Seducidos por “El Retiro de Churriana”

Cuántos y cuántos fotógrafos se han visto tentados de captar con su cámara algún retazo de la belleza que encierra el Jardín del Retiro de Churriana: nuestra visita en 1986.

Juan Miguel Alba. Málaga, El Retiro, Puerta principal. 1886.
Fig. 1: Juan Miguel Alba. Málaga, El Retiro, verja de la Puerta principal. 1986.

Entradas anteriores sobre El Retiro:

Queremos cerrar nuestra serie de cuatro capítulos dedicados al Retiro de Churriana con las fotografías, tomadas en la primavera de 1986, por los fotógrafos Juan Miguel Alba y Juan Antonio Fernández Rivero. Junto con otros amigos tuvimos la oportunidad de visitarlo cámara en ristre, bastaba con pedir permiso a sus propietarios, la familia Arcos, quienes, respetuosos con la Ley, lo otorgaban sin problemas. El impacto, la sorpresa y las múltiples sensaciones que aquél maravilloso rincón de Málaga nos produjo, queden aquí reflejados en estas imágenes realizadas desde la “fotografía creativa”, con el agradecimiento a Juan Miguel por su colaboración.

Abstract

Last chapter dedicated to the photographs of the historic El Retiro de Churriana garden, taken this time in the spring of 1986, by Juan Miguel Alba and Juan Antonio Fernández Rivero. We hope that the impact, surprise and multiple sensations that this wonderful corner of Malaga produced for us are reflected in these images.

Fig. 2: Juan Antonio Fernández Rivero. Fachada de la Casa-Palacio. Málaga, El Retiro. 1986. CFRivero.
Fig. 2: Juan Antonio Fernández Rivero. Fachada de la Casa-Palacio. Málaga, El Retiro. 1986. (CFRivero).

Abrimos este artículo por la puerta principal, una aportación al jardín realizada ya en el siglo XX. Tanto la verja como las elegantes columnas fueron compradas por el Conde de Bailén al Marqués de Larios en los años cuarenta, cuando éste derribó su casa en la Plaza de la Marina de Málaga después de que fuese incendiada en 1936. Esta verja extraordinaria, tiene unos 10 metros de longitud y se dividía en tres tramos con dos pares de columnas intermedios.(1)

En el Jardín Patio:

La presencia en El Retiro de un gran número de estatuas mitológicas responde al espíritu y procedencia italiana de la noble familia que lo adquirió a la muerte de su fundador Fray Alonso de Santo Tomás, como vimos en el Capítulo I. La mayor parte ubicadas en esta parte del jardín situado frente a la Casa-Palacio que forma un rectángulo dividido en parterres geométricos, cuyo centro está ocupado por la “Fuente de la Sirena” o de Génova, que Rosario Camacho(2) describe así: “En ella se abrazan y tritón y una nereida sobre un tronco de delfines, dentro de una taza polilobulada que coronan faunos, amorcillos y pequeños tritones cabalgando sobre delfines en alegre y jocosa actitud, completando el efecto los chorros de agua.

Fig. 3: Juan Antonio Fernández Rivero. Málaga, el Retiro, Fuente de la Sirena enel Jardín Patio. 1986 (CFRivero)
Fig. 3: Juan Antonio Fernández Rivero. Málaga, El Retiro, Fuente de la Sirena en el Jardín Patio. 1986 (CFRivero)
Fig. 4: Juan Antonio Fernández Rivero. Málaga, el Retiro, Fuente de la Sirena enel Jardín Patio. 1986 (CFRivero)
Fig. 4: Juan Antonio Fernández Rivero. Málaga, El Retiro, Fuente de la Sirena en el Jardín Patio. 1986 (CFRivero)

La fuente está a su vez rodeada de un estanque de igual forma adornado con amorcillos con serpientes o delfines, un tritoncito con pato y un faunillo con dragón”, así como otras figuras más pequeñas.

Fig. 5: Juan Antonio Fernández Rivero. Málaga, el Retiro, Fuente de la Sirena enel Jardín Patio. 1986 (CFRivero)
Fig. 5: Juan Antonio Fernández Rivero. Málaga, El Retiro, Fuente de la Sirena en el Jardín Patio. 1986 (CFRivero)

En las siguientes fotografías veremos algunos de los mármoles adquiridos por del Conde de Buenavista, traídos de Génova como el resto de las estatuas y fuentes que decoran la Hacienda, pero no sólo las figuras sino también los pedestales que las sostenían, así como las piezas que formaban las diversas fuentes, llegaron al puerto de Málaga entre 1692-1697. En un inventario realizado en 1722(3) se hablaba de: Diez y ocho cabezas de dicha piedra de mármol y de diferentes figuras de hombres y mujeres, […] Ocho medio cuerpos, figuras de emperadores […]. Otras cuatro figuras de muchachos […] con animales

Juan Antonio Fernández Rivero. Málaga, el Retiro, estatua de Júpiter en el Jardín Cortesano. 1986 (CFRivero)
Fig. 6: Juan Antonio Fernández Rivero. Málaga, El Retiro, estatua de Júpiter en el Jardín Patio. 1986 (CFRivero)

Una descripción un tanto burda pero que refleja la existencia de una gran cantidad de estas piezas marmóreas. Una de ellas representa al dios Júpiter (Fig. 5), y otras dos al dios del vino, Baco, que coronado de uvas ocupa una de las esquinas del rectángulo.

Juan Antonio Fernández Rivero. Málaga, El Retiro, estatua de Baco. 1986. (CFRivero)
Fig. 7: Juan Antonio Fernández Rivero. Málaga, El Retiro, estatua de Baco. 1986. (CFRivero)
Fig. 8: Juan Miguel Alba. Málaga, El Retiro, estatua de Baco en el Jardín Patio. 1886.
Fig. 8: Juan Miguel Alba. Málaga, El Retiro, estatua de Baco en el Jardín Patio. 1886.
Fig. 9: Juan Antonio Fernández Rivero. Málaga, el Retiro, estatua de Baco en el Jardín Patio. 1986 (CFRivero)
Fig. 9: Juan Antonio Fernández Rivero. Málaga, El Retiro, estatua de Baco en el Jardín Patio. 1986 (CFRivero)

También la estatua de Atlas llamó nuestra atención, muy bien situada al fondo de esta zona, próxima al mirador de la vega del Guadalhorce, portando “el mundo” a sus espaldas ante un paisaje abierto.

Fig. 10: Juan Antonio Fernández Rivero. Málaga, el Retiro, estatua de Atlas en el Jardín Patio. 1986 (CFRivero)
Fig. 10: Juan Antonio Fernández Rivero. Málaga, El Retiro, estatua de Atlas en el Jardín Patio. 1986 (CFRivero)

Al dios de la guerra, Marte, le hallamos casi perdido tras las grandes hojas de las marquesas, una escultura a la que José Miguel Morales Folguera(4) atribuye “una gran belleza y perfección”.

Fig. 11: Juan Antonio Fernández Rivero. Málaga, el Retiro, estatua de Marte tras las "marquesas" en el Jardín Patio. 1986 (CFRivero)
Fig. 11: Juan Antonio Fernández Rivero. Málaga, El Retiro, estatua de Marte tras las “marquesas” en el Jardín Patio. 1986 (CFRivero)

Estas imágenes de la mitología pagana alternan a veces con grandes cráteras de terracota que por su perfección deben ser atribuidas al escultor y ceramista Juan Cháez, y que se incorporaron al jardín ya avanzado el siglo XVIII.

Juan Antonio Fernández Rivero. Vaso de terracota con adorno de viña. Málaga, El Retiro. 1986. CFRivero.
Fig. 12: Juan Antonio Fernández Rivero. Vaso de terracota con adorno de viña. Málaga, El Retiro. 1986. CFRivero.
Fig. 13: Juan Antonio Fernández Rivero. Busto de un Sátiro. Málaga, El Retiro. 1986. CFRivero.
Fig. 13: Juan Antonio Fernández Rivero. Busto de un Sátiro. Málaga, El Retiro. 1986. CFRivero.

En torno a la fuente se situó una serie de preciosos bustos, personajes mitológicos como Mercurio o Diana, pero no por casualidad incluimos aquí estas dos fotografías de los más impresionantes, como este sátiro, según Morales Folguera la mejor escultura de El Retiro y una obra de gran maestría en la que su autor ha conseguido una gran expresividad y un gran barroquismo, gracias a los contrastes de luces y sombras... acentuadas por las manchas que el paso del tiempo y la humedad acumularon sobre sus formas.

Otro de ellos representa al polichinela perfectamente caracterizado y tocado con un gorro frigio, un personaje de la Comedia del Arte y del teatro.

Fig. 14: Juan Antonio Fernández Rivero. Busto de un Polichinela. Málaga, El Retiro. 1986. CFRivero.
Fig. 14: Juan Antonio Fernández Rivero. Busto de un Polichinela. Málaga, El Retiro. 1986. CFRivero.

Se cierra esta parte del jardín con la “Fuente del Delfín“, descrita así en 1722(2): Otra fuente… se compone su pilón de tres piezas por ser par arrimada a la pared, las dos a regla y la que hace frente en porción de círculo, todas con sus molduras y una figura con su pescado entre los pies para echar el agua. Esta fuente se hallaba originalmente en el “Salón del Baño”, ya que según la descripción de 1814 … una hermosa fuente con niño montado sobre un delfín, que le abre la boca, y por ella arroja dos caños, uno de agua fria y otro caliente, que caen en una concha de piedra que hace de baño […] la hizo Cristobal Martín ...(3)

Fig. 15: Juan Antonio Fernández Rivero. Málaga, el Retiro, Fuente del Delfín. 1986 (CFRivero)
Fig. 15: Juan Antonio Fernández Rivero. Málaga, El Retiro, Fuente del Delfín. 1986 (CFRivero)
Fig. 16: Juan Antonio Fernández Rivero. Málaga, el Retiro, estatua de Hebe junto a la Ría. 1986 (CFRivero)
Fig. 16: Juan Antonio Fernández Rivero. Málaga, El Retiro, estatua de Hebe junto a la Ría. 1986 (CFRivero)

Si el paseo se prolonga en línea recta y tras atravesar el Jardín de los Tilos se llega a la Ría, un inmenso estanque sobre el que vierte una gran boca de agua, y sobre ella la que es sin duda la más elegante y graciosa figura del Jardín, como una  pequeña ninfa nos sorprende Hebe, la diosa de la juventud.

En 1996 esta grácil figura estaba resguardada en uno de los edificios construidos por sus nuevos propietarios desde 1988: la empresa alemana Biotech.

Fig. 17: Juan Antonio Fernández Rivero. Málaga, el Retiro, estatua de Hebe en la Ría. 1986 (CFRivero)
Fig. 17: Juan Antonio Fernández Rivero. Málaga, El Retiro, estatua de Hebe en la Ría. 1986 (CFRivero)

El Jardín cortesano:

Al fondo del Jardín Patio a la izquierda, se abre el llamado Jardín Cortesano, en un desnivel que se salva en dos tramos de escalinatas y terrazas combinadas con fuentes y juegos de agua. Todo el espacio está enmarcado por cipreses que acotan este espacio de jardín dieciochesco, arropado por la frondosidad de los centenarios almeces y nogales que lo rodean. 

Fig. 18: Juan Miguel Alba. Málaga, El Retiro, perpectiva del Jardín Cortesano desde arriba. 1986.
Fig. 18: Juan Miguel Alba. Málaga, El Retiro, perpectiva del Jardín Cortesano desde arriba. 1986.

Quizá la perspectiva desde su parte superior (fig. 18) nos da una ordenada idea del conjunto, detrás de la cámara queda la Fuente del León en el primer nivel de sus tres terrazas.

Fig. 19: Juan Antonio Fernández Rivero. Málaga, el Retiro, Jardín Cortesano, perspectiva norte. 1986 (CFRivero)
Fig. 19: Juan Antonio Fernández Rivero. Málaga, El Retiro, Jardín Cortesano, perspectiva norte. 1986 (CFRivero)

Desde el otro extremo (fig. 19) se percibe mejor la intención inmersiva del diseño de este espacio, aún cuando la explosión primaveral en aquel mes de marzo no había encontrado su momento.

Fig. 20: Juan Miguel Alba. Málaga, El Retiro, escalera en el Jardín Cortesano. 1986.
Fig. 20: Juan Miguel Alba. Málaga, El Retiro, escalera en el Jardín Cortesano. 1986.

Aquí como en otros lugares del Jardín aparece el tapizado de conchas marinas de muchos de sus elementos arquitectónicos, una tradición que se inicia ya en la primera creación del Jardín Huerto.

Fig. 21: Juan Antonio Fernandez Rivero. Málaga, El Retiro, escultura alegórica del río de Juan Cháez en el Jardín Cortesano. 1986. (CFRivero)
Fig. 21: Juan Antonio Fernandez Rivero. Málaga, El Retiro, escultura alegórica del río de Juan Cháez en el Jardín Cortesano. 1986. (CFRivero)

En el descenso, el agua acompaña al visitante a ambos lados del recorrido, una gran cascada en la parte central que se inicia en la Fuente del León y en el segundo tramo se duplica, brotando el agua de sendos cántaros custodiados por las alegóricas figuras de los ríos Guadalhorce y Guadalmedina.

Fig. 22: Juan Miguel Alba. Málaga, El Retiro, escultura de El Pastor de Juan Cháez en el Jardín Cortesano desde arriba. 1986.
Fig. 22: Juan Miguel Alba. Málaga, El Retiro, escultura de El Pastor de Juan Cháez en el Jardín Cortesano desde arriba. 1986.
Fig. 23: Juan Antonio Fernandez Rivero. Málaga, El Retiro, escultura del Pastor de Juan Cháez en el Jardín Cortesano. 1986. (CFRivero)
Fig. 23: Juan Antonio Fernandez Rivero. Málaga, El Retiro, escultura del Pastor de Juan Cháez en el Jardín Cortesano. 1986. (CFRivero)

El entorno es realmente bucólico y la escultura de terracota, nuevamente de Cháez, de un pastor flautista con su perro, que parecen surgir espontáneamente del paisaje, nos transportan definitivamente a la Arcadia feliz que siempre estuvo en los sueños de los artífices del Jardín.

El Jardín Huerto:

La parte más arcaica del Jardín, la que diseñó su fundador, mitad huerto utilitario, mitad paseo recoleto, cruza sus caminos en la Fuente de la Batalla, discreta y andaluza, un octógono vidriado de azulejos, reflejo de cielo y agua:

Fig. 24: Juan Antonio Fernandez Rivero. Málaga, El Retiro. Fuente de Batallas en el Jardín Huerto. 1986. (CFRivero)
Fig. 24: Juan Antonio Fernandez Rivero. Málaga, El Retiro. Fuente de Batallas en el Jardín Huerto. 1986. (CFRivero)
Fig. 25: Juan Antonio Fernandez Rivero. Málaga, El Retiro. Bolardo tallado. 1986. (CFRivero)
Fig. 25: Juan Antonio Fernandez Rivero. Málaga, El Retiro. Bolardo tallado. 1986. (CFRivero)
Fig. 26: Juan Miguel Alba. Málaga, El Retiro. Detalle decorativo en la fachada del invernadero. 1986.
Fig. 26: Juan Miguel Alba. Málaga, El Retiro. Detalle decorativo en la fachada del invernadero. 1986.

Grutas y arcos tapizadas de conchas marinas (corrucos), estanques y rías se mezclan con otros pequeños detalles que podrían pasar desapercibidos, entre geranios, rosales o hierbabuena, como este bolardo qu es más bien una pequeña joya, o este otro detalle en la fachada del invernadero, unas puertecillas cerradas a los curiosos…

Quizá nuestra primera visita no fue un recorrido consciente del valor de este enclave y sus tesoros, pero sí una vivencia muy intensa que quedó grabada en nuestra memoria.

Han pasado algunos años, pero si tenemos la suerte de volver habremos de revivir aquellos momentos y desde luego disfrutar cada una de sus maravillas. Mientras tanto permitid que nos colemos en el Blog con algún derecho… ya vamos siendo algo “antiguos”.

Fig. 27: Juan Miguel Alba. Málaga, El Retiro. Javier Casquero, Teresa G. Ballesteros, Juan Antonio F. Rivero, Paco Ramos y Juan Miguel Alba. 1986.
Fig. 27: Juan Miguel Alba. Málaga, El Retiro. Javier Casquero, Teresa G. Ballesteros, Juan Antonio F. Rivero, Paco Ramos y Juan Miguel Alba. 1986

Bibliografía:

  1. Noticia aportada por Santiago Arcos von Haartman, conde de Bailén.
  2. Rosario Camacho Martínez. (2002). El Jardín barroco en Málaga. “El Retiro”, de Churriana. Isla de Arriarán, nº 19 p: 99-128. ISSN 1133-6293
  3. Documento de tasación realizado en 1722. Citado por José Miguel Morales Folguera, 1996. Pag. 36.
  4. José Miguel Morales Folguera. (1996). Los jardines históricos de El Retiro. Málaga: Benedito.
  5. A.M.S.: Descripción de la casa de campo del “Retiro” del Conde de Villalcázar. Málaga. Imp. Luis Carreras 1814. (Citado por José Miguel Morales Folguera, 1996)
  6. Chueca Goitia, F. y Temboury Álvarez, J.: “José Martín de Aldehuela y sus obras en Málaga. Palacios y jardines”. Arte Español, 1947, pág.: 7-19.

El jardín del Retiro (Málaga) y sus fotografías. 3

Continuamos nuestra visita fotográfica a la histórica Hacienda de Santo Tomás del Monte (El Retiro) en Churriana, declarada Monumento Histórico Nacional en 1984, con las fotografías de 1920-1930.

Autor desconocido. Málaga, El Retiro, la reina Victoria Eugenia, Mª Luisa, Mª Pilar y Ángel de Carvajal y Santos-Suárez en la puerta de la Casa-Palacio. 1927. Gelatina de plata (CFRivero)
Autor desconocido. Málaga, El Retiro, la reina Victoria Eugenia, Mª Luisa, Isabel y Ángel de Carvajal y Santos-Suárez en la puerta de la Casa-Palacio. 1927. Gelatina de plata (CFRivero)

 Entradas anteriores:

3. Un escenario aristocrático.- Los años veinte del pasado siglo son testigos de la presencia de la más alta aristocracia en La Hacienda del Retiro, empezando por la familia real.

The Retiro garden (Malaga) and its photographs. 3 Aristocratic setting: We continue our photographic visit to the historic Hacienda de Santo Tomás del Monte (El Retiro) in Churriana, declared a National Historic Monument in 1984, with photographs of the twenties of the last century, witnesses to the presence of the highest aristocracy in, starting with the Spanish royal family.

Los duques de Aveyro:

Se inicia la década de 1920 con la familia formada por el duque de Aveyro: Luis María de Carvajal y su esposa María del Carmen Santos-Suárez y Guillamas (marquesa de las Nieves), heredera de El Retiro, como propietarios de la hacienda. Era interés del duque restaurar y mejorar la Casa-Palacio y así instaló, entre otras actuaciones, una escalera señorial que adquirió en las obras de acondicionamiento del Casino de Madrid(1).

Autor desconocido. El Retiro (Málaga), el duque de Aveyro y sus dos hijas en el Estanque Grande. Ca. 1917. Gelatina de plata sobre papel (CFRivero)
Autor desconocido. El Retiro (Málaga), María Luisa y María Pilar de Carvajal en el Estanque Grande. Ca. 1917. Gelatina de plata sobre papel (CFRivero)

Las fotografías familiares recorren los escenarios del jardín, el Estanque Grande, el cenador junto al que todos posan en su automovil Renault de la segunda década del siglo XX.

Autor desconocido. El Retiro (Málaga), La familia del duque de Aveyro en su automovil Renault CE, un modelo de 1912. Ca. 1917. Gelatina de plata sobre papel (CFRivero)
Autor desconocido. El Retiro (Málaga), La familia del duque de Aveyro en su automóvil Renault CE, un modelo de 1912. Ca. 1917. Gelatina de plata sobre papel (CFRivero)

Autor desconocido. El Retiro (Málaga), Mª Luisa y Mª Pilar de Carvajal y Santos-Suárez junto al Estanque Grande . Ca. 1917. Gelatina de plata sobre papel (CFRivero)
Autor desconocido. El Retiro (Málaga), Mª Luisa y Mª Pilar de Carvajal y Santos-Suárez junto al Estanque Grande . Ca. 1917. Gelatina de plata sobre papel (CFRivero)

Autor desconocido. El Retiro (Málaga), dos jóvenes junto al Estanque Grande . Ca. 1918. Gelatina de plata sobre papel (CFRivero)
Autor desconocido. El Retiro (Málaga), dos jóvenes junto al Estanque Grande . Ca. 1918. Gelatina de plata sobre papel (CFRivero)

La Familia Arcos-Carvajal:

Pero en 1920 su segunda hija Mª Pilar de Carvajal y Santos-Suárez, condesa de Bailén (quien a su vez acabaría heredando El Retiro, junto a su hermano Fernando, marqués de Goubea), se casa con Carlos Arcos Cuadra (1889-1964)(2), diplomático muy bien relacionado con la Casa Real, ya que

Autor desconocido. El Retiro (Málaga, Ángel de Carvajal, Jaime de Borbón, Isabel de Carvajal y desconocido en una pausa del juego de tenis. 1927. Gelatina de plata sobre papel. (CFRivero)
Autor desconocido. El Retiro (Málaga, Ángel de Carvajal, Jaime de Borbón, Isabel de Carvajal y desconocido en una pausa del juego de tenis. 1927. Gelatina de plata sobre papel. (CFRivero)

Autor desconocido. Dos elegantes señoras ante la Casa-Palacio en El Retiro (Málaga). 1922. Gelatina de plata sobre papel. (CFRivero)
Autor desconocido. Dos señoras ante la Casa-Palacio en El Retiro (Málaga). 1922. Gelatina de plata sobre papel. (CFRivero)

sus padres establecieron una muy cercana relación con Isabel II en su exilio parisino. Esta unión vino a reforzar los lazos de la familia con la monarquía y así durante los siguientes años se sucedieron las visitas y estancias en Churriana de la más alta sociedad española y diversos miembros de la familia real, incluidos los reyes(3) y con más frecuencia la reina Victoria Eugenia de Battenberg. Estas esporádicas visitas, incluidas las de la propia familia del duque de Aveyro a la finca del Retiro se verán reflejadas en un interesante conjunto de imágenes que muestran el cuidado estado del jardín.

Autor desconocido. Isidro Castillejo y Wall duque de Montealegre, Luisa, Pilar y Ángel de Carvajal y Santos-Suárez en El Retiro (Málaga). 1924. Gelatina de Plata sobre papel.
Autor desconocido. Isidro Castillejo y Wall duque de Montealegre, Luisa, Pilar y Ángel de Carvajal y Santos-Suárez en El Retiro (Málaga). 1924. Gelatina de Plata sobre papel.

Autor desconocido. Isidro Castillejo y Wall duque de Montealegre, Luisa, Pilar y Ángel de Carvajal y Santos-Suárez en El Retiro (Málaga). 1924. Gelatina de Plata sobre papel.
Autor desconocido. Isidro Castillejo y Wall duque de Montealegre, Luisa, Pilar y Ángel de Carvajal y Santos-Suárez en El Retiro (Málaga). 1924. Gelatina de Plata sobre papel

Dos instantáneas de la visita del empresario catalán Joaquín Maldá, posando en la primera junto a la escultura de terracota perfectamente policromada del cazador y su perro, y en la segunda en el primer tramo de la escalera en este mismo Jardín Cortesano.

Autor desconocido. El Retiro (Málaga) Carlos Arcos Cuadra y Joaquín Maldá. 1927. Gelatina de plata sobre papel. (CFRivero)
Autor desconocido. El Retiro (Málaga) Carlos Arcos Cuadra y Joaquín Maldá. 1927. Gelatina de plata sobre papel. (CFRivero)

Autor desconocido. El Retiro (Málaga) Joaquín Maldá junto al Cazador de terracota en el Jardín Cortesano. 1927. Gelatina de plata sobre papel. (CFRivero)
Autor desconocido. El Retiro (Málaga) Joaquín Maldá junto al Cazador de terracota en el Jardín Cortesano. 1927. Gelatina de plata sobre papel. (CFRivero)

La pista de tenis que construyera el duque de Aveyro en años anteriores, y que sin duda la familia utilizaba, tuvo en estos años un papel destacado en las reuniones sociales de la familia. En la siguiente presentación incluimos una serie de once fotografías dedicadas al juego del tenis(4), en el que participan además de la reina Victoria Eugenia, con unas características zapatillas de cintas, sus hijos Jaime de Borbón y las infantas Beatriz y Cristina, los anfitriones Ángel de Carvajal y Santos-Suárez, su hermana María Pilar y su cuñado Isidro Castillejos, junto a otros personajes que no hemos reconocido. También como espectadores hemos identificado al infante Carlos de Borbón y a la condesa de Bendaña(5). Estas imágenes están datadas entre febrero de 1927 y marzo de 1928, aunque las referencias en la prensa repiten las noticias de estas visitas al Retiro en estos últimos años de la década de 1920 en más de cinco ocasiones.

  • Autor desconocido. El Retiro (Málaga) Victoria Eugenia de Battenberg y Mª Luisade Carvajal jugando al tenis. 1927. Gelatina de plata sobre papel. (Col. Fernández Rivero)
  • Autor desconocido. La marquesa de Bendaña, Isabel Alfonsa de Borbón, Carlos de Borbón, de espaldas Ángel de Carvajal, en El Retiro (Málaga) 1927. Gelatina de plata sobre papel. (Col. Fernández Rivero)
  • Autor desconocido. El Retiro (Málaga) Victoria Eugenia de Battenberg y Ángel de Carvajal jugando al tenis. 1927. Gelatina de plata sobre papel. (Col. Fernández Rivero)
  • Autor desconocido. El Retiro (Málaga) Victoria Eugenia de Battenberg, Ángel y Mª Luisa de Carvajal jugando al tenis. 1927. Gelatina de plata sobre papel. (Col. Fernández Rivero)
  • Autor desconocido. El Retiro (Málaga) Jaime de Borbón, Ángel de Carvajal y Mª Luisa de Carvajal jugando al tenis. 1927. Gelatina de plata sobre papel. (Col. Fernández Rivero)
  • Autor desconocido. El Retiro (Málaga) un descanso en la partida de tenis. 1927. Gelatina de plata sobre papel. (Col. Fernández Rivero)
  • Autor desconocido. El Retiro (Málaga) Jaime y Beatriz de Borbón. 1927. Gelatina de plata sobre papel. (Col. Fernández Rivero)
  • Autor desconocido. El Retiro (Málaga), Ángel de Carvajal y Santos-Suárez, Isidro Castillejos y Jaime de Borbón, jueces en una partida de tenis. 1927. Gelatina de plata sobre papel. (Col. Fernández Rivero)
  • Autor desconocido. El Retiro (Málaga), de frente Ángel y Mª Luisa e Carvajal, Victoria Eugenia de Battenberg, partida de tenis. 1927. Gelatina de plata sobre papel. (Col. Fernández Rivero)
  • Autor desconocido. El Retiro (Málaga), Ángel, Isabel y Mª Luisa de Carvajal. 1927. Gelatina de plata sobre papel. (Col. Fernández Rivero
  • Autor desconocido. El Retiro (Málaga), Isabel de Carvajal y Jaime de Borbón partida de Tenis. Septiembre 1927. Gelatina de plata sobre papel. (Col. Fernández Rivero)

Autor desconocido. El Retiro (Málaga) Los condes de Maluque, Isidro Castillejo y Ángel de Carvajal y Santos-Suárez en el Jardín Patio. 1927. Gelatina de plata sobre papel. (CFRivero)
Autor desconocido. El Retiro (Málaga) Los condes de Maluque, Isidro Castillejo y Ángel de Carvajal y Santos-Suárez en el Jardín Patio. 1927. Gelatina de plata sobre papel. (CFRivero)

Autor desconocido. El Retiro (Málaga) Ángel de Carvajal y Santos-Suárez, los Condes de Maluque ante el Arco de Conchas. 1927. Gelatina de plata sobre papel. (CFRivero)
Autor desconocido. El Retiro (Málaga) Ángel de Carvajal y Santos-Suárez, los Condes de Maluque ante el Arco de Conchas. 1927. Gelatina de plata sobre papel. (CFRivero)

También por estos años El Retiro fue escenario del rodaje de algunas escenas en sendas películas, una de ellas una película alemana de 1925, es objeto de comentarios en el libro de Francisco Griñán “Las estaciones perdidas del cine mudo“. La segunda titulada “Dolores” se rodó en 1928 por Gainsbourough Pictures, una compañía británica. La película no estrenada en España es comentada en el trabajo de J.A. Vigar y F. Griñán ‘Málaga Cinema’.

Bibliografía

  1. Esta noticia nos la ha proporcionado amablemente Santiago Arcos von Haartman, conde de Bailén.
  2. Además de diplomático reconocido, en sus últimos años fue presidente de la Asociación contra la Crueldad en los Espectáculos, y también un pionero en la promoción del turismo en nuestro país. Publicó en 1909 “De las grandes ventajas económicas que produciría el desarrollo del turismo en España“.
  3. El Cantábrico : diario de la mañana – 1927 octubre 11 p. 1
  4. La Opinión : diario independiente de la mañana – 1927 Marzo 05 hace alusión a la participación de las infantas en el juego de tenis en el Retiro.
  5. De esta y otras estancias de la familia real se hizo eco la prensa, como puede verse en: La Opinión : diario independiente de la mañana – 1927 Febrero 28. Y El Telegrama del Rif – 1928 febrero 29

 

José Spreafico?. Jardín del Retiro en Churriana (Málaga), juegos de agua. Ca. 1865. Fragmento de una estereoscopia en albúmina. (CFRivero)

El jardín de El Retiro (Málaga) y sus fotografías. 1

1- La visita del marqués de La Paniega: El Retiro, un bellísimo jardín del XVIII, en Churriana (Málaga), declarado Bien de Interés Cultural, hoy cerrado al público, se nos revela en sus primeras fotografías, gracias a la visita que hacia 1865 realizara el marqués de la Paniega con su familia.

Autor desconocido. [El Retiro, juegos de agua, Churriana (Málaga)]. Ca. 1865. Par de una estereoscopia en albúmina. CFRivero
Fot. 1- Autor desconocido. [El Retiro, juegos de agua, Churriana (Málaga)]. Ca. 1865. Par de una estereoscopia en albúmina. CFRivero

“… situado en lugar deleitosísimo, con umbrosas arboledas, numerosas estatuas y juegos de aguas, estensas vistas y bellísimos jardines…”(1)

Entradas siguientes sobre El Retiro:

Los constructores:

Cuando el obispo de Málaga Fray Alonso de Santo Tomás decidió adquirir en 1669 la propiedad de esta alquería nazarí con una antigua torre defensiva, y situar allí su retiro personal, valoró sin duda el magnífico enclave en el que está ubicada: apenas a ocho km de Málaga y en la feraz vega del Guadalhorce, al pie de la sierra de Mijas. A su muerte, acaecida en 1692, la propiedad pasó a D. José Francisco Guerrero Chavarrino (?-1715), primer Conde de Buenavista, a quien se debe la planificación de las primeras obras del jardín que llevaría a cabo su hijo Antonio Tomás  Guerrero Coronado (1678-1745) y que ampliaría unos años después su sobrino José Domingo Echeverri Guerrero (1712-1754) y el hijo de éste Juan Felipe Longinos de Echeverri Vargas (1733-1811), VI y VII condes de Villalcázar de Sirga, configurando un auténtico jardín barroco(2), de cuya belleza son testimonio los múltiples textos que redactaron a lo largo de los años muchos de quienes lo visitaron.

Autor desconocido. [Grupo familiar de los marqueses de la Paniega en El Retiro, Churriana (Málaga).  Ca. 1865. Estereoscopia en albúmina (CFRivero)
Fot. 2- Autor desconocido. [Grupo familiar de los marqueses de la Paniega en El Retiro, Churriana (Málaga). Ca. 1865. Estereoscopia en albúmina (CFRivero)
Las fotografías:

Pero veamos este conjunto único de imágenes que el marqués de la Paniega quiso que se tomaran fotográficamente en la visita que realizó con su familia al Retiro, en fechas cercanas a 1865. Se compone de ocho fotografías estereoscópicas en albúmina, las más antiguas conocidas hasta ahora de estos jardines y únicas también de la familia Freüller – Sánchez de Quirós.

D. José Freüller (1815-1901), marqués de la Paniega, fue un destacado miembro de la alta sociedad malagueña del XIX, llegó a ser alcalde de la ciudad y es recordado sobre todo porque fue cofundador y presidente (hasta su muerte) de la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo, que tanta influencia tuvo en el desarrollo de sus expresiones artísticas, germen del Museo de Bellas Artes que actualmente disfrutamos.

Autor desconocido. [El Retiro, casa palacio y fuente de la sirena, Churriana (Málaga)]. Ca. 1865. Par de una estereoscopia en albúmina. (CFRivero)
Fot. 3- Autor desconocido. [El Retiro, casa palacio y fuente de la sirena, Churriana (Málaga)]. Ca. 1865. Par de una estereoscopia en albúmina. (CFRivero)

Este grupo de estereoscopias, junto con otras vistas de París, anónimas, y algunas de Málaga debidas al fotógrafo José Spreáfico, pertenecieron a Santiago Freüller y Sánchez de Quirós (1843-1903), hijo del Marqués de la Paniega(3), cuyas iniciales, además del apellido Freüller, aparecen manuscritas en el dorso de algunas de ellas.

Para conocer quienes fueron en cada momento histórico los responsables  del Retiro, hemos reconstruido la línea sucesoria de la familia que mantuvo la propiedad hasta su venta, puede verse completa en la nota 4. Este estudio nos revela que hacia 1865 pertenecía a los Marqueses de San Felices: Juana Piñeyro Echeverri Chacón y Pérez del Pulgar (1829-1901) y Fernando de Guillamas y Castallón (1823-1869), que normalmente residían en Madrid.

Autor desconocido. [El Retiro, José Freüller, Santiago Freüller y Domingo de Orueta con los cocheros ante un coche de caballos junto a la casa, Churriana (Málaga)]. Ca. 1865. Par de una estereoscopia en albúmina. (CFRivero)
Fot. 4- Autor desconocido. [El Retiro, José Freüller, Santiago Freüller y Domingo de Orueta con los cocheros ante un coche de caballos junto a la casa, Churriana (Málaga)]. Ca. 1865. Par de una estereoscopia en albúmina. (CFRivero)
Los personajes:
Disdéri (Paris). Domingo de Orueta Aguirre (1833-95). Ca. 1860. Carte de visite en albúmina. (CFRivero)
Disdéri (Paris). Domingo de Orueta Aguirre (1833-95). Ca. 1860. Carte de visite en albúmina. (CFRivero)

El examen concienzudo de las fotografías, la comparación de los rostros de los personajes con otros de sus retratos y la comprobación de su cronología han hecho posible la identificación de la mayor parte de quienes aparecen en este reportaje estereoscópico.

Así  en la foto nº 4 junto al hermoso carruaje con dos lacayos uniformados, hemos podido reconocer, además de a D. José Freüller Alcalá-Galiano, a su hijo mayor Santiago, saludando a su anfitrión Domingo de Orueta Aguirre (1833-1895),(5) ya que la empresa familiar fundada por su padre (de igual nombre) administraba desde 1851 la hacienda y los Orueta pasaban allí largas temporadas(6). Domingo de Orueta fue un apasionado por la ciencia, fundador y presidente de la Academia de ciencias de Málaga y padre del eminente científico Domingo de Orueta y Duarte.

Autor desconocido. [Grupo familiar de los marqueses de la Paniega en El Retiro, Churriana (Málaga). Ca. 1865. Estereoscopia en albúmina (CFRivero)]. Ca. 1865. Mitad de un par estereoscópico en albúmina (CFRivero)
Fot. 5- Autor desconocido. [Grupo familiar de los marqueses de la Paniega en El Retiro, Churriana (Málaga). Ca. 1865. Estereoscopia en albúmina (CFRivero)]. Ca. 1865. Mitad de un par estereoscópico en albúmina (CFRivero)

Repetimos aquí, ampliada, una de las mitades del par estereoscópico de la fot. 2, para observar con más detalle el grupo familiar que posa delante de la casa y de la araucaria de la derecha que podría servir como referente. De derecha a izquierda vemos a la marquesa consorte de la Paniega Carmen Sánchez de Quirós junto a su esposo José Freüller, no hemos identificado a los dos caballeros de sombrero de copa que siguen, aunque el del pantalón claro es el mismo que sujeta a los caballos en la fot. 4, podría tratarse pues de un secretario del marqués y a continuación, de pie, vemos a Santiago Freüller, su hijo. Y gracias a las noticias que nos ha enviado Manuel de Orueta González podemos informar de la identidad de los dos adultos sentados: “El caballero creo que es Domingo de Orueta Aguirre. Lo identifico por el tipo de sombrero que lleva, que es igual al de otras fotos que tengo de el. La señora me parece su esposa Francisca Duarte Cardenal. La identifico por su silueta. Ademas era una mujer que evitaba que su rostro saliese fotografiado. En el año 1865 tenian dos hijos Domingo (1862) y Luis (1864). Los dos niños podrían ser los dos hijos menores de los marqueses, Manuel y Federico nacidos en 1863 y 1865?, o los hijos de Domingo de Orueta.

Autor desconocido. [El Retiro, Churriana, Mª Dolores marquesa de la Paniega, Domingo de Orueta Aguirre, José Freüller y su esposa Carmen Sánchez de Quirós(Málaga)]. Ca. 1865. Estereoscopia en albúmina (CFRivero)
Fot. 6- Autor desconocido. [El Retiro, Churriana, Mª Dolores marquesa de la Paniega, Domingo de Orueta Aguirre (hijo), José Freüller y su esposa Carmen Sánchez de Quirós (Málaga)]. Ca. 1865. Estereoscopia en albúmina (CFRivero)

Esta imagen de las damas de la familia Freüller con el marqués y Domingo de Orueta, tomando el té en el jardín, retratados tras la verja, parece un juego del fotógrafo, pero es un intento, algo fallido,  de potenciar el efecto estereoscópico creando un primer plano ante los personajes y ganando así en perspectiva.

El fotógrafo:

Sobre la autoría de las estereoscopias no tenemos noticia de la afición a la fotografía de ninguno de los personajes relacionados con ellas. Como hipótesis podemos apuntar que podrían ser obra de José Spreáfico (de quien conocemos ya otros reportajes fotográficos realizados por encargo como el de los cazadores en el Monte Hacho de Álora), y de quien, como ya hemos apuntado, Santiago Freüller ya tenía algunas otras en su colección.

Autor desconocido. [El Retiro, Churriana. Bromas en el jardin (Málaga)]. Ca. 1865. Par de una estereoscopia en albúmina. (CFRivero)
Fot. 7- Autor desconocido. [El Retiro, Churriana. Bromas en el jardin (Málaga)]. Ca. 1865. Par de una estereoscopia en albúmina. (CFRivero)

Algunas presentan un tono festivo e informal en la que los jóvenes hacen bromas con los empleados de la finca como en esta imagen (nº 7) en la que reconocemos a Santiago Freüller con otros dos jóvenes y dos operarios de la finca tras ellos.

Autor desconocido. [El Retiro, uno de los lacayos del marqués de la Paniega junto a un operario de la finca en la fuentecilla del huerto, Churriana (Málaga). Ca. 1865. Par de una estereoscopia en albúmina. CFRivero
Fot. 8- Autor desconocido. [El Retiro, uno de los lacayos del marqués de la Paniega junto a un operario de la finca en la fuentecilla del huerto, Churriana (Málaga). Ca. 1865. Par de una estereoscopia en albúmina. CFRivero

En la fot. 8, se trata simplemente de mostrar una fuente en un rincón del huerto incluyendo en la escena a uno de los ayudantes del carruaje del marqués y a un jardinero.

Los marqueses de la Paniega contaban entre sus posesiones con una villa de recreo en Churriana, como muchas otras familias burguesas de Málaga, eran pués vecinos del Retiro. El caso es que la última de las fotografías nos muestra una casa singular, muy posiblemente en los alrededores, que quizás fuese la propia villa de la familia Freüller.

Autor desconocido. [Villa en Churriana (Málaga)]. Ca. 1865. Par de una estereoscopia en albúmina. CFRivero
Fot. 9- Autor desconocido. [Villa en Churriana (Málaga)]. Ca. 1865. Par de una estereoscopia en albúmina. CFRivero

El interés despertado justamente por la belleza de estos jardines tuvo su expresión en las recomendaciones de las primeras guías turísticas de Málaga, por ejemplo la de Benito Vilá(6), que en 1861 comentaba:

Los jardines están situados al pie de la sierra llamada de Javalzázar, están poblados de toda suerte de árboles corpulentos como nogales, pinos, castaños, tilos y otros infinitos árboles de América tales como chirimoyos, plátanos, y también de las pintorescas cañas banbúes. El primer jardín está situado al E. de la casa y por consiguiente frente de Málaga, dominando toda la Vega y presentando el paisage mas delicioso y encantador que se puede imaginar; desistiendo nosotros que tantas veces lo hemos disfrutado de describirlo con los débiles colores que pudieran darle nuestra pluma; pues por esfuerzos que hiciéramos solo darian débiles indicios  de la variedad y armonía que ofrece en esta parte la naturaleza, que al contemplarlo repelimos arroba el espíritu, y no se sacia de gozar tanta belleza.”

Y tal parece que la generosidad de sus propietarios permitió la visita de todos aquellos que quisieron admirarlos. De hecho tenemos placas realizadas por profesionales, fotografías estereoscópicas de aficionados y varias colecciones de postales que vienen a ilustrar la imagen del Retiro en los albores del siglo XX, a ellos dedicamos la segunda parte de este capítulo de nuestro blog:

       – El jardín de El Retiro (Málaga) y sus fotografías. 2- Amateurs y postales en los albores del siglo XX
Bibliografía y notas:
  1. Así lo describía el historiador Guillén Robles en su Historia de Málaga y su provincia en 1874 
  2. Rosario Camacho Martínez. (2002). El Jardín barroco en Málaga. “El Retiro”, de Churriana. Isla de Arriarán, nº 19 p: 99-128. ISSN 1133-6293
  3. Eva María Ramos Frendo. (2008). El Marqués de la Paniega, aristocracia, sociedad y mentalidad en la España del siglo XIX. Málaga, Universidad.
  4. La línea sucesoria de los propietarios de El Retiro, a partir de Juan Felipe Longinos de Echeverri Vargas VII conde de Villalcázar que hemos visto entre los artífices creadores de El Retiro, continua con…
    1. José María Echeverri y Chacón, 1767- 8º conde de Villalcázar de Sirga. 3º conde de Buenavista de la Victoria. Casado con Josefa Pérez del Pulgar y Varo
    2. Su hija Isabel Joaquina Echeverri y Pérez del Pulgar, (1804-1830) IX Condesa de Villalcázar de Sirga 4ª condesa de Buenavista de la Victoria. Casada con Buenaventura Piñeyro Manuel de Villena, 1799-1876.
    3. Su heredera Juana Piñeyro Echeverri Chacón y Pérez del Pulgar, (1829-1901) 10º condesa de Villalcázar de Sirga, VII condesa de Mollina, casada con Fernando de Guillamas y Castallón (1823-1869), conde de Alcolea de Torote y marqués de San Felices.
    4. Heredó después El retiro, su hija María del Pilar Guillamas y Piñeyro, casada con Jacinto Santos-Suárez y Carrió.
    5. Y después la hija de ésta: María del Carmen Santos-Suárez y Guillamas (1874-1932), VI marquesa de las Nieves, casada con Luis María de Carvajal y Melgarejo (1871-1937) duque de Aveyro,
    6. A quien heredó su hija María del Pilar de Carvajal y Santos-Suárez (1898-1974), XVI condesa de Bailén, casada con Carlos Arcos Cuadra (1898-1964).
    7. Su heredero fue su hijo Santiago Arcos Carvajal (1922-1981) casado con Christine von Haartman Segerberg.
    8. Después su hijo Santiago Arcos von Haartman – (1957- ) Conde de Bailén
  5. Manuel Orueta González. (2010). Domingo de Orueta Aguirre, los albores de la ciencia en Málaga. Péndulo : revista de ingeniería y humanidades, ISSN 1132-1245, Nº. 21, 2010, págs. 38-51
  6. Domingo de Orueta y Aguirre. En el blog: El espacio Orueta – Historia Orueta Málaga. pág. 96.
  7. Benito Vilá. (1861). Gúia del viajero en Málaga. Málaga: G. Montes.

Estereoscopias tissues con “sorpresa”

Las estereoscopias tissues con sorpresa, o “surprise“, son una interesante sofisticación de un producto, la fotografía estereoscópica, que aún hoy no deja de sorprendernos.

Lèon Bloch. Lac de Como Villa Trubetzkoy (Italia). [Copia pirata]. Estereoscopia en albúmina, tissue. CFRivero
Lèon Bloch (1). Lac de Como, Villa Trubetzkoy (Italia). [Copia pirata]. Estereoscopia en albúmina tissue. CFRivero

La experiencia de mirar una fotografía estereoscópica no deja nunca de ser una sorpresa, además de un proceso narrativo que pasa por varias etapas:

Primero se contempla la fotografía monoscópica, algo que hacemos continuamente desde la invención de la fotografía hasta nuestro siglo XXI, mirando una imagen sobre un plano único de una forma que hemos dado en identificar con la “fotografía”, pero que difícilmente se corresponde con la realidad tridimensional si no es por la multitud de convencionalismos mediante los que traducimos esa imagen plana a una real y tridimensional que no existe más que en nuestra imaginación.

Autor desconocido. [Cruzando el arroyo]. Estereoscopia en albúmina tissue. CFRivero
Autor desconocido. [Cruzando el arroyo]. Estereoscopia en albúmina tissue. CFRivero

En segundo lugar se observa la FOTOGRAFÍA en toda su capacidad tridimensional, a través de un visor estereoscópico (o también

Estereoscopo tipo Holmes con una tissue retroiluminada
Estereoscopo tipo Holmes con una tissue retroiluminada

educando la forma de mirar un par estereoscópico prescindiendo del aparato). Y es aquí cuando se produce la sorpresa de vernos transportados al interior de la imagen, la mirada se demora en todos y cada uno de los diferentes planos y áreas espaciales, multiplicando nuestra percepción de detalles y texturas que habían pasado casi desapercibidas en la versión monoscópica.

Y si además de estereoscópica, nuestra fotografía ha sido trabajada como tissue, entonces podemos disfrutar de una tercera y diferente visión al retroiluminar esta imagen translúcida y descubrir un panorama de color y/o la versión nocturna de nuestro paisaje. (2)

DX (Duriaux). [Actriz en una representación]. Estereoscopia en albúmina tissue. CFRivero
DX (Duriaux). [Actriz en una representación]. Estereoscopia en albúmina tissue. CFRivero

Estereoscopias tissues

Para comprender qué es exactamente una estereoscopia tissue no hemos encontrado explicación más detallista que la redactada por el más querido de los conservadores de la fotografía en España: Ángel Fuentes de Cia (4): “Una de las más bellas especialidades de los pares estereoscópicos a la albúmina fueron los tissues … En 1853, J. L. Tardieu utilizó copias positivadas en papeles muy finos para iluminarlas manualmente por el dorso y, tras montarlas entre dos láminas de vidrio, exhibirlas mediante luz transmitida; el resultado plástico de esta propuesta era exquisito. La aplicación práctica a la estereoscopia requirió ciertas mejoras comerciales; el soporte secundario formado por dos láminas de cartón, donde habían sido troqueladas las ventanas, recibía el par de tissues a la albúmina y otro par de papeles blancos translúcidos (utilizados tanto para compensar la falta de estabilidad dimensional provocada por la finura de los tissues cuanto para recibir la estructura de color, bien mediante la aplicación de anilinas, acuarelas o bien mediante tiras de celofán); tras estas operaciones, ambas láminas de cartón eran adheridas con pastas vegetales.

Autor desconocido. [Fiesta de carnaval. Francia]. Estereoscopia en albúmina tissue. CFRivero
Autor desconocido. [Fiesta de carnaval. Francia]. Estereoscopia en albúmina tissue. CFRivero – La útima imagen muestra el reverso de la tissue, para que se aprecie el trabajo de perforación y coloreado de los globos en la parte superior.

Este tipo de pares estereoscópicos ofrecían dos visiones diferentes, según fueran examinados mediante luz reflejada (monocroma) o luz transmitida (pleno color). Para incrementar su espectacularidad en los puntos correspondientes a las luces más altas (llamas, reflejos) se procedía, frecuentemente, a practicar perforaciones en los tissues, ejercicio que ha limitado el número de registros superviviente al incrementar los deterioros de carácter mecánico”.

Photographie G.A.F. [Florent Grau]. Paris   219 Salle de Billard (Château de St. Cloud).  Estereoscopia en albúmina tissue. CFRivero
Photographie G.A.F. [Florent Grau] (7). Paris, Salle de Billard (Château de St. Cloud). Estereoscopia en albúmina tissue. CFRivero. Obsérvese el dorso con las zonas coloreadas y las perforaciones de las lámparas.

El origen de estas composiciones hay que buscarlo en los ingenios precursores de la fotografía y el cine que como describe Rafael Garófano (sobre el ejemplo de Cádiz)(3),  recorrieron los pueblos y ciudades de Europa, mostrando al público diferentes variantes de dibujos iluminados primero, y después de fotografías, que tuvieron su máxima expresión en el exitoso Diorama de Daguerre que presentaba decorados transformables en las versiones día/noche.

BK (Adolph Block). Paris, Gare d'Orleans. Estereoscopia en albúmina tipo tissue surprise. (CFRivero)
BK (Adolph Block). Paris, Gare d’Orleans. Estereoscopia en albúmina tipo tissue surprise. (CFRivero)

Sobre las diferentes formas de denominar las también llamadas french tissues, el Thesaurus for Graphic Materials de la Library of Congress, admite el término Tissue stereographs, y las define como: Estereografías de impresión fotográfica en papel delgado translúcido montado entre placas de vidrio o en tarjetas recortadas a modo de marco; destinadas a ser vistas como transparencias. Muchas de ellas fabricadas en Francia, a menudo en color.

Tissue stereographs es también el término admitido por el Art & Architecture Thesaurus del Getty Research Institute. Quizá podríamos establecer “estereoscopias tissues” como su denominación en castellano.

Estereoscopia tissue con sorpresa

Autor desconocido. [París] 4 Aoùt 1861 à la place du Trône. Estereoscopia en albúmina tipo tissue surprise. (CFRivero)
Autor desconocido. [París] 4 Août 1861 à la place du Trône. Estereoscopia en albúmina tipo tissue surprise. (CFRivero)

Pero hay más: si la que observamos es una estereoscopia tissue con sorpresa, (o simplemente surprise), entonces la retroiluminación nos descubrirá nuevos elementos en la imagen que no es posible observar en la fotografía iluminada directamente.

Como en esta imagen de la plaza de Nation en París (Place du Trône en aquellos años) prácticamente vacía, y que sin embargo al ser iluminada con luz transmitida se convierte en la fiesta del Emperador el 4 de Agosto de 1861, con los fuegos artificiales del famoso pirotécnico  Dèsirè Ruggieri, colmada de espectadores perfectamente dibujados.

Autor desconocido. París, viaducto Nogent-sur-marne. Esteresocopia en albúmina tissue (CFRivero)
Autor desconocido. París, viaducto Nogent-sur-Marne. Esteresocopia en albúmina tissue (CFRivero)

En esta otra el viaducto de Nogent-sur-Marne en París, con luz transmitida muestra un tren circulando sobre él, que no se ve en la version “día”. Y en la vista del puente rústico del Bois de Vincennes, vemos un globo cruzar el cielo nocturno, que no aparecía en su versión diurna.

BK (Adolphe Block). Le pont rustique Bois de Vincennes prés Paris. Estereoscopia en albúmina tipo tissue surprise. CFRivero
BK (Adolphe Block). Le pont rustique Bois de Vincennes prés Paris. Estereoscopia en albúmina tipo tissue surprise. CFRivero

También la silueta de un tren que de pronto aparece en la Gare d’Orleans que habíamos visto en principio completamente vacía, está llamada a “sorprender”, como hemos visto más arriba.

La vistosidad de estas creaciones las hizo objeto de exhibición en espectáculos callejeros y ferias, junto a los polioramas, cosmoramas o neoramas, a través de los cuales la estereoscopia llegó al gran público, algunos de los cuales describimos en el capítulo de “La estereoscopia en España” del libro “Tres dimensiones en la Historia de la Fotografía”(5).

Autor desconocido. Budapest desde el Danubio. Estereoscopia en albúmina tipo tissue surprise. CFRivero
Autor desconocido. [Budapest desde el Danubio]. Estereoscopia en albúmina tipo tissue surprise. CFRivero

Aunque en realidad su creación, como las de las simples estereoscopias, estaba mas orientada a la observación individual, que en el caso de las tissues era posible gracias al estereóscopo de Brewster, con las mejoras

Estereoscopo de Brewster con la fotografía retroiluminada
Estereoscopo de Brewster con la fotografía retroiluminada

introducidas por Duboscq que “sustituyó el fondo opaco por una pantalla de papel o de vidrio translúcido, que permitía así la visión directa de las pruebas transparentes al enfocar el aparato hacia una fuente de luz. Al mismo tiempo abrió una puertecita en la parte superior (…) que llevaba adherido un espejito, de manera que al abrirla inundaba de luz reflejada el interior, permitiendo el examen de las fotogafías”, haciéndolo por tanto apropiado para visionar estereoscopias transparentes y de doble efecto.(5)

BK (Adolph Block). Estanq aux carpes, Chateau de Fontainebleau (Francia). Estereoscopia en albúmina tipo tissue surprise. (CFRivero)
BK (Adolph Block). Estanq aux carpes, Chateau de Fontainebleau [Francia]. Estereoscopia en albúmina tipo tissue surprise. (CFRivero) CORREGIR

Incendios, fuegos artificiales, elementos móviles que recorren la escena, trenes, patinadores… fueron los preferidos por los ilustradores para hacer que la primitiva fotografía estereoscópica potenciase su capacidad narrativa, contando una historia en dos tiempos.

Según Douglas Klahr (2013) “la fotografía estereoscópica [parece estar] en una zona intermedia y transicional entre la experiencia estática de ver una fotografía no estereoscópica y la experiencia fugaz de ver una película”. Para él “las estereoscopias tissues, realizadas con precisión, tenían dos capacidades que ningún otro medio estereoscópico poseía: la capacidad de cambiar de blanco y negro a color y la capacidad de simular el proceso de iluminar un espacio o edificio. Estas dos propiedades no solo crean un nuevo nivel de posibilidades narrativas, sino que también imbuyen a la fotografía estereoscópica con una temporalidad fluida que desafía, y de hecho supera, la del cine.”

Autor desconocido. Patinadores en el lago helado. Estereoscopia en albúmina tipo tissue surprise. (CFRivero)
Autor desconocido. [Patinadores en un lago helado]. Estereoscopia en albúmina tipo tissue surprise. (CFRivero)

Nada haría sospechar al observador de esta vista que al retroiluminarla se convertiría en una pista plagada de patinadores nocturnos.

Cierto es que la mayor o menor delicadeza del artesano a la hora de colorear las tissues, hace que exista una gran diferencia de calidades entre ellas, abundando en exceso las fabricadas con escaso cuidado. Sin embargo entre las tissues surprises encontramos sobre todo trabajos realizados con gran pericia y pulcritud, resultando en muchos casos en verdaderas miniaturas pictóricas de gran calidad.

Dos de los principales fabricantes/editores de tissues fueron Adolphe Block (B. K.) y Florent Grau (G. A. F.) (7), que aparecen bien identificados en sus productos, pero en general no es fácil identificar la autoría de la gran mayoría de las tissues existentes. Ello obedece a dos razones, en primer lugar porque en la época de su mayor difusión, entre 1855 y 1865, la norma era no firmar estas producciones, y en segundo lugar porque abundan mucho las ediciones piratas, a veces incluso con imágenes copiadas de otros editores, pero comercializadas de forma anónima.

BK [Adolph Block]. Le lac et pont des Îles, Bois de Boulogne, Paris.  Estereoscopia en albúmina tipo tissue surprise. (CFRivero)
BK [Adolph Block]. Le lac et pont des Îles, Bois de Boulogne, Paris. Estereoscopia en albúmina tipo tissue surprise. (CFRivero)

Todo ello a causa del alto precio que alcanzaron. Alexis Gaudin incluye en La Lumiere del 24 de abril de 1858, la publicidad de vistas estereoscópicas, con los precios para la docena: Effect de jour et de nuit [surprise] 36 francs. Un coste que triplicaba los 10 o 12 francos que costaban las estereoscopias normales, muy elevado sin duda teniendo en cuenta que el salario medio en el París de la época podía ser de 3,85 francos/día.(6)

Autor desconocido. Char Embourbé, Versailles [estanque de Apolo]. Estereoscopia en albúmina tipo tissue surprise. CFRivero
Autor desconocido. Char Embourbé, Versailles [Estanque de Apolo]. Estereoscopia en albúmina tipo tissue surprise. CFRivero

Este elevado precio trajo como consecuencia que los ejemplares de calidad, bien trabajados, circularan muy poco. Ello unido a la fragilidad de los materiales necesarios para conseguir la transparencia de estas imágenes, un papel albuminado muy delgado, los papeles de seda añadidos, el necesario troquelado del marco… son la causa de que muy pocas de ellas se hayan conservado hasta hoy.

¿Ha observado que en los dos últimos ejemplos, alguno de los elementos “sorpresa” (la barca, los cisnes, la luna), sólo están incluidos en uno de los pares estereoscópicos?. Es una lógica economía de medios, ya que en este caso es suficiente para conseguir el efecto deseado.

Aquí os dejamos esta muestra de las mas llamativas que tenemos en la colección, a partir de aquí nuestro consejo es que las contemple en su pantalla en el tamaño aproximado de una estereoscopia (9×18), que relaje la vista y disfrute de todas las virtudes, la primera su tridimensionalidad, de estas creaciones en los dos formatos que contiene cada una.

Bibliografía y notas

(1) Lèon Bloch, sin duda un apasionado de la fotografía estereoscópica, residió en la segunda mitad del XIX en Ginebra donde fue conocido como fabricante de termómetros de precisión para uso sanitario. Pero su aportación a la ciencia incluye publicaciones sobre, por ejemplo, la conductibilidad comunicada al aire por la oxidación del fósforo

Lèon Bloch. Camara secreta y binoculares de escritorio "Le Sherlock Holmes".
Lèon Bloch. Camara secreta y binoculares de escritorio “Le Sherlock Holmes”.

Construyó cámaras fotográficas tan curiosas como la llamada “Le Sherlock Holmes”, disimulada en un supuesto libro, también estereoscópicas y además editó una colección de vistas estereoscópicas de Suiza y norte de Italia.

(2) Es un proceso que ha sido definido por diversos autores que se han acercado a la fotografía estereoscópica y a sus formatos tissues. Imprescindibles los trabajos de:

Simonova-Boulat, E., & Andrew W. (2003). Conservation issues of paper stereo transparencies.

Klahr, Douglas. 2013. The Radically Subversive Narrative of Stereoscopic Photography. Kunsttexte.de Bild/Wissen/Technik, Die Grenzen der Narration im Bild issue: 1–14.

(3) Ver por ejemplo: Garófano Sánchez, Rafael (2007). Los espectáculos visuales del siglo XIX: el pre-cine en Cádiz. Cádiz, Quorum editores.

(4) Fuentes de Cia, Ángel. (1999). Notas sobre la fotografía estereoscópica. En: Los Hermanos Faci. Fotografías. Varios autores. Diputación Provincial de Zaragoza.

(5) Fernández Rivero, Juan Antonio. (2004). Tres dimensiones en la historia de la fotografía: la imagen estereoscópica. Málaga, Editorial Miramar. p: 31-34 y 112-115

(6) La Lumière, 24 de avril 1858. p: 68. Citado por Simonova-Boulat, E., & Andrew W. (2003).

(7) Florent Grau, activo en París entre 1855 y 1864. Fotógrafo de estudio y editor de fotografías estereoscópicas. Editó unas 400 en formato tissue con sello seco: “G.A.F.” Consultar el trabajo de los grandes pioneros de la investigación en fotografía estereoscópica:  Treadwell, T. K., & Darrah, W. C. (1994). Stereographers of the world. Columbus, Ohio: National Stereoscopic Association. 

Recopilación bibliográfica sobre fotografía estereoscópica del proyecto “Stereoscopic Media”. Miriam Ross and Leon Gurevitch. Victoria University of Wellington, New Zealand

Los juguetes del fotógrafo

Un tambor, una pelota, el caballito de madera, una carroza real o quizá una muñeca, incluso un barco o una escopeta. Son “juguetes sin juego”, recursos de atrezo en el estudio del fotógrafo del XIX, a los que dedicamos una mirada sobre las imágenes españolas de la Colección Fernández Rivero.

Un momento para la quietud con la ayuda de un juguete… – Niños quietecitos y atentos, que vais a salir en la foto.

Moliné y Albareda. Niño montado en un caballito de cartón. ca. Barcelona, 1865. Carte de visite en albúmina (CFRivero)
Moliné y Albareda. Niño montado en un caballito de cartón. ca. Barcelona, 1865. Carte de visite en albúmina (CFRivero)

El vistoso caballito de cartón no es solo parte del decorado, es un importante recurso de control psicológico. Quizá el caballito ha deslumbrado al pequeño cliente que consiente en dejar de moverse, quizá teme que el animal se mueva mientras lo monta, está bien sujeto y mira al fotógrafo con cierta inquietud. 

El recurso de “el pajarito” que va a salir tras la cámara en cualquier momento, quizá ayuda también a terminar de captar toda su atención.

“Ya está”, se ha portado tan bien que quizá le permitan pasear en éste después, o quizá tras la foto le cueste entender que aquel juguete magnífico debe quedarse “a dormir” en el estudio.

Camps y Cia. Retrato del niño Guillermo Rein Segura. Málaga 1895. Albúmina. (CFRivero)
Camps y Cía. Retrato del niño Guillermo Rein Segura (fragmento). Málaga 1895. Albúmina. (CFRivero)

Sorprende conocer la identidad de Guillermo Rein Segura en este trajecito que se nos antoja “de niña”. Miembro de una familia de la burguesía malagueña, su apellido de origen alemán está presente en la ciudad desde finales del S. XVIII. Hacia 1930 explotaba un negocio de vinos ubicado en la calle Salitre nº6.

Nal y Cia. Niña sentada con escopeta de juguete. Cádiz, h. 1865. Carte de visite en albúmina. (CFRivero)
Nal y Cía. Niña sentada con escopeta de juguete. Cádiz, h. 1865. Carte de visite en albúmina. (CFRivero)

Entre la fotografía anterior y la de la izquierda han pasado, no en balde unos treinta años, los recursos del decorado han ganado en la representación del entorno, pero los niños siguen necesitando algún objeto que añadir a su fantasía en ese momento no exento de tensión… ¡una escopeta!, ¿sería el regalo de un padre cazador?

¿Se han fijado? Los niños posan tan serios como los adultos reproduciendo sus poses.

Pero no dejen de fijarse en la abierta sonrisa de esta niña con muñeca del estudio de A. y E. F. Napoleón, la ilusión de tener junto a ella esta preciosa poupée, quizá una “Tete Jumeau”.

Una de las firmas mejor representadas en esta selección es la casa Napoleón de Barcelona, que demuestra una especial atención al retrato infantil exhibiendo una galería sorprendente de caballitos, cabritas disecadas, con y sin ruedas, triciclos y otros elementos curiosos, pelotas, carros y muñecas …

Y como es evidente la calidad de su producto fue también evolucionando y mejorando con el tiempo, aunque hay que decir que por la propia dificultad que entrañaba la realización de retratos infantiles, en ocasiones el fotógrafo optaba por la composición de la fotografía a base de recortar y pegar piezas de distintas tomas hasta configurar una imagen aceptable (1). Algunas de estas primeras imágenes del estudio parecen corroborarlo.

Alfonso Begué Gamero. Niño sobre caballito de cartón. Madrid h. 1860. Carte de visite en albúmina. (CFRivero)
Alfonso Begue Gamero. Niño sobre caballito de cartón. Madrid h. 1860. Carte de visite en albúmina. (CFRivero)

En este retrato del fotógrafo toledano Alfonso Begue, que ejerció en fechas muy tempranas en Madrid, descubrimos manuscrito al dorso el nombre del infante: “Julio Cuenca”.

José Teixidor. Retrato de un niño con caballito. Barcelona, h. 1870. Carte de visite en albúmina. (CFRivero)
José Teixidor Busquets. Niño con caballito. Barcelona, h. 1870. Carte de visite en albúmina. (CFRivero)

Además si se fijan, escondido detrás del caballo se adivina al familiar que cuida de que el pequeño jinete no pierda el equilibrio.

Ignacio Pascual. Niño sobre cabrita de juguete. Villafranca del Panadés h. 1870. Carte de visite en albúmina. (CFRivero)
Ignacio Pascual. Niño sobre cabrita de juguete. Villafranca del Panadés h. 1870. Carte de visite en albúmina. (CFRivero)

En esta otra, debida al fotógrafo José Teixidor Busquets de Barcelona, lacortina ignora las leyes de la física para aproximarse extrañamente al nene por detrás. Y es que un recurso bastante utilizado para sostener e inmobilizar al niño era esconder al adulto que le sujeta detrás de las cortinas, que en algunas fotografías parecen cobrar vida propia.

En la imagen de la izquierda tenemos otro ejemplo: la cortina que sin justificación aparente cae por detras del pequeño, se pliega de manera extraña ¡y un zapato que asoma al pie del cortinaje, tras la rueda izquierda!

La carte de visite del fotografico Sebastiá Vila, cuyo original conserva el papel de seda que proteje la fotografía, incluye varias direcciones, dos de ellas en Sevilla: calle Batehojas 2  y Catalanes 5. La tercera en Barcelona: Junqueras 1.

José García Ayola. Niño con ovejita. Granada h. 1870. Carte de visite en albúmina (CFRivero)
José García Ayola. Niño con ovejita. Granada h. 1870. Carte de visite en albúmina (CFRivero)

Ramón Gómez de la Serna se sintió inspirado por estos “Juguetes de las fotografías”:

Ese caballo de cartón, esa escopeta con cañones de hojalata, esa muñeca de china, hasta ese sonajero magnífico que, como tirso de la locura, tiene una cabeza de polichinela en la punta, son juguetes con los que sólo juega, mejor dicho, “emplea” el niño cuando va a retratarse. Pasado ese minuto que media entre la larga mirada del monstruo de un solo ojo y el “ya está” del fotógrafo, su domador, arranca al niño el juguete, el juguete que él creía suyo,

Anónimo. Niño y juguete. Carte de visite en albúmina, 1860/70. (CFRivero)
Anónimo. Niño y juguete. Carte de visite en albúmina, 1860/70. (CFRivero)

el juguete más suntuoso que ha conocido y que -y esto no es ponerse cursi, sino verdadero, dada la rotundidad de las estadísticas- será quizás el único que tenga, porque después de hacerse esa fotografía, y como

Autor desconocido. Niño con trompeta sobre caballito. h. 1870. Carte de visite en albúmina. (CFRivero)
Autor desconocido. Niño con trompeta sobre caballito. h. 1870. Carte de visite en albúmina. (CFRivero)

buscando ese lugar del cielo en que se les presentó el fotógrafo, huyan de sus casas hacia la nuestra y los padres suban de nuevo la escalera interminable como para encontrarles allí y llevarse la ampliación a tamaño del niño.

      ¡Pobres juguetes que no juegan,

        esos de las fotografías! ... (3)


Os gustarán también las fotografías de la exposición del Ayto. de Toledo: “Los Toledanos jugando como niños”

CITAS:

(1) Rafael Garófano. Fotógrafos y burgueses: el retrato en el Cádiz del siglo XIX”. Cádiz, 2001. P.: 236-237.

(2) Yáñez Polo, Miguel A. “Joseph Widen, daguerrotipista”. En: RV Historia de la filosofía española. Nº 2 Sevilla, 1990. (Citado por Garófano, 2001)

(3) Ramón Gómez de la Serna “Los juguetes de las fotografías”. En: Libro nuevo (miscelánea, 1920) Citado en: “El tiempo y los ritos: Sueños de plata” p: 24 Disponible en: https://museo-etnografico.com/pdf/etno_plata2011.pdf

José Codina ed. Pueblos típicos de España - 2ª Serie - Nº 13 Barco de Ávila, mercado. Ca. 1835. Estereoscopia en gelatina de plata. (CFRivero)

José Codina y la Colección “Rellev”

La edición de colecciones de fotografía estereoscópica tuvo una cierta vigencia en la primera mitad del siglo XX, prueba de ello es la editada por José Codina Torrás (Barcelona 1900? – Barcelona 1960?) desde el nombre comercial de “Estereoscopia RELLEV”.

Colección de vistas estereoscópicas Rellev, Col. Canarias, editadas hacia 1935
José Codina Torrás ed. Canarias 1ª serie. Colección de Vistas estereoscópicas de España num. 83. Estereoscopias en gelatina de plata. Ca. 1935 (CFRivero)

ARTÍCULO COMPLETO EN INGLÉS: Spanish Stereoscopic Commercial Photography in the 20th Century: “El Turismo Práctico” and “Rellev”.

ARTÍCULO COMPLETO EN CASTELLANO: Estereoscopia RELLEV, ediciones de José Codina.

Retrato anónimo de José Codina Torrás en una fiesta del barrio de Gracia en Barcelona. 1957. Arxiu del distrito de Gracia.
Retrato anónimo de José Codina Torrás en una fiesta del barrio de Gracia en Barcelona. 1957. Arxiu del distrito de Gracia.

Fue muy gratificante encontrar el rostro de José Codina en el Arxiu del barrio de Gracia, todo lo que pudiésemos decir de un personaje con palabras no deja de estar huérfano si no vemos su semblante, la mirada que dirige a la cámara expresea su inteligencia, su simpatía y su actitud vital… todo ello queda confirmado por su trayectoria profesional como editor y como fotógrafo.

El proyecto que emprende en 1929 editando vistas estereoscópicas, comienza con las fotografías que él mismo realiza de las exposiciones “Iberoamericana de Sevilla” e “Internacional de Barcelona“, con un éxito de ventas que le lleva a continuar y así va ampliando su colección de “Vistas estereoscópicas de España” durante toda la década de 1930, llegando hasa las 175 colecciones

José Codina Torrás. Última página de su folleto publicitario sobre productos de la "Estereoscopia Rellev". Ca. 1941. (CFRivero)
José Codina Torrás. Última página de su folleto publicitario sobre productos de la “Estereoscopia Rellev”. Ca. 1941. (CFRivero)

de 15 cartulinas cada una, en 1941.

Es un buen momento ya que en estos años la colección que editara desde la década de 1920 Alberto Martín con el nombre de “El turismo práctico” ha desaparecido del mercado. El formato adoptado fue el tamaño mayor 6×13 del estándar Verascope de Jules Richard, y aunque comenzó editando también sobre vidrio, pronto se limitó al soporte papel+gelatina de plata, ampliando en 1935 con otras series de vistas monoscópicas para proyectar en película de 35 mm, para lo cual ofertaba así mismo el aparato proyector.

José Codina ed. Barcelona, detalle Puerto y torre Jaime I. Ca. 1835. Estereoscopia en gelatina de plata. (CFRivero)
José Codina ed. Barcelona, detalle Puerto y torre Jaime I. Ca. 1835. Estereoscopia en gelatina de plata. (CFRivero)

José Codina Torrás. Estereóscopo de sobremesa marca Rellev. H. 1935. (CFRivero)
José Codina Torrás. Estereóscopo de sobremesa marca Rellev. H. 1935. (CFRivero)

De su biografía podemos decir que probablemente nació en Barcelona en torno a 1900 y que su domicilio profesional fue pasando por diversas localizaciones en el barrio de Gracia, primero se instaló en el Paseo San Juan 165, 1º, después en la calle Córcega nº 437 principal 2ª y a partir de 1936 en Provenza 323 principal 2. Y aunque no sabemos nada más las fotografías del personaje de los años 1957 y 1960 le relacionan con el Barrio de Gracia y con la organización ciudadana de sus festejos.

José Codina ed. Pueblos típicos de España - 2ª Serie - Nº 13 Barco de Ávila, mercado. Ca. 1935. Estereoscopia en gelatina de plata. (CFRivero)
José Codina ed. Pueblos típicos de España – 2ª Serie – Nº 13 Barco de Ávila, mercado. Ca. 1935. Estereoscopia en gelatina de plata. (CFRivero)

El catálogo en el que aparecían la mayor parte de las ciudades de España, tenía una mayor presencia de paisajes catalanes, una circunstancia que Codina trataba de compensar según aumentaba la colección. Pero no sólo ciudades, su atención se dirigía hacia emblemáticos parajes naturales o monumentales como la Ciudad Encantada de Cuenca o las series dedicadas a castillos o monasterios.

José Codina Torrás. Visor estereoscópico plegable y estuche para estereoscopias. 1930. (CFRivero)
José Codina Torrás. Estereóscopo plegable y estuche para estereoscopias marca Rellev. 1930. (CFRivero)

Hemos encontrado un registro de patente de un “Estereóscopo plegable” solicitado por José Codina en diciembre de 1929, quizá el que se corresponda con esta imagen: un estuche de madera que se convierte en visor estereoscópico y sirve también para guardar las vistas estereoscópicas.

Joan Nonell fot., José Codina ed. Granada, S. I. Barrio Albaicín, patio. Ca. 1935. Estereoscopia en gelatina de plata. (CFRivero)
Joan Nonell fot., José Codina ed. Granada, S. I. Barrio Albaicín, patio. Ca. 1935. Estereoscopia en gelatina de plata. (CFRivero)

Pese a que la autoría de las fotografías en el mundo editorial suele quedar con frecuencia en el anonimato, en el caso de las publicaciones Rellev el nombre de algunos fotógrafos aparecen en sus primeras series, no en el resto: además de él mismo que firma las primeras series de Barcelona, Montserrat, Gerona, Costa Brava, Madrid, Aranjuez o Toledo, encontramos también los nombres de Joan Nonell, fotógrafo profesional, en las fotografías de Ávila, Granada, Burgos, Mallorca, Tarragona… pero sus otros dos colaboradores J. M. Deulofeu o el Dr. Sambola son fotógrafos amateurs ya que el primero puede ser el escritor José María Deulofeu y el segundo fue un notable médico psiquiatra.

El interés de esta colección nos ha llevado a componer un artículo en el que también incluimos la serie de Alberto Martín “El Turismo Práctico”. Puede verse a texto completo en:

RIVERO, Juan A. F.; BALLESTEROS, Maria Teresa García. Spanish Stereoscopic Commercial Photography in the 20th Century: “El Turismo Práctico” and “Rellev”. International Journal on Stereo & Immersive Media, [S.l.], v. 2, n. 2, p. 4-27, june 2019. ISSN 2184-1241. Available at: <http://revistas.ulusofona.pt/index.php/stereo/article/view/6815>. Date accessed: 07 july 2019.