José Spreáfico. Cacería en el Monte Hacho de Álora con Francisco Romero Robledo. Álora (Málaga). 1870. Estereoscopia en Albúmina (CFRivero)

Un reportaje de caza con José Spreáfico en 1870

Un reportaje de caza en 1870 es sin duda una nueva sorpresa debida, cómo no, al fotógrafo José Spreáfico. Es una colección realmente insólita que fue posible por la confluencia de diversos personajes dispuestos sobre todo a pasárselo bien.

José Spreáfico. Francisco Romero Robledo cazando en el Monte Hacho en Álora. Álora (Málaga). 1870. Estereoscopia en Albúmina (CFRivero)
José Spreáfico. Francisco Romero Robledo cazando en el Monte Hacho en Álora. Álora (Málaga). 1870. Estereoscopia en Albúmina (CFRivero)

En la única fotografía de este reportaje compuesto por 11 estereoscopias, en la que se avista una población, reconocimos enseguida la fisonomía de la localidad de Álora, un pueblo de la provincia de Málaga bien encaramado en las montañas que rodean el Valle del Guadalhorce, confirmada además por una anotación manuscrita al dorso de otra de las cartulinas: “Álora, Dic/1/70”, así pues teníamos dos datos clave, el lugar y la fecha.

José Spreáfico. Reportaje de caza en el Monte Hacho en Álora. Álora (Málaga). 1870. Estereoscopia en Albúmina (CFRivero)
José Spreáfico. Reportaje de caza en el Monte Hacho en Álora. Álora (Málaga). 1870. Estereoscopia en Albúmina (CFRivero)
Pero… ¿Quién podría ser su autor? 1870 era aún una fecha en la que tomar una fotografía fuera del estudio no era un asunto fácil, cuanto mas si el exterior del que se trata es un agreste terreno montañoso.
¿Cuál de los profesionales que trabajaban en aquellos años en Málaga podría haberse comprometido a semejante aventura?:
Sin duda un fotógrafo avezado ya en la fotografía de reportaje en exteriores,  conocedor del terreno y a su vez bien conocido de los paisanos del lugar… y evidentemente un fiel practicante de la fotografía estereoscópica.
José Spreáfico. Reportaje de amigos en el Monte Hacho en Álora (detalle). Álora (Málaga). 1870. Estereoscopia en Albúmina (CFRivero)
José Spreáfico. Reportaje de amigos en el Monte Hacho en Álora (detalle). Álora (Málaga). 1870. Estereoscopia en Albúmina (CFRivero)

Lo cierto es que todos estos requisitos, las características de la cartulina del soporte y su similitud con otras de comprobada autoría concurrian en el fotógrafo José Spreáfico (Oggiono (Italia) 1831- Málaga 1878), además de que en estas tomas encontramos una gran similitud con las del grupo del ferrocarril Córdoba-Málaga realizado por autor. Todo ello nos llevó a atribuirle con certeza este trabajo, contando además con la circunstancia de la relación tan cercana de Spreáfico con la villa de Álora, ligada a su reportaje de la línea férrea y otras fotografías de estos parajes que ya habíamos estudiado. (1)

José Spreáfico. Reportaje de caza en el Monte Hacho en Álora, detalle. Álora (Málaga). 1870. Estereoscopia en Albúmina (CFRivero)
José Spreáfico. Reportaje de caza en el Monte Hacho en Álora, detalle. Álora (Málaga). 1870. Estereoscopia en Albúmina (CFRivero)
Nuestra investigación para determinar el lugar exacto en el que se realizaron las fotografías nos llevó a contactar con nuestro amigo Alejandro Rosas Fernández, un privilegio de historiador para todo el Valle del Guadalhorce, quien buscó el asesoramiento de vecinos de Álora que vieron en las fotografías los perfiles accidentados del Monte Hacho situado al oeste de la villa. Con él fuimos a reconocer el terreno en una mañana fresquita y comprobamos la curiosa relación que tenían las rocas fracturadas y las concavidades que la metereología había formado en aquellos terrenos sedimentarios, con algunas de las extrañas posturas de los protagonistas de la excursión decimonónica, que parecían estar hundidos o semienterrados en plena roca…
José Spreáfico. Una broma en el Monte Hacho de Álora. Álora (Málaga). 1870. Estereoscopia en Albúmina (CFRivero)
José Spreáfico. Una broma en el Monte Hacho de Álora. Álora (Málaga). 1870. Estereoscopia en Albúmina (CFRivero)
Si se observa el detalle de esta fotografía, claramente uno de los “cazadores” está siendo introducido en una gran oquedad del terreno, como las que efectivamente comprobamos que existían en las estribaciones del Hacho.
Estos amigos hacen bromas, componen escenas un tanto cómicas y procuran que el fotógrafo capte este momento de diversión.
Realmente no conocemos otra colección de estereoscopias en el XIX español que refleje así una actividad lúdica en un entorno privado como una cacería. De ahí la extrañeza con la que examinamos por primera vez este grupo de once cartulinas cuando llegaron a la CFRivero.
José Spreáfico. Cacería en el Monte Hacho de Álora con Francisco Romero Robledo. Álora (Málaga). 1870. Estereoscopia en Albúmina (CFRivero)
José Spreáfico. Cacería en el Monte Hacho de Álora con Francisco Romero Robledo. Álora (Málaga). 1870. Estereoscopia en Albúmina (CFRivero)
Leopoldo Rovira. Retrato de Francisco Romero Robledo (Galería de los Representantes de la Nación). 1869. Albúmina. (CFRivero)
Leopoldo Rovira. Retrato de Francisco Romero Robledo (Galería de los Representantes de la Nación). 1869. Albúmina. (CFRivero)
Así que la siguiente incógnita a desvelar era, lógicamente, ¿Quiénes son los protagonistas de esta historia?: Pueden identificarse en el grupo, por su indumentaria y actitudes dos personajes principales y otras cinco personas, pertrechados de escopetas o bastones y acompañados de sus perros… y fue también Alejandro Rosas quien identificó la fisonomía de uno de ellos, el parecido y la edad del personaje que tiene la mano en la cadera coinciden con el político Francisco Romero Robledo, natural de Antequera, que por sus aficiones y apostura era apodado “El Pollo de Antequera”. No hemos encontrado mejor retrato de su personalidad que el que hace José Ayala Pérez (2) dedicada a este “político de la Restauración”, que tuvo una gran significación popular en su tiempo por su carácter, su elocuencia y su actitud caciquil.
José Spreáfico. Bromas de cazadores en el Monte Hacho de Álora. Álora (Málaga). 1870. Estereoscopia en Albúmina (CFRivero)
José Spreáfico. Bromas de cazadores en el Monte Hacho de Álora. Álora (Málaga). 1870. Estereoscopia en Albúmina (CFRivero)
Realmente cuadra el personaje con la situación festiva entre amigos y con el privilegio de contar con un gran fotógrafo, para tomar estas originales imágenes.

Al fotógrafo José Spreáfico hemos dedicado en este blog varios artículos y publicado alguno más extenso sobre su obra, casi según hemos ido descubriendo nuevas aportaciones, pero seguramente que ésta no será nuestra última mirada a este sorprendente fotógrafo.

(1) Juan Antonio Fernández Rivero. “La obra fotográfica de José Spreáfico”. Actas de Imatge i recerca, 12es Jornades. Girona, 2012.

(2) José Ayala Pérez. Un político de la Restauración Romero Robledo. 1971

Edmond Guillemin-Tarayre. Granada, Arco árabe que perteneció a la Casa de las Gallinas. Albúmina sobre papel. (CFRivero)

El oro de Granada en las fotografías de Guillemin-Tarayre

Apenas una ojeada sobre un  grupo de 30 fotografías, fue el primer contacto que tuvimos con un álbum que viene a ilustrar no una sino varias historias en torno a las Minas de Oro de Granada…, y como suele suceder, la intuición tendría que apoyar la apresurada opción de llevarlas u olvidarlas.

Edmond Guillemin-Tarayre. Granada, Arco árabe que perteneció a la Casa de las Gallinas. Albúmina sobre papel. (CFRivero)
Edmond Guillemin-Tarayre. Granada, Arco árabe que perteneció a la Casa de las Gallinas como entrada de La Lancha en las minas de oro del Cerro de la Campana. Albúmina sobre papel. (CFRivero)

Las encontramos en la Feria de Bievres, la cita anual con la fotografía, en la que algún colega nos comentó “Puede que aquél marchante tenga algo que os interese”. No es fácil orientarse entre la múltiple oferta que aún esta convocatoria es capaz de ofrecer, pero los coleccionistas más veteranos ya nos conocemos y sabemos los intereses de cada uno… y sí, aquella deslabazada carpeta con un contenido algo dispar de escenas mineras, llamó nuestra atención, pero sólo cuando pudimos estudiar su contenido comprendimos que estas fotografías llenarían un importante vacío en la historia visual de la cuenca del Genil cercana a Granada y su perdido patrimonio industrial.

That scruffy folder with a somewhat disparate content of mining scenes caught our attention, but only when we were able to study its contents did we understand that these photographs would fill an important gap in the visual history of the Genil basin near Granada and its lost industrial heritage.

¡Qué suerte¡ una etiqueta con un nombre manuscrito en el cartón que hace de portada, ya teníamos pués al propietario ¿acaso también el fotógrafo?: Monsieur Guillemin Tarayre. Y además, detalladas inscripciones a pie de foto nos fueron  desvelando una a una cada elemento que aparecía en las imágenes y situaban el conjunto en el planeta: Granada, la Lancha del Genil a las afueras de la ciudad, la explotación aurífera que desde tiempos inmemoriales superpone en la geografía del Hoyo de la Campana, en la ladera sur del Cerro del Sol, las huellas de sucesivos ingenios para encontrar aquellos tan preciados guijarros dorados: el oro de Granada.

Edmond Guillemin-Tarayre. Vallée du Genil, Cerro del Sol, Usine, Canal d'amenée. Etablissement de La Lancha. Albúmina. C.a. 1888 (CFRivero)
Edmond Guillemin-Tarayre. Vallée du Genil, Cerro del Sol,                                                                            Usine,                                              Canal d’amenée.                            Etablissement de La Lancha.                  Albúmina. C.a. 1888 (CFRivero)

Así fue sencillo fijar también el momento histórico, puesto que el ingeniero de minas Edmond Guillemin-Tarayre fue contratado en 1882 por la “Sociedad Anónima de los Terrenos Auríferos de España”, adquirida a su anterior propietario: Carlos Álvarez de Sotomayor, por el famoso marchante de arte Adolphe Goupil en 1880, quien tuvo noticia de estas arenas auríferas a través del pintor Mariano Fortuny. (5)

Edmond Guillemin-Tarayre. Vue générale de la Vallée du Genil. Barrage, usine, Ferme de la Lancha. Granada. 1888. Albúmina (CFRivero)
Edmond Guillemin-Tarayre. Vue générale de la Vallée du Genil.                                                       Barrage,                        usine,                                                                                  Ferme de la Lancha.                              Granada. 1888. Albúmina (CFRivero)

La biografía del ingeniero Edmond Guillemin-Tarayre (Aubin, Midi Pyrinées – 1832 – París 1920), hijo de Jules Sebastien Guillemin y Sophie Tarayre, es excepcional, sus obras nos muestran a un hombre inteligente y capaz en las múltiples facetas

Tourtin, J. Edmond Guillemin-Tarayre. Paris, c.a. 1865. Carte de visite en albúmina. (BnF)

que no dudó en abordar a lo largo de su vida, desde su profesión como ingeniero de minas, le vemos en Rusia, en Madagascar o en el convulso México de la influencia francesa, ejerciendo además como geólogo, arquitecto, arqueólogo o geógrafo, con un auténtico apasionamiento por su trabajo, del que dejó abundante noticia escrita en sus informes con magistrales ilustraciones, uno de los cuales relata su experiencia en La Lancha del Genil (1), y por los que recibió público reconocimiento, recibiendo la Orden de la Legión de Honor de manos de la Emperatriz Eugenia.

Pero no cabe sino preguntarse ¿Acaso fue además fotógrafo? Aunque el repaso de su bibliografía nos ha aportado tan solo la noticia de una fotografía “obtenida” por él (2), sin embargo las características de los positivos con un revelado desigual, las facultades del propio autor, el cuidado y el conocimiento que demuestran los planos elegidos, la ausencia de identificación de autoría en el documento y la existencia de una imagen familiar, nos hacen atribuirle la realización del trabajo fotográfico.

Edmond Guillemin-Tarayre. Jean et André a l'entré de La Lancha route de la Sierra de Grenade. Granada. 1880. Albúmina (CFRivero)
Edmond Guillemin-Tarayre. Jean et André a l’entré de La Lancha route de la Sierra de Grenade. Granada. 1880. Albúmina (CFRivero)

Esta es la única imagen personal en el conjunto del álbum en ella aparecen sus hijos Jean y André ante la puerta de “La Lancha”.

Edmond Guillemin-Tarayre. Tuyanterie de l'usine. Bac à piston. Canal de lavage. Voie ferrée. Plan incliné faisant communiquer les laveries supres avec l'usine. Granada Mina del Hoyo de la Campana. 1888. Albúmina (CFRivero)
Edmond Guillemin-Tarayre. Tuyanterie de l’usine. Bac à piston. Canal de lavage. Voie ferrée. Plan incliné faisant communiquer les laveries supres avec l’usine. Granada Mina del Hoyo de la Campana. 1888. Albúmina (CFRivero)

Las 30 fotografías muestran el entorno geográfico, las diversas instalaciones de la explotación: “Ataque” del aluvión, canalizaciones, instalaciones para el lavado de las arenas con su maquinaria, edificios de habitación y servicios para los trabajadores. En cada una de ellas, como se muestra en la que precede estas líneas, Edmond ha consignado, a pie de foto, qué es exactamente lo que podemos apreciar en la imagen, tramo a tramo, sin duda con la intención de mostrarlas como ilustración del informe sobre la explotación que hizo en la Exposición Internacional de París en 1889.

Edmond Guillemin-Tarayre. Chantier d'attaque hydraulique ... Granada, Mina del Hoyo de la Campana. 1888. Albúmina (CFRivero)
Edmond Guillemin-Tarayre. Chantier d’attaque hydraulique … Granada, Mina del Hoyo de la Campana. 1888. Albúmina (CFRivero)

En esta imagen, además del título principal “Chantier d’attaque hydraulique“, de izquierda a derecha aparecen estas otras descripciones de cada elemento, y el dato de haber sido realizada en 1888:

Tuyanterie de l’usine. Grand Hydrolace.                    Petit hydrolance. Déhlai des mort-terrains     –     altaquant l’alluvion dure et pauvre – 1888  Déhlai des mort-terrains

Puede apreciarse a dos operarios que sosteniendo sendas mangueras, desprenden a chorro las arenas que van a parar a las canalizaciones. La técnica de extracción empleada por disolución de las arenas auríferas de los aluviones de la cuenca, precisaba una gran cantidad de agua que Edmond obtuvo construyendo varios canales de captación como el Canal de los Franceses sobre los restos de la antigua Acequia de los Arquillos, que previamente documentó e identificó como una construcción de origen romano (3).

Edmond Guillemin-Tarayre. Vallée du Genil, plateau d'Huetor . Tº aurifère. Granada Mina del Hoyo de la Campana. Albúmina. 1888. (CFRivero)
Edmond Guillemin-Tarayre. Vallée du Genil, plateau d’Huetor . Tº aurifère. Granada Mina del Hoyo de la Campana. Albúmina. 1888. (CFRivero)

En esta otra, sobre la cartulina que soporta la fotografía aparecen escritos los términos “usine” y “Barrage“, aclarando que estamos ante la fábrica de amalgamación de oro y la presa, al fondo Sierra Nevada y junto a los árboles del valle la entrada de la Lancha.

Edmond Guillemin-Tarayre. Usine - La batterie de pilons. Granada, Mina del Hoyo de la Campana. 1888. Albúmina (CFRivero)
Edmond Guillemin-Tarayre. Usine – La batterie de pilons. Granada, Mina del Hoyo de la Campana. 1888. Albúmina (CFRivero)

Escribía Luis Seco de Lucena en 1906 “… El recinto llegó a ser muy amplio, pues, además de los canales y demás infraestructuras hidráulicas, en la Lancha del Genil se llegaron a levantar: “(…) seis edificios de ladrillo y hierro que estaban destinados a las máquinas lavadoras de arenas y trituradoras de cuarzo; hornos y laboratorios; talleres de fragua y de carpintería y almacén de herramental; doce depósitos aclaradores; dos extensos canales de desagüe; gran número de canalizos para la circulación y lavado de las arenas y algunos kilómetros de ferrocarril estrecho para el transporte de cuarzos y materiales” (4)

Edmond Guillemin-Tarayre. Premiére travèe des laveries. Granada, Mina del Hoyo de la Campana. 1888. Albúmina (CFRivero)
Edmond Guillemin-Tarayre. Premiére travèe des laveries. Granada, Mina del Hoyo de la Campana. 1888. Albúmina (CFRivero)

Edmond llegó a Granada ya en su madurez, contaba 50 años, se había casado algunos años antes con Berthe Hugentobler (1855-1926) y permaneció al frente de la explotación hasta su cierre a la muerte de Goupil, en 1892. Este fue su último trabajo profesional que le llevó también a interesarse por su entorno paisajístico y humano como podrían demostrar algunas de las tomas que realizó.

Destacamos aquí las fotografías de las localidades de Quéntar, Dudar y Cenes de la Vega, unas imágenes que con seguridad son las primeras y, durante muchos años únicas, de estos enclaves.

Edmond Guillemin-Tarayre. Village de Dudar. Granada. 1888. Albúmina (CFRivero)
Edmond Guillemin-Tarayre. Village de Dudar. Granada. 1888. Albúmina (CFRivero)

Coté des tours.                  Vallée du Siphon.             Maisonnette de tête du Siphon

Sus notas al pie de la imagen de Dudar hacen alusión al Canal de los Franceses cuya captación se encuentra en las montañas que lo circundan.

Edmond Guillemin-Tarayre. Village de Quentar (detalle). Granada. 1888. Albúmina (CFRivero)
Edmond Guillemin-Tarayre. Village de Quentar (detalle). Granada. 1888. Albúmina (CFRivero)

passage du Canal. Prise d’eau roches de Castillejos.               Vallée d’Aguas blancas

De nuevo un paisaje y una localización sobre la captación de aguas para el canal, sin embargo la siguiente imagen no tiene más que un interés paisajístico y humano.

Edmond Guillemin-Tarayre. Entrée du village de Cenes (detalle). Cenes de la Vega (Granada). Albúmina, 1888 (CFRivero)
Edmond Guillemin-Tarayre. Entrée du village de Cenes (detalle). Cenes de la Vega (Granada). Albúmina, 1888 (CFRivero)

Completan la colección de fotografías tres planos esquemáticos de la geografía minera dibujados por Edmond, titulados:

Regions auriferes des environs de Grenade,

1893 Exploitations des alluvions de Grenade (Espagne) y

Exploitation des alluvions auriferes de Grenade (parcialmente aquí reproducido).

El álbum contiene también una fotografía de Granada de Rafael Garzón: la Carrera del Genil con la Sierra al fondo.

El arco árabe de la Casa de las Gallinas:
Guillemin-Tarayre, Edmond. Vue genèrale de la route de Cenes. Granada, Lancha del Genil. 1888. Albúmina (CFRivero)
Guillemin-Tarayre, Edmond. Vue genèrale de la route de Cenes. Granada, Lancha del Genil. 1888. Albúmina (CFRivero)

Encabeza este artículo una fotografía frontal y en primer plano del arco árabe que vemos en esta otra, a la izquierda de la imagen. En ella el ingeniero escribió “Entrée de La Lancha | arc arabe de Casa Gallina“, y más a la derecha, haciendo alusión a los edificios que se ven tras la tapia: “Habitation (anienne ferme)“, seguramente el lugar de la residencia de los propietarios de la explotación o de él mismo.

Siguiendo las investigaciones de García Pulido, encontramos que este arco era parte integrante de los edificios de la propiedad real llamada Casa de las Gallinas, en tiempos de la dominación árabe, que “estuvo emplazada en una meseta situada justo por encima de la Acequia del Cadí, limitada a ambos lados por el Barranco de la Casa de las Gallinas y  el Barranco de la Casilla“. Y que “Debió de ser desmontado, trasladado y reconstruido con aportaciones historicistas en la década de 1880, durante los años en los que este empresario francés [Goupil] construía los edificios de su fábrica para lavado de arenas auríferas junto al Barranco del Pantano”

Así pues al conformar las instalaciones de la explotación sus nuevos propietarios, no dudaron en embellecer la entrada de la finca con estos restos arqueológicos, lo que llevó durante mucho tiempo al error de considerar que las construcciones mineras estaban sobre la propia “Casa de las Gallinas”.

Hoy la ciudad de Granada ha crecido y el urbanismo envuelve el paisaje de la Lancha, pero aún están en pie los restos de los edificios industriales, en el Carril de los Filtros, junto a la parroquia “Virgen de Fátima”.

Arco árabe de “La Casa de las Gallinas”, calle Clarín nº 7, Granada
Arco árabe de “La Casa de las Gallinas”, calle Clarín nº 7, Granada (Fuente: Google Map)

Gracias a nuestro amigo Carlos Karlitros hemos localizado el arco árabe, puede verse al fondo de este estrecho pasaje en la calle Clarín nº 7,  entre muros de hormigón del siglo XX.

Notas:

(1) Guillemin-Tarayre, E., Notice sur l’Exploitation des Alluvions Aurifères de Grenade (Espagne), Exposition Universelle de Paris, 1889

(2) Hamy, Ernest Theodore. Recherches zoologiques pour servir à l’histoire de la faune de l’Amérique centrale et du Mexique, Volumen 1. Imprimerie Nationale, 1884 – 1. p: 55

(3) Luis José García Pulido es quien mejor y con mayor profundidad ha estudiado las explotaciones mineras en el entorno del Valle del Genil en los últimos años, de su bibliografía hemos tomado algunas de las informaciones que vertemos en este artículo. Ver: “El hoyo de la Campana, un enclave idóneo para la valorización del patrimonio minero aurífero de Granada“.

(4) Seco de Lucena Escalada, Luis. Guía práctica y artística de Granada. (2ª Edición). Granada, 1906, pp. 474-477

(5) Pozo Felguera, Gabriel. La rica montaña de oro entre el Darro y el Genil“. Blog: El Independiente de Granada. Enero 2018

Autor desconocido. "Madrid, Palacio. Sortie de la Reine avez l'Emperatice". 23 de octubre de 1863. Estereoscopia en albúmina. (CFRivero)

El fugaz viaje de la Emperatriz Eugenia a Madrid en 1863

Con el hallazgo de las únicas fotografías del raudo viaje de la Emperatriz Eugenia de Montijo a Madrid en Octubre de 1863, revisamos este poco conocido evento y la iconografía del personaje.

Autor desconocido. "Madrid, Palacio. Sortie de la Reine avec l'Imperatrice". 23 de octubre de 1863. Estereoscopia en albúmina. (CFRivero)
Autor desconocido. “Madrid, Palacio. Sortie de la Reine avec l’Imperatrice“. 23 de octubre de 1863. Estereoscopia en albúmina. (CFRivero)

Se trata de un grupo de cinco estereoscopias de Madrid con una des-

Dorso manuscrito de la fotografía superior: "Madrid Nº 5 | Palacio | Sortie de la Reine avec l'Imperatrice | xxx/63" [Firma desconocida]
Dorso manuscrito de la fotografía superior: “Madrid Nº 5 | Palacio | Sortie de la Reine avec l’Imperatrice | xxx/63″ [Firma desconocida]
cripción manuscrita en el dorso, de las cuales la primera que mostramos nos da la clave del momento históri-co con la nota que indica:Madrid, Palacio. Sortie de la Reine avec l’Emperatrice”.

A somewhat diffuse image is today the only visual vestige that left the presence of the mythical Eugenia de Montijo in Madrid, this was in October 1863. Once again stereoscopy is able to approach the “snapshot” in these early years of the Photography.

La relación de María Eugenia de Guzmán Palafox Portocarrero y Kirkpatrick con Málaga es quizá una circustancia algo desconocida pero que nos acerca, como malagueños, al personaje. El caso es que su madre Emmanuela, era hija de William Kirpatrick, un comerciante de vinos escocés que vivía en esta ciudad y cuya cuñada, casada con el Conde de Lesseps residía en París, lugar en el que esta señora conoció al futuro padre de la emperatriz, que sería más tarde Conde de Montijo. 

Tras su boda con Napoleón III, Eugenia realizó su primer viaje a España en el mes de octubre de 1863 bajo el nombre de Condesa de Pierrefonds con la

Disdéri. Emperatriz Eugenia de Montijo. París c.a. 1860. Carte de visite en albúmina (CFRivero)
Disdéri. Retrato de la Emperatriz Eugenia de Montijo. París c.a. 1860. Carte de visite en albúmina (CFRivero)

intención de mantener su carácter privado, pero la invitación de Isabel II a visitar Madrid lo convierte, a partir de su llegada a Valencia, en un viaje oficial con todas sus consecuencias.

Partiendo de San Sebastian, hasta donde la acompañó el Emperador, navegó en el el yate l’Aigle haciendo escala en Lisboa el día 7, el día 9 está en Sevilla, alojada en el Hotel Londres y el 10 sale hacia el Coto de Doñana en el vapor mercante “San Telmo”, invitada a un lanceo de jabalíes por el Duque de Villafranca (1). En este punto de su viaje pudo haber coincidido con los Duques de Montpensier que en esas fechas estaban en su residencia de Sanlúcar de Barrameda. Ante la imposibilidad de pasar la barra del Guadalquivir debido a un temporal, opta por tomar el ferrocarril rumbo a Cádiz desde el Puerto de Santa María.

Disdéri. Composición con los rostros de la "Famille Imperiale" de Napoleón III. Carte de visite en albúmina (CFRivero)
Disdéri. Composición con los rostros de la “Famille Imperiale” de Napoleón III. Carte de visite en albúmina (CFRivero)

Prosigue su viaje con la visita en Tarifa de la torre de su glorioso antepasado Guzmán el Bueno el día 15 (2), pero abandona el proyecto inicial de visitar Málaga y Granada para dirigirse a Valencia, donde se hace público su periplo y es recibida oficialmente el sábado 17, anunciándose ya su próxima escala en Madrid hasta donde viaja en un tren que partió a las 8 de la mañana del 18 de octubre, y llegó a la capital a las 22:30.

Autor desconocido. "Madrid, Palacio. Vista general”. 1863. Estereoscopia en albúmina. (CFRivero)
Autor desconocido. “Madrid, Palacio. Vista general”. 1863. Estereoscopia en albúmina. (CFRivero)

La prensa madrileña relata la estancia de la Emperatriz en la Corte, ironizando sobre la velocidad con la que cubrió un apretado programa en tan solo cuatro días:

Llegó el domingo, recibió el lunes, bailó el martes, visitó Carabanchel el mismo día [palacio de su madre], el Escorial el miércoles, y a Toledo el jueves. Almorzó en Aranjuez el viernes, y volvió a Valencia para regresar a Francia.” El Clamor Público, 25/10/1863.

Autor desconocido. “Madrid, Prado. Fontaine & Musée” [Una de las 4 fuentecillas]. 1863. Estereoscopia en albúmina. (CFRivero)
Autor desconocido. “Madrid, Prado. Fontaine & Musée” [Una de las 4 fuentecillas]. 1863. Estereoscopia en albúmina. (CFRivero)
Dada la personalidad e influencia en la corte parisina de la emperatriz Eugenia de Montijo, se habló mucho en su momento sobre el posible carácter político de su visita a España en octubre de 1863, sobre todo en relación con la ocupación del trono mexicano. Incluso se habló también de una entrevista con los Montpensier sobre la boda de su hija Mª Isabel con su primo Luis Felipe, Conde de París. Pero la realidad es que el viaje tuvo en gran parte un perfil estrictamente personal y parece que bastante improvisado.

Disdéri. Retratos del Duque y la Duquesa de Alba. Paris, c.a. 1860. Cartes de visite en albúmina (CFRivero)
Disdéri. Retratos del Duque y la Duquesa de Alba (hermana de Eugenia). Paris, c.a. 1860. Cartes de visite en albúmina (CFRivero)
Disdéri. Retrato de Napoleon III sentado. París. 1860/65. Carte de visite en albúmina (CFRivero)
Disdéri. Retrato de Napoleon III sentado. París. 1860/65. Carte de visite en albúmina (CFRivero)

Repasando la biografía de esta mujer, educada en un ambiente aristocrático que no le impidió sin embargo gobernar su destino, se nos presenta como un personaje osado y capaz que supo afrontar con realismo la cara y la cruz de su vida.

Las fotografías

En nuestra colección tenemos un total de cinco imágenes de un conjunto que debió integrar originalmente al menos 18 estereoscopias, numeradas, tituladas y firmadas al dorso HB con idéntica grafía:

Nº 1 Madrid | Prado – Fontaine & Musée

Nº 5 Madrid | Palacio | Sortie de la Reine avec l’Impèratrice | Nov[?]/63

11 Madrid | Chambre du députés

16 Madrid | Prado. Fontaine du | Neptune

18 Madrid | Palacio | Vista general. [El Palacio de Oriente desde el suroeste]

Gracias a nuestro amigo de Toledo Olvidado, Emilio Butragueño hemos sabido que la nº 15 Tolède | Vue de l’Alcazar | prise de la Tour de la Catedrale [firmada] HB – ha sido adquirida por un coleccionista de la ciudad.

No podemos por menos que preguntarnos acerca de la identidad del fotógrafo, francés dado que escribe en este idioma. Y dado que el fotógrafo francés Ernest Lamy estuvo en 1863 en España hemos comparado sus estereoscopias madrileñas con éstas sin que haya ninguna coincidencia más allá de los motivos elegidos, ya que ambos fotógrafiaron el Prado, el Palacio en lontananza o la

Autor desconocido. Madrid, Chambre du députés. 1863. Detalle de una mitad de un par estereoscópico en albúmina (CFRivero)
Autor desconocido. Madrid, Chambre du députés. 1863. Detalle de una mitad de un par estereoscópico en albúmina (CFRivero)

fachada del edificio del Congreso que Lamy fotografió a principios del año con sus antiguos leones pétreos, sin embago en esta colección han desaparecido y se ha colocado un doble dosel sobre la escalinata, dosel que, curiosamente, cuatro o cinco años después en la fotografía que toma Jean Jules Andrieu (1868) vuelve a estar presente e igualmente sin los actuales leones de bronce que ya habían sido fundidos (Ponciano Ponzano 1866) pero que no se ubicaron en la portada del edificio hasta 1872.

Nuestro fotógrafo no debía formar parte de la comitiva real ya que que sólo contiene una imagen relativa a la visita de Eugenia de Montijo, esta salida de la comitiva del Palacio Real, tomada además en la distancia, lo que evidencia que no tuvo la posibilidad de posicionarse mejor para captar con más detalle el desfile. Por otro lado el aspecto del conjunto no puede por menos que hacernos atribuir el trabajo a un profesional que en cualquier caso no las editó posteriormente, quién sabe si formaba parte de un proyecto más amplio de reportaje sobre España que no llegó a buen término, como sin duda debió existir alguno.

Una imagen un tanto difusa es hoy el único vestigio visual que dejó la presencia de la mítica Eugenia de Montijo en Madrid, fué en octubre de 1863. Una vez más la estereoscopia es capaz de acercarse a la “instantánea” en estos primeros años de la fotografía.

(1) Visita a Sevilla de la Emperatriz Eugenia de Montijo octubre 1863. Blog: Crónicas Sevillanas, 14/10/2014

(2) Carlos Núñez Jiménez. “Visita regia a Tarifa”. Aljaranda 1998

 

Jules Richard. Retrato de dos jóvenes mujeres en el jardín de L’Atrium. París, ca. 1910. Par estereoscópico en gelatina de plata sobre vidrio

Jules Richard y su pasión por el desnudo femenino

En fotografía el nombre de Jules Richard (París 1848-París 1930) está asociado a uno de sus mejores productos: el Vérascope, una pequeña cámara estereoscópica. Sin embargo, menos conocida es su extensa producción de fotografía erótica, imágenes en su mayor parte captadas por él mismo.

Jules Richard. Retrato de tres jóvenes mujeres en el jardín de L'Atrium. París, ca. 1910. Estereoscopia en gelatina de plata sobre vidrio.
Jules Richard. Retrato de tres jóvenes mujeres en el jardín de L’Atrium. París, ca. 1910. Mitad de un par estereoscópico en gelatina de plata sobre vidrio. (CFRivero)

En 1876 Jules Nicholas Richard pasó a gestionar el negocio que su padre, Félix Richard, había fundado en 1845 para la fabricación de instrumentos de precisión (barómetros, anemómetros, etc.). Sin duda esta fue la base que junto a su afición a la fotografía (1) propició la invención de un nuevo aparato fotográfico que acabaría creando todo un sistema, un estándar en el mundo de la fotografía, al tiempo que le hizo ganar una fortuna.

Jules Richard. Retrato de dos jóvenes desnudas. París, ca. 1910. Positivo estereoscópico en gelatina de plata sobre vidrio.
Jules Richard. Retrato de dos jóvenes desnudas. París, ca. 1910. Positivo estereoscópico en gelatina de plata sobre vidrio. (CFRivero)

Es en 1893 cuando sale al mercado el primer modelo de la cámara Vérascope que trabajaba con pequeñas plaquitas de vidrio de un tamaño muy reducido, apenas 45×110 mm (más tarde se añadió el formato 6×13 cm). Pero Richard había dado en la diana y acabó creando toda una gama de productos alrededor de este formato que se convirtió en un estándar en el mundo de la fotografía de aficionado, y en una base de futuros productos como el Glyphoscope (1905) y toda la cadena de producción necesaria para que los aficionados creasen sus propias fotografías estereoscópicas así como instrumentos de visualización tales como el Taxiphote.

Jules Richard. Escena de desnudos en la recreación neoclásica del Atrium. París. Ca. 1910
Jules Richard. Escena de desnudos en la recreación neoclásica del Atrium. París. Ca. 1910. Mitad de un par estereoscópico en gelatina de vidrio sobre cristal (CFRivero)

Su desahogada posición le permitió, ya cumplida la cincuentena, desarrollar otra de sus aficiones: la fotografía del desnudo femenino. En una sociedad tremendamente puritana Jules Richard dedicó gran parte de su actividad como fotógrafo a realizar sofisticadas composiciones artístico-eróticas, retratando jóvenes y hermosas mujeres, hasta el punto de que su biógrafo Jacques Perrin recopiló 7500 negativos eróticos de los que el mismo Richard había realizado al menos 6350.(2)

Jules Richard. Desnudos en Chantemerle. Chantemerle (Saboya). Ca. 1900. Positivo estereoscópico en gelatina de plata sobre cristal
Jules Richard. Desnudos en Chantemerle (Saboya). Ca. 1900. Positivo estereoscópico en gelatina de plata sobre cristal (CFRivero)

Quizás sus primeras fotografías de desnudos son las realizadas en Chantemerle, una propiedad que adquirió en la Saboya francesa, cerca de Aix les Bains, un lugar pintoresco y discreto. Las imágenes de este grupo son bastante domésticas y exentas de sofisticación, por lo que es posible apreciar la evolución de su fotografía cuando se contemplan las que realizaría más adelante en el estudio fotográfico que construyó junto a su negocio parisino, el llamado “L’Atrium“: un inmueble situado en el nº 26 de la calle Melingue, frente a su residencia, en el barrio parisino de Buttes Chaumont.

Jules Richard. Escena de desnudos en el jardín del Atrium. París. Ca. 1910
Jules Richard. Escena de desnudos en el jardín del Atrium. París. Ca. 1910. Mitad de un par estereoscópico en gelatina de plata sobre vidrio. (CFRivero)

El llamado Atrium, además de un jardín, incluía algunas salas con decoración neoclásica, incluso una piscina. El objetivo era recrear escenas clásicas mediante el atrezo ambiental y el vestuario, de forma que pudiera justificarse el desnudo de las modelos a través de una pseudo imitación de la creación artística en la antigua Grecia. Un artificio mediante el que poder comercializar estas fotografías dirigidas a “caballeros, pintores y escultores”.

Jules Richard. Retrato de dos jóvenes mujeres en el jardín de L’Atrium. París, ca. 1910. Par estereoscópico en gelatina de plata sobre vidrio
Jules Richard. Retrato de dos jóvenes mujeres en el jardín de L’Atrium. París, ca. 1910. Par estereoscópico en gelatina de plata sobre vidrio (CFRivero)

La fotografía de desnudo, con una clara intención erótica, nace ya en la época del daguerrotipo, son muy famosos los de Joseph Auguste Belloc o Félix-Jacques Moulin, y en la década de 1870 circularon mucho las láminas fotográficas de Louis Jean-Baptiste Igout, teóricamente destinadas a artistas. Pero es ya con el cambio de siglo y las corrientes modernistas cuando la tendencia erótica se presenta con mayor decisión al tiempo que alcanzan una gran difusión gracias sobre todo a su impresión en tarjetas postales, en este capítulo son muy conocidas las de Julian Mandel.

Es en este contexto en el que debemos encuadrar las fotografías de Richard, un conjunto en el que encontramos poses realmente torpes en sus principios, junto a otras de un logrado efecto a la hora de mostrar la belleza del desnudo y su poder de seducción. Hay que tener en cuenta también que sus modelos en general procedían de los cabarets más populares de París como el Moulin Rouge o el Tabarin: Loie Fuller o Yvette Gilbert junto con otras bellezas aparecen repetidamente en sus estereoscopias.

Jules Richard. Recreación neoclásica del Atrium. París. Ca. 1910. Positivo estereoscópico en gelatina de plata sobre cristal.
Jules Richard. Recreación neoclásica del Atrium. París. Ca. 1910. Positivo estereoscópico en gelatina de plata sobre cristal. (CFRivero)

El resultado de estas tomas, perfectamente catalogado, dió lugar a una notable tirada, comercializada con gran éxito no sólo en el formato estereoscópico en cristal sino también en tarjetas postales que esquivaban la persecución de la censura.

Saber más:

(1) Juan Antonio Fernández Rivero. Tres dimensiones en la historia de la Fotografía: La imagen estereoscópica. Málaga. Miramar, 2004.

Cerca de Berlín existe el Museum für historische 3D-und Aktphotographie, Jules Richard Museum. En su web aportan información sobre el personaje y su obra.

(2) Jacques Perrin. Jules Richard et la Magie du Relief. Cyclope, 1993. ISBN 2-910284-01-8

Juan Antonio Fernández Rivero. La fotografía estereoscópica en la época de Demetrio Ribes. En: La mirada del l’arquitecte. Valencia. Universitat, 2007

Alexandre Duproui. L’Atrium: et autres délires photographiques de Jules Richard & ses amis. Éd. Astarté, 2010

Frédéric Vitoux. L’Atrium de la rue Melingue. En: Grand Hôtel Nelson. Fayard, 2010

Acción de Ets. Jules Richard, 1922.
Acción de Ets. Jules Richard, 1922.