Deja un comentario

Fotografía: La fijación de lo efímero

Fotografía estereoscópica de una composición de skeleton leaves, realizada por William en 1862

England, William. [Skeleton leaves]. Mitad par estereoscópico. Albúmina. London, 1862

Uno de los objetos más curiosos que se exponían en la Exposición Internacional de Londres de 1862 era esta composición de lo que podríamos llamar ¿hojas esqueletizadas?, u ¿hojas fantasmagóricas?. El término acuñado en inglés es el de skeleton leaves, una tradición China, admirada ya en la Inglaterra Victoriana que aún hoy tiene sus seguidores, y que consiste en despojar a hojas y flores de su capa externa, dejando únicamente su esqueleto. Un arte efímero que produce delicadas versiones de la materia vegetal.

Sin embargo esta imagen monoscópica no permite apreciar la belleza de estos objetos que radica en gran parte en su transparencia. La fotografía original se debe al fotógrafo londinense William England, que hizo varias tomas estereoscópica de estos arreglos florales que se exponían en aquella recordada exposición y que sí consigue devolvernos la imagen que debía percibirse en su observación directa.

Estereoscopia de un conjunto de skeleton leaves. William. Albúmina London 1862

England, William. Estereoscopia de un conjunto de skeleton leaves. Albúmina London 1862

Hay varias formas de observar una estereoscopia: El espectador puede relajar la vista y permitir que ambas imágenes se superpongan y de esta manera percibirá el efecto relieve. También puede utilizar un visor estereoscópico, que mediante dos lentes y graduando la distancia focal conseguirá el mismo efecto.

O bien podemos utilizar la técnica del anaglifo, una de las imágenes la traducimos a tonos azules y su compañera a tonos rojos, observadas con unas gafas en las que cada ojo vea con cada uno de estos colores conseguiremos también refundir las dos imágenes y verlas en relieve.

Anaglifo de una fotografía estereoscópica de William. Skeleton leaves. London, 1862

England, William. [Skeleton leaves]. London, 1862. Anaglifo

Las últimas técnicas incorporadas al visionado de estereoscópicas utilizan la luz polarizada, o sistemas lenticulares.

Una de las capacidades más evidentes de la fotografía y de la que, quizá por su obviedad, nunca se termina de hablar lo suficiente, es la de fijar en una imagen aquello que necesariamente es efímero. Efímero en el tiempo y en el espacio, por ser fruto de la coincidencia de elementos en un lugar y en un tiempo determinados, momentos de cada día que no volverán a repetirse; efímeros también por la fragilidad de la materia en permanente cambio aunque a diferentes velocidades.

El uso de esta facultad de la fotografía es una de las facetas que más nos han llamado la atención en las obras de Vik Muniz en la gran exposición que hasta el 2 de Diciembre se puede visitar en el CAC de Málaga. Sus series realizadas en azúcar, en chocolate, arena, hilos, pigmentos de colores o collages diversos quedan fijadas en fotografías de gran formato, en ocasiones reproduciendo la obra de otros artistas como Lewis Carroll, Arthur S. Mole, Gauguin, Klimt …  en todas ellas y en palabras de Warhol queda patente que “la copia de una copia es siempre original“.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: