo que en aquellos años España es un país donde existe una gran falta de criterios y de recursos materiales para el ejercicio de la fotografía y en el que “los fotógrafos inteligentes […] son escasos”. Según él, la lista de fotógrafos que merecen una mención especial es corta, cita a M. Hernández de Cádiz, la casa Laurent en Madrid… y a José Spreáfico de Málaga.

¿Quien es este fotógrafo malagueño cuya obra llama la atención?

José Spreáfico (1831-1878) es uno de los fotógrafos más destacados de la primera historia de la fotografía en España, realizada por Lee Fontanella en 1981, quizá en este caso no solo por la calidad que se aprecia en sus trabajos sino por la circunstancia de que dos de sus álbumes se encuentran depositados en el Archivo del Palacio Real: Uno que recoge un interesante reportaje sobre la construcción de la línea ferroviaria de Málaga a Córdoba, y otro sobre La Rábida, preparado para la Exposición Universal de Filadelfia de 1876.

Su actividad profesional se desarrolla desde Málaga, establecido como fotógrafo ya en 1863, compatibiliza los retratos de estudio con la realización de estereoscopias de Málaga, Sevilla, Granada, Gibraltar, Ronda … ó los reportajes sobre obras públicas, como fotógrafo del cuerpo de ingenieros de la provincia. Además realiza y edita retratos de tipos malagueños con gran realismo.

Fotografías de José Spreáfico, retrato y tipos malagueños. Málaga 1860/70
José Spreáfico. [Retrato de caballero y tipos malagueños]. Tarjeta de visita. Albúmina. Málaga, ca. 1870 (Col. Fernández Rivero)

Podemos también acreditar su actividad como cronista gráfico que suele documentar los acontecimientos más relevantes del momento, como la visita de Alfonso XII en 1877, el incio y conclusión de las obras de la traída de las aguas de Torremolinos a la ciudad, o la inauguración de la nueva plaza de toros de la Malagueta.

Sólo quince años de ejercicio para un fotógrafo que desde la periferia geográfica nos ha dejado una obra muy apreciada y de la que la Colección Fernández Rivero reúne unas 160 piezas. Pueden encontrarse además sus fotografías en el archivo Narciso Díaz de Escovar de Málaga, el Fondo Fotográfico de la Universidad de Navarra, una vista del puerto de Palos en la Harry Ransom Center de la Universidad de Texas (Austin), tres en la Biblioteca Nacional de España y alguna otra en colecciones particulares.

Saber más:

 Juan Antonio Fernández Rivero. “La obra fotográfica de José Spreafico”. Actas de Imatge i recerca, 12es Jornades. Girona, 2012.

En Imatge i recerca, durante la presentación de la biografía de Spreáfico
En Imatge i recerca, durante la presentación de la biografía de Spreáfico

(1) León Vidal “La photogaphie en Espagne”. Le Moniteur de la Photographie, 1/8/1872. (Citado en: Pau Maynés “Reflexions sobre la Història de la conservació de fotografies”. Imatge i recerca. 12 Jornades Antoni Varés. Girona : Ayuntament, 2012.

_________________________________________________

José Spreafico, photographer. (Abstract)

José Spreáfico (1831-1878) is especially known for his two albums conserved in the archive of the Royal Palace (Madrid): the railroad from Malaga to Cordoba and La Rábida. Their daring plans of bridges and railroads and their additions to the human element, have captivated the authors who have been dealing with the history of Spanish photography. But the photographic work of Spreafico goes beyond these well-known stories, actually being a complete photographer, which dealt with many and varied projects, and that only a professional life too short and perhaps also accented Spanish centralism, which hid the values of the periphery, for so long prevented its merits were duly recognized. Today however, in view of the quality and breadth of his work, we must consider it as one of the great photographers of the nineteen Spanish.