Cementerio inglés de Málaga. Fotografía de Bernardo Caro

Bernardo Caro, el fotógrafo que (no) acompañó a Bécquer

A la biografía del discreto fotógrafo Bernardo Caro, del que ya conocíamos su filiación malagueña(1), unimos aquí su relación con la figura de Gustavo Adolfo Bécquer, quien proyectó su colaboración en la obra Historia de los Templos de España. Con este dato, tan sólo apuntado en los textos becquerianos, y otros sobre su trayectoria y obra fotográfica, venimos a completar la figura de este fotógrafo. Además añadimos la noticia de la estancia en Málaga de Jules Ainaud.

Bernardo Caro. [Málaga, Cementerio inglés, portada]. Ca. 1857. Estereoscopia en albúmina (CFRivero)
Bernardo Caro. [Málaga, Cementerio inglés, entrada]. Ca. 1857. Estereoscopia en albúmina (CFRivero)

Abstract

The Malaga photographer Bernardo Caro is one of the first to operate in the city, his stereoscopic photographs are dated around 1856 and he remained active until approximately 1878. In 1857 he made contact with the poet Gustavo Adolfo Bécquer, the best representative of Spanish romanticism. and accompanies him to Toledo in order to take photographs for his work History of the Temples of Spain, although this project did not prosper. Back in Malaga he opened his photographic studio to take portraits and views. During the investigation we also discovered that Jules Ainaud was in Malaga approximately between 1864 and 1867, being a tenant of Bernardo Caro in 1866.

Datos biográficos:

Bernardo Caro y Vera (Málaga 182? – Málaga 188?), tuvo como primer oficio el de carpintero, como lo era su padre, Antonio, y su primera vivienda conocida en la calle de Parras, en el barrio del Molinillo, tras su matrimonio

1848 - Fallecimiento Primera Esposa de Bernardo Caro - 377-504
Registro de defunción de Ana Montoya. Málaga 1848.

con Ana Montoya, una malagueña mucho mayor que él, de la que enviudó en 1848.  Su nuevo enlace con Mª Dolores Muñoz, una joven de diecinueve años, celebrado en 1853 nos aporta nuevas noticias, como su cambio de domicilio a la calle “Molinillo del Aceyte” no muy lejos del anterior, y confirma que sigue ejerciendo la profesión de carpintero.(2)

Registro del matrimonio entre Bernardo Caro y Mª Dolores Muñoz. Málaga 1853. Archivo Municipal
Indice de Bautizos de la parroquia madrileña de San Martín en 1856
Indice de Bautizos de la parroquia madrileña de San Martín en 1856

La pareja, con su primera hija Dolores, se traslada a Madrid, donde se instalaron en la calle Silva nº 44 a lo largo del año 1855, ya que en los primeros días de 1856 nace en la capital su segundo hijo Enrique, que es bautizado en la parroquia de San Martín. Podemos suponer que las habiliades artísticas de Bernardo le proporcionaron de alguna forma la oportunidad de aprender las técnicas fotográficas y algún contacto útil para intentar establecerse en Madrid, muy posiblemente fuese colaborador en el mundo editorial, ya que no se le conoce estudio… pero su nombre sólo sale a la luz con motivo de su acuerdo con Bécquer como veremos.

Su regreso a Málaga debió producirse antes de finalizar la década, abriendo un estudio fotográfico en la calle Horno nº 4-2º. En la “Historia de la fotografía en Málaga…” ya indicábamos que en junio de 1860 publica un anuncio en El Avisador buscando inquilino para su estudio por tener que ausentarse, pero ese mismo año, en octubre, se encuentra ya de vuelta. Tenemos constancia además de que en 1864 continúa como fotógrafo en la calle Horno nº 4, un enclave próximo a la Plaza de la Constitución, aunque de manera intermitente, porque en 1866 dos jóvenes fotógrafos se reparten el uso de este mismo local: uno de ellos es Salvador Merino Granados, malagueño de 27 años que ya al año siguiente se ha trasladado a la calle Torrijos 49 (actual Carretería). El otro resulta ser Julián Ainau (Jules Ainaud), un francés que había llegado a Málaga en 1864 y se había casado con la malagueña Ana Sánchez… A esta noticia dedicamos una nota al final del artículo.

Su regreso definitivo a Málaga se produce en 1868, reabriendo su estudio en la dirección anterior, según consta en un anuncio aparecido en El Correo de Andalucía (Málaga 21 de Agosto):

   RETRATOS FOTOGRÁFICOS | El fotógrafo B. CARO, que hace cuatro | años vivió en la calle del Horno, número 4, | acaba de regresar á esta, y abre su gabinete | en la misma casa. Los precios serán muy arre- | glados, y el trabajo se hará con el esmero y | perfección que conoce su numerosa clientela.

Padrón Municipal de Málaga 1870. Calle del Horno nº 4. Bernardo Caro y familia.
Padrón Municipal de Málaga 1870. Calle del Horno nº 4. Bernardo Caro y familia.

El padrón de 1870 proporciona interesantes datos sobre la familia, que continúa en el mismo domicilio, pero informa que Bernardo Caro es viudo y tiene dos hijas más, Ana María de 9 años y Mª de la Fuensanta de 3, nacida en Vélez-Málaga, ciudad originaria de la familia materna. Reside con ellos además una criada. Es curioso que en este registro consta como profesión de Bernardo la de ebanista, pero si examinamos el padrón del año siguiente, 1871 la profesión indicada es la de fotógrafo.

Podemos suponer que Bernardo Caro se va haciendo un hueco entre los estudios malagueños del momento, este mismo año de 1871 se traslada

La Tribuna (Málaga) 21-4-1871. Anuncio del estudio de Bernardo Caro.
La Tribuna (Málaga) 21-4-1871. Anuncio del estudio de Bernardo Caro.

a la calle Comedias nº 36, y anuncia la apertura de su nuevo estudio en la Plaza del Teatro 36, (en realidad el mismo lugar, ya que en el anuncio utiliza el nombre antiguo de esta calle) en el periódico La Tribuna, haciendo constar que además de los retratos “se sacan vistas y reproducciones de todo tipo”. Una actividad que confirma la nota aparecida ese mismo año en la “Gacetilla” de El Avisador Malagueño, en la que se informa que:

Nota sobre una fotografía de Bernardo Caro en El Avisador Malagueño_7/07/1871
El Avisador Malagueño, 7/07/1871

El conocido fotógrafo D. Bernardo Caro obtuvo una vista fotográfica de la tienda de la Municipalidad en la pasada feria, la que ha regalado al Ayuntamiento.

Puede que estos años fuesen los mejores de su vida profesional de la que conocemos algunos retratos en formato carte de visite, con una preciosa decoración en el dorso, impresas en la acreditada litografía malagueña de Fausto Muñoz, que reproducen una vista del puerto de Málaga la cual nos recuerda el grabado que Doré hizo de la misma perspectiva.

Bernardo Caro. Retrato de una joven sentada con su hijo en brazos. Málaga, ca. 1871. Carte de visite en albúmina (CFRivero)
Bernardo Caro. [Retrato de una joven sentada con su hijo en brazos]. Málaga, ca. 1871. Carte de visite en albúmina (CFRivero)

Para el año 1878 nuestro fotógrafo ha trasladado su vivienda al Pasaje de Álvarez (hoy “de Chinitas”) nº 14 bajo, en el mismo centro de la ciudad, dice tener 56 años, y declara en el padrón que de profesión es “fotógrafo, ebanista y pintor sin taller”. Y aunque esta última expresión “pintor sin taller” era una frase hecha, podemos deducir que en estas fechas había cerrado ya su estudio. Y ya en el aspecto familiar, y aunque no hemos encontrado datos de un tercer matrimonio, el funcionario que elaboró el padrón hizo constar en la columna de “Observaciones”: Viudo tres veces.

Colaboración con Bécquer:

Nota aparecida en La Época (Madrid) el 14_8_1857.
Nota aparecida en La Época (Madrid) el 14_8_1857.

El ambicioso proyecto que abordó un jovencísimo Gustavo Adolfo Becquer de escribir la HISTORIA DE LOS TEMPLOS DE ESPAÑA, fue acompañado por la aparición de notas publicitarias en la prensa, y no sólo en Madrid. El texto que reproducimos, que es continuación de sus primeros avisos aparecidos el mes anterior, pretende mantener el interés del público e incentivar las suscripciones y se repite en varios periodicos de la capital y en algunos de provincias (3):

    – Uno de estos días han salido para Toledo con objeto de sacar las vistas de aquella santa iglesia catedral primada de las Españas, los Sres. D. Gustavo Adolfo Becquer, uno de los directores de la historia de los templos de España, don Bernardo Caro, fotógrafo de la misma, y el dibujante señor Núñez de Castro.

Portada de la obra Historia de los Templos de España.
Portada de la obra Historia de los Templos de España.

Es el único documento que da a conocer la intención de Bécquer de contar con la fotografía en su proyecto, ningún otro dato justifica la elección para esta tarea de Bernardo Caro, que curiosamente vivía a tan sólo cinco minutos de la oficina editorial de la publicación en la calle Torija nº 14. Sin embago, las láminas que acompañan esta obra, de la cual sólo llegó a imprimirse el primer tomo dedicado a los templos de Toledo, están firmadas sobre todo por el dibujante contratado y algún otro artista, “copias del natural” se afirma al pie de las litografías, y en ningún otro lugar vuelve a aparecer el nombre de Bernardo Caro ni se hace alusión a su aportación a la publicación. Igualmente sucede en las notas de prensa que van anunciando la aparición de las sucesivas entregas que compondrían el tomo, en las que se hace constar que la lámina que las acompaña ha sido ejecutada “por el apreciable artista D. Ildefonso Núñez de Castro“.

De lo cual podemos deducir que no se obtuvo el fruto esperado de su trabajo y su participación se interrumpió ya en sus primeros momentos.(4)

Las estereoscopias de Bernardo Caro:

Bernardo Caro. [Málaga, Cementerio inglés, portada]. Ca. 1857. Uno de los pares estereoscópicos en albúmina. Y fotografía actual de la misma imagen (CFRivero)
Bernardo Caro. [Málaga, Cementerio inglés, portada]. Ca. 1857. Uno de los pares estereoscópicos en albúmina. Abajo fotografía actual de la misma entrada (CFRivero)

La estereoscopia con la que abrimos este artículo es la fachada exterior y puerta de entrada del Cementerio Inglés de Málaga, situado en la actual avenida de Príes nº 1. Hemos datado esta fotografía en torno a 1857, una fecha anterior a la toma de esta misma imagen por Luis Leon Masson, que lo hizo en torno a 1860. Pero dado que ese año coincide con el de su viaje a Toledo en compañía de Bécquer, podría ser incluso algo anterior, aunque no mucho más porque la caseta que se halla junto a la puerta se construyó en 1856. Puede que el fotógrafo hiciese algún viaje a su ciudad en aquellos años, pero sin duda la estereoscopia es muy temprana.

La cartulina que soporta la estereoscopia tiene inscripciones en vertical a ambos lados, la de la izquierda: B CARO PHOT. y a la derecha: PUBº. F. de MOYA – MALAGA.

Es decir la edición y venta de la estereoscopia corría a cargo del librero de la ciudad Francisco de Moya cuyo establecimiento en Puerta del Mar databa de 1849. Un profesional que sabía bien a qué tipo de público iba dirigida esta primerísima imagen estereoscópica: los “viajeros” extranjeros que con frecuencia aparecían por la librería, y en atención a ellos los textos estaban redactados en inglés.

Hemos incluido una imagen actual de este mismo lugar para que el lector compruebe cómo, sorprendentemente, ha sido respetado por el paso del tiempo.

A continuación os mostramos otra estereoscopia que nos plantea más dudas que certezas. Se trata de una vista con un canal y un bello puentecillo en una ciudad desconocida, pues no hay ningún texto impreso ni manuscrito que lo explique, pero que en principio no nos parece española, sino más bien de alguna ciudad centroeuropea que Bernardo Caro muy probablemente nunca visitó.

Bernardo Caro. Puente colgante en un lugar desconocido. Ca. 1857. Estereoscopia en albúmina. (CFRivero)
Bernardo Caro. [Puente colgante y canal en un lugar desconocido]. Ca. 1857. Estereoscopia en albúmina. (CFRivero)

Tan sólo conocemos estas dos piezas estereoscópicas de Bernardo Caro, pero son ejemplares que se cuentan entre los primeros realizados en España, el primero de ellos con la novedad, poco vista en nuestro país, de llevar incorporados los datos del editor y del fotógrafo, que sin embargo desaparece en la segunda, en la que presumiblemente la librería de Moya no deseaba participar.

Jules Ainaud y su estancia en Málaga entre 1864 y 1868

Un pequeño capítulo de esta historia merece estar dedicado al descubrimiento que ha surgido de esta investigación: el fotógrafo “Julián Ainau” que ocupó el local de Bernardo Caro en la Calle Horno nº 4-2º en 1866, es en realidad Jules Ainaud Escande (Lunel, Francia 1837 – Barcelona 1900), casado con Ana Sánchez Gálvez, natural de Nerja (Málaga), el fotógrafo cuyo episodio más conocido es su trabajo para Jean Laurent (5). Su mejor biógrafo Jep Martí lo sitúa en Cardona en abril de 1863 y en Alicante un año después. Y es aquí cuando podemos incorporar un eslabón más en su biografía: su estancia en Málaga, que debió estar entre 1864 y 1968, el tiempo necesario para conocer a Ana, casarse e intentar establecerse como fotógrafo.

  1. Lee Fontanella lo menciona en su Historia de la Fotografía en España. Madrid, El Viso, 1981; y Juan Antonio Fernández Rivero aporta los primeros datos en su Historia de la fotografía en Málaga durante el siglo XIX. Málaga, Universidad de Málaga-Editorial Miramar, 1994. ISBN 978-84-604-9835-3.
  2. Debemos los datos hallados en el Archivo Municipal de Málaga así como los anuncios de La Tribuna y del Avisador Malagueño que reproducimos, a la generosa aportación de Manuel Abela, amigo y gran investigador de la historia de la ciudad.
  3. En Madrid: La Época 14/8/1857 nº 2.574, p. 3. La España 14/8/1857 nº 2.556, p. 4. La Discusión 16/8/1857 nº 450, p. 3. Barcelona: La Corona 17/8/1857, p. 2. Lugo: La Aurora del Miño 18/07/1857. Diario de Córdoba 12/08/1857. Diario de Palma 22/08/1857.
  4. Un caso similar al sucedido con el fotógrafo Enrique Fazio, contratado por Pedro Antonio de Alarcón en 1859. Ver: Juan Antonio Fernández Rivero. La fotografía militar en la Guerra de África: Enrique Facio. En: Ceuta y la Guerra de África de 1859-1860. XII Jornadas de Historia de Ceuta. Ceuta, Instituto de Estudios Ceutíes, 2011. pdf 15 MB
  5. Jep Martí Baiget. (2010). Jules Ainaud (Lunel, França 1837 – Barcelona 1900) Mol mes que un fotograf al servei de J. Laurent. Jornades Imatge i Recerca. Girona. Ajuntament de Girona.

Eugène Pégot-Ogier, sus fotografías de Salamanca en 1877

Este artículo está dedicado al descubrimiento de las fotografías incluídas en el desconocido álbum titulado “Salamanca Illustrée par Eugène Pégot-Ogier”, realizado en 1877. La contemplación de sus sesenta y cinco fotografías nos revelan algunos aspectos de la ciudad no vistos hasta aquel momento por ningún otro fotógrafo e inéditas versiones de perspectivas que se han convertido en imprescindibles cuando hablamos de esta ciudad monumental. Sus imágenes son una colección única, en el más estricto sentido del término.

Pégot-Ogier, Eugène. Salamanca, Plaza Mayor, Ayuntamiento. 1877. Albúmina. (CFRivero)
Fig. 1. Pégot-Ogier, Eugène. Salamanca, Plaza Mayor, Ayuntamiento. 1877. Albúmina. (CFRivero)
Abstract

This article is dedicated to the discovery of the photographs included in the unknown album entitled “Salamanca Illustrée par Eugène Pégot-Ogier”, made in 1877. The contemplation of its sixty-five photographs reveal some aspects of the city not seen until then by no other photographer and unpublished versions of perspectives that have become essential when we talk about this monumental city. His images are a unique collection.

Registrado en Safe Creative Fernández-Rivero_Garcia-Ballesteros_SalamancaPegot-Ogier

1. Biografía

Desconocemos qué avatares de su ajetreada vida llevaron a Jean Pierre Bertrand Eugène Pégot-Ogier (Saint-Gaudens 1824 – Hennebont 1895) a pasar el año de 1877 en Salamanca, que aquel mismo año estrenaba su ferrocarril. Un año importante en la vida de este hombre de negocios, hijo de una aristocrática familia a quien sus biografos califican de banquero, escritor, gran viajero, coleccionista, políglota, pintor aficionado… y fotógrafo. De hecho llegó a la capital castellana recién casado con su segunda esposa, la inglesa Euphenia Geraldine Fitzgerald, y allí se produjo el nacimiento de su primer hijo el 7 de mayo: el futuro pintor impresionista Jean-Bertrand, pero su estancia no fue muy larga ya que en noviembre de 1878 nace su segundo hijo, Fernand, en la isla de Jersey. (1)

Su relación con España se remonta al exilio de su padre Jean-Baptiste, un activo político republicano, tras el golpe de estado de Luis Napoleón Bonaparte en 1851. Es a partir de estas fechas cuando Eugène comienza a viajar, recorriendo no sólo Europa, sino también América, África y parte de Asia, fundando a su regreso, y en base a la fortuna familiar, un banco en París. Fruto de sus viajes son algunas de sus publicaciones como la dedicada a Rusia y el Ferrocarril que sale a la luz en 1857(2). En la década de 1860 se establece en las islas del Canal de la Mancha (Jersey), sin duda un buen destino para un banquero, allí establece relación con el círculo intelectual de exiliados republicanos franceses en torno a Victor Hugo. Buscando una mejoría en la salud de su primera esposa viajó a Madeira, donde finalmente ella falleció en marzo de 1868. Desde allí se trasladó a las islas Canarias en una estancia de apenas tres meses cuyo influjo le inspiró un excepcional trabajo que publicó bajo el título de “Las islas afortunadas …” (3). Su regreso a Europa se produjo a través de Cádiz y hay constancia de su estancia en Madrid en enero de 1869. Este viaje constituye un precedente a su posterior estancia en Salamanca en 1877 y es muy posible que en aquellos meses viajase por el país y decidiese regresar en un futuro.

Pégot-Ogier, Eugène. Salamanca. Tormes, la vega desde la Torre de la Catedral Vieja. 1877. Albúmina. (CFRivero)
Fig. 2. Pégot-Ogier, Eugène. Salamanca. Tormes, la vega desde la Torre de la Catedral Vieja. 1877. Albúmina. (CFRivero)
1.1 Eugène Pégot-Ogier y la fotografía

Es más que posible que su aprendizaje de la técnica fotográfica se produjese en Jersey, ya que el propio Victor Hugo desarrolló un proyecto de propaganda política apoyado en las imágenes fotográficas de su propio estudio (4) y entre los exiliados republicanos surgió un numeroso grupo de fotógrafos, incluidos Auguste Vacquerie o Charles Hugo con quienes tuvo una relación directa (5). 

La práctica de la fotografía fue para Eugène Pégot-Ogier tan sólo una afición, el hecho de que no conozcamos más que ejemplares únicos de cada una de sus creaciones así lo refrenda. Pero sí fue un fotógrafo concienzudo y cuidadoso, lo cual se demuestra en la factura de sus positivos que encontramos encuadernados en sus correspondientes álbumes. Cabe suponer que queden aún fotografías por descubrir, como por ejemplo las que pudo haber realizado en las Islas Canarias, ya que en esta obra que dedicó a su amigo Victor Hugo, escribió como colofón a su primera edición de 1869 una frase en la que expresa su entusiasmo por la fotografía y su intención de incluirlas en la futura edición en inglés de “The Fortunate Isles: Or, The Archipelago of the Canaries“, (un deseo que finalmente no realizó):

   “[…] Quel est le démon qui nous pousee? La photographie. Le touriste est devenu photographe. Dans l’édition anglaise notre prose insuffisante servira de prétexte à la publication d’images qui la feront oublier.

El hecho es que ninguno de sus libros se ilustraron con fotografías, pero sí tenemos noticia de cuatro álbumes fotográficos atribuidos a Eugène Pégot-Ogier:

  • Dos álbumes dedicados a Italia, que fueron subastados en 2012 y contenían respectivamente 41 y 49 fotografías de 15 x 16 cm.
  • Un álbum dedicado a Burgos (España), con 63 fotografías de un tamaño aproximado de 20 x 30 cm, que se encuentra en la National Gallery of Canada.
  • El álbum titulado “Salamanca Illustrée par Eugène Pégot-Ogier”, con 65 fotografías que es el objeto principal de este artículo que se encuentra en la Colección Fernández Rivero.

2. Álbum: “Salamanca Illustrée”

Cubierta del álbum fotográfico "Salamanca Illustrée" de Eugène Pégot-Ogier, 1877. (CFRivero)
Cubierta del álbum fotográfico “Salamanca Illustrée”. (CFRivero)

Se  trata de un gran álbum encuadernado en tela roja con los cantos y esquineras en piel y las inscripciones en letras doradas, que contiene sesenta y cinco fotografías de una seleción de monumentos arquitectónicos y vistas de Salamanca. Están positivadas en papel albuminado y pegadas sobre las cartulinas del álbum (una de ellas está suelta). Al pie de cada una figura un título descriptivo manuscrito en francés.

Inscripción en la guarda del álbum "Salamanca Illustrée" con la firma autógrafa de Eugène Pégot-Ogier
Inscripción en la guarda del álbum “Salamanca Illustrée” con la firma autógrafa de Eugène Pégot-Ogier

En una de sus primeras hojas consta una inscripción manuscrita del autor con su firma, en la que indica fecha y lugar: Fait à Salamanca – Mai 1877, además de la técnica y las medidas de los negativos utilizados: Procédé humide – Rois [¿?] – 8×10 & 10×12 pouces.

“Hecho en Salamanca – Mayo 1877 – Eugène Pégot-Ogier / Proceso húmedo ¿Rois? 8×10 y 10×12 pulgadas”

Datos fundamentales que resuelven la datación de las fotografías, el lugar en el que fue preparado el álbum y el procedimiento en que están realizadas, “Proceso húmedo”, palabras que describen el proceso de preparación de la placa negativa al colodión húmedo. Este método junto con el positivado en papel albuminado, fue la combinación más usada a lo largo del siglo XIX en la realización de fotografías.

Pégot-Ogier, Eugène. Salamanca, patio de los Jesuítas [Clerecía, Patio de los Estudios]. 1877. Albúmina (CFRivero)
Fig. 3. Pégot-Ogier, Eugène. Salamanca, patio de los Jesuítas [Clerecía, Patio de los Estudios]. 1877. Albúmina (CFRivero)
2.1 Tamaños de las fotografías

Es curiosa la referencia que hace Pégot-Ogier al tamaño de las fotografías, justo tras la mención del proceso usado, cuando literalmente escribe: “8×10 & 10×12 pouces”. Lo primero que llama la atención es que el formato lo exprese en “pulgadas”, en lugar de en centímetros, que era lo acostumbrado en su país de origen, lo que quizás se deba a las influencias recibidas en la isla de Jersey. Traducidos a centímetros los formatos serían 20,32×25,40 cm y 25,40×30,48 cm respectivamente.

Al observar que las fotografías del álbum presentaban diferentes formatos hemos realizado una medición y tenemos que 45 de ellas estarían en el entorno de 24×30 cm, y se corresponderían por tanto con el expresado formato de 10×12 pulgadas. Las veinte restantes son de menor tamaño encontrando dos grupos diferenciados que oscilan entre 18×24 cm y 22×28, que no obstante podríamos encuadrar de forma aproximada en el formato de 8×10 pulgadas. La conclusión fundamental es que efectivamente, tal y como queda expresado en el texto manuscrito Pégot-Ogier usó al menos dos tipos de cámaras de diferente formato para la toma de sus fotografías en Salamanca.

Nº piezas en álbum Media tamaño (cm) Pulgadas Centímetros
7 18,50 x 23,80 8 x 10 20,32 x 25,40
13 22 x 27,60 8 x 10 20,32 x 25,40
45 24,10 x 29,44 10 x 12 25,40 x 30,48
2.2 Otros autores presentes el el álbum

A pesar de que el propio título del álbum es suficientemente explícito en cuanto a quién es el artífice de su contenido,… par Eugène Pégot-Ogier, el hecho de encontrarnos ante un autor no profesional con muy escasos ejemplos de su trabajo fotográfico, nos planteó la duda de si no estaría compuesto por las fotografías adquiridas a otros fotógrafos. Para despejar esta incógnita hemos hecho una comparación de las imágenes del álbum con las imágenes de otros fotógrafos coetáneos o anteriores a la estancia de Pégot-Ogier, en cuyo haber se hallaran vistas de Salamanca.

Repasado con detalle el repertorio salmantino de Charles Clifford, Jean Laurent, Louis Leon Masson y Martínez de Hebert, junto con algunas debidas a Francisco Pertierra, podemos afirmar que ninguna de sus fotografías se encuentran en el álbum de Pégot-Ogier, aunque el trabajo sí ha revelado la gran coincidencia de estos autores en cuanto a la elección de sus perspectivas y puntos de vista para captar los mismos elementos, sobre todo monumentales, de la ciudad. De sus sesenta y cinco fotografías, veitiuna coinciden con el mismo motivo elegido por Clifford, nada menos que cincuenta y tres representan casi exactas perspectivas que las fotografías de Jean Laurent, cuatro coinciden en su elección con las de Hebert y por supuesto algunas también con los elementos elegidos por Masson.

Pero cuando repasamos las escasas imágenes conocidas debidas al fotógrafo Jean Poujade,(7) compatriota de Eugène, que coincide con él en Salamanca en 1877, nos encontramos con una gran sorpresa. Poujade ya había trabajado en la ciudad en años anteriores, pero ahora, instalado en la calle de la Cruz Verde nº 1, realiza no sólo retratos sino fotografías topográficas, como las que la Universidad le encargara con motivo de la visita real y que forman parte del álbum Copia fotográfica de algunos detalles del edificio principal y otras dependencias de la Universidad de Salamanca…. y una colección de treinta y tres vistas (31 de Salamanca) que presentó a la Exposición Internacional de París de 1878, integrado en el pabellón español y firmando “Juan Poujade y su Señora” (Emilia Gurruchaga), de las cuales según Conrad Kent solo se conocen ocho.

2.3 Las fotografías de Juan Poujade del Convento de las Dueñas

Así podemos decir que cuatro de las fotografías del álbum de Eugène Pégot-Ogier son de Juan Poujade, todas ellas del maravilloso claustro del Convento de Santa María de las Dueñas, habitado por monjas de la orden de las Dominicas de Santa María, cuyo hermetismo fue la causa de que no existan otras fotografías del mismo en todo el siglo XIX. El motivo por el que este fotógrafo consiguió penetrar en la clausura, según desvela el profesor Kent, fue su relación con el XII marqués de Cerralbo, Enrique de Aguilera y Gamboa, el cual consiguió un permiso del obispado y se hizo acompañar por Poujade, e incluso aparece en alguna de las fotografías bajo sus arcos renacentistas, en unas fechas en las que se realizaban obras de conservación.

Juan Poujade y Señora. Claustro de las Dueñas, patio mozárabe [Salamanca, Convento de Santa María de las Dueñas, Claustro]. 1877. Albúmina (CFRivero)
Fig. 4. Juan Poujade y Señora. Claustro de las Dueñas, patio mozárabe [Salamanca, Convento de Santa María de las Dueñas, Claustro]. 1877. Albúmina (CFRivero)

El Museo Cerralbo de Madrid conserva también dos de estas fotografías(8): la titulada en el álbum de Pégot-Ogier: Salamanca, Claustro de las Dueñas, Patio Mozárabe(fig. 4), es exacta a la copia de nuestro álbum con un personaje que muy posiblemente sea el propio fotógrafo Juan Poujade posando en el centro de la imagen. La belleza de esta imagen cargada de espíritu romántico la hizo aparecer en colecciones de postales de principios del siglo XX sin atribución de autor(9), o en las comercializadas por Venancio Gombau como propias(10), así como en diversos grabados publicados por las revistas ilustradas de la época(7). En la CFRivero tenemos una colección de fotografías de Gombau en la que se incluye la fotografía de la fig. 1. sin el personaje del patio en cuyo espacio queda la huella patente de la manipulación a que ha sido sometido el negativo.

Juan Poujade y Señora. Claustro de las Dueñas, ... [Salamanca, Convento de Santa María de las Dueñas, Claustro. manipulada por Gombau]. 1877. Albúmina (CFRivero)
Fig. 5. Juan Poujade y Señora. Claustro de las Dueñas, … [Manipulada por Gombau]. 1877. Albúmina (CFRivero)

 

Detalle del espacio en que aparece el personaje, tras ser borrado.
Detalle del espacio borrado.

La segunda fotografía del Cerralbo, titulada por Pégot-Ogier Salamanca. El piso del Patio del Claustro de las Dueñas (fig. 6), mantiene el mismo encuadre que la copia del álbum, pero la diferencia en las sombras delata que ha transcurrido algún tiempo entre aquella toma y la que corresponde a nuestra fotografía, en la que faltan además los dos personajes presentes en la primera. Hemos identificado otra copia de esta misma fotografía de Poujade en el Museo del Prado aunque sin atribución de autoría (11).

Juan Poujade y Señora. [Salamanca, Convento de Santa María de las Dueñas, Claustro, galería superior]. 1877. Albúmina (CFRivero)
Fig. 6. Juan Poujade y Señora. El piso del patio del Claustro de las Dueñas [Salamanca, Convento de Santa María de las Dueñas, Claustro, galería superior]. 1877. Albúmina (CFRivero)

La tercera imagen del Claustro, que en el álbum se titula: Salamanca. Claustro de las Dueñas. Patio, ángulo (fig. 7), muestra el otro lado del patio y al Marqués de Cerralbo, casi de espaldas, apoyado en una columna. Esta imagen forma parte también de los fondos de la Hispanic Society.

Fig. 4. Juan Poujade y Señora. Salamanca. Claustro de las Dueñas. Patio, ángulo [Convento de Santa María de las Dueñas, Claustro con el Marqués de Cerralbo]. 1877. Albúmina (CFRivero)
Fig. 7. Juan Poujade y Señora. Salamanca. Claustro de las Dueñas. Patio, ángulo [Convento de Santa María de las Dueñas, Claustro con el Marqués de Cerralbo]. 1877. Albúmina (CFRivero)

Por último la cuarta fotografía que guarda el álbum de Pégot-Ogier del Claustro de las Dueñas es totalmente inédita, se trata de una vista del aspecto exterior de una galería del piso superior del claustro, tras la que asoman las cúpulas de la Catedral Nueva (fig. 8).

Juan Poujade y Señora. Salamanca. Piso del Patio del  Claustro de las Dueñas. [Convento de Santa María de las Dueñas, fachada del piso superior] 1877. Albúmina (CFRivero)
Fig. 8. Juan Poujade y Señora. Salamanca. Piso del Patio del Claustro de las Dueñas. [Convento de Santa María de las Dueñas, fachada del piso superior] 1877. Albúmina (CFRivero)

Ninguna de estas fotografías de Las Dueñas presenta anotaciones o sellos que puedan identificar a Poujade como su autor, es un ejemplo más del olvido o la ocultación de la obra de este fotógrafo, lo que el profesor Kent reconoce como una “campaña de borrar la figura de Poujade del canon del imaginario de Salamanca […]”. Una realidad que esperamos ayudar a revertir con esta nueva aportación. El valor estético y documental de estas fotografías merecen un detenido análisis para lo cual recomendamos la magistral aportación de Conrad Kent en el artículo citado.

2.4 Las fotografías más originales de Pégot-Ogier

No es posible reproducir en este artículo todo el contenido del álbum, por ese motivo hemos optado por mostrar aquellas vistas que descubren un punto de vista distinto y nuevo en la Salamanca fotografiada hasta 1877. De todas ellas destaca esta entrañable imagen de la Plaza del Corrillo, tomada de sur a norte desde algún balcón en una primera planta, de forma que el Camarín de la Virgen queda casi de frente aunque oculto en la somba de la mañana. Muy posiblemente sea la imagen más atigua de conjunto de este enclave en el que una observación del detalle nos muestra algunos puestos de venta, unas señoras sentadas junto a su puerta, un perro y algunos pollos al sol y delante de la ventana Camarín la figura de una mujer sentada, de espaldas a la cámara. Un personaje que Conrad Kent ha descrito con detalle en su comentario de una fotografía de Juan Poujade con un primer plano del Camarín, quizá la más popular de este fotógrafo, advirtiendo que se trata de la mujer del zapatero que ocupó con su puesto la parte baja de la ventana de 1874 a 1883 (7).

Pégot-Ogier, Eugène. Salamanca, Plaza del Corrillo e iglesia de San Martín. 1877. Albúmina (CFRivero)
Fig. 9. Pégot-Ogier, Eugène. Salamanca, Plaza del Corrillo e iglesia de San Martín. 1877. Albúmina (CFRivero)

En la fig. 1 reproducimos la fachada del Ayuntamiento con un numeroso y variopinto grupo de hombres que, tras la fuente, posan para el fotógrafo. Además otras dos fotografías muestran el aspecto que aquel año tenía la ajardinada Plaza Mayor, de ellas mostramos esta con el Ayuntamiento y el Pabellón Real, que no hemos contemplado en ninguna otra conocida del siglo XIX (fig. 10)

Pégot-Ogier, Eugène. Salamanca, Plaza Mayor, esquina de la Plaza Mayor. 1877. Albúmina. (CFRivero)
Fig. 10. Pégot-Ogier, Eugène. Salamanca, esquina de la Plaza Mayor. 1877. Albúmina. (CFRivero)

No son muchas las panorámicas que incluye este conjunto, sin embargo todas ellas nos parecen interesantes, especialmente la titulada Salamanca. Tormes, la vega desde la Torre de la Catedral Vieja (ver fig. 2), que además de mostrar una bella imagen, puede hacer aportaciones a la documentación del urbanismo salmantino, como también la que en el álbum se titula: Salamanca, vista del Paseo de los Jesuítas (fig. 11). Una vista tomada desde la Clerecía hacia el noreste desde la que se vislumbra la fachada del Ayuntamiento y las torres de las iglesias de San Martín y San Julián. De la propia Clerecía en la fig. 3 puede verse una de las fachadas del Patio de Estudios, muy poco presente en la iconografía fotográfica salmantina anterior a 1880.

Pégot-Ogier, Eugène. Salamanca. Vista del Paseo de los Jesuítas. Albúmina. 1877. (CFRivero)
Fig. 11. Pégot-Ogier, Eugène. Salamanca. Vista del Paseo de los Jesuítas. Albúmina. 1877. (CFRivero)

Del interior del Palacio de la Salina, esta fotografía que Eugène tituló Galería de la escalera, incluye además el retrato de una joven ataviada con indumentaria y peinado tradicional, en un enclave no trabajado por otros fotógrafos coetáneos.

Pégot-Ogier, Eugène. Salamanca. [Palacio de la Salina]. Albúmina. 1877. (CFRivero)
Fig. 11. Pégot-Ogier, Eugène. Salamanca. Casa de la Sal, galería de la escalera. [Palacio de la Salina]. Albúmina. 1877. (CFRivero)

También nos ha parecido digna de mostrarse esta imagen de la Sala Capitular de los Jesuítas, hoy Aula Magna de la Universidad Pontificia, con los detalles decorativos que mantuvo en aquella segunda mitad del siglo XIX y el centro de la sala exento de mobiliario.

Pégot-Ogier, Eugène. Salamanca. Sala Capitular de los Jesuítas. [Aula Magna de la Universidad Pontificia]. Albúmina. 1877. (CFRivero)
Fig. 12. Pégot-Ogier, Eugène. Salamanca. Sala Capitular de los Jesuítas. [Aula Magna de la Universidad Pontificia]. Albúmina. 1877. (CFRivero)

Por último os mostramos una de las fotografías que más ha llamado nuestra atención, posiblemente por tratarse de un retrato colectivo que encierra toda una tradición: La presencia de estudiantes irlandeses en Salamanca desde 1592 y más concretamente su ubicación en el llamado Colegio de los Irlandeses, desde 1838 hasta 1951, habitado por estudiantes católicos de esa nacionalidad, huídos de las guerras de religión en Irlanda y acogidos en este edificio, joya del renacimiento español, que construyó el arzobispo Fonseca. El retrato fue compuesto con sumo cuidado, una alfombra cubre la parte del suelo ocupada por el grupo, se han desplazado hasta allí las sillas necesarias y se ha elegido el punto de la galería superior en el que la luz ilumina cada uno de los rostros. Al equilibrio de la composición colaboran la silla vacía y el bonete que descansa sobre la balaustrada y todo enmarcado bajo el arco que cierra el final del corredor. Pero quizá sean las expresiones y actitudes de los retratados en torno a su rector como figura central, lo más relevante de esta imagen única.

Pégot-Ogier, Eugène. Salamanca. Colegio de los Irlandeses. Retrato de un grupo de irlandeses nobles en el patio [Colegio del Arzobispo Fonseca, galería superior del claustro]. Albúmina. 1877. (CFRivero)
Fig. 12. Pégot-Ogier, Eugène. Salamanca. Colegio de los Irlandeses. Retrato de un grupo de irlandeses nobles en el patio [Colegio del Arzobispo Fonseca, galería superior del claustro]. Albúmina. 1877. (CFRivero)

Con Pégot-Ogier recorremos Salamanca, la Casa de las Conchas, la Casa de las Muertes, la portada del Convento de los Capuchinos, del Colegio Viejo o de las Escuelas Menores, diversas perspectivas del Puente Romano, las catedrales sus cúpulas y sus portadas, hasta tres imágenes diferentes de la portada del Colegio del Arzobispo Fonseca, por triplicado la portada de San Estéban, su claustro … y cómo no la portada de la Universidad. Este paseo fotográfico sin duda induce a proyectar una nueva visita a esta ciudad irrepetible.

 

Bibliografía y notas

 

  1. Vega y Vega, Jorge Juan. (2007). El triple viaje a las Canarias de Eugène Pégot-Ogier. En: José M. Oliver et al. Escrituras y reescrituras del viaje: miradas plurales a través del tiempo y de las culturas. Leia v. 10. Bern [etc]: Peter Lang. pp. 523-536.
  2. Pégot-Ogier, Eugène. (1857). La Russie et les chemins de fer russes. Paris: Garnier frères, libraires.
  3. Pégot-Ogier, Eugène. (1869). Les iles fortunées: Ou, Archipel des Canaries. Paris: Librairie internationale.
  4. Hugo and Photograph. Maissons Victor Hugo, Paris – Guernesey. Et: Gillian GreenHill (1980). The Jersey Years; Photographer in the Circle of Victor Hugo. History of Photography, v. 4(2): DOI: 10.1080/03087298.1980.10441160
  5. Autour de Victor Hugo: Proscrits a Jersey et Guerenesey de 1848 a 1870. Le dictionnaire biographique Maitron.
  6. “[…] ¿Cual es el demonio que nos posee? La fotografia. El turista se ha convertido en fotógrafo. En la edición inglesa, [de esta obra] nuestra prosa insuficiente servirá de pretexto para la publicación de imágenes que la harán olvidar.”
  7. Sobre Juan Poujade ver el completísimo estudio de Conrad Kent. (2020). Sobre las vistas salmantinas del fotografo Juan Poujade (1831-1905). Salamanca, Revista de Estudios. Nº 64, pp 19-58. A quien agradecemos los detalles que nos ha facilitado sobre la estancia de Pégot-Ogier en Salamanca.
  8. Casas Desantes, Cecilia. Salamanca y la fotografía en las colecciones del Museo Cerralbo. ESTUCO. Revista de Estudios y Comunicaciones del Museo Cerralbo. Madrid: Ministerio de Cultura y Deporte, 18/02/2019, nº 3,pp. 141-201.. pp. 164-177, figs. 12, 13a y 13b.
  9. Por ejemplo en la colección de postales de la Librería Cuesta de Salamanca o en la de Hauser y Menet, donde consta el nombre de “viuda de Oliván y hermano”.
  10. Sobre cómo negativos de Poujade pasaron al fotógrafo José Oliván y a su cuñado Venancio Gombau, Conrad Kent (op. cit.) hace la siguiente cita del trabajo de Lenaghan: Cesar Hernández Rodríguez observa que en 1884 Oliván traslada su estudio del paseo de las Carmelitas a la plaza de la Cruz Verde, 1 [después del traslado de Poujade a Burgos] hasta el mes de mayo de 1888, cuando se pone en alquiler. Lenaghan, Patrick. “From Andalucía to Vizcaya: ‘Recuerdos y Bellezas” of an Unknown Alguacil” En: Villena Espinosa, Rafael; López Rorán, Rafael y López Torán, José Manuel (dirs.). Fotografía y Patrimonio Cultural V, VI y VII Encuentros de fotografía. Ciudad Real: Universidad de Castilla-La Mancha, 2018.
  11. Otra diferencia entre las dos fotografías es el cable que va de columna a columna, anudado bajo los capiteles, muy evidente en la del Cerralbo, en la que recorre todas las galerías visibles en la imagen, mientras que en la imagen de la CFRivero sólo se visualiza en la galería del fondo.
Gustave Doré. Madrid, Fuente de la Cibeles. Grabado. / Jean Laurent. Madrid, Fuente de la Cibeles. Ca. 1870. Albúmina sobre papel. (CFRivero)

Doré y el uso de la fotografía en su obra l’Espagne

Autor desconocido, Mauzaisse ?. Salón de Embajadores en el Alcázar de Sevilla. Ca. 1865. Albúmina / Gustave Doré. Grabado. 1874
Autor desconocido, Mauzaisse ?. Salón de Embajadores en el Alcázar de Sevilla. Ca. 1865. Albúmina / Gustave Doré. Grabado. 1874

L’Espagne es el título del relato del viaje por España que realizaron en 1862 Gustave Doré y su amigo Charles Davillier. Por supuesto que el resultado fue un libro genialmente ilustrado en el que Doré, tras las maravillosas imágenes de ambiente cargadas de personajes, hubo de incluir los monumentales decorados que el público europeo identificaba con España. Y es aquí donde entra en juego la fotografía y encontramos que en contra de su costumbre, Doré recurre a las imágenes fotográficas que en aquellos años pudo consultar o adquirir. La identificación de estas fotografías y sus correspondientes versiones en los dibujos de Doré es la aventura que os proponemos.

Abstract:

L’Espagne (in english: Spain) is the title of the account of the journey through Spain that Gustave Doré and his friend Charles Davillier made in 1862. Of course, the result was a brilliantly illustrated book in which Doré, after the wonderful images of the environment loaded with characters, had to include the monumental sets that the European public identified with Spain. And it is here that photography comes into play and we find that, contrary to his custom, Doré resorts to photographic images that in those years he was able to consult or acquire. Identifying these photographs and their corresponding versions in Doré’s drawings is the adventure we propose.

Esta investigación ha dado lugar a un artículo que puede leerse en:

La fotografía en la obra de Gustave Doré durante su viaje a España. Fotocinema, 2020, nº 21 p: 289-318. DOI https://doi.org/10.24310/Fotocinema.2020.vi21.10010

Antecedentes:

Incluímos también en este post la presentación utilizada en el Curso de Verano de la Universidad de Almería: “Andalucía en la historia fotográfica del XIX“, en la que se aprecia con todo detalle la relación entre grabados y fotografía:

Fue la exposición “Gustave Doré, viajero por Andalucía” en colaboración con el Museo Carmen Thyssen Málaga, el detonante de esta investigación de la que publicamos algunos indicios en “La España romántica en versión estereoscópica”, en 2008.

Grabado de Doré de Málaga y fotografía de Spreafico de la misma imagen
José Spreafico “Málaga, Puerto y Catedral”. Albúmina, 1862. Gustave Doré. Málaga, el puerto y la catedral. 1864

También en este blog publicamos un pequeño post que titulamos “Tomado de fotografía”, grabados al descubierto. En el que hacíamos un pequeño avance con el ejemplo del grabado de Doré del puerto y la catedral de Málaga.

Segovia "La Catedral" Grabado de Doré y fotografía de Gaudín. 1857
Gustave Doré. Segovia, la Catedral. Grabado de la p. 635 de L’Espagne. A. Gaudin et frères. Segovia, Cathedrale. Estereoscopia en albúmina. 1857.
Doré y sus técnicas de trabajo:

Tras los primeros hallazgos de las coincidencias entre los grabados y fotografías coetáneas de aquellos paisajes y monumentos españoles, vino la curiosidad por conocer si entre sus técnicas habituales de dibujo se incluía el uso de fotografías, o en qué otras obras se habían utilizado como inspiración de los grabados… Nada de esto puede deducirse del estudio de su biografía ni de la descripción de sus trabajos que hacen los especialistas, más bien al contrario Gustave Doré es un dibujante imaginativo que transforma una realidad que queda grabada en su mente, sin ni siquiera tomar apuntes del natural. En cierta ocasión, en un paseo por Londres para preparar un trabajo sobre la ciudad, su acompañante Blanchar Jerrold le presiona para que dibuje sobre la marcha, Doré le responde con una frase que se haría famosa: “Tengo la cabeza llena de colodión”*.

Gustave Doré. Toledo, Puerta de Bisagra. Grabado. / Ernest Lamy, id. Estereoscopia en albúmina. 1863
Gustave Doré. Toledo, Puerta de Bisagra. Grabado. / Ernest Lamy, id. Estereoscopia en albúmina. 1863

Así, su obra L’Espagne se nos revela como una obra ciertamente atípica en la trayectoria de Doré, a quien imaginamos inducido por su editor, Hachette, a ilustrar también con vistas topográficas que potenciaran la identificación del país entre los lectores. 

Alejandro Massari?. Sevilla, Hospital de la Caridad. 1860. Albúmina / Gustave Doré. id. Grabado
Alejandro Massari?. Sevilla, Hospital de la Caridad. 1860. Albúmina / Gustave Doré. id. Grabado
Investigación sistemática:

La búsqueda sistemática de fotografías contemporáneas a la realización de los grabados nos ha descubierto hasta ahora treinta y ocho casos de coincidencias, que quedan gráficamente explicadas en el Cuadro 1 del artículo que referenciamos más arriba:

Fernández Rivero, Juan Antonio: Cuadro 1 (primeras líneas) del artículo La fotografía en la obra de Gustave Doré durante su viaje a España. Fotocinema, 2020, nº 21 p: 289-318. DOI https://doi.org/10.24310/Fotocinema.2020.vi21.10010
Reproducción parcial del Cuadro 1
Último descubrimiento:

Autor desconocido, Mauzaisse ?. Salón de Embajadores en el Alcázar de Sevilla. Ca. 1865. Albúmina / Gustave Doré. Grabado. 1874A ellas hay que sumar el último descubrimiento que llegó tras la publicación del trabajo, pero que ahora podemos incluir en este post: Se trata del grabado del Salón de Embajadores del Alcázar de Sevilla que encabeza estas líneas y que reproduce exactamente la fotografía que le acompaña cuyo autor podría ser Mauzaisse.

Conclusión:

La genialidad de Gustave Doré y la calidad de su obra  son hechos indiscutibles, el uso de la fotografía para la realización de grabados y pinturas fue una práctica común desde los primeros momentos de la existencia de este arte, una cuestión que no desdice en absoluto el trabajo del artista. Pero sí es necesario establecer hechos como el estudiado que ponen de relieve cuestiones tan interesantes como la circulación de los productos fotográficos en las capitales españolas, o en París… los autores artífices de aquellas fotografías, la identificación que ambos, fotógrafo y dibujante, hicieron de los lugares más emblemáticos de la España romántica…

Gustave Doré. Sevilla, Catedral, Puerta del Perdón / Ernest Lamy. Id. 1863. Albúmina
Gustave Doré. Sevilla, Catedral, Puerta del Perdón / Ernest Lamy. Id. 1863. Albúmina

Aún quedan algunos grabados susceptibles de una procedencia fotográfica, que también quedan indicados en otro de los cuadros del artículo, en espera quizá de alguna otra investigación.

Jean Laurent. Madrid, Palacio de Oriente. 1879, albúmina / Gustave Doré, id. Grabado.
Jean Laurent. Madrid, Palacio de Oriente. 1879, albúmina / Gustave Doré, id. Grabado.

En la cabecera: La Fuente de Cibeles en Madrid, grabado de Doré y fotografía de Jean Laurent en 1870.

* Doré intenta así explicar que su cabeza es como una cámara fotográfica al “colodión”, que es la técnica imperante en aquellos momentos.

Vigo 1870, fotografía del rescate del Santa-Cruz

Jean-Baptiste Durand-Brager (atribuida). Bahía de Vigo, cubierta del barco de la "Societe de Sauvetage des galions de Vigo" a la izq. Ernest Bazin. 1870. Albúmina sobre papel. (CFRivero)
Jean-Baptiste Durand-Brager (atribuida). Bahía de Vigo, cubierta del barco de la Sociète de Sauvetage des galions de Vigo, a la izq. Ernest Bazin. 1870. Albúmina sobre papel. (CFRivero)

La fotografía que presentamos es realmente única. Bajo el título genérico de: Expèdition de Vigo, 1870, el pie de foto describe la imagen:

Sauvetage d’un Canon sur le Galion la Santa-Cruse

Creemos que se trata de la única imagen fotográfica conocida de la poderosa campaña de rescate de tesoros submarinos, desarrollada en los pecios de la bahía de Vigo y ensenada de San Simón de 1870 a 1873, por la “Societé de Sauvetage des Galions de Vigo“, y también la única en todas las campañas que se hicieron en aquellos lares, durante la segunda mitad del siglo XIX y hasta los años veinte del siglo pasado.

Abstract:

We present a photograph of Jean-Baptiste Durand-Brager, from the so-called Vigo Expedition of 1870, for the rescue of the treasures submerged in the Vigo estuary (Spain), by the Sociète de Sauvetage des galions de Vigo. On the ship-deck of the schooner Julien Gabrielle, next to a cannon pulled from the seabed, Ernest Bazin, two divers with diving suits, Benoit Rouquayrol and Auguste Denayrouze, inventors of the diving oxygen regulator that bears his name.

Retrato de Ernest Bazin. Grabado. Ca. 1870
Retrato de Ernest Bazin. Grabado. Ca. 1870 (Wikipedia)

Además en la escena están presentes tres de los personajes más relevantes de la epopeya, como veremos: La fotografía encuadra un plano medio de la cubierta de la goleta Julien Gabrielle, concediendo el mayor protagonismo al cañón que reposa sobre una plataforma elevada, apoyada en la borda. A la izquierda y con la proa al fondo, vemos los obenques del palo mayor, junto a ellos un personaje que apoya el pie izquierdo sobre el cañón que reconocemos como el ingeniero Ernest Bazin (Angers 1826 – París 1898), a su lado dos buzos con sus escafandras, uno de ellos sentado sobre el cañón. Y a la derecha los inventores del regulador de oxigeno para buceo: Rouquayrol-Denayrouze, Benoit Rouquayrol (Espalion 1826 – Rodez 1875), ajusta el aparato a uno de los buzos, y en primer plano Auguste Denayrouze (Montpeyroux 1837 – 1883) que hace palanca con un palo sujetando el cañón, apoyándose sobre un cabrestante. Tras ellos cruza por arriba una verga y se ve el palo trinquete junto con un nutrido grupo de ayudantes y marineros. Las modificaciones que se hicieron en la cubierta del barco, descritas por Hippolyte Magen, coinciden en parte con la imagen: Sobre el puente … se construyeron, encima de su borda, dos sólidas pasarelas, una por delante del trinquete… y la otra, un poco por delante del palo mayor… Un fuerte caballete, vigorosamente acoplada entre el trinquete y el palo mayor, posibilitaba la inmersión y la emersión del observatorio…

Durand-Brager autor de la fotografía:

Lo que sí parece del todo probable es que fuese Henri Durand-Brager el autor de esta fotografía en el escenario de la cubierta de la Goleta Julien-Gabrielle, componiendo la escena con los personajes más iteresantes, los dos buzos y el cañón rescatado .

La batalla del Rande:

El origen del episodio que nos ocupa está en la gran cantidad de barcos hundidos en la Ría de Vigo como consecuencia de la llamada Batalla de Rande, que tuvo lugar el 23 de octubre de 1702, cuando la más valiosa carga que hubiese llegado nunca procedente de América, transportada por una flota franco-española de 57 barcos, se había refugiado en la ría y estaba descargando en el puerto. Allí fue atacada por una poderosa armada pirata anglo-holandesa de más de 150 naves. Parte de las valiosas mercancías se descargaron, pero otras se echaron por la borda o se perdieron en el incendio y hundimiento de las embarcaciones para evitar que acabasen en manos del insuperable enemigo(1).

Los “rescates”:

Al menos ocho barcos españoles y doce franceses quedaron bajo las aguas, y desde entonces han sido objeto de toda clase de métodos extractivos por empresas que, normalmente, quebraron por el desequilibrio entre gastos e ingresos en sus arcas.

Este fue también el caso de la Societé de Sauvetage des Galions de Vigo y su sucesora (fundada en 1872), la Societé Anonyme d’Entreprise de Sauvetage des Galions de Vigo. Ambas protagonizaron la cuarta campaña de búsqueda desde 1702, la empresa comenzó sus trabajos en enero de 1870, sin temor al invierno, con un alarde muy notable de medios técnicos: además de los buzos dotados del más moderno sistema de regulación de aire, contaban con las innovaciones debidas al ingeniero Ernest Bazin, cuyas aportaciones más llamativas, además de los tubos para extracción de lodos, fueron la gran lámpara eléctrica pra la iluminación del fondo marino y una campana-observatorio submarino que daría lugar a imágenes extraordinarias del escenario de los trabajos(2).

La prensa de aquellos días relató con bastante detalle esta campaña que supuso todo un hito tecnológico, especialmente interesante nos parecen estas noticias(3):  “...un vapor comprado… por la Compañía de salvamento de los galeones de Vigo, saldría del puerto de Bayona para el citado puerto… llevando á su bordo el material completo del que forma parte el aparato de Rouquayrol-Denayrouze, escafandras, cabrias, grúas, máquinas poderosas de salvamento, etc. Además de la tripulación, el vapor lleva á Mr. Durand Brager que desempeña las funciones de inspector del armamento del material de investigaciones, un capitán de pontón, un segundo, 12 buzos con sus contramaestres y un ingeniero, 2 químicos, un maestro calafate, un maestro carpintero, un maquinista y ocho marineros”.

El patache Santa Cruz:

El ambicioso proyecto de la “Sociète de Sauvetage…” les llevó a trabajar al menos diez pecios diferentes, entre ellos el llamado “Santa-Cruz”, correspondiente a un patache de 216 toneladas, con dieciocho cañones, construido en Guayaquil (Ecuador) en 1692: “el patache de Alonso López, que se llamaba Santa Cruz, que en realidad finalizó varado frente a la playa de Cesantes [en la ensenada de San Simón] y después lo incendiaron los holandeses“(4).

La crónica escrita por Hippolyte Magen(5), gerente de las prospecciones, relata que ya en fechas anteriores al 6 de abril abordaron los restos del Santa-Cruz “cuya longitud era de 20 m. y su ancho de 8 m.; treinta de sus cuadernas surgían del fango, a 12,25 m. bajo el nivel del mar. Los buzos habían encontrado en sus manos, al abrir las dos trincheras, una rueda de afilar, un cubo con brea, una caja calafateada, un mortero de farmacia con su mazo, una cuchara de metal. una pala de caoba, una escudilla, cuatro tablillas de madera talladas que formaban los cuatro lados de una caja, una funda de pipa en madera tallada, una pequeña cubeta de metal, gran cantidad de láminas de abanico con variadas tallas e incrustaciones, maderos de caoba en perfecta conservación, maderas para tintes y troncos de guayacán.”

El 23 de Julio [1870] volvieron sobre el Santa Cruz, rescatando … cinco maderos de caoba, doce de guayacán, tres de campeche, cerámica blanca, platos de estaño y cobre, poleas de bronce, un grupo de monedas de cobre y plata, una empuñadura de espada adornada de cabezas romanas y cerca de 400 kg de plomo argentífero… Pero no es hasta la primavera de 1872 cuando Magen nos habla de que en un nuevo acceso al Santa cruz se habían retirado “… troncos de campeche, cañones y balas”, junto con otros objetos similares a los descritos.

Es evidente que estos datos no cuadran con la fecha de la fotografía, 1870, en la que muestra uno de los cañones extraídos, pero suponemos que la crónica de Magen es aproximada.

Fotografía submarina:

Una de las facetas más llamativas de la campaña de prospecciones llevada a cabo por la Sociète de sauvetage des galions de Vigo es la expectación pública que llegó a alcanzar, sobre todo en Francia, con una cobertura mediática de primera línea, encabezada sobre todo por la revista L’Ilustration(6) gracias a las crónicas y dibujos que envió, el también fotógrafo Jean Baptiste Henri Durand Brager, que como vimos más arriba formaba parte de la expedición como inspector del armamento del material de investigaciones. La revista publicó detallados relatos el 18 de junio y el 2 de julio de 1870, una información que también tuvo su réplica en la revista española: La Ilustración Española y Americana(7).

Henri Durand-Brager. Les Galions de Vigo, explorat on d'une éprave. Grabado publicado en L'Ilustration el 2 de julio de 1870.
Henri Durand-Brager. Les Galions de Vigo, explorat on d’une éprave. Grabado publicado en L’Ilustration el 2 de julio de 1870.

Pero lo que más impactó al público fueron los grabados realizados por Monsieur Durand-Brager a partir de las fotografías tomadas desde la “campana-observatorio” de Bazin o de sus propios apuntes. Durand-Brager se había acreditado como fotógrafo por sus trabajos en la guerra de Crimea y en Turquía, pero no era el único que en el escenario de la Ría de Vigo conocía la técnica fotográfica: el propio Ernest Bazin ya había publicado en 1866, la realización de fotografías submarinas desde su “observatorio”, gracias a su propia lámpara de luz eléctrica, imágenes que no se conocen ni se hicieron públicas(8): El eminente fotógrafo francés M. Bazin, ha inventado un ingenioso estudio submarino para fotografía, mediante el cual puede copiar buques idos al fondo, rocas y otros objetos debajo del mar. Es una especie de garita o campana de buzo con ventanas y cristales en forma de lentes, a prueba de agua, en la cual, por medio de la luz eléctrica, las fotografías salen completamente iluminadas. M. Bazin ha podido permanecer 10 minutos en esta campana submarina y producido varias fotografías bastante exactas de objetos a una profundidad de 300 pies. La invención es un ensayo susceptible de mejora”.(9)

Jean-Baptiste Durand-Brager (atribuida). Bahía de Vigo, cubierta del barco de la "Societe de Sauvetage des galions de Vigo", a la izq. Ernest Bazin. 1870. Albúmina sobre papel. (CFRivero)
Jean-Baptiste Durand-Brager (atribuida). Bahía de Vigo, cubierta del barco de la Societe de Sauvetage des galions de Vigo, a la izq. Ernest Bazin. 1870. Albúmina sobre papel. (CFRivero)

Este episodio de búsqueda subacuática dio lugar al relato “Les Galions de Vigo”(5) como hemos visto, publicado en 1873, un libro que inspiró a Julio Verne muchos de los pasajes y elementos presentes en su obra “Cien mil leguas de viaje submarino”, en la que el propio Nautilus visita la Bahía de Vigo. El propio Verne visitó dos veces la ciudad, que le ha dedicado una bonita escultura.

También hemos sabido que en el museo de Los Inválidos en París están expuestos tres de los cañones extraídos en el pecio de Rande.

Nos gustaría terminar con una frase de Yago Abilleira Crespo, publicada en el blog de AdArqua(10), a quien hemos leído, junto a Ramón Patiño. A los dos nuestro reconocimiento por su extraordinaria aportación a la historia de los restos subacuáticos de la Batalla de Rande.

Los tesoros de Rande no son de oro ni de plata, son de madera, de barcos hundidos en el fango, que nos hablan de la transición del galeón al navío de línea. Son tesoros de papel, de una riquísima documentación antigua nunca antes consultada que nos cuenta mucho de aquella época y del comercio con América. Son tesoros culturales, de interesantísimas leyendas de tesoros que atrajeron al mismísimo Capitán Nemo en sus “Veinte mil leguas de viaje submarino”. Son tesoros tecnológicos, que nos hablan de la evolución del buceo para explorar la Ensenada de San Simón. En definitiva, son tesoros que nos hablan de nuestro pasado, tesoros que hay que conservar y dar a conocer. (Yago Abilleira Crespo)

 

Bibliografía:

  1. Ramón Patiño. “La Batalla del Rande”
  2. Yago Abilleira Crespo. (2005). Los galeones de Vigo.
  3. Gaceta de los caminos de hierro. 10/7/1870, páginas 8 y 9. “Los Galeones de Vigo”
  4. Ramón Patiño Gómez. “Nuestra Señora de los Remedios versus Santo Cristo de Maracaibo“.
  5. Hippolyte. Magen “Les Galions de Vigo”. Paris, Armand le Chevalier, 1873. Traducida por Yago Abilleira en “Los galeones de Vigo”.
  6. L’Ilustration: 18/6/1870.- Les Galions de Vigo, p: 443-444.
  7. La Ilustración española y americana. 28/7/1870, página 9 y 10.
  8. John Hannavy. (2008). Underwater photography. En: Encyclopedia of ninentteenth century photography. New York: Taylor and Francis. p. 1416.
  9. Diario oficial de avisos de Madrid. 24/12/1866. Citado por: Miguel Ángel Delgado. (2014). Inventar en el desierto: Tres historias de genios olvidados. Madrid: Turner publicaciones.
  10. Yago Abilleira Crespo. (2014). Los Galeones de Rande de 1702 (Ría de Vigo, Galicia). En el blog de “Adarqua, Asociación de amigos del Museo Nacional de Arqueología subacuática”.

Charles Monney, un fotógrafo singular

Conocido por su amplio reportaje sobre el Sitio de Bilbao en 1874, su huella ha sido identificada por numerosos fotohistoriadores en Murcia, Málaga, Córdoba, Granada, Sevilla, Madrid o Bilbao. Reunir sus registros y aportar nuevos datos sobre su versatilidad fotográfica y su faceta estereoscópica es nuestro objetivo.

Charles Monney. Retrato de señora joven. Málaga. Ca. 1865. Carte de visite en albúmina. (CFRivero)
Charles Monney. Retrato de señora joven. Málaga. Ca. 1865. Carte de visite en albúmina. (CFRivero)
Abstract:                                                               Descargar PDF

Gathering all this news about Charles Monney (París 1830-Madrid 1875) and delving into the details of his professional life have made us consider his contribution to Spanish photography in its first decades. A photographer whose beginnings are linked to the legendary group of passer-by pioneers, somewhat later but who reminds us of photographers like Lorichon or the Count of Lipa, among others. Monney also surprises us for its associative strategy with photographers already settled in very different locations, providing a diverse offer that seems to adapt to each need, whether it be with “large and stereoscopic views”, “types”, enlargements, mosaics, or selling plates to his colleagues. In short, a “modus operandi” that has not facilitated the discovery of his work, which fortunately was registered in the Bilbao albums, testimony to his professional mastery.

Datos biográficos:

Es César Estornes(1) quien aporta los datos de su recorrido vital precisando que Charles Monney Millet nació en París en 1830, hijo de Charles Monney y Jeanne Millet, que estaba casado con Jeanne Aurín Tou, nacida el 11 de mayo de 1844 en Nantes, con quien tuvo un hijo, Luciano Casto Monney Aurín, que nació en Bilbao el 4 de marzo de 1874. Y tras seguir someramente su recorrido por España, indica su domicilio en Bilbao en el padrón de 1875, en la calle Correo 15-4 derecha, “dos buhardillas como estudio fotográfico”. Finalmente localiza las noticias de la muerte de Monney en Madrid “a las cinco de la tarde del 12 de abril de 1875, tenía cuarenta y cinco años cuando un aneurisma de aorta abdominal acaba con su vida. Fue enterrado en el cementerio General del Norte”.

Su recorrido por Andalucía:

Los primeros años de la presencia de Charles Monney en España están aún algo confusos, es Lee Fontanella quien da la primera noticia localizándolo en Murcia, en la calle Garnica 12(2). Suponemos que de allí debió pasar a Málaga en 1863, ya que aparece en el “Calendario Ilustrado de Málaga para 1864”, su estancia se documenta también con la carte de visite que ilustra el inicio de este artículo y cuyo dorso incluimos más abajo. El sello indica el nombre del estudio “Fotografía Parisiense”, calle del Cister nº 4(3).

Charles Monney. dorso de una Carte de visite de su estudio "fotografía Parisiense" en Málaga y en Murcia. Ca. 1865 (CFRivero)
Charles Monney, dorso de una Carte de visite de su estudio “Fotografía Parisiense” en Málaga. Ca. 1865 (CFRivero)

La curiosidad nos llevó a desprender cuidadosa- mente esta etiqueta para descubrir bajo ella, tras el nombre del fotógrafo, el texto: “Pintor fotógrafo | calle Garnica Nº 5 | Murcia”. Aunque para esta  localización no tenemos una datación concreta, por lo que suponemos que llegó a Murcia y desde allí pasó a Andalucía durante la primera mitad de la década de 1860.

Durante estos años Monney recorrió las principales capitales andaluzas (Sevilla, Granada, Córdoba, Málaga y también Gibraltar), muy posiblemente embarcado en un proyecto de vistas y retratos costumbristas de Andalucía, del que nos informa Yáñez Polo con motivo de la publicación de un anuncio de Julio Beauchy Peron, en julio de 1867 en El Porvenir de Sevilla (4): “Fotografía y Leptografía Francesa. | Sierpes nº 102 | […] Vistas instantáneas, tipos y costumbres andaluzas, colección Monney“.  Y aunque, como vemos es el propio Beauchy quien comercializa la “colección Monney”, la estancia de nuestro fotógrafo en Sevilla queda ratificada por su aparición en El Indicador de 1867(5) con estudio en el número 60 de la calle Sierpes, sustituyendo a María Velázquez y José Pelli (establecidos allí en 1866). No conocemos ninguna fotografía de esta colección de vistas y tipos andaluces, por lo que deducimos que o bien no tuvo gran éxito, o pudo quedar diluida entre la producción de Beauchy, padre o hijo.

Pero es de suponer que nuestro fotógrafo llevaba en la región el tiempo suficiente para haber avanzado este trabajo, de hecho está documentado su paso por Córdoba en 1865, asociado a otro fotógrafo francés, Eduardo Jolivot “con estudio en la plaza de las Doblas nº 10″(6,7).

Diario de Córdoba de 30 de mayo de 1865: Gabinete fotográfico. Los Sres. Carlos Money y Edouardo Jolivot tienen el honor de ofrecer su gabinete, calle de las Doblas núm. 10. Horas de trabao, desde las once de la mañana hasta las cinco de la tarde.
Diario de Córdoba de 30 de mayo de 1865

Sabemos también de su estancia en Granada donde Monney continúa haciendo alarde de su habilidad para asociarse con fotógrafos locales, franceses como él, que le precedieron en la aventura española. Así le encontramos colaborando con el fotógrafo Charles Mauzaisse Weelher, con quien presenta en 1866 una solicitud de patente para impresión sobre papel de porcelana que no llegó a progresar(8).

Ilustración 4- Jean Laurent. Carro-laboratorio del fotógrafo en el patio del Palacio de Valladolid (detalle). Ca. 1875. Albúmina sobre papel. (CFRivero)
Ilustración 4- Jean Laurent. Carro-laboratorio del fotógrafo en el patio del Palacio de Valladolid (detalle). Ca. 1875. Albúmina sobre papel. (CFRivero)

Imaginamos a Charles Monney viajando primero por Andalucía y después por otras regiones de España, para realizar las fotografías que más tarde veremos publicitadas en sus anuncios, tomas en gran formato y en estereoscopia, como harían también otros fotógrafos del momento, por ejemplo Luis Masson… y teniendo necesidad por tanto de trasladarse continuamente con todo un pesado y complicado equipo de cristales, líquidos, bateas y otros elementos, además de necesitar un espacio oscuro en el que manipular las placas. Como solución práctica a este problema es conocido el uso de un carro diseñado al efecto que utilizaron así mismo otros fotógrafos, sin duda el más conocido es “el carrito de

E. Joulia. Valencia, detalle del carro-laboratorio del fotógrafo ante la plaza de toros. Ca. 1865. Carte de visite en albúmina. (CFRivero)
E. Joulia. Valencia, detalle del carro-laboratorio del fotógrafo ante la plaza de toros. Ca. 1865. Carte de visite en albúmina. (CFRivero)

Laurent”, que aparece en alguna de sus fotografías. O el de Jouliá (Valencia) del que inluimos también una imagen. Y ha sido muy ilustrador descubrir, gracias al aviso de  Carlos Teixidor, que Carlos Monney también utilizaba un carro-laboratorio fotográfico de campaña, el cual se ha identificado en una fotografía que está en la Fototeca del Instituto del Patrimonio Cultural de España, (ref.: SB-0059), muy parecido al de Laurent. Es un dato muy significativo que descubre la envergadura de su trabajo de fotografía en exteriores, vistas y paisajes, y el hecho de que estos materiales no hayan salido a la luz, nos hace sospechar la pérdida de la mayor parte de este trabajo.

Etapa madrileña:
Charles Monney Millet. [Retrato de hombre con barba]. Madrid, ca. 1870. Carte de visite en albúmina. (CFRivero)
Charles Monney Millet. [Retrato de hombre con barba]. Madrid, ca. 1870. Carte de visite en albúmina. (CFRivero)

Sin embargo su búsqueda de mejores oportunidades le lleva a Madrid, donde gracias al Directori Clifford encontramos una nota de prensa de 1868 presentando una fotografía iluminada tomada en El Escorial a toda una compañía militar. El texto reza así:

Nota sobre una obra de Carlos Monney en La Correspondencia de España el 23 de junio de 1868
Nota sobre una obra de Carlos Monney en La Correspondencia de España el 23 de junio de 1868

En la direccion de Carabineros hay colocado un cuadro que ha de regalarse mañana al general Zapatero con motivo de ser sus dias, como muestra de gratitud de la compañía de jóvenes establecida en el Escorial. El autor del pensamiento es el jefe de dicha compañía don Constantino Altabas, que con tanto acierto la dirije la educacion de aquellos niños que son ya un modelo de instrucción en la táctica militar. El cuadro representa toda la compañía formada en batalla con arma terciada. La vista fué tomada por el fotógrafo Sr. Monney é iluminada al oleo por el pintor escenógrafo Sr. Laveroz, [ …] presentando en los últimos términos la casa cuartel y una vista general del sitio de San Lorenzo con su magnifico monasterio.

Noticia sobre Charles Monney aparecida en La Discusión (Madrid). 31 de marzo de 1869
La Discusión (Madrid). 31 de marzo de 1869 (Directori Clifford)

La estancia de Monney en la zona norte de la capital, está también corroborada por otra curiosa noticia que el periódico La Discusión publica el 31 de marzo de 1869 y que titula: “Resurrección | Mr. Monney, fotógrafo, acusado por algunos periódicos de haberse arrojado de una ventana á la calle, quedando muerto en el acto, está bueno y sano, come y bebe mejor que nunca, y se halla en Pozuelo dirigiendo su taller de ampliaciones de fotografías, a la disposición de todo el que quiera utilizar sus conocimientos.”

Facetas fotográficas:

El texto además incluye la interesante información sobre una de las especializades fotográficas que Monney trabajaba: la de la ampliación, una faceta que escasamente hemos encontrado publicitada entre los fotógrafos del momento. Tal parece que Monney trataba de encontrar alternativas profesionales al retrato de estudio, como la realización de retratos en exteriores o, como en el caso de la siguiente fotografía, la realización de composiciones:

Carlos Monney Millet. Los Diputados republicanos de las Constituyentes de 1869. Madrid. Montaje fotográfico en albúmina sobre papel. (CFRivero)
Carlos Monney Millet. Los Diputados republicanos de las Constituyentes de 1869. Madrid. Montaje fotográfico en albúmina sobre papel. (CFRivero)

En este mosaico fotográfico que compuso a modo de “orla”, aparecen los Diputados que en mayo de 1869 votaron como forma de gobierno para España la República Democrática Federal. El contexto histórico son las Cortes Constituyentes elegidas tras “La Gloriosa” una revolución que llevó al exilio a Isabel II y proclamó como forma de gobierno la monarquía constitucional por 214 votos frente a 71 republicanos, para terminar instaurando brevemente en el trono de España a Amadeo de Saboya.

Al pie consta una inscripción avisando de que: “Es propiedad de Julio Rubau Donadeu y Carlos Monney, que perseguirán ante la Ley á los que lo reproduzcan. Depósito, Abada, 25m 2º, Madrid“. La fotografía de 13,3 x 9,9 cm, se encuentra también entre los fondos fotográficos del Museo de Madrid, y fue comentada en 1986 por G. Merck Luengo(2) y publicada por Publio López Mondejar en “Las Fuentes de la Memoria” de 1989.

Charles Monney. Dorso de la foto-mosaico de los Diputados republicanos de 1869, en el que constan todos sus nombres. Ejemplar de la CFRivero
Charles Monney. Dorso de la foto-mosaico de los Diputados republicanos de 1869, ejemplar de la CFRivero

El propio Museo de Madrid describe así los datos que se hallan al dorso: “LOS DIPUTADOS REPUBLICANOS DE LAS CONSTITUYENTES DE 1869” (y números explicativos). I.N.: 23476 Setenta y dos retratos en óvalos enmarcados por las columnas de Hércules con la inscripción “PLUS ULTRA” y otras leyendas.” Y describe los tres pequeños retratos que encontramos bajo las columnas y en el centro de la parte inferior de la fotografía que corresponden al al fotógrafo Carlos Monney Millet con el nº 73, al litógrafo Julio Rubau Donadeu nº 75 y José Rubau Donadeu nº 74 como “autor del programa” (ambos hermanos cofundadores de la Primera Internacional) . Retratos de Carlos Monney y los dos hermanos Rubau, fragmento del foto-mosaico de los diputados constituyentes que votaron la república en 1869 (CFRivero)  

Ampliamos aquí estos tres retratos procedentes del ejemplar de nuestra colección, ya que en el de Madrid está precisamente borrado el del propio Monney (a la izquierda).

La Igualdad (Madrid.) 12/2/1870. Carta de Charles Monney ofreciendo "el retrato del Constituyente Rafael Guillen, muerto en Cádiz por las fuerzas del Gobierno, a beneficio de su huérfano.
La Igualdad (Madrid.) 12/2/1870Carta de Charles Monney ofreciendo “el retrato del Constituyente Rafael Guillén, muerto en Cádiz por las fuerzas del Gobierno, a beneficio de su huérfano.

Los sucesivos registros que nos proporciona la prensa de Madrid continúan refrendando su vinculación con la minoría republicana, así en febrero de 1870 se publica en “La Igualdad” su ofrecimiento del retrato del “Constituyente” Rafael Guillén, muerto en Cádiz por las fuerzas del Gobierno, a beneficio de su huérfano”. Ofrece también el retrato ampliado, “así como lo he hecho para todos los diputados de la minoría cuando tuve el gusto de retratarles.” – En alusión a los incluidos en el retrato mosaico que hemos visto más arriba.

Es en este mismo aviso donde incluye por vez primera la dirección de su nuevo estudio en Madrid, por tanto desde principios de 1870 se encuentra Carlos Monney nada menos que en la calle Arenal 1 y 3, es decir en la misma Puerta del Sol ya que el edificio hace esquina con la Plaza, y en algunas de sus cartulinas utiliza la dirección de “Puerta del Sol, 8“, advirtiendo que la entrada ha de hacerse por la calle Arenal. El local había estado ocupado desde el año 1864 por el fotógrafo Cárlos Domínguez(6), que liquida sus pertenencias en mayo de 1869.

Al día siguiente en el mismo períodico el partido Republicano

Anuncios del fotógrafo Charles Monney en La Discusión (Madrid) 24/5/1871 a 7/2/1872
Anuncios del fotógrafo Charles Monney en La Discusión (Madrid) 24/5/1871 a 7/2/1872

 

Anuncio del fotógrafo Charles Monney en La Correspondencia de España (Madrid) el  9-4-1871
Anuncio del fotógrafo Charles Monney en La Correspondencia de España (Madrid) el 9-4-1871

agradece el gesto a Monney y aconseja a sus seguidores la adquisición del retrato (La Igualdad, 13/2/1870). A partir de aquí los anuncios de Carlos Monney en la prensa madrileña aparecen con bastante frecuencia, a veces dos o tres cada mes, en el mismo domicilio de la calle Arenal, hasta julio de 1872. En algunos ofrece “Retratos de tamaño natural de busto en negro a 3 duros, y pintados al óleo a 6 duros”. “Targetas americanas, primera prueba, 10 rs. Copias, 4 rs”.(9)

Fotografía estereoscópica:

La fotografía estereoscópica es otra de las múltiples habilidades fotográficas que nos va mostrando Charles Monney, y aunque no debió practicarla con mucha asiduidad sí tenemos un anuncio de abril de 1871 en el que además de su repertorio habitual hace un “AVISO A LOS EDITORES, LIBREROS fotógrafos, etc. Vistas de toda España, grandes y en estereóscopo”. Y es que la estereoscopia no ha sido documentada hasta ahora como una de sus producciones. Hay que ser muy cauteloso no obstante con la interpretación de este párrafo, porque muchos estudios de la época vendían en sus establecimientos vistas de otros fotógrafos, pero aquí Monney no dirige su oferta al público sino a los profesionales, de manera que cuesta pensar que esos trabajos no fueran de su propia cosecha y cabría suponer que el objeto en venta eran las placas negativas, un producto a desarrollar por otros fotógrafos en la elaboración de positivos y en su comercialización (una sospecha que también tenemos en relación con Beauchy y la colección de vistas y tipos “de Monney”). En cuanto a que las vistas son “de toda España”, hay que señalar que desconocemos muchos de los lugares fotografiados por Monney, y que las noticias de algunos de los lugares por él visitados proceden de detalles circunstanciales y muy puntuales (por ejemplo en Granada y Málaga), por lo que no debemos descartar que su recorrido fuera en realidad mucho más amplio, sin que por el momento hayamos encontrado registros que lo documenten. Sea como fuere sí podemos informar que disponemos al menos de dos piezas estereoscópicas debidas a Charles Monney:

Charles Monney Millet. Gibraltar, Catedral anglicana Santísima Trinidad. Ca. 1865. Estereoscopia en albúmina sobre papel (CFRivero)
Charles Monney Millet. Gibraltar, Catedral anglicana Santísima Trinidad. Ca. 1865. Estereoscopia en albúmina sobre papel (CFRivero)

Estas tarjetas presentan la peculiaridad de no estar montadas sobre cartulinas estándares (17×8/9 cms.) sino sobre las mismas cartulinas que Monney empleaba para sus retratos en formato cabinet, o “tarjeta americana”, como se llamaron

Detalle de una estereoscopia de C. Monney para mostrar como bajo la albúmina se esconde el nombre y logotipo del fotógrafo
Detalle de una estereoscopia de C. Monney

en un primer momento. Las recortaba por los lados mayores componiendo un rectángulo de 163×82 mm., pero al pegar encima el par estereoscópico, de 7 cm de ancho cada una de las piezas, quedaba oculto su nombre y logotipo impresos en el margen izquierdo, como puede observarse en la imagen de la derecha, lo que no debía importarle gran cosa, de hecho muchos fotógrafos de la época ni siquiera incluían su nombre en las cartulinas estereoscópicas.

Charles Monney Millet. Burgos, Puerta de Santa María. Ca. 1865. Estereoscopia en albúmina sobre papel. (CFRivero)
Charles Monney Millet. Burgos, Puerta de Santa María. Ca. 1865. Estereoscopia en albúmina sobre papel. (CFRivero)

Estas dos estereoscopias conocidas de Monney, muestran la catedral anglicana de Gibraltar de la Santísima Trinidad y la Puerta de Santa María de Burgos, pero lo más importante para nosotros es cuánto nos recuerdan dos vistas casi idénticas del catálogo de Luis Leon Masson.

Luis Leon Masson. Burgos, Puerta de Santa María. Estereoscopia en albúmina sobre papel. Ca. 1865 (CFRivero)
Luis Leon Masson. Burgos, Puerta de Santa María. Estereoscopia en albúmina sobre papel. Ca. 1865 (CFRivero)

 

Detalles de las dos estereoscopias precedentes

Efectivamente al compararlas con las imágenes debidas a aquel fotógrafo, contemporáneo de Monney, publicadas en la monografía que le dedicamos(13), comprobamos que existe allí una fotografía de Gibraltar (G-9) de la misma iglesia y una estereoscópica de Burgos (BU-12) que es casi idéntica a la de Monney. Es necesario sin embargo comparar estas dos últimas y examinarlas con detalle para concluir que no se trata de la misma placa sino de otra realizada durante la misma sesión, lo que podemos apreciar porque en una de ellas se ve la sombra de un paseante. Esta manera de proceder ya la observamos en Masson en relación con las estereoscopias que vendió a la casa francesa Furne&Tournier, a quienes proporcionó una colección andaluza muy semejante a la realizada para él mismo, pero compuesta por placas diferentes fruto de una segunda toma. No tenemos otra prueba documental de la relación de Monney con Masson salvo su coincidencia en Sevilla y Madrid en los mismos periodos temporales, pero estos detalles que describimos dejan poco margen a la duda, y ya hemos visto la afición de Monney a asociarse con otros fotógrados, especialmente de su misma nacionalidad.

El retrato de León Gambetta en Madrid:

Muy interesante es también el anuncio aparecido en La Discusión del 24 de mayo de 1871 en el que informa que ha realizado en su estudio el retrato del adalid del movimiento republicano León Gambetta. Esta visita a la capital de republicano francés se hizo de absoluto incógnito, no hay rastro en la prensa madrileña del hecho, pero hemos encontrado notas en la prensa de provincias que lo corroboran(14). Es lógico suponer que para hacer posible este retrato entraran en juego sus conexiones políticas con el sector republicano, que con toda seguridad arropó a Gambetta durante su estancia en España. El interés que despertó en aquellos años este personaje, constituyó un fuerte reclamo propagandístico para su establecimiento, y Monney continuó repitiendo este anuncio hasta febrero de 1872.(9)

Anuncio de C. Monney en El Imparcial (Madrid) 9 y 14 de julio de 1872
Anuncio de C. Monney en El Imparcial (Madrid) 9 y 14 de julio de 1872 [citado por Asunción Domeño]

En Julio de 1872 nuestro fotógrafo cambia el domicilio de su estudio y se anuncia en la Carrera de San Jerónimo nº 8 – 4º piso, una dirección que desde 1863 a 1869 fue la sede del fotógrafo N. Toledo Miranzo.(15) Esta mudanza acontece justo unos días antes del atentado de la calle Arenal contra Amadeo de

Saboya, narrado por Benito Pérez Galdós en “Amadeo”, cuyos responsables fueron identificados como republicanos. Allí permanecerá escasamente unos meses, en los que parece estar dedicado a buscar nuevos horizontes, quizá porque el revolucionario ambiente de Madrid no le era ya muy propicio y porque su afección a la causa republicana era demasiado manifiesta. El caso es que Bernardo Riego aportó en 1986 una información en la que Charles Monney aparece asociado con el fotógrafo francés Leandro Desages, afincado en Pamplona en la calle Becedo nº 11(14). La fotografía que aporta José Antonio Torcida muestra que tanto uno como otro aparecen en la indicación de autoría al pie de la cartulina, Monney con su dirección de la Carrera de San Gerónimo 8 en Madrid.

El estudio de Bilbao:

Quizá pamplona fuese una de las ciudades exploradas por Monney para un traslado inmediato, el caso es que en Diciembre de 1872 ya no está en la capital, según se desprende de una providencia que publica un juzgado,

Nota de El Correo vascongado (Bilbao). 15 de Junio de 1873, anunciando la exposición de fotografías ampliadas debidas a Carlos Monney Millet
El Correo Vascongado. 15 de Junio de 1873

llamándole a declarar, por encontrarse en paradero desconocido, por una denuncia de estafa que interpuso tiempo atrás contra el fotógrafo de Jaén, Manuel Pez Ruiz.(15) Y no es hasta junio de 1873 cuando volvemos a tener noticias de su paradero gracias a la publicación de una nota de prensa sobre una exposición que organiza en Bilbao: “… retratos fotográficos del artista D. Carlos Monney. … imitan el estilo y colorido de Rembrent … de tamaño natural …”. Cinco días más tarde advierte también en la prensa que su estancia no será muy larga y apresura a su posible clientela para que realice sus retratos.(16)

Carlos Monney Millet. Retrato de dos niños. Bilbao, ca. 1873. Carte de visite en albúmina. (CFRivero)
Charles Monney Millet. Retrato de dos niños. Bilbao, ca. 1873. Carte de visite en albúmina. (CFRivero)

Sin embargo, el aviso en cuestión, no era más que una estrategia comercial, pues Monney termina abriendo su estudio en Bilbao, y aunque no sabemos exactamente en qué momento de 1873, ese mismo año se establece en la calle Correo nº 15. Hemos encontrado algunas cartes de visite y cabinets de esta época, con y sin dirección en su membrete. De su actividad profesional en la capital vizcaína sabemos que “en junio de 1873 reclama 790 reales judicialmente por unos retratos y en abril de 1875 un vecino de Deusto le debe 1.200 reales de vellón de varios retratos”, y dado que viaja a Madrid en este mismo año, otorga un poder judicial a su esposa Juana Aurín para que pleitee en su nombre(1). Y entre las fotografías que describimos a continuación hay un mosaico compuesto para la Guardia Foral de Vizcaya en 1873.

Las fotografías del Sitio de Bilbao:

Pero la obra fotográfica de mayor valor que Charles Monney Millet

Charles Monney Millet. Bilbao, retrato de Eugène Blot des Lyones. Ca. 1875. Carte de visite en albúmina (CFRivero)
Charles Monney Millet. Bilbao, retrato de Eugène Blot des Lyones. Ca. 1875. Carte de visite en albúmina (CFRivero)

nos ha legado es el reportaje del “Sitio de Bilbao” perpetrado por las tropas carlistas de febrero a Mayo de 1874(17), en la tercera Guerra Carlista. Fruto de este trabajo son tres álbumes identificados hasta ahora: El primero es un álbum con 94 fotografías se custodia en el Archivo Histórico de la Diputación Foral de Vizcaia, y puede consultarse en línea. De ellas no todas son exteriores o retratan las escenas de la resistencia de la ciudad frente a los carlistas, hay también algunos retratos de estudio.

Otro de los álbumes compuesto con las fotografías del “sitio”, junto con el que recoge las fotografías de la visita de Alfonso XII a Bilbao, fue regalado al rey por la viuda de Monney, Juana Aurín, y entregado en una audiencia en Palacio el día 17 de mayo de 1876. Ambos se conservan en el Archivo General de Palacio.

Nota de La Correspondencia de España (Madrid) del 24-5-1876 informando de la recepción por S. Majestad de Juana Aurín
La Correspondencia de España (Madrid) 24-5-1876 (Directori Clifford)

Y un tercer álbum con la siguiente descripción en su catálogo de venta: “1874. Charles Monney. Álbum fotográfico del Sitio de Bilbao. 49 fotografías en papel albuminado de 27 × 18 cm, pies de foto manuscritos. Encuadernadas en un álbum en gran folio, apaisado, con la lomera de piel, nervios, muy rozado. Presentado en una caja. Este álbum es uno de lo primeros ejemplos del uso de la fotografía en la documentación bélica que se hicieron en España”, ha sido adquirido recientemente por el Instituto del Patrimonio Cultural de España, y está disponible en la sede de su Fototeca.

Estas fotografías junto con el trabajo de Enrique Fazio en la Guerra de África en 1859-60(18), son las dos referencias más citadas por todos los autores que se han acercado a la fotografía relacionada con campañas bélicas en España, pero no ha sido objeto aún del trabajo pormenorizado que merece.

El estudio de Juana Aurín:

En la primavera de 1875 Carlos Monney viaja a Madrid, sin duda a cerrar los negocios que dejara abiertos a su marcha, pero fallece inesperadamente.

Charles Monney Millet. Retrato de dos hermanos y reverso. Cabinet en albúmina. Bilbao, ca. 1875. (CFRivero)
Charles Monney Millet. Retrato de dos hermanos y reverso. Cabinet en albúmina. Bilbao, ca. 1875. (CFRivero)

Este retrato de “dos hermanos” corresponde a su último periodo en Bilbao y es curioso el sello que Monney imprime en estas cuidadas cartulinas, titulando “Fotografía de la Real Casa de Monney”. Con toda seguridad una “categoría” alcanzada después de documentar, pudiera ser que de manera oficial, el recorrido de Alfonso XII en su visita a Bilbao con el que conformaría, como ya hemos señalado, el álbum que su viuda entrega al propio rey.

El Noticiero Bilbaino del 16 de Julio de 1881
El Noticiero Bilbaino del 16 de Julio de 1881

Juana Aurín continuó con el negocio bastantes años, César Estornes(1) nos informa también de que en 1884 Juana Aurín continuaba viviendo en Bilbao en la calle Correo 15 y mantenía el gabinete fotográfico con la ayuda de Fernando Echebarría (Palencia 1823-?). Remite a un anuncio del Noticiero Bilbaíno del 16 de Julio de 1881: “Fotografía Monney. Correo. 15. Se hacen fotografías todos los días de 9 a 5, aún cuando esté el cielo nublado | -Se trabaja con la mayor perfección, sometiendo la primera prueba á la aprobación del interesado.” El anuncio se repite hasta el 4 de noviembre de 1881 en que nos sorprende la siguiente noticia: “Ayer mañana, estando trabajando, murió repentinamente D. Eugenio Juliá, oficial de la fotografía de la Sra. viuda de Monney, calle del Correo, núm. 15. era muy inteligente en su arte y había contribuido mucho al merecido crédito do que goza la citada fotografia”.

El suceso parece abrir una brecha en la actividad del estudio que no vuelve a anunciarse en la prensa hasta cuatro años después en 1885:

Anuncio de Fotografía de Monney (su viuda) en El Noticiero Bilbaino de 18 de abril de 1885
El Noticiero Bilbaíno de 18 de abril de 1885

El anuncio de su reapertura nos informa de que además de retratos el estudio sigue ofertando: “Grandes vistas de los mejores puntos de la capital y toda la colección de cuando el Sitio de Bilbao”. Solo en agosto de 1886 el estudio pasa a otro fotógrafo Jorge Richou(1), con el título de “Fotografía Moderna“.


Reunir todas estas noticias sobre Charles Monney y profundizar en los detalles de su vida profesional nos han hecho considerar su aportación a la fotografía española en sus primeras décadas. Un fotógrafo cuyos comienzos están ligados al legendario grupo de los pioneros transeúntes, algo más tardío pero que nos recuerda a fotógrafos como Lorichon o el Conde de Lipa, entre otros. Monney nos sorprende también por su estrategia asociativa con fotógrafos ya asentados en muy diferentes localizaciones, aportando una variopinta oferta que parece adaptarse a cada necesidad, ya fuera con “vistas grandes y estereoscópicas”, “tipos”, ampliaciones, mosaicos, o vendiendo placas a sus colegas. En definitiva un modus operandi que no ha facilitado el hallazgo de su obra, que afortunadamente sí quedó registrada en los álbumes de Bilbao, testimonio de su maestría profesional. 

Bibliografía y notas:
  1. César Estornes Ibargüen. (2018). Fotógrafos del siglo XIX que pasaron por Bilbao, segunda parte. En: El Blog de César Estornes de Historia y Deportes.
  2. Lee Fontanella. (1881). Historia de la Fotografía en España. Madrid: El Viso. – Otros autores lo nombran situándolo en el nº 5 de la misma calle: G. Merck Luengo. (1986). Historia de la fotografía murciana. En: Sociedad de historia de la fotografía española., Yáñez, P. M. A., Ortiz, L. L., & Holgado, B. J. M. Historia de la fotografía española 1839-1986: Actas del I Congreso de historia de la fotografía española, Sevilla, Mayo 1986. Sevilla: Sociedad de historia de la fotografía española. (p: 282).- Díaz Burgos, J.M. y Tejeda Martín, I. (2001). 1863-1940. Fotografía en la Región de Murcia. La imagen rescatada. Murcia, Murcia Cultural.
  3. Fernández Rivero, Juan Antonio. (1994). Historia de la fotografía en Málaga durante el siglo XIX. Málaga, Universidad de Málaga-Ed. Miramar.
  4. Miguel Ángel Yáñez Polo. (1997). Historia General de la Fotografía en Sevilla. Sevilla: Monardes. p: 135
  5. Rodríguez Molina, Mª José; Sanchís Alfonso, José Ramón. Directorio de fotógrafos en España (1851-1936) : (elaborado con la información que proporcionan los anuarios y guías comerciales). Valencia : Archivo General y Fotográfico de la Diputación de Valencia , 2013. 2 (vol.) ISBN (o.c.) 978-84-7795-673-0
  6. Este fotógrafo regresó a Francia instalándose en Nevers desde la década de 1870, en la rue de L’Eveché 7 y en la avenue de la Gare 16 en la década siguiente): Voignier, J.-M. (1993). Répertoire des photographes de France au dix-neuvième siècle. Chevilly-Larue: Le Pont de Pierre.
  7. Antonio Jesús González Pérez. (2007). La Mezquita de plata. Diputación de Córdoba. p: 134-135.
  8. Delfín Rodríguez Ruiz y Helena Pérez Gallardo. (2015). Mirar la Arquitectura. Madrid: Ministerio de Cultura. P: 201
  9. La Igualdad (Madrid) 30-3-1870La Correspondencia de España 1-4-1870
  10. La Discusión (Madrid. 1856). 7/2/1872
  11. La Correspondencia de España, 1869 enero 18 p: 4 Anuncio de la liquidación de los efectos de la fotografía “Toledo Miranzo Hermanos”.
  12. Fernández Rivero, Juan Antonio; García Ballesteros, María Teresa. Descubriendo a Luis Masson: Fotógrafo en la España del XIX. Málaga, Ediciones del Genal, 2017. ISBN 978-84-17186-10-4
  13. La Iberia (Madrid. 1868). 15/3/1871, página 3 .- Diario de Córdoba de comercio, industria, administración, noticias y avisos, 1871 marzo 18 p: 2. En El Norte de Castilla de hoy encontramos la siguiente noticia. “Antes de anoche pernoctó en Burgos y ayer pasó por esta ciudad el ministro francés Mr. Gambetta, que lleva a Madrid y cerca de nuestro Gobierno una misión muy importante, según hemos oído a una persona que nos merece entero crédito.” La fecha de mayo de 1871 cuadra con estas noticias.
  14. Bernardo Riego y Ángel de la Hoz. (1987). Cien años de fotografía en Cantabria. Madrid: Lunwerg. – José Antonio Torcida (2014). Un nuevo dato sobre los fotógrafos Leandro Desages y Carlos Monney. Blog: Fotografía antigua de Cantábria.
  15. Asunción Domeño Martínez. (2017) A través de la cámara oscura. Técnicas fotográficas en el entorno del Carlismo. Pamplona, Gobierno de Navarra. Este pleito pone de manifiesto otra de sus relaciones con fotógrafos locales, en este caso de Jaén.
  16. El Correo Vascongado de 20 de junio de 1873
  17. Quien escribe en primer lugar sobre este conjunto es Enrique Sáenz de Sampedro. (1986). “Sobre el reportaje fotográfico de la III guerra Carlista (1870-1876)”. En: Yáñez (op. cit). Después hay que mencionar a Julio Montero Díaz y Javier Ortiz Echagüe. (2012). Fotografía e ilustración gráfica en la guerra carlista de 1872-1876. Goya 339. Y: Asunción Domeño (2017) (op. cit).
  18. Juan AntonioFernández-Rivero. (2011) . La fotografía militar en la guerra de África: Enrique Facio. En: Ceuta y la guerra de África de 1859-1860: XII Jornadas de Historia de Ceuta. Instituto de Estudios Ceutíes (Ceuta, Spain), pp. 459-492.
  19. Gracias a nuestro amigo José Mora Fernández hemos conocido el Calendario Ilustrado de Málaga para 1864 en el que aparece el fotógrafo Monney.

El jardín del Retiro (Málaga) y sus fotografías. 3

Continuamos nuestra visita fotográfica a la histórica Hacienda de Santo Tomás del Monte (El Retiro) en Churriana, declarada Monumento Histórico Nacional en 1984, con las fotografías de 1920-1930.

Autor desconocido. Málaga, El Retiro, la reina Victoria Eugenia, Mª Luisa, Mª Pilar y Ángel de Carvajal y Santos-Suárez en la puerta de la Casa-Palacio. 1927. Gelatina de plata (CFRivero)
Autor desconocido. Málaga, El Retiro, la reina Victoria Eugenia, Mª Luisa, Isabel y Ángel de Carvajal y Santos-Suárez en la puerta de la Casa-Palacio. 1927. Gelatina de plata (CFRivero)

 Entradas anteriores:

3. Un escenario aristocrático.- Los años veinte del pasado siglo son testigos de la presencia de la más alta aristocracia en La Hacienda del Retiro, empezando por la familia real.

The Retiro garden (Malaga) and its photographs. 3 Aristocratic setting: We continue our photographic visit to the historic Hacienda de Santo Tomás del Monte (El Retiro) in Churriana, declared a National Historic Monument in 1984, with photographs of the twenties of the last century, witnesses to the presence of the highest aristocracy in, starting with the Spanish royal family.

Los duques de Aveyro:

Se inicia la década de 1920 con la familia formada por el duque de Aveyro: Luis María de Carvajal y su esposa María del Carmen Santos-Suárez y Guillamas (marquesa de las Nieves), heredera de El Retiro, como propietarios de la hacienda. Era interés del duque restaurar y mejorar la Casa-Palacio y así instaló, entre otras actuaciones, una escalera señorial que adquirió en las obras de acondicionamiento del Casino de Madrid(1).

Autor desconocido. El Retiro (Málaga), el duque de Aveyro y sus dos hijas en el Estanque Grande. Ca. 1917. Gelatina de plata sobre papel (CFRivero)
Autor desconocido. El Retiro (Málaga), María Luisa y María Pilar de Carvajal en el Estanque Grande. Ca. 1917. Gelatina de plata sobre papel (CFRivero)

Las fotografías familiares recorren los escenarios del jardín, el Estanque Grande, el cenador junto al que todos posan en su automovil Renault de la segunda década del siglo XX.

Autor desconocido. El Retiro (Málaga), La familia del duque de Aveyro en su automovil Renault CE, un modelo de 1912. Ca. 1917. Gelatina de plata sobre papel (CFRivero)
Autor desconocido. El Retiro (Málaga), La familia del duque de Aveyro en su automóvil Renault CE, un modelo de 1912. Ca. 1917. Gelatina de plata sobre papel (CFRivero)

Autor desconocido. El Retiro (Málaga), Mª Luisa y Mª Pilar de Carvajal y Santos-Suárez junto al Estanque Grande . Ca. 1917. Gelatina de plata sobre papel (CFRivero)
Autor desconocido. El Retiro (Málaga), Mª Luisa y Mª Pilar de Carvajal y Santos-Suárez junto al Estanque Grande . Ca. 1917. Gelatina de plata sobre papel (CFRivero)

Autor desconocido. El Retiro (Málaga), dos jóvenes junto al Estanque Grande . Ca. 1918. Gelatina de plata sobre papel (CFRivero)
Autor desconocido. El Retiro (Málaga), dos jóvenes junto al Estanque Grande . Ca. 1918. Gelatina de plata sobre papel (CFRivero)

La Familia Arcos-Carvajal:

Pero en 1920 su segunda hija Mª Pilar de Carvajal y Santos-Suárez, condesa de Bailén (quien a su vez acabaría heredando El Retiro, junto a su hermano Fernando, marqués de Goubea), se casa con Carlos Arcos Cuadra (1889-1964)(2), diplomático muy bien relacionado con la Casa Real, ya que

Autor desconocido. El Retiro (Málaga, Ángel de Carvajal, Jaime de Borbón, Isabel de Carvajal y desconocido en una pausa del juego de tenis. 1927. Gelatina de plata sobre papel. (CFRivero)
Autor desconocido. El Retiro (Málaga, Ángel de Carvajal, Jaime de Borbón, Isabel de Carvajal y desconocido en una pausa del juego de tenis. 1927. Gelatina de plata sobre papel. (CFRivero)

Autor desconocido. Dos elegantes señoras ante la Casa-Palacio en El Retiro (Málaga). 1922. Gelatina de plata sobre papel. (CFRivero)
Autor desconocido. Dos señoras ante la Casa-Palacio en El Retiro (Málaga). 1922. Gelatina de plata sobre papel. (CFRivero)

sus padres establecieron una muy cercana relación con Isabel II en su exilio parisino. Esta unión vino a reforzar los lazos de la familia con la monarquía y así durante los siguientes años se sucedieron las visitas y estancias en Churriana de la más alta sociedad española y diversos miembros de la familia real, incluidos los reyes(3) y con más frecuencia la reina Victoria Eugenia de Battenberg. Estas esporádicas visitas, incluidas las de la propia familia del duque de Aveyro a la finca del Retiro se verán reflejadas en un interesante conjunto de imágenes que muestran el cuidado estado del jardín.

Autor desconocido. Isidro Castillejo y Wall duque de Montealegre, Luisa, Pilar y Ángel de Carvajal y Santos-Suárez en El Retiro (Málaga). 1924. Gelatina de Plata sobre papel.
Autor desconocido. Isidro Castillejo y Wall duque de Montealegre, Luisa, Pilar y Ángel de Carvajal y Santos-Suárez en El Retiro (Málaga). 1924. Gelatina de Plata sobre papel.

Autor desconocido. Isidro Castillejo y Wall duque de Montealegre, Luisa, Pilar y Ángel de Carvajal y Santos-Suárez en El Retiro (Málaga). 1924. Gelatina de Plata sobre papel.
Autor desconocido. Isidro Castillejo y Wall duque de Montealegre, Luisa, Pilar y Ángel de Carvajal y Santos-Suárez en El Retiro (Málaga). 1924. Gelatina de Plata sobre papel

Dos instantáneas de la visita del empresario catalán Joaquín Maldá, posando en la primera junto a la escultura de terracota perfectamente policromada del cazador y su perro, y en la segunda en el primer tramo de la escalera en este mismo Jardín Cortesano.

Autor desconocido. El Retiro (Málaga) Carlos Arcos Cuadra y Joaquín Maldá. 1927. Gelatina de plata sobre papel. (CFRivero)
Autor desconocido. El Retiro (Málaga) Carlos Arcos Cuadra y Joaquín Maldá. 1927. Gelatina de plata sobre papel. (CFRivero)

Autor desconocido. El Retiro (Málaga) Joaquín Maldá junto al Cazador de terracota en el Jardín Cortesano. 1927. Gelatina de plata sobre papel. (CFRivero)
Autor desconocido. El Retiro (Málaga) Joaquín Maldá junto al Cazador de terracota en el Jardín Cortesano. 1927. Gelatina de plata sobre papel. (CFRivero)

La pista de tenis que construyera el duque de Aveyro en años anteriores, y que sin duda la familia utilizaba, tuvo en estos años un papel destacado en las reuniones sociales de la familia. En la siguiente presentación incluimos una serie de once fotografías dedicadas al juego del tenis(4), en el que participan además de la reina Victoria Eugenia, con unas características zapatillas de cintas, sus hijos Jaime de Borbón y las infantas Beatriz y Cristina, los anfitriones Ángel de Carvajal y Santos-Suárez, su hermana María Pilar y su cuñado Isidro Castillejos, junto a otros personajes que no hemos reconocido. También como espectadores hemos identificado al infante Carlos de Borbón y a la condesa de Bendaña(5). Estas imágenes están datadas entre febrero de 1927 y marzo de 1928, aunque las referencias en la prensa repiten las noticias de estas visitas al Retiro en estos últimos años de la década de 1920 en más de cinco ocasiones.

  • Autor desconocido. El Retiro (Málaga) Victoria Eugenia de Battenberg y Mª Luisade Carvajal jugando al tenis. 1927. Gelatina de plata sobre papel. (Col. Fernández Rivero)
  • Autor desconocido. La marquesa de Bendaña, Isabel Alfonsa de Borbón, Carlos de Borbón, de espaldas Ángel de Carvajal, en El Retiro (Málaga) 1927. Gelatina de plata sobre papel. (Col. Fernández Rivero)
  • Autor desconocido. El Retiro (Málaga) Victoria Eugenia de Battenberg y Ángel de Carvajal jugando al tenis. 1927. Gelatina de plata sobre papel. (Col. Fernández Rivero)
  • Autor desconocido. El Retiro (Málaga) Victoria Eugenia de Battenberg, Ángel y Mª Luisa de Carvajal jugando al tenis. 1927. Gelatina de plata sobre papel. (Col. Fernández Rivero)
  • Autor desconocido. El Retiro (Málaga) Jaime de Borbón, Ángel de Carvajal y Mª Luisa de Carvajal jugando al tenis. 1927. Gelatina de plata sobre papel. (Col. Fernández Rivero)
  • Autor desconocido. El Retiro (Málaga) un descanso en la partida de tenis. 1927. Gelatina de plata sobre papel. (Col. Fernández Rivero)
  • Autor desconocido. El Retiro (Málaga) Jaime y Beatriz de Borbón. 1927. Gelatina de plata sobre papel. (Col. Fernández Rivero)
  • Autor desconocido. El Retiro (Málaga), Ángel de Carvajal y Santos-Suárez, Isidro Castillejos y Jaime de Borbón, jueces en una partida de tenis. 1927. Gelatina de plata sobre papel. (Col. Fernández Rivero)
  • Autor desconocido. El Retiro (Málaga), de frente Ángel y Mª Luisa e Carvajal, Victoria Eugenia de Battenberg, partida de tenis. 1927. Gelatina de plata sobre papel. (Col. Fernández Rivero)
  • Autor desconocido. El Retiro (Málaga), Ángel, Isabel y Mª Luisa de Carvajal. 1927. Gelatina de plata sobre papel. (Col. Fernández Rivero
  • Autor desconocido. El Retiro (Málaga), Isabel de Carvajal y Jaime de Borbón partida de Tenis. Septiembre 1927. Gelatina de plata sobre papel. (Col. Fernández Rivero)

Autor desconocido. El Retiro (Málaga) Los condes de Maluque, Isidro Castillejo y Ángel de Carvajal y Santos-Suárez en el Jardín Patio. 1927. Gelatina de plata sobre papel. (CFRivero)
Autor desconocido. El Retiro (Málaga) Los condes de Maluque, Isidro Castillejo y Ángel de Carvajal y Santos-Suárez en el Jardín Patio. 1927. Gelatina de plata sobre papel. (CFRivero)

Autor desconocido. El Retiro (Málaga) Ángel de Carvajal y Santos-Suárez, los Condes de Maluque ante el Arco de Conchas. 1927. Gelatina de plata sobre papel. (CFRivero)
Autor desconocido. El Retiro (Málaga) Ángel de Carvajal y Santos-Suárez, los Condes de Maluque ante el Arco de Conchas. 1927. Gelatina de plata sobre papel. (CFRivero)

También por estos años El Retiro fue escenario del rodaje de algunas escenas en sendas películas, una de ellas una película alemana de 1925, es objeto de comentarios en el libro de Francisco Griñán “Las estaciones perdidas del cine mudo“. La segunda titulada “Dolores” se rodó en 1928 por Gainsbourough Pictures, una compañía británica. La película no estrenada en España es comentada en el trabajo de J.A. Vigar y F. Griñán ‘Málaga Cinema’.

Bibliografía

  1. Esta noticia nos la ha proporcionado amablemente Santiago Arcos von Haartman, conde de Bailén.
  2. Además de diplomático reconocido, en sus últimos años fue presidente de la Asociación contra la Crueldad en los Espectáculos, y también un pionero en la promoción del turismo en nuestro país. Publicó en 1909 “De las grandes ventajas económicas que produciría el desarrollo del turismo en España“.
  3. El Cantábrico : diario de la mañana – 1927 octubre 11 p. 1
  4. La Opinión : diario independiente de la mañana – 1927 Marzo 05 hace alusión a la participación de las infantas en el juego de tenis en el Retiro.
  5. De esta y otras estancias de la familia real se hizo eco la prensa, como puede verse en: La Opinión : diario independiente de la mañana – 1927 Febrero 28. Y El Telegrama del Rif – 1928 febrero 29

 

El jardín del Retiro (Málaga) y sus fotografías. 2

Amateurs y postales en los albores del S. XX. La hacienda del Retiro y sus maravillosos jardines dieciochescos, declarada B.I.C. y hoy cerrada al público, tuvo una nueva etapa de esplendor en las primeras décadas del siglo XX.

Autor desconocido. [El Retiro, Churriana (Málaga), estanque grande]. Ca. 1900. Placa negativa gelatina de plata, positivo digital 18x12 cm (CFRivero)
Autor desconocido. [El Retiro, Churriana (Málaga), estanque grande]. Ca. 1900. Placa negativa gelatina de plata 18×12 cm, positivo digital  (CFRivero)

Entradas anteriores y posteriores sobre El Retiro:

Fotografías profesionales:

Después de las fotografías que vimos en la primera parte de este artículo, tomadas en torno a 1865, abrimos esta segunda parte con tres mágníficas imágenes: en la primera de ellas vemos “La Ría”, que es también como se conoce el estanque grande, rodeado de cipreses, algunos con más de trescientos años, que sirve de depósito para el funcionamiento de las fuentes del jardín.

Autor desconocido. [El Retiro, Churriana (Málaga), Fuente del hongo con agua]. Ca. 1900. Placa negativa gelatina de plata, positivo digital 18×12 cm (CFRivero)
Autor desconocido. [El Retiro, Churriana (Málaga), Fuente del hongo con agua]. Ca. 1900. Placa negativa gelatina de plata 18×12 cm, positivo digital (CFRivero)

 

Autor desconocido. [El Retiro, Churriana (Málaga), Fuente del hongo]. Ca. 1900. Placa negativa gelatina de plata, positivo digital 18×12 cm (CFRivero)
Autor desconocido. [El Retiro, Churriana (Málaga), Fuente del Hongo]. Ca. 1900. Placa negativa gelatina de plata 18×12 cm, positivo digital (CFRivero)

Tarjetas postales:

La familia de la marquesa de San Felices: Juana Piñeyro Echeverri Chacón y Pérez del Pulgar (1829-1901), viuda desde 1869, habitó esporádicamente la finca del Retiro durante toda la segunda mitad del XIX(1). Heredó la propiedad su hija mayor María del Pilar Guillamas y Piñeyro (1853?-?), quien casó con Jacinto Santos-Suárez y Carrió. Y en 1895 la hija de este último matrimonio: Mª del Carmen Santos-Suárez y Guillamas

Autor desconocido. Málga, El Retiro: Familia duques de Aveiro en el jardín Cortesano. Ca. 1910. Gelatina de plata. (CFRivero)
Autor desconocido. Málga, El Retiro: Familia duques de Aveiro en el jardín Cortesano. Ca. 1910. Gelatina de plata. (CFRivero)

(1874-1932) se casa con Luis María de Carvajal y Melgarejo (1871-1937) duque de Aveyro. Estos  nuevos herederos rehabilitaron la casa e introdujeron algunas reformas, además curiosamente promovieron la edición de una colección de 20 tarjetas postales que la firma Lacoste(2) edita hacia 1908 y que os mostramos a continuación:

  • Lacoste ed. 1 Málaga.- El Retiro: Casa Palacio. Ca. 1908. Tarjeta postal. (CFRivero)
  • Lacoste ed. 2 Málaga.- El Retiro: Casa Palacio. Ca. 1908. Tarjeta postal (CFRivero)
  • Lacoste ed. 3 Málaga.- El Retiro. Ca. 1908. Tarjeta postal (CFRivero)
  • Lacoste ed. 4 Málaga.- El Retiro - juego de fuentes. Ca. 1908. Tarjeta postal. (CFRivero)
  • Lacoste ed. 5 Málaga.- El Retiro - juego de fuentes. Ca. 1908. Tarjeta postal. (CFRivero)
  • Lacoste ed. 6 Málaga.- El Retiro - fuente de las ranas. Ca. 1908. Tarjeta postal. (CFRivero)
  • Lacoste ed. 7 Málaga.- El Retiro - juego de aguas. Ca. 1908. Tarjeta postal. (CFRivero)
  • Lacoste ed. 8 Málaga.- El Retiro - El juego de aguas. Ca. 1910. Tarjeta postal. (CFRivero)
  • Lacoste ed. 9 Málaga.- El Retiro - Gran escalera del juego de aguas. Ca. 1908. Tarjeta postal. (CFRivero)
  • Lacoste ed. 10 Málaga.- El Retiro - El juego de aguas. Ca. 1910. Tarjeta postal. (CFRivero)
  • Lacoste ed. 11 Málaga.- El Retiro - Estanque de la adelfa. Ca. 1910. Tarjeta postal. (CFRivero)
  • Lacoste ed. 12 Málaga.- El Retiro - Jardín de los tilos. Ca. 1910. Tarjeta postal. (CFRivero)
  • Lacoste ed. 13 Málaga.- El Retiro - El estanque grande. Ca. 1910. Tarjeta postal. (CFRivero)
  • Lacoste ed. 14 Málaga.- El Retiro - Jardín de la entrada. Ca. 1910. Tarjeta postal. (CFRivero)
  • Lacoste ed. 15 Málaga.- El Retiro - Jardín del Salón. Ca. 1910. Tarjeta postal. (CFRivero)
  • Lacoste ed. 16 Málaga.- El Retiro - Fuente de la sirena. Ca. 1910. Tarjeta postal. (CFRivero)
  • Lacoste ed. 17 Málaga.- El Retiro - Jardín del Salón. Ca. 1910. Tarjeta postal. (CFRivero)
  • Lacoste ed. 18 Málaga.- El Retiro - Fuente de la sirena. Ca. 1910. Tarjeta postal. (CFRivero)
  • Lacoste ed. 19 Málaga.- El Retiro - El cañaveral. Ca. 1910. Tarjeta postal. (CFRivero)
  • Lacoste ed. 20 Málaga.- El Retiro - El mirador. Ca. 1910. Tarjeta postal. (CFRivero)

En algunas de ellas se puede ver a la familia en diversos lugares del jardín:

Lacoste ed. 5 Málaga.- El Retiro - juego de fuentes. Ca. 1908. Tarjeta postal. (CFRivero)
5 Málaga.- El Retiro – juego de fuentes.

en la nº 5 el duque posa en el llamado Jardín Cortesano, junto a uno de los gigantes coronados que Rosario Camacho(3) interpreta como figura simbólica de uno de los dos ríos de Málaga (Guadalhorce o Guadalmedina), y su hijo el pequeño Fernando aparece junto al jardinero. En la nº 14 que muestra la Lacoste ed. 14 Málaga.- El Retiro - Jardín de la entrada. Ca. 1910. Tarjeta postal. (CFRivero)magnífica carretela de la casa tirada por cinco mulas, vemos en su interior a D. Luis y a su esposa Carmen con dos de sus hijas, quizá María Luisa y María Pilar y un niño en el pescante, que podría ser Ángel María, además de los dos lacayos de uniforme.

El reportaje nos permite dar un amplio paseo por algunos de los recorridos del jardín en todo su esplendor, con los complejos juegos de agua a pleno rendimiento, y comprobar el perfecto estado de las esculturas marmóreas que lo adornaban, traídas de Italia por los condes de Buenavista, dado su origen genovés. Estas imágenes constituyen un documento inapreciable a la hora de constatar la situación y número de algunas de estas piezas que podrían hoy día no ocupar ya sus respectivos pedestales.


De las fotografías profesionales que hemos visto reproducidas por más de un editor de postales, tenemos este positivo de gran calidad en una de las

Autor desconocido. Málaga, Jardines del Retiro [fuente del Hongo y juegos de agua. Ca. 1910. Gelatina de plata. (CFRivero)
Autor desconocido. Málaga, Jardines del Retiro [fuente del Hongo y juegos de agua. Ca. 1910. Gelatina de plata. (CFRivero)

más bellas perspectivas del Retiro, (lástima no tener una estereoscopia): La gran escalera que se divide después en dos, en torno a fuentes y cascadas, rodeadas de sendas paredes vegetales, vistas desde la Fuente del Hongo que cierra el recorrido en su parte inferior. Obsérvese la delicadeza del diseño de este jardin barroco, con todos los perfiles incrustados de conchas marinas (corrucos), una de sus peculiaridades que se repite en otros elementos como el arco que veremos más adelante. Fíjese por ejemplo en la serie de ánforas/fuente colocadas, a intervalos, en ambas orillas. Sirva como ejemplo de tarjeta postal, de las que publicaron diversos editores, esta misma imagen, iluminada, que forma parte de la colección del editor malagueño Domingo del Río:

Domingo del Río ed. Málaga. Jardines del Retiro de Churriana. Ca. 1910. Tarjeta postal. (CFRivero)
Domingo del Río ed. Málaga. Jardines del Retiro de Churriana. Ca. 1910. Tarjeta postal. (CFRivero)

Hacia 1920, sospechamos que igualmente promovida por los duques de Aveyro, se edita otra colección de postales sobre El Retiro, esta vez sin editor documentado y formando un cuadernillo.

  • Editor desconocido. Málaga.-"El Retiro". Puerta principal. Ca. 1920. Tarjeta postal. (CFRivero)
  • Editor desconocido. Málaga.-"El Retiro". Casa Portería. Ca. 1920.
  • Editor desconocido. Málaga.-"El Retiro". Patio principal. Ca. 1920. Tarjeta postal. (CFRivero)
  • Editor desconocido. Málaga.-"El Retiro". Jardín del Salón. Ca. 1920. Tarjeta postal. (CFRivero)
  • Editor desconocido. Málaga.-"El Retiro". Entrada a la Casa. Ca. 1920. Tarjeta postal. (CFRivero)
  • Autor desconocido. Málaga.- "El Retiro". Jardín del Salón. Ca. 1920. Tarjeta postal.
  • Editor desconocido. Málaga.-"El Retiro". Arco de Conchas. Ca. 1920. Tarjeta postal. (CFRivero)
  • Autor desconocido. Málaga.- "El Retiro". Fuente de la Sirena. Ca. 1920. Tarjeta postal.
  • Editor desconocido. Málaga.-"El Retiro". Un detalle del jardín. Ca. 1920. Tarjeta postal. (CFRivero)
  • Autor desconocido. Málaga.- "El Retiro". Jardín del Salón. Ca. 1920. Tarjeta postal.
  • Editor desconocido. Málaga.-"El Retiro". El Cenador. Ca. 1920. Tarjeta postal. (CFRivero)
  • Editor desconocido. Málaga.-"El Retiro". Juego de Aguas. Gran Escalera. Ca. 1920. Tarjeta postal. (CFRivero)
  • Editor desconocido. Málaga.-"El Retiro". Juego de Fuentes. Ca. 1920. Tarjeta postal. (CFRivero)
  • Editor desconocido. Málaga.-"El Retiro". Vista general del Juego de Fuentes. Ca. 1920. Tarjeta postal. (CFRivero)
  • Autor desconocido. Málaga.- "El Retiro". Juegos de Aguas. Ca. 1920. Tarjeta postal.
  • Editor desconocido. Málaga.-"El Retiro". Estanque Grande. Ca. 1920. Tarjeta postal. (CFRivero)
  • Autor desconocido. Málaga.- "El Retiro". Jardín de los Nogales. Ca. 1920. Tarjeta postal.
  • Autor desconocido. Málaga.- "El Retiro". El Cañaveral. Ca. 1920. Tarjeta postal.
  • Autor desconocido. Málaga.- "El Retiro". Jardín de Entrada. Ca. 1920. Tarjeta postal.
  • Autor desconocido. Málaga.- "El Retiro". Tennis. Ca. 1920. Tarjeta postal.
  • Editor desconocido. Málaga.-"El Retiro". Casa Palacio. Ca. 1920. Tarjeta postal. (CFRivero)
  • Autor desconocido. Málaga.- "El Retiro". Estanque Grande. Ca. 1920. Tarjeta postal.
  • Autor desconocido. Málaga.- "El Retiro". Invernadero. Ca. 1920. Tarjeta postal.
  • Editor desconocido. Málaga.-"El Retiro". El Mirador. Ca. 1920. Tarjeta postal. (CFRivero)
  • Autor desconocido. Málaga.- "El Retiro". El Estanque de la Adelfa. Ca. 1920. Tarjeta postal.
  • Autor desconocido. Málaga.- "El Retiro". Fuente de las Ranas. Ca. 1920. Tarjeta postal.

 De ellas podemos presentar estas veintiseis que pueden verse aquí arriba.

Editor desconocido. Málaga.-"El Retiro". Entrada a la Casa. Ca. 1920. Tarjeta postal. (CFRivero)
Málaga.-“El Retiro”. Entrada a la Casa.

Es un recorrido por los más bellos lugares del jardín con perspectivas diferentes y detalles no contemplados en la colección de Lacoste, como la propia entrada de la finca, la puerta principal de la Casa-Palacio con el escudo sobre el dintel, o el “Arco de Conchas”. También se aprecian

Editor desconocido. Málaga.-"El Retiro". Arco de Conchas. Ca. 1920. Tarjeta postal. (CFRivero)
Málaga.-“El Retiro”. Arco de Conchas.

las reformas y nuevos elementos, como las celosías que decoran los zócalos de la fachada para favorecer el crecimiento de las enredaderas, el nuevo Cenador o la estructura que cubre El Mirador. Y por último el campo de tenis a espaldas de la casa que tanto juego daría, como veremos…

Fotografía de aficionados:

Pero una pequeña colección de estereoscopias, probablemente debidas a Jacinto Ruiz del Portal Ribelles, son sin duda las que mejor captan la belleza de este paradisíaco Retiro. Su visita se realizó en 1925 como consta en la inscripción de los cristales.

Jacinto Ruiz del Portal. Retiro, bordes del Estanque [Churriana, Málaga]. 1925. Estereoscopia positiva en vidrio 45x110 mm. (CFRivero)
Jacinto Ruiz del Portal. Retiro, bordes del Estanque [Churriana, Málaga]. 1925. Estereoscopia positiva sobre vidrio 45×110 mm. gelatina de plata.(CFRivero)

Jacinto Ruiz del Portal. Retiro, bordes del Estanque [Churriana, Málaga]. 1925. Par de una estereoscopia positiva en vidrio 45x110 mm. (CFRivero)Los centenarios cipreses en torno a “La Ría”, el Jardín de los Tilos con su galería de esculturas de mármol italiano, o la fuente de la Sirena en el

Jacinto Ruiz del Portal. Retiro, parterre [Jardín patio. Churriana, Málaga]. 1925. Par de una estereoscopia positiva en vidrio 45x110 mm. (CFRivero)
Jacinto Ruiz del Portal. Retiro, parterre [Jardín patio. Churriana, Málaga]. 1925. Par de una estereoscopia positiva en vidrio 45×110 mm. (CFRivero)

centro del Jardín-patio, ante la Casa, que si comparamos con otra muy similar que puede verse en la foto nº 3 de la primera parte de este artículo, se aprecian las diferencias, sobre todo las dos palmeras que hay tras el busto de piedra. En este lugar, relata José Antonio del Cañizo(4), nos encontraríamos “bajo las frondosas copas de un magníico aguacate, dos magnolios, una alta araucaria…”

Jacinto Ruiz del Portal. Retiro, parterre [Fuente de la Sirena y Casa-Palacio. Churriana, Málaga]. 1925. Par de una estereoscopia positiva en vidrio 45x110 mm. (CFRivero)
Jacinto Ruiz del Portal. Retiro, parterre [Fuente de la Sirena y Casa-Palacio. Churriana, Málaga]. 1925. Par de una estereoscopia positiva en vidrio 45×110 mm. (CFRivero)

Esta es la  última  que tenemos de D. Jacinto, tomada desde la parte alta del Jardín Cortesano, y tal parece que hubiese una fiesta con tanta gente bien trajeada que disfruta de este increíble rincón.

Jacinto Ruiz del Portal. Retiro, Juego de aguas. [Churriana, Málaga]. 1925. Par de una estereoscopia positiva en vidrio 45x110 mm. (CFRivero)
Jacinto Ruiz del Portal. Retiro, Juego de aguas. [Churriana, Málaga]. 1925. Par de una estereoscopia positiva en vidrio 45×110 mm. (CFRivero)

De la década de 1930 tenemos esta otra fotografía, en la que unos turistas se retratan inmersos en la vegetación, aunque desde que Benito Vilá recomendó y describió muy profusamente la visita al Retiro en su “Guía del viajero en Málaga” en 1861, apenas si esta excursión vuelve a aparecer en los textos turísticos.

Autor desconocido. Spain, Málaga, Haciende [El Retiro]. Ca. 1935. Gelatina de plata (CFRivero)
Autor desconocido. “Spain, Málaga, Haciende” [El Retiro]. Ca. 1935. Gelatina de plata (CFRivero)

Tan sólo hemos encontrado la recomendación en la “Guía del bañista en Málaga” de 1929(5)  “Jardines y Recreos que deben visitarse en Málaga. El Retiro, San José y La Concepción, son jardines particulares de fama universal. Pueden visitarse con permiso de sus administradores o propietarios (…) Esta soberbia finca, verdadero edén, recreo de príncipes y magnates fué edificada por Fray Alonso de Santo Tomás, obispo de Málaga, hijo natural de Felipe IV. Está situada a muy poca distancia de la estación de Churriana …  El palacio es una maravilla en su interior y encierra verdadero tesoro artístico en lienzos de los más afamados pintores; pero lo que subyuga en esta suntuosa morada son los lindísimos parques y jardines entre cuyas frondas se yerguen primorosas fuentes, lindísimos surtidores y artísticas esculturas, circundado todo ello por preciosos cauces de riscos donde el agua se precipita en bellísimas cascadas para deslizarse después en plácidos arroyos; todo tan sugestivo, que anonada la incomparable poesía que se aspira en aquellos encantados parajes. Para visitar la posesión, que es propiedad de los Marqueses de Puerto Seguro(6), se necesita un permiso, que se otorga sin dificultad a los veraneantes que nos visitan por esta época.”

Bibliografía:

  1. Pedro Rodríguez Oliva, la nombra en su trabajo de 2013: “Un busto de bronce del “pseudo-vitelio” de la antigua colección de El Retiro de Churriana (Málaga)“. Baetica, estudios de arte, geografía e historia, 35, p: 167-207. Como propietaria que cedió algunas esculturas y cuadros de la hacienda El Retiro para la exposición de 1881 (p:180…)
  2. Sobre postales de Málaga y sus editores ver: Fernández Rivero, Juan Antonio; García Ballesteros, María Teresa. Desde Málaga, Recuerdos…II: Las tarjetas postales ilustradas de Málaga (1896-1940). Ediciones del Genal, Málaga, 2016. ISBN 978-84-16871-04-9
  3. Rosario Camacho Martínez. (2002). El Jardín barroco en Málaga. “El Retiro”, de Churriana. Isla de Arriarán, nº 19 p: 99-128. ISSN 1133-6293
  4. José Atonio del Cañizo (1973). Los jardines del Retiro: un Versalles en la Vega de Málaga. Jábega, ISSN 0210-8496, Nº. 2, 1973, págs. 33-35.
  5. Luis Muñoz Roca y Luis Ramis de Silva (1929). Guía del bañista en Málaga. Málaga, Imp. Alcalá. p. 91-93.
  6. Marqueses de Puerto Seguro era otro de los títulos nobiliarios de la familia, junto con el de condes de Bailén, que pasó a la siguiente heredera de El Retiro: María del Pilar de Carvajal y Santos-Suárez (1898-1974), XVI condesa de Bailén.
  7. Ver también: MORALES FOLGUERA, J. M. (1994). «El Retiro de Santo Tomás del Monte. Huerto, Arcadia feliz y escenario cortesano». En: Fray Alonso de Santo Tomás y la Hacienda del Retiro. Málaga: Benedito.